30 años después de la caída del Muro de Berlín la democracia se tambalea

1

Se cumplen tres décadas de la caída del Muro de Berlín y el mundo parece agitarse y reidiologizarse. Los sucesos de Chile, Francia o España, donde la violencia despunta de forma amenazadora. nos deberían poner sobre aviso de males mayores. ¿Qué es lo que está pasando?

Cuando Francis Fukuyama en “El fin de la Historia” apostaba por el fin de las ideologías y la instauración internacional de la democracia liberal, se equivocaba. Ya en 1999 Claudio Magris pareció darse cuenta de los nuevos peligros que acechaban a Occidente cuando declaró que 1989 lo que hizo fue descongelar la Historia, que había permanecido durante decenios en el frigorífico, y ésta se desentumeció dando lugar a una maraña de emancipación y regresión, tan a menudo unidas como las dos caras de la misma moneda.

De la nación queda en pie, si acaso, un Estado huérfano de voluntad política: jueces y policías abandonados a su suerte, que actúan como un sistema nervioso periférico que reacciona ante el peligro en un organismo descabezado.

¿Es la recurrente desigualdad causa suficiente para tanto desencanto y el resurgir de la violencia? ¿Podría haber de fondo otros cambios que tienen que ver con la propia psique del hombre del presente, un hombre que ha perdido resilencia?

¿Se desmoronará la democracia liberal como en su día lo hizo el Muro de Berlín?

Nueva entrega de la serie sobre corrección política e ingeniería social que el programa El Quilombo, dirigido por el periodista Luis Balcarce, Jefe de Redacción de Perdiodista Digital, produce semanalmente. Esta serie cuenta con la participación de Javier Benegas, Editor de Disidentia.

Foto: Sin.fronteras 


Hazte pequeño mecenas de Disidentia

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

 

1 COMENTARIO