En El Maestro ignorante Jacques Rancière hace suyas las experiencias del pedagogo francés del siglo XVIII Jean Jacotot, quien puso en práctica una nueva forma de entender la enseñanza, no autoritaria, horizontal e integradora. Ranciere se basa en las experiencias de Jacotot para denunciar el papel ideológico de la educación, como instrumento al servicio de la dominación de clase y legitimador de esquemas de desigualdad. Frente a la desigualdad, Jacotot propugnaba el “comunismo de las inteligencias”, donde la relación jerárquica entre maestro y alumno es sustituida por una especie de comunidad de iguales donde el profesor no es tanto un transmisor de conocimientos cuanto un mero guía que alumbra las incursiones de sus alumnos por los ignotos senderos del saber.

Las pedagogías comprensivas, herederas del método Jacotot, postulan la igualación por debajo, el desprecio de la meritocracia y privilegian el método por encima del aprendizaje de contenidos. Estas se empezaron a implantar después de la Segunda Guerra mundial en el norte de Europa y en especial en el Reino Unido, donde acabaron por desplazar a las meritocráticas “Grammar Schools” inglesas hasta convertirlas en una “rara avis” en dicho país.

En España las pedagogías comprensivas tuvieron su puerta de entrada con la aprobación de la Ley General de Educación (1970), durante el tardo franquismo y alcanzaron su cenit en la LOGSE

En España las pedagogías comprensivas tuvieron su puerta de entrada con la aprobación de la Ley General de Educación (1970), durante el tardo franquismo y alcanzaron su cenit en la LOGSE, cuya filosofía se basó fundamentalmente en estas ideas contrarias a la selección y al esfuerzo individual en el aprendizaje. Estas ideas suponen la entrada de planteamientos democratizadores en el aula, frente la concepción jerárquica de la docencia que destaca que la superioridad intelectual del maestro sobre el alumno radica en que éste se supone que domina aquello que el alumno se supone quiere aprender.

Tradicionalmente la izquierda siempre vio en la enseñanza un poderoso instrumento de promoción social, de ahí que las escuelas y facultades de países como la antigua Unión Soviética tuvieran un carácter elitista que primaba la calidad sobre la cantidad del alumnado. Incluso un protocomunista como fue Platón intentó en sus diálogos trasplantar el modelo verticalizado de la “paideia griega” al ámbito de la política, de forma que sólo los “sofoi” (sabios) fueran los que dirigieran la sociedad, estableciendo en La República un detallado programa educativo para aquellos destinados a las más altas funciones del gobierno.

Este cambio de paradigma en las ideas educativas de la izquierda se explica por la confluencia de una serie de factores. Por un lado, la difusión de las ideas sesentayochistas que siempre vieron en la meritocracia en la educación un resabio burgués o la influencia de las ideas de la llamada Escuela de Frankurt que denunció el carácter eminentemente instrumental de la educación en el capitalismo, como un simple medio para facilitar la formación de cuadros técnicos especializados en detrimento de una educación que fomentara un espíritu crítico con el sistema. A esto se vino a unir la promoción de la figura del pedagogo por encima de la del profesor en el diseño curricular de los planes de estudios para cambiar los planteamientos educativos tradicionales.

Esta escuela comprensiva, inicialmente pensada para los niveles educativos inferiores, ha ido extendiendo su ámbito de aplicación a ámbitos educativos superiores, en la medida en que nuevas generaciones, educadas en la cultura del no esfuerzo, accedían a niveles superiores. Incluso algunos de los egresados en tan estéril credo pedagógico alcanzaban las más altas dignidades académicas. Se convertían en el ideal de Jacotot, en maestros ignorantes, dispuestos a impartir su docta ignorancia en cátedras universitarias, repartidas por doquier, al amparo de políticos dispuestos a ampliar sus redes clientelares con el mayor número de clientes políticos en el mundo universitario.

La educación superior ha servido de instrumento de propagación de ideas radicales de izquierdas en buena parte de los países occidentales

El escándalo universitario en el que se han visto implicados numerosos políticos españoles no deja de ser un epifenómeno de este proceso de degradación intelectual de la universidad, donde la difusión del saber es menos importante que el adoctrinamiento o el pago de favores a la comunidad universitaria por parte de políticos tan ambiciosos como poco escrupulosos.

