Según la OMS el R0 (número de contagios causados por cada persona infectada) del coronavirus de Wuhan se sitúa en 1,4-2,5. Sin embargo, algunos autores mediante un análisis de la bibliografía más reciente (desde el 1 de enero al 1 de febrero 2019) sitúan con precisión un R0 medio de 3,281.

Si lo comparamos con el R0=1,2-1,6 de la gripe A (H1N1)2 igual no resulta demasiado alarmante, pero usemos las matemáticas. Según el profesor Hugh Montgomery, en una cadena de transmisión de 10 pasos una persona con gripe (R0=1,3) contagiaría aproximadamente a 14 personas, mientras que partiendo prudentemente de un R0=3 de COVID-19 ¡obtendríamos 59.049 personas infectadas!3 ¿Podría deberse a la carga viral y a la morfología de los viriones?

Definimos la carga viral como la cantidad de partículas virales que encontramos en una muestra, expresada normalmente como copias de material genético viral (ARN o ADN) partido por mililitro4–6. Es una unidad de medida con múltiples aplicaciones. Por ejemplo, determinar zonas de alto riesgo biológico, como hospitales y concentraciones públicas, por su alto contenido en viriones (estado del virus fuera de la célula en forma de partícula viral infecciosa)7–11.

¿Qué tamaño tienen los viriones de COVID-19?

Semanas atrás en “medios de desinformación” que no voy a mencionar, incluso en un seminario de un hospital cuyo nombre correrá la misma suerte, se divulgaron contenidos erróneos acerca de estos viriones. Se informó de “un virus grande, de 400 nanómetros (nm)”. ¿Mezclaron el tamaño del genoma vírico con el tamaño del virión? ¿Confundieron el concepto de pleomorfía (la variación que existe entre los distintos viriones producidos por una célula) tomando de referencia un virión de un tamaño anormalmente grande? ¿O fue simplemente un bulo más del que se hizo eco la prensa para vender una noticia rápida?

El gobierno y una parte importante de la prensa prefirieron incurrir en lo que denominaré la “normalización patológica”: naturalizar la enfermedad de manera irracional y dogmática, hasta que se ha convertido en una crisis sanitaria de proporciones extraordinarias

Para averiguar la verdad sobre el tamaño podemos acudir a la bibliografía disponible: encontraremos que los viriones de COVID-19 son esféricos y pleomórficos, oscilando entre 70-90 nm12, 60-140 nm13­ y 70-80 nm14… bastante más pequeños de lo que se había venido difundiendo. Y es que el tamaño importa: cuanto más pequeño es el virión, más probabilidades tiene de superar los filtros de las mascarillas y, también, más tiempo puede permanecer en suspensión en el ambiente.

coronavirus foto 04
Visualización de COVID-19 al microscopio electrónico de transmisión13

¿Cuándo se produce el pico de carga viral?

En el COVID-19 el pico de carga viral parece establecerse a los 5-6 días desde el comienzo de los síntomas15, en el SARS a los 10 días16,17 y en el MERS a las dos semanas 18,19.En el caso de la primera persona infectada por COVID-19 en Corea del Sur tuvo lugar al 5º día, seguido de una disminución a partir del 7º 15.

Además, al comienzo de la infección cuando no se manifiestan síntomas ya existe una capacidad de contagio silencioso20. La cual parece mantenerse en los pacientes asintomáticos cuya carga viral es prácticamente la misma que la de pacientes que sí manifiestan los síntomas, convirtiendo a estos pacientes en propagadores indetectables21 que dificultan el control de la cadena de contagios. Por esta razón, es de vital importancia un replanteamiento de la dinámica de transmisión16,22 que no se limite sólo a pacientes sintomáticos. Además, conocer el comportamiento dinámico de la carga viral a lo largo del curso de la enfermedad puede ser clave para determinar el momento óptimo de administración de antivirales15.

¿Dónde se encuentra mayoritariamente la carga viral?

En el caso de COVID-19 se ha observado que es más abundante en la nariz20. Sin embargo, en el virus del MERS se encuentra en la zona inferior de las vías respiratorias18,19,23 al igual que en el virus del SARS 24,25. Quizás esta sea una característica importante para entender la facilidad de transmisión del COVID-19 que, al localizarse en las vías altas, facilita el contacto con la mano y la dispersión por estornudos y tos.

¿Cómo se ha conseguido reducir la carga viral en los pacientes con COVID-19?

