Hace unos días saltó a los medios un vídeo, publicado en las redes sociales del partido Podemos, protagonizado por la diputada autonómica de Castilla y León de este partido, Lorena González Guerrero. En el vídeo, titulado “Escalofriante”, la diputada realizaba una crítica del magnífico libro de María Jesús Soto Barragán, Mi primer libro de economía, ahorro e inversión (Educación Financiera Básica) (2017). Se trata de un manual ilustrado, con explicaciones sencillas y tiras cómicas, que enseña a los menores la historia de la moneda, qué es el dinero, cómo funciona la economía productiva capitalista, cómo ahorrar, cómo invertir, el interés compuesto, y la importancia de estos conocimientos para evitar que el impuesto de los pobres, el monstruo de la inflación, se coma el poder adquisitivo de lo que, con tanto esfuerzo, hemos conseguido acumular.

Recomiendo ver el vídeo porque la reseña que hace es muy completa y explica muy bien las principales y más básicas verdades de la vida económica. El tono pretendía ser irónico y de denuncia, pero lo cierto es que, gracias al efecto Streisand, ha ayudado a que este libro se conozca más allá de los círculos relativamente pequeños de personas que estamos interesadas en la educación financiera para niños y familias, como, por ejemplo, los que asistimos a los cursos que ofrece la activista por la educación desescolarizada Laura Mascaró.

La noticia, surgida desde una oficina gris de un parlamento autonómico del interior de España, podría pasar desapercibida por su aparente insignificancia, pero creo que es sintomática de una situación mucho más amplia y grave.

Estamos inmersos en una guerra de cuarta generación: no es una guerra que se pelee con pólvora

Estamos en guerra. Muchos quizás aún no lo sepan, porque todavía no ven los muertos en las calles como ocurre en Nicaragua y Venezuela. Pero estamos inmersos en una guerra de cuarta generación: no es una guerra que se pelee con pólvora (1ª generación), ni una guerra que se dirima mediante la producción industrial (2ª generación), ni una guerra total que se luche con misiles nucleares (3ª generación). Las guerras de cuarta generación son guerras asimétricas que se luchan con los medios de información y telecomunicaciones en el contexto global. Hay autores que se resisten a denominar a las acciones sistemáticas de manipulación, propaganda y desinformación como guerras, y las siguen considerando, pese a las novedades tecnológicas, herramientas viejas de las anteriores formas de guerrear.

Sin embargo, desde la teoría del caos de Robert Kaplan y, sobre todo tras los desarrollos conceptuales de John Barnet sobre la influencia de la globalización y la degradación del poder del Estado nación en el contexto tecnológico actual, se entiende que estamos ante un nuevo tipo de guerra. El campo de batalla de estas guerras se encuentra en nuestras cabezas, pues son guerras psicológicas que buscan influir en la conducta de los individuos y, por tanto, de las masas.

Son muchos los frentes de estas luchas cibernéticas y psicológicas, que se apoyan en actos terroristas, en guerras de fractura territorial (como lo sucedido en Cataluña hace un año), o de fractura social (guerra de los sexos, las peleas por la memoria histórica, la permisividad con la inmigración ilegal, etc.).

La izquierda, muy especialmente la izquierda más leída, sabe que el materialismo dialéctico ha fracasado, y que el maquiavelismo violento de la praxis leninista, también. Las acomodadas clases medias consumistas detestan la sangre. Sólo les queda seguir el camino marcado por la Escuela de Frankfurt, Antonio Gramsci, Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, que les ha dado relativo éxito en las sociedades socialdemócratas actuales: estamos en una guerra sorda por el control de la hegemonía cultural como paso previo a la conquista del poder y su sostenimiento. Para ello se debe capitalizar políticamente todo conflicto marginal para conseguir el poder mediante la desmoralización, la demagogia, el populismo y la democracia radical.

El paso siguiente consiste en socavar las instituciones de la sociedad libre occidental: la ley, como norma general y abstracta para todos, la igualdad ante la misma, el debido proceso judicial, la independencia de los jueces, la división de poderes, los pesos y contrapesos institucionales; el sufragio libre y con listas abiertas; el principio de legalidad; el monopolio de la fuerza y de la seguridad ciudadana; el parlamento democrático, plural y que ejerce el poder político sobre el gobierno; la participación ciudadana, el financiamiento libre de los partidos políticos, la autonomía sindical y el derecho de libre asociación, la libertad de pensamiento y de culto;  la subordinación de la organización militar a la sociedad civil, la descentralización política, el control fiscal, el trabajo y la subsidiariedad del Estado en economía; la propiedad privada, el sistema de precios, la libertad de empresa, la transparencia y rendición de cuentas, el control fiscal, la libertad de expresión e información, y cómo no, entre otras, la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos.