La educación superior ha servido de instrumento de propagación de ideas radicales de izquierdas en buena parte de los países occidentales. Los llamados cultural studies han moldeado las mentes de la intelectualidad en los EEUU desde los años ochenta. Una impresionante obra de ingeniería social, que ha servido para difundir ideas colectivistas, hipercríticas con el capitalismo y de la democracia representativa, así como para crear una nueva jerga política entre las nuevas generaciones.

Se pedía eliminar del currículo académico el estudio de ciertos filósofos como Descartes o Kant por resultar demasiado androcéntricos y poco sensibles a la temática colonial

El feminismo radical cultural y los estudios multiculturales se han convertido en materia transversal que moldea la mentes de generaciones enteras de universitarios originando situaciones cercanas al esperpento, como la producida en Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) de la prestigiosa Universidad de Londres, en la que se pedía eliminar del currículo académico el estudio de ciertos filósofos como Descartes o Kant por resultar demasiado androcéntricos y poco sensibles a la temática colonial. Se da la infeliz circunstancia en muchos campus universitarios norteamericanos de la difusión de los llamados espacios seguros, donde el libre debate o la difusión de idas contrarias a lo políticamente correcto es proscrita en aras de la protección de la sensibilidad de los estudiantes.

La nueva izquierda no parece estar tan interesada en formar como en adoctrinar

El nuevo populismo de izquierdas encuentra, en países como España, Grecia o Italia, un terreno abonado para que sus ideas tengan amplio respaldo. Buena parte de la izquierda ha perdido el norte, en lo que se refiere a la educación. Esta siempre ha constituido el principal instrumento de promoción social (mucho más que la pura transferencia de rentas). Por medio de la educación, personas de orígenes humildes pueden ascender en el escalafón social y económico. La izquierda clásica entendió esto muy pronto, de forma que en la socialdemocracia escandinava se dedicaron ingentes cantidades de medios para proveer una escuela pública de mucha calidad, que permitiera que las capas populares accedieran al saber. También tenían claro que la educación no es sólo cuestión de medios, es fundamentalmente cuestión de principios

La cultura del esfuerzo, la exigencia y el respeto en el aula son tan importantes como una correcta asignación de medios materiales. La nueva izquierda no parece estar tan interesada en formar como en adoctrinar. La trasmisión del nuevo abecedario político es más importante que la geografía, el cálculo, la literatura o las artes plásticas. Uno de los grandes errores que se ha cometido en España ha sido dejar que la “educación” se haya convertido más en un laboratorio de ideas, que en una etapa de aprendizaje. Los valores son muy importantes, pero sin un acervo de conocimientos que proporcionen herramientas críticas, se convierten en estériles consignas. Así se da la infeliz circunstancia de que posiblemente tengamos la generación de políticos más egresada de nuestra historia a la par que la más ignorante.

Foto: Cole Keister


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Ayúda a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

17 COMENTARIOS

  1. El tema del artículo me apasiona.
    El resumen del artículo lo encontramos en el párrafo final: “La cultura del esfuerzo, la exigencia y el respeto en el aula son tan importantes como una correcta asignación de medios materiales. La nueva izquierda no parece estar tan interesada en formar como en adoctrinar. La trasmisión del nuevo abecedario político es más importante que la geografía, el cálculo, la literatura o las artes plásticas.”

    Sin embargo, el artículo no menciona el efecto tóxico y en algunos casos letal de tener la educación transferida a las autonomías. Esta semana hemos conocido como un informe sobre el ‘adoctrinamiento escolar contra España’ era ocultado por el gobierno de Rajoy. Algo absolutamente incomprensible. Es tanto el poder de los agentes de la secesión y tan poco el del gobierno de España para que estas cosas sucedan. Las autonomias se han desmadrado y son la fuente principal de todos nuestros males.

    El 28 de agosto, The Economist, publicó un editorial sobre las excelencias del sistema educativo de Singapur, porqué tiene éxito y porqué no se copia por otros paises. Les dejo el enlace del editorial.

    https://www.economist.com/leaders/2018/08/30/what-other-countries-can-learn-from-singapores-schools

    Por la importancia del tema les incluiré adjunto una traducción ‘personal’ del mismo.

