En la España del simplismo y la demagogia extrema, una pregunta cómo la que plantea este artículo podría parecer absurda. Los principales medios de comunicación y todos los partidos políticos del espectro político nacional y nacionalista ya han emitido su veredicto condenatorio sobre VOX: es un partido de extrema derecha y populista, ergo cualquier demócrata progresista debería huir de un partido a todas luces extremista.

Si se abandonan los estereotipos y se analiza en profundidad qué plantea VOX a sus potenciales votantes, uno puede plantearse si los votantes verdaderamente progresistas y carentes de prejuicios mediáticos deberían depositar su voto en favor de esta formación sin traicionar por ello sus convicciones progresistas.

VOX es el único partido con un proyecto claro y meridiano de nación

En primer lugar, VOX es el único partido con un proyecto claro y meridiano de nación. Aun cuando la izquierda española siempre ha tenido ciertos repartos a la hora de plantear un proyecto nacional, la idea de nación política es un concepto netamente progresista, fundamentalmente jacobino, que postula la radical igualdad de todos los ciudadanos frente al poder. Este concepto tiene su acta de nacimiento en la célebre batalla de Valmy, cuando el primer ejercito verdaderamente nacional, el revolucionario francés, derrotó al ejercito contrarrevolucionario prusiano. Fue la primera batalla ganada en nombre de un ideal patrio y ciudadano y no en nombre de una dinastía regia.

La nación es considerada desde entonces la depositaria última de la legitimidad del poder político. Frente a la izquierda indefinida actual, que obedece a intereses ajenos a los de la propia ciudadanía, como pueden ser los de determinados lobbies transnacionales LGTBi o el globalismo de Georges Soros, la izquierda clásica siempre consideró que el Estado nación era la expresión más palmaria del ideal de la racionalidad ilustrada frente al despotismo y la arbitrariedad del ancien regimen.

La izquierda indefinida actual, como la caracteriza el filósofo Gustavo Bueno en su obra El Mito de la izquierda, considera al Estado nación un simple instrumento al servicio de la ideología neoliberal. Más aún, la izquierda española ha visto en la idea de un Estado nación español un molesto dique de contención para sus propósitos de instalar un régimen republicano de corte comunista, como el que se intentó fraguar en las postrimerías de la II república.

La nación española es la gran enemiga del mito fundante de la izquierda española: el de la II república. Una república que tuvo muy poco de republicana y progresista, más bien fue un intento frustrado de imposición totalitaria de ideas anarquistas, comunistas y antiespañolas a buena parte de la población de este país. Lamentablemente y a diferencia de lo que ha ocurrido en países como Francia o Alemania, la izquierda, salvo honrosas excepciones, se ha configurado como anti nacional. Se da la extraña paradoja de que nuestra izquierda reclama un Estado fuerte con el que afrontar una agenda muy intervencionista al mismo tiempo que niega la existencia de un sujeto político nacional que se exprese institucionalmente a través de ese Estado.

Frente a la ingenuidad de ciertos izquierdistas que no acaban de asumir la propia contradicción, sus aliados conyunturales, los nacionalismos periféricos, no dejan de ser residuos del viejo carlismo que postula el fraccionamiento del Estado y la reivindicación de los viejos fueros medievales, aun cuando esto suponga una merma para los pretendidos derechos de la clase trabajadora a la que dicen defender.

La mayoría de los caladeros electorales de esta izquierda indefinida y posmoderna se corresponden con un estrato socioeconómico adinerado

La mayoría de los caladeros electorales de esta izquierda indefinida y posmoderna, que ha hecho de la exaltación hiperbólica de la diversidad su bandera, se corresponden con un estrato socioeconómico adinerado que se puede permitir el lujo de vivir bajo un Estado nacional débil y fraccionado. Lamentablemente la mayoría de la clase trabajadora no tiene ese privilegio. La fiscalidad asfixiante que se padece en España, en buena medida para intentar apaciguar al insolidario y voraz nacionalismo periférico, empobrece cada vez más a esas capas de la población que pertenecen a la clase media baja, tradicional caladero de votos de la izquierda. Una clase baja que no puede apelar a las presuntas discriminaciones de grupos y lobbies a los que la izquierda indefinida concede multitud de prebendas y subvenciones que salen de los bolsillos de esa cada vez más vilipendiada clase media-baja. VOX es el único partido que ofrece una reforma del sistema tributario verdaderamente progresista en el sentido de acabar con esa voracidad tributaria que se ceba con las rentas medias y las PYME, verdaderas creadoras de empleo en España

Con la cuestión de la inmigración pasa un tanto de lo mismo. Precisamente una de las características que han hecho posible el florecimiento del llamado Estado de bienestar ha sido el de poder contar con un Estado nación fuerte y dotado de los suficientes recursos financieros con los que financiar una educación y sanidad públicas, que permiten a los sectores más desfavorecidos de la sociedad poder sortear situaciones difíciles y acceder a la promoción social que sólo una educación de calidad puede garantizar.

