La semana pasada el nuevo director de The New York Times, A.G. Sulzberger, se estrenaba en el cargo con un Mensaje en el que analizaba la situación del periodismo. En su carta a los lectores hacía un acto de contrición en nombre de la cabecera neoyorquina y apelaba a los viejos valores que su abuelo, fundador del diario, había abrazado en su día. Muchos colegas, nacionales y extranjeros, se sintieron reconfortados por sus palabras y aprovecharon la soflama para sacar pecho. En su opinión, el bizarro Sulzberger tenía razón, la salvación del periodismo no estaba en las pociones milagrosas ni en la transformación, sino… en reivindicar el periodismo. Pero ¿en qué se sustanciaban sus propuestas? Salvo vagas generalidades, declaraciones de intenciones y lugares comunes, en nada.

De un tiempo a esta parte este tipo de discursos se han vuelto recurrentes. Pero lejos de acertar en el diagnóstico y, por lo tanto, en la terapia, caen una y otra vez en un vacuo voluntarismo que pone de relieve la obcecación de quienes hoy por hoy dirigen el rumbo de los diarios. Por más que apelen a su responsabilidad para con el público, no hacen sino utilizarlo como coartada para preservar su influencia.

¿Crisis? ¿Qué crisis?

La rebelión del público contra los mandarines de la prensa

Lo primero que hay que puntualizar es que el periodismo no está en crisis, al menos no en el sentido negativo que se suele adjudicar al termino, está en transformación. Los que están en crisis, en un sentido negativo y aparentemente terminal, son muchos diarios y su trasnochada relación con el público.

En realidad, para el profesional se abre una ventana de oportunidad… siempre y cuando deje de comportarse como un funcionario o un activista de medio pelo, acepte que los días de vino y rosas no volverán, aprenda a aceptar riesgos y dedique tiempo y esfuerzo a ilustrarse y también a comprender las reglas de Internet; reglas que no sólo afectan a la profesión de periodista, sino a otras muchas que no gozan de la salvaguarda de los boletines oficiales.

La revolución de Internet proporciona una independencia que, en las viejas y vetustas redacciones de los diarios, tan jerarquizadas, antipáticas e inflexibles, es imposible alcanzar

Nunca antes el buen profesional ha tenido tan a mano, de forma individual, tantas y tan buenas herramientas para crear contenidos, enriquecerlos, difundirlos e incluso monetizarlos. De hecho, la revolución de Internet proporciona una independencia que, en las viejas y vetustas redacciones de los diarios, tan jerarquizadas, antipáticas e inflexibles, es imposible alcanzar.

La agonía de los viejos mandarines

La mayoría de grandes diarios, si bien han ido dejando atrás el papel y adoptado las nuevas tecnologías, apenas han cambiado su modelo de organización, su visión del producto y, lo que es más desolador, su relación con el público, al que colocan siempre en un segundo plano, muy por detrás del poder político y económico.

Los diarios siguen comportándose como nodos de influencia, a través de los cuales, por fuerza, el lector ha de discurrir. Sin embargo, hoy la gente circula por donde le da la real gana y va donde le place. Y resulta penoso contemplar a los viejos mandarines subir al altar de la sagrada información, a impartir su homilía, como si aún conservaran su viejo poder.

En efecto, siguen creyendo que la clave está es convertirse en supermercados de la información, establecimientos virtuales a los que el público acceda en masa, se pasee por sus atiborrados lineales y compre un buen lote de sus productos, una filtración política o económica, un reportaje lacrimógeno y políticamente correcto, una crónica tan poco original como incalificable y una moralizante denuncia de alguna supuesta lacra social.

Los odiados agregadores están haciendo la labor de discriminación que los periódicos, empeñados en ser omnipresentes y todopoderosos, se niegan a hacer

Pero frente a su masificación de contenidos, donde cada vez resulta más complicado separar el trigo de la paja, Internet está forzando la segmentación, es decir, los odiados agregadores, en colaboración con el público, están haciendo la labor de discriminación de la información que los periódicos, empeñados en ser omnipresentes y todopoderosos, se niegan a hacer.

Internet es un poderoso generador de nichos de mercado. Y lo es en beneficio del público, no en su perjuicio como se quiere hacer creer. La capacidad de interacción y comunicación que la Red proporciona para compartir intereses y discriminar contenidos, actúa como un potente filtro que anula la pretensión de los diarios de imponer su menú informativo. Un desafío al que los medios están respondiendo dando palos de ciego; es decir, aumentado aún más la variedad de sus contenidos y emborronando su ya enloquecido “scroll”.

La rebelión del público contra los mandarines de la prensa

Facebook, Twitter y Google: los enemigos útiles

Los directores y editores tienen razón al señalar a Facebook, Twitter o Google como poderosos adversarios a la hora de controlar y monetizar la información. Sin embargo, no han sido las nuevas plataformas tecnológicas las que han colocado a los diarios en una situación límite: han sido sus directores, editores y gestores.

Los diarios no sólo se sumaron tarde y mal a revolución tecnológica, sino que todavía creen que pasar del papel al bit fue un deshonor

La revolución de Internet no es un fenómeno nuevo, ha sido un proceso relativamente largo. En sus comienzos, los diarios no sólo partían en igualdad de condiciones que el resto, sino que gozaban de cierta ventaja. Deberían pues haber sacado mucho más partido de la revolución tecnológica. Sin embargo, no sólo se sumaron tarde y mal, sino que todavía creen que pasar del papel al bit fue un deshonor.

Han aceptado el nuevo ecosistema a regañadientes, pero no así los cambios de estructura, de jerarquía y de mentalidad que los tiempos demandan. Por eso, cuando a sus directores les toca asumir los costes de su obcecación, se dedican a demonizar a los gigantes tecnológicos. Pero sus lamentaciones suenan “populistas”, porque ante problemas complejos responden con simplezas, trasladando la responsabilidad de sus fracasos a un enemigo exterior. Lo cierto es que la tecnología estaba ahí desde el principio, al alcance de su mano, pero en vez de aprovecharla desperdiciaron un tiempo precioso en preservar sus privilegios.

Servir al público de nuevo

Tal vez la insana relación entre poder y periodismo tenga algo que ver en el desconcierto de los directores y editores de diarios, también en el nerviosismo de políticos y tecnócratas. Quizá a todos les ha cogido por sorpresa la creciente pérdida de control sobre la opinión pública. Sea como fuere, lo cierto es que Internet está ejerciendo una enorme presión sobre las viejas relaciones entre poder, información y sociedad. Pero la respuesta que los directores como Sulzberger alcanzan a balbucear es un vacuo discurso voluntarista. Peor aún, para estos directores dinásticos cualquier tendencia que desafíe la vieja influencia de los diarios tiene su origen en la posverdad, las fake news, el clickbait, el populismo… y la ignorancia. Quién sabe, quizá lo que les preocupe no sea tanto la ausencia de objetividad como perder el monopolio de la manipulación.

No podemos viajar en el tiempo y regresar del futuro con las respuestas a las incógnitas del presente, sólo podemos opinar y hacer conjeturas. Esta es la verdad. Pero hay algo que sí sabemos: el público se ha rebelado. Y más les vale a los mandarines de la prensa espabilar, al menos hasta que los tecnócratas encuentren la manera de amordazar Internet, lo que a buen seguro intentarán.


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad. Muchas gracias.

Hazte Mecenas Disidente

17 COMENTARIOS

  1. “Quién sabe, quizá lo que les preocupe no sea tanto la ausencia de objetividad como perder el monopolio de la manipulación.”

    Soberbia reflexión-resumen final.

    Claro que lo sabe alguien. Usted, por ejemplo. Y todo aquel que no sea idiota, ignorante en el tema, ciego voluntario o parte interesada.

    Tienen miedo. Por primera vez. Y es muy duro para ellos sentir el miedo cuando desde siempre sólo estaban habituados a darlo.

  2. Buenos días.
    He leído la lista de colaboradores de este medio y me ha levantado el ánimo.
    Si no dejan entrar a los clásicos vendidos al poder, este medio puede ser el germen del cambio real en la política española.
    Falta mucho para éso evidentemente y es muy difícil, pero pienso que hay amplios sectores de la sociedad que están literalmente hasta el gorro e indignados ante la situación actual.
    Pienso que va a ser mi medio informativo de referencia.
    Saludos.

  3. Lo primero de todo, mis más sinceras felicitaciones a los sres Benegas y Blanco y a todos los colaboradores que hacen esto posible, y mis mejores deseos para esta andadura que comienza. Todo un reto ante la situación real de los medios.
    Felicidades.

  4. Hace años que no compro un periódico pero cada vez leo menos prensa digital. Me aburre soberanamente leer un periódico digital, de hecho para leer noticias suelo acudir a las agencias de información y si es posible cuanto más corta sea la noticia mejor que mejor, sí, por supuesto entro en algunos medios en busca del artículo de algún periodista o articulista que me gusta para leer su opinión sobre algún tema e incluso para leer a algunos foreros que sé que participan en algunos lugares y muchas veces se obtiene de ellos más información que de todo un periódico.

    No creo que los periodistas estén muertos, simplemente están buscando su espacio para adaptarse a un nuevo medio y a nuevas necesidades del público pero si creo que los periódicos, hasta los digitales, están falleciendo, creyeron que la vía digital podría salvarlos y más bien los ha llevado a una desaparición más rápida. No pueden pretender sobrevivir en el siglo XXI con un formato, por mucho que sea digital, del siglo XIX.

    Tal vez el camino sea éste, el de Disidentia, ha empezado hace años con los blogs pero a este nivel, reunir en un lugar que no es un periódico a periodistas, articulistas de prestigio o especialistas en determinadas áreas para tratar temas de actualidad me parece muy interesante.

    Les deseo mucha suerte.

  5. En primer lugar felicitar a los responsables y colaboradores por “Disidentia”, en segundo lugar disculparme por no ser aún suscriptor, no es por la pasta, es por el compromiso, nunca lo he llevado bien, casi prefiero la donación en negro, políticamente más correcto.

    Quizás de los últimos acontecimientos políticos a nivel nacional e internacional que han tenido repercusión en los medios digitales, Ucrania, Trump, Venezuela, Cataluña, podemos sacar conclusiones opuestas o similares dependiendo de si nos dejamos llevar por el desenlace de los mismos. Personalmente creo que las redes sociales no modifican el “momento crítico” del acontecimiento, aunque sí nos proporciona una información fiable de un sentir general ante un hecho
    determinado.
    En Ucrania por ejemplo se utilizaron para despertar un odio profundo arraigado en una gran parte de la población contra Rusia siendo utilizado para beneficio de grupos de poder que logró parte de sus objetivos con la excepción de Crimea. En Venezuela fueron utilizados por una mayoría de la población y opositores para intentar derrocar un régimen dictatorial sin ningún éxito al fracasar en el desarrollo de la acción material, que no en la acción virtual. En el caso de Trump su victoria hay que achacarla más a su discurso que a la influencia que dicen sus adversarios en las redes sociales. Cataluña sin embargo nos aclara mucho más sobre la verdadera influencia de las redes. Estando el golpe de estado perfectamente diseñado y contando con todos los medios humanos y materiales para desarrollarlo, fracasan estrepitosamente sin tener siquiera la oposición de medios generalistas o institucionales. El fracaso radica en el mismo motivo que propició el éxito del golpe en Ucrania y el fracaso en Venzuela, la masa crítica y la acción. Por eso tengo la impresión que las redes sociales o los medios digitales poco pueden modificar los sentimientos profundos o la fuerza del poder.

  6. Casi de emergencia el establisment socialdemócrata ha creado una comisión en bruselas supuestamente para atajar las fake news rusas que según ellos llevaron a Trump a ganar las elecciones y causaron el Brexit, pero la realidad es que al ver que están perdiendo el monopolio informativo y sobre todo el de la manipulación intentan retomar el control censurando todo aquello que consideren como fake news, lógicamente los medios tradicionales para el establismente los “fiables” se han apuntado a esto a cambio de más subvenciones, pero es una batalla que tienen perdida ya que para volver a controlar la información tendrán que apagar completamente Internet, es que ni siquiera los régimen autoritarios han podido evitar que circule la información que no les conviene por la red.

    http://europa.eu/rapid/press-release_IP-17-4481_es.htm

  7. Es muy duro renunciar a las subvenciones al papel a la gran inversión en maquinaria editorial y ya no digamos a las encubiertas institucionales o del IBEX.
    Apartando su linea editorial de la conducción borregil,sólo les queda convertirse en impresoras de ofertas de :Lidl,Conforama,CI,Gadis..sector muy competitivo al que puede acceder cualquiera con maquinaria de segunda mano.

  8. Hola Benegas. Estupendo trabajo. DISIDENTIA es rechula y molona. Y apabulla la parrilla de artículos y colaboradores. Enhorabuena. Tan pronto sobreviva a la cuesta de enero echaré unos euros para ayudar.

  9. Hemos llegado hasta aqui:

    Informacion en grupo cerrado: whats up, line o otra clonica
    Información corta abierta: tweeter
    video compartido en streamming: periscope
    cadena de televisión privada: youtube
    Paginas personales: facebook
    comunicacion video persona-persona: skype
    relaciones persona-persona tinder……y cientos mas
    pseudodiarios: los infinitos blogs, o portales tipo wordpress, etc ya casi standard, como el de este disidentia.
    informacion general: google, wikipedia…..
    portales específicos laborales (likeddin), inversiones…(Bloomberg), meteorologicos (weatherunderground), servicios bancarios (varios) administracion….
    compras (amazon, ebay, alibaba)
    musica streamming (spotify…)
    video a la carta y productoras (netflix, amazon prime, hulu…)
    Quien habla de crisis?

    Jamas en la historia de la humanidad habiamos tenido tantas herramientas de comunicación y con tantas variantes de recibir información o emitirla. Jamás.

    El paradigma ha cambiado efectivamente y lo ha hecho en menos de un decenio. De hecho en 5 años el mundo ha cambiado. Todo es casi instantáneo y global. Las implicaciones con los grandes monopolios y macroempresas ligadas al poder son enormes.
    Que valdra una cadena de tv en dos años? y un periodico de papel en uno?
    Cuanto valen google, facebook, ebay, netflix, amazon los grandes winners de momento?

    El que no se adapte ya es obsoleto.
    El mundo ha cambiado para siempre.

  10. Yo pensaba que usted era plenamente libre para publicar lo que quisiera en VozPopuli.

    Y libre no significa hacer lo que a una le venga en gana, sino poder desarrollarse en función de las circunstancias. Tenga en cuenta que en VozPopuli dependían de los ingresos publicitarios o de quien pagaba las nóminas.

    Y quien paga, manda. Aunque tampoco sea libre (del todo).

  11. Buen artículo. Os deseo lo mejor en esta aventura de crear un foro de discusión nuevo y diferente. Somos muchos los que queremos leer, contrastar y opinar; pensar y exponer ideas, nuevas o viejas, desde el respeto y la buena lid… Enhorabuena y suerte otra vez.

  12. Voy a echar un cuarto a espadas, no como Juan de Mairena se refería en uno de los apotegmas machadianos “aquellos en que esas espadas no eran viejas” al NYT a través de su digital Benegas.

    “Grammar and Usage” es una sección de dicho diario que Vd. podría dejar anticuada si me permite meter un gazapo a posta o aposta (a drede) léxico o sintáctico u ortográfico en los posts que le remito a cualquiera de sus escritos para que la creciente parroquia de estudiantes de español allende el atlántico escudriñen, se entretengan a la vez que se empapen del mensaje transmitido.

    Con el tiempo podríamos superar al famoso “Crossword” del Times.
    Es solo una idea descabeyada. Buenas noches.

    • Benegas se ha adelantado a su petición de meter un gazapo, ha viajado al futuro para leer su comentarioy ha metido el gazapo en el texto “Nunca entes el buen profesional ha tenido tan a mano, de forma individual, …”

      Como usted no lo ha descubierto, de momento el marcador va Benegas 1 – Reliable1 0.

      Espero que no le moleste mi broma, befa, mofa o cuchufleta. Sin acritud.

      • En absoluto. Tenemos que pasárnoslo bien en esta “secioncilla”.

        Ya me estoy haciendo cruces cuando Benegas, que domina el ComScore, vea como entran guiris disidentiatas matando dos pájaros de un tiro: leerse de cabo a rabo el artículo en busca del gazapo léxico, sintáctico, etc., como el que busca a Wally, e impregnándose de nuestras cuitas. Un saludo cordial.

Comments are closed.