Digámoslo claramente, se está asesinando socialmente a inocentes, muchos más de los que cabe imaginar. Y puesto que los humanos somos criaturas sociales, el asesinato social a veces conduce a la muerte real. Si no hay más desgracias es porque los familiares acuden al rescate de estas víctimas. Pero quienes están solos es muy probable que acaben mal.

Aun así, todas las víctimas coinciden en una percepción: no están seguras de estar vivas. Muchas siguen adelante por una sola razón: siempre puedes matarte mañana. Los pensamientos suicidas no les parecen irracionales porque su identidad ha sido aniquilada. Y cuando tu identidad es aniquilada, ¿quién eres? Nadie. Tu yo ha sido asesinado.

Lo apuntaba muy bien Emily Jofee citando al personaje John Proctor de la obra The Crucible, sobre los juicios de brujas de Salem. Proctor es acusado de brujería y se niega a salvar su vida confesando públicamente. Antes de su ejecución, explica su negativa: “¡Porque es mi nombre! ¡Porque no puedo tener otro en mi vida!… ¿Cómo puedo vivir sin mi nombre?”………………….……………………….[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

Las víctimas silenciadas del feminismo

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 1.000 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: análisis especiales, que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos

En nuestra comunidad de mecenas encontrarás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que la política y los partidos han arrasado.

Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.

Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

5 COMENTARIOS

  1. Hoy voy a ser Disidente para que no se enfade Cucurruqui, aunque debo advertirle antes que coincido con Benegas en la percepción de los problemas de la sociedad actual, y solo voy a disentir en la solución.

    Yo soy un bestia, siempre he sentido que la violencia canalizada a través del amor es la fuerza que mueve universo, que el bien comprende al mal y que ambos se mueven por la violencia del amor.

    Una vez sabido esto, podemos comprender casi todo, hasta la física cuántica.

    “Cansado de amar te odio, cansado de odiar te amo” decía Miguel Hernández, una sencilla frase que encierra más sabiduría que todas las leyes del mundo juntas.

    No nos engañemos, es una época de maricones, los hombres se imaginaban una socialdemocracia guay del paraguay y han terminado más rosas que el algodón de azúcar.
    Ay, ay, ay, que mi mujer me ha puesto una denuncia, bien merecida la tienes por calzonazos. Ay, que me deprimo, ay, que mal lo estoy pasando, deja de quejarte como mujer lo que nos ha sabido defender como hombre, maricón.
    ¿Dónde están los hombres?

    Yo he montado mi harén, ¿Y vosotros, qué? Ahora estoy dándole vueltas a la idea de adelantarme a los tiempos y montar una franquicia ©HenryHaren’dt.
    Cuando los hombres no se atrevan a acercarse a las mujeres ¿Que va a ser de ellas? Y ahí estará mi franquicia que las librará de maricones quejicas, ellas estarán como locas por pertenece a un macho aunque sea compartiéndolo.
    Todo es cuestión de crear el entorno adecuado, aún no está definida la decoración, ni el vestuario ni las normas de convivencia de las concubinas, pero estoy en ello.

    Como decía nuestro tio Federico, “La idea del suicidio nos ayuda a pasar más de una mala noche” y añado yo, a tener alguna buena idea.

    • ay por favor jajajajja

      No sé si reír o llorar. Es usted terrible. :))

      Vengo de leer el artículo y es un artículo duro por las verdades como puño que dice y ahora entro a leer los comentarios que se han dejado aquí y veo que usted Henry se ha montado como solución la franquicia ©HenryHaren’dt.cia , bueno no le digo que no sea mala idea pero va a tener que montarla en lugar bien camuflado antes de que las metoo se la cierren que las cosas del placer hoy andan penalizadas, aunque bueno, como de un harén se trata siempre tendrá menos persecución por aquello de la integración social que si de una mera casa de farolillos rojos se tratase.

      En fin, el tema planteado en el artículo es muy serio, el linchamiento social puede acabar con vidas totalmente inocentes y sobre todo hoy en día una mujer tiene muy fácil destrozar la vida de un hombre si ese es su objetivo. No le llamaría a eso amor.
      Del amor al odio hay un paso, cierto, pero por medio debería existir la humanidad, a lo mejor todo sería menos trágico, hay muchos que se dejan la vida, la cartera y la autoestima por el camino.

      • Tiene razón, el asunto es muy serio y es por eso que me lo he tomado a broma.

        En el año 2005 cuando advertía a la familia y amigos por la crisis en ciernes me preguntaba cómo respondería la sociedad que vivía alegremente cuando se diera cuenta que era pobre. Aventuré algunas respuestas y la que más temía fue la que al final sucedió, la aceptación de la pobreza con sumisión.
        El asunto de la crisis me costó un divorcio, no por una cuestión económica, yo había puesto a salvo mis bienes, sino porque habiendo advertido a mi pareja de aquello que se avecinaba ella prefirió consultar a un primo suyo que era asesor financiero. Como observé que tenía más confianza en el primo broker que en mi, me separé. Ella perdió dos tercios de su patrimonio, ahora va diciendo que soy el hombre más inteligente que ha conocido. A buenas horas. Yo no siento ninguna lástima porque a día de hoy le cueste mantener el patrimonio restante de la crisis y que este no le produzca ninguna rentabilidad sino que le cueste dinero.

        Algo parecido me sucedió en aquellas fechas con un amigo. Pasé unos días en su casa y percibiendo algunos pequeños detalles en su mujer consideré que estaba preparando un divorcio a sus espaldas. Le invite a venirse conmigo a un viaje de negocios y aprovechar para abrirle los ojos con delicadeza. Rechazó el viaje.
        Dos meses después, en un puente de agosto (jueces de vacaciones y juzgados paralizados) su mujer presentó múltiples denuncias en distintos juzgados de violencia de género en un despliegue de maldad procesal inimaginable. Tuvo suerte mi amigo, coincidió que ese puente yo estaba en Madrid y me llamó diciéndome que su mujer y su hijo estaban de puente y tenía a la policía llamando al timbre. Me tocó buscarle el mejor abogado e ir desmontando denuncia a denuncia la trama falsa que le había montado una conocida abogada, al día siguiente estaba en la calle y fue absuelto de todo, aún así lo pasó muy mal.
        Yo entiendo que los afectos hacen que hombre y mujer no perciban determinadas situaciones emocionales. Se también que es difícil advertir de un peligro a quien no quiere verlo.
        Si me gusta Disidentia es precisamente por eso, es de los pocos sitios donde uno puede encontrar a personas que prestan atención a los peligros reales que tenemos enfrente.
        Yo suelo hacerles caso y me gusta aprender de su conocimiento, experiencia y percepción de las cosas.

        Por mi parte tengo una vida llena de contrastes y dificultades desde niño, si hay algo que me importa un carajo son los problemas que te pueda deparar la vida, en la vida nunca pasa nada, solo sucede lo que uno descubre y eso siempre es maravilloso, el resto no son más que accidentes e incidentes sin ninguna importancia. Tropezar con una piedra te enseña a caminar más atento, tropezar con el mundo te sirve para estar más vivo.

        Un saludo.

  2. En exclusiva para “Disidentia” los titulares de mañana.

    “El Supremo plagia la tesis de “el Funciones”.

    ©Henry.

  3. Es un ejército de personas que son anuladas social, familiar y laboralmente. Y hasta el día de hoy, la sociedad no ha actuado en su favor dándoles, al menos, el beneficio de la duda. Se ha producido un cambio en los valores sociales muy radical e injusto que ha dejado víctimas directas y colaterales de todas las edades.

Comments are closed.