La inmigración descontrolada y la merma de la calidad del sistema educativo, que fomentan las pedagogías que inspiran las reformas educativas de la izquierda indefinida, perjudican especialmente a aquellos sectores de la población más necesitados de esos dos grandes pilares del Estado del bienestar que eran la educación y la sanidad públicas. VOX es el único partido que se compromete a garantizar que todos los españoles disfruten de la misma educación pública y de calidad, con independencia del lugar del territorio nacional donde se resida. Es además el único partido político verdaderamente comprometido con la defensa del idioma español como patrimonio cultural de todos los españoles.

El PSOE y Podemos, que tan hipócritamente insisten en la igualdad, contribuyen con sus políticas a hacer de España un país cada día más desigual e injusto

Frente a este debilitamiento del Estado, la única fuerza política que ofrece un proyecto político claro de recuperación del Estado nación como instrumento al servicio de las capas de la población más desfavorecidas es VOX. El único partido que pone el dedo en la llaga de la irracionalidad de la distribución del poder político en España con un sistema autonómico tremendamente caro e ineficiente y que sobre todo consagra una desigualdad brutal entre los ciudadanos que viven en diversos puntos de la geografía nacional. No hay nada menos progresista que los diferentes niveles de cobertura sanitaria pública que ofrecen los 17 mini estados regionales. Algo que debería ser un verdadero escándalo para aquellos partidos, como el PSOE o Podemos, que tan hipócritamente insisten en la igualdad y que tanto contribuyen con sus políticas a hacer de España un país cada día más desigual e injusto.

Por último, hay que destacar que VOX es el único partido que se opone con rotundidad a esa agenda oculta que postula la ideología de género y que es un verdadero fraude intelectual y moral, que ha secuestrado el ideario político de buena parte de la izquierda mundial. La ideología de género es un disparate que lleva su hermenéutica de la sospecha hasta niveles disparatados, queriendo ver discriminaciones en cualquier manifestación social o cultural, y que busca en último término acabar con la familia como institución social básica. VOX se declara enemigo de esta forma de pensamiento totalitaria y propone una agenda detallada para acabar con todas aquellas medidas legislativas, empezando por la injusta ley Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, que consagra una inaceptable desigualdad de los sexos ante la ley penal.

Por si lo anterior fuera poco, VOX es el único partido que habla un lenguaje inteligible y que se atreve a dirigirse al sujeto político clásico de la izquierda por su nombre: clase obrera. Palabra desterrada del vocabulario de la izquierda en favor de otra menos blanca, eurocéntrica y heteropatriarcal como es la de subalternidad.

Foto: Clark Young

Si este artículo te ha parecido un contenido de calidad, ayúdanos a seguir editando piezas como esta siendo mecenas de Disidentia. Averigua cómo haciendo clic en este banner:

33 COMENTARIOS

  1. Señor Spooner. Disculpe los errores ortográficos, pero quién esto escribibe lo hace desde un smartphone, porque en estos días no he tenido ocasión de hacerlo desde un teclado propiamente. En cualquier caso resulta obvio, incluso para una luminaria como usted, que los errores tipográficos se deben a cuestiones técnicas. No debe usted estar muy familiarizado con el manejo de bibliografía especializada, pues sabría que con el término literatura se hace referencia a la bibliografía en el ámbito académico. Tercero yo no me publicitó como filósofo, sino como alguien con formación en ese campo. De hecho la mejor filosofía no se ha hecho , en muchas ocasiones en el ámbito académico ( Spinoza, Descartes….). Yo a usted no le atribuyo nada de lo que dice. Es usted el que usa un nick de un conocido libertario individualista norteamericano. Respecto a sus insultos , lo descalifican a usted más que a mí. Si no le gusta ni mi estilo, ni mis artículos está en su perfecto derecho. Faltaría más . La vida es muy breve para perderla leyendo lo que a uno le desagrada. Que tenga buen día. Un saludo

    • Aparte de tener la piel fina ha conseguido desviar totalmente la atención sobre mi primer comentario. Su definición de literatura no se la compro aplicada a los libros que me recomienda. Disculpe. Le vuelvo a remitir a Jesús G Maestro, quien sin duda conocerá, al menos su obra. Si conociera la obra de Lysander Spooner no me hubiese tildado de liberal de primeras. ¿Lo fue Spooner? Un personaje que tanto se puede catalogar como liberal como antiliberal, y no sólo lo digo yo: https://liberalismo.org/articulos/50/lysander/spooner/
      Sobre mi manejo de bibliografía especializada qué decir, es tan estúpida su sentencia que se comenta sola. Es como entrar a debatir quién la tiene más larga. Ya le he dicho que por cada recomendación de lectura que Vd pueda hacer yo puedo recomendarle otra. Pero no es mi intención decirle a los demás qué deben leer. No llego a su nivel de soberbia. Discúlpeme. Soberbia que además demuestra cuando cita del modo que cita a Miguel Anxo Bastos; ni que fuese Vd Santiago Armesilla despreciando todo lo que no sea el marxismo más ortodoxo. Sobre el uso de insultos (…) sabrá Vd que existe una corriente dentro del libertarismo que defiende el derecho no sólo al insulto, sino a difamar, mentir etcétera. No se me ponga tierno por eso. La cuestión es que se ha salido por la tangente protestando por cuestiones accesorias dejando lo importante de lado. Entiendo que Vd será de esa corriente que desde la Fundación de Gustavo Bueno defiende el voto para VOX, aún siendo el pensamiento de bueno totalmente alejado de la ideología política de VOX, a excepción de los tres o cuatro puntos que Vd señala de forma bastante vaga como confluyentes. Pero también será consciente de que hay otra parte dentro de la Fundación que dicen que nanai. Pero como esto se está convirtiendo en un diálogo de besugos y a mí lo que me interesa es lo importante del asunto, le invito a que lea otra vez mi comentario inicial detenidamente, y si le parece, lo refuta. Y si no le interesa, pues lo dejamos aquí. Pero no me tome por un vulgar camueso sólo porque crea que ha leído Vd ciertos títulos que cualquiera diría que a los demás nos están vedados. Tenga cintura y entre al fango de las refutaciones y deje la “literatura” de lo vacío para otro. Yo le he contestado a todos los puntos donde creo que se columpia Vd. Haga Vd lo propio.

  2. Insiste usted en atribuirle una preferencia por Vox que solo usted imagina . Yo solo he intentado argumentar el por que desde la óptica de una izquierda definida Vox defiende más cosas cercanas a esa tradición que partidos, teoríacamente más cercanos tipo Podemos o PSOE. Le agradecería que moderarse el tono . Creo que muchos liberales llevan su individualismo metodológico hasta el extremo de negar cosas obvias. Por supuesto que las naciones o las ideas existen, como los números primos pero no en sentido coporeo o material necesariamente, aunque en parte si. . una bandera,unhimno, una comisaría son partes de un estado. La ontología nominalista del liberalismo libertario sigue poco refinada veo. Respecto a su cuestión , claro que España es una nación política, al menos eso lo tenían claro los constituyentes de CadiZ. Tb es una realidad histórica como puede ver en fuentes medievales. Vea la obra de Maravilla al respecto. Respecto a su afirmación sobre los beneficios de la descentralización y la preferencia por los mini estados y los regímenes forales, tesis que defiende el profesor abarcó libertario Anxo Bastos, decirle que las Ccca sin una sangría para las arcas públicas y una verdadera exaltación de la burocracia , poco liberal debe ser usted para defender tamaño disparate. Le aconsejo que amplíe sus horizontes literarios y lea otras teorías del estado que no sean las antiestáticas tipo Spooner o Oppenheimer, por ejemplo Birbaum o Jesoop. Un saludo

    .

    • No me voy a molestar en refutar a quien no es capaz de escribir de forma inteligible. Cuando esté capacitado para redactar con arreglo a lo más básico: que se pueda leer lo que escriba, entonces quizás me pueda molestar en dedicarle algún minuto a refutar sus tonterías Y, por cierto, no me considero liberal. Eso lo supone Vd porque no da para más. Este medio, por cierto, creado a bombo y platillo como la quinta esencia del pensamiento crítico, con articulistas que no son capaces ni de redactar correctamente aunque se publiciten nada menos que como filósofos, me da a mí que se ha quedado en sombra chinesca. Por cierto, gracias por los consejos de lectura, que desde luego no son literarios. Ni de eso sabe Vd de qué habla. Y parece mentira, porque debería conocer la obra de Jesús G. Maestro para no incurrir en tamaño memez. Lo que Vd me recomienda como lectura no es literatura, señor mío. Y, además, por cada recomendación que uno pueda hacer puede recibir otras tantas. Desde luego a tenor de lo que escribe y cómo lo hace no está Vd en posición de aconsejar nada.

      PD- Intente entender lo que le dicen antes de escupir majaderías y atribuir a los demás filiaciones ideológicas. Pero sobre todo, antes de sentenciar sobre algo intente tener los datos que lo demuestre.

  3. Señor Barrio:
    No se trata de tener un proyecto claro de Nación, sino de tener un proyecto claro de libertades. Vd apela a batallitas del abuelo cebolleta para justificar la existencia de la nación política, lo cual incluso estaría bien, solo que se le olvida, o ignora, que la base argumental de VOX no se basa en la nación política en tanto que ignoran qué es eso. La base argumental de VOX en cuanto a nación se basa en la nación étnica y en el concepto de patria. La nación política como tal solo reconoce a un determinado territorio que en común forma un Estado. Naciones políticas los fueron Checoslovaquia, Yugoslavia, RFA, RDA etcétera, no siendo ninguna naciones étnicas ni patrias. A VOX le interesa hablar y habla de España como patria o nación étnica, referencia superior a la de nación política. Eso por un lado.

    Por otro:
    “La nación es considerada desde entonces la depositaria última de la legitimidad del poder político.” La legitimación del poder político es la fuerza. Sin la fuerza ningún gobierno podría gobernar. Y la nación no es depositaria de nada en tanto que nación es un término abstracto y los depositarios del poder son aquellos que lo ejercen, no un ente abstracto, por mucho que tantos os empeñéis en definir el término nación de forma científica.

    “La nación española es la gran enemiga del mito fundante de la izquierda española: el de la II república.”

    La nación española, así, a palo seco, sin definir siquiera si la política o étnica, no es ni puede ser enemiga de nada porque como tal no es un cuadro fijo e inamovible en sus intereses y convergencias civiles y políticas. Meter aquí la II República no sólo no viene a cuento sino que es de un desbarre intelectual acojonante.

    “Frente a la ingenuidad de ciertos izquierdistas que no acaban de asumir la propia contradicción, sus aliados conyunturales, los nacionalismos periféricos, no dejan de ser residuos del viejo carlismo que postula el fraccionamiento del Estado y la reivindicación de los viejos fueros medievales, aun cuando esto suponga una merma para los pretendidos derechos de la clase trabajadora a la que dicen defender.”

    Aquí simplemente suelta Vd una sarta de tonterías a cada cual mayor. Otra vez hablando de nacionalismos, en este caso periféricos, pero sin aclarar nada sobre los supuestos y obviando que no podría haber España sin esos nacionalismos, para bien y para mal. Son parte de España como lo es el “españolismo” o nacionalismo de corte castellano, la tortilla de patatas, el lacón con grelos o la paella, y de sus tira y aflojas históricos, grosso modo, se ha ido confeccionando a lo largo de la historia una realidad llamada nación étnica española, que engloba a todos los pueblos que bajo una historia común, no siempre bien avenida ni mucho menos, nos ha dejado esto que tenemos. Hablar por lo tanto de España desde el simplismo de describirla como algo que solo es en la mente de una parte de los españoles, obviando que es totalmente distinto para otra parte resulta un ejercicio de deshonestidad intelectual manifiesta.

    Si quiere Vd defender a VOX como opción política está en su derecho. Pero no nos cuente milongas. En VOX la única España que cuenta es la decimonónica; la excluyente de la propia historia de España y su diversidad cultural. Para VOX solo hay una manera de entender ser español dentro de que ser español se puede entender de varias formas. Y eso, caballero, es ser totalitario. Luego están las medidas que VOX propone, y que servidor ha estudiado detenidamente: demagogia populista a quintales. Pero entiendo que dado cómo está el tema en España VOX crezca en número de simpatizantes. No es complicado en tanto que con saber decir lo que muchos quieren escuchar suficiente. Pero en cuanto a libertades VOX es más de lo mismo, de hecho es un partido constitucionalista, ergo defensor precisamente de lo que nos ha traído hasta aquí. Sin olvidar que su líder, Santiago Abascal, no es más que un vividor de la política, que sólo cuando vio el grifo cortado puso el grito en el cielo contra el sistema del que comió a mesa puesta y en gran cantidad, siendo parte cómplice de los desmanes que se han cometido en este país.

    Atentamente suyo.

  4. Antes de nada agradecer el nivel tanto de colaboradores como de foreros-contertulios. Creo sin falsa modestia que no tengo el suficiente nivel pero me gustaría apostillar algo citando a Sir Winston Churchill, después de El Alamein, Votar a VOX “no es el final, no es ni siquiera el principio del final, puede ser, más bien, el final del principio.” El fin del principio de una cierta y urgente y muy fuerte regeneración de la democracia del R78, de deshacer mucho camino mal andado, uno de ellos las autonomías, el último y lo acabamos de ver la posición de España en el mundo y como ejemplo lo de Gibraltar.

    No bendigo ni de lejos todo lo de VOX, pero es un comienzo.

    Saludos

    Saludos

  5. Señor Barrio, le pido disculpas si le he ofendido. Evidentemente era en tono sarcástico y jocoso. Puntualizar que soy mecenas disidente porque creo que este es un espacio de libertad. Obviamente no comparto todas las opiniones ni puntos de vista vertidos.

