Por fin se acabaron las elecciones. Los electores votaron y las formaciones políticas valoran sus opciones en función del botín obtenido. Es la hora de los pactos, las transacciones, los apaños para formar gobiernos, el central y los autonómicos, y repartirse concejalías y alcaldías. Afortunadamente para los partidos, las campañas han sido una algarabía de promesas y regalos intangibles que pronto pasará al olvido. Y para acelerar este proceso de desmemoria están los medios, que ahora ayudarán a vender el descarnado mercadeo como la quintaesencia de la política. Entretanto, vivimos en la excepcionalidad permanente. Aquí quien se sale del consenso tiene prohibido ser representado. “Yo con estos no me siento”. Y lejos de buscar acuerdos sobre las cuestiones más urgentes, los partidos del statu quo las usan como armas electorales, incluso las más sagradas. Llevan décadas haciéndolo……………….. SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido completo en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

El gran circo de la política. Y sus enanos: los partidos

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (cerca de 900 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: post especiales, como este, y todos los Podcast Disidentia.

En nuestra comunidad de mecenas encontrarás no sólo contenidos muy elaboradospodcast que tratan cuestiones clave a fondo y que no son tratadas en los medios convencionales, también Grupos de Opinión, donde cada ciudadano, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En definitiva, queremos reconstruir esa sociedad civil que la política y los partidos han arrasado.

Si crees en la causa de la libertad, súmate a nuestra comunidad. Con muy poco harás mucho.

Muchas gracias.

1 COMENTARIO

  1. La política quiso emular a los dioses en la ingente tarea de ordenar el caos.
    Hubo tiempos que la llevanza de la gente alumbro verdaderos artistas en la representación.
    Hoy, su devenir, su fatalismo, le ha conducido a una feria, a un mercadillo, donde una minoría de elegidos por una masa distópica, con el peor bagaje ético, cognitivo y moral de la história, pugna por solucionarse la vida en medio del albañal donde la han conducido las bonanzas y los igualitarismos hedonistas, hueros de cualquier atisbo de grandeza y de generosidad.
    Nada es casual, las cosas siempre tienen su genealogía y lo que tiene que juzgarse hoy, en medio de la plaza pública, es el señalamieto, para la história, con nombres y apellidos, de todo el conjunto de criminales que han sido o consentido en la traición a su patria, fragmentando las fuerzas que estaban llamadas a defenderla del ataque despiadado de sus enemigos, o sea, la Socialdemocracia, los nacionalismos y todos sus allegados, reduciendo la vida de la Nación a un juego de trileros, ante la pavorosa imagen de la indolencia cómplice de un país, que no merece esta generación de criaturas que la están convirtiendo en un triste espectáculo mundial.
    Todos los días, en las radios y televisiones, que han estado en la conjura, se escuchan la voces de tipos que, cuando llegó el momento, se sumaron a una caceria puesta en marcha por comisarios políticos experimentados, que tenia por objetivo situar el péndulo en el lado donde hoy se encuentra para décadas. Su afán ahora es el retorcimiento retórico de los argumentos, para distanciarse de los hechos probados y hacerse los inocentes del “yo no he sido”. Pero sí; medios impostores de la derecha: vosotros también, mas que nadie.
    Que error!, que inmenso error, que vamos ha pagar todos.

Comments are closed.