La estrategia de largo plazo, como han demostrado eficazmente los nacionalistas en España, pasa por el control de la educación de una sola generación de niños

La estrategia de largo plazo, como han demostrado eficazmente los nacionalistas en España, pasa por el control de la educación de una sola generación de niños. El objetivo siempre es el mismo: lograr mediante la manipulación informativa la servidumbre voluntaria de la población, que queda desarmada conceptualmente de los memes de la sociedad abierta capitalista.

Como señaló Hannah Arendt, tenemos una responsabilidad moral de no colaborar con esta progresiva tiranía dictatorial. En lo que respecta a la educación, entiendo que para muchas familias debe ser complicado sacar a sus hijos del sistema público; y que esto sea, bien por la escasez y el coste de las opciones privadas, más o menos reguladas o libres, bien por las dificultades que presenta la educación en el hogar (homeschooling) o la educación desescolarizada (unschooling) en su versión más extrema.

Pero en la medida de nuestras posibilidades deberíamos ser conscientes de lo que nos jugamos y apoyar la libertad educativa. El último bastión que protege al individuo del colectivismo es la familia. Y es desde la familia que debemos contrarrestar esta deriva ideológica retomando el control de los contenidos y formas de la educación de nuestros hijos.

La escuela y la administración pública encargada de la educación es un lugar de adoctrinamiento político que socava los valores de responsabilidad individual y libertad

Como hemos visto, la escuela y la administración pública encargada de la educación es un lugar de adoctrinamiento político que socava los valores de responsabilidad individual y libertad que sustentan la prosperidad y el bienestar de Occidente. Los funcionarios encargados de la educación por regla general son personas que jamás han tenido que crear valor en un mercado competitivo, ni han entendido las dificultades de emprender o montar un negocio, de tener que pagar nóminas a final de cada mes. No han trabajado en el sector privado y no tienen ni idea de economía; y si tienen alguna, son prejuicios anticapitalistas. La forma de selección de este personal es mediante unos concursos-oposición que aún siguen favoreciendo la memorización de temarios inútiles, y casi ninguna otra habilidad, capacidad o mérito. Y una vez que consiguen la plaza, no vuelven a enfrentarse a la ley de la oferta y la demanda en el mercado laboral. Y esta es la gente que supuestamente prepara a nuestros hijos para prosperar en la vida.

En mi opinión el problema de los prejuicios anticapitalistas y el conflicto por la lengua vehicular son solo dos de los muchos problemas que tiene el sistema público de educación en España. Un tercer problema sería la rigidez curricular y la desactualización metodológica incapaz de atender a la diversidad. Un cuarto, el acoso y la violencia escolar, que merecen un estudio aparte. Y un quinto problema, no menor, es el currículo oculto o transversal de la educación en valores con los que no todas las familias están de acuerdo: la interpretación sesgada de la historia, de las instituciones, de la educación cívica y de la sociedad, de temas éticos-morales o religiosos, lo que no deja de ser otro foco de conflictos en la escuela.

No deberíamos apoyar a partidos que sigan defendiendo el monopolio o la regulación pública en la educación

No deberíamos apoyar a partidos que sigan defendiendo el monopolio o la regulación pública en la educación. Si no dejamos al Estado la distribución de servicios y productos tan importantes como los relacionados con la alimentación, ¿por qué le dejamos que regule los contenidos curriculares de nuestros hijos y provea el servicio?

Los que tenemos algo de educación financiera ya sabemos que es falso que la educación pública sea gratuita: tiene unos elevados costes de mantenimiento de estructuras administrativas y de profesorado que se pagan con impuestos. Lo que quizás no tenemos tan claro es el enorme coste oculto que tendrá a largo plazo si dejamos que estos lunáticos indoctrinen a nuestros hijos.