    Por otro lado, yo me considero libertario. Soy militante del Partido Libertario. No tengo porque esconderlo. Para nosotros ser libertario es una evolución del liberalismo clásico. Por ello, no entendemos esa falsa etiqueta de liberal conservador. O eres liberal en todo o no se puede ser tal cosa.
    No creemos en la caduca escala de derechas o izquierdas. Nuestra escala de medida es libertad versus colectivismo.
    Por tanto, Vox al igual que Podemos, Ciudadanos, PP O PSOE. Es un Partido colectivista. Todas estas formaciones son liberticidas. Cómo he dicho antes, no se puede ser libertario a medias.
    Pongo un ejemplo con Vox: De nada sirve abogar por el libre mercado si sé es Provida o antifederalista, de nada sirve defender el derecho a educar en libertad, si creemos en fronteras(tanto físicas como mentales) y banderas. El nacionalismo de todo signo es antilibertario por definición.
    Yo defenderé la Libertad siempre, aunque no me guste lo que propone el que tenga delante.
    Yo creo en la igualdad jurídica y legal.
    Pero eso no se consigue con propuestas que nos retrotraen a siglos pasados.
    Un saludo.

    • No sé preocupe. No me siento ofendido. La discrepancia siempre enriquece el debate. Solo puntualizaba que no militó en Vox, ni soy falangista reconvertido como veo que me acusan en Twitter. Conozco su tradición libertaria liberal de pensamiento. No la comparto , eso sí. Un saludo y gracias por tomarse la molestia de comentar mi artículo. Espero lo siga haciendo en más ocasiones. Un saludo

  6. CRISIS COMICIAL ANDALUZA

    SI VOTAS estás de acuerdo con el sistema, con un SISTEMA OLIGÁRQUICO DE PARTIDOS, este sistema NO ES representativo, NO ES DEMOCRÁTICO, no me representa, no te representa, una maniobra más de distracción para incautos.
    Una democracia es cuando tú eliges UNINOMINALMENTE a quien te va a representar
    La abstención por tanto es UN DERECHO CONSCIENTE
    Si cada vez hay más personas CONSCIENTES de que el sistema NO ES DEMOCRÁTICO y la abstención llega a ser MAYORITARIA la clase política se reconocerá no legítima y es una pasito hacia una consulta al pueblo e iniciar un proceso constituyente.

    SÉ PARA QUÉ NO VOTO Y POR QUÉ ME ABSTENGO.

    El no votar es una cuestión moral:

    Si votas eres cómplice. de los desahucios y del saqueo a impuestos.
    Si votas eres cómplice de la bajada de salarios
    Si votas eres cómplice del fin de los derechos
    Si votas eres cómplice del aumento del control de las personas.
    Si votas eres cómplice del fin de la asistencia pública sanitaria
    Si votas eres cómplice del fin de la escuela pública
    Si votas eres cómplice del comisionismo amañado de los “servidores públicos” que beneficia y se reparten unos cuantos, base de la corrupción, en vez de servicios público al contribuyente.
    Si votas eres cómplice

    Es la enésima parodia electoral periférica de nuestro agujeros negros autonómicos, alojo de vagos y maleantes que viven del robo, el pelotazo y facilitan la usura de sus “amiguitos” plutócratas, a cambio de permitir el nepotismo, al resto de ciudadanos que pagan impuestos, más que en la edad media.

    Ya no doy más la matacra. Es lo que hay.

  7. Estimado LysanderSpooner. Puntualizar algunas de sus afirmaciones. Primero dejar claro que el autor del artículo no pertenece, ni tiene interés alguno crematistico en Vox. Segundo , indicarle que es normal que a un paleoliberal, anarquista individual como usted parece ser a tenor de su nick, le desagrade un proyecto con resabios colectivistas. Su reacción, lejos de rebatir la tesis del artículo, la refuerza. Un colectivista de tradición jacobina se puede sentir más identificado con Voz que con el PSOE o Podemos. Tercero indicarle que mi próximo artículo irá dirigido a su tradición liberal radical , y allí argumentare sobre algunas de las cosas que apunta. En concreto sobre el papel que muchos liberales, entre ellos Murnau Rothbard, en la fatal hegemonía que las izquierdas indefinidas tienen hoy en día . Liberales eneen este sentido son , tristemente, los peores enemigos de la libertad. Agradezco que me haya leído y criticado en cualquier caso. El debate y no la descalificación, ex Toto genere, están demasiado ausentes de nuestra realidad nacional. Respecto al carácter foral de España, tesis que anida en ciertos discursos conservadores como el de Juan Manuel de Prada, decir que me parecen un anacronismo pero son coherentes con la esencia del conservadurismo de gente como De Msistre o Balmes. En cualquier caso ver en el formalismo un contrapeso al poder me parece una visión tan audaz como ingenua. No la comparto, Colapso2015, pero es que no soy conservador . Gracias a usted TV por sus afirmaciones.. Pasmao con lo que pasa gracias por sus palabras. Vox ,lejos de ser esa terrible patología política con la que la presentan sus enemigos , es un viento de aire fresco muy necesario en nuestro sistema político. Gracias por leer mi artículo. Quedo a su disposición. Carlos Barrio

    • ¿Un viento de aire fresco? Debe Vd vivir en una España paralela. Los partidos políticos no son otra cosa que sus dirigentes, afiliados y simpatizantes. Decir que VOX es un viento de aire fresco es como decir que volver a la televisión en blanco y negro es renovar el modelo de televisión. Supongo que para los nostálgicos del franquismo sí será un aire puro, pero no así para cualquier observador neutral.

