A principios de 2015, la estrella del cine porno Mia Khalifa, de origen libanés, recibió numerosas amenazas de muerte. Diversos medios de comunicación de todo el mundo se hicieron eco del hecho. La causa de todo fue un vídeo pornográfico (que alcanzó el puesto número uno en el sitio especializado Pornhub.com, visitado anualmente por unos 81.000.000 internautas) en el que Khalifa tenía sexo cubierta por un hiyab, la prenda que visten las mujeres musulmanas en presencia de hombres que no pertenezcan a su familia. La aparición de un “meme” en el que un miembro de la organización terrorista Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS, por sus siglas en inglés) decapitaba a la actriz desembocó en una entrevista del Washington Post, en la cual Khalifa declaró que el vídeo en cuestión se trataba de una sátira: los directores de Hollywood, afirmó, “retratan a los musulmanes de manera mucho más despectiva que cualquier pornógrafo”.

Súbitamente, los videos protagonizados por Khalifa disponibles en Internet se vieron catapultados a la cima de los rankings en los sitios pornográficos más populares de la red, como Xhamster.com o Xvideos.com; como detalle irónico, la mayoría de las visualizaciones se produjeron en países como Jordania o Siria, cercanos a la tierra de la protagonista. La historia tuvo un desenlace inesperado cuando, tres meses después, la joven actriz (aficionada al fútbol americano y al baloncesto) abandonó la industria pornográfica para dedicarse a comentar deportes en el canal de YouTube de Complex News. Curiosamente, el mismo devenir laboral que experimentó la legendaria Lisa Ann. Ambas aprovecharon, de algún modo, la fama adquirida durante su estancia en el Valle de San Fernando (coloquialmente, San Pornando Valley, el Hollywood del Porno también ubicado en California).

La pornografía y la libertad

Desde que algún hombre del Paleolítico bosquejó un dibujo erótico en las paredes de su caverna, las manifestaciones de sexo explícito pasaron a formar parte indispensable e ineludible de la vida humana

Desde que algún hombre del Paleolítico bosquejó un dibujo erótico en las paredes de su caverna, las manifestaciones de sexo explícito pasaron a formar parte indispensable e ineludible de la vida humana. Más allá de la importancia dada a la sexualidad (y sus derivados) en la Antigüedad, podemos afirmar que los primeros productos pornográficos  masivos (en forma de grabados) aparecieron casi al mismo tiempo que la imprenta, en el siglo XVI, y provocaron el encarcelamiento de su autor (el artista italiano Marcantonio Raimondi), por orden del papa Clemente VIII. Con los avances tecnológicos, la pornografía pasó a ocupar un lugar relevante en el desarrollo de las personas: lo que primero fue un grabado se convirtió en libro, álbum fotográfico, revista, diapositiva, película, etcétera, hasta llegar a la explosión del género en el mundo de Internet.

Célebres directores del mainstream como Francis Ford Coppola o Paul Verhoeven comenzaron sus carreras filmando películas para adultos

Célebres directores del mainstream como Francis Ford Coppola o Paul Verhoeven comenzaron sus carreras filmando películas para adultos; famosísimos actores como Sylvester Stallone (“El Semental Italiano”, claro) dieron sus primeros pasos en el cine encarnando papeles porno.

Para agilizar y ponernos de acuerdo, aceptaremos como válida la ácida descripción de Umberto Eco: una película pornográfica es aquella en la que, sexo mediante, “el desplazamiento de los personajes en el espacio carece de una motivación argumental”; esto es, el vigoroso jardinero no se ocupa precisamente de podar el césped y el viril mecánico no es un experto en motores.

No es casualidad que, inventado el cine por los hermanos Lumiere en 1895, sólo pasara un año hasta la aparición del primer filme pornográfico: El atardecer de la esposa (Le coucher de la mariée, Alfred Kirchner “Lear”, 1896). Anecdóticamente, la primera película en la que se aprecian genitales en primer plano (marca de fábrica del género pornográfico hardcore y que suele distinguirlo del erótico soft) es de origen argentino: El satario (o “El sartorio”), producida en ese país sudamericano durante el año 1907 y cuyo director se desconoce. En España, el gran historiador del cine Román Gubern cuenta que el Conde de Romanones era el encargado de producir pequeños filmes subidos de tono para S.M. Alfonso XIII.

Evidentemente, una historia completa de la pornografía (necesaria y aún por escribirse) excedería el espacio de estas líneas.

