Vivimos tiempos de autoflagelación. Uno de nuestros látigos favoritos es de origen en gran parte desconocido. Hoy les hablo de las llamadas “muertes prematuras“, una construcción conceptual sobre la cual se fundamentan las extensas intervenciones regulatorias de los políticos, que no solo limitan las posibilidades de creación de valor añadido de la economía, sino que también intervienen profundamente en el modo de vida privado e individual. Que se lo pregunten a los madrileños víctimas del “camenicidio” del centro de Madrid, esa cosa llamada “Madrid Central”, diseñada para librar a los madrileños de la muerte prematura por contaminación atmosférica.

Quien se pregunte cómo es posible que incluso las democracias liberales más tradicionales se estén convirtiendo poco a poco en minidictaduras ecoverdistas encontrará una de las varias respuestas posibles al enigma en lo que los supuestos expertos han dado en llamar “epidemiología de la muerte prematura”. Pérfido concepto este que les traigo, pues sus raíces se esconden profundas en ese cenagal que conocemos bajo el nombre de “prevención”, … y, no lo vamos a negar, nos encanta “prevenir”. ¿O acaso alguno de ustedes quiere morir antes de tiempo? ¿Quién no desea vivir lo más posible con la mejor calidad de vida posible? Y aquí es donde encontramos enraizado el mensaje del Estado salvándonos de la “muerte prematura”, velando por nuestra salud. Para que nadie muera antes de tiempo. Coincidirán conmigo en que argumentar contra tales magnánimas intenciones es una pequeña locura. Y ello, a pesar de que hablamos de precisamente, y únicamente, eso: buenas intenciones.

Porque morir, moriremos todos. Ningún poder terrenal podrá librarnos de ello. Claro, trabajamos en nuevas tecnologías que nos pueden permitir vivir más tiempo y con más calidad de vida. La meta es que la muerte nos alcance solo por accidente inevitable, o similar. Pero estamos lejísimos de alcanzar tales metas. En algún momento nuestro corazón se detiene, o deja de funcionar algún otro órgano vital por causas complejas, múltiples y a menudo de difícil diagnóstico.

Los 75 años de edad marcan la frontera burocrática: quien alcanza esa edad lo ha conseguido, nos dicen los organismos nacionales e internacionales de salud. Si muere con 76, su muerte ya no será prematura

Por lo general, hablamos de “muerte prematura” en todos aquellos casos en los que se nos puede escapar, justificadamente, un “¡era tan joven!”, donde “joven” es una apreciación tremendamente relativa y subjetiva. Bueno, no para todos: el Estado lo tiene muy bien definido. Los 75 años de edad marcan la frontera burocrática: quien alcanza esa edad lo ha conseguido, nos dicen los organismos nacionales e internacionales de salud. Si muere con 76, su muerte ya no será prematura. Todos los demás, que mueren antes, son víctimas o de su forma de vida o del ambiente. Y eso no lo puede consentir el Estado protector. Y convierte la lucha contra la “muerte prematura” en instrumento necesario para imponer los más disparatados intereses ideológicos.

Lo verdaderamente interesante para los burócratas no son los casos de fallecimiento cuyas causas son claramente identificables, esto es, accidentes, agresiones o predisposición genética. Verdaderamente interesantes son aquellas muertes cuyas causas son difícilmente identificables a nivel individual y en las que muy probablemente son varios los factores que confluyen en el resultado fatal. Porque justamente son estos casos los que abren un enorme abanico de posibilidades interpretativas a la par que facilitan la creación de ficciones estadísticas desde las que poder derivar medidas políticamente oportunas.

El cuerpo humano es un sistema complejo de subsistemas interconectados, en el que una pequeña perturbación generalmente permanece sin consecuencias, pero a veces puede causar graves problemas. ¿Qué provocó realmente el infarto de corazón? ¿Obesidad, presión arterial alta, tabaco, alcohol, diabetes, otra enfermedad previa o incluso micropartículas? Y si esto último fuese cierto y demostrable: ¿qué tipo de micropartícula fue y de qué fuente provenía? ¿De la calefacción de los vecinos? ¿La chimenea de casa? ¿Los coches del garaje? ¿Los de la calle? ¿La incineradora municipal? ¿El autobús urbano?

