“La problemática que el marxismo dejó detrás de sí continúa existiendo hoy: la disolución de las certezas primordiales del hombre sobre Dios, sobre sí mismo y sobre el universo sigue siendo, y precisamente de nuevo ahora, nuestro problema y puede llevar a la autodestrucción de la conciencia occidental”

Publicidad

Con un tono claramente premonitorio Benedicto XVI expresaba su preocupación, ya en 2005. “Ni la razón, ni la fe prometen a nadie que algún día llegará un mundo

perfecto. Éste no existe”, indicaría en otra de sus pocas entrevistas. Para insistir en su encíclica “Deus caritas est” (Dios es amor),  y como sus palabras “expresan con claridad meridiana el corazón de la fe cristiana”.

Otros viajes serían necesarios en Nigeria, donde la facción islamista Boko Haram, lucha por asentar un califato en el norte, para lo que ha declarado la yihad contra el cristianismo. 20.000 han sido los  asesinados en los últimos diez años, perpetrada en gran parte por los ganadores musulmanes Mulani

Una encíclica no es cualquier cosa, es el documento doctrinal más importante al que recurre un Papa en el ejercicio de su Magisterio. Suele responder a cuestiones particulares de una época, y estas palabras “Deus caritas est”, con las que comienza su alocución, están tomadas literalmente de la primera carta de San Juan que dice “Dios es Amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios” (Jn, 4,16).

He querido empezar esta columna recordando a Ratzinger, aunque el foco mediático esté en el Papa Francisco.  Fue un Papa malquerido por el aparato mediático, pero fundamental en la razón teológica, bien argumentada y  desplegada en varias encíclicas y en numerosas publicaciones. En el estudio, Poder, justicia y paz. El pensamiento político de Joseph Ratzinger, se recoge con justa actualidad, que es necesario restaurar el consenso, pero no en el formato posmoderno acostumbrado, sino en un consenso moral fundamental, como una urgencia para la supervivencia de la sociedad y del Estado. De nuevo el teólogo reclama una respuesta a ese relativismo totalitario que se ha extendido como una mancha de aceite, algo que se ha convertido en parte del oxígeno que respiramos.

Sin entrar en cuestiones laterales, como el peligro que podía ocasionar el viaje durante la pandemia, o posibles problemas de seguridad, lo cierto es que los cristianos perseguidos, que malviven en Irak, necesitan la presencia del representante de la iglesia católica. Esta vez sí ha sido recogido  el evento y abanderado en numerosas portadas y titulares.  Muy acorde con la diplomacia vaticana, como se puede observar en la siguiente planificación del viaje, con unos tiempos bien repartidos, según lo esencial del viaje, que podemos entender como momentos de presencia y encuentro cristianos en lugares tan hostiles como Erbil, Mosul y Qaraqosh, ciudades iraquíes recién visitadas.

La parada obligada en Erbil, ciudad ha azotada por la emigración, con más de medio millón de refugiados sirios. En junio de 2014 ocupada por al radicalismo islámico apodado eufemísticamente Estado Islámico, que devastó y convirtió en escombros iglesias, mausoleos, muchas obras antiguas y antiquísimos manuscritos.

En junio de 2017 destruyó  la mezquita de Mur ad-din en Qaraqosh, lo mismo que el resto de la ciudad, donde los cristianos representan el 90 de la población.

Los cristianos eran 1,5 millones de los 25 millones de iraquíes en 2003, hoy se estima que son entre 150.000 y 300.000 sobre una población de 40 millones. Por tanto, sí era necesario este viaje, para una religión desamparada como señala Disidentia, con más de 2.200 millones de seguidores en todo el mundo, pero cada vez y cada día más perseguida.

Otros viajes serían necesarios en Nigeria, donde la facción islamista Boko Haram, lucha por asentar un califato en el norte, para lo que ha declarado la yihad contra el cristianismo. 20.000 han sido los  asesinados en los últimos diez años, perpetrada en gran parte por los ganadores musulmanes Mulani. The Christian Post daba cuenta el 3 de julio de 2018 del asesinato de 6.000 cristianos, en su mayoría mujeres y niños, por islamista en Nigeria.

En la India, en la que los fundadores del hindutva, una ideología nacionalista e hinduista, exhiben parafernalia militar en sus uniformes que recuerda a las huestes de Mussolini, han declarado enemigos a los misioneros europeos. Los ven como un peligro y una agresión. Han muerto más de 4.300 cristianos en 2018 a causa de su fe cristiana, como recoge la nueva World Watch List 2019 un 25% más que el año anterior.