Es en el cine para adultos (por utilizar el término más políticamente correcto) donde las mujeres son las auténticas reinas: tienen mejores contratos, eligen a sus ‘partenaires’ e influyen decisivamente en la trama y desarrollo de los guiones

La pornografía y la libertad

Sin embargo, lo que nos interesa apuntar es un costado fundamental del Porno: su enfoque como hecho transgresor y foco de rebeldía ante el orden establecido. Es pertinente señalar que todos los gobiernos totalitarios, las dictaduras de los más diversos signos políticos, la Iglesia y los fundamentalismos religiosos de todo tipo persiguieron a la pornografía. Vale la pena tener en cuenta las palabras del escritor angloindio Salman Rushdie, quien postuló que la libertad de expresión existente en una sociedad puede medirse claramente por su tolerancia hacia la pornografía. Tanto es así que, dejando de lado las historias de abuso y maltrato a las mujeres (que, como ya hemos escuchado y leído hasta el hartazgo, son infinitamente mayores en el cine de Hollywood), es en el cine para adultos (por utilizar el término más políticamente correcto) donde las mujeres son las auténticas reinas: tienen mejores contratos, eligen a sus partenaires e influyen decisivamente en la trama y desarrollo de los guiones. Nombres como Linda Lovelace, Marilyn Chambers, Traci Lords, Cicciolina, Jenna Jameson o Sasha Grey han atravesado la frontera del Porno para convertirse en auténticas figuras de la cultura pop.

La pornografía como búsqueda de liberación y acto revulsivo no es algo novedoso: así como Garganta Profunda (Deep Throat, Gerard Damiano, 1972) se burlaba del estilo de vida americano y los cines “Triple X” se llenaban de españoles (las salas francesas durante el franquismo; las españolas, durante la Transición), en esta singular industria se produjeron hechos políticos de altísima relevancia.

El 8 de noviembre de 2016, mismo día en que Donald Trump fue elegido presidente de los Estados Unidos, la población de California tuvo que expresar su opinión sobre la “Propuesta 60” (o “Ley del Condón”)

El 8 de noviembre de 2016, mismo día en que Donald Trump fue elegido presidente de los Estados Unidos, la población de California (la cuna de todo tipo de cine en el país del Norte) tuvo que expresar su opinión sobre la “Propuesta 60” (o “Ley del Condón”), que reglamentaba el uso obligatorio del condón en las películas pornográficas. Esto, que puede parecer frívolo, no es ninguna broma. La industria del Porno en pleno amenazó con mudar sus instalaciones al más permisivo estado de Florida. En dinero, hablamos de ingresos por 8.000 millones de euros al año (a nivel mundial) y 12.000 puestos de trabajo solamente en el Valle de San Fernando. Luego de una dura campaña, el 54% de los votantes eligió el “no” y la iniciativa fue desechada.

Podemos concluir con un testimonio calificado. Cara visible de las manifestaciones en contra de la Propuesta 60, la actriz Alia Janine (una de las figuras más relevantes del cine porno en la era de Internet) visitó varios programas de televisión para dejar clara su postura. Luego de un recorrido que incluyó a la inefable agencia de noticias Russia Today, me comentó que, teniendo en cuenta la cantidad de exámenes médicos que los actores y actrices se realizan anualmente, rechazar el condón y luchar por la vigencia de la pornografía es, en sí mismo, un acto de defensa de la libertad individual.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

13 COMENTARIOS

  1. En el relato no muestra la cara A de la pornografía, Eduardo, pero ¿qué pasa con la cara B que se oculta debajo del iceberg?
    Dice que: “Es pertinente señalar que todos los gobiernos totalitarios, las dictaduras de los más diversos signos políticos, la Iglesia y los fundamentalismos religiosos de todo tipo persiguieron a la pornografía”
    No le digo que no se hayan dedicado a perseguir la pornografía; especialmente aquella en la que no estaban directa o indirectamente involucrados. Cuando sí lo han estado, con los privilegios y el abuso que confieren las posiciones de poder, han procurado conservarla, mantenerla y ocultarla bajo la superficie, a través de sus sucios tentáculos, para que nunca viera la luz ni transcendiera a la opinión pública. Redes de pederastras y pornografía infantil se buscan, se encuentran y caminan de la mano.

    Un gran negocio es el que mueve la producción, venta, distribución y exhibición de pornografía para todos los gustos, sobre una base inmoral y delictiva de abusos, amenazas, coacciones, violaciones y explotación sexual de lo más escabrosa y denigrante. Un gran negocio con múltiples complicidades para satisfacer las perversiones de un consumidor elitista, discreto, “exquisito”, depravado y con los pocos escrúpulos de un psicópata en activo.

    Cita a Rusdi para señalar que “la libertad de expresión existente en una sociedad puede medirse claramente por su tolerancia hacia la pornografía”
    Y no solo la libertad de expresión, también la degeneración humana, junto a la depravación y perversión más atroz de las prácticas sexuales no consentidas, y que se ocultan en una sociedad, pueden medirse claramente por su tolerancia la pornografía.

