Me llegan ecos de que Pedro Sánchez se ha referido al PSOE como “el partido de la buena gente”. Sea más o menos exacta la cita, lo cierto es que sintetiza muy bien la esencia de la izquierda actual, cuyo mensaje central (desde que el Hodolomor, el Gran Salto Adelante o el colapso de 1989 certificaron la inviabilidad del socialismo) viene a ser: “soy bueno y sensible, y tú no”. La izquierda contemporánea es una orgía permanente de self-righteousness, de autoerotismo moral. Incapaz de ofrecer mejores resultados que la derecha, la izquierda cifra ahora su superioridad en sus mejores sentimientos e intenciones.

¿Cómo puede Podemos proponer las mismas recetas económicas que han llevado a Venezuela a la hambruna? ¿Cómo puede media sociedad seguir apoyando a una izquierda que por dos veces desde la Transición (o dos y media, pues diez meses de Sánchez han bastado para invertir el rumbo ascendente de los últimos años) ha conducido a España al borde de la ruina (González dejó al país en un 23% de paro; Zapatero, en un 24%)? Muy sencillo: la izquierda nos vacía el bolsillo, pero nos garantiza la bondad. Y no sólo de pan vive el hombre. La certeza de pertenecer al bando de los justos no puede pagarse con dinero.

Tesis como la de que para garantizar los servicios públicos todo lo que hay que hacer es subirles los impuestos a los ricos, o que hay que abrir las fronteras “para que los africanos no mueran ahogados en el Mediterráneo”, o que para que todo el mundo tenga un buen pasar basta con subir el salario mínimo, tienen a su favor un importante atributo: resultan más “vívidas”, más plausibles a primera vista que sus contrarias. Entender que el incremento de la presión fiscal desincentiva la inversión y resta competitividad a las empresas, que la subida del salario mínimo produce desempleo, o que relajar la normativa sobre inmigración genera un efecto llamada que multiplica, en lugar de reducir, el número de africanos que se juegan la vida en las pateras, requiere un esfuerzo de documentación y reflexión que muchos no están dispuestos a hacer.

La visibilidad importa más que la eficiencia. La autocomplacencia –“¡qué solidario soy, cómo lucho por los pobres!”- importa más que los resultados socio-económicos reales

Pero la ventaja decisiva del progre sobre sus rivales es la autogratificación moral. Guido Pincione y Fernando R. Tesón formularon esto en un libro de hace algunos años (“Rational Choice and Democratic Deliberation”) como un triunfo de la “racionalidad simbólica” sobre la racionalidad instrumental. Medidas como los impuestos altos a los ricos, el salario mínimo elevado o las fronteras abiertas a los inmigrantes simbolizan de manera atractiva la ayuda a los débiles, aunque no la realizan (al contrario, la perjudican). Y lo que busca el progre no es tanto asistir eficazmente a los pobres como aparecer –ante los demás y ante sí mismo- como su defensor: escenificar la inquietud social, impostar el humanitarismo. La visibilidad importa más que la eficiencia. La autocomplacencia –“¡qué solidario soy, cómo lucho por los pobres!”- importa más que los resultados socio-económicos reales.

El ejemplo perfecto –lo tomo de “La eclosión liberal”, un libro de Juan Carlos Girauta anterior a su conversión al extremocentrismo- serían aquellos conciertos de 1985 “contra el hambre en Etiopía” que recordaremos los maduritos. En realidad, el régimen de Mengistu aprovechó los repartos de grano –comprado con el dinero de los filántropos pop liderados por Bob Geldorf- para deportar a la población y crear una franja deshabitada frente a la rebelde Eritrea. Escribía Girauta: “¿Saben los millones de conmovidos solidarios de We are the World que los fondos jamás llegaron a su destino, que nunca cumplieron su fin, que de hecho se utilizaron contra los necesitados? En su inmensa mayoría no lo saben. Pero, a fin de cuentas, ¿qué importa? Se compraba la emoción, y ésta sí se obtuvo. […] [El] progre se ha transformado en eso, en un comprador de sentimientos gregarios, un succionador de emociones colectivas, un adicto a la sensiblería de etiquetaje más o menos político”.

Sí cabe la vía del heroísmo moral individual. Quien encuentre insoportable que mueran africanos en el Mediterráneo puede irse de cooperante a Africa para ayudar al desarrollo de esos países (aunque allí tropezará con una nueva sorpresa contraintuitiva: con el despegue económico de Africa crece el número de personas que pueden permitirse el pasaje en una patera o un avión a Europa, y que por tanto lo intentarán), o repartir su patrimonio entre los parados, practicando así la redistribución que la izquierda recomienda como solución para la pobreza. El individuo tiene derecho a la inmolación moral, y seguramente merecerá admiración quien lo haga, incluso si actúa inspirado por teorías económicas erróneas.

Pero el progre no pretende practicar la filantropía privada voluntaria, sino que el Estado ponga en práctica coactivamente -y a gran escala- la racionalidad simbólica. Pablo Iglesias no venderá su chalet para repartir el importe entre los pobres, ni abrirá su piscina a los nigerianos de la última patera. Lo suyo no es el heroísmo moral individual, sino el postureo como enfermedad social y estafa política.

