No deja de ser significativo que en la tradición española la muerte nos haga a todos iguales. Nos lo dice Jorge Manrique, quien describe cómo los ríos caudales, los medianos y los chicos, se igualan al llegar al mar. O Quevedo, que teme la muerte que, con callado pie, todo lo iguala. ¿Qué igualdad es esa, que no entiende de riquezas ni de honores? Es la que impone la imparcial mirada del Señor, tras la eternidad que media entre nuestra muerte y el Juicio Final. Una imparcialidad que, torpemente, hemos aprendido a asimilar a nuestra justicia y a nuestra moral. Y esa debe ser nuestra guía, la de ver nuestro paso por este mundo, transitorio o definitivo, a la luz de lo que hicimos y no de lo que fuimos o tuvimos.

Un ictus ha acabado con la vida de Alfredo Pérez Rubalcaba. Tenía una edad como para mirarle a la muerte a la cara, pero sin previsión de un encuentro temprano. El fallecimiento de un hombre o una mujer cuyo nombre se multiplique en las noticias es ocasión propicia para recordar su trayectoria, pasarla por el tamiz, y quedarse con los hitos más señalados de la misma. El obituario es un largo epitafio, que paga con su extensión el precio de quedar esculpido en un material tan endeble como el papel. A sensu contrario, nosotros no tenemos que esperar una eternidad para hacer un juicio, pero tampoco se exige de nosotros que seamos infinitamente justos; sólo que seamos honrados en nuestro falible entendimiento.

Nuestra vida es un material moral, y es una pretensión absurda querer mirarla sin criterio. Rubalcaba ya se defendió en su momento, y si no lo hizo más no sería por falta de medios; quizás le frenase la prudencia, pero eso es algo que por ahora sólo podemos presumir. De modo que la pretensión de que no se puede criticar a un muerto porque no está para defenderse no tiene sentido. La historia está hecha en parte por los mayores criminales del pasado, y nada nos obliga a suspender nuestro juicio sobre ellos por el hecho de que no nos puedan responder más que con su silencio. Y si esto es cierto de ellos, con más razón lo será de cualquiera de nosotros, incluído Alfredo Pérez Rubalcaba.

Creo que la palabra “siervo” define mejor tanto a nuestro hombre como a su amo, poderoso, caprichoso y arbitrario

Sin desmerecer la importancia de su figura pública, creo que lo más interesante es lo que ésta dice de nosotros mismos. Y cuando digo nosotros quiero decir ellos, claro, los que están en el poder, las instituciones en que se mueven y sus relaciones, confesables algunas de ellas.

Como ministro de Educación, nombró a Álvaro Marchesi como secretario de Estado, a quien un artículo define con inusual precisión con estas palabras: “Basó la LOGSE en tres ideas revolucionarias y no las ocultó en absoluto: la enseñanza como camino hacia la igualdad total, forzosa y necesaria, asumida como dogma; la enseñanza como potestad del Estado antes que de la familia; y la enseñanza como instrumento de “modernidad”, de “progreso”, es decir, de revolución social y cultural”.

La educación en España ha sufrido dos cambios fundamentales, ambos progresistas. La primera, la Ley Villar de 1970 (sí, con Franco), y la segunda la LOGSE, ambas por el camino de la “comprensividad”, es decir, del pastoreo de la rehala educativa por las mismas cañadas, en las que se inserta, además, un nuevo elemento: la ideología. Dice el Real Decreto 1345/1991: “El carácter integral del currículo significa también que en él se incorporan elementos educativos básicos que han de integrarse en las diferentes áreas y que la Sociedad demanda, tales como la educación para la paz, para la salud, para la igualdad entre los sexos, educación ambiental, educación del consumidor y educación vial”. La mención a la educación vial parece aquí un epítome de lo que se entiende por educación en la escuela.

La regulación de la educación es materia para el toma y daca de la política, y cabe decir que esta Ley es, como cualquier otra, un fruto más de nuestro árbol institucional. Pero me concederán que tratar a los púberes como la plastilina con la que moldear la sociedad futura no es una idea nueva, y que sus antecedentes sólo pueden producir una grave inquietud en quien tenga un mínimo aprecio por la libertad.

