Uno de los presidentes del PP del Congreso de los Diputados me confesó en su despacho: “Guillermo, no hay que empeñarse. Así como el PSOE reconoce a la derecha superioridad en asuntos de economía, nosotros es absurdo que peleemos con ellos en los temas de cultura y educación. Ese es su terreno.”

El inminente cierre de la Revista de Libros, la más prestigiosa publicación de reseñas de libros de España, indica la crisis y decadencia de canales de debate cultural, no sectarios, que padece la derecha liberal española.

Extendida la opinión de aquel presidente del Congreso a todos los ámbitos políticos y empresariales, resulta evidente que la derecha ha dejado por imposible el combate por las ideas y la cultura en los medios de comunicación: prácticamente todo está en manos de la extrema izquierda, los separatistas y la izquierda.

Salvo excepciones, los suplementos culturales no recogen noticias de autores en favor de la libertad y de la sociedad abierta

Si leemos con atención el suplemento cultural Babelia es evidente que se trata de un poderoso instrumento de indoctrinación izquierdista sin una sola línea que no esté al servicio del dominio cultural neototalitario: así se explica que, salvo excepciones, los suplementos culturales no recojan noticias de autores en favor de la libertad y de la sociedad abierta.

Lo más penoso de este tema es que lo poco que queda en la derecha como suplemento cultural en El Mundo y en ABC está a por uvas. Tienen las mismas limitaciones y complejos que la derecha política.

Una derecha política que cuando gobierna da todos los premios culturales a izquierdistas que les odian, no les votan y hacen propaganda contra España, la historia de España y la libertad.

Ejemplo: el director de cine Fernando Trueba quien, ante un pasmado ministro de educación y cultura, dijo el día que el ministro le entregaba el Premio Nacional de Cinematografía: “Nunca me he sentido español, ni cinco minutos de mi vida”, “Siempre he pensado que en caso de guerra iría con el enemigo” y “Me hubiera gustado que Francia ganara la Guerra de la Independencia”.

14 años el PP en el gobierno para seguir dando premios a ‘Truebas’. Los próximos, PP y Cs, seguirán igual.

Foto: Ruben Ortega


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, con una pequeña aportación, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad pensamiento, opinión y expresión.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorLos modelos climáticos están sobrecalentados
Artículo siguiente“La trampa de la diversidad”: una crítica desde la izquierda
Guillermo Gortázar
Nací en Vitoria en 1951. Estudios en San Sebastián, Madrid y en La Jolla, California. He sido “político” cuatro años contra el franquismo por las libertades, entre 1972 y 1975. Licenciado en derecho y Dr. en historia. Después de quince años en los que trabajé en banca, enseñanza media y universidad, retorné a la actividad política en 1990: fui diputado en tres legislaturas, hasta mi dimisión en 2001; inmediatamente después, volví a mi plaza de profesor de historia en la Universidad. El cesarismo en el PP y el nulo o escaso debate político terminaron por convencerme que aquello (esto) no terminaría bien. He dedicado buena parte de mi obra reciente a criticar la deriva partitocrática que, a mi juicio, es la base de la crisis política española. Para ampliar estos puntos de vista, publico un blog diario. Sugiero consultar libros y publicaciones en mi página web personal. 

7 COMENTARIOS

  1. No entiendo que es ser Liberal. Todo el que conozco que se llama a si mismo liberal, es del PP. Para mi es un franquista agiornado tenga poco pelo o aspecto de yuppie. No soy de izquierdas, y no entiendo bien España; pero si los liberales son franquistas, si puedo comprender por que estos liberales no entienden a la izquierda. Se quejan de que la izquierda no quiere a España, y desprecian su cultura y sus instituciones cuando la derecha franquista que mató a sus abuelos y padres representaba esa España y esas instituciones. Culpen a Franco del desapego del pueblo español a su nación, no culpen a la ideología socialista por que sus hijos renieguen de tan siniestro pasado para ellos.

  2. Leyendo su reflexión, he recordado una interesante entrevista que dejo en el enlace. Lo cierto es que los debates entre liberales y sobre el liberalismo siempre están versados en política y en economía como la estructura o el telón de fondo capaz de dar origen y sostener todos los ámbitos de la sociedad: cultura, educación, arte…
    Es decir, que a lo mejor la seña de identidad de los pensadores liberales es la de hablar y debatir sobre política y economía, dejando pocas manifestaciones en otros campos que conforman la cultura. Incluso puede haber intelectuales, escritores o artistas considerados de izquierdas que pueden llevar un lberal dentro sinenterarse. Simplemente que a la hegemónica izquierda que suele demonizar y estigmatizar todo lo que huela a liberal, le parecería inadmisible poner esa etiqueta a pensadores que ellos tienen como referentes:
    Por ejemplo al protagonista de esta entrevista le criticaron por decir que Sartre era “semiliberal”, cuando para él “su obra filosófica más importante, El ser y la nada, es una especie de himno al individuo soberano, una causa liberal. Me criticaron porque en muchas otras cosas no era liberal. Por otro lado, para mí la idea más importante del liberalismo es que considera que las sociedades están en conflicto y que el debate es la única manera de hacer política. Y para tener debate necesitas desacuerdo, oposición. Esto creo que es cierto dentro del propio liberalismo. Siempre tendrás a gente discutiendo sobre quién es el dueño del liberalismo. Nadie lo es. Mi liberalismo es una carpa muy grande”.

    https://www.letraslibres.com/espana-mexico/revista/entrevista-edmund-fawcett-el-liberalismo-es-muy-aburrido-pero-es-la-unica-manera-decente-hacer-las-cosas

  3. Otro ejemplo de la estulticia de la derecha oficialista nacional, en concreto de uno de sus voceros mediáticos, ni más ni menos que la cadena de los obispos católicos, la COPE. Una mañana de éstas se decía que la nueva presidenta de la comisión europea debería enfrentarse, entre otros muchos problemas, a los países que ponen en peligro los valores europeos, Hungría y Polonia, es decir los dos países europeos que defienden los valores cristianos en el seno de la UE.
    La buena noticia es que parce que Vox sí va a afrontar la batalla cultural. Verr a Santiago Abascal en la tribuna del Congreso de los Diputados, arropado por 23 diputados, recordándole a la PSOE las conductas delictivas de su fundador y de Indalecio Prieto, fue realmente una gran satisfacción.

  4. Lo que hay que tener es un par en cada momento: si el ministro los hubiera tenido en ese momento le hubiera quitado el premio. Yo, que soy demo(á)crata y paso de “posicionamientos políticos” pero me gusta la gente íntegra y consecuente con un par sea de donde sea. Un ejemplo de un par de ovarios:

  5. La derecha española ni sabe hacer política ni sabe hacer cultura. Quizás César Vidal o Trevijano, antagónicos en su personalidad pueblerina sean un ejemplo de pensadores desperdiciados por la derecha. Hay más, Gustavo Bueno, Dalmacio Negro, y tantos otros.
    La frase de Trueba solo demuestra su mediocridad intelectual, solo un español puede decir algo así en su época adolescente, de adulto sería negar la evidencia. Si algo caracteriza al español es su capacidad de cagarse en la puta madre que le parió.
    Lo que sucede en España con la cultura se debe más a un prejuicio que a la realidad, aunque algo de cierto hay en la gestión y valoración de la cultura.
    La izquierda la utiliza para sus fines políticos, la derecha la ignora o entra en un debate viciado que tiene perdido de antemano. Ni una cosa ni la otra beneficia a la cultura y por lo tanto tampoco a la sociedad.
    Ayer hablaba con un amigo pintor y me contó que estando interesado en saber de otro pintor amigo después de años de distancia sintió curiosidad por ver la evolución de su obra, veinte años atrás era un pintor expresionista abstracto y hoy es un pintor de pateras subvencionado. Quien me contaba esto era el mismo pintor que me decía que había votado a VOX y que si muchos votantes de VOX vieran su obra se escandalizarían.
    Recuerdo que en una ocasión me llevaron a una fiesta de perroflautas podemitas en la que yo era el pijo aparte inoportuno. Las miradas de rechazo por parte de los asistentes me motivaron más de lo que yo suponía, el humo de los porros, el whisky y un profesor de filosofía con unas rastas hasta la cintura hicieron el resto, aún recuerdo la mirada embobada de su novia cuando comencé a rebatible y como antes de salir de la fiesta con discreción me dió un número de teléfono al que nunca llamé. No se debe vivir la vida repetida.

    En España no hay debate cultural, nunca lo ha habido, como tampoco creo que lo haya en otras sociedades, y además, si el arte sirve de algo es para no servir de nada. El arte, la cultura, no son más que amigos muertos con los que pasar el rato.
    Otra cosa es el debate intelectual que también niega la derecha, y rebajado hasta los más bajos instintos utiliza la izquierda.

    Voy a poner un ejemplo reiterativo:
    La ley de violencia de género.
    Los cronistas oficiales del asunto dicen que no hay estadísticas ni estudios anteriores al año 2003, pero esto no es obstáculo para que la ley tenga su origen en 2004 y en el año 2003 ya se hable de “terrorismo machista” en el periódico “El País”.
    Esta aberración jurídica, este despropósito intelectual y está sorna sicológica no debe desmontarse intelectualmente sino cinematográficamente, mucho más efectivo para la masa.
    Bastaría llamar a la ley, Ley Pre-Crimen y nombrar como “Precognitiva” a Carmen Calvo a la manera del libro y película “El informe de la minoría”.
    Aún es más interesante la paradoja que se produce en la “ley de violencia de género” que en el libro, puesto que en este caso no se evita ningún crimen sino que los duplica.
    Creo que este ejemplo basta para desmontar todas las imbecilidades que se han dicho al respecto, injusticias y muertes que se podrían haber evitado al no desencadenar con la detención y acoso la resolución del trauma de la peor forma posible.

    https://es.wikipedia.org/wiki/El_informe_de_la_minor%C3%ADa

    • Estimado Henry, estando de acuerdo con su comentario discrepo con esta afirmación “y además, si el arte sirve de algo es para no servir de nada. El arte, la cultura, no son más que amigos muertos con los que pasar el rato”

      Depende de que lado se mire el arte de quien lo contempla o de quien lo realiza e incluso hay quien realizando y contemplando siente el arte como pura vida. Al menos para mi el arte es pura vida, nunca se me ha ocurrido tenerlo como un amigo pero bueno puede que sí, que sea un amigo incluso un amante al que acaricias con la mirada, con las manos y con la piel.

      Quienes amamos el arte sentimos verdadera vida tanto en su contemplación como en su realización, en una mera hoja en blanco y con un mero lápiz se plasman ideas, formas, sensaciones, sentimientos..y que decirle de todo lo que se puede hacer en un lienzo , en un bloque de mármol, en un trozo de madera o un mero trozo de arcilla. El arte es pasión, unas veces transmite paz, otras rabia, belleza, deseo… incluso muchas veces nada entonces a mi no me gusta pero ello no quiere decir que quien hizo la obra, en el momento de su realización no sintiese que le iba dando vida poco a poco

      Hay obras que hablan por si solas, son un paseo por las vidas de tanta gente que es imposible ver en ellas amigos muertos, de hecho, suele pasar con los retratos es una manera de que siempre permanezcan en el mundo de los vivos. Me viene a la mente la tradición fotográfica que hubo durante mucho tiempo en Galicia de retratar a los difuntos, unas veces solos y otros acompañados de los vivos. Con ese retrato se daba un nuevo status social al difunto, se había ido del mundo de los vivos pero siempre estaría entre ellos, su alma se iba pero quedaba para siempre una fotografía para tenerlo cada día presente, más de una vez la única que existía.

      Ay Henry……me pongo a contemplar las Hilanderas y me dan ganas de acariciar hasta el gato que aparece en el suelo o trepar por la escalera que aparece a la izquierda para no perderme ni una palabra de la discusión entre Atenea y Aracne o fisgar en el tapiz del fondo y cruzar los dedos para que la pobre Europa vaya bien sujeta al cuerno de Zeus y no caiga antes de que el osado Dios la convierta en la primera princesa de Creta.

      No me diga que no hay vida en el arte, contemplándolo se vive aunque sea con la imaginación y quien lo hace, crea y quien crea, no está muerto.