En el estudio del paciente cero surcoreano se halló una disminución estadísticamente significativa al día siguiente tras la administración de lopinavir/ritonavir 26, una combinación de dos antirretrovirales con sinergia positiva (uno potencia la acción del otro) usada para tratar el VIH mediante la inhibición de la proteasa, una enzima clave en el proceso de maduración de los viriones del VIH 27–30.

coronavirus foto 05
Desarrollo clínico, tratamiento y carga viral del paciente cero (varón de 54 años) que fue el primero en causar transmisión terciaria fuera de China20
*El valor de Ct cycle threshold es inversamente proporcional a la carga viral hallada26. No pudo medirse desde el inicio del ingreso sino a partir del día 7 inclusive26

Otro tratamiento eficaz en la reducción de la carga viral fue hidroxicloroquina combinada con azitromicina31. La hidroxicloroquina es un principio activo menos tóxico que la cloroquina usada contra la malaria32. Al administrarla junto con azitromicina, un antibiótico de amplio espectro, se observó una disminución de la carga viral en los pacientes afectados por COVID-1931.

coronavirus foto 06
Porcentaje de pacientes positivos en test de PCR para COVID-19 a lo largo de 6 días desde su admisión. Se encuentran divididos en grupo control, grupo tratado sólo con hidroxicloroquina y grupo tratado con combinación de hidroxicloroquina y azitromicina31

Una observación importante

Dadas las similitudes entre el COVID-19 y el virus del SARS, debería considerarse que el empeoramiento en la segunda semana no se deba a un aumento de la carga viral, sino a los daños ocasionados los días anteriores. Tal es la situación recogida en un estudio prospectivo sobre el virus del SARS, que determinó que la carga viral no estaba relacionada con el empeoramiento ocurrido en la segunda semana16. Por tanto, quizás estemos ahora ante el mismo escenario.

La carga viral… de la corrección política

Atrás quedaron los debates estériles sobre el carácter gripal de COVID-19, su tamaño, infectividad, tasa de letalidad, tasa de mortalidad y toda clase de interpretaciones poco rigurosas de datos, indicios, pruebas y evidencias. Hemos entrado en una profunda crisis de confianza en el Estado, el gobierno y los medios de información. Y todo por una sencilla razón: se ha priorizado el bienestar emocional frente a la prevención de una pandemia, sin lograr ni una cosa ni la otra. El debate entre las dos principales corrientes lideradas por Antoni Trilla33–37 (estrategia poco previsora) y Oriol Mitjá38–42 (estrategia más anticipativa) parece haber llegado a su fin.

Tarde o temprano, como señalaba en “COVID-19: El origen del pánico”, la verdad se acaba imponiendo. Hemos tenido a nuestra disposición abundantes publicaciones científicas sobre COVID-19 desde mucho antes de los contagios en España, y ni que decir tiene que también de otras enfermedades infecciosas similares como el SARS, el MERS, el ébola, la viruela, la gripe de 1918 y un largo etcétera.

Sin embargo, el gobierno y una parte importante de la prensa prefirieron incurrir en lo que denominaré la “normalización patológica”: naturalizar la enfermedad de manera irracional y dogmática, hasta que se ha convertido en una crisis sanitaria de proporciones extraordinarias. Y cabría preguntarse: ¿por qué el pensamiento científico no ha calado en nuestra sociedad? La respuesta quizá no está tanto en la propia sociedad como en quienes pueden y deben concienciarla … y no lo han hecho en absoluto, más bien justo lo contrario.

 