    Este editorial nos dice que Singapur opta por el método clásico, la dinámica de la clase la dirige el profesor. No dice, pero nos interesa saber, que el curso académico se divide en dos semestres ene-jun, jul-dic. Al final de cada semestre hay exámenes para aprobar. Sí dice que hay un proceso de clasificación de los alumnos a los 12 años: alto-rendimiento, bajo-rendimiento.

    He sido profesor de secundaria, y tengo experiencia en el aula. Lo que más me sorprendió cuando entré en un aula como profesor por primera vez, fue la nula autoridad del profesor. Resulta que en clase se hace lo que los alumnos quieren, mejor lo que el alumno que más enreda quiere. Y siempre hay alguno dispuesto a enredar. La programación académica no se puede seguir. Si algún profesor se pone serio e intenta poner orden, rápidamente es llamado ‘al orden’ por la dirección y la inspección. El resultado es que teniendo profesores que llegan suficientemente preparados, movidos por vocación y muy motivados, el sistema los desmotiva totalmente. Estos profesores tiran la toalla, ‘que hagan los que quieran los alumnos pero que no me creen problemas’.

    Puedo contar muchas anécdotas sobre este asunto. En un IES de una capital de España, la inspección ha obligado a meter en el aula a un chico de 12 años que simplemente no deja dar clase. Procede de una familia desestructurada, sus padres y hermanos mayores se dedican al menudeo de droga y lo utilizan como correo por ser menor de edad. Este chico no está bien de la cabeza, a veces es violento, a veces amenaza a los profesores y a otros alumnos, se sube a los armarios, ventanas, verjas o lo que encuentre, maltrata el mobiliario, hace frente a profesores o a la misma dirección, la policía local dice que no puede hacer nada más allá de traerlo al centro cuando lo encuentra vagando por la ciudad. Los profesores están alarmados, los sindicatos callados como ‘putas’. La inspección pide un expediente por escrito indicando cada uno de los hechos del chico, cuando lo recibe lo cuestiona, que si las fechas no son buenas, que si no va firmado por los dos o tres profesores o miembros de la dirección. El resultado es que tenemos a 25 alumnos en un centro público que no pueden progresar con la programación académica porque un alumno desequilibrado lo impide.

    Veamos los diferentes roles alrededor de este caso. Los profesores están asustados, y desbordados. Reciben amenazas públicamente delante de otros compañeros. Su comportamiento es tragar y evitar problemas con la dirección y la inspección. La dirección trata de complacer a la inspección, ocultando el problema a los padres. La inspección no tiene más alternativa que forzar a que este alumno con problemas, incluso mentales, este escolarizado en un IES. Se trata de llevar hasta el último extremo la ‘inclusividad’ en el aula.

    Este caso nos permite señalar una serie de problemas. 1. Los profesores están sufriendo amenazas, entran en el aula angustiados y se sienten desamparados. Su máxima preocupación es que no haya problemas, sabiendose desamparados por dirección e inspección. 2. Los sindicatos se dedican a ‘otros’ menesteres. Las condiciones laborales de los profesores, deplorables como se dan en este caso, se la ‘bufan’. 3. La dirección trata de ocultar los problemas a los padres, amenaza suavemente a los profesores, y trabaja en estrecha colaboración con la inspección. 4. La inspección solo le interesa que el alumno tenga un aula en el que esté escolarizado, y pasa de todo lo demás.
    5. Los padres no llegan a conocer la dimensión del problema porque la dirección se lo oculta (los profesores callados).

    El resultado es que los otros 24 alumnos van a pagar las consecuencias de un sistema igualitario e ‘inclusivo’.

    • What other countries can learn from Singapore’s schools
      Rigorous teaching methods and excellent teachers keep the island-state top of the class
      Print edition | Leaders
      Aug 30th 2018
      Estrategia de Singapur (Lee Kuan Yew, Primer ministro): desarrollar el único recurso natural que dispone Singapur, su gente.

      El sistema educativo de Singapur es considerado el mejor del mundo. Permanece en el primer puesto del programa PISA en los apartados de matemáticas, lectura, y ciencias. Los alumnos de Singapur están aproximadamente tres años por delante de sus colegas americanos (se entiende a la edad de 15 años, cuando pasan PISAN). Los alumnos más jóvenes tienen muy buenos resultados en los examenes. Los graduados de sus mejores escuelas pueden encontrarse dispersos por las mejores universidades del mundo.