  2. Disiento de este artículo. La libertad se puede relacionar con cualquier actividad humana, pero también hay que medir las consecuencias personales y sociales de determinadas actividades humanas. Los partidarios de las drogas, la prostitución y el comercio de armas, también invocan la libertad para realizar sus actividades, pero sabemos que estos negocios, a menudo, no traen individuos o sociedades más libres sino todo lo contrario.

    La pornografía es un negocio similar, es tan fácil invocar la libertad, como esconder las consecuencias dañinas que traen a nivel personal y social. Ya empiezan a salir estudios que equiparan la adicción al porno con la adicción a ciertas drogas; también se ha comprobado una relación muy directa de la adicción al porno con las rupturas de pareja y daños en la relación con los hijos; también se ha visto que el consumo de porno provoca el aumento de violencia sexual, ya que reduce la mujer a un objeto de consumo. ¿El porno es libertad o de esclavitud?

    En casi todas las sociedades, incluso las más primitivas, la prohibición de la exhibición pública de órganos y actos sexuales, ha tenido más que ver con el preservar la moralidad pública, y la intimidad individual, que con una falta de libertad. Por tanto, relacionar la prohibición de la pornografía con sociedades dictatoriales, o religiones fundamentalistas, me parece muy frívolo y con ciertos prejuicios antirreligiosos.

    Tampoco comparto la afirmación de S.Rusdie , considero que el índice de una sociedad más libre, lo marcaría la libertad económica, ideológica y religiosa, muy por encima de la libertad pornográfica.

    No nos engañemos, hoy en día la pornografía es un gran negocio que mueve de miles de millones de euros.

    • Pienso que hay que ser más honestos en este debate. Si bien es cierto que a todos los hombres nos gusta ver una mujer atractiva, ligera de ropa, o más bien sin ropa, en una revista o en una web, pero ¿por qué será que no nos gusta que esta mujer sea nuestra madre, esposa o hija?, posiblemente porque no aceptamos que nuestros seres queridos sean tratados como objetos sexuales, sino como personas. Por el contrario, no nos importa si una actriz porno tiene depresiones, toma drogas o se suicida (hace poco se suicidaron 3 actrices porno, de veinte pocos años, en USA), solo nos importa que nos de placer y punto.

    • Y tanto que mueve dinero. la grabación doméstica en VCR le debe su éxito, que en vez del consabido super 8mm un proyector y una pantalla y oscuridad. Tener que montar y desmontar el tinglado. Poderlas ver en la pantalla de un televisor en mejores condiciones, al hacer la industria la transición al video doméstico.
      De hecho en la guerra inicial de los formatos de HD, Blu-Ray y HD-DVD. Llegué a pensar, que éste se impondría y tuvo muchas posibilidades de conseguirlo. Sony vetó el Blu-ray a la industria del porno. Entonces éstos se pasaron en masa al formato HD-DVD. Una mala política de Toshiba arruinó las perspectivas. Pues la industria del cine, lo apoyó masivamente. Microsoft y la industria del DVD. Sony vendió consolas de video juegos con un lector de Blu-ray incorporado. En la XBox de Microsof el lector de HD-DVD era un accesorio opcional. Lo que inclinó la balanza a favor del Blu-ray. Sony levantó la mojigatería con la industria del porno, permitiédoles grabar las películas en Blu-ray.

  3. Las películas de cine, proyectadas en una pantalla grande ante un grupo de espectadores fue una innovación de los hermanos Lumière. Pero Thomas Edison antes de eso había inventado las películas de cine. Pero las películas se proyectaban en máquinas tragaperras Pprovistas de una mirilla para un solo espectador, donde veía una película corta. El que quería ver una película introducía una moneda y miraba a través del visor. Para motivar a la gente a que usaran sus máquinas, las cargaba con películas sexo ligero “picantón”. Así que Edison puede considerse el primer productor de porno en el cine. Edison se adelantó a los hemanos Lumière en inventar las películas de cine. Pero le faltó la visión, que si tuvieron los hermanos franceses. Concebir el cine como algo más allá de la contemplación a través de una mirilla. Edison incluso logró sincronizar audio con el fonógrafo, también salido de su factoría.
    Las patentes de cine en USA le fueron adjudicadas a Edison. La película de cine fue desarrollada por la compañía Edison y Eastman en colaboración. Edison no se andaba con “tonterías” para defender el monopolio sobre el cine, que le daba sus patentes. Llegó a pagar a sicarios y matones para liquidar a los productores independientes. Ésa fue la razón, que esa gente se fuera al otro extremo del país. A Hollywood para escapar de Edison. Nueva York perdió la oportunidad de ser la sede de la industria del cine en USA.
    Aunque hoy casi lo único, que exporta USA son películas. Lo cierto es que la industria de Hollywood se está deslocalizando. Primero fue Vancouver en el Pacífico. Pero Toronto y sus grandes facilidades para producir allí, es donde se están filmando muchas películas y series de televisión de USA y favoreciendo la aparición de nuevos actores de soporte canadienses. Producir en Canadá es mucho más barato.
    Hay una película de los años 40 “Edison el hombre” protagonizada por Spencer Tracy, como Edison. Una hagiografía de lo más falso, que se haya hecho. El personaje no fue nada edificante ni ejemplar.