  1. Liu, Y., Gayle & Wilder-Smith. The reproductive number of COVID-19 is higher compared to SARS coronavirus. Journal of Travel Medicine (2020) doi:10.1093/jtm/taaa021.
  2. Fraser, C. et al. Pandemic potential of a strain of influenza A (H1N1): Early findings. Science 324, 1557–1561 (2009).
  3. Channel 4 Dispatches en Twitter: “‘If you are irresponsible enough to think that you don’t mind if you get the flu, remember it’s not about you – it’s about everybody else.’ Intensive care specialist Professor Hugh Montgomery explains why this coronavirus is different from the ordinary flu. https://t.co/h9sQorHQUv” / Twitter. https://twitter.com/C4Dispatches/status/1241803403619172359.
  4. Modjarrad, K. & Vermund, S. H. Effect of treating co-infections on HIV-1 viral load: a systematic review. The Lancet Infectious Diseases vol. 10 455–463 (2010).
  5. Peiris, J. S. M. et al. Clinical progression and viral load in a community outbreak of coronavirus-associated SARS pneumonia: A prospective study. Lancet 361, 1767–1772 (2003).
  6. Phillips, A. N. et al. HIV viral load response to antiretroviral therapy according to the baseline CD4 cell count and viral load. Journal of the American Medical Association 286, 2560–2567 (2001).
  7. Rajčani, J. Molecular Mechanisms of Virus Spread and Virion Components as Tools of Virulence. Acta Microbiologica et Immunologica Hungarica 50, 407–431 (2003).
  8. Hutchinson, E. C. et al. Conserved and host-specific features of influenza virion architecture. Nature Communications 5, 1–11 (2014).
  9. Luo, K. et al. Primate lentiviral virion infectivity factors are substrate receptors that assemble with cullin 5-E3 ligase through a HCCH motif to suppress APOBEC3G. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 102, 11444–11449 (2005).
  10. Sarmiento, M., Haffey, M. & Spear, P. G. Membrane proteins specified by herpes simplex viruses. III. Role of glycoprotein VP7(B2) in virion infectivity. Journal of virology 29, 1149–58 (1979).
  11. Zhou, P. et al. Definition of linear antigenic regions of the HPV16 L1 capsid protein using synthetic virion-like particles. Virology 189, 592–599 (1992).
  12. Han, J.-M. K. et al. Identification of Coronavirus Isolated from a Patient in Korea with COVID-19. Osong Public Health and Research Perspectives 11, 3–7 (2020).
  13. Zhu, N. et al. A Novel Coronavirus from Patients with Pneumonia in China, 2019. New England Journal of Medicine (2020) doi:10.1056/nejmoa2001017.
  14. Corona virus SARS-CoV-2 disease COVID-19: Infection, prevention and clinical advances of the prospective chemical drug therapeutics | Chhikara | Chemical Biology Letters. http://pubs.iscience.in/journal/index.php/cbl/article/view/995/640.
  15. Kim, J. Y. et al. Viral load kinetics of SARS-CoV-2 infection in first two patients in Korea. Journal of Korean Medical Science 35, (2020).
  16. Peiris, J. S. M. et al. Clinical progression and viral load in a community outbreak of coronavirus-associated SARS pneumonia: A prospective study. Lancet 361, 1767–1772 (2003).
  17. Hung, I. F. N. et al. Viral loads in clinical specimens and SARS manifestations. Emerging Infectious Diseases 10, 1550–1557 (2004).
  18. Oh, M. D. et al. Viral load kinetics of MERS coronavirus infection. New England Journal of Medicine vol. 375 1303–1305 (2016).
  19. Respiratory Tract Samples, Viral Load, and Genome Fraction Yield in Patients With Middle East Respiratory Syndrome. Journal of Infectious Diseases, 210(10), 1590–1594 | 10.1093/infdis/jiu292. https://sci-hub.si/https://academic.oup.com/jid/article-abstract/210/10/1590/2192931 doi:10.1093/infdis/jiu292.
  20. Zou, L. et al. SARS-CoV-2 Viral Load in Upper Respiratory Specimens of Infected Patients. New England Journal of Medicine 382, 1177–1179 (2020).
  21. Rothe, C. et al. Transmission of 2019-nCoV Infection from an Asymptomatic Contact in Germany. New England Journal of Medicine (2020) doi:10.1056/nejmc2001468.
  22. Pan, Y., Zhang, D., Yang, P., Poon, L. L. M. & Wang, Q. Viral load of SARS-CoV-2 in clinical samples. The Lancet. Infectious diseases 0, (2020).
  23. Falzarano, D. et al. Treatment with interferon-α2b and ribavirin improves outcome in MERS-CoV-infected rhesus macaques. Nature Medicine 19, 1313–1317 (2013).
  24. Drosten, C. et al. Evaluation of Advanced Reverse Transcription-PCR Assays and an Alternative PCR Target Region for Detection of Severe Acute Respiratory Syndrome-Associated Coronavirus. Journal of Clinical Microbiology 42, 2043–2047 (2004).
  25. Cheng, P. K. C. et al. Viral shedding patterns of coronavirus in patients with probable severe acute respiratory syndrome. Lancet 363, 1699–1700 (2004).
  26. Lim, J. et al. Case of the index patient who caused tertiary transmission of coronavirus disease 2019 in Korea: The application of lopinavir/ritonavir for the treatment of COVID-19 pneumonia monitored by quantitative RT-PCR. Journal of Korean Medical Science 35, (2020).
  27. Lopinavir y ritonavir: Antivirales | Vademécum Académico de Medicamentos | AccessMedicina | McGraw-Hill Medical. https://accessmedicina.mhmedical.com/content.aspx?bookid=1552&sectionid=90372419.
  28. CHMP. Lopinavir/Ritonavir Mylan, INN-lopinavir-ritonavir. www.ema.europa.eu/contact.
  29. Lopinavir y Ritonavir: MedlinePlus medicinas. https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/meds/a602015-es.html.
  30. R. M. López Galera, M. R. G. D. I. P. C. I. R. C. E. R. P. J. M. J. Inhibidores de la proteasa del VIH: actualización y monitorización terapéutica de las concentraciones plasmáticas en el tratamiento antirretroviral. (2001).
  31. Gautret, P. et al. Hydroxychloroquine and azithromycin as a treatment of COVID-19: results of an open-label non-randomized clinical trial. International Journal of Antimicrobial Agents (2020) doi:10.1016/j.ijantimicag.2020.105949.
  32. Ben-Zvi, I., Kivity, S., Langevitz, P. & Shoenfeld, Y. Hydroxychloroquine: From malaria to autoimmunity. Clinical Reviews in Allergy and Immunology vol. 42 145–153 (2012).
  33. Antoni Trilla: “M’agradaria trobar una vacuna pel virus de la por.” https://www.rac1.cat/programes/20200208/473358346385/antoni-trilla-coronavirus-por-clinic-mobile-congres-telefonia.html.
  34. Coronavirus de Wuhan: “No hay nada más contagioso que el miedo” | Sociedad | EL PAÍS. https://elpais.com/sociedad/2020/01/30/actualidad/1580407947_671784.html.
  35. Antoni Trilla: “No hi ha una raó objectiva, des del punt de vista científic, per cancel·lar el Mobile.” https://www.ara.cat/societat/entrevista-doctor-antoni-trilla-coronavirus_0_2397360345.html.
  36. Antoni Trilla: “La por al coronavirus ha vençut la realitat mèdica” – Els matins. https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/els-matins/antoni-trilla-la-por-al-coronavirus-ha-vencut-la-realitat-medica/video/6029882/.
  37. Antoni Trilla: «Es una locura, con el coronavirus se están montando unas bolas espectaculares». https://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2020/02/14/antoni-trilla-coronavirus-ciencia-perdido-batalla-frente-miedo/00031581701632494207128.htm.
  38. Oriol Mitjà busca dinero para la vacuna contra el Covid-19. https://www.metropoliabierta.com/el-pulso-de-la-ciudad/sanidad/cientifico-barcelones-busca-dinero-vacuna-covid-19_25289_102.html.
  39. Oriol Mitjà exige un “confinamiento total” de dos semanas. https://www.metropoliabierta.com/el-pulso-de-la-ciudad/medico-oriol-mitja-pide-confinamiento-semanas_25217_102.html.
  40. Investigador Oriol Mitjà insta aplazar Mobile para evitar coronavirus. https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20200211/oriol-mitja-coronavirus-mobile-7843899.
  41. Oriol Mitjà sobre l’impacte del coronavirus: “Hi hauria d’haver una restricció de viatgers com han fet altres governs” – Preguntes freqüents. https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/preguntes-frequents/oriol-mitja-sobre-limpacte-del-coronavirus-hi-hauria-dhaver-una-restriccio-de-viatgers-com-han-fet-altres-governs/video/6030404/.
  42. El coronavirus crea alarma porque es nuevo, no por su gravedad, según experto. https://www.lavanguardia.com/vida/20200211/473455536988/el-coronavirus-crea-alarma-porque-es-nuevo-no-por-su-gravedad-segun-experto.html.
Foto: Martín Sánchez

Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

13 COMENTARIOS

  1. «…se ha priorizado el bienestar emocional frente a la prevención de una pandemia, sin lograr ni una cosa ni la otra. El debate entre las dos principales corrientes lideradas por Antoni Trilla33–37 (estrategia poco previsora) y Oriol Mitjá38–42 (estrategia más anticipativa) parece haber llegado a su fin».

    Cuando dejé mi opinión el otro dia, Ángel (aprovecho para corregir en mi primer comentario mis referencias a la ciudad china de «Hwan» por Wuhan y mi referencia al «SARD-2» por el coronavirus SARS (2003) que precede al actual SARS-Cov-2 o COVID-19)ante su pregunta planteada de ¿por qué no había calado el pensamiento científico en nuestra sociedad? usted aludía a que «el gobierno y una parte importante de la prensa prefirieron incurrir en lo que denominaré la “normalización patológica”: naturalizar la enfermedad de manera irracional y dogmática».

    Desde luego no le falta razón, aunque, en base a sus referencias a Antoni Trilla y Oriol Mitja, permítame decirle que el científico Oriol Mitja no puede quedar al margen de esta «normalización patológica» de la enfermedad que se nos venía encima. De manera que esa estrategia «anticipativa» que de forma oportunista ha estado tratando de colar y exhibir recientemente es demagoga, oportunista y al igual que ocurre con los poderes políticos y mediáticos, sirve a intereses espurios.

