Vaya por delante que Picasso me parece un artista, gran pintor e incansable trabajador. Otra cosa es su carácter, su personalidad, que si leemos las memorias de sus numerosos familiares y descendientes, fue para salir corriendo.

El mejor retrato del carácter y la obra de Picassso, a mi juicio, se debe a Paul Johnson en su estupendo libro Intelectuales.

Ayer Banksy, un cotizado artista, tuvo la idea promocional de la autodestrucción de un cuadro suyo, recién subastado, por 1,2 millones de euros. La autodestrucción tiene algo de retrato de época.

Trucos de propaganda para que se conozca al artista.

Lo que más me ha llamado la atención es una cita de Picasso en la que se apoyó Banksy para justificar su gracieta: “El impulso de destruir también es un impulso creativo”.

Si me dicen que la cita de Picasso es una frase de Hitler o Lenin, me encaja perfectamente.

Artículo anteriorNicaragua: peor para el mundo
Artículo siguienteLa “derecha acomplejada”, entre la espada… y Vox
Guillermo Gortázar
Nací en Vitoria en 1951 pero en 1953 mi familia se trasladó a San Sebastián donde realicé mis estudios. En 1970 aterricé en la Universidad Complutense de Madrid. Me interesa la historia y la política. Creo que la Política es la dedicación (temporal) más importante para una sociedad, siempre que se haga con altura de miras y con el objetivo de  un proyecto de libertad sometido a la ley, a la representación y al control de los electores. He sido “político” cinco años contra el franquismo por las libertades, entre 1970 y 1975. Licenciado en derecho y en historia,  después de trabajar tres años en el Banco de Vizcaya, en 1978, gané por oposición una cátedra de Instituto de Geografía e Historia. Disfruté muchísimo dando clases en Vélez Málaga, Las Palmas y Madrid. Poco después obtuve una beca Fulbright, con la que amplié estudios sobre Historia de Europa en el final del siglo XIX y principio del siglo XX. De Madrid llevaba conocimientos; en la Universidad de California, La Jolla, comprendí el secreto de la excelencia universitaria americana y allí me hice historiador profesional. Pasado un periodo de quince años en los que trabajé en banca, enseñanza media y universidad, retorné a la actividad política en 1990, fui diputado en tres legislaturas, hasta  mi dimisión en 2001; inmediatamente después, volví a mi plaza de profesor de historia en la Universidad. El cesarismo y la manía de nombrar los expresidentes a los presidentes terminaron por convencerme que aquello (esto) no terminaría bien. He dedicado buena parte de mi obra reciente a criticar la deriva partitocrática que, a mi juicio, es la base de la crisis política española. Para ampliar estos puntos de vista les sugiero consultar mi página web personal. 

5 COMENTARIOS

  1. Me pasaron por whatsapp el vídeo de la subasta de la obra de Banksy y no sabía si era real (hoy en día me resulta complejo distinguir que es verdad y que es mentira) y lo primero que dije fue ” que vídeo más raro”. Me quedé pensando, era curioso y me llamó bastante la atención, en lenguaje callejero “me ha molado”.
    Pero después me he enterado que fue real preparado para llamar la atención

    Pues la verdad, me resultó muy interesante y a Banksy le va al pelo ese tipo de llamada de atención, su arte urbano, callejero no es para someter a subasta con cánones de la vieja usanza. No es un arte concebido para estar encerrado, sin más. Hay que darle una nota de sorpresa, de humor, de puesta en escena…además la anécdota formará parte de la historia de esa obra. Le ha subido la cotización. Sin duda además.

    Picasso es fascinante, es un verdadero artista, un genio pocos han logrado lo que él ha logrado, desaprender lo aprendido y creo que esa frase “El impulso de destruir también es un impulso creativo” resume toda su trayectoria artística.
    También se le atribuye otra que decía “Cuando era niño dibujaba como Miguel Ángel y me pasé el resto de la vida aprendiendo a dibujar como un niño”. Para entender la obra de Picasso, su genialidad hay que conocer todas sus etapas desde niño hasta su vejez, como va destruyendo como va desfigurando la realidad hasta llegar a la abstracción. Eso, es muy pero que muy difícil. Los primeros cuadros, dibujos de Picasso son de una perfección absoluta, el retrato que hizo de su madre a los 15 años es de una belleza, serenidad, perfección propia de los grandes maestros del arte, sus posteriores periodos, azul, rosa, negro, cubismo..no dejan de ser la destrucción del conocimiento academicista. La obra de Picasso es un conjunto es la obra de toda una vida, es la lucha por vaciar la mente de conocimiento, es depurar los trazos, es llegar al primitivismo, es evolucionar desde la perfección a la imperfección.

    La frase nada tiene que ver con Hitler o Lenin, es la frase de un genio, sí por supuesto luego cada uno puede interpretarla como quiera pero esa frase es la vida de Picasso reflejada en sus obras. Su etapa final no se puede entender sin conocer toda su trayectoria artística.

      • Hay quien lo considera el último gran artista primitivo y creo que así es.

        Banksy, no sé si llegará a ser tan admirado e incluso odiado como Picasso pero reconozco que si pudiera pagar por haber estado en la sala de subastas de Sotheby’s vaya si pagaba. Banksy ha conseguido que el público y el mundo se quedase con la boca abierta. De la destrucción de una obra nació la inmortalidad del artista.
        Cuanto más lo analizo más sublime me parece. Hacía tiempo que en el mundo del arte no se hacía mover la sangre de la gente como lo ha hecho él con la destrucción de su propia obra recién subastada.

        Aunque bueno…….jajjajajajajaja nuestra Cecilia de Borja bien se merece un puesto en la destrucción creativa a la que hace alusión el autor de este pequeño apunte sobre Picasso y Banksy.

        Saludos Enrixav.

        • Un notable precursor en la autodestrucción de una obra fue el gran artista conceptual Duchamp con su mingitorio « Fountain» fotografiado por Albert Stieglitz en 1917 y luego destruido por el artista.

          La eterna relación entre la teatralidad y las artes visuales, la conjunción de un espacio de visión con un espacio de juego, tan bien analizada por Laure Fernandez, « Théâtralité et arts visuels : le paradoxe du spectateur », Marges, N° 10 : Déplacements des pratiques artistiques, Presses Universitaires Vincennes, 2010, pps 25-36.

          • Pues sí, los dadaístas, los representantes del arte conceptual eran muy dados a esas destrucciones creativas, Baldessari llegó a hacer galletas con las cenizas de sus obras quemadas para luego exponerlas en frascos.

            Las artes plásticas o visuales si van acompañadas de una buena puesta en escena se hacen inolvidables, inmortales, ante los ojos del espectador.

            Gracias por el enlace

Comments are closed.