El año 2012 la Organización Mundial de la Salud publicaba un informe (un estudio lo llamaron ellos) sobre la contaminación del aire y las patologías asociadas, haciendo especial hincapié en los fallecimientos ocasionados por micropartículas con un tamaño de hasta 2,5 micrómetros. Fallecimientos tempranos. Prácticamente todas las políticas medioambientales relacionadas con la polución en las ciudades se basan y fundamentan en ese informe. Imagino que el equipo de Carmena lo tendrá como lectura fundamental en la mesita de noche. Según el informe de la OMS fallecieron tempranamente en 2012 un total de 2.975.400 personas en todo el mundo. De ellas, 26.160 en Alemania y 6.860 en España. ¿Y cómo han llegado a saber eso?

En Alemania ni siquiera se protocoliza si el fallecido por cáncer de pulmón era fumador o no

No lo saben. La presunta certeza de las cifras no es tal. Nadie se ha dedicado a recopilar los datos forenses o médicos de esos 2.975.400 fallecidos. Las alteraciones fisiológicas asociadas al cáncer de pulmón, otras patologías de las vías respiratorias o el infarto de miocardio no solo son múltiples y muy variadas, son desconocidas en la mayoría de los casos. Las informaciones que hubiesen podido ayudar a determinar el verdadero origen o la causa de la enfermedad y su desenlace letal se pierden o no se recopilan. Por ejemplo, en Alemania ni siquiera se protocoliza si el fallecido por cáncer de pulmón era fumador o no. Tampoco hay constancia de que existan entrevistas o recogida de datos en los centros sanitarios correspondientes más allá del diagnóstico definitivo. Y, desde luego, no existen 2.975.400 informes forenses detallados de los que se pueda concluir con precisión cuáles fueron las causas de cada uno de los casos de cáncer de pulmón, por ejemplo.

Los “datos” de la OMS se basan en un modelo matemático, cuya base radica en estudios de cohorte y epidemiológicos. En este tipo de trabajos se observan, por ejemplo, dos grupos definidos previamente, uno de ellos lo forman personas expuestas de forma especial o “relevante” a un determinado factor de riesgo – las micropartículas generadas en una combustión en este caso- z el otro grupo lo forman personas de las que se supone que no están sujetas a la misma exposición, o a una exposición cero. Si en el grupo de personas con mayor grado de exposición se encuentra estadísticamente una mayor incidencia de cánceres de pulmón que en el segundo grupo, es posible suponer que el causante pudiera ser la micropartículas. Mueren de cáncer de pulmón diez de cien personas del grupo uno y solamente una de cien personas del grupo dos, podemos concluir que el riesgo de padecer un cáncer de pulmón en el grupo uno es diez veces mayor que en el grupo dos.

El malabarismo estadístico de la OMS consiste en afirmar, en función de esos mismos datos, que, de 11 casos de cáncer de pulmón, diez han sido causados con alta probabilidad por la exposición a las micropartículas. Debemos conceder a la OMS el hecho de que reconocen que sus cifras no son exactas. Nos dicen que tal vez no se trate de exactamente de 6.860 fallecidos tempranos en 2012 en España, sino que puede tratarse de un mínimo de 1.210 y un máximo de 11.062 casos. Muertes tempranas, es decir, antes de los 75 años.

Y ya tenemos las cifras mágicas en las que, basándonos en la transformación de una CORRELACIÓN en una CAUSACIÓN, podemos fundamentar multitud de políticas y justificar acciones que son meramente ideológicas.

La muerte prematura proporciona una estrategia con la garantía de poder ser utilizada para siempre

La muerte prematura proporciona una estrategia con la garantía de poder ser utilizada para siempre. Primero, siempre habrá contaminantes demonizables mientras existan humanos y utilicen algún tipo de técnica para mejorar sus condiciones de vida. En segundo lugar, el número de muertes prematuras aumenta con el aumento de la población, que en la actualidad afecta en particular a las economías en desarrollo y emergentes. Y, en tercer lugar, el aumento de la esperanza de vida ofrece la oportunidad de provocar más pánico. Debido a que el límite a partir del cual se puede hablar de “muerte prematura” se puede ajustar. Hace veinte años morían “prematuramente” las personas que no podían celebrar su 65 cumpleaños. Luego se cambió la edad a los 70 hasta que finalmente se establecieron los 75 años actuales. Nadie se ha parado a calcular los años de vida que hemos ido ganando en los últimos 40-50 años, porque eso dejaría en claro lo absurdo de las medidas políticas para evitar la “muerte prematura”.

Las estadísticas de la OMS no ayudan a las personas afectadas en nada. En lugar de hacer de la “muerte prematura” la base de una política de salud post-fáctica, basada en correlaciones estadísticas, deberíamos enfocar nuestros esfuerzos en el desarrollo de un tratamiento curativo para cada caso específico e individual. Esto último es para lo que sirven los estudios epidemiológicos. Muestran la dirección en la que se debe desarrollar la investigación médica para descubrir los mecanismos exactos de acción y para desarrollar procedimientos diagnósticos y terapéuticos adecuados.