    La mayor perversión que puede tener un reputado científico es dejarse comprar por el poder político y poner esa reputación y ese conocimiento al servicio de las causas políticas más excluyentes, totalitarias y abyectas. Igual su conocimiento y «estrategia anticipativa» fue reprimida y silenciada cuando la población más necesitaba conocerla y en ese caso hubiera bastado un prudente silencio al ser preguntado por los medios en lugar de insignificar el tema.
    Por ello, lo que no es de recibo es que quiera colar ahora que «él ya lo venía advirtiendo» o que pretenda echarle el muerto al gobierno de España, pasando de puntillas e ignorando por completo la pésima gestión de la crisis sanitaria que se ha hecho en Cataluña, que ha sido incluso peor que la del gobierno central. Y por muchas razones.

    En fin, no voy a extenderme más, cuando epidemiólogos como Miquel Porta lo explicaban tan bien, ayer, en un artículo de El Confidencial, para que todos nos enteremos del «activismo pandémico» que están haciendo algunos científicos.
    Pero sí le voy a dejar este enlace para que siga el rastro de Oriol en su «estrategia anticipativa»

    https://cronicaglobal.elespanol.com/vida/oriol-mitja-coronavirus_328584_102.html

    Saludos cordiales,

  2. «¿por qué el pensamiento científico no ha calado en nuestra sociedad? La respuesta quizá no está tanto en la propia sociedad como en quienes pueden y deben concienciarla … y no lo han hecho en absoluto, más bien justo lo contrario»

    En mi opinión la investigación y el pensamiento científico están subordinados a los poderes político y económico, que a su vez son los garantes de limitar y transmitir la información a la población. No solo en España, por supuesto. En todo el globo terráqueo.
    Una mayoría abrumadora de los que gobiernan y ostentan el poder son economistas, abogados, juristas, politólogos y sociólogos. Quiero decir que su preparación y su toma de decisiones se limita a su beneficio cortoplacista a cuatro años vista.

    Me dirán que para suplir su falta de saber científico se nutren de su corte de asesores especializados, pero las previsiones o la anticipación que estos asesores puedan calibrar sobre el alcance de una pandemia son subordinadas igualmente al interés principal de los que toman las decisiones, basadas en criterios económicos, políticos e ideológicos que no científicos.

    Si me permiten seguir con la simplificación, los datos que han manejado es que el coronavirus COVID-19 es una variante del SARD-2, que en su momento pudo controlarse sin mayores consecuencias y sin que constituyera una amenaza para la población mundial. Por tanto, esa «normalización patológica» es la primera asunción que han hecho todos los Estados para no dañar la economía.

    El primero, China, que siendo consciente del peligro, se niega a asumir el problema y actúa tarde, sin impedir que el virus viaje y traspase fronteras. Conoce y asume el origen del virus, sin que en estos años haya ejercido ningún control sobre ese comercio o mercado negro de animales salvajes, por la puerta de atrás y sin ningún control alimentario. De ahí, nada extraño que el científico o científicos que pudieran alertar sobre el peligro fueran silenciados.

    Asumido que el origen del brote está en Hwan, su determinación en atajar la pandemia necesita ser además de efectiva, ejemplar ante el mundo. Las consecuencias de la pandemia en China son retrasmitida en todo el mundo. En España, especialmente, la situación de Hwan empieza a colonizar los espacios informativos, no porque causara la más mínima preocupación de que podía llegar aquí, sino para distraer la atención de otros problemas más prioritarios.
    Mientras la población, alucinada, se entretenía y especulaba con las imágenes apocalípticas de China, tan lejanas, se eludía hablar de las majaderías del gobierno con sus socios. En esa peli china de «ciencia ficción» los grupos mediáticos vieron una auténtica cortina de humo y un auténtico filón para no hablar de otras cuestiones más próximas. Luego llegaron las recomendaciones de la OMS y los informes científicos que advertían de la expansión y sugerían tomar medidas.
    Y bien mirado, tenían fácil lo de prevenir y tomar medidas para evitar la expansión, porque ya habían estado inoculando el miedo a la población, desde enero, metiéndole al coronavirus hasta en la sopa.
    De hecho, esa saturación de coronavirus de los informativos y magazines, tanto tiempo, sin ir acompañada de ningún tipo de acción ni previsión por parte del gobierno, fue perdiendo fuelle en los ciudadanos. Y ayudados por los referentes gubernamentales y periodísticos de turno, que en lugar de informar, desinformaban e insignificaban la situación, los ciudadanos cada vez se volvieron más escépticos con la amenza del virus. La nube de engaño y autoengaño, confusión e intoxicación mediática terminó incluso por anular el más elemental de los sentidos. El común.

