La mejor imagen para describir a Pedro Sánchez es la de un cascarón vacío. Es un continente yermo, sin paisaje ni paisanaje, es una tabla rasa como la imaginó John Locke, un espacio perfectamente moldeable en el que sólo hay una idea propia y genuina: la de ocupar el poder y no abandonarlo. Sánchez es camaleónico, grouchomarxista en su discurso, porque tiene la consistencia de una esponja.

Hacer un inventario de contradicciones es un ejercicio melancólico, por lo del dolor vinculado al pasado, y por la futilidad del recuerdo. Lo interesante, y aterrador, es pensar cómo se combina la ductilidad del pensamiento de Sánchez con su dependencia de los nacionalismos regionales españoles y especialmente de Podemos. Porque ambos polos poseen una determinación en la consecución de sus objetivos políticos que va más allá de toda consideración. Las instituciones, la ley, la verdad, la convivencia o el respeto a la vida y la libertad, o a la voluntad mayoritaria del pueblo español no son un freno, sino sólo obstáculos franqueables.

La coalición entre el secesionismo y el nuevo (es decir, viejo) comunismo y la socialdemocracia inane y volátil de Pedro Sánchez tiene pronóstico grave; no ya para la coalición sino sobre todo para la nación española. La crisis causada por la epidemia del coronavirus le ha ofrecido a Pablo Iglesias lo que él llama “el momento leninista”. En él estamos.

Si Sánchez nacionaliza dos sectores estratégicos de la economía y pierde a la persona aceptable en Bruselas de este gobierno de espíritu bolivariano, el crédito de España ante el resto de socios y ante los inversores internacionales se desploma

Cuando todavía no había creado Podemos, Pablo Iglesias exponía paciente y elocuentemente a su grey todo su acervo estratégico. Iglesias, que no tiene ni muchas ideas ni muchas referencias intelectuales o históricas en la cabeza, sí tiene una que ha aprendido a fuego, y es la de la figura de Lenin. Iglesias refería a un viejo sindicalista que le hablaba del “momento leninista”. Es esa oportunidad histórica, esa confluencia de circunstancias, de fuerzas sociales, que permiten a un líder con una ambición sin límites y una absoluta voluntad de poder, ocuparlo y ejercerlo sin interrupciones.

Ese momento ha llegado, y Pablo Iglesias lo ha intentado aprovechar. El Gobierno de Sánchez, esto es lugar común, dio prioridad a la celebración de la manifestación feminista del 8M frente a la contención del Coronavirus. Y ello acredita que el Gobierno le da prioridad a los objetivos políticos frente a bienes públicos como la salud de los ciudadanos. El agravamiento de la situación no es necesario para adoptar una decisión como la de declarar el estado de alarma, pero contribuye a justificar no sólo esa declaración, sino la adopción de medidas adyacentes.

El caos del pasado fin de semana, en el que se anuncia la comparecencia del presidente Sánchez, para que éste anuncie que se anunciará la declaración de alarma, y en el que el presidente retrasa su comparecencia para detallar el conjunto de medidas que le acompañan, es fruto de un fortísimo debate dentro del Ejecutivo.

Según han revelado varios periodistas, Pablo Iglesias, que se saltó la cuarentena para hacer valer ante Sánchez sus exigencias, pidió que se nacionalizase el sector eléctrico y el sanitario. Ambos objetivos están en el programa político de Podemos, y supondrían un ataque a la propiedad privada de una gravedad mucho mayor que la del Grupo Rumasa.

Por otro lado, según cuenta Christian Campos, Iglesias también ha exigido a Pedro Sánchez nacionalizar los medios de comunicación. Una información de Ecodiario, firmada por Isabel Acosta y Carmen Obregón habla de “intervenir” los medios. En cualquier caso supondría poner los medios de comunicación bajo el control del Gobierno, y en particular de Pablo Iglesias.

El control sobre el sistema energético le permite al Gobierno controlar todo el sistema económico, y negar el suministro a las empresas que muevan un dedo en contra de las ulteriores acciones del Ejecutivo. También exigían paralizar el pago de las hipotecas, para poner al sistema financiero de rodillas y someterlo desde el poder. Sobre el control de los medios de comunicación no hará falta que me extienda, puesto que el objetivo es evidente.