    • Thomas Edison ofreció a Nikola Tesla 50.000$ si lograba inventar la corriente alterna pues la continua que es con la que operaban en su taller o empresa era poca cosa. Tesla lo logró pero Edison nunca le dio los dólares. Cabreado se marchó y nunca más se reconciliaron.

      ver “War of Currents” in the 1880s”

      Tesla tenía una memoria eidética* en cambio Edison era más de bosquejos, dibujitos y quincalla.

      eidetismo
      Del gr. εἰδητός eidētós ‘cognoscible’ e -ismo.
      1. m. Psicol. Capacidad de ciertas personas, por lo general niños y artistas plásticos, para reproducir mentalmente con gran exactitud percepciones visuales anteriores.

      Creo que elon Musk le puso el nombre de Tesla a sus coches eléctricos en honor a él que murió pobre de solemnidad

      • Tesla tenía estudios de nivel universitario y dominaba las matemáticas, sobre todo los números complejos, que son muy importantes y las matemáticas de magnitudes vectoriales. Eso se necesitaba para diseñar sistemas operados por corriente alterna. El “pobre” Edison, carecia de formación superior. Era autodidacta y lo único que conocia era la ley de Ohm, la única para circuitos de corriente continua. Lo cierto es que los generadores de C. A., son de diseño más simple, que los generadores de corriente continua. Las insuficiencias del personaje, amenazaba con instalar una central electrica en N. York, pues la electricidad se generaba a la tensión de servicio 110 v.
        La empresa Westinghouse que trabajaba con c. Alterna se econtró con graves problemas. Los motores eléctricos, se atascaban y funcionaban muy mal. Tesla estudió el problema y lo solucionó fácilmente en lugar de usar c.a. a 120 Hz, bajó la frecuencia a 60 Hz. Otra historia para contar sería el comportamiento indecente de Westinhouse con Tesla. Siempre fue inconsciente con el dinero y el valor de las patentes que Tesla les regaló. Lo dejaron morir en la miseria. El pobre Nicola saltó de un sinvergüenza como Edison a una empresa de buitres, que fue de las más grandes de mundo gracias a Tesla.
        Aunquue se desvía del tema, sobre el primer productor de pornografía, de quién se tiene noticia. Thomas Alva Edison y su empresa para crear inventos a los que sacarle el máximo provecho económico. Y si había que filmar cortos pornográficos, no tenía escrúpulos morales.

          • Bueno sé del tema, porque mi profesión, consecuencias de mis estudios me obligó allo. Gracias. Repasada la respuesta, me comí parte de una frase: Una central electrica en N. York en cada esquina. Curiosidades: En Buenos Aires aún habian barrios enteros con suministro de corriente continua hasta principio de los años 70. Si la energía industrial generada fue a 60 Hz, los teutones “cabezas cuadradas” inpusieron los múltiplos de 5. Así la corriente alterna en Alemania las grandes Siemens, AEG y demás grandes industrias eléctricas impusieron 50 Hz, que se extendió por el resto del mundo más, que los 60 Hz.

  4. Disiento por completo. Explotar las más primarias energías concupiscentes de los individuos es justo lo opuesto a libertad.

    Tampoco la pornografía ha tenido nunca nada de transgresor, eso es una fantasía de los 70.
    La pornografía es algo inevitable pero no por eso creo que merezca ensalzamiento alguno, como la prostitución o la corrupción.

  5. Me acuerdo de Dinio, el de la noche me confunde, que se metió en el mundo del porno y salió escopetado porque presumo le querían penetrar contranatura.

  6. El porno es uno de los enemigos declarados de las religiones porque desaprovecha la energía divina como dice la biblia y escrituras vedas. Lo curioso es que los illuminati lo promociónan y controlan a través de internet con la finalidad de deplecionar a la población o con finalidades alquímicas solo conocidas por ellos. La contrapartida son las víctimas que se introducen en un mundo sórdido plagado de personajes con
    desequilibrios mentales y con elevados sueldos que empeoran la situación.

Comments are closed.