“Ya no entiendo el mundo. Hasta hace unos años tenía sentido. Distinguías entre izquierda y derecha. EEUU era EEUU. Daba un beso a los niños, apagaba la luz y esperaba despertar. Ahora me da miedo. A diario (…) Y en lo que respecta al conflicto entre Israel y Palestina… me importa una mierda”. Quien realiza esta afirmación mirando a la cámara, y en medio de un debate televisivo, es Vivienne Rook, una candidata británica típica de la sociedad del espectáculo, antisistema, antipolítica y marginal que apenas cosechará algunos votos en la próxima elección y cuya única preocupación es la resolución de las pequeñas cosas, como ser, por ejemplo, que el Estado recoja la basura de la puerta. Muchos televidentes creen que jamás podría tener el apoyo de una mayoría. Pero hay otros que cansados de la corrección política empiezan a observar con simpatía a estos personajes outsiders que dicen lo que muchos piensan y no se atreven a decir.

Las declaraciones de Rook causan zozobra pero no resultan inverosímiles; tampoco es inverosímil la reacción de los televidentes. Y es justamente ahí, en ese lugar, pero especialmente en esa temporalidad, en la que la zozobra se hace costumbre y en la que lo inverosímil se hace probable, que puede emerger alguien como Rook. Con todo, lo más importante es que si esa temporalidad no nos resulta ajena ni parte de una ficción es porque ya estamos inmersos en ella. Esta es una de las posibles lecturas de la serie Years and Years, estrenada en HBO, cuya primera temporada acaba de finalizar, y en la que este personaje de ficción llamado Vivienne Rook, interpretado por Emma Thompson, es uno de los ejes de la trama.

Years and Years, creada por Russell T. Davies, explora los destinos políticos, económicos y sociales de la humanidad desde el presente a un futuro inmediato, apenas pasado el año 2030, y lo hace a partir de las vicisitudes que atraviesa una familia, los Lyons, conformada por cuatro hermanos adultos y una abuela nonagenaria que funciona como centro.

El tono distópico y el lugar que se le da a la tecnología le brindan a esta serie británica un espíritu “blackmirroniano”, algo que se puede observar en una adolescente que desea ser transhumana para que su conciencia se aloje en una suerte de “nube” de eternidad o en el momento en que una amiga de ésta, en el afán de incrustarse una cámara digital en el cuerpo, acaba perdiendo un ojo por arriesgarse a que la operación la realicen unos piratas modernos que hacen cirugías en barcos clandestinos.

Criticar a la cultura consumista sin más es un lugar común que se transita para que, paradójicamente, sea consumido por quienes se oponen al consumo

La tecnología también está presente en una suerte de computadora que responde a las exigencias de la voz y la cual es capaz de encender la luz del departamento, dar información de un personaje como si fuera Wikipedia y sobre todo, funcionar como un intercomunicador para reunir a toda la familia cuando las circunstancias lo ameritan. Pero salvo por el final de la temporada, el cual no revelaré, la tecnología, por suerte, no aparece como lo más relevante de la serie. Para ello tenemos a la mencionada Black Mirror. Lo más interesante, en cambio, es que los sucesos políticos, sociales y económicos que son parte de la inventiva de su creador son verosímiles.

Menciono algunos: como ya ha sucedido con personajes del estilo de Vivienne Rook, ésta, finalmente, llega a Primer Ministro; Trump lanza una bomba atómica sobre una isla artificial china; Grecia abandona la Unión Europea produciéndose un Grexit; en España, la ultraizquierda sustituye a la izquierda en el gobierno y comienza una política de expulsión de todo aquel que no tenga nacionalidad española; hay apagones de luz constantes ocasionados por ciberataques que pueden ser realizados por Rusia, el ISIS o dos adolescentes aburridos en su cuarto (es tanta la pérdida de información que generan que la humanidad ha vuelto al papel); hay una nueva gripe llamada “del mono”; dimite el gobierno italiano y se instituye la ley marcial; Hungría quiebra; en Estados Unidos anulan el matrimonio homosexual y penalizan el aborto; el cambio climático genera intensas temporadas de lluvias, algo que, sumado a la radiactividad que ha llegado a Europa, provoca evacuaciones masivas y una normativa gubernamental por la cual toda persona que tenga una pieza ociosa en su hogar debe acoger a una familia de damnificados; se produce un nuevo crack bursátil y los bancos se quedan con el dinero de los ahorristas; hay una continua militarización de las calles y se crean campos de concentración para refugiados.

Todos estos temas tocan de una u otra manera a los cuatro hermanos: Stephen, agente de bolsa, pierde su trabajo, vende su casa en más de un millón de libras y ese dinero acaba retenido en el banco. Así pasa de ser un “lobo de Wall Street” a trabajar precarizado haciendo entregas de productos en bicicleta y su mujer lo acaba echando por descubrir que tenía una amante a la que visitaba asiduamente en su monoambiente; Edith es una activista de causas nobles que sufre la radiación de la bomba de Trump y que va a ser protagonista a la hora de desenmascarar al gobierno de derecha británico; Daniel es gay, trabaja para el gobierno en el área de Vivienda y se enamora de un muchacho ucraniano que llega a Inglaterra perseguido por su condición homosexual. Su situación no mejora porque en Europa dejan de perseguirlo por homosexual pero empiezan a perseguirlo por indocumentado; por último, Celeste, que padece espina bífida, también está expulsada del mercado laboral formal y es una de las entusiastas seguidoras de Rook si bien luego reaccionará contra la impunidad policial.

No tengo información alguna acerca de cómo se desarrollarán las próximas temporadas aunque hay un riesgo de que la corrección política y esa estúpida idea de que cualquier relato distópico debe también ofrecer una esperanza o una salida, acabe transformando una serie interesantísima en un rejunte de lugares comunes con buenos y malos. Ese germen está en la temporada uno en la medida en que entre los principales personajes parecen cumplirse “los cupos” tácitos. Esto es, tiene que haber un negro, un latino, una mujer, un gay, un discapacitado, un refugiado.

Asimismo, hacia el final, la tecnología aparece como instrumento de liberación y una gran revolución se produce cuando cada individuo decide acabar con la gente mala que siempre son los radicalizados, siempre es el populismo (en este caso de derecha), siempre es el Estado y siempre es la policía. La activista es la heroína y el resto se transforma en héroe en la medida en que sigue el modelo de la activista.

Sin embargo, aun con ese riesgo, me permito recomendarles fervientemente la serie, justamente, porque como varios comentaristas han señalado, lo interesante de Years and Years es que nos plantea que el futuro ya llegó, que la distopía es presente y que en el horizonte cercano, antes que autos voladores y un mundo cosmopolita y pacífico, lo que habrá es violencia, conflicto, tribalización, pauperización de las condiciones de vida de las mayorías y un crecimiento de la desigualdad.

En todo caso, el mensaje progresista de esperanza que es posible derivar de la primera temporada también habría que entenderlo como parte de un presente y un futuro que ya llegó y que convive perfecta y funcionalmente con todos los aspectos negativos recién señalados.

Entonces creo que hay que mirar Years and Years sabiendo que está limitada por el horizonte de posibilidades de un relato que pretende ser masivo y alcanzar varias temporadas pero que aun con esa limitación deja vislumbrar que hay otros relatos posibles como aquel discurso de la abuela hacia el final de la temporada que, si bien es el puntapié para una especie de “revolución ciudadana”, también es el discurso en que se hace un fuerte énfasis en las condiciones materiales de desigualdad. Así, encabezando la mesa y frente a toda su familia, la abuela dice algo muy interesante: debemos dejar de echarle la culpa a la economía, a Europa, a la oposición y al clima. ¿Por qué? Porque la culpa es de todos ya que no podemos resistirnos a comprar una camiseta de una libra que usaremos como camiseta de invierno y por la cual el que la realiza trabajando como esclavo en algún lugar de Asia recibirá 0,01 centavos; y porque no hicimos nada cuando en el supermercado reemplazaron a las cajeras por unas máquinas y lo aceptamos para poder llevarnos la mercadería sin tener que mirar a los ojos a la cajera que, por suerte, siempre cobra un poco menos que nosotros.

Claro que la realidad es mucho más compleja y que criticar a la cultura consumista sin más es un lugar común que se transita para que, paradójicamente, sea consumido por quienes se oponen al consumo. Pero frente a tanto cine inoculando ideologías varias, Years and years tiene el mérito de, al menos, estimularnos a pensar.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

12 COMENTARIOS

  1. A ver si lo entiendo. Dice el articulista “Lo más interesante, en cambio, es que los sucesos políticos, sociales y económicos que son parte de la inventiva de su creador son verosímiles” y nos pone los siguientes ejemplos, elijo algunos que he encontrado especialmente graciosos: Trump lanza una bomba atómica sobre una isla artificial china; en España, la ultraizquierda sustituye a la izquierda en el gobierno y comienza una política de expulsión de todo aquel que no tenga nacionalidad española (este es buenísimo); hay una nueva gripe llamada “del mono”; Hungría quiebra; en Estados Unidos anulan el matrimonio homosexual y penalizan el aborto; el cambio climático genera intensas temporadas de lluvias…..Hombre en los sueños húmedos de la progresía no dudo que estos “hechos” resultan verosímiles. El malvado Trump lanzando bombas atómicas, sí dame más, el cambio climático arrasa Europa, sí sí sigue no pares, Hungría, la bestia negra de Bruselas, quiebra, guauuuu así así que bien; se prohíbe el aborto en EEUU, uaaa que fuerte más más, hay campos de concentración, militares ahhhhhhhhhhhhhhhh no puedo más…en fin. Ahora eso sí lo de Podemos expulsando a los que no tienen la nacionalidad española estropea el sueño…..pero no, espera a ver si va a ser una errata y es la ultraderecha…..ahhhh ahora siiiiiiii, guauuuu que bien….. ¿oye por qué te arrodillas? calla que viene el delegado de Arabia Saudí y hay que respetar sus costumbres, no seas facha.

  2. Tristes, típicos, tópicos lo de estas series de risa madeinusa, churrería postmoderna, es la no historia real de a pie, lo “virtual” que tanto gusta, la papilla de lo establecido (el establishment, en la lengua del pirata) que controla y mantiene el orden para el bebé crónico, acrítico y estupefacto. El observar esto, en fin, todo un espectáculo.

  3. Normalmente las series de televisión tienen por objetivo inculcar en las mentes de los telespectadores ideas o ideales en boga. No he visto ninguna de las series que nombra el artículo, pero para distopías me he puesto hace unos días con Un mundo feliz de Aldous Huxley, cayó en mis manos dando un vistazo a la pequeña biblioteca de mis padres y me dije, bueno vamos a ello que siempre lo he aparcado, ya que no pude con Ulises de Joyce veremos si puedo con un mundo tan distópico o lo dejo a medio camino.
    Eso sí, espero no pasearlo tanto como hice con el Ulises en mi época universitaria donde andaba picando por aquí y por allá y en los círculos hippiesprogres parecía que todos lo tenían por libro de cabecera y era el culmen de la intelectualidad soltar alguna frase del libro. Con el tiempo me fui dando cuenta que nadie de aquellos se lo había leído.
    Hoy, los pijoprogres se hacen adictos a reinvindicar causas que según ellos salvarán a la humanidad pero como dice el artículo ” la realidad es mucho más compleja y que criticar a la cultura consumista sin más es un lugar común que se transita para que, paradójicamente, sea consumido por quienes se oponen al consumo”, en fin paso de series que me quieran llevar por el camino pijoprogresista y menos volverme adicta a su consumo…..cuando me pongo delante de una pantalla reconozco que es para ver chorradas tipo “chico conoce a chica” y si puede ser con final feliz y que me estimule a pensar poco. Mi mente ya es un bullicio de pensamientos como para tener que enfrentarme a ellos delante de una pantalla, ahí dejo que el cerebro se vacíe…..je cierto, también procuro encender poco la tele no vaya a ser que sin darme cuenta ese hueco intenten llenármelo de ideas perniciosas, si escapé de aquellos círculos hippiesprogresistas no vaya a ser el demonio que a estas alturas de mi vida caiga en los pijoprogresistas y me apunte a las travesías de la niña climática y termine consumiendo lo que ella come

    • Tenga cuidado con la traducción de “Un Mundo Feliz” yo hice una lectura comparativa de tres ediciones distintas y me reí mucho.
      “Una visita al doctor aleja de todo dolor”
      “Médico en cercanía, médico en lejanía” etc.
      No me pasó lo mismo con la traducción de Ulises, recuerdo que el prólogo a la edición era de José María Valverde y probablemente la traducción también, un buen trabajo.
      Ulises se resume en una frase, la gran ciudad como lugar intelectual, luego está Molly como la gran puta universal posmoderna (puterio positivo en la actualidad en la magnífica definición de Arcadi Espada) y poco más, aunque eso sí, regado de mucha erudición. Bromas aparte, “Un mundo feliz” siempre lo consideré la obra de un escritor menor, tanto es así que me divertía más comparar las traducciones que leer el libro, me pareció que como otros muchos autores menores se alejaba de la esencia para perderse por las calles de Dublín.
      Hoy sin embargo “un mundo feliz” o “1980” cobran sentido, no por ser buenas obras que se adelantaron al futuro sino porque el verdadero intelectual no tiene voz y los que hablan no tienen vergüenza intelectual.
      De todas formas disfrute la lectura, no sé qué pensaría ahora del libro, puede ser divertido volver a leerlo.
      Recuerdo que compré el “Ulises” en mis primeras vacaciones independientes de la familia que pagué con unas pre-vacaciones haciendo de esclavo recolector en una plantación. Cómo me lo pasé, me sentí libre por primera vez. De hippie nunca tuve nada, los pantalones bien doblados debajo del saco de dormir se planchaban solos, y luego con el Ulises bajo el brazo y recién duchado se corría el riesgo que una terrateniente quisiera hacerte un hombre responsable, algo que por supuesto nunca consentí, no había salido de Málaga para meterme en Malagón. Ahora quién me quiere cazar es Hacienda, pero lo tiene aún más difícil.

      • “Recuerdo que compré el “Ulises” en mis primeras vacaciones independientes de la familia que pagué con unas pre-vacaciones haciendo de esclavo recolector en una plantación. Cómo me lo pasé, me sentí libre por primera vez”.

        Je…eso no se si llega a un oximorón, vacaciones, esclavitud, libertad….Henry es usted un genio.

        No hay peores cadenas que las que nos ponemos nosotros mismos.

        En cuanto a la distopía de Un mundo feliz ya veré si logro hincarle el diente y que me quede un mínimo sabor agradable. Me ha picado la curiosidad y fui en busca del traductor Oh mon dieu parece que tengo entre mis manos el peor traductor de la obra, Ramón Hernández…pues es lo que hay, me salva que la de Ulises según usted y Catlo es la del traductor bueno .

        • Me han llamado hasta sabio por lo que no voy a tenerle en cuenta lo de genio. En realidad lo que he sido es un golfo irresponsable que se ríe de si mismo. Ahora solo me falta reírme cuando me pongo delante del espejo, que hacerlo del alma es muy sencillo.
          Últimamente estoy preocupado, he llegado a la conclusión que siempre he sido socialista practicante; irresponsable, nada previsor, derrochador, oportunista, embaucador…
          ¿Se ha fijado que “el Funciones” parece tener algún tipo de retraso o tara cognitiva?

          • Pero Henry, nada pero nada que ver genio con sabio….mucho, pero mucho mejor ser un genio, pero no ve que son quienes crean, quienes protegen incluso en las tradiciones antiguas portaban los secretos de la humanidad, quienes reparten dones y bueno también alguna que otra maldad pero , eso va en el oficio, lo genios tienen vida, inteligencia, son creadores y alguno hasta logra la sabiduría , entonces ya es el no va más
            Pero si le he echado un piropazo, piense en genios como Einstein, Shakespeare, Picasso, Hawking Mozart, Da Vinci…

            Y usted dudo que fuera un socialista practicante en tal caso un sibarita bon vivant que bien lejos está de la gauche divine del caviar.

            En cuanto a “¿Se ha fijado que “el Funciones” parece tener algún tipo de retraso o tara cognitiva?”…mejor no opino, sólo decirle que mi instinto femenino siempre me ha llevado a alejarme de hombres martini. No me gustaría estar en la piel de su esposa, con ello le digo todo.

          • Emme,.gracias por el piropo, no quería darme por aludido, me he puesto colorao, colorao, como una gamba con fiebre.
            Quería probar si el apodo, alias o mote de “el Funciones” se entendía bien. No ha fallado su perspicacia.
            Un cordial saludo.

  4. El sistema no pierde ninguna oportunidad para meternos su propaganda y las series es uno de los mejores vehículos con los que cuenta. Lo guay es lo friki, la activista de lo que sea, el gay, el negro, la trans (dicho sin ánimo de ofender, porque en la vida tiene que haber variedad). Sin embargo el mensaje que dejan estas series es peligrosísimo para la estabilidad de las sociedades, porque lo que pintan como “malo” es lo que hacemos la mayoría: vida corriente, pareja heterosexual, familia “convencional”, pocas estridencias. El ideal burgués, que nos ha traído las mayores cotas de progreso de la historia, se va por el desagüe.

    Aunque no lo creamos, la influencia de estas series en los jóvenes es tremenda y así nos va (traigo a colación el artículo de Disidentia de hace unos días “La juventud pasmada”. Hacia el abismo… a toda máquina.

    • El cine siempre se ha utilizado para eso. Todo comenzó con Walt Disney, humanizar a las ratas fue el principio de la peste mediática que deshumaniza al hombre. Hasta entonces los creadores enfrentaban a los personajes de la época a valores universales y eternos, al Ser pleno. A partir de ahí no se utiliza el cuento para enfrentar al hombre a su error sino para acostumbrarlo al error futuro.