Sus otras contribuciones a la política española son igualmente inquietantes. No es tan criticable que Rubalcaba mintiese de forma minuciosa y desenvuelta como que él entendiese que esa es parte de sus contribuciones a la política española. La verdad no es propiedad exclusiva de nadie, pero es un valor liberal porque cree en los acuerdos voluntarios, y entiende que éstos son más fáciles desde el respeto a la verdad. Y porque cree en la autonomía de las personas, no las ve como medios para alcanzar otros fines. De modo que la mentira no sirve para el liberalismo a ningún propósito. El crimen de Estado (GAL, papeles del CESID, secuestro de Segundo Marey…), o la corrupción más descarnada (FILESA, Roldán…), no hay atropello por parte del Estado que no merezca una mentira por parte del portavoz del Gobierno.

No hay ningún salto entre organizar un grupo terrorista para luchar contra ETA, y negociar con ETA ofreciéndole algo distinto de la ciega aplicación del Código Penal. En ambos casos se entiende que crimen y política son dos caras de la misma moneda. Tal como descubrió la prensa, el Ministerio del Interior, con Rubalcaba al frente, boicoteó una operación organizada por un juez instructor (actual titular de esa cartera) que habría desarticulado el aparato de extorsión de la banda terrorista. Este comportamiento se entiende sobre dos premisas. Una, de dominio público, que el Gobierno (Rubalcaba) estaba negociando con la banda. Dos, que no le interesaba que ETA cerrase la negociación, o la mantuviese desde una posición más débil. Lo cual dice todo lo que tiene que decir de los objetivos que tenía entonces el Gobierno.

Pero lo peor es que el portavoz del Gobierno de los Gal es el mismo Pérez Rubalcaba que cambió la democracia española para siempre diciendo que “España no se merece un gobierno que mienta”. Había 191 cuerpos yaciendo sobre el suelo por un ataque terrorista perpetrado tres días antes de unas elecciones generales, y Rubalcaba certificó, con esa frase, su voluntad de no desaprovechar el capital político de los cadáveres. El terrorismo no es el crimen, es el crimen con fines políticos. Es de nuevo el GAL. Es de nuevo la negociación con ETA.

Este es Rubalcaba, y los elogios al finado como hombre de Estado son certeros, pero desde la concepción más cruel y exacta de lo que es un Estado: una organización en la que se produce un diálogo entre el crimen y la sociedad. Un editor que le propuso a Rubalcaba publicar sus memorias cuenta la cínica (y sincera, por tanto), respuesta del dirigente socialista: “Lo que puedo contar no interesa, y lo que interesa no lo puedo contar”. Definición precisa del diálogo al que me refiero.

Cuando concebí este artículo pensé de inmediato el título: “Un servidor del Estado”. Pero todo el rato se me caía del encabezamiento del artículo, y poco después descubrí por qué era. La expresión “servidor del Estado” encaja con una visión republicana del mismo, que entiende que todo ciudadano debe hacer aportaciones al bien común en una sociedad gobernada por leyes. Es lo que Nicolas Maquiavelo llamaba “virtú”. Creo que la palabra “siervo” define mejor tanto a nuestro hombre como a su amo, poderoso, caprichoso y arbitrario.


Por favor, lea esto
Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

19 COMENTARIOS

  1. Rubalcaba fue un servidor del PSOE, y como tal persiguió siempre el objetivo principal y único realmente de este partido desde su fundación: el poder. Y el poder para perpetuarse en él, y para ello siempre han querido expulsar a media España de la vida política, convertirla en algo residual sin ninguna capacidad de alterar el modelo social establecido por el PSOE. Este objetivo se cumplió con ZP y su ministro Rubalcaba. Errores en la gestión de una crisis mundial llevaron a la pérdida momentanea del poder, pero incluso durante este periodo marianesco, el poder seguía siendo de izquierdas. No solo ninguna de sus leyes ideológicas se derogó sino que en las comunidades gobernadas por el PP se profundizaron, como por ejemplo en Madrid y sus leyes LGTB. Los elogios desmesurados del PP y de la prensa afín..ABC, COPE a este personaje lo demuestran. Ver ayer en un debate a Dolores Montserrat alabando a Rubalcaba daba verguenza ajena, ver al PP arrastrándose para participar en la ceremonia de beatificación socialista, la misma semana que el PSOE vota a favor de retirar los honores a Fraga en La Coruña y el Ferrol, retrata a un partido, y explica muchas cosas.