      Aunque este estado-isla tiene mucho para enseñar al mundo. Otros paises son alumnos remolones. Una de las razones es que Singapur apoya (favours) la pedagogía tradicional, en la que los profesores lideran la clase. En contraste con las preferencias de muchos reformadores por enseñanzas “mas progresivas” y “menos estrictas” que pretenden motivar a los alumnos a aprender por sí mismos. Aunque estudios internacionales sugieren que la educación dirigida ( trad de ‘direct instruction’) es ciertamente un buen método para transmitir conocimiento, los críticos sostienen que Singapur usa un modelo “drill and kill” (trad repite hasta aprender) que produce pobres genios en matemáticas sin creatividad. Los padres estan preocupados por el estrés que el sistema pone en los alumnos y en ellos.

      Es más, Singapur demuestra que la excelencia académica no tiene que ser a costa de otras destrezas (skills). En 2015, los estudiantes de Singapur ocuparon el primer puesto en un nuevo ranking PISA diseñado para medir la capacidad de resolver-problemas en grupo, obteniendo incluso mejores resultados que en lectura y en ciencias. Los alumnos contestaron ser felices –más incluso que los alumnos filandeses, país considerado por educadores como ejemplo de cómo obtener resultados extraordinarios con métodos de enseñanza más ‘tiernos’ (‘cuddlier’). No satisfechos con estos resultados, Singapur está realizando reformas para mejorar la creatividad, y reducir el estrés.

      Cuando otros países hacen refornas descoordinadas y parciales, Singapur intenta ver al sistema educativo como un todo. Invierte mucho en investigación educativa. Todas las reformas son testeadas y los resultados estudiados minuciosamente previamente a su implantación. Atención especial se dedica a como nuevas ideas y sus resultados son implantados en las escuelas. Libros de texto, fichas de trabajo, y ejemplos –usos considerados a menudo pasados de moda- se utilizan para introducir experiencia en el aula. El resultado es un buen alineamiento entre estilos de educación, evaluación y responsabilidad.

      La segunda lección es adoptar el enfoque diferente de Singapur relativo a la enseñanza, especialmente de matemáticas- como en cierta medida están ya haciendo USA e Inglaterra. Se centra en un currículo menos amplio pero más profundo, y trata de asegurar que toda la clase progresa según la programación académica. Los alumnos con dificultades reciben sesiones extra obligatorias para ayudarlos a recuperar; incluso los menos capaces lo hacen comparativamente bien. En Inglaterra, un análisis en 2016 encontró que los métodos de Singapur mejoraban mucho los resultados, aunque fue diluido en el proceso de introducción.

      La tercera y más importante lección es centrarse en crear excelentes profesores. En Singapur, reciben 100 horas al año de cursos para adquirir las últimas técnicas. También, el gobierno les paga bien. Aceptan la necesidad de clases más numerosas (una media de 36 alumnos, comparado con los 24 de la OCDE). Es mejor clases con más alumnos y mejores profesores que clases con menos alumnos y profesores mediocres. Los profesores que quieren más prestigio pero no la carga burocrática de gestionar las escuelas pueden llegar a ser ‘master teachers’ con responsabilidad para formar a otros colegas. Los mejores profesores obtienen puestos en el ministerio de educación, y grandes bonos: lo fundamental, los profesores son pagados como sus colegas en otras profesiones del sector privado. Los profesores son sometidos a evaluaciones anuales rigurosas de su rendimiento.

      Otros paises les gustaría evitar la selección desde los 12 años entre alumnos con alto-rendimiento y bajo rendimiento. Los beneficios de esto no están probados, y contribuye a crear estrés por los exámenes. El tamaño de Singapur, no obstante, permite un anormal grado de centalización. El director general del ministerio de educación dice conocer por el nombre a más del 80% de los directores de centros, lo que le facilita un seguimiento de lo que sucede. Otros puntos serían inaceptables en otros lugares. En la mayoría de los países, los sindicatos de profesores y padres se oponen a clases numerosas, por ejemplo. Es una vergüenza. La educación sería mucho mejor si los países copiaran las técnicas educativas (‘homework’) de Singapur.

      • He tratado de presentar dos sistemas educativos diferentes.