Por otro lado, como adelanto desde el Gobierno del proceso político que desembocará en la secesión del País Vasco y Cataluña, Podemos exigía que la medida no alcanzara a todo el territorio nacional. Iglesias entiende perfectamente el efecto demoledor que tiene el hecho de que el estado de alarma alcance a toda España. Si el Gobierno puede controlar toda la sanidad, que en estos momentos está en manos de las Comunidades Autónomas, se desvanecerá la idea de que la fuente del poder proviene de algunas regiones para su propio territorio, y de un fantasmagórico ente llamado “Estado” para el resto de la Península, salva sea la ocupada por Portugal.

Iglesias no ha logrado su objetivo, y el estado de alarma se ha circunscrito a meternos a todos en casita, para romper el entramado habitual de la civilización, que es el mismo en el que prosperan los virus.

¿Qué ha hecho que Pedro Sánchez no ceda ante Iglesias? No la firmeza de sus opiniones, Vive Dios, sino la negativa de parte de los ministros socialistas, y de forma destacada la de la titular de Economía, Nadia Calviño. Si Sánchez nacionaliza dos sectores estratégicos de la economía y pierde a la persona aceptable en Bruselas de este gobierno de espíritu bolivariano, el crédito de España ante el resto de socios y ante los inversores internacionales se desploma. Y caeríamos entonces en una crisis que, con un cien por ciento de deuda pública, no podemos asumir.

Y ha debido de ser clave el papel del Rey. No tenemos pruebas directas, pero sí una de soslayo. Ignacio Escolar, que apoya el golpe que quiere realizar Pablo Iglesias desde el poder, sacaba en su periódico la noticia de que el Rey Felipe es el segundo beneficiario de la fundación que recibió los millones de euros de Arabia Saudí, como comisión por la gestión en la licitación del AVE a La Meca. Era un ataque directo al Rey, necesario valladar de la Constitución ahora que medio gobierno, y parte del otro medio, está deseando faltar a su promesa de defenderla.

Felipe VI se ve ante el dilema de gastarse en el exilio los millones de euros sisados por su padre o estar a la altura de la institución que representa, y en última instancia de la continuidad histórica de España. Y se ha decidido por esta última. El Rey le ha retirado a Juan Carlos I la asignación que recibe de los presupuestos de la Casa Real y, lo que es más significativo, ha decidido renunciar a la contaminada herencia de su padre.

Hoy, más que nunca, Podemos necesita que caiga la Corona, que en estos momentos es el principal sostén de la Constitución española y de la unidad del país. Y hoy, más que nunca, incluso los republicanos debemos apoyar la institución, porque en estos momentos con ella caerá todo lo que de bueno tiene nuestro falible y trémulo sistema político.

Foto: TheRichic

Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

10 COMENTARIOS

  1. La organización sin ánimo de lucro «GEA» (Gepetto en Acción)© Henry, busca colaboradores para repartir mascarillas solidarias entre los políticos que no encuentran de su talla.

    Nuestras mascarillas tamaño de nariz, Extra largo, XXL, XXXL y PE (Perico Extensible) serán entregadas gratuitamente a cualquier político que las necesite.

  2. Creo que todos estamos de acuerdo, autor y comentaristas. El artículo describe la situación, pero me pasa como a Emme, el culpable único de todo esto es el PSOE.
    Desde el 15M tuve la impresión que Podemos es un partido del estado creado por el PSOE, yo nunca hubiera podido tener una televisión iraní y una financiación bolivariana sin el permiso de los servicios del estado. No nos engañemos, alguien le abrió las puertas y los contactos a Podemos. Quizás el PSOE para recuperar el voto perdido de la izquierda. Veamos los resultados y la negación del PSOE a realizar cualquier cosa que no sea demoler la constitución y lo que es peor, la nación.

    A uno le cuesta distinguir si lo que llaman cloacas del estado no es en realidad el manantial que nutre nuestro sistema político, y que el manantial subterráneo que transporta el agua limpia es el que se mueve oculto tratando de impedir la contaminación absoluta.

    Utilizar a Podemos, medios extranjeros, jueces extranjeros para debilitar a La Corona es algo alentado por el PSOE y afines, léase Pujol. No seamos ingenuos.