    • Por desgracia para todos, no puedo estar más de acuerdo con lo que Vd. dice. El PSOE colonizó todo entre 1982 y 1996 y ahora se ve que estas “células durmientes” se han activado. Su papel: detección de “fachas”. ¿Quién es facha? Todo el que critique al PSOE. Este “finde” se ha visto claro que España tiene poco arreglo, con una prensa totalmente servil y lacayuna que solo es una parte del aparato de propaganda del Estado de Partido Único y demás comparsas, haciendole la campaña al PSOE. Nos queda PSOE para rato. Lo de la bandera del PSOE en el Congreso junto con la de España, anuncia lo que vendrá (bueno, que ya está aquí). No voy a ser tan canalla de desear que llegue una crisis mundial que arrase con todo y que desaloje del poder a un partido tan tóxico como el PSOE (del PP mejor no hablar mal porque de eso ya se encargan ellos mismos). Pero como se dice por ahí: “A España solo la salva una hecatombe o un milagro”. VOX, con el que no comparto muchísimas de las cosas que dicen, me ha demostrado que, al menos, son coherentes con que significó Rubalcaba. Respeto, pero no besamanos. Me temo que Disidentia, algunas redes sociales “fachas” y algunos medios poco “simpáticos” y, por supuesto “fachas”, van a quedar como la aldea de Asterix y Obelix. Saludos a todos los disidentes.

    • 110% de acuerdo.

      “Los elogios desmesurados del PP y de la prensa afín..ABC, COPE a este personaje lo demuestran. ”

      Fue algo realmente bochornoso. Incluso okdiario.com siguiendo la estela mayoritaria de adulación al gran confabulador: https://okdiario.com/espana/adios-rubalcaba-estratega-del-psoe-que-no-pudo-ser-presidente-4098217

      Lo que ha pasado con Rubalcaba, la negativa generalizada a la crítica de ese pérfido ser, da buena cuenta de cómo estamos en un régimen en el que alguien mueve un par de hilos y todas las piezas se alinean. Lo que ha pasado me recuerda a la abdicación de Juan Carlos, sin traumas, dicen, para no decir que se silencian los trapos sucios del monarca, aún cuando pierde el poder.

  2. Era el Merlin de la leyenda arturica, donde Echenique es Lanzarote, Iglesias, Perceval, su parienta; Ginebra (con cocacola) y Morgana doña Rogelia de Madrid.
    Pero Camelot, aquí es el Patio de Monipodio y estos personajes tienen como distintivo la eterna picaresca carpetovetónica, de ladino, trileros, comediantes y flautistas, exentos de cualquier atisbo de grandeza. Aqui, en el patatal hispano, en esta cienaga, chapotean exultantes estos sempiternos pícaros ante la desidia complice de sus gobernados.
    Pero, tal como este servidor escribió en estas paginas, cuando aún gozaba de la salud que siempre le hubiera deseado, era el mas astuto de toda esta banda. Sabia que el poder que otorgan las urnas es algo efímero y vaporoso si no sirve como ocasión propicia para urdir una delicada trama que posibilite infiltrar a gente de toda confianza, bien pagada, con reporte fiable y seguro, en todos los sitios donde se cuecen las habas. La educación, la sanidad, la justicia, los medios de comunicación, el funcionariado, las policias..todo.
    Su pericia consistió en eso, en colonizar el Estado copiando la estrategia del cáncer, pero sin matarlo. Cosa sublime al alcance de muy pocos.
    Y tuvo como premio, antes de entregar la cuchara, poder comprobar y disfrutar la prueba falsable de la bondad de su estrategia, cual ha sido, derribar al gobierno de sus enemigos, y colocar a una máscara huera y distópica, para seguir empuñando las riendas del poder, unas veces bajo el barro y otras, como ahora, ante el pavoroso espéctaculo que brinda al salir el sol el canto de las confiadas cigarras de la indigencia intelectual y ética que los han izado a sus malolientes altares.
    Esta orgía que ha dejado Alfredo, esta bacanal estomagante, la van a pagar con creces las hormigas del voto dividido.
    Y un servidor se alegra.
    Va por tí, Alfredo.