En este largo listado, apenas reseñado en los medios de comunicación, añadimos el informe-revisión, independiente del obispo Trulo para el Secretario de Relaciones Exteriores de FCO apoyo a los cristianos perseguidos. Este informe publicado a mediados de 2019 describe cómo en Oriente Medio, Asia y África, los cristianos son perseguidos, encarcelados y ejecutados, denunciando el silencio cómplice de los políticos occidentales y sus medios de comunicación.

Clamorosas situaciones como la tortura de los cristianos en Corea del Norte, en la prisiones de Eritrea, Malasia, Pakistán. Masiva violencia en estados de la India como Chhattisgarh, Maharashtra, Odisha, Madhya Pradesh, Uttar Pradesh, Jharkhand,y Telangana para forzar la conversión de cristianos al hinduismo, así como la rutinaria violencia sexual contra la mujer. En China se repele la religión cristina y en Nepal están prohibidos los ritos funerarios cristianos. Según el Pew Research Center, en 2015 los cristianos fueron objeto de persecución en 144 paises. Lo que supone un aumento respecto los 125 paises de 2015. Y así podríamos continuar detalladamente por los cuatro puntos cardinales, que tienen en común esta persecución y el silencio mediático.

“La fe cristiana siempre presentará un desafío radical a cualquier poder que haga reclamos absolutos por sí mismo, y hay muchos de ellos en el mundo de hoy. Y sugiero que enfrentar el poder absoluto es ciertamente una preocupación legítima y un objetivo político de cualquier gobierno democrático. De hecho, el desafío inherente de la fe cristiana a las afirmaciones absolutistas explica por qué ha sido una piedra fundamental del gobierno democrático occidental, y también explica por qué debemos seguir apoyándola vigorosamente dondequiera que esté amenazada.” Párrafo obtenido del informe en el que aparecen constantes referencias al respeto de la libertad religiosa, que es en definitiva la libertad que debiera caracterizar una democracia.

Sin embargo, estos cristianos perseguidos necesitan una defensa más contundente del Papa frente al Islam radical y su intolerancia, con frecuencia maquillado por los diferentes “abrazos al Islam”, a los que el pontífice argentino es tan proclive, con las cámaras siempre atentas para captar su tolerancia multicultural.

Cualquiera sabe que si vive en una tierra hostil, que prohíbe su libertad de credo, y en la que se juega la vida con frecuencia, las buenas palabras no sirven para nada, si no existe una clara y firme denuncia. Mientras tanto más de 260 millones de cristianos son perseguidos en más de 109 países a lo largo y ancho del mundo. A pesar de que desde una mentalidad secular no se comprende que para estos millones de cristianos, su fe no es principalmente una normativa, ni una costumbre o tradición, es una experiencia plena y diaria a la que no están dispuestos a renunciar.

Foto: Hugo Fergusson.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

11 COMENTARIOS

  1. El mayor error de la historia fue el cisma luterano, que fue el que generó una lucha por el PODER inaudita, que ensalzó el sentimiento sobre la razón, que es el origen del racismo que produjo el exterminio de nativos americanos, las hambrunas de Irlanda, Bengala, India, que usó la delincuencia institucionalizada (piratería, narcotráfico para «abrir» el mercado chino, tráfico de armas…). El cristianismo católico se equivocó al protestantizarse, de ahí viene el buenismo, el relativismo, la rendición de occidente, el aborto, la eutanasia. Eso no es catolicismo, no es cristianismo. De aquellos polvos, estos lodos. La gestión de la Monarquía Hispánica fue, con sus errores, impecable, por eso funcionó tres siglos sin necesidad de desplegar grandes efectivos militares, al menos en América.
    Las guerras en Europa eran por PODER y España debía defenderse.
    Ser la espada de Roma permitió detener el Islam, el que no permitía el comercio en el Mediterráneo y en el Oriente Próximo, el mismo con el que se alió el propio Francisco I, cuyo odio a Carlos I era mayor que las precauciones que habría debido tomar.
    Hoy no está España para defender Europa y los herederos de los de Sajonia y Francia han abierto las puertas al Islam. A ver qué pasa.

  2. Buen artículo y comentarios.

    Incidir en que el enemigo está dentro. Los musulmanes simplemente se sienten fuertes porque huelen nuestra debilidad mientras se les subvenciona precisamente por los mismos que buscan nuestra autodestrucción.