        El nuestro, inclusivo, sin exámenes objetivos reales, donde los alumnos progresan por edad. El doctor Sanchez es un ejemplo de a donde se puede llegar sin pasar exámenes rigurosos de nivel. Hace unos días me comentaba un compañero que el 80% de los alumnos que entraban este año en 3º ESO (14 años) no sabían multiplicar por dos o tres cifras, ni dividir, y lo más grave mas de la mitad tenían deficiencias de comprensión lectora. Así se comprende, que para llegar a la mitad de la tabla de PISA los alumnos españoles tengan que ‘copiar’ o responder con ayuda de sus profesores y aún así no pasan de la media. En las antepenúltimas pruebas PISA que pude observar de lejos, me produjo verguenza ajena ver como algunos profesores ayudaban a responder a los alumnos. La razón, es que eso no servía para nada. Es decir, que ni siquiera el pésimo resultado da idea del nivel de la enseñanza.

        Por el contrario, sistemas como el de Singapur parece que proporcionan excelentes resultados educativos, aunque podrían generar otro tipo de problemas. Problemas derivados del exceso de competencia, el estrés….

        He tratado de describir lo mejor posible lo que he visto y he leido. Pero yo qué pienso realmente sobre este asunto?. No sabría contestar con precisión. Tengo claro que el nuestro viciado en extremo por los políticos no funciona, mientras que no estoy convencido que sean deseables examenes, competencia, estrés contínuo.

        Pero una cosa, intermedia estaría bien. Las reválidas, echadas a bajo por los socialistas y los nacionalistas, son un magnífico instrumento para medir los niveles adquiridos.
        Si un alumno obtiene el graduado escolar y no tiene compresión lectora, o no sabe multiplicar/dividir no puede pasar al bachiller y hoy pasa. No solo pasa, sino que llega a la universidad (las PAU suspenden menos del 5%) y como el caso de Sanchez nos demuestra, con un poco de ayuda se saca hasta el doctorado.

        Si ponemos en ranking a los alumnos de un curso. El 5% de la posición más alta saldrá siempre adelante, por muy malo que sea el sistema educativo. El 15-20% más bajo terminará dificilmente con una comprensión lectora suficiente, y desde luego sera incapaz de realizar cálculos con proporciones (escalas de planos, rebajas en precios, proporciones de objetos). El problema lo tenemos con la población de alumnos entre el 20% y el 90-95%. Si estos alumnos caen en aulas donde la programación didáctica no se cumple, dónde los alumnos que encordian marcan la dinámica, terminarán siendo destrozados por el sistema.

        No deduzcan de mi comentario que pretendo que el 20% inferior del ranking sea olvidado. Se trata de alumnos con dificultades, y como tal deben ser tratados. Necesitaran más recursos, pero no debemos dejar que impidan progresar a la población de alumnos entre el 20% y el 90-95%.

        Es de notar que el mayor número de alumnos con dificultades proceden de familias desestructuradas, donde el padre o la madre tiene que trabajar muchas horas para sacar adelante la familia, dejando abandonada la educación del hijo,o mejor entregada a la escuela. Los ‘avances sociales’ de los que pavonea la izquierda-progre son a costa de un pagano: los hijos. Casi la mitad de los alumnos de un IES proceden de familias que tienen dificultades, y los hijos son mal atendidos.

        Dado el estado absolutamente lamentable de la educación pública en España, mi consejo es: si puede vaya a la privada, si no contentese con la concertada. Evite a toda consta la enseñanza pública. Y no porque los profesores sean malos, sino porque el sistema los tiene desprovistos de todo poder para mantener la dinámica de la clase.

    • Quiero comentarles algo sobre el sistema educativo en España que me dejó helado.

      En las elecciones pasadas (no se si últimas o penúltimas), hubo un cara a cara Rajoy-Sanchez.

      Con la retórica que le caracteriza y la rotundidad que poseen los que desconocen de lo que hablan, Sanchez acusó a Rajoy de todos los males de nuestro sistema educativo.

      El Sr. Sanchez debe desconocer que todas las leyes educativas que se han implantado en el aula son socialistas: LODE-1985, LOGSE-1990, LOE-2006.
      El PP hizo la LOCE-2002 que fué anulada por Zapatero antes de entrar en vigor. Poco daño pudo hacer,pués, al sistema. También hizo la LOMCE (2013) cuyos aspectos más importantes (reválidas) recibieron la oposición de sacialistas y nacionalistas, siendo finalmente no implantada.

