Discriminación, abuso, imposición, explotación, agresión… Todo esto y mucho más parece haber sido el menú diario en Hollywood para decenas, quién sabe si cientos, de actrices, algunas de las cuales, y no precisamente pocas, se cuentan hoy entre las personas mejor remuneradas del mundo. Pero este pequeño matiz, que sean ricas y mediáticamente tan poderosas como para poder destruir, sin juicio previo, la vida de cualquier hombre, digo, este sutil matiz no importa.

Como tampoco importa que, a la hora de preservar su dignidad, de repeler cualquier abuso, en la balanza pesara demasiado precisamente la posibilidad de triunfar, de enriquecerse de manera extraordinaria. Entonces, cuando aún aspiraban a saborear las mieles del triunfo, cuando todo eran sueños, aspiraciones, deseos, tomaron su decisión: eligieron, a lo que parece, transigir con el ignominioso mal, negociar con él y hacer su transacción en pos del éxito. Otras personas, por el contrario, renuncian a sus sueños cuando el precio es su dignidad.

Hollywood: otra ignominiosa caza de brujas

Cuando la histeria colectiva se dispara y adopta la temible forma de caza de brujas, cuando quienes pueden, por relevancia, popularidad, riqueza y poder mediático, ponen en marcha la temible apisonadora del pánico moral, nadie está a salvo. No hay razón, matiz, reflexión ni mucho menos principio de equidad que pueda sobrevivir frente al enloquecido empuje del monstruo.

Asistimos a la fase de destrucción total y la imposición de un orden nuevo basado en la tiranía de la victimización

Asistimos a la fase de destrucción total y la imposición de un orden nuevo basado en la tiranía de la victimización. Un orden donde, paradójicamente, la segregación no sólo no desaparece, sino que vuelve absoluta travistiéndose de justicia. El presunto abuso del pasado se transforma en un abuso aún mayor y generalizado, en juicios sumarísimos, en linchamientos morales, en la institucionalización de la injuria y la calumnia preventivas.

Fotografía de @IndieWire en Twitter

La aniquilación del individuo

No hace falta ser famoso, muchas personas corrientes ya sienten el aliento de esta nueva dictadura, en ocasiones de forma sutil, otras no tanto, en el trabajo o en la calle. Algo va muy mal cuando un amigo le aconseja a otro no aceptar reunirse a solas con una compañera de trabajo, por lo que pueda pasar. Algo va peor que mal cuando quien manda es una mujer y, sin embargo, se arroga el papel de víctima por el simple hecho de serlo para poder cometer constantes abusos de poder, pequeñas y recurrentes violaciones morales contra sus subordinados.

No es el género sino el poder lo que facilita el abuso. Por eso, para mandar, se sea mujer u hombre, es necesaria cierta estatura moral

No es el género sino el poder lo que facilita el abuso. Por eso, para mandar, se sea mujer u hombre, es necesaria no ya cierta inteligencia, temple y empatía, sino estatura moral. Y eso el sexo no lo da. Nadie nace más íntegro, más justo, más honrado por ser mujer o por ser hombre. Es el individuo quien debe escoger entre hacer lo correcto o lo incorrecto, no es el entorno el que escoge por él. Por eso hay quien nace pobre de solemnidad y termina siendo un criminal y quien por el contrario se convierte en un ejemplo para la sociedad. La violencia estructural no existe, es mentira. Lo que sí existe es la tentación de sumarse a la masa, al colectivo, para imponerse a los demás y llegar más lejos que sus méritos.

En lo moral y como ser humano, siento indignación y una colosal vergüenza ajena por Oprah y por su comando de mujeres justicieras, todas ricas y famosas. Siento bochorno y una profunda pena por la cobardía y oportunismo de Natalie Portman, por sumarse al linchamiento preventivo; también me avergüenzo Reese Witherspoon, Shonda Rhimes, Nina Shaw, America Ferrera, Mira Sorvino, Ellen Page, Evan Rachel Wood, Tracey Ellis Ross o Greta Gerwig. No son heroínas, muy al contrario, son personas gregarias y calculadoras que han hecho un burdo remake de Toma el dinero y corre.