Políticas pseudototalitarias, como las medidas en las que se basa el proyecto carmenita de “Madrid Centro” nacen de un nuevo esnobismo político, en el que los debates se convierten en disputas insolucionables y desde los que se promociona la intransigencia.

Foto: Florian Wehde

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

14 COMENTARIOS

  1. Lo crean o no, la historia demuestra que la aberración inicial de la izquierda es el comportamiento normal de la derecha diez, quince o veinte años después. La primera mujer que se bañó en ” top- less” en alguna playa española, seguramente sería calificada como una “guarra”, por la sociedad de entonces, ahora muchos padres vemos como nuestras hijas o nietas se van de vacaciones con sus novios, mientras recordamos que nosotros, los que ahora tenemos mas de 65 años, teníamos que dejar a nuestras novias en casa de los padres antes de las diez de la noche( Hay una canción de Serrat, años sesenta y pico, que habla de ello).

    Concluyendo: ” Madrid Central” ha venido para quedarse, gane las municipales Ciudadanos, PP o Vox. Lo llamarán de otra manera, dirán que lo van a optimizar, adecuar, actualizar, pero olvídense de ir al centro con el coche y aparcarlo en superficie. Entre otras cosas, porque ya era imposible encontrar hueco hace muchos años.

  2. Lo malo de Disidentia es que no eleva mucho el debate sobre los temas propuestos, tal vez porque la mayoría de los comentaristas proceden de Voz Populi, y en aquel lugar o sitio, no se pasaba de un simple maniqueismo de derecha ( los buenos) e izquierda ( los malos).

    El tema o problema de la regulación del tráfico en grandes ciudades no es un un capricho de la izquierda o de una señora mayor metida a alcaldesa de Madrid( otra hubo antes sin mayor mérito electoral que la actual), es una necesidad impuesta en ciudades tan separadas geográficamente como París, Roma, Londres, Atenas y otras muchas.

    Las medidas podrán ser discutibles, serán eficaces o inútiles, pero la prevención debe fomar parte de cualquier política de medio ambiente. Todos tenemos la libertad de entrar en un teatro a ver una función, pero si las localidades están agotadas, te quedas en la calle. Aclaro que esta última frase encierra un concepto a interpretar, no se queden en la pura literalidad.

    • Totalmente de acuerdo. Cabe añadir que algunos comentaristas confunden escepticismo con conspiranoia.

      Analizando el tema del artículo puede ser que se utilice el potencial peligro de la contaminación en la salud de forma espuria. Sin embargo no es el único argumento en el que se basa Madrid Central, siendo muy importante la necesaria transición a un modelo de transporte de mayor sostenibilidad por la más que cercana ruptura del sistema energético actual. No se puede ignorar que un modelo de transporte basado, esencialmente, en el vehículo particular se verá más afectado cuando el petróleo comience a escasear.

      Este hilo de twitter explica este problema y la más que posible crisis ecológica que va a producir el modelo actual de transporte: https://twitter.com/E_Santiago_Muin/status/1070613167229808640