    Uno no sabe si Villarejo actúa por su cuenta o era un encargo de la ministra amiga. Eso solo es posible con el permiso del estado/gobierno.

  3. El artículo me parece interesante y expone un gran problema que tenemos en España con este gobierno, pero no tengo muy claro quien más «terror» me produce, Pablo Iglesias o Pedro Sánchez.
    A fechas de hoy no llegó a entender que pasó en la noche electoral, para dejarnos a España con la boca abierta el anuncio de Sánchez de pactar con Podemos cuando pudo haberlo hecho previamente sin necesidad de volver a elecciones. Realmente ¿de donde salió esa orden?

    En España llevamos años sin entender nada, cada día tenemos una nueva sorpresa , a cada una más inverosímil.

    El momento que estos días estamos viviendo me parece caótico, prefiero no analizar si este virus es tan peligroso como se dice o realmente es un nuevo experimento mundial. Hay cosas que no me cuadran desde un inicio, pero admitamos que tenemos una pandemia mundial y hay que cortarla, ok, nos confinamos unos 15 días y cortamos la cadena. Entonces si que estamos gobernados por una pandilla de hijos de su madre y perdonen la expresión, pero el virus ya andaba por otros países donde ya se habían tomado medidas y nuestro gobierno animando a salir a la calle en tropel para reinvidicar lo del género, pero algo que nadie nombra y aprovecho este artículo para decirlo, nuestro Rey y esposa en plena crisis vírica, se fue a Francia a celebrar los actos de ese país para las víctimas de terrorismo 11M y los actos que había en España se cancelaron, algunos se continuaron celebrando pero nuestros Reyes fueron a Francia. Como si no pasara nada.

    Los acontecimientos de la semana pasada fueron un caos, en mis 50 años jamás he pasado una tensión tan grande con todo lo que ha ocurrido ni en el caos de la crisis del 2008, aquello sabía a que me enfrentaba, en este caso no tengo ni idea, y no me refiero a la enfermedad, en teoría parece que en algún momento la vamos a pasar todos, supongo que no estaremos en cuarentena y en Estado de Alarma todos los años, el problema vendrá después y miedo me da estar en España con este gobierno al mando. Sí, puede ocurrir que al pasar 15 días y necesitar el apoyo del Congreso para ampliar el Estado de Alarma veamos movimientos que a lo mejor hasta nos alivian. Pero veremos. No tengo nada claro

    En cuanto al apoyo al Rey…bueno. No es el momento para pedir explicaciones, pero ayer en algún foro y en contactos con amigos dije que el Rey tenía que dar un discurso de calma, de unión ,unas meras palabras a España para saber que todos remamos juntos, a mi por Nochebuena los discursitos dulces me sobran.
    Y vaya por Dios a última hora de la tarde sale la noticia de que renuncia a su herencia y retira la designación económica a su padre. No me extraña que no saliera por la tele dando un discurso de apoyo.

    ¿Ayer? Precisamente ayer nos vienen con esta historia. Sí, me da que o lo hace o se lo cargan, y no estamos para más caos pero me da que hubo momentos anteriores para hacerlo y sin esperar a estar en Estado de Alarma.

    Dicho esto mi apoyo al Rey y mi apoyo a las medidas tomadas por el gobierno, las voy a respetar, en este momento poco más creo que podemos hacer, pero espero que cuando esto termine seamos muchos quienes pidamos y exijamos responsabilidades.

    De todo se sale, no tengo ni la mínima duda pero estoy harta de incompetentes

      • Ahora mismo mi apoyo al rey es total, pero por que no nos queda otra. No tenemos otra opción ahora mismo, porque cualquier cosa será para potenciar este «momento leninista». Cualquier acción contra el rey sería aprovechado por nuestro particular Lenin y su muñeco de trapo, lo cual es mucho peor y podemos llegar a una situación muy peligrosa, si no lo estamos ya. Ahora estos tipos con el poder absoluto, madre mía, que Dios nos coja confesados.