      Que el Sr. Sanchez con el morro propio del que pretende hablar con seguridad sobre algo que desconoce, no debe sorprendernos. Pero que Rajoy no supiera que decir me sorprenció, tenía la yugular de Sanchez a la vista y lo dejó pasar, lógicamente tampoco conocía el terreno y prefirió callarse. Algo que me resulto impactante e incomprensible….

      • Excelente información la de sus posts.

        Muchas gracias.

        Yo recuerdo otro debate, el famoso debate a 4 de las elecciones Diciembre 2016. En el SSS dijo unas absolutas burradas sobre la “ideal” situación de la enseñanza en Cataluña. Rivera lo tuvo mas que huevo. La podía haber fulminado y se la envainó, amagó un regaño y punto.

        Sigo sin entender aún ahora si es que Rivera es tonto, o si ese tema era tabú, o que .. pero que te exhiban la yugular de esa manera y no ataque,

        Tambiéb estuvo lo del referendum por la independencia de Andalucía, otra idiotez mas de Iglesias, la famosa cosa de Escuredo,.. lo tenñian a huevo cualquiera de los otros tres, y ninguno tampoco supo ponerle en su sitio.

        Es lo que hay.

        Un muy cordial saludo

  2. Como siempre, el caminante y su sombra dio en la clave de lo que sucedió en algún momento entre 1870 y el día de hoy:

    “Ahora dígame usted, maestro, qué esperanzas podía abrigar, en una lucha contra el desbarajuste -que se da por doquier- de todas las auténticas aspiraciones, dígame usted con qué coraje podía presentarme, como profesor aislado, aun sabiendo que, apenas se arrojara una simiente de cultura auténtica, pasaría por encima de ella inmediata y despiadadamente la apisonadora de esa pseudocultura. Piense en lo inútil que debe resultar hoy el trabajo más asiduo de un profesor, que por ejemplo desee conducir a un escolar hasta el mundo griego -difícil de alcanzar e infinitamente lejano- por considerarlo como la auténtica patria de la cultura: todo eso será verdaderamente inútil, cuando el mismo escolar una hora después coja un periódico o una novela de moda, o uno de esos libros cultos cuyo estilo lleva ya en sí el desagradable blasón de la barbarie cultural actual” (Nietzsche, “Sobre el porvenir de nuestras escuelas”, 1872)

    ¿Sabrían Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera o Pablo Iglesias extraer la tesis implícita sobreentendida en este texto? ¿Lo entenderían siquiera? ¿Podrían comentarlo, ampliándolo de su propia cosecha, pero sin copiar de otros? Si no es así, ¿qué los habilita para desempeñar las elevadas “funciones” que, parece ser, desempeñan o creen desempeñar?

    Al leer la expresión “el mundo griego… la auténtica patria de la cultura…”, ¿qué entenderían estos hombres, ejemplares de una tipología muy extendida en la España actual, que se solaza con informaciones yuxtapuestas en una suerte de “patchwork” mental? ¿Tal vez, dadas las lecciones de nuestros próceres constitucionalistas, concebirían que, en efecto, el mundo griego es la patria de la cultura porque “creó la democracia, que nos legó la libertad, exactamente lo que tenemos en España, por lo que debemos estar agradecidos a los griegos…”? (apenas discurso escolar de primaria que suelen redactarle los granujas cortesanos al Monarca a manera de proemio para poner de relieve el desamparo en la cumbre del Estado español)

    ¿Es el problema del Régimen español, de la sociedad española, un problema probablemente relacionado con “la cultura” y el modo como se socializa en ella, de suponer que existiera, a los individuos de todas las clases sociales?

    ¿Es realmente el problema político español un problema de socialización de la cultura? ¿Qué “cultura”? ¿Tiene la “desnacionalización” de la conciencia social e histórica española algo que ver con estos abstrusos e intrincados temas, aquí sólo sugeridos de pasada? ¿Son los españoles conscientes de lo que se ha hecho con ellos desde 1939, desde 1978 hasta hoy? ¿Qué papel estratégico ha desempeñado el sistema de educación pública en este proceso? ¿Ha sido una estrategia planificada por los que deciden el destino de una sociedad?