La pobreza voluntaria –que puede resultar admirable en un monje o un asceta- se convierte en ideología tóxica cuando pasa al plano político. Como dijo Cicerón, el individuo puede elegir morir por el bien, pero una sociedad no tiene derecho a ello. Pues la sociedad es inmortal. Salus rei publicae suprema lex.

Foto: Fares Hamouche


Por favor, lea esto
Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.
Artículo anterior¿Educar o adoctrinar?
Artículo siguienteNeopaternalismo. Ponga su vida en manos de un experto
Francisco José Contreras
Soy catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Sevilla, donde he ejercido la docencia desde 1996. He escrito y/o dirigido diecisiete libros individuales o colectivos, tanto de cuño académico como dirigidos a un público más amplio. Entre ellos: La filosofía de la historia de Johann G. Herder; Kant y la guerra; Nueva izquierda y cristianismo; Liberalismo, catolicismo y ley natural; La filosofía del Derecho en la historia; El sentido de la libertad: Historia y vigencia de la idea de ley natural; ¿Democracia sin religión?: El derecho de los cristianos a influir en la sociedad; La batalla por la familia en Europa; Una defensa del liberalismo conservador. Activo conferenciante, colaboro regularmente, además de en Disidentia, en Actuall y esporádicamente en Libertad Digital, ABC de Sevilla, Diario de Sevilla y otros medios. He recibido el Premio Legaz Lacambra, el Premio Diego de Covarrubias, el Premio Hazte Oír y el Premio Angel Olabarría. Pertenezco al patronato de la Fundación Valores y Sociedad.

3 COMENTARIOS

  1. Buena reflexión, Contreras. Como bien dice:
    “La izquierda contemporánea es una orgía permanente de self-righteousness, de autoerotismo moral. Incapaz de ofrecer mejores resultados que la derecha, la izquierda cifra ahora su superioridad en sus mejores sentimientos e intenciones”.

    Poco importa la cartera de resultados o los costes sociales que producen un mal programa político, y que se cebá precisamente con los sectores más vulnerables, a los que dicen defender y hablar en su nombre. El buenismo que desprenden los “practicantes” de la izquierda es directamente proporcional al aumento de la pobreza, de la marginalidad y de la delincuencia, que combinadas en una espiral diabólica, consiguen incrementar las actitudes racistas y xenófobas.

    Pero, que más les da, cuando para ellos: “la buena intención es lo que cuenta”, cuando pueden permitirse el lujo de fracasar en ese “intento”, de no predicar con el ejemplo y de no tener que dar explicaciones. Que más les da, cuando ellos puede estar a salvo de esas indeseables inclemencias sociales.
    Con tanto segurata a cuenta del Estado, es poco probable que puedan okupar un día la casa del ” exquisito y moderado marqués” de Galapagar, en su nuevo rol de pater de familia. De puertas para dentro, claro, porque de puertas para fuera, todos conocemos a sus aliados habituales con los que pacta y a los que jalea y defiende, sin rubor. La flor y la nata de la política nacional, a la que Sánchez, torpemente, ha sucumbido sin remedio.

  2. Aqui venimos diciendo, cuando llega la ocasión, que atribuir cualidades a colectivos es un sofisma, porque los perfiles axiológicos son patrimonio exclusivo de los individuos.
    Y es por ello, que uno no duda que algunos de los que se sienten investidos de algún tipo de superioridad porque pertenezcan o voten a los partidos de eso que llaman izquierda, sean gente con principios, pero los tipos que se atribuyen su representación y la inmensa tropa de figurantes que los parasitan, sean los tipos mas hipócritas y golfos de todo lo que respira.
    La parte de esta secta que utiliza la acción política para trepar en la cucaña social, no alberga en sus afanes de otro propósito que no sea el hacerse rico y disfrutar a tope de las muchas y poliedricas lisonjas que otorga el poder. La generosidad que se atribuyen a si mismos, consiste en depredar los excedentes de los que trabajan, producen y ahorran, para dotar de recursos incontrolados a unos Estados elfantiasicos , con el señuelo de su destino a la beneficencia y el bienestar de otros a los que luego les pasan la gorra del voto. El final de la historia es su quiebra material y moral.
    Y la tropa de comicos, cantantes, cineastas y demás cínicos del mundo del espectáculo, que se arrima y baña con el barniz trucado de la progresía, lo hace porque los sofisticados golfos que les dirigen la carrera, los obligan a viajar a Africa de cuando en cuando y sacarse fotos para el oprobio con desgraciados niños famélicos y llenos de moscas, porque de la utilización de ese devastador patetismo, extraen el material que forma parte de una imagen que venden en el mercado a precio de oro y que les proporciona el disfrute de una vida plena de lujos y patrimonios, de viñedos y sofisticados instrumentos de inversión capitalista. Pero, esta gente, la filantropía la deja para Amancio Ortega.
    La mayor parte de las ONG´s a las que venden la impostura de sus caretos, son una parte del problema que consiste en convertir a los necesitados en mendigos para explotarlos y vivir de la desgracia ajena, en lugar de trabajar para erradicar de una vez la miseria que exiben, para lucrarse en las televisiones a la hora de comer.

    • Pues sí Jarando, el socialismo a igual que muchas ONGs no tendrían sentido si no existiesen pobres, por lo tanto no les interesa acabar con esa pobreza, subvencionan en vez de enseñar a pescar.

Comments are closed.