  8. Un publireportaje en toda regla. El autor debe tener acciones de Vox. Es un disparate lo que argumenta. Vox es el podemos de derechas. Todos los colectivismos son nefastos. Pero el colectivismo extremo de podemos y vox se llevan la palma. Yo no les voy a decir a quien votar, tengo claro a quien no. Y Vox entra en el lote al igual que el resto de partidos que están en el candelero. Estamos rodeados de colectivismo. Yo al único partido al que puedo votar es al P-Lib, del resto me abstengo.

      • No ver el colectivismo en VOX puede ser fruto de una terrible ceguera o de una supina ignorancia. Para empezar es un partido constitucionalista que además quiere recentralizar el poder, ergo es por definición colectivista en tanto reconoce el carácter colectivista del estado español. Porque sí, caballero, el Estado español es pura socialdemocracia, y ello lo convierte en colectivista, y si no lo cree lea la constitución y lo verá.

  9. Para empezar, España no es “un proyecto” sino una realidad –empírica–. La existencia del régimen foral, que tanta urticaria provoca a los jacobinos de todos los colores, deriva de una realidad histórica.

    Esa misma revolución republicana quiso dar la «nacionalidad republicana» a los hispanos (al estilo de la Vendée), la cual no aceptaron con su sangre (eran los ancestros de muchos) y con la de los franceses.

    Afirmar que el concepto de nación (nacer en y ser como), territorialidad defendida por las armas (patriotismo), surge en la Revolución Francesa es un pensamiento totalmente delirante.

    La nación política republicana (representativa falsa, no imperativa), ese “constructo” carente de conexión con la realidad, sí nace en la Revolución Francesa.
    La cual es, básicamente, los serviles del rey (que tanto criticaban los refugiados de la Isla de León), pero bajo un constructo ideal racionalista falso sin contrapoder temporal alguno.
    Por ejemplo, esa Nación total, solo incluía un 5% de la población (militares y curas), ¿cuanto era en Francia? A pesar de ello, por magia del Espíritu Santo conciliar, la Nación (esa cosa total) decidía por toda España. Y la cosa acabó como acabó,…,

    La nación republicana, el liberalismo afrancesado (nacionalista,centralista, estandarizador, igualitarista,…,militarista) es el partido comunista de China en Europa. No es pues de extrañar que la falange fuese tan útil al franquismo (centralista-liberal) en sus inicios.

    Algunos no distinguen entre patriotismo y nacionalismo.
    Los de VOX apuntan al nacionalismo afrancesado (centralista y homogeneizador),…, al mismo tiempo dejan entrever que desconocen el concepto de patriotismo (defensivo y diverso).

    Patriotismo está en tándem con la nación (realidad integradora).
    El nacionalismo* afrancesado, por su parte, encaja con el estatismo y todas las estatolatrías que de el han emergido.

    * «el hábito de suponer que los seres humanos pueden ser clasificados como insectos» George Orwell combatiente en la guerra civil española.

    • Muy interesante COLAPSO 2015

      El monstruoso poder del Estado como secularización de la antiguas fe, el dominio burocrático, “la infatuación de la fuerza” (Bakunin)

      Es importante no olvidar que el ancien regime y sus absolutismos (pero no tan absolutistas, STIRNER) tenían mecanismos para suavizar la gestión del poder, someterlos a un principio de legalidad, limitado por poderes locales y centrífugos provenientes de la aristocracia, corporaciones, asociaciones, municipios, cofradias, gremios, y poder eclesiástico (Barraycoa), todos ellos distinguían al tirano del rey, y sus límites.

      El absolutismo jamás hubiese podido alcanzar la capacidad de dominio del Estado moderno. Lo que huelga decir, no es una defensa de los regímenes absolutistas, pero sí una constatación de la capacidad de regular el poder con aquellos contrapoderes que hoy parecerían imposibles ejercer contra el Estado ominipresente y ultralegislador.

