Una de las características más llamativas del «lockdownism», aunque, vista a la fría luz del día, no es de extrañar, es que su apoyo se ha generado a través de la confluencia de intereses. El ejemplo más obvio de esto es la forma en que los objetivos de los organismos de salud pública (prevenir el exceso de muertes) se han alineado estrechamente con los de ciertos grandes actores del mercado, como los supermercados, los gigantes de las redes sociales y las tiendas online (agentes con ánimo de lucro). Los encierros parecen convenir a quienes tienen motivos conscientemente virtuosos, pero también se adaptan muy a menudo a aquellos que quieren ganar dinero. Cuando las personas se quedan en casa, detienen la propagación del virus (o eso se supone), pero también pasan más tiempo conectados Internet, compran más en las tiendas online y dependen de los grandes supermercados de productos esenciales en lugar de las tiendas minoristas pequeñas, independientes y familiares que no son esenciales.

Publicidad

A la luz de esto, ¿nos sorprende que, con mucha frecuencia, sean las grandes empresas de redes sociales, las grandes compañías de servicios, negocios online y similares las que se hayan mostrado más firmemente a favor de las restricciones? No hay nada de conspirativo en esto, ni probablemente siquiera intencional. Es simplemente la aplicación directa de una de las lecciones más fundamentales de la economía clásica: los incentivos importan, y los incentivos de estos actores tienden a apuntar en la misma dirección. No es que estas empresas apoyen conscientemente los bloqueos por motivos de lucro; es simplemente que sus incentivos para rechazar el lockdownism no son fuertes, o faltan por completo, porque sus intereses no están en conflicto con los confinamientos.

Los baptistas están a favor de restringir la venta de alcohol porque es ‘bueno para la sociedad’. Los contrabandistas están a favor de ella porque, para sus propósitos, cuanto menos alcohol esté disponible legalmente, mejor

Uno de los conceptos más importantes y útiles, pero menos sistematizados en el estudio de la regulación, es el fenómeno de los «contrabandistas y batistas«, acuñado por Bruce Yandle. Yandle observó que el activismo político a favor de la prohibición de la venta de alcohol y las leyes de cierre dominical en los EE. UU. era a menudo una combinación de motivos elevados y motivos poco o nada elevados. Los baptistas están a favor de restringir la venta de alcohol porque es ‘bueno para la sociedad’. Los contrabandistas están a favor de ella porque, para sus propósitos, cuanto menos alcohol esté disponible legalmente, mejor. Los dos grupos no conspiran entre sí, abiertamente o de cualquier otra manera. Pero la alineación de sus intereses produce un movimiento de pinza que los reguladores encuentran muy difícil evitar.

Las coaliciones de contrabandistas y baptistas, entonces, son alianzas circunstanciales entre la virtud y el afán de lucro. Y están en todas partes en la vida pública. Por poner solo un ejemplo, los gobiernos de Escocia y Reino Unido regulan cada vez más el consumo de alcohol y azúcar, a través de una variedad de precios obligatorios, requisitos de etiquetado obligatorios y recargos. Estas medidas satisfacen a los defensores de la salud pública, cuyos motivos son puros (aunque probablemente equivocados). Pero también satisfacen a los grandes operadores tradicionales, que por lo general pueden absorber el aumento de los costos mucho más fácilmente que los operadores más pequeños, y que son expertos en encontrar formas de vender porciones más pequeñas de marcas conocidas por el mismo precio. ¿Se está produciendo una conspiración? No: es solo que los grandes operadores no están fuertemente incentivados para presionar contra las medidas en cuestión.

La alineación de intereses entre los defensores de la salud pública y ciertos actores del mercado durante el período de Covid es, entonces, fácilmente conceptualizable en términos de contrabandista y baptista. No es que haya alguna intriga o conspiración consciente. Es simplemente que los consejos de salud pública han ido fuertemente en una dirección, y no ha habido un incentivo real para que ciertas partes del mundo empresarial los rechacen, sino todo lo contrario.