Foto Malik Earnest


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

22 COMENTARIOS

  1. Vaya, señor Pulido, de todo lo que usted describe como logros de una sociedad liberal y civilizada, no conozco ninguna socialdemocracia, de esas que usted afirma son un breve acierto de la izquierda, que no se defiendan.
    En lo que respecta a la libertad de elección de educación por parte de los padres, en concreto, he de admitir que esa es una nueva y reciente aportación que debe ser muy matizada para que ajuste al derecho a la formación de las personas.
    No me cuesta apreciar que los padres pertenecientes a ETA, Isis, Opus Dei, Testigos de Jehová, Creacionistas, etc estarán extasiados con su defensa, incluso los nacionalistas catalanes lo estarán.
    Parece que en este país es muy común aceptar que la formación religiosa no es doctrinaria. Y tampoco queremos ver que la mayor parte de la educación privada es religiosa. Creo que la libertad de elección queda definitivamente comprometida por esta situación así como por los colectivos que la defienden.
    En relación a la formación económica, he de admitir que me parece de segundo orden. En primer lugar, porque NO es una formación generalista que da idea de los sistemas conocidos sino que, tal como usted señala, prepara para un sistema concreto que parece que es el actual en nuestra sociedad. Quizá el futuro no sea así por lo que las formaciones tan específicas me parecen de segundo orden en la etapa escolar. Bajo mi punto de vista, la formación debe preparar para lo desconocido, léase, el futuro. Cualquier persona que entienda lo que lee y tenga una noción robusta de matemáticas, debería ser capaz de entender los términos que usted indica que les explican a los niños con simpáticos gráficos y colores.
    Más importante que la economía en nuestras vidas es la salud y no tiene ningún sentido dar un curso de medicina en cómic para niños.
    Un saludo

    • Curricurri me parece realmente de una persona bastante miserable la siguiente afirmación tuya: “No me cuesta apreciar que los padres pertenecientes a ETA, Isis, Opus Dei, Testigos de Jehová, Creacionistas”, es decir que equiparas a unos asesinos con los miembros del Opus Dei o los Testigos de Jehová. Realmente son unas afirmaciones bastante asquerosas. A pesar de no compartir la generalidad de tus opiniones, te tenía respeto, eras un poco charlatán a veces, pero bueno todos lo somos, pero esto…..es repugnante. Mi desprecio más absoluto cucurruccu

        • No te equivoques, no hagas trampas has equiparado a los asesinos de ETA o del ISIS con los miembros del Opus Dei o los Testigos de Jehová. Para ti son los mismo, y eso es propio de un auténtico canalla, un miserable y una persona despreciable. Podías haber defendido tu argumento sin hacer esa afirmación, pero para ti seguro que es muy gracioso hacerla. Lo repito para mí eres un miserable y un canalla y esencialmente me das asco.

  2. A la izquierda le tengo una muy mala noticia de la cual creo que todavía no se han dado cuenta muchos y es que la hegemonía cultural a nivel informativo y comunicacional con la llegada de internet la han perdido completamente, solo les queda los sectores tradicionales y muy clientelizados que poco a poco van prefiriendo las plataformas gratuitas de difusión de contenido o las privadas tipo NetFlix. El gran público igualmente esta prefiriendo medios alternativos para informarse y contenidos a la carta, por lo tanto la única forma de controlar este aspecto es imponiendo una censura a lo chino sobre Internet cosa que al menos por ahora en Occidente lo tendrán muy complicado.

    Vemos por ejemplo como Podemos bajo su arcaica mentalidad estatista quiere controlar RTVE para manipular y desinformar a la masa, sin ver que la información ya no la pueden controlar por la sencilla razón que la información se trasmite ahora de forma P2P es decir por WhatsApp y prácticamente cada ciudadano con su smartphone es un corresponsal de guerra, que por ejemplo nos han hecho llegar la realidad que se vive en los régimen socialistas de Venezuela, Nicaragua o inclusive Cuba, ya que por mucho que el Estado quiera controlar lo que se dice, ya no pueden tapar el sol con un dedo como hacían antes con sus medios estatales o privados comprados con subvenciones, Internet trajo libertad individual de allí que sea el sector que más crece y avanza de la economía.

    Lo siguiente que van a perder es la educación, ya que la educación estatal que nos imponen se está quedado cada vez más atrás y ya ni siquiera el estudiar es garantía de encontrar un trabajo, mucho menos con una educación doctrinaria orienta a producir únicamente que funcionarios y parados. Así que veremos en las próximas décadas como la educación privada avanza sobre la estatal, principalmente a nivel corporativo con grandes empresas educando a sus propios trabajadores, es decir los chicos pasarán a ser graduados de Apple, Amazon, Bayer, Google, etc. y no solo sucederá esto a nivel científico o tecnológico pasará también en las carreras de letras que se refugiaran en fundaciones y organizaciones privadas tipo think tank donde el pensamiento libre florecerá, más aun con una educación estatal cada vez más doctrinaria y sectaria de lo políticamente correcto.

    Entiendo que a veces nos deslumbren los acontecimientos totalitarios que estamos presenciando, lo cual nos hace ser pesimistas con el futuros, pero en la trastienda está venciendo la libertad porque siempre lo hace, de allí que el estatismo se haya vuelto cada vez más reaccionario, siendo lo de Cataluña un buen ejemplo de ello, ya que comprenden que con la llegada de Internet y la globalización era ahora o nunca, aunque debieron reaccionar hace un par de décadas ya se les hizo tarde.

    • “la hegemonía cultural a nivel informativo y comunicacional con la llegada de internet la han perdido completamente,” Me parece a mí que confunde los deseos con la realidad. Las ideas fuerza de la sociedad actual son todas producto de la izquierda: multiculturalismo, ideología de género, globalismo, cualquiera que se le ocurra. Estas ideas se transmiten fundamentalmente por la televisión y el cine. Internet está lleno de información, mucha de ella falsa, que es imposible digerir por alumnos que carecen de la más mínima formación, porque ya no tiene maestros que les orienten. Ideas que vienen al pelo a la otra cara de la moneda del mundo actual, como acertadamente han señalado algunos comentaristas, porque esas ideas producen la atomización de la sociedad en individuos aislados sin raíces, consumidores insaciables y productores.
      Esos chicos graduados en Apple, Amazon, Bayer, Google, serán todavía más progres que los de la escuela pública y unos maravillosos zombis que vagaran por el mundo con sus Smartphone y consumiendo todo lo que pillen en su camino. ´Le recuerdo que Google, una de esas corporaciones, en las que usted ve un futuro bastión de la libertad frente al estatismo social demócrata, censura y despide a los discrepantes con la ideología oficial.

  3. MUY BIEN, EXCELENTE.
    En las dictaduras el control de la educación es el primer paso para cercenar las libertades.
    Es alarmante que en España se considere sagrada la “educación pública” que además de manipuladora y con todas las deficiencias que indica el autor del artículo, es carísima, y por supuesto de ínfimo nivel en general.
    Hemos dejado que a nuestros hijos los manipulen funcionarios del Estado mientras miramos para otro lado, se ha olvidado la palabra LIBERTAD.

    • Peor que funcionarios rancios enemigos del libre mercado maleduquen a nuestros hijos, con ser grave, es que los funcionarios dominen los partidos políticos y accedan al gobierno de la nación en exclusiva.
      Me pregunto dónde están y en qué piensan todos los españoles que trabajan o han trabajado en el sector productivo, para poner su destino en manos de unos señores que los van a considerar sus siervos y los van a freir a impuestos para vivir ellos como marqueses.
      La sociedad española tiene que reaccionar, pero para reaccionar la primera condición es entender lo que pasa y por qué y lo que pasa es que los más improductivos y los más caraduras se han hecho con el control de la sociedad mediante el ejercicio de un poder despótico y unas leyes hechas a la medida, con los que someten al resto de la sociedad.

  4. No estoy seguro de si el libro haya sido producido con buena intención, pero es cierto que la diputada autonómica de Podemos parece compartir una idea confabulada o al menos subliminal con sus reproches. Como si quisiera publicitar lo contrario a lo que está describiendo. Así implicitamente: Bebe Coca-cola que se le aplicará otro impuesto indirecto por ser bebida azucarada. También, compraros el cincuentesímo Apple iPhone que esta empresa es tan insaciable en socialismo como en neoliberalismo (perverso). O, tened cuidado con las empresas financieras y privadas que yo las conozco pero no os voy a mencionar al que me empodera, ese tal Sr. Soros.

    Es decir, la diputada Lorena de Podemos parece compartir ideas y valores predeterminados por las elites institucionales en la sombra, y de esa manera, favorecer la suntuosa agenda global con dirección y oposición política en sumisión. En cualquier caso la intención siempre es la misma, hacernos creer farsamente, la idea de que poseemos democracia y que ellos nos son necesarios. Mientras, políticos de uno u otro espectro se ayudan entre si a decir y desdecir, para justificar la tal Agenda secreta y también sus gastos.
    En esa guerra estamos. http://quienestadetras.emiweb.es