Time’s Up poco o nada tiene de altruista: es una plataforma para gobernar en el futuro los Estados Unidos e imponer, por fin, la dictadura de una izquierda aristocrática

Hollywood y el feminismo como coartada

Con todo, lo peor es que el movimiento Time’s Up poco o nada tiene de altruista: es una plataforma para alcanzar el poder político, para gobernar en el futuro los Estados Unidos e imponer, por fin, la dictadura de una izquierda aristocrática, elitista y millonaria que aborrece al individuo y que durante las últimas décadas, desde su complejo de superioridad moral, se ha dedicado en cuerpo y alma a insultar al ciudadano común, al sacrificado cabeza de familia, al currante, al soñador, al que simplemente aspiraba a vivir mejor y ser un poco más libre.

Esta aristocracia, tras el costalazo de Hillary y la evaporación de la turbia herencia de Obama, ha cambiado de ropajes. Ahora, después de perder todas las batallas, pretende ganar la guerra instrumentalizando a la mitad de la población; es decir, a las mujeres. Lo suyo no es feminismo, en absoluto, es pura y simple ambición de poder. Trump sólo es un ínterin, una reacción tan alocada como desesperada ante un desenlace que parece inevitable. La mentira nunca descansa y tiene infinitos ropajes.


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad. Muchas gracias.

Hazte Mecenas Disidente

21 COMENTARIOS

  1. Un artículo excelente Sr. Benegas; me autoproclamo DISIDENTE a partir de hoy.
    Ayer hice un donativo de 4€ para la causa, y luego vi que se pretendía una aportación mensual; lamento decirle que yo nunca sé si tendré 4 € el mes que viene, así que si piensan Uds. embarcarse en reportajes de una producción millonaria, me aseguraría antes de que los demás mecenas siguen ricos y hermosotes.
    ¡Mi más cálida enhorabuena por los artículos leídos hasta ahora!

  2. Aquí en esta página a la derecha me sale un anuncio:

    Sale una guapa bimbo girl vestida de rojo y con buenas tetas apoyada en el capó de un coche azul

    Dice: Chicas para el matrimonio. Más de 5000 chicas buscan hombres españoles. ünase a la comunidad más grande myedate.site/

    No si serán las browsing coockies de mi navegador (y mis aficiones porno interneteras) pero me da que pensar este anuncio en Disidentia.

    Ophra y su jauría lanzadas en pos de la White House y las 5.000 buscando marido español.
    Mondo delirante.

  3. Como mujer me produce bochorno este tema hollywoodiense. No digo lo que pienso de todas estas actrices que una vez en el podium y con millones en sus cuentas se han convertido en justicieras del mundo masculino.
    Me parece de una falta de dignidad y de una cobardía terrible.

    No aplaudo para nada que un hombre para dar un puesto de trabajo (o una mujer) pida a cambio favores sexuales, pero en ese momento hay que poner en una balanza si ese puesto te interesa tanto como para aceptar esa prácticas o simplemente irte y si aceptas, lo que no se puede hacer es dentro de 20 años cuando ya has logrado estar arriba de todo denunciarlo y mucho menos no acordarte de muchas otras que dijeron que no y a lo mejor hoy están limpiando escaleras.
    Es falso, hipócrita, interesado. Simplemente no lo entiendo y cuando se ve que todo está teledirigido por algún grupo interesado en sacar tajada.

    No puedo escribir un comentario razonado sobre este tema porque me enfado, me enerva. Jamás se logrará la igualdad, la libertad de la mujer en mundos que aún no existe con movimientos de este tipo, todo lo contrario creo que vamos, como ya dije ayer en otro artículo a épocas que nosotras mismas nos obligaremos a poner un velo, a tapar las desnudeces en los museos y a separarnos por zonas, hombres en un lado, mujeres en otro.

    No sé si he sido una privilegiada o la educación que me han dado siempre fue de una igualdad absoluta entre las personas que jamás me sentí discriminada, ni tan siquiera jamás me sentí humillada, ni inferior a ningún hombre. Todo lo contrario tengo la sensación que por ser mujer se me abrieron muchas puertas que a otros se le cerraron.

    No comparto para nada este tipo de movimientos, siendo consciente de que muchas mujeres sufren en su piel abusos, humillaciones y que el camino no ha sido fácil, pero no podemos denigrar al sexo masculino de esta manera. De golpe y porrazo da la sensación que todos son unos bestias a los cuales hay que destruir y machacar, por favor, no es así.

    • Lo disparatado del asunto es que tratan a las mujeres como niñas desvalidas a las que hay que proteger. Es tremendamente insultante a todos los niveles. Bueno, y a los hombres nos tratan como tiranos delincuentes por naturaleza. De verdad que no sé cómo ideas tan disparatadas han logrado calar, es surrealista.

      Y mientras tanto los problemas siguen ahí, porque claramente lo que se buscan son subvenciones y no soluciones. Subvenciones a nivel de asociación feminista de tercera, en niveles más elevados es más intrincado y maquiavélico.

      Un saludo.

      • Ese es el problema, todas esas ideas están calando de una manera muy preocupante y más que llevar a una igualdad están distorsionando la realidad y como usted dice, los problemas siguen ahí, de hecho en algunas edades, como es la adolescencia, empieza a ser preocupante como las chicas se humillan o se dejan humillar en base una supuesta libertad que dicen tener para hacer lo que quieran y lo único que las está llevando es al precipicio.

    • Como mujer lo que eres es una gloria de mujer. Ya lo sabíamos los enanos del chat y yo cuando te adoptamos…

      • Me mira usted con buenos ojos Sr Pectos, esto es un lugar serio y me preocupa eso que has dicho que te sale un anuncio a la derecha de chicas para el matrimonio y encima ligeras de ropa,…en la red como en la vida real conviene tomar precauciones, anda ponte un antivirus o antibloqueador potente que vas dejando rastro de tus andanzas y Google no es el CNI de la viceparatodo que no se entera de nada (cuando no quiere). A mi no me sale nada de eso, será que soy muy aburrida y simplemente me salen los artículos que Disidentia recomienda leer y la hemeroteca.

    • Gracias Emme, me has ahorrado escribir un montón de líneas; y el hecho de que seas mujer, le aporta al texto lo que en mi caso podría distorsionarse con la ecuación: heteropatriarcadomachirulo.
      Más claro no podías haberlo dicho.

      • Me preocupa mucho este tema, estos movimientos más que bien están haciendo mucho daño a la mujer. De hecho me preocupa que tantos años de trabajo de muchas mujeres y ojo, de muchos hombres que las han apoyado para tener los mismos derechos e igualdad de oportunidades que ellos e incluso ser juzgadas en determinados ámbitos por ser mujeres hoy estamos yendo para atrás. Se está desviando la atención de los verdaderos problemas de muchas mujeres en el mundo e incluso en determinados ámbitos sociales de nuestra sociedad. No interesa a estos grupos la verdadera igualdad, el reconocimiento que dentro de esa igualdad somos diferentes, todo se está centrando en el tema sexual, aunque vivimos en una sociedad en teoría liberalizada sexualmente no lo estamos, hoy da la sensación que una mera mirada a las piernas de una mujer ya es un delito.
        Acabo de leer la campaña que acaba de hacer el Instituto de la Mujer de Andalucía contra el piropo, a mi me parece terrible. Sí por supuesto a nadie le gustan las obscenidades o los acosos, pero un piropo. Por favor, a mí algunos le juro que me animaban el día.

  4. Antológica columa de Javier Benegas.

    La prosa (la elocuencia) cuando mejor sale es bajo (o arriba) dos situaciones: cuando uno está enamorado (la Lírica!) o cuando uno está cabreado. Y con razón, en este caso.

    Dice el autor:

    “Asistimos a la fase de destrucción total y la imposición de un orden nuevo basado en la tiranía de la victimización. Un orden donde, paradójicamente, la segregación no sólo no desaparece, sino que vuelve absoluta travistiéndose de justicia. El presunto abuso del pasado se transforma en un abuso aún mayor y generalizado, en juicios sumarísimos, en linchamientos morales, en la institucionalización de la injuria y la calumnia preventivas”.

    Y añade:

    “….la dictadura de una izquierda aristocrática, elitista y millonaria que aborrece al individuo y que durante las últimas décadas, desde su complejo de superioridad moral, se ha dedicado en cuerpo y alma a insultar al ciudadano común, al sacrificado cabeza de familia, al currante, al soñador, al que simplemente aspiraba a vivir mejor y ser un poco más libre”.

    No se puede decir mejor (la elocuencia!) y no se puede añadir nada más.

    Coño: “La izquierda aristocrática, elitista y millonaria”.

    Eso llevo diciendo yo hace tiempo…

  5. Me debería callar porque si me lee mi mujer se enfada….

    Pero este tema me puede.

    Esto no solo pasa en Holliwood. Aquí, el telediario y los medios han caido en las garras del feminismo más feroz.

    En Holliwood, ya intuíamos que para prosperar habia que abrirse de piernas. No tengo claro si por ‘maldad’ del hombre lujurioso, o por ‘maldad’ de la mujer sin escrupulos que teniendo una competencia muy dura se abre de piernas para conseguir sus objetivos. Sospecho que esta técnica que es muy antigua, la utilizaban en el paleolítico inferior.
    Si ha habido acoso y se puede demostrar que se depuren responsabilidades. Si no se pueden demostrar, no distribuyan calumnias.
    Sobre el acoso-Holliwood, lo que más me ha gustado ha sido la respuesta de mi musa Catherine Deneuve (También lo era de Buñuel, Bell de Jour es una película que más me impresionó). Pero lo fundamental, donde está el límite entre acoso, galanteo, filtreo o intento de ligar. Que alguna feminista me lo explique. Se corre el riesgo de paralizar al hombre que tradicionalmente ha llevado la iniciativa del galanteo. Y después que hacemos? Cómo formamos familias o creamos pagadores de impuestos?

    Pero más que Holliwood que está acostumbradoa sobreactuar, me interesa España y su telediario.

    Ayer el telediario que está controlado por la ideología feminazi nos trajo el ‘acoso nuestro de todos los días’.
    Se fueron a China a preguntar a unas mujeres si se sentían acosadas y protegidas por la Ley. Ya se pueden imaginar las respuestas -era China-.
    Cuando informaron del viaje del Papa Francisco a Chile, dijeron que había pedido perdon por los abusos a jovenes -lo cual será verdad, la pedida de perdón y los abusos-, pero tenía que meter la puya progre. Un miembro de la escolta papal no era trigo limpio porque había encubierto a un sacerdote abusador. Esto es lo relevante del viaje del Papa a Chile.
    Hoy, se han ido a Albacete para dar cuenta de un chat de unos universitarios en los que se pavoneaban de que iban a violar a una compañera supongo. QUe los universitarios son ‘tontos del culo’ no me cabe la menor duda, ahora que la gente se escandalice por el lenguaje de unos chicos cuando hablan entre ellos y creen que nadie les escucha me parece ingenuo, que el telediario se haga eco me parece ‘manipulador’.

    Una maldad.
    Les confesaré un pecado de ‘machista asqueroso’. Cuando voy por la calle y veo a una mujer, automáticamente pienso (no lo puedo evitar): “Tiene polvo o no tiene polvo”. Lo que no tengo claro es que molesta mas a las feminazis, si la clasificación que me viene automática, o que ellas cayeran en el ‘no tiene polvo’. Si a mi edad me pasa esto, que no pasara por la cabeza de un pollo de veinte años….

    • Sobre lo de abrirse de piernas y el paleolítico…… Yo he visto videos donde varias chimpancés hembra ofrecían sus vulvas aun macho cargado de bananas, a cambio de comida. Creo que reafirma su teoría.

      Y todos, menos los ciegos, somos “machistas asquerosos”, cuando vamos por la calle. Es la naturaleza.

    • Como opinión personal, esa maldad de Weinstein me parece de psicópata adaptado, incluso aunque un abuso sexual probado como tal tuviese un supuesto de rasgo paleolítico o arcaico de trueque, sigue siendo un acto depredador de bajo instinto. El ser humano a evolucionado lo suficiente como para no dar por limpia y verás esta “moral” compensatoria de intercambio/transacción (no hablo de la prostitución), del hombre o mujer que abusa de su poder deformando la responsabilidad y al abuso le pone precio, para después entregar un regalo como disculpa o un incentivo material y así seguir abusando (como quien domestica a una *víctima); o la “moral” compensatoria explicada así: Me someto por voluntad a esta experiencia abusiva tipo transacción mercantil sabiendo que pierdo dignidad, y después lucharé contra aquella desde una posición conveniente, o compensaré/remedaré lo malo que hice antes al intercambiar favoreces sexuales para obtener otro favor/ventaja específico (rompiendo las reglas del mérito), ya que desde la fama y la seguridad obtenida en un “mundo patriarcal” ahora puedo denunciar los males de este sistema en el que hábilmente sufrí/jugué (?). Es que ya lo dijo una persona mujer: <>.
      La carta de Deneuve ha sido no criticada, sino más bien criminalizada por hembristas. Nadie se queda con lo bueno del manifiesto, que no se puede uniformar el coqueteo ni masificarlo, enseñarle a la gente como seducir siguiendo pautas es adoctrinar.
      Ahora bien, soy de Chile y lo del Papa es interesante, fíjate que las encuestas nos sitúan como el país de latino-américa con más ateos y agnósticos (los casos de pedofilia dañaron la credibilidad de la iglesia católica en nuestro país, hombres adultos quedaron dañados de por vida luego de sufrir durante años), la verdad es que la venida del Papa no caló hondo y apenas reunió a casi un millón de personas, como mucho, a diferencia de Perú donde fue masiva.
      Finalmente, te insto respetuosamente a dejar la palabra “feminazi” ya que es algo infantil y lo de nazis es otro tema, y cambiarla por hembrismo. Buen día y saludos.

  6. Y qué mejor manera de llegar al poder que quitándoselo a los hombres, o haciendo creer que se lo van a quitar.
    Bravo, Benegas.

    • Yo creo que la mejor manera es destruyendo al individuo para convertirlo obligatoriamente en colectivo. La unión hace la fuerza, pero porque sus unidades tienen independencia. Esto es transformarlos en una masa.

      Un saludo.

  7. Es una desesperada maniobra de la élite socialista de mantenerse en el poder en un sistema que no se sustenta ya. El divide y vencerás; y han conseguido enfrentar a hombres y mujeres. Por lo que parece, la élite no ve peligro en la mujer, y la campaña para acosar, arruinar y poder encarcelar al hombre blanco, heterosexual y aportador neto a las arcas del Estado, parece que es el último reducto que les queda por destruir y robarle todo lo posible. El resto, pobres y y desempleados, funcionarios, jubilados, colectivos LGTBIWXYZ; y ahora mujeres; los tienen ya en el sistema clientelar a base o de dinero o de descarada discriminación positiva, por lo que no hay manera de votando sacarse esta lacra de encima.

    Habrá que sacársela como siempre ha sido, a garrotazos, tiros y cócteles Molotov.

    Y lúcidamente visto lo de la asquerosa hipocresía de estas actrices que años después salen denunciando, tras su “laxitud” con el problema cuando no las conocía nadie. La que debe estar indignada de verdad es la chica decente que se quedó en el camino porque no tragó ( en todos los sentidos posibles…), y se volvió a Minnesota a tener una vida anónima y que nadie le pone el micrófono para denunciar nada porque no es mediática.

  8. Con la frase “No es el género sino el poder lo que facilita el abuso” es sencillo explicar la mayoría de chorradas de privilegios. La gente no comprende qué es el poder y lo que implica. Se quedaron con lo de que el poder corrompe, así que todo poder es malvado. Menos el suyo, claro, que es de justicia.

Comments are closed.