  3. Para día que le dé un ictus al PSOE y tengamos que escribir un epitafio creo que podrían servir alguno de estos

    “De transición a transacción”

    “De la España que pudo ser a la España que se llevaron”

    “Lo que más me jode es haber pagado el funeral”

  4. Sin duda Pérez Rubalcaba ha sido, él solo, una plaga para España.
    Ante todo se ha servido a si mismo, a sus causas. Dicen que no se ha enriquecido… ¿ Tampoco los que estaban a su alrededor ? ¿ Quien conoce los digitos de sus cuentas ? ¿ Porque no hacía ostentación quizás ?

    Repasemos algunos de sus hitos:

    – Ministro de educación, promotor de la LOGSE
    – En el gabinete de los GAL
    – Ministro del interior, promotor de la negociacion con ETA. El bar faisán
    – El promotor de SITEL.

    Esto sólo es lo más conocido… pero este señor “cloaquero” debe tener en su haber multitud de marrullerías, si por eso era conocido como Freddy el químico.

    Dicen que “la historia, al final, pone a cada uno en su sitio”. No se ha oído mentira más grande. Lo hemos visto en el akelarre de políticos con medios bailándole el agua al rasputín español. Ese señor, muerto o no ha sido una plaga para España. Dicen que era el 112 de la psoe: si seguramente le llamaban cuando había que echar gasolina al incendio de España.

  5. No, su vida no ha sido un servilismo al Estado ni fue un siervo del Estado, su vida la dedicó a servir a su partido y así el partido se lo ha agradecido para bochorno de muchos que no comulgamos con esa parafernalia, entre ello poner una capilla ardiente en el Congreso, con las siglas del PSOE bordadas en la bandera que se puso encima del féretro. El Congreso, hasta si se usa como capilla fúnebre es de todos los españoles y no de un partido político, ni creo que le correspondiese tener allí la capilla fúnebre pero menos la siglas del PSOE encima del féretro.
    Vergonzoso.
    La capilla ardiente de Manuel Marín no tuvo ninguna sigla encima del féretro.

    Y la tragicomedia final el reparto parece ser de las flores recibidas en los mitines electorales del PSOE de estos días. Imagínense las coronas de flores de partidos por ejemplo como del PP repartidas entre los seguidores del PSOE

    ¿Esta gente está bien de la cabeza?. Esta gente es un peligro, Sánchez es muy peligroso, ha pretendido que España entera rinda pleitesía en un funeral a la siglas de su partido.
    Denigrante

  6. Venerar a Rubalcaba, que fue un hombre de partido, partidista hasta el final y de manera extrema, como hombre de Estado es lógico en un Estado de partidos como el que nos gobierna. Pero este Estado es una deformación del modelo constitucional y son los personajes como Rubalcaba o como Casado, aunque aparentemente no tengan nada que ver, los que han convertido a los partidos, preferiblemente a uno de ellos que casi siempre es el PSOE, en dueños absolutos de la situación. Solo así se entiende, por ejemplo, que Casado, que ha sido barrido por las urnas, arguya que tiene legitimidad durante cuatro años para seguir al frente del PP porque unos empleados del partido lo eligieron a él en una situación dramática. Poner el partido por delante de la democracia es demencial, pero es la realidad del rajoyismo, por ejemplo (“me voy porque es lo que más me conviene a mí, a mi partido y a España”), y es un mal que si no se corrige pronto acabará con la democracia, desde luego, y con España, muy probablemente.

  7. Efectivamente, mentia con tanto arte que no se le notaba. A otros el brillo de los ojos o la sonrisa cínica les denuncian.