    Autodestrucción que va mucho mas allá del marxismo. Los delirios criminales con la Vendeé no tuvieron nada de islámicos. Habría que analizar despacio porque ha fracasado el kemalismo (la búsqueda de una Turquía moderna) mientras cotiza al alza el whabismo/salafismo.. y yo creo que occidente y la angloesfera tienen mucho que ver.

    El Papa podría ir también a esos barrios musulmanes uropeos y pregutarse porque ahi no hay iglesias.

    Recomiendo este link

    https://cesarvidal.com/la-voz/candilejas-teatro-y-espectaculo/reposicion-de-la-entrevista-a-said-tamoud-persecucion-a-los-cristianos-de-argelia-29-01-21

    Respecto al Papa Paco… tengan la seguridad de que una vez esté en territorio «hostil» se dedicará al ecumenismo pro musulman y a echar la culpa de lo que pasa a que en occidente no dejamos entrar aún a mas musulmanes. Que lo acaban pagando con sus «hermanos» cristianos. Preparense para la puñalada jesuita.

    Me parece que fue Putin quien durante una visita de un jeque saudí, un capo de tutili capo, a Moscú; cuando se le sugirió que autorizara mezquitas whabitas/salafistas (tuteladas por Arabia Saudí) en Moscú/Rusia.. contestó que cuando se pudiera hacer lo mismo con iglesias ortodoxas en Arabia Saudita (Riad, Meca, Medina…) que el encantado. Pero que antes no.

    Un cordial saludo

  3. Hoy hace 17 años de la matanza de Madrid. Entonces empezó la gran operación para destruir España y la libertad de los españoles. Los autores de la masacre no han sido identificados ni juzgados. Por cierto, los ataques contra el cristianismo no han dejado de aumentar y no tanto por parte de los musulmanes -que también- como por parte del globalismo izquierdista.

    • Efectivamente Catlo.

      Se echa en falta un recordatorio y un análisis serio de muchas cosas que nos dejó ese terrible atentado.

      Entre ellas esa montaña de mentiras sobre las que se ha asentado este nuevo régimen.

      Un cordial saludo

  4. El verdadero Cristianismo es hostil s cualquier forma de opresión del ser humano, al igual que la tradición de las Escrituras. Siempre opuestas a toda forma de poder terrenal. Los autores de los textos del Antiguo y Nuevo Testamento sabían que cualquier forma de gobierno humana lleva en sí misma la semilla de la tiranía.

    Todos los poderes que se han llamado cristianos han hecho lo posible por manipular el mensaje cristiano y usarlo a su favor. Se atribuyeron la designación divina, en una interpretación torticera de las escrituras (sin entrar en la corrupción de diversos pasajes) para implantar monarquías absolutas, inquisiciones y jerarquías rígidas.

    Sin embargo, un fondo del mensaje siguió vivo y ello porque el cristianismo no mata la libertad sino todo lo contrario Esto hizo que Occidente sea diferente al resto del mundo, pese a que nos hemos matado a lo bestia (como el resto de la humanidad, cada uno con la tecnología disponible). El humanitarismo y la solidaridad occidental parte del cristianismo, sin distinción de credo, lo que no pasa en ninguna religión (que solo mira como «iguales» a sus creyentes). No verán a ninguna congregación islámica, judía o hinduista ayudando a cristianos. Pero lo contrario lo vemos todos los dias. Quizá sí algo se parece es el budismo, pero es una doctrina muy diferente del cristianismo (pese a lo que nos venden).

    Sin embargo no es el Islam el mayor enemigo del cristianismo, sino ideologías materialistas occidentales, como el liberalismo y el marxismo, en todas sus variantes. Boko Haram, el Daesh, al-Qaeda son organizaciones de corte totalmente occidental, que han cogido el Islam como las organizaciones terroristas occidentales cogieron el marxismo y la lucha obrera como banderas. Pero debajo de eso solo había (y hay) la voluntad de poder absoluto de una minoría muy fanática y ambiciosa. El mensaje cristiano es hostil a esa actitud, por eso apenas ha existido terrorismo de inspiración cristiana (si acaso mucho más inspirado por el nacionalista).

    Cuando en algunos países, esos grupos fanáticos musulmanes se han hecho con el poder (caso de los wahabies en la Arabia llamada Saudí) han durado y Durán bastante tiempo porque les han sido útiles a las potencias anglosajonas. Poco importa la ética de regímenes absolutamente tiránicos, para los «campeones de la democracia y el liberalismo».

