Una hipoteca de 600.000 euros y un chalet en la zona norte de Madrid no sólo significan la traición a unas ideas o la incoherencia de una pareja dizque comunista, es mucho más que eso. Es la revelación de los verdaderos incentivos que operan no ya en la política sino también en otros sectores clave.

Hace tiempo advertía que Pablo Iglesias no era realmente ningún antisistema. Al contrario, apuntaba que los incentivos que había detrás de la emergencia del neomarxismo convertirían a Podemos en un partido cuyo destino era sublimar el sistema; es decir, llevarlo hasta sus últimas consecuencias aprovechando el desquiciamiento institucional existente. La diferencia entre ese nuevo agente político que llegaba y los ya establecidos, a parte de la diferencia de grado, era más de forma que de fondo.

La caricatura del sistema

Aunque es cierto que unos resultan más peligrosos que otros precisamente por sus excesos, véase el drama de Venezuela, los vicios de fondo son compartidos. El cesarismo es más descarnado en Podemos, o al menos más obsceno, sí. Pero no está lejos del acostumbrado culto al líder que impera en el resto partidos, en los que la disidencia está prohibida. En todas las formaciones, el servilismo es la principal virtud del político que quiere hacer carrera.

También la disposición a expandir el aparato público y el gasto, a costa de los restos de una economía de libre mercado muy venida a menos, es mayor entre los líderes podemitas, al menos sobre el papel, pero tampoco sus contrarios se privan demasiado de intervenirlo todo e hipotecar a generaciones de españoles.

Para todos los partidos la Administración representa esa maquinaria de intervención sin límites que, una vez ocupada, otorga un poder opaco y desmedido con el que expandir su clientelismo

Entre unos y otros tampoco es muy distinto el entendimiento del Estado como institución suprema, muy por encima de la nación, que es la comunidad que le da origen y a la que ningunean. De la libertad individual directamente ni hablamos.

No sólo para Pablo Iglesias la Administración es mucho más que la gerencia de la cosa pública, para todos los partidos representa esa maquinaria de intervención sin límites que, una vez ocupada, otorga un poder opaco y desmedido con el que expandir su clientelismo. Por último, todos sin excepción trasladan a sus propuestas políticas cierta perspectiva colectivista, dividiendo a la sociedad en grupos y asignando privilegios según identidades que tienden a infinito.

Todos quieren su lujosa dacha

Sí, es evidente que la incoherencia del líder podemita es insoslayable, descarnada, especialmente por haberse declarado con insistencia “enemigo de la casta”. Pero, por otro lado, si somos capaces de escapar al enfoque meramente partidista que domina el debate, sobre todo en años preelectorales, observaremos con nitidez los incentivos de una clase política donde la selección perversa está presente de forma abrumadora en todas las formaciones; también en esa profesión que actúa como correa de transmisión de los partidos: el periodismo, donde los profesionales con más posibles adquieren vicios similares porque también aspiran a vivir en una lujosa dacha.

Pablo Iglesias ha conseguido su chalet mediante una hipoteca de 600.000 euros otorgada en condiciones ventajosas, lo cual es, en efecto, un ejercicio soberbio de incoherencia ideológica. Pero también otros muchos hacen lo propio arrollando principios deontológicos con una facilidad pasmosa. Así pues, la cuestión principal no es que un comunista se compre una casa de más de medio millón de euros. La cuestión clave es las posibilidades que habría tenido de comprarla si, en vez de haber arribado a la política, tuviera que conformarse con un trabajo acorde a sus capacidades.

La jet set de los mass media

La misma crítica cabría hacer a no pocos comunicadores estrella, que desde sus altares mediáticos marcan las agendas, imponen la corrección política y convierten el activismo en un lucrativo negocio. Los Ferreras, las Pastores, las Oteros, los Nachos Escolares, los Évoles…, todos han sabido combinar a la perfección su presunto progresismo con la obtención de suculentas rentas y propiedades. Que ahora algunos de ellos, para cubrir el expediente, hagan escarnio de Iglesias resulta bastante hipócrita.

Que ‘El Follonero’ sea nuestro faro de Occidente es para hacer las maletas

Con todo, lo peor no es que se enriquezcan defendiendo determinadas ideologías. Lo grave es que utilicen su posición dominante para agitar a las masas en cuanto alguien dice o hace algo inconveniente. Al final resulta que los líderes políticos temen más a un falso periodista, capaz de colgarles el sambenito de fachas, homófobos, xenófobos o machistas, que a millones de contribuyentes. En definitiva, las consecuencias de que un puñado de estrellas mediáticas imponga la ley del silencio a todo un país son devastadoras. O dicho de manera más coloquial, para que todos me entiendan: que El Follonero sea nuestro faro de Occidente es para salir corriendo.

El resultado es que aquí se debate de todo menos de lo más urgente. Por poner un ejemplo, España es uno de los países donde la violencia entre hombres y mujeres y el acoso es de los más bajos del mundo. Por el contrario, la dificultad para crear empresas y empleo de calidad es de las más altas del mundo… Adivine cuál de las dos cuestiones capitaliza el debate.

Periodistas activistas

Me comentaba no hace mucho José Carlos Rodríguez, colaborador de este medio, que según una encuesta la mayoría de estudiantes de periodismo habría escogido esta carrera porque querría cambiar el mundo. Así que, en vez de informadores, nuestras facultades producen activistas cuya referencia es esta jet set de los mass media. Así están las redacciones, que, a la que te descuidas, en vez de un titular el enunciado de una noticia parece la pintada de un aseo público.

Tenemos entre manos un grave problema, una clase política que sólo busca colocarse. Y un periodismo que, en vez de vigilarla, nos impone la ley del silencio

En una sociedad en la que más allá de las Administraciones la incertidumbre resulta cada vez más exasperante, hacer carrera en la política es una alternativa nada desdeñable. Si, además, el mérito esencial cada vez cotiza menos y la acreditación en papel, por el contrario, se convierte en la única llave, es lógico que la picaresca política alcance proporciones colosales. Los principios, en el mejor de lo casos, durarán lo que tarde uno en colocarse en el sistema. Y los títulos y másteres se convertirán en moneda de cambio en la cadena de favores.

No deberíamos frivolizar con la villa de Pablo Iglesias e Irene Montero; mucho menos consentir que esta noticia se convierta en munición de la guerra de guerrillas entre los partidos y sus medios afines de cara a las siguientes elecciones, una polémica destinada a ser olvidada en cuanto se amortice. Tenemos entre manos un grave problema, una clase política que sólo busca colocarse. Y un periodismo que, en vez de informar, nos impone la ley del silencio.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

14 COMENTARIOS

  1. La incoherencia e incluso inmoralidad de los líderes podemitas solo puede sorprender a ‘los convencidos’.

    Un partido que sigue a un líder que predica la violencia como instrumento de la acción política, que impide el que otros partidos hablen (ej. Rosa Díez), y que donde ha llegado ha colocado a millares de amigos y conocidos, es cuando menos un partido peligroso.

    La incoherencia ya está comentada. La inmoralidad de decir que ‘lo bueno’ para mi es distinto de ‘lo bueno’ para los demás, también.

    Sin embargo, quiero llamarles la atención en un hecho. La mejor forma de hacerse en España con un casoplón es dedicarse a la política, algunos con tres años ya han conseguido lo que la mayoría no consigue en toda la vida. Y es que rico, rico….político.
    Cuando predica que se debe hacer una cosa, pero él hace otra está siguiendo

  2. La clase política es igual en todas partes, el problema de fondo es el Estado social del bienestar o socialdemocracia que con su inmoral redistribución de lo ajeno e inmenso poder de coacción sobre la gente lo corrope absolutamente todo, y el problema del Estado liberal es que acabó degenerando en el actual Estado social, así que al menos a mediano plazo no se ve solución ya que tanto intelectuales como sociedad civil en general profesan esta enfermiza y decadente religión del estatismo, inclusive la mayoría cree actualmente que la socialdemocracia es el fin de la historia.

    Mientras la gente no entienda que el Estado no es su amigo sino su enemigo, no hay nada que hacer y es preferible dejar que el sistema colapse por su propio peso, ya que a medida que se van originando Estados fallidos la alternativa inevitablemente surguirá de las cenizas, aunque la verdad es que no hay que ser muy optimista al respecto ya que con lo sucedido en el siglo XX con los totalitarismos, la socialdemocracia hoy no debería haber existido, por su naturaleza colectivista y populista pero como siempre el ser humano tropieza una y otra vez con la misma piedra.

    Todas las socialdemocracias han terminado en régimen clientelistas inclusive en los países nórdicos o mejor dicho principalmente en los países nórdicos, así que el problema nunca ha sido la gente sino un sistema que moralmente es una inmoralidad por mucho que nos adoctrinen desde niños para adorar a papá Estado y por supuesto a la democracia.

  3. Creo que lo que hace esta pareja de comunistas es perfectamente coherente con su trayectoria y su proyecto, incluyendo esa especie de referémdum para que las bases blanqueen su enriquecimiento, su paso al lujo. Han aprendido a hacerlo en Venezuela, Cuba y otros cenagales bolivarianos.
    Todo es demasiado lógico, como incluso que les den una hipoteca en una caja de los golpistas y habría que estudiar si esos golpistas tienen conexiones con el blanqueo del narconegocio.
    Mientras no se introduzca en serio el factor narco en los análisis sobre la política española hay muchas cosas que no se comprenderán.