        Pero apoyar totalmente al rey no es la adulación cortesana a la que están acostumbrados los poderosos. Es necesaria la rendición de cuentas y creo que ya esta bien de ocultar que el rey de España sigue los dictados de la República Francesa y de otras potencias extranjeras. A Juan Carlos I le dejaron hacer lo que le dio la gana, en los negocios y en su cama, tapándole todas las vergüenzas. Solo la reina Doña Sofia ha estado a la altura que exigía la institución y tiene todo mi respeto. Si alguna vez se expulsa a esta familia de España (ya de manera definitiva) por mi parte a Doña Sofia es la única a la que se le podría permitir residir en España e incluso hasta que cobre una asignación del Estado. A los demás, ajo y agua.

        Como dice Emme, ¿Qué hacia el rey en París el aniversario del 11M? Ese día debería ser un día especial de conmemoraciones, con el Jefe del Estado a la cabeza (aunque estén suspendidos los actos públicos, hay muchas maneras de homenajear y de recordar en la era digital). Pero a nadie de los que mandan le interesa que se hable del tema y se iluminen las muchas zonas oscuras del mayor atentado terrorista de la historia de Europa, así la chapucera actuación de la policía y de los partidos políticos PP y PSOE y especialmente la manipulación del atentado que hizo el PSOE y sus terminales mediáticas, que fue un delito de alta traición.

        Respecto al servilismo que los medios tienen hacia la Casa Real, como dice Henry Killer, pues eso: solo buscan la sopa boba de la subvención pública. La información seria, veraz y crítica con los que mandan es un cuento chino.

    • Coincido en la visión respecto al virus.

      Como aquí se puede uno extender voy a tratar de mostrar mi visión.

      En la última década hemos tenido tres intentos de crear una alarma mundial de pandemia, fracasaron las tres, en la última se compraron más de un millón de vacunas que caducaron en los cajones.

      Este es el cuarto intento y si sometemos a un análisis crítico la situación vemos que la versión oficial hace aguas por todos lados, aunque ha conseguido crear la alarma suficiente para que los gobiernos tomen las medidas recomendadas y por otra parte absurdas.

      Sabemos que el virus se contagia rápido y que es grave ¿Seguro? Si hicieramos un seguimiento mediático de una gripe normal tendríamos cien mil contagiados y dos mil muertos a estas alturas. Es la décima parte.

      Haber reforzado la sanidad, ofrecido trabajo a todos los sanitarios españoles emigrados con un buen sueldo, haber decretado el estado de alarma sanitario, incluyendo al ejército y a fabricantes de medicamentos y utiles necesarios.
      Haber habilitado barcos y Aviones medicalizados que una vez una superado el pico de españoles contagiados graves podría alquilarse a otros paises, incluso aprovechar para crear una estructura mundial de turismo sanitario de calidad en España.

      ¿No hubiera sido una decisión mucho mejor y ejemplo del mundo? Aparte de librarnos de posibles ataques futuros intencionados.

      Por cincuenta o cien mil millones lo hubiéramos hecho, mucho menos de lo que nos va costar la crisis, y además hubiéramos recuperado el dinero y creado empleo.

      Yo estoy de acuerdo con la decisión de Boris Johnson, a partir de ahora Virus Johnson, pero decretando al mismo tiempo una alerta sanitaria que no incida en la vida cotidiana.

      Primera pregunta.

      El médico que dió la alerta fue silenciado.
      Todo el mundo da por hecho que por ser China un país comunista, algo que no tiene ningún sentido. No es más lógico pensar que no deseaban abortar el contagio, y que el médico les fastidiaba el invento. Cuando ya había suficientes contagiados comenzaron a extender la alarma objetivo del virus.

      De momento los muertos no indican que sea más grave que cualquier otra gripe.
      En España en estos momentos debe haber varios millones de contagiados asintomáticos o inmunes.

      Es imposible parar el virus sin aislamiento absoluto, con estas medidas quizás se evite la concentración de casos en el tiempo, pero no el contagio. Si esto es así, y el problema es la falta de camas de UCI y sanitarios, fabriquemos con urgencia el material necesario y traigamos con una buena oferta a todos nuestros médicos y enfermeras que han emigrado.
      Creo que ir detrás de los acontecimientos nos llevará a la quiebra y la miseria que ya aterroriza, mucho más que el virus, a millones de españoles ahora mismo.