    No es que en los países musulmanes haya libertad de cultos (eso no entra en sus esquemas mentales). Pero lo que no puede olvidar hoy este Occidente totalmente en decadencia es que el cristianismo ha sido su sangre vital y lo que le ha alimentado durante los últimos 1500 años (combinado con Grecia, Roma y la aportación germánica). Eso es lo que Occidente ha olvidado y se enfrenta a una religión expansiva, con un crecimiento demográfico brutal, simple por su mensaje (no hay más dios que Allah y Mahoma es su profeta), en la que no hay jerarquía, que viene con ganas de revancha histórica y que ha sido alimentada en el rencor por el propio Occidente, su ambición, su soberbia y su orgullo. Un Occidente absolutamente ciego y gestionado por unas clases dirigentes absolutamente repugnantes en su amoralidad, corrupción y vanidad.

    • El cristianismo sí reconoce el poder o el gobierno terrenal. Desde el primer momento el cristianismo reconocía a las autoridades legítimas de los pueblos y pedía que fuesen obedecidas las leyes y respetados los gobiernos, excepto cuando estos eran tiránicos que entonces sí cabía la desobediencia. Desde los mismos Evangelios, pasando por San Pablo, San Agustín, Santo Tomás de Aquino o Francisco de Vitoria entre nosotros. No todos los poderes que se nombran como cristianos han manipulado el mensaje cristiano. Nuestra Monarquía Católica es un ejemplo. Solo unos reyes profundamente cristianos podían alumbrar ese monumento a la Justicia, inspirado en el cristianismo, que se llama Leyes de Indias

      • Todos los que Vd. nombra era personajes muy bien situados en la jerarquía eclesiástica. Como no iban a justifica los gobiernos temporales como derivados de Dios? Pues vaya vista que tuvo Dios para poner a los más trápalas en los tronos del mundo? Y de que autoridades legítimas me habla? De las impuestas por la vía de las armas y las victorias militares? De las debidas a la herencia de cama de reyes adúlteros y barraganas de la nobleza? Nuestra monarquía católica no fue ejemplo de nada, más bien de tirar la sangre de los españoles para mantener las ambiciones de una familia advenedizos centroeuropea como los Austrias y otra francesa como los Borbones. Lo mismo que el resto de monarquías europeas (o Repúblicas). La autoridad viene de la fuerza y de la violencia legal. Todo lo demás son cuentos. Yo los respeto porque son más fuertes que yo (aún cuando generalmente no llevan razón y nos manipulan), pero nunca los legitimaré, por mucho que lo digan los Padres de la Iglesia. Porque Dios no tiene nada que ver en esto. La autoridad es un asunto humano (y muy humano) que se implanta con estrategias humanas: violencia, mentiras y coacción. Y luego se legitima con leyes e ideología. Y todo poder humano quiere perpetuarse, caiga quien caiga y sin atender a razones.

        • ¿Entonces para usted San Pablo no es una autoridad para el cristianismo? ¿Y San Agustín tampoco pinta nada en el cristianismo? Y para usted quién pinta algo en el cristianismo ¿Solo los evangelios? Pero según su interpretación ¿no? bueno eso se llama protestantismo que es quien realmente inventó el sometimiento de la religión cristiana al poder político. En cuanto a nuestra monarquía, le recuerdo que los Austrias y también los Borbones se limitaron a seguir lo que había dejado escrito en su testamento Isabel de Castilla, Trastámara. De todos modos si las leyes de indias son cuentos, yo entonces ya me retiro con un afectuoso saludo

          • Lo de San Pablo lo podemos discutir. Evidentemente que es una autoridad, quizás del que los textos han dado una versión un tanto dulcificada. Por supuesto que los evangelios son la máxima autoridad. No irá a comparar las palabras que se atribuyen a Cristo por la propia tradición de la Iglesia con las de un obispo del siglo V o un monje del siglo XII por muy doctor en teología que sea. Todo ellos son producto de su época. Como iba Tomás de Aquino a cuestionar la autoridad de reyes y magnates? El protestantismo será lo que sea, pero no cabe duda que espoleo a la Iglesia Católica a reformarse también. No se puede tener una versión de las otras confesiones cristianas como si estuviéramos en el siglo XVI.

            Y respecto a que los Austrias cumplieron el testamento de Isabel la Católica, eso ni por asomo. Castilla no había tenido muchos intereses en Europa más allá del comercio de la lana. Castilla tenía sus miras en otros sitios. En cualquier caso caso los Austrias cumplieron más el de Fernando de Aragón y sus ambiciones italianas en disputa de siglos con Francia.