    Rubalcaba habitaba en una ‘realidad paralela’ construida para servir a los intereses del PSOE. Tan era así que no tenía amigos, unos le temían, otros le odiaban, ninguno se fiaba…

    La pregunta es: Porqué un funeral de estado a una persona que lo más que ha conseguido es ser secretario general del PSOE cuando Zapatero dejó abandonada la bandera progre y no había candidatos a cogerla. Allí estaba Rubalcaba para dar el paso. Eso es todo. Y eso no justifica la gran campaña de propaganda que elPSOE ha construido aprovechando los restos de Rubalcaba.

    Por cierto, Rubalcaba mentía tanto y tan bien que mentia siempre. Era la forma de no contradecirse, construir una ‘realidad paralela adecuada a los intereses’. Llego a dudar que esté muerto, eso no se corresponde con su estilo habitual.

  8. Lo primero de todo, condolencias a sus familiares directos.

    Como político que era Pérez Rubalcaba, que Dios (si existe) lo tenga donde se merezca. El “akelarre” mediático hagiográfico de este fin de semana ha sido vomitivo y muestra hasta que grado la prensa española está vendida a los que mandan. Mucho jabón y muy poca crítica hacia sus actuaciones políticas, muchas de ellas pura cloaca.

    Este artículo de J.C. Rodríguez es lo más certero que he leído sobre el personaje, pero creo que se equivoca en calificar a Pérez Rubalcaba como “siervo del Estado”. Este personaje fue, ante todo, un “siervo de su partido”. Fue al PSOE a quien prestó grandes servicios, nunca a España ni a sus ciudadanos. Fue pieza clave en la maquinaria de adoctrinar, engañar y manipular a la sociedad española desde que entró en política.

    Se olvida el autor sin embargo del papel que tuvo Rubalcaba en el 15M, siendo Vicepresidente, con unas elecciones ya por perdidas para el PSOE y que todo indicaba que iba a ganar el PP (como así ocurrió). Rubalcaba animó al movimiento para usarlo como fuerza de choque contra el futuro gobierno del PP. De ahi nació también PODEMOS, otro de los hijos putativos (entre otros padres) de este Maquiavelo de la política.

    Que grande hubiera sido Alfredo Pérez Rubalcaba de haber servido a España y no a las fuerzas que buscan su disolución.

    • Tiene usted razón, pero también Don José Carlos.

      El problema es que entendemos por Estado en España en estos últimos 40 años. Y por desgracia el Estado es el PSOE. El propio PP es un apéndice del PSOE, de ahí que Rajoy hiciera tal seguidismo/continuismo, en la práctica, de las políticas de Zapatero.

      La crisis separatista viene porque los nazionalistas, que habían seguido el catecismo de la PSOE hasta hace poco, por impaciencia o por tapar al Jordi, se separaron de la PSOE, de ahí el apoyo en su momento de Sánchez al 155.

      Para el PSOE no fue un golpe de Estado, si no un golpe contra el PSOE, y eso no lo podían tolerar. Y por eso es Iceta el llamado a reconducir la situación.

      El único que no ha tragado con ello es VOX, y antes un poco UPyD..

      Así que, por desgracia, ambos dos tienen razón.

      • Por desgracia, y analizándolo lo que comenta, tiene Vd. razón. El Estado es el PSOE porque lo han colonizado todo, solo quedan algunas aldeas irreductibles, pero que rinden tributo al rey de reyes Pedro I el Farsante. La pregunta es: Si colapsa el PSOE, ¿colapsará el Estado Español?

        • “Si colapsa el PSOE, ¿colapsará el Estado Español?”
          La respuesta es no, el Estado español no colapsará si colapsa el PSOE.

          Disiento con esa apreciación de ambos :)), el PSOE no es el Estado español, para nada además. Los Estados tienen territorio, ciudadanos, soberanía.
          El PSOE es mera ideología y en este momento, una ideología sanchista que aún no sabemos muy bien de que va la película, pero de momento, lo que estamos viendo a muchos no nos gusta nada.