    Y lo hizo porque viendo espejo de Italia, para evitar los actos multitudinarios y las manifestaciones ni siquiera hacía falta tener acceso privilegiado a un informe científico. Es que era lo más lógico. Los chinos residentes en Barcelona que es donde vivo, eran los únicos que se tomaron en serio al virus. Fueron los únicos en llevar mascarilla por la calle y los primeros en cerrar comercios y establecimientos y darse el piro. Por desgracia, la evolución de la pandemia y de la curva les ha dado la razón.

    El resto de países no han promovido actos multitudinarios cuando ya pintaban bastos, pero sí, cada uno con sus reticencias y peculiaridades, han tardado en reaccionar y en tomar medidas. Todos se han visto atrapados en una falsa ilusión de control que está retrasando sus actuaciones. Lo que no han podido evitar es la normalizacion patológica de este final de ciclo.

  3. Sobre el origen de este virus no sé que pensar, pero me ha llamado la atención que un sociólogo poco dado a la conspiranoia como amando de Miguel defendiera hace poco la hipotésis de que este bicho es obra de humanos.
    Hay una cosa que es alarmante y es que, si se miran las curvas ascendentes de los contagios por países, se ve que la de España es más rápida que la de Italia y la de EEUU más rapida todavía que la de España. Otra cosa para alarmar: en Italia la curva sigue en ascenso a pesar de llevar más tiempo que nosotros con medidas drásticas de confinamiento.
    Todo esto indica que no sabemos bien a qué nos enfrentamos. Si esto ha sido creado en un laboratorio, caben dos opciones: que se ha soltado a propósito o que se les ha escapado involuntariamente. No sé qué es peor.

    • Para que la curva de España sea más alta que la de Italia, convergen todas las manifestaciones del 8M, la convocatoria de VOX, el encuentro de miles catalanes en Perpinyan para ver a Puigdemont, los diferentes eventos deportivos y el hecho de tener abiertas las fronteras sin ningún control de los viajeros, especialmente de Italia, cuando en este país próximo empezaba a ser preocupante el nivel de contagios, de infectados y de muertos.
      Si se consiguió identificar y conocer el origen de algunos brotes, como en un entierro en Álava (creo) o en una comida de empresa, con una congregación más limitada de personas, fígúrese el festín que tuvo que darse el virus en eventos de esa magnitud. Sume todos esos eventos y eche cuentas del nivel exponencial de infectados que podrían contabilizarse y que por supuesto, ni están identificados ni controlados para seguir imparable su propagación. De hecho, el gran número de políticos infectados da idea del panorama general en los ciudadanos de a pie.

      Sobre la curva de ascenso en Italia, a mí también me preocupaba y me daba que pensar en su momento. Puede haber una explicación lógica. Por lo visto, hicieron seguimiento de móviles y el 40% de los italianos no se ha tomado en serio el confinamiento. Parece increíble pero el control que se hizo de movimientos reveló eso. Es decir, si los ciudadanos van a su bola y hacen caso omiso del confinamiento, no sirve de nada el sacrificio de los otros.
      No tenía noción de que la curva en EE.UU fuera más rápida que en España.

      En cualquier caso, hay tanta diferencia entre medidas adoptadas, tanto descontrol y descordinación entre los países, que resulta difícil comparar datos estadísticos sin considerar las magnitudes de población y el número real de infectados y de muertos. El verdadero peligro de no tomar medidas al principio y no controlar los brotes era la propagación masiva del virus en un corto espacio de tiempo y el colapso del sistema sanitario, que iba a ser capaz de causar más muertes que el mismo virus. Esa era la información veraz que necesitaban conocer los ciudadanos y que solo se les ha facilitado cuando ya era tarde.

  4. Por qué una enfermedad infecto contagiosa viral normal, de un virus conocido al menos desde hace 10-15 años, con capacidad de mutar similar a cualquier virus (no todas las mutaciones tienen que ser a peor), induce a los estados del mundo a decretar una ley marcial a la población y a actuar irracionalmente frente a la experiencia ancestral de la medicina en el manejo de enfermedades infecto contagiosas. Por qué el autor del artículo aparece con máscara. eh?

  5. Artículo muy técnico y cuyos aspectos de fondo no puedo comentar porque no tengo los conocimientos para ello.

    Voy por otro camino.

    Estoy perplejo ante lo que está pasando. Hace unos días vimos en Disidentia un artículo titulado «El momento leninista». Hoy lo he vuelto a releer. Cada vez más de acuerdo con lo que se expreso en aquel momento. Pero creo que estamos en un momento leninista a nivel mundial.