  5. En mi opinión, la meliflua soflama de la podemita es absolutamente irrelevante. Un discursito prefabricado sin el menor interés, cortado por el patrón de autosuficiencia que caracteriza a estos analfabetos funcionales. Lo que no da la naturaleza, Salamanca no lo presta.
    Cae, como no, en atribuir al Consejero de Educación, en origen y causa de todos los males y horrores del capitalismo feroz. Posicionando el riesgo fuera se convierte en una adelantada discípula de Harvard…permítanme la coña. Tiene que haber malos en su elemental película donde ellos son los buenos y benéficos. Los niños y las niñas, lenguaje inclusivo por favor, no pueden jugar ni adoctrinarse adecuadamente con los cursos de sexualidad -género para su parroquia- inducida.
    He escuchado a la autora por radio y me parece una mujer solvente cuyo discurso desmonta todos los mantras de la izquierda antisistema.
    Es de libro que hay que poder sortear la educación pública si ello es posible, o al menos tener la oportunidad de hacerlo.
    Volvemos a la salmodia: sanidad y educación gratuitas. No son gratuitas, son solidarias. ( en este caso así es), se pagan bien con los impuestos de todos.
    La Constitución dice que el Estado ha de garantizar ambas, NO monopolizarlas. En paridad el Estado no tiene porque ser propietario de ningún hospital ni colegio ¡anatema! ¡Herejía! Pues ni una cosa ni la otra. Hay una cadena elemental de compra y provisión. La compra puede ser con dinero público y la provisión privada, lo cual es recomendable si es más eficiente. Etc.
    Tiene que haber unas reglas del juego y unos controles que garanticen el cumplimiento de unas condiciones preestablecidas.
    La Función Pública bien dimensionada garantiza una alternativa para quien libremente quiera optar por un sistema puramente público.
    Creo que me estoy equivocando de país. Ustedes disculpen.

  6. Ese video es muy ilustrativo. Por un lado, hace referencia a un libro de economía desde el punto de vista de los banksters, ya sabemos: la Reserva Federal, los bancos centrales, el FMI, Apple o Coca-Cola. Y por otro, la diputada autonómica recalca que los banksters no deberían infiltrarse a través de la educación con lecciones a los niños con su corrupta economía en cómics.

    Lo que es menos perceptible, es el juego malicioso a que la diputada de Podemos se presta, al recalcar que los valores de moralidad a los que ella se refieren, están planeados, planteados y procesados por esos mismos banksters (Soros, Rockefeller, Bloomberg) y su liberalismo económico global. Estos son las falacias del global socialismo: el multiculturalismo, la diversidad, el cambio climático, la agenda de género, los estereotipos. Propuestas todas ellas planeadas a minar de manera presencial y mediática, según la diputada deja entrever.

    En realidad, el libro pepero de economía para niños y la denuncia de turno de Lorena Gonzalez son las dos caras de una misma moneda (reprochismo), y por consiguiente, la búsqueda insidiosa del desarraigo de toda espiritualidad en la sociedad actual.

  7. Desde que las escuelas son centros educativos en vez de centros de enseñanza poco se puede esperar de ellas. Y la culpa de ello no sólo la tienen los distintos gobiernos que hemos tenido, al menos en España, las familias han delegado la función de educar a los profesores y eso no es así, el profesor tiene que enseñar materias, transmitir conocimiento, saberes, pero no tiene el deber de educar en valores o civismo, sí por supuesto tiene que poner orden e inculcar disciplina escolar pero educar educan los padres y enseñar, enseñan los maestros. O al menos debería ser así.

  8. Estando de acuerdo con el planteamiento inicial del artículo, creo que al final cae en un economicismo que en el fondo no es otra cosa que marxismo, marxismo pepero quizá, ya saben aquello de que lo único importante es la economía. Cuando dice el autor que “Los funcionarios encargados de la educación por regla general son personas que jamás han tenido que crear valor en un mercado competitivo, ni han entendido las dificultades de emprender o montar un negocio, de tener que pagar nóminas a final de cada mes.” ¿quiere decir que la educación debe ceñirse a enseñar a los niños los valores de un mercado competitivo, cómo montar un negocio y qué es una nómina y que sus profesores debes ser aguerridos “emprendedores”? Mi idea de maestro, como transmisor del saber, es otra, pero bueno es una opción, pero esta educación lo que produce no son hombres libres responsables sino individuos competitivos que seguro que saben diez idiomas, menos el suyo propio, y todas las ventajas del capitalismo, individuos super competitivos preparados para consumir y producir, pero individuos desarraigados que no ´conocerán la Iliada o el Quijote, que no leerán a Calderón o a Shakespeare, y que en definitiva desconocerán el porqué a los naturales de Cabra se les llame egabrenses y no otra cosa.