Esta no es una observación completamente nueva y seguramente habrá resultado evidente para muchos observadores. Lo que se ha notado menos es que hay algo así como un fenómeno psicológico de contrabandista y baptista que está desencadenándose también en las mentes de los individuos, y que esto ha sido particularmente importante para generar apoyo para los confinamientos entre las clases profesionales.

Me di cuenta de esto al principio de la pandemia, cuando un conocido me envió un correo electrónico advirtiéndome lo importante que era el mensaje de quedarse en casa, pero también lamentaba el hecho de que, habiendo comprado recientemente una casa nueva, estaba (cito literalmente) ‘demasiado ocupado para disfrutar del confinamiento’. La alusión bastante alegre de esta persona de que el encierro era algo que uno debería disfrutar era sorprendentemente indicativa, pensé, del estado de ánimo general que había entre los profesionales. Y, de hecho, esta no fue la única persona que, accidental o abiertamente, me admitió que le gustaba la perspectiva de estar encerrados en casa. (Estoy seguro de que bastantes lectores habrán notado el mismo fenómeno). Muchas personas parecen haber disfrutado de la oportunidad de trabajar más. Para otros, la liberación de los desplazamientos cotidianos estresantes u otros compromisos es una bendición. Al poder trabajar desde casa y, a menudo, tener casas bastante bonitas, muchos profesionales han sentido que el encierro les dio un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida. En otras palabras, el encierro simplemente no fue una gran dificultad para una cierta parte de la población y, de hecho, fue una especie de bendición.

Esto no sugiere ni por un momento que el apoyo a los bloqueos haya sido egoísta, por supuesto. Lejos de eso, más bien, se trata de observar que, nuevamente, ha habido una fuerte confluencia de intereses, excepto que aquí está dentro de la mente individual. No dudo que las personas en general han sentido que todas las restricciones a las que se han visto sometidas han sido moralmente correctas (el motivo «baptista»). Pero también es cierto que han tenido razones de interés propio para asumir que las medidas tampoco han sido una idea tan mala (el ‘contrabandista’ interno).

Esta combinación de los contrabandistas y los baptistas trabajando en conjunto es lo que resulta tan efectivo, según la idea de Yandle, y lo mismo sucede dentro de nosotros también. Nuestros respectivos impulsos internos de contrabandista y bapstista son fuertes por propia naturaleza, y si hubieran estado en desacuerdo durante la pandemia, habrían tendido a cancelarse mutuamente generando un mayor rechazo hacia las restricciones. Pero debido a que estos dos incentivos han estado trabajando juntos, son muy poderosos. Esto explica en gran medida el comportamiento de los profesionales de cuello blanco durante la pandemia: no han estado actuando con un genuino sentido de la virtud, pero también lo han hecho bastante bien, al menos a corto plazo. No es lo uno ni lo otro, y los motivos elevados y no elevados no son mutuamente excluyentes, es la combinación de ambos lo que desencadena el truco.

*** David McGrogan, profesor asociado de Derecho en la Facultad de Derecho de Northumbria.

Foto: Edward Howell.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

6 COMENTARIOS

  1. lockdownism…, ¡mandeee!

    «confluencia de intereses» , esto es todo el tinglao que se ha montao. Cuando hay conflicto de intereses eso es política. Cuando hay consenso de intereses, saca la pistola.

  2. El confinamiento ilegal organizado por su Fraudulencia y por el barranquista Redondo consistió en probar una de las múltiples formas de golpe de estado hasta llegar a la de los indultos, que está al caer, y que supone la definitiva destrucción del estado de derecho -ya bastante tocado y corrompido-.

    A su Fradulencia le gustaba eso de tener encerrada a la gente en sus casas para salir los sábados en la tele a regodearse en su sadismo.

    Mucha gente creyó que el encierro era por nuestro bien. Nada más lejos de la realidad. En todo esto hay que tener en cuenta el factor estupidez.

    Aprovecho para defender a Díaz Ayuso cuando mencionó al Rey en la manifestación del día 13. Los tontos de Génova han decidido apoyar el golpe.

    • A partir de estos indultos en España estarán permitidos los golpes de estado por encargo, tú das el golpe de estado y si sale mal yo te indulto y te riegos de dinero público.

    • La pelea contra Díaz Ayso desde el PP de Casado no tiene nada que ver con lo del Rey y si firma o no firma.

      Eso es la excusa.

      La verdadera razón es que Ayuso va de la mano de Miguel Ángel Rodríguez (MAR) en todo su estrategia de comunicacion y pasa de de lo que digan los Teorodoros lanzadores de aceitunas.

      Los Teodoros no pueden ver a MAR, le tienen aún mas tirria que VOX.

  3. «El ejemplo más obvio de esto es la forma en que los objetivos de los organismos de salud pública (prevenir el exceso de muertes…»

    Al parecer tampoco esto es cierto, ya que hospitales de Alemania y Francia aumentaron artificialmente el número de camas ocupadas, por covid, por supuesto, para recibir ayudas mil millonarias. Siendo la ocupación de los hospitales un ocho por ciento inferior al año anterior y no superando el setenta y cinco por ciento de camas ocupadas los hospitales estaban saturados de enfermos ficticios para embolsarse mil millones más con menor número de enfermos. Esto siempre se ha llamado picardía y oportunismo de pillos y sinvergüenzas.

    Cualquier cambio de hábitos en la sociedad es una oportunidad de negocio,
    «Cuando veas la sangre correr por las Calles, es tiempo de comprar propiedades.»

    Los que se han puesto las botas son los gobiernos, al menos el español, que hartazgo de legislar dictadura y amañar contratos, sustraer recursos y prodigarse en donaciones más que oscuras.

    Los mediocres pensaban que estaban de vacaciones y los semi espabilados se han puesto a fabricar mascarillas para pagar impuestos,

    Una de mis pasiones es adelantarme a los estados sicológicos de la sociedad, me parece fascinante el tiempo que tarda la sociedad en darse cuenta de la realidad que habita, siempre he creído que para hacer un buen análisis no debes tener ningún interés que lo contamine.

    Para mí ha sido un gran año, en realidad tres años, ya que estaba preparado, de no haberlo vendido todo hace casi tres años me habría arruinado hasta quedar en la miseria. En mi caso fue ver a Sánchez y comprender el desastre que se avecinaba, no sabía si sería en forma de conflicto civil, imposición del Sanchismo-chavista, catástrofes, virus, atentado, guerra; pero de lo que estaba seguro era que la catástrofe estaba asegurada y la quiebra de la nación inevitable. Gracias Avanzadillo Global.

    Luego resultó ser una broma, ¿Susto o muerte? Y yo me lo he pasado a lo grande sin pagar impuestos, sin ponerme la mascarilla y montando un bar para los amigos en casa, que fiestas nos hemos montado, ni uno solo contagiado, ni uno, eso sí, he dejado de viajar en autobús, metro, tren y avión y ahora paseo menos por la calle, nada, y viajó más en coche hasta que quiten la antihigiénica mascarilla de una vez del rostro de la sociedad, yo no he usado ni una en todo el año, pero lo que más me gusta de esta época es no pagar impuestos y hacer todo lo posible para qué los demás hagan lo mismo. Es la única manera de frenar el disparate.

    OFF (objetores fiscales fundamentalistas) pronto cumplirá su tercer aniversario.

    Cuentas claras, espadas a sus vainas.

    Ahora estoy fabricando bolitas de un gramo de oro de 24kilates y monedas de plata de distinto peso para el cambio, esa va a ser la moneda digital que se va a imponer con toda seguridad en el futuro. No tengo duda, volvemos al patrón oro clandestino.

    • Estoy convencido también que en breve surgirá un nuevo género literario que tendrá un enorme éxito, la literatura fiscal fantástica.

      Pienso en un personaje, defraudador, simpático, perseguido, ingenioso, capaz de burlar todos los controles económicos globales.

      Sería una mezcla de novelas de espionaje, policiacas, aventuras, fantásticas, vampíricas, donde los jóvenes aprenderían a defraudar de manera muy entretenida emulando la audacia del protagonista.
      Creo que puede ser el nuevo género literario de la resistencia.

Comments are closed.