    Ya sé que me diréis conspiranoico y tal, pero ahora mismo cualquier escenario es posible. Creo que esta pandemia ha sido provocada artificialmente ¿por quién? No tengo ni idea, pero seguramente por aquellos que más se beneficien de esto. No me vengáis con que si los miles de muertos, las conciencias y tal (sé que no lo vais a hacer porque esto no es un vulgar grupo de Whatapps donde te reportan por criticar lo más mínimo al gobierno PSOE-PODEMOS y te aplauden si dices que el culpable es el PP por recortar camas en la sanidad pública. Sé que en Disidentia hablo con seres inteligentes y con gente que tiene cintura y capacidad critica de ver un poco más allá, donde no llega esta masa. Estoy indignado y se nota).

    A lo que voy. Todos sabemos que el poder no tiene escrúpulos y que el poder absoluto no tiene absolutamente ningún escrúpulo. Las miles de vidas (o más) que se pierdan en esto les importan un bledo, si son útiles para sus propósitos. La historia nos lo demuestra de manera permanente. Encuentro muy sospecho que China sea ahora el único país que está respondiendo, que nos hayan estado machacando durante meses con información en los medios (China impone cuarentenas a millones de personas, China construye hospitales en diez días, científicos chinos logran exitos contra el Covid 19 y ahora: China envia ayuda a Italia, Madrid compra en China respiradores y millones de mascarillas, etc. por no ser largo). ¿No os suena todo un poco extraño? ¿No os parece demasiada propaganda, demasiada información dirigida? Estamos hablando de un régimen totalitario que controla absolutamente todo. Un régimen que hizo desparecer a los primeros médicos que denunciaron esto. En fin… No sé qué pensar. Pero que el Covid-19 viene del pangolín y de la sopa de murciélago no me lo creo, cuando los chinos llevan miles de años comiendo esas cosas. Me suena a intoxicación mediática. La realidad es que los nadie tienen ni idea de dónde ha salido el Covid-19, salvo quizás los que lo han creado, porque un virus natural o mutado por la naturaleza (según algunos virologos) no hace lo que hace éste, que se comporta de modo tan errático.

    Sin duda estos posibles creadores ya disponen de la vacuna (no creo que sean estúpidos). No tiene que ser mucha gente: un reducido grupo de científicos (jugando a ser dioses, que lo ha habido a lo largo de la historia, repasad), un reducido grupo de promotores sin escrupulos (verdaderos lobos, que también los ha habido), dinero por medio para las infraestructuras (eso no es problema, lo sabemos) y la complicidad de ciertas autoridades de muy arriba que incluso, puede que no sepan que es lo que ha estado haciendo ese selecto grupo. ¿Lo veis muy descabellado?

    Un virus de letalidad baja, pero indiscriminada, que ataca a personas mayores y a algunos jóvenes sin ninguna patología previa (quizás por alguna causa genética que haya sido introducida en el virus intencionadamente). Un virus que se propaga solo a través de portadores humanos (gratis por tanto y sin ninguna necesidad de infraestructura), que se propaga por objetos que se tocan habitualmente y que afecta al sistema respiratorio, el más vulnerable de todos. Un virus que es indetectable en las primeras fases de la infección pero altamente contagioso en esos momentos, burlando cuarentenas y exámenes médicos. No me digáis que no estamos ante el arma biológica perfecta. Perfecta para sembrar el miedo y el caos, que es lo que creo que se busca, para después sacar tajada de ella y su premio es el planeta.

    ¿Por qué hago esta reflexión? Porque en estos días solo veo loas a China, críticas a Estados Unidos (que ya sabemos la escabechina que habrá allí con su sistema sanitario privado) y a la Unión Europea (que ha actuado como lo que es: una porquería; cada país a lo suyo y sálvese quien pueda, como en la crisis de deuda). Hay quien esta abogando ya por la implantación de un modelo al estilo chino: periodicos, blogs de internet, comentarios de prensa, redes sociales… Cuidado con esto y con las células durmientes que se están activando en estos tiempos. Seguro que hay quien me diga: «es que los chinos no van a pegarse un tiro en el pie dispersando el virus entre su propia población». No lo sé, la verdad, pero todo me parece muy sospechoso. Y tampoco tengo dudas que hay muchos ricos a los que no les importaría perder (invertir) la mitad de su fortuna, si el premio (si ganan) puede ser multiplicar su riqueza inicial por diez o más.