  3. A pesar de que el término está bastante sobado, este personal de ultraizquierda vive en un Matrix totalitario en el cual nos quiere meter a todos como sea. Como han perdido todo norte ideológico al uso, nos han embarcado en el menos tres ejes letales: la calentología (ahora cambio climático porque no tiene ni puta idea del tema), la ideología de género y la corrección política ( lenguaje como instrumento) entendida unidireccionalmente, eres facha o no.
    El CO2 es bueno. Lo aprendí en la facultad y con el tiempo he comprobado que tal aserto es veraz: lo procesan las plantas y nos devuelven oxígeno, siendo muy breve. Combustión sana=CO2+H2O.
    Entonces descubrieron otro enemigo, el NOx ( puede ser dióxido, tetroxido, etc ). Con este artilugio empezaron la cruzada contra el vehículo de combustión y encontraron la excusa para, de forma habitualmente caprichosa, paralizar las ciudades.
    Los constructores de vehículos de combustión,han conseguido, prácticamente, anular la emisión de NOx y partículas. Pues vuelta al CO2…todo eléctrico y energías renovables. Solo a un imbécil se le ocurre que se puede manter un monumental parque eléctrico en un país tan dependiente energéticamente y tan a corto plazo.
    Madrid Central es la quintaesencia de la improvisación y el ordeno y mando típico del bolchevismo. A priori no estoy en contra, pero planificando a largo plazo en vez de querer pasar a la historia como sinónimo del caos.
    En cuanto a la esperanza de vida, en este momento está casi paralizado el incremento en países del primer mundo y en retroceso en los del tercer y cuarto ( no encuentro el link de un reciente y prolijo estudi, que creo recordar publicado en el CDC-Center for Disease Control ). El planteamiento va por investigar en Salud Publica, no asistencial, y generar modelos adaptados a las circunstancias actuales; actuar sobre una mejora en el medio ambiente, entre otros.
    El 1901, la expectativa de vida al nacer, en España, era de 39 años. Se ha duplicado en un siglo, a pesar de la industrialización y los denostados vehículos y otras fuentes de producción de diversos tóxicos. La Salud Publica de la mano de los grandes avances en la medicina asistencial son los artífices de este logro.
    El estudio citado concluye que España se va a poner a la cabeza, por delante de Japón. Ahora somos cuartos. Sorprendentemente Hong Kong y no tan sorprendente, Singapur, están por delante. Madrid Central no va a ser determinante en esto.
    La izquierda en general, y la ultraizquiera (extrema izquierda) en particular, tienen una gran afición a buscar problemas donde no los hay y darles soluciones simples y apresuradas con ese dinero que “no es de nadie “. Salvo error imprevisto suelen fracasar.
    Bueno, podemos felicitarnos de que le hayan llamado Madrid Central y no Madrid Kremlin, que de cualquier manera puede devenir en Madrid Cheka.

  4. Siempre que he leído al respeto de muertes por contaminación me he hecho la pregunta de como de contaminado debería estar el aire que respiramos para que estuviera tan contaminado o sucio como el humo que inspira un fumador al fumar.
    Por lo que no me pilla por sorpresa el dato que “en Alemania ni siquiera se protocoliza si el fallecido por cáncer de pulmón era fumador o no”.
    Conlusión: al buen creyente progre un dato objetivo tan demoledor como el anterior, que pone en solfa cualquier cifra de muertes “prematuras” por la contaminación, se la refanfinfla.
    Si la OMS, y con ella el Gobierno de turno dice que la contaminación mata en España a 3.000, 30.000 ó 300.000 personas al año (que cualquiera esas cifras se pueden encontrar en “noticias” como justificación de las políticas ecoloprogres) solo resta decir “AMÉN”, dado que es el equivalente a la antigua palabra de Dios.

    • Mi madre fue tratada de cáncer de pulmón y en la vida ha fumado y como ella miles y miles de personas.
      Se habla del humo contaminante y poco se habla del gas radón. Gas, del cual personalmente nunca había leído nada hasta que le detectaron hace unos años el cáncer a mi madre y nos llevamos la sorpresa de que las propias viviendas en algunas zonas están totalmente envenenadas. Incluso supimos que muchos estudios que hubo del tema se paralizaron por presiones y quedaron olvidados en los cajones.
      Hoy se empieza a hablar del tema pero no con la profundidad que requiere. En España, la sierra de Madrid, Asturias y sobre todo Galicia por el tipo de suelos baten records de dicha radiactividad y las casas no quedan aisladas para ello y no sólo en España, en otros países pasa absolutamente lo mismo.

      • El gas radón resulta de la descomposición del uranio, muy presente en suelos graniticos, particularmente en las provincias de Pontevedra y Orense. La mejor forma de prevenir sus efectos en la salud de los humanos es aislar el suelo de las construcciones con una caja de forjado ventilado de por lo menos medio metro de altura.

        La directiva europea contra los peligros derivados de radiaciones ionizantes L-13 de 17/01/2014, establece como tope la fecha de 6 de febrero de 2018 para que todos los estados de la UE pusiesen en vigor la correspondiente normativa. En España, como es habitual, todavía no se ha publicado legislación al efecto.

        http://radoneurope.org/index.php/activities-and-events-2/working-groups/radon-regulation/

  5. El problema principal Don Luis

    Es que esos que nos quieren salvar para que no muramos prematuramente, pasado el umbral de “prematurabilidad” nos quieren dar matarile, para que nuestra muerte sea digna, eutanasia mediante, para ahorrarse:

    – los gastos médicos asociados a la vejez
    – las pensiones

    Y de paso poder enseñorearse cómo señores feudales dueños de vidas (aborto, eutanasia) y haciendas (los Montoro boys y sucersores/ras y sucedáneos).

    Y lo de Madrid Central es sólo un escalón mas.