    • Continúa:(Se fue el dedo)
      Proponen la supresión del senado. Unas Cortes unicamerales de 500 diputados. 350 elegidos por distritos uninominales y 150 elegidos proporcionalmente en una lista nacional. esto es una propuesta rompedora. Disminuiría el poder nacionalista y no sería decisivo para el gobierno de España. Creo que proponen suprimir el T. C., pero no me consta que disminuyan la excesiva cantidad de municipios, las diputaciones provinciales. Recuperar el que los intereses de España estén por encima de los de Bruselas. Que fue criticado por Rivera, partidario como Margallo de ceder caso toda la soberanía española. Lo que implica, que Ciudadanos está metido en los planes globalizadores y podría ser otra “pata” de Soros, un comediante “españolista”
      Es la última oportunidad que hay. La oligarquía de partidos, devenida en mafias de delincuentes, nos ha llevado a lo peor de los escenarios posibles. Cuando USA en tiempos de la prohibición, la mafia tenía a jueces, fiscales, policias y políticos bajo “nómina”. Aquí la mafia son las distintas “familias” evolucionadas del franquismo más la extrema izquierda antiespañola.
      Y lo que es un disparate es no hacer nada. No romper el cículo vicioso.

      • Eso es volver a la “Democracia orgánica” del régimen franquista con todas las de la ley. Como todo buen libertario no puedo estar más en desacuerdo. Si queremos libertad individual y colectiva solo la podremos vislumbrar si menguamos el poder del Estado hasta cero si es posible, y como no lo es, acercando los órganos de decisión al pueblo, y eso se hace potenciando las instituciones de cercanías y suprimiendo el poder Estatal centralizador. Por otro lado, la teoría de los reinos de taifas salta por los aires en cuanto se examina el porqué unas CCAA funcionan más que bien y otras más que peor. Si no se sabe responder a eso mejor dedicarse a filosofar sobre el color de las nubes.

      • La abstención, que propugnan los trevijanistas y yo acepto los postulados de Trevijano, no es una opción. Este estado de partidos o monarquía de Weimar, ya está muerta, pero no enterrada. Hemos visto en los referenda, como se asimila el porcentaje de los votos emitidos a la totalidad del censo electoral, aunque hayan votado menos del 50%. Son castas mafiosas, que no se sentirán en absoluto deslegitimadas, voten los que voten.
        La opción es el voto útil. No en el sentido en que lo usa las oligarquías del sistema. Tampoco tragar con el “mal menor”, que siguen siendo el mal. Incluso aún más mayor.
        El voto útil al que nos podemos agarrar en este momento es VOX. No hay otro. Hay gente muy interesada en desacreditar a Santiago Abascal. Pero VOX no es sólo Santiago Abascal, hay más gente. Obtienen resultados. Ilusiona. Además tiene un peso pesado muy grande Javier Ortega Smith un ex-boina verde, que tuvo sus “santos cojones” de entrar en Gibraltar a nado y poner una gran bandera española en la roca de Gibraltar. Me da igual, “salga o salga”. El refrán de que “un grano no hace granero, pero ayuda al compañero”, referido a votos podría dar una sorpresa. Ud. abstencionista del PP, ya sabe de lo es capaz Pablo Casado, entregando en bandeja de platino el consejo general del poder judicial, por salvarle el culo a Mariano y sus socios sin ninguna necesidad de hacerlo. Cosidó lo dejó claro, “controlar por detrás la sala II”. Dese el gusto de ir a votar y patéeles el culo a esos parásitos. Salga del dilema y rompa en nudo gordiano. No tenemos ya nada

  10. Votar a Vox me parece un disparate que solo se explica por la dificultad de sortear la confusión habitual entre lo que se dice y lo que se hace, pero en el caso de VOX ambas orillas del dilema interpretativo son peligrosas. Lo importante no es tener una idea de nación sino hacer que haya una nación y no creo que VOX ayude en nada a esa tarea, y, desde luego, la antipolítica de un lider que siempre ha vivido de la política es muy poco fiable

  11. Hay que votar a Vox. Hay que cortar las alas a los señoritos de los 17 cortijos autonómicos que solo sirven para contratar a sus familiares y amigos para olvidarse del que no les es afín ni se somete a sus mentiras y entuertos.
    Tienen propuestas delicadas como la ley del aborto, pero eso se debe llegar a un concenso en el congreso para cambiarlas y no creo que prosperaran aún llevándolas en sus ideario.
    Necesitamos emperzar a querernos los españoles más a nosotros mismos dándonos crédito por lo que nuestros padres nos han legado y hemos construido juntos. Justo lo que no quieren los señoritos.

  12. Completamente de acuerdo Don Carlos

    Una pena que su columna no esté en la portada de hoy de Disidentia y tenga que competir con la de Benegas, después incluso de algún día de “orfandad” de columna, se nos plantan hoy con dos que dispersan nuestra atención.