          Si cae esa ideología tanto el territorio, como la soberanía como los ciudadanos continuaremos existiendo incluso casi diría que respiraríamos mejor

          • Por supuesto que si cae esa ideología tóxica que siembra el PSOE y su apéndice Podemita respiraríamos mucho mejor y habría más libertad y, sin duda, seguridad en nuestro país.

            Pero, lamentablemente, los que defendemos una ideología distinta del sanchismo y de lo que propone el PSOE actual (progresismo radical, happy flowers, “diálogo”, monólogo del presidente) somos una minoría, porque a la derecha parece que solo le interesa la economía y una “unidad de España” que no sabe explicar en qué consiste. Se ha visto en las pasadas elecciones (y más se va a ver en las que vienen). A veces C’s y PP compiten a ver quien es más progresista y menos “facha”, además de despedazarse entre ellos dos.

            El voto a VOX sigue siendo vergonzante, lo que indica que vivimos en un régimen que de democracia solo tiene el nombre: haga la prueba a disentir del discurso “mainstream” socialista-podemita en una reunión de amigos o de compañeros de trabajo (siempre que no sean escogidos). Ya si dice que vota a VOX (no es mi caso) será el apestado y sutilmente excluido del grupo. “Ya sabes, fulanito, es un facha”.

            Ojalá tenga Vd. razón y los demás estemos equivocados. Y si cae el PSOE y su ideología tóxica, España pueda mantenerse, pero ya se ha visto con el proceso “indepe”. Los nacionalistas son mucho más beligerantes contra el PP que contra el PSOE y eso que hasta hace unos meses tenían a un Montoro que les enchufaba pasta a raudales, seguro que más que la que le va a enchufar Sánchez. Con el PSOE, con la excusa de que “somos la izquierda” y “creemos en la España plurinacional”, los nacionalistas no gritan tanto, aunque sigan a lo suyo: ser independientes para lo bueno (pasta y hacer lo que les dé la gana), mientras se mantiene lo malo para el Estado español (pagar y recibir las hostias por “facha”). Exactamente lo mismo que con el PP, pero el PSOE sabe maquillarlo y venderlo mucho mejor.

            El PSOE tiene patente de corso para hacer lo que le dé la gana, manipular y dar carnets de demócrata, mientras el centro-derecha español no se entera de nada y le hacen el juego, porque son muy torpes. En esta torpeza incluyo a VOX, porque con su casticismo y su “caspa” (que está absolutamente de más y que no aporta nada más que folklore) le da argumentos a la izquierda para descreditarles: véase sino la campaña electoral.

            La causa de este lavado de cerebro del pueblo español, en mi opinión es que el 95 de los medios de comunicación (que forman a la opinión pública) están en manos de los socialistas o de sus aliados tácticos (se ha visto clarísimo con la muerte de Pérez Rubalcaba, con los medios haciéndole la campaña al PSOE). ¿Quién puede cambiar esto? Difícil lo veo.

            Saludos y disculpas por la longitud del comentario.

          • Sus comentarios siempre son interesantes Argantonio.
            No, desgraciadamente una cosa es lo que deseamos y otra la realidad, el PSOE no va a caer, precisamente por ser pura ideología que como usted señala ha lavado el cerebro del pueblo español. Demasiados años con ese lavado de cerebro donde no sólo el PSOE también el PP han contribuido a ello, uno y el otro poco se han distinguido , hoy tenemos un gran problema que efectivamente va a ser difícil solucionar.

            Saludos

          • Apreciada Emme,

            El problema es el mismo que el que tiene alguien con una adcción muy fuerte.

            Es esa persona la cocaina, la herona, el alcohol.. pues no.. pero esas drogas han transformado a esa persona a ser otra.

            Y está disponiendo de todos los recursos de la persona primitiva para contimuar con su adicción.

            El Estado está enganchado a la PSOE.. y el Pablo Escobar de ese tinglado se llamaba Rubalcaba.

            ¿La pregunta es si se puede desenganchar ? y si en caso de lograrse reacaerá o no.. francamente mientras el yonki no sea consciente de donde se ha metido y de que tiene que hacer para salir de ahí la cosa está dificil.

            Y aún sabiéndolo también.

            De la droga, por mucho que nos digan, no siempre se sale.

            Un cordial saludo