  4. Muy buen artículo que describe perfectamente la situación en que nos encontramos. Está muy claro que PODEMOS es un partido marxista-leninista de libro y el que no quiera verlo o está ciego o es cómplice. Muchos sabemos esto desde las primeras apariciones públicas de Pablo Iglesias en los medios nacionales. El problema es que la mayoría de los «españolitos de a pie» no tienen ni idea de política. Solo siguen de manera ovejuna los mensajes que da la TV y los medios de masas. Con solo escuchar a Pablo Iglesias dos minutos se podía saber perfectamente de que iba este personaje y todos los que le rodeaban. PODEMOS es un producto de la izquierda de catacumba. Esa izquierda que durante décadas desde la muerte de Franco estuvo oculta en lo más profundo de los departamentos universitarios (de toda índole, no solo los de políticas), en los mal llamados movimientos «sociales», en algunas ONGs y en sindicatos formados por cuatro o cinco personas, pero que agitaban en el momento de huelgas generales y otras movidas, desapareciendo al dia siguiente. Gente que estaba incluso más a la izquierda que el PCE, “anticapis”, filoetarras y los sanedrines de los «ismos» más enloquecidos cuya meta es la destrucción de España y de todo lo que signifique el mundo occidental.

    Pues bien, a estos individuos los tenemos ahora en el gobierno, todo ello por obra y gracias de un verdadero megalómano, un personaje de cartón piedra, cuya único interés es mantenerse en Moncloa y ejercer de ridículo “gran dictador” al estilo de Chaplin (con mucha menos gracia y arte), que se llama Pedro Sánchez. Un señor que ha lobotomizado su partido y lo ha convertido en una santa compaña de zombis. Lo siento, pero los votantes del PSOE convencidos me parecen una secta religiosa destructiva, incapaces de razonar y solo movidos por el odio a los que no piensan como ellos (conozco a bastantes y sé de lo que hablo) y los de PODEMOS peor todavía, con su insoportable superioridad moral y su estilo clerical de predicación de domingo. De los votantes del PSOE y PODEMOS digamos “por la moda” todavía hay algunos que se salvan porque apoyan a estas dos bandas solo porque lo dice La Sexta y les gusta mucho el Wyoming, que la derecha –dicen– odia a los gays, a las mujeres y es racista. Ese es el nivel, pero creo muchos de éstos a palos van a aprender lo que es esta gentuza que nos gobierna.

    Solo en una cosa estoy de acuerdo con PODEMOS, el tema del sistema eléctrico. Jamás debería haber sido malvendido. Es un sector estratégico, que tiene que ser estatal sí o sí. Muchos países europeos se negaron a hacer esto. Pero la penosa clase dirigente española es la lamebotas de Europa. Eso sí, siempre que vean negociete y pasta que meterse en el bolsillo. Vendieron todo para enriquecerse y repartirse prebendas y a los españoles el mercado privado de electricidad y que se jodan. El daño está hecho y ahora es muy difícil dar marcha atrás. No soy partidario de nacionalizaciones, pero esto tendría que corregirse de alguna manera y revertir todos los sectores estratégicos al Estado. Pero un estado que se ocupe del interés general y del bienestar de los españoles, no que sea un coto de caza de las diversas “castas”.

    Sinceramente, respecto al papel de la monarquía en esta crisis nacional del coronavirus he echado de menos que Felipe VI hubiera salido el domingo después de la declaración del estado de alerta a dar un mensaje a los españoles. Mensaje de apoyo, de seguridad, de confortar, de que el pueblo español supiera que la Corona está con todos nosotros, con el rey el primero. El rey se ha escondido, lo siento, pero es lo que pienso. No ha estado a la altura. Y que no nos cuenten milongas: “Es que el gobierno no le deja”, “Es que puede malinterpretarse su mensaje”. No, por favor. Basta de mentiras. El rey podría salir en televisión en un mensaje institucional cuando quiera. Lo puede pedir él, es el Jefe del Estado. Si no puede ni hacer eso, ¿para qué queremos un rey? Un parásito más para mantener, en un país donde sobran vividores a paladas. Los españoles estamos viviendo una situación excepcional en democracia, ni durante el 23F ni el 11M se “arrestó domiciliariamente” a la población durante (al menos) 15 días y el rey está desaparecido, sin ofrecer al menos calor a su pueblo… Por favor, que no nos traten como a niños de parvulario.

