Si de verdad quisiéramos frenar esta decadencia, primero mejoraríamos nosotros mismos, individualmente; daríamos mucha más importancia a los actos y mucho menos a los discursos; veríamos la viga en ojo propio y no la paja en el ajeno; y seríamos mucho más exigentes con los nuestros que con los adversarios……

Foto: Amine M’Siouri

[CONTENIDO EN PRIMICIA PARA MECENAS] 
SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

Aquí ya nadie es inocente

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 2.000 hasta la fecha), que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.
Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.
Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí