El nuevo antirracismo: la prisión de la identidad

0

Una de las aspiraciones de las sociedades abiertas consiste en que las diferencias basadas en características que no son elegibles, como el color de la piel o la sexualidad, terminen siendo invisibles. Y que lo que defina a la persona sean las innumerables cualidades y peculiaridades que constituyen su carácter. Sin embargo, el antirracismo actual parece pretender todo lo contrario, que el color de la piel no sólo defina a la persona, por encima de su propio carácter, sino que se constituya en una identidad que aprisione al individuo de forma perpetua. Este antirracismo, que ya no busca liberar al sujeto de la discriminación, sino hacerle dependiente de ella, ¿qué es lo que realmente persigue?

Publicidad

Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!