El sabio Don Quijote le dijo a su escudero cuando le nombró gobernador de la ínsula Barataria: “Sancho, leyes pocas y que se cumplan”. Más tarde, Cervantes en sus Trabajos de Persiles y Segismunda” se refiriere a un cierto país de “leyes tan muchas como variables” y no precisamente para halagarlo.

Es un lugar común desde los orígenes de la civilización occidental la frase quijotesca “pocas leyes que se cumplan”, como lema del buen gobierno de las naciones. Lo contrario: muchas leyes que no se cumplan, es una deriva incivilizada por mucho que se haya impuesto como una realidad frente a los fundamentos de nuestra civilización.

Es bien sabido que el Derecho Civil romano, ese gran pilar de la civilización occidental, no fue creado por ningún jurista en particular, sino que fue el resultado de la recopilación ordenada de instituciones ampliamente experimentadas y aceptadas por la sociedad a lo largo del tiempo. Se atribuye, por ello, a Catón la siguiente valoración del orden jurídico romano: “No se basa en el genio de un hombre, sino de muchos: no se fundó en una generación, sino en un periodo de varios siglos y muchas épocas”.

La ley, en sentido clásico, es algo que se tiene que descubrir —a través de jueces y jurisconsultos— más bien que promulgar. Sus características son: generalidad, igualdad, certeza y discrecionalidad sometida a una justicia independiente.

La proliferación legislativa y la inseguridad jurídica se han convertido en una amenaza para la libertad individual e incluso para el quehacer empresarial

Frente a este concepto del Derecho, cobra cada vez más protagonismo la legislación ordinaria, que, frente al concepto secular de la ley, establece lo que debería ser en vez de lo que es mediante ordenanzas oportunistas y particulares. La legislación, además de pretender imponer la voluntad de otras personas en relación con nuestra conducta de todos los días, está cada vez más en manos de un poder ejecutivo —el legislativo está subordinado a él— que no cesa de producir nuevos ordenamientos con el añadido de una creciente deficiencia de calidad técnica.

La proliferación legislativa, y la inseguridad jurídica que conlleva, se ha convertido en una amenaza para la libertad individual e incluso para el quehacer empresarial y, por tanto, para el crecimiento económico.

Para Hayeck: “Probablemente, no existe otro factor que haya contribuido más a la prosperidad de Occidente que la prevalencia de la certeza de la ley.” Podría añadirse que la proliferación legislativa, que suele estar acompañada de la degradación de su cumplimiento, opera justamente en el sentido contrario: crea incertidumbre.

Desde 1970 hasta 2015, según la CEOE, se aprobaron en España 40.930 normas estatales, lo que equivale a una media de más de 900 cada año, a las que hay que añadir entre 300/400 normas de las comunidades autónomas, muchas otras procedentes de los ayuntamientos y las casi 20.000 directivas de la UE. Cada año –es decir: ¡todos los años!- los boletines oficiales del Estado y de las comunidades autónomas publican un millón de nuevas páginas.

En el Canadá y el Reino Unido ya se están aplicando mecanismos orientados a reducir su producción legislativa

En el Canadá y el Reino Unido ya se están aplicando mecanismos orientados a reducir su producción legislativa, y en EE.UU. se aprobó en 2017 la eliminación de tres reglas regulatorias por cada una nueva que se quiera introducir.

Aquí, sin embargo, no conformes con ser (seguramente) los primeros productores mundiales de normas contra la unidad de mercado, la función empresarial y la vida ciudadana, los políticos incentivados por los medios de comunicación que les acusan de gandules cuando no legislan, siguen poniendo todo tipo de obstáculos a la libertad humana y la vida empresarial.

En el último ranking del Banco Mundial, “Doing  business”, España ocupa la posición 28 y en “The Human Freedom Index 2017” de Cato y Fraser Institutes la posición 30. Obviamente los países que nos aventajan son más libres, dinámicos y ricos que nosotros; amén de mayores receptores de inversiones extranjeras que son cada más sensibles a estas clasificaciones.

No deja de ser sorprendente que la tiranía normativa de nuestros políticos encuentre votantes que la amparan

La creciente y ya agobiante invasión del Estado en la vida privada de la sociedad civil mediante regulaciones prohibitivas alcanza incluso a las ciudades, con Madrid a la cabeza. El totalitario proyecto de ingeniería social de su ayuntamiento, que pretende excluir la circulación de los automóviles por un espacio urbano de una dimensión que sobrepasa a una veintena de las mayores ciudades de España, es la quintaesencia de la delirante manera de pensar y hacer populista contra los legítimos intereses de la sociedad civil.

En todo caso, no deja de ser sorprendente que la tiranía normativa de nuestros políticos encuentre votantes que la amparan; quizás porque no pueden vivir sin que éstos les ordenen la vida. El problema es que no sólo ordenan la de ellos sino de todos los demás que quizás prefieren asumir sus propias responsabilidades, es decir su libertad, sin vender su alma al “diablo”.

Foto: Matthew Henry


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Ayúda a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

6 COMENTARIOS

  1. Tema muy sugerente, sin duda, este de la producción legislativa, devenida en diarrea, por parte de nuestros amados y nunca bien ponderados próceres.

    A día de hoy el problema no es el descomunal número de leyes que regulan nuestra vida, sino la arbitrariedad de su aplicación. Si la ley impone pagar a proveedores antes de 90 días, poco importa que la propia admón. pague cuando bien le plazca. Si la C.E. indica en su artículo 32 que “El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio”, se hace una relectura adecuada para que ahí quepa el matrimonio guei. Si también la C.E. dice que los miembros del CGPJ serán elegidos entre jueces y juristas, se adecúa ese “entre” para que signifique otra cosa. Y así mil.

    Se trataría pues de que la admón., con sus grandes cuerpos de abogados y jueces sumisos, puede incumplir las leyes que le obligan, pero ay del administrado que ose incumplirlas.

  2. “La proliferación legislativa, y la inseguridad jurídica que conlleva, se ha convertido en una amenaza para la libertad individual e incluso para el quehacer empresarial y, por tanto, para el crecimiento económico.”

    Lo bueno del fósil(68%)-militar-productivismo de cortijo estatal (algunos con liturgia de mal traductor traducen como “libre mercado”) es que ha creado la sociedad de siervos más rica en términos materiales de la historia.

    Lo malo, si se desacoplan las fuentes de energía con el flujo de renta emerge “lo militar” (estatal), lo cual no es algo distinto de lo anterior sino una continuación. En la crisis de 2008 lo experimentamos con el “socialismo para ricos”. Por ello, primera y segunda guerras mundiales pueden considerarse el culmen del Estado Moderno Liberal, mismamente las “revoluciones” de los matarifes estatales soviéticos. La fragilidad del Estado Liberal centralista en España, justifica en parte, la no participación.

    Es evidente, la filosofía no tiene mucho lugar, pues a diferencia de los profesor-funcionarios el filósofo predica y hace, su vida es su palabra (como Cristo). Y ese es el gran teatro de las sociedades actuales, su obra maestra el “zynismo” total.
    Sociedades el las cuales, sin el más mínimo reparo, podemos ver a partícipes (casi 50% de la economía) del aparato del Estado (militar) despotricando contra este mismo, ¡Vae victis!. El Totalitarismo Liberal,…

    El derecho consuetudinario es superior al derecho romano (imperial), además, la forma social y de gobierno “bárbara”, “la cosa”, el “Thing” es socialmente superior. Esta es una de las razones por las cuales, a pesar de ser un desastre en organización militar (militarproductivismo), los germánicos finiquitaron el imperio romano (feudalizado) para siempre. Y lo que quedó en pie, parió algo muy mejorable como el “corpus iuris civilis”.

    Por mucho que trate de enterrarlo la soldadesca del renacido imperio greco-romano, el liberalismo centralista (siglo XIX), la estatolatría liberal. Occidente también tiene lo germánico,…., por eso que lo etiqueten de derecho “romano-germánico”. Y es más, se obvia de forma pasmosa la diferencia entre países según su tradición orientada más a una u otra forma.

    El sacrificio social, también llamado justicia, en los sistemas imperiales es ejercido por “tribun-os” al igual que la producción del sacramento textual (ley).
    Pretender que los tribunos no imperativos renuncien a su “modus vivendi” no es mas que parte del delirio del buen siervo. Ese buen amo que buscan, el buen rey, el buen tribunal,…

    No hay democracia sin asamblea.

  3. Así es, la ley se ha convertido en un instrumento ideológico, una herramienta de imposición y de transformación social. Pero hay algo más: los parlamentos se consideran omnipotentes con la excusa de que representan la “soberania popular”, divinizando esta abastracción, que tiene evidentes aplicaciones prácticas pero que no puede pasar a categoria divina. Estos nuevos sacerdotes de ese nuevo dios, se arrogan el poder de cambiar la naturaleza de las cosas. El derecho, la ley, siempre ha tenido límites, no solo los derechos inalienables de las personas, anteriores y previos al Estado, como manifestación de la dignidad de todos los seres humanos, sino también la realidad objetiva. Hoy el parlamento considera que su voluntad es suficiente para alterar la naturaleza de las instituciones y la realidad objetiva. El caso de las leyes de género o del llamado “matrimonio” homosexual son claros ejemplo, por no hablar de las leyes de memoria histórica. En definitiva un poder tiránico ejercido paradójicamente en nombre de la democracia.