    No acuso a nadie, ni tampoco a China. Porque sencillamente, también es posible que China haya sido el escenario elegido para dispersar este posible virus de laboratorio. Un país con megalópolis superpobladas, interconectado masivamente con todo el mundo, con un gobierno dictatorial que, en caso de peligro, podría poner en marcha las medidas que impactasen al mundo, aun con un coste humano y económico impresionante y difundidas masivamente por los medios. China también puede ser otra víctima. No lo sé. Estoy totalmente desconcertado, porque creo que esta pandemia va a ser un cambio de paradigma total en nuestro mundo. ¿A quién beneficia? ¿Pensáis que estoy muy fumado y que veo demasiadas películas de ciencia-ficción?

    Me gustaría conocer vuestra opinión, que valoro muchísimo, como me habéis demostrado. Saludos y protegeos.

    • El caso, Argantonio, es que aplicando el principio de parsimonia, fundamental la ciencia (o si lo prefieres, la navaja de Occam), este fenómeno se explica adecuadamente con leyes naturales. No hay nada sospechoso de verdad en el desarrollo de los acontecimientos, como yo lo veo, que no tiendo a la ingenuidad crédula. A ver que piensan otros compañeros lectores.

    • Estimado Argantonio, apoyo cada una de sus palabras.
      Yo no me creo nada desde el minuto uno. Sí, vale todo puede ser posible, verdad o mentira.

      Pero estoy harta de decir que a mi no me cuadra nada, nada. Sí, la peste también causo sus estragos en su momento, sin duda pero en este virus algo se me escapa. Países enteros confinados con sus empresas paralizadas y la gente asustada, da la sensación que toques lo que toques todo está contagiado. Lo poco que vas por la calle ya prefieres aguantar la respiración, aunque no veas un humano en toda la calle te preocupa hasta que el aire venga contaminado. Hasta hay recomendaciones de llegar a casa y descalzarte inmediatamente
      ¿pero entonces por donde se contagia? ¿por tierra, aire?.

      Pero hoy por hoy, poco podemos hacer más que acatar las normas. Veremos como se va a desarrollando todo esto.

      Y de China, no me creo nada, cuando digo nada es nada……………ni si han tenido el virus. Así que con eso le digo todo y si lo han tenido vaya usted a saber cual es el número real de contagiados y fallecidos.

      Recemos y procuremos no darle demasiadas vueltas a la cabeza. Es para acabar locos

    • El que alguien o un país determinado pueda salir beneficiado de esta epidemia, no quiere necesariamente decir que sea el causante de la misma. China es una gran potencia industrial y pugna comercialmente con otras potencias desde hace años. Es posible que de esta situación salga reforzada en su liderazgo mundial como imperio comercial, sin otras aspiraciones imperiales. También es posible que en el «plan marshall» de la reconstrucción, China sea un actor importante por su capacidad. El cómo juegue este papel de gran potencia, determinará su liderazgo mundial. Hoy es cierto que esta posibilidad está abierta.

      Las élites que gobiernan China son muy capaces y realistas, teniendo además el impulso que les falta a las élites norteamericanas, y no digamos ya a las francamente decadentes de Europa. Mientras en Occidente dormitamos en el láudano del segundo budismo que anunciara Nietzsche, con una política en fuga franca de la realidad, cuando no en su negación absoluta, Oriente ha girado hacia la realidad archivando las esencias búdicas paralizantes. Los gobiernos de China son personas muy serias y responsables, aunque aquí intentemos erosionar su prestigio con el mantra de que no están bajo la advocación de la fe democrática, una esencia búdica del pensamiento occidental moderno.

  6. Las mascarillas FFP3 pueden filtrar por atracción electrostática; por lo cual pueden filtrar “viriones” cargados. La cosa se complica porque cada virión parece tener su huella electrostática particular.
    Correspondiente tanto al propio auto-montaje como a los puntos de conexión celular preseleccionados en su propia estructura y procesos posteriores.

    La mascarilla y/o las gafas es como el casco en la obra. Puede ser que algo te parta la cabeza con casco, pero sin casco seguro que la parte,…

    Es simplemente un problema paradigma resultado de la globalización. Tanto el virus como la ausencia de producción local son resultados directos de esta. Ahora vemos los problemas,…, los cuales se pretenden tapar con negligencias informativas.

    Algo que “el capitalismo*” agrava con las confiscaciones y la ausencia de pago. Esta panda de abducidos de las prebendas piensa que al escribir algo en un papel, “Boletín Oficial de lo Que Sea” hace que se cumpla mágicamente.
    Solo espero que los pobladores tengan la inteligencia para reconvertir la producción donde sea posible; porque como esperen por el Gobierno (de narcisos inútiles) vamos apañados.

    Las patrañas que suelta el régimen de poder están acorde con la dinámicas de este.

    *: Sistema de producción donde el Estado define la propiedad.