    Más aún, ¿existe España?, ¿existe Estado español?, ¿es real todo lo que nos rodea?, ¿lo somos nosotros mismos en cuanto “sujetos políticos”?, ¿es Pedro Sánchez un ente, una sustancia pensante, un alma inmortal, un espectro, un hombre, un niño, una mujer, una hoja al viento, un río, una montaña, una telaraña más que cuelga del techo de la estancia vacía del viejo solar español…?

  3. Desde la Ilustración, al analizar cualquier fenómeno, no debemos de perder de vista la perspectiva ideológica. Sin la ideología no podemos entender nada. La educación hoy en día está impregnada de ideología. Una vez que el Estado tuvo medios para hacerse con la entonces llamada instrucción pública, se hizo cargo de ella. En un primer momento la instrucción pública sirvió como elemento de ascenso y progreso social, y el sistema funcionó en general en todas partes. Pero junto a estos buenos propósitos, el germen de la ideología estaba oculto, agazapado, esperando su momento, ¿y cuál era ese germen? pues aquel que sostienen que el hombre es un ser vacío y que todo su conocimiento procede de los sentidos, por lo tanto si cambiamos las circunstancias externas podremos convertir a ese individuo vacío, crear el hombre nuevo, un ser virtuoso ¿y cuál es el instrumento para lograr ese noble objetivo?….la educación, que ya no es instrucción pública sino educación, función asignada tradicionalmente a los padres. Y así apareció el pedagogo como herramienta ideológica. No le den más vueltas hoy en día la educación no tiene por finalidad enseñar conocimientos básicos o transmitir saberes…la educación tiene por objetivo formar buenos “ciudadanos” de acuerdo con los parámetros de la ideología dominante

  4. Excelente repaso de la historia de la educación Don Carlos.

    Simplemente incidir en algo que usted ha comentado.

    La resistencia en la exURSS y satélites a adoptar los métodos “inovadores” y el continuar con los “atrasados” métodos meritocráticos.

    Si por algo ha resistido la Rusia de Putin, y si por algo hay una resitencia numantina a los delirios NOM en las exrepúblicas comunistas del ëste de Uropa es por que allí continuan con la vieja meritocracia. Y si por algo en Alemania y Francia la educación pública tiene el suficiente prestigio para que los hijos de las clases altas vayan ahí (en Francia cada vez menos) es también por eso.

    El por qué la Rusia del borrachín Yeltsin no se desintegró del todo sólo se entiende porque había una élite que proveniente de una meritocracia supo mantener la nación en su sitio.

    Ago que se puede ver desde los músicos y bailarines del Bolshoi y similares, hasta en los jugadores ajedrez.

    Un muy cordia saudo

    • La meritocracia está sobrevalorada, como término educativo. La meritocracia, debe ser social, transversal y ética para existir y poder exigir a una persona que confíe en ella en una sociedad dada. De otra forma, es un término intrínsecamente personal.
      Cuando una sociedad como la nuestra habla de cultura, meritocracia y educación hay que estar muy cautos para no caer en el maniqueísmo político, como lo ha hecho el autor del artículo, y discernir con claridad si nos están intentando, otra vez, vender principios políticos que, como bien señala, también, el autor, no atesoran en si mismos ninguna relación directa con los términos mentados.
      La excelencia cultural no deviene directamente de ningún planteamiento político económico.
      Lamentablemente, en esta publicación, cualquier tema considerado se aborda desde una perspectiva ideológica que acaba impugnando otras posibles ideologías pero que hace raquítica la reflexión sobre el tema tratado. Pronto habremos de ver como es mejor resolver ecuaciones desde el liberalismo capitalista que desde una perspectiva marxista de la escuela de frankfurt.

      • Hola Cucurruqui. Gracias por tomarse la molestia de leer el artículo, que no pretende ser más que la explicación de un fenómeno incomprensible en la izquierda, que no denuncian sólo “neoliberales” peligrosos como yo, sino izquierdistas como Carlos Fernández Liria por ejemplo. La jibarización de los contenidos enseñados a nuestros estudiantes lejos de democratizar la educación está contribuyendo a crear una generación de jóvenes muy mal preparados para acometer las exigencias que la vida adulta plantea. Respecto la vinculación de ideología y ciencia, no creo que el liberalismo sea sospechoso precisamente de eso, pues se trata de un ideología que limita al máximo el alcance de lo político. Justamente es el marxismo quien pretende someter la ciencia o incluso el propio arte a los postulados del materialismo dialéctico. Véanse los casos de la cruzada de Stalin y Lysenko contra la genetica o la tragedia de pintores como Wladyslaw Strzeminski en la Polonia comunista. No se preocupe que las ecuaciones diferenciales están a salvo bajo el magisterio de Von Mises…:)

        • Gracias por su pronta contestación.
          No acuso al liberalismo de nada.
          Sostengo que su artículo es fundamentalmente ideológico.
          La jibarización planteada, por muy C Fdez Liria que lo diga, no es resultado únicamente del marxismo populismo. De hecho, cita el alcance de las ideas de la izquierda “clásica” en Suecia para adornar su artículo.
          La cruzada de Stalin, es lo que es, autoritarismo, no debe confundirse. Puedo citar el macartismo de EEUU para construir el especular desprecio por la cultura y la meritocracia en un sistema ideológico opuesto. Pero es que yo no quiero leer sobre eso cuando me hablan de los sistemas de enseñanza y de la pobreza del de mi país.
          Le repito que enfocar este tema desde la ideología política me parece un craso error.
          Un saludo

      • La meritocracia se valida con la realidad.

        Y la realidad es que paises (que padecen de incontables defectos y cuya renta no es para tirar cohetes) y que a estas horas deberían de haber sido liquidados por la ideología del NOM aguantan.

        Y esos son basicamente los pises del Este, de la exURSS y Rusia.

        Para ello el Estado (muy antiiberal en muchos de esos paises, también ahora) ha considerado prioritario que los que manden sepan, aunque por el camino se queden muchos juguetes rotos.. porque os poderes de esos estados quieren mandar para ellos, o para su élite, no para lo que diga el NOM.

        Parecido ocurrió en España con Franco. Donde se dió mal que les pese una meritocracia bastante eficiente. Es cierto que represaliados de la República, muchas veces no pudieron llegar al puesto que hubieran merecido, de ser perfecta esa meritocracia.

        Pero no ponían al mas idiota al frente de una Caja de Ahorros, por mas afecto al Régimen que fuera.

        Y no se hacía porque Franco consideraba que libraba su particular batalla contra ese NOM, que entonces era la simple intervencion desde fuera para conseguir lo que conseguieron cuando falleció.

        Cuando falleció se debía el 10% de nuestro PIB y no se si éramos la 10ª o la 20ª potencia del mundo.. lo que si es cierto es que viendo de donde veníamos en el 39 habíamos subido mucho.

        Además había una masa crítica de españoles capaces de digerir ese truño infumable llamado El País, masa ahora inexistente. Por culpa de los planes educativos promocionados por la editorial de ese mismo medio de comunicación/manipulación, donde era y es juez y parte.

        Por cierto, los poderes que mandaban con Franco eran mas o menos los mismos que ahora, solo que entonces mandaba Franco y ahora Merkell y Soros.

        Haga usted balance de como nos ha ido y si la meritocracia al confrontarse con una realidad demuestra su validez o no.

        un cordial saludo

        • Antes de seguir con nostálgicos halagos al régimen dictatorial de nuestro insigne caudillo, le quiero advertir que bajo mi punto de vista, el sistema general invalida su análisis, porque si lo que quiere es hablar de eficacia y meritocracia formadora también nos podemos regalar con el sistema cubano, aunque entiendo que ese sistema a usted no le va a parecer sostenible, pero si quiere usted hablar de logros dictatoriales, allí también los hubo.
          Un saludo

  5. Falta rigor. Las relaciones que pretende unívocas entre un sistema y sus resultados, son incorrectas cuando menos, pero seguro tendenciosas y potentemente ideológicas.
    No confunda los términos, el problema de la educación en este país, no es un problema de las izquierdas, en todo caso, de serlo, lo es también de las derechas.
    Citar el nacimiento de la pedagogía, olvidando retratar el modelo de enseñanza previo, y no me vale el ejemplo de las Grammar Schools que además de meritocráticas, solían ser bien elitistas o devinieron en ello.
    Menos ideología y mejor argumentación.
    Un saludo

Comments are closed.