    Desde la muerte de Franco la monarquía en España ha tenido mucha suerte. Primero los españoles queríamos tener la fiesta en paz y avanzar hacia la reconciliación y un futuro mejor, dejando atrás los dias gris oscuro de la dictadura. Los medios haciéndole la pelota a la Casa Real un día sí y otro también. Pero desde que se conoció la clase de sinvergüenza que era el rey emérito, su suerte fue que los republicanos en España (o los que se hacen llamar republicanos) son una panda de indocumentados e impresentables (son PODEMOS, el PSOE, los nacionalistas-independentistas). Su modelo es la Segunda República que fue un verdadero desastre y mejor es que quede sepultada en el baúl de la historia para siempre. De los republicanos actuales, solo se salvan cuatro intelectuales que son más escasos que el papel higiénico estos días en los supermercados.

    Ahora no es momento para debates públicos de largo alcance, sino de reflexión. Tenemos 15 días (o quizás más) para pensar cómo estamos y como hemos llegado a esto. Cuando esto pase, en España se imponen muchos cambios, cambios drásticos, pero el principal es expulsar a esta clase política repugnante, corrupta, incompetente, mediocre y parásita que nos gobierna, por la derecha y por la izquierda. Este país tiene que ser refundado por una nueva clase dirigente, por los mejores, no por la peor chusma de nuestra sociedad.

    Una clase política que deje atrás los viejos fantasmas de rojos y azules. Seguramente haya que plantearse debates de largo alcance como el tema del nacionalismo y quizás hasta la monarquía. Por otra parte, cada vez veo más claro que hay regiones que son un lastre para tener un país que avance. Quizás sería mejor un país un poco más pequeño, pero con mayor cohesión interna y que cada palo aguante su vela, con los acuerdos que haya que hacer, aunque sean dolorosos, porque a estas alturas hay cosas que no tienen solución. Pero concesiones a estos “nous estats d’Europa” las mínimas: fronteras como las de antes y ni doble nacionalidad ni nada parecido; relaciones, las correctas, pero las justas, nada de brazos abiertos. Quizás tengamos que afrontar a nuestros propios refugiados, pero serían nuestros, no de conflictos que ni nos van ni nos vienen. O eso o seguir como hasta ahora aguantando el chantaje permanente o quizás algo peor, que no voy ni a nombrar.

    Hay que acabar con el lastre de las autonomías y cortar la metástasis independentista donde está empezando a arraigar (todavía estamos a tiempo), pero sin contemplaciones. Igualmente, acabar con el aparato político-burocrático elefantiásico de vividores que tenemos y que nos lleva a la ruina. También habrá que cuestionarse el tema de la Unión Europea, porque en esta crisis sanitaria (como en el tema de la inmigración ilegal y la deuda) cada país va a lo suyo y se ha comprobado la Unión tal y como esta diseñada que no sirve de nada. Solo es un club de banqueros. Y la desaparición de las entidades nacionales y su disolución en Europa sería todavía más esclavitud. España tiene que mirar más hacia Portugal, Iberoamérica, el Atlántico, el Mediterráneo y Asia. Hay que romper la politica exterior que hemos mantenido durante los tres últimos siglos, que solo nos ha convertido en un satélite de Francia. Si los «nous estats d’Europa» quieren enfeudarse con París, allá ellos.

    Disculpad por la longitud de este texto, pero estoy muy, pero que muy, indignado con lo que están haciendo con mi país y con mi gente.

    Saludos y ánimo desde el “arresto domiciliario”, que esto va para largo.

    • No había leído su comentario antes de dejar el mío

      Veo que no soy la única a quien no le ha gustado la actitud del Rey en este momento

      «El rey se ha escondido, lo siento, pero es lo que pienso. No ha estado a la altura». Pienso exactamente lo mismo

      Y totalmente de acuerdo con su comentario. Hay que acabar con muchas cosas en España, en primer lugar la reforma urgente de la Constitución, hace muchísimos años que se debió hacer, pero nunca ha interesado a todos los caciques que gobiernan España.

      En cuanto a la UE, eso es un nido de burócratas con una sed enorme de dinero. Es lo único que les interesa

      Somos muchos los indignados con lo que están haciendo con el país y la gente.

      Saludos