    Un pequeño apunte, por si alguien de VOX con capacidad de decisón nos lee, dice usted

    “VOX es el único partido que ofrece una reforma del sistema tributario verdaderamente progresista en el sentido de acabar con esa voracidad tributaria que se ceba con las rentas medias y las PYME, verdaderas creadoras de empleo en España”

    Simplemente añadir que me gustaría oir, de manera tan taxativa que se reflejara en su programa electoral lo que propone VOX respecto el tema energético en por ejemplo

    1/ el combustible (gasolina/gasoil) y gas

    2/ electricidad

    Donde el peso de la fiscalidad es abrumador, y además va al alza, y la falta de competividad (por que las empresas funcionan cómo verdaderos cárteles) aún encarece mas dichos servicios. Que además son usados para realizar esos experimentos sociales (que los encarecen aún mas con esas renovables, cuando tenemos unas térmicas y nucleares mucho mas baratas), lo del coche eléctrico, las restricciones de tráfico y lo último de querernos hacer pagar por usar esas autovías que se han hecho con nuestros impuestos (muchas veces con sobreprecios).

    Al respecto unas propuestas bien claras de VOX acerca de

    1/ Fiscalidad en gasolinas/gasoil y gas (butano y demás) así como liberalización de su distribución y venta. Algo que podría colocar el litro 20-15 centimos menos que los actuales. Por lo menos.

    2/ Fiscalidad en la electricidad y eliminación de esos costes “extraños” sobre las nucleares que no se hicieron (30-40 años atrás), la cosa fotovoltaica (con esa tecnología pretérita), molinillos variso.. el que quiera elcectricidad “ecológica” en una gran ciudad que se la pague. Y que al resto nos dejen en paz.

    Porque podría suponer, también, para una factura media rebajas de hasta el 50%

    3/ hablar claro para que los curritos del coche de gasoil de toda la vida ( y similar), no tengamosque pagar la subvención al coche eléctrico del pijo urbanita

    4/ Acabar con el impuesto al sol, para que quienes quieran ponerse todas las placas que les de la gana (las fotovoltaicas de ahora no tienen nada que ver con las de antes) lo puedan hacer sin temor.

    Esto último es muy importante para que esa España “vacía” (en la que vivimos gente) pueda sobrevivir sin tener que pderi perdón (y subvenciones) por existir, a esa españa pija y snob de la grandes ciudades que sólo ve el campo los fines de semana, y sin enterarse de lo que ve.

    Tenga en cuenta que precisamente esa baja densidad de población es la que nos posibilita que si sean posibles, por rentables, instalaciones fotovoltaicas y térmicas que no lo serían en las grandes ciudades, por mucha milonga que nos cueten de edificios autosostenibles.

    Además para esos coches de gasoil “viejos” su contaminación es residual, dados los pocos que vivimos, y el aceptar estándares diseñados por podemitas varios para los progres urbanos aún tiene menos sentido.

    supongo que se entiende lo que he escrito y que además coincidirá con lo que esas personas de ¿izquierdas? les interesa y que sólo VOX, visto el panorama, podría presentar como deseable

    Un cordial saludo

        • No sólo eso.

          Si no también acerca de una verdadera libre competencia. Para que sea una competencia real y no estos cárteles que tenemos ahora.

          Y además de en el sector de hidrocarburos en el de la electricidad (impuestos y competencia). Sector donde también deberían de definir si realmente es “necesario” incluir todos esos peajes a nucleares que nunca se hicieron, cosa solar y fotovoltaica.. El que qiera una electraicidad mas “ecologíca” si sale mas cara, pues que la pague, y si el resto acpetams nuclerares y carbón cómo animales de compañía, pagando la 1/2 pues eso.

          Sería una buena manera de hacer pedagogía liberal entre los sectores menos favorecidos. Verían como la libre competencia es muy sana..

          Y a partir de esa experiencia sería mas factible exportarlo a otros sectores.

          Un muy cordial saludo y gracias por bajar a la arena a comentar

    • La forma de abaratar los costos, impuestos aparte, es la reforma, que se hizo en USA con las grandes productoras de cine. Éstas controlaban la producción, la distribución y las grandes cadenas de cines. Por lo que los independientes no tenían nada que hacer. Cuando el gobierno promulgó una ley, en que una compañía no podía controlar todo el proceso desde la producción a la venta final. el poder de Hollywood se acabó.
      Habría que prohibir a las refinerías petroleras tener estaciones de servicio. Y la flota para distribuir combustible fuera de libre concurrencia. Yo, propietario de una estación de servicio pueda enviar mi cuba a cargar combustible a la refinería, que me venda en mejores condiciones.
      Luego vienen dos desiciones estratégicas muy importantes:
      Necesitamos de entrada al menos cuatro centrales nucleares de gran potencia y de última generación, los franceses son los más adelantados. Y es de vital importancia el túnel transpirenaico por Huesca. Habilitar el paso ferroviario de Canfranc a ancho europeo y hacer el corredor mediterráneo desde Huesca, Teruel, Castellón y al sur. Con ramificación a Zaragoza. Haría a Aragón una región rica y desarrollada y una entrada y/o salida directa a Francia. De Madrid a Francia mucho más cerca que La Junquera.