            En cualquier caso, los Habsburgo fueron los que heredaron esta magnífica finca por la política de cama y les tocó la lotería. Con las Indias incluidas. Como muchos ganadores del gordo dilapidaron sus riquezas en guerras para mantener su hegemonía europea (la de su familia), de la que nada obtenían los españoles (salvo la aristocracia, la historia de siempre en España). Carlos I era un megalómano de la ostia, que hoy dejaría corto a Sánchez, mientras que Felipe II deberia ser el patrón de la burocracia. Ambos defensores de una Iglesia Católica que en Roma les veía como unos entrometidos (el primo de Zumosol) y que era su instrumento de control ideológico. Un poquito de autonomía respecto a Roma y mirar más por los intereses de España no nos hubiera venido mal. Quizás mirar más por unificar los reinos peninsulares que formaban la monarquía (al estilo de la Francia de Francisco I) y no estar tan pendientes de Europa (hoy seguimos cometiendo el mismo error, mirando siempre a Bruselas). Quizás la historia hubiera sido distinta, si las glorias imperiales de hubiesen focalizado en América (y no ser espada de Roma). Un ejemplo: cuando se estudia en un bachillerato la historia de España, se le da mucha más importancia a la política europea que a la sociedad, economía y administración de la América Española. No sé… Los Borbones lo mismo y al servicio de los intereses de Francia.

            Yo también le envío un afectuoso saludo.

  5. El verdadero cistianismo es hostil s cualquier forma de opresión del ser humano, al igual que la tradición de las Escrituras. Siempre opuestas a toda forma de poder terrenal. Los autores de los textos del Antiguo y Nuevo Testamento sabían que cualquier forma de gobierno humana lleva en sí misma la semilla de la tiranía.

    Todos los poderes que se han llamado cristianos han hecho lo posible por manipular el mensaje cristiano y usarlo a su favor. Se atribuyeron la designación divina, en una interpretación torticera de las escrituras (sin entrar en la corrupción de diversos pasajes) para implantar monarquías absolutas, inquisiciones y jerarquías rígidas.

    Sin embargo, un fondo del mensaje siguió vivo y ello porque el cristianismo no mata la libertad sino todo lo contrario Esto hizo que Occidente sea diferente al resto del mundo, pese a que nos hemos matado a lo bestia (como el resto de la humanidad, cada uno con la tecnología disponible). El humanitarismo y la solidaridad occidental parte del cristianismo, sin distinción de credo, lo que no pasa en ninguna religión (que solo mira como «iguales» a sus creyentes). No verán a ninguna congregación islámica, judía o hinduista ayudando a cristianos. Pero lo contrario lo vemos todos los dias. Quizá sí algo se parece es el budismo, pero es una doctrina muy diferente del cristianismo (pese a lo que nos venden).

    Sin embargo no es el Islam el mayor enemigo del cristianismo, sino ideologías materialistas occidentales, como el liberalismo y el marxismo, en todas sus variantes. Boko Haram, el Daesh, al-Qaeda son organizaciones de corte totalmente occidental, que han cogido el Islam como las organizaciones terroristas occidentales cogieron el marxismo y la lucha obrera como banderas. Pero debajo de eso solo había (y hay) la voluntad de poder absoluto de una minoría muy fanática y ambiciosa. El mensaje cristiano es hostil a esa actitud, por eso apenas ha existido terrorismo de inspiración cristiana (si acaso mucho más inspirado por el nacionalista).

    Cuando en algunos países, esos grupos fanáticos musulmanes se han hecho con el poder (caso de los wahabies en la Arabia llamada Saudí) han durado y Durán bastante tiempo porque les han sido útiles a las potencias anglosajonas. Poco importa la ética de regímenes absolutamente tiránicos, para los «campeones de la democracia y el liberalismo».

    No es que en los países musulmanes haya libertad de cultos (eso no entra en sus esquemas mentales). Pero lo que no puede olvidar hoy este Occidente totalmente en decadencia es que el cristianismo ha sido su sangre vital y lo que le ha alimentado durante los últimos 1500 años (combinado con Grecia, Roma y la aportación germánica). Eso es lo que Occidente ha olvidado y se enfrenta a una religión expansiva, con un crecimiento demográfico brutal, simple por su mensaje (no hay más dios que Allah y Mahoma es su profeta), en la que no hay jerarquía, que viene con ganas de revancha histórica y que ha sido alimentada en el rencor por el propio Occidente, su ambición, su soberbia y su orgullo. Un Occidente absolutamente ciego y gestionado por unas clases dirigentes absolutamente repugnantes en su amoralidad, corrupción y vanidad.

Comments are closed.