  4. Sobre la casa poco se puede esperar de alguien que quiere asaltar el cielo y si lo logra, el Palacio Real se le quedará pequeño. Son así, se mueven por odio, fanatismo y se consideran superiores a todo y todos. No puedo evitar estos días acordarme de La Pasionaria, ferviente manipuladora de masas del pueblo proletario como les llamaba ella y a la hora de la verdad bien escapaba a las habitaciones de los palacios de Rusia.

    Sinceramente pocas sorpresas hay en este tema pero tampoco se puede callar que personajes tan siniestros hagan lo contrario a lo que predican. Su grado de manipulación es tan preocupante que espero que ese asalto al cielo se quede en un mero viaje entre las nubes vistas desde la ventanilla de un avión.

    Del periodismo tampoco mucho se puede esperar, actualmente es un mero entretenimiento. El cuarto poder y el séptimo arte siempre fueron de la mano y el arte, no deja de ser una manifestación de la sociedad en la que se vive. No podemos tener periodismo de calidad, políticos de calidad, instituciones de calidad cuando lo vulgar y lo banal abundan en la sociedad.

    ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?, complejo análisis, pero más complejo es saber como vamos a salir de todo esto.

    • Apreciada Emme

      En efecto ¿Como vamos a salir?

      La Transición se preoducjo porque habña un capital de ingenuidad y una ausencia de mala leche notables. Ahora no creo que el personal se vaya a dejar engañar cómo entonces.

      No esperemos una nueva transición pacífica, y cuanto mas tardemos menos pacífica.

      Me temo.

      Un cordial saludo

  5. “Tenemos entre manos un grave problema, una clase política que sólo busca colocarse. Y un periodismo que, en vez de informar, nos impone la ley del silencio”.

    Muy de acuerdo, Javier. Esa es la gran tragedia que estamos viviendo actualmente. Los temas banales, aunque merezcan nuestra crítica más despiadada y unánime, ocupan los espacios mediáticos y son las cortinas de humo que nos tienen entretenidos para ocultar los graves problemas de este país. Mientras los ERE en Andalucía han sido silenciados, descubrimos ahora, gracias a la declaración de la juez Alaya, que pasar por ellos de puntillas no solo conviene al PSOE, también al PP. Aunque ya sabemos que entre ellos no se pisan la manguera, el tema no solo sobrepasa nuestra limitada información, es que huele que apesta. En otro orden de cosas, la Justicia también está en el punto de mira.

    Y sobre la famosa hipoteca concedida a Iglesias y Montero, que por supuesto, no habrían tenido posibilidades de comprarla si no hubieran arribado a la política, hay mucha tela que cortar. Viendo las distintas fuentes de ingresos que percibe Iglesias, las confesables y no confesables, quizás sí que hubieran tenido posibilidades de comprarla, pero no de blanquearla y legitimarla sin arribar a la política. Ya sabe que la misma Caja de Ingenieros es de las pocas entidades financieras que han “resistido” bien la presión del independentismo en Cataluña. Tan bien, que algunos de sus socios pertenecen a la ACN y Omnium Cultural.
    En fin que, las simpatías suelen ser recíprocas y el amor con amor se paga, porque está claro que, sin apoyar directamente el independentismo, los hipócritas dirigentes de Podemos tan proclives a condenar, ridiculizar y alertar sobre cualquier expresión identitaria del nacionalismo español por parte de la ciudadanía, están encantados de la vida con los símbolos y las expresiones identitarias de los nacionalistas vascos y catalanes, aun a costa de perder adeptos en el resto de España.
    Lo único útil de esta y otras cortinas de humo, es que permiten ver la punta del iceberg y nos ponen sobre la pista de todo la basura que se esconde debajo y que pasamos en la ignorancia, al igual que ocurre con la internet sucia.

  6. Lo que realmente causa asombro de este banal asunto, que, por cierto, define a la perfección el grado de zafiedad a la que ha llegado la sociedad española, es que haya sorprendido a alguien.
    Si hay un segmento ideológico y político mas clasista que ninguno, es, fue y será la izquierda marxista, neomarxista, progresista y como se le quiera denominar.
    Por una parte el mandarinato jerárquico de la nomenklatura y su cohorte de allegados “culturales” que con los que ponen el dinero, constituyen una estructura de mando y lucro, un verdadero senado propio, revestido de una superioridad moral para consumo de toda la masa de cretinos, muchos bienintencionados, que los elevan sobre la masa trabajadora a cuya representación ostentan como bribones de la peor sangre. Meros impostores y ladrones almibarados.
    Con el IBI que pagan todos los bandidos de la prensa y la televisión que hablan impostándo a la izquierda hay para pagar todos los subsidios que necesiten los menesterosos y sobra.
    Según la visión de un servidor, la legendária figura de “El Pernales” , si la comparo con toda esta gentuza, operaría a un nivel moral para elevarlo a los mismísimos altares del pueblo.

  7. Esta es la ventaja que tienen los militares que han vivido el combate, suelen ser austeros porque entienden la impermanencia. El comienzo de la guerra civil le pillo al presidente de la república pescando salmones en un fiordo de Noruega.

  8. Lo que veo poco comentado es que probablemente la “culpa” de todo la tenga la donna por aspirar a tener un buen ambiente para su prole. Podemos al fin y al cabo quería exponer la corrupción existente de la denominada casta e Iglesias seguirá con las ideas marxistas de su madre y su padre Frapp-iano pero apareció el pelo de c.ñ. y la carne es debil. El desenlace ya se sabía, les meten en ese ambiente de parlamento con decoración masónica, les dan sueldazos e influencias y lo demás es cuestión de tiempo.

    • La verdad es que su observación sobre la “culpable” de haber querido comprar el chalet es compartida por no pocos varones en las redes sociales y en las tertulias cotidianas. De forma discreta y no ostentosa, por supuesto. No vaya a ser que las hordas mediáticas guardianas de la corrección política le señalen a uno con el dedo y le tachen de machista.
      En realidad, es una forma de reconocer y asumir que en los hogares españoles, por lo general, mandan las mujeres y especialmente en compras, reformas y adquisiones que redunden en un mayor bienestar y confort en el hogar y en una mayor calidad de vida. Dicho lo cual, parece lógico que haya sido la voz cantarina de Irene la que haya empujado al macho alfa de Iglesias a tomar esa decisión conjunta, como podría ocurrir en muchos hogares españoles.
      Claro que, a estas alturas del partido, después de haber hecho tantos méritos como agitador de la más absoluta incoherencia y de protagonizar en la maldita hemeroteca tanta falsedad, cinismo y fraude político, tomar al personaje Iglesias por un “bobo solemne” que se ha dejado “engatusar” y llevar al huerto por su parienta, si no es ingenuo, cuando menos es chocante, por no decir, directamente grotesco. Puede que la compra de chalet haya supuesto la gota que colma el vaso de su incoherencia y de su cinismo, pero no tenga duda que, para llenar ese vaso durante todo este tiempo, se ha bastado y se ha sobrado solo, sin la ayuda de Irene. Y en el caso de que Montero le haya “engatusado” realmente y le haya “nublado” la visión, no se olvide de que él hizo lo propio con Tania Sánchez. Pronto o tarde, el karma llega para todos y de la forma más insospechada.

      • Apreciada Silvia

        Yo mas bien se lo he oido a mujeres, sobre todo podemitas.

        La reflexión era del tenor siguiente, y no me acusen de machista, ” Nuestro Pablo, nuestro super Pablo, por culpa de “esa” que lo ha enganchado y que se quedado preñada para tenerlo todo para él, lo ha pringado en lo del chalet… en realidad él no quería, pero ya se sabe, a ver quien le dice que no a una mujer embarazada, y mas sabiendo ella que él si quisiera, aún pasándose sus principios por donde fuera menester, podía darle la choza que ella y su prole se merecían”

        Yo calladito estoy mas guapo. Pero haber oido semejante reflexión de mujeres que no se conocían entre si, y de izquierdas, me ha parecido mas que curioso.

  9. “Tenemos entre manos un grave problema, una clase política que sólo busca colocarse. Y un periodismo que, en vez de vigilarla, nos impone la ley del silencio”

    Son los incentivos del mercado. Solamente “El conjunto arquitectónico del ágora” puede domeñar al mercado.
    Pero para un liberal eso es sacrilegio,…,”la masa, el populacho”, la democracia no pueden estar por encima del mercado y la libertad individual. Ese falso concepto de libertad individual, en la cual se carece de poder político formal y efectivo. Es decir, se carece de libertad, aunque uno sea libre de comerciar todo cuanto quiera,.. Y este es el resultado, el mercado lo domina todo. Comprar, ventas, ventas, compras,…, todo se reduce al flujo de caja. Son los incentivos del mercado.

    • Es decir, que usted entiende por libertad el hecho de que un político elegido por la mayoría decida quedarse con el 70% del fruto de tu trabajo y decida en qué puedes trabajar.

      Espera, que me descojono.

Comments are closed.