Un virus desconocