El curioso fenómeno del terraplanismo gana adeptos y espacios en los medios de comunicación a un ritmo vertiginoso. Aunque en un principio estuviera restringido a una teoría conspirativa propagada por videos de Youtube, lo cierto es que más allá del consumo irónico o la curiosidad, hay personas a lo largo de todo el mundo que se definen como terraplanistas y que han organizado encuentros en Inglaterra, España, Estados Unidos y Argentina, país en el que, vaya paradoja, se reunieron en una ciudad de la Provincia de Buenos Aires denominada “Colón”.

Los terraplanistas dicen apoyarse en fundamentos científicos para fundamentar su teoría de que la Tierra no es esférica además de tener, a su favor, el sentido de la vista y alguna lógica elemental de larga data que dificultaría, a quienes no sabemos de astronomía ni de física, comprender cómo puede ser que vivamos, sin caernos de cabeza, en una planeta esférico que gira alrededor del sol. Asimismo, afirman que los cálculos que se hacen desde Eratóstenes están equivocados y que la NASA es parte de una gran conspiración que presenta fotos del espacio exterior manipuladas. En este sentido, el terraplanismo podría ser un ejemplo más de las teorías conspirativas que circulan en la web y que son capaces de afirmar que el holocausto no existió, que las Torres Gemelas cayeron por una gran implosión, que Elvis Presley no murió y vive en Argentina, que nadie ha llegado a la luna, que las vacunas causan autismo, etc.

A propósito, algunas semanas atrás, en la sección que el diario El País le dedica a la ciencia, el periodista Javier Salas escribió una nota con algunos datos interesantes. Se llama “No puedes convencer a un terraplanista y eso debería preocuparte”, y entre otras cosas indica que solo el 66% de los jóvenes estadounidenses de entre 18 y 24 años está plenamente seguro de que vivimos en un planeta esférico y que los algoritmos que manejan Youtube, y que nos sugieren nuevas opciones después de ver cada video, llevan siempre hacia aquellos videos más viralizados que suelen ser los más polémicos y radicales.

Quien piensa distinto, en el mejor de los casos, está equivocado y, en el peor, es el enemigo al que hay que destruir, aquel que forma parte de una gran confabulación mundial al servicio de vaya a saber qué interés de gente poderosa contra los cual hay que luchar heroicamente

Esto genera una confirmación de sesgo y ayuda a que los debates se polaricen. Pero Salas también afirma que lo que ocurre con el terraplanismo es el síntoma de otra cosa. En otras palabras, se trata de un fenómeno representativo de la crisis de determinadas instituciones y sobre ese punto quisiera ahondar porque la humanidad siempre ha estado atravesada de falsas creencias y pseudo ciencias pero la resistencia a las evidencias y la falta de disposición a la escucha se viene acentuando en los últimos años, probablemente ayudado por la capacidad asociativa y de difusión de aplicaciones y redes sociales. Porque no hace falta ingresar a la discusión acerca de si la Tierra es esférica para darse cuenta que en prácticamente todos los debates que atraviesan la esfera pública nos encontramos con individuos que no están dispuestos a revisar sus argumentaciones ni siquiera ante los datos más evidentes. Quien piensa distinto, en el mejor de los casos, está equivocado y, en el peor, es el enemigo al que hay que destruir, aquel que forma parte de una gran confabulación mundial al servicio de vaya a saber qué interés de gente poderosa contra los cual hay que luchar heroicamente. Insisto: no es solo el terraplanismo. Son prácticamente todos los debates públicos en materia moral, social, económica y política.

Si bien está claro que el irracionalismo posmoderno no es nuevo, parece haberse generalizado un escepticismo mal entendido, como si la desconfianza supusiera un status y como si el cambio de opinión fuera siempre una defección. Y no creo que este fenómeno se les pueda achacar sin más a Marx, Nietzsche y Freud, pensadores que Paul Ricoeur denominara, “de la sospecha”, pues más bien parece representar todo un espíritu de época que ellos han ayudado a constituir pero el cual, por supuesto, también los excede.

Con todo, lo cierto es que sin instituciones de referencia, caída en el descrédito la política, la ciencia, la religión, la justicia y cada vez más rotos los vínculos comunitarios que construyen confianza, todo parece reducirse al “te creo” o “no te creo”, esto es, una creencia que ni siquiera está dirigida a una institución o a una trascendencia sino a la afirmación circunstancial de quien en su decir confirma mi sistema de valores y la lucha épica del enjambre cibernético de hoy.

Y una sociedad en la que simplemente tenemos creencias que no son capaces ni deseamos que sean sometidas al tribunal de los datos, no puede generar ni debates ni diálogos, sino simples monólogos que fingen interactuar simplemente porque se suceden en el tiempo. Esto se ve muy claro en los presuntos debates que organiza el periodismo y muestra que éste es uno de los principales responsables de la situación actual. No solo porque su descrédito está absolutamente bien fundado sino por dos razones más. La primera es la forma en que el periodismo se posiciona de cara a la sociedad, esto es, su pretendida neutralidad entre opuestos. En otras palabras, el periodismo, en su necesidad de aparecer como la posición más razonable, el justo punto medio de cara a la sociedad, construye opuestos a los que les da la misma jerarquía aun cuando no la tuvieran. En este sentido, la evidencia científica acerca de la esfericidad de la tierra o, por citar otro ejemplo, la evidencia científica abrumadora en torno a la teoría de la evolución, tiene el mismo espacio que el terraplanismo o la teoría del diseño inteligente. Todo para que el presentador pueda estar “en el medio” de vaya a saber qué, como si la verdad pudiera obtenerse por promedio.

La segunda razón, muy atada a ésta, es que los debates entre posiciones radicalizadas generan expectativa y mayores clicks en las publicaciones, lo cual deriva, naturalmente, en mayor rédito económico. En este sentido, al periodismo no le interesa en particular ningún debate, ni el de la inmigración, ni el del lenguaje inclusivo, ni el de las vacunas, etc. Solo le interesa que haya clicks. Cuando deje de haberlos, por las razones que fueran, esas controversias desaparecerán de la agenda.

Para los que creemos en algo así como “las instituciones”, en que no todas las evidencias son controvertibles, en que no todo es una construcción del lenguaje sino que hay allí afuera alguna materialidad con la cual confrontar las construcciones sociales y simbólicas, es difícil no pasar de la desesperación a la angustia cuando notamos que nada de lo que se pueda decir o probar alcanza para cambiar un punto de vista sesgado que ya ha tomado posición. No se me ocurre ningún antídoto contra ello aunque reconozco que algo de indiferencia puede ayudar a que podamos dormir un poquito mejor.

Foto: Brooke Cagle


Por favor, lea esto
Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

8 COMENTARIOS

  1. Lo de las Torres gemelas no se a que se refieren con lo de implosión… pero si es a lo de la demolición controlada físicamente lo absurdo es creer que las 3 torres cayeron casi completamente verticales porque 2 aviones chocaron contra ellas, un curioso caso que nunca suele ocurrir y ese día pasó 3 veces. Respecto a lo del holocausto yo soy de los que piensa que si ocurrió pero se ha intensificado la forma de contar como y porqué ocurrió para convencer de que los nazis fueron peor de lo que ya eran… y poner al resto (entre ellos al mismisimo Stalin) como buenos…

  2. ¡Oiga!, por favor, no me junte a Nitzsche, nada sospechoso, con Marx y Freud. Por cierto, hay montañas de evidencia científica abrumadora en torno a la teoría de la involución y se espera la progresiva aparición del Mono Sapiens en primera instancia hasta progresar a un Retropithecus, mucho antes de lo que imaginamos.

  3. Bendita palabra… indiferencia. Ya me gustaría… no ser tan consciente. La cosa es que demasiada indiferencia tiene un riesgo: que los tontos medran y medran y medran…

  4. “Y no creo que este fenómeno se les pueda achacar sin más a Marx, Nietzsche y Freud, pensadores que Paul Ricoeur denominara, “de la sospecha”, pues más bien parece representar todo un espíritu de época que ellos han ayudado a constituir pero el cual, por supuesto, también los excede”.
    Es cierto, el resto de tal dislate postmoderno, es culpa de Soros (o eso piensan todos los conpiranoicos reunidos en esta publicación) .
    La sospecha, no es ni de cerca la madre del pensamiento conspirativo o como cuernos quiera llamarse. Tampoco son sus padres, ni Marx, ni Freud.
    La filosofía de la sospecha no defiende la paranoia, sencillamente evita absolutos mediante la sana vigilancia y atención. La filosofía barroca y la ilustración, abrieron las puertas y permitieron la epistemología, como base de trabajo racional.
    Su articulo me resulta ambiguo, su defensa de algunas instituciones (no aclara cuales y la palabra es poliédrica como para dejarla en el aire) es muy sentimental. En este entorno en el que usted publica, reconocerá gran parte de los síntomas del terraplanismo; conspiraciones internacionales que nos quieren embaucar, círculos cerrados y retroalimentados de argumentación, gente valiente porque no piensa como los demás, mucho miedo e identificación con el cercano apocalipsis moral eticista, el de las buenas constumbres de toda la vida.
    Usted sabe que la realidad es muy compleja y la razón le impulsa a moderar sus certezas. Vive con cierta ansiedad esa capacidad ajena de tenerlo demasiado claro pero escribe en un medio que choca frontalmente con ese prurito. Un medio que por minoritario, se cree crítico e inconformista, pero que defiende el conservadurismo moral y económico, el esencialismo, el tradicionalismo y la patria decimonónica.
    El planeta tierra no es plano ni es el centro de nuestra sistema solar. Mal que a muchos les pese.
    Que Dios exista o no exista no tiene la menor importancia.
    La vida no tiene sentido.
    Los seres humanos construimos ese sentido y merece la pena hacerlo.
    Hemos avanzado mucho, sigamos.

    • Es usted un tipo curioso. No le gusta esta publicación que “defiende el conservadurismo moral y económico, el esencialismo, el tradicionalismo y la patria decimonónica.” cosas todas ellas malísimas para usted, pero lo lee. Los que comentamos los artículos somos para usted una panda de cazurros conspiranoicos que probablemente creemos que la tierra es plana. “En este entorno en el que usted publica, reconocerá gran parte de los síntomas del terraplanismo; conspiraciones internacionales que nos quieren embaucar, círculos cerrados y retroalimentados de argumentación, gente valiente porque no piensa como los demás, mucho miedo e identificación con el cercano apocalipsis moral eticista, el de las buenas constumbres de toda la vida.” pero comenta las noticias. Y yo conspiranoico terraplanista me pregunto ¿para qué narices lee usted este medio y comenta los artículos? ¡a veces debate con los otros conspiranoicos terraplanistas! ¿Es quizá por el gusto de echar la bronca a los demás?
      Otro día hablamos del progreso y de eso de que la vida no tiene sentido y que somos cada uno quien le da sentido….porque claro el sentido que le de cada uno puede ser muy variado… ¿Y por qué hay que avanzar? ¿hacía dónde? ¿o eso no importa? pero todo esto es para otro debate

      • Leo esta publicación porque considero a la gente que publica y comenta muy formada, en general, como usted. No comparto sus ideas, eso salta a la vista. Pero me gusta conocer los argumentos de los que no piensan como yo. Me enseñaron que es un sano ejercicio. Además, como le digo, leer a gente que está formada es un gusto porque se aprende.
        Cuando le apetezca, charlamos del sentido de la vida. Ya le he adelantado que la vida no tiene sentido, bajo mi punto de vista. El ser humano, por serlo, necesita dárselo pero eso es algo así como decir que las plantas necesitan…la vida no necesita sentido para ser tal.
        Avanzar, sí, por respeto a otra característica humana, la cultura. Somos seres culturales y en tanto que tales, necesitamos de su desarrollo. En última instancia puede suponer que no existe un delante o un detrás, pero para ello debe abolir un sistema lógico que nuestro más básico sistema de aprendizaje autoriza desde nuestro nacimiento.
        Efectivamente, el sentido es muy variado. Sin ser un experto antropólogo puede constatarse con facilidad. Ahora bien, cuando se tiene un sistema de creencias se puede juzgar conforme a ese sistema, entorno a un eje del tiempo concreto.

  5. Pues como ser panelista kirtchnerista, o socialdemócrata, una suerte de terraplanismo interruptus.

Comments are closed.