    Para mi lo mas surrealista es que:

    Un currito de los Móstoles, Alcorcón, Leganés, Fuenlabrada.. que tenga un coche de gasoil de 15 años; no pueda subir a Madrid “Madrid” de vez en cuando (los curritos no suelen subir a Madrid así a diario), bien porque ese Domingo la familia quiere ir al Retiro (si no está definitivamente saturado de manteros y demás), o llevar un Martes al abuelo a hacerse unos análisis a o a hacerse una operación sencilla, pero que precise acompañamiento, … para que un pijo de la Moraleja, Puerta de Hierro.. que son los que se pueden comprar ese coche eléctrico de 35.000 €.. tenga todo ese espacio para moverse sin problemas y aparcamiento y recarga gratuito.

    Cuando no nos atropelle con un patinete criminal.

    Y que además ese currito vote a Podemos o PSOE.

    Me parece que las pelotas de muchos se están hinchando cada vez mas. Perdone que escriba así, pero reflejo un “desasosiego ambiental creciente”.

    Hace usted bien en sacar los datos científicos, pero lamentablemente son margaritas para los cerdos. La ciencia y la razón están excluidas de este debate, donde lo que importa es mandar y hacerlo mal para demostrar el poder que tengo, porque incluso mandando mal sigo en el poder. Y a quien se atreva a decir que me vaya le envío una banda de la porra, unos camisas pardas vestidos por Armani y financiados por Bruselas, y se va enterar.

    un cordial saludo

    • Estando de acuerdo con su comentario Sr Pasmao, cuando dice

      “Y que además ese currito vote a Podemos o PSOE”, no se crea, conozco más votantes de Podemos, de los que se pueden comprar el coche eléctrico para poder entrar a las “ciudades ecológicas” que quienes se tienen que aguantar con el coche de 15 años.

      Personalmente tengo amistades bien situadas económicamente , son votantes y firmes defensores de Podemos. Lo ecoverde, la defensa de los derechos de los animales, las políticas de género, de colectivos, son defendidas normalmente por gente que no tiene problemas para llegar a final de mes. A ellos les mola llevar la aldea a la ciudad, huertos urbanos, tiendas a granel, gallinas con calefacción etc etc etc.
      Todas estas políticas llevadas a sus extremos son de los nuevos pijos Podemitas que no viven precisamente en barrios obreros, por eso mismo que su líder viva en un buen chalet y con seguridad diaria lo ven normal, la inmensa mayoría de ellos vive así, en buenas casas y en buenos pisos.

      • En efecto.

        Y normalmente comen a costa del presupuesto.

        Pero sumar suman poco. No son muchos votos. Una pájara cómo la “Manola” Carmena no habría llegado al ayuntamiento sólo con los votos de esos/as gafapstas pijiprogres.

        Hay mucho currito cuyo “lujo aspiracional” es ser uno de esos inútiles.

        El “lujo aspiracional” es el que pobres, los curris.. para parecer más, compran y recibir así la bendición de los verdaderamente ricos a quienes esos lujos se la soplan. Véase, los que se compran, ganando 800€/mes un reloj (original) de 1500 € lo mismo en ellas con las cosas de Tous.. o pedir el vino caro, o el whisky de 12 años de Malta..

        Pues bien, el “lujo aspiracional” de mucho currito que quería progresar sin que le dijeran facha era parecerse a esos gilipuertas que usted comenta, para que le dieran la bendición, cómo antes hacían los siervos a los obispos cuando se les besaban el anillo.

        Y con un poco de suerte, VOX mediante, es posible que a algunos de esos se les abran los ojos y esos bendedores de humo se queden sin a quien colocarles el humo.

        Que conste que quien quiera comprarse un supereloj, o un iphone X (existiendo tlf de 250€ que hacen o mismo) .. tiene todo el derecho del mundo. Pero que no nos de la brasa al resto y que no se crea que los verdaderamente ricos le van a acoger. A lo sumo llegará a ser un/una pijoaparte mas.

        un muy cordial saludo

  6. La corrección política y la superioridad moral progresista se basan en mentiras dichas con gran habilidad. Son, en realidad, verdades a medias, tergiversadas por medios que parecen científicos y que, por eso mismo, son aceptadas sin cuestionamientos por los ciudadanos… a los que, por otra parte, se les contra-educa para despojarlos de cualquier pretensión de crítica racional.
    En ese sentido, las estadísticas y los modelos computacionales son armas poderosísimas, ya que pueden presentarlas, ante esa falta de cuestionamiento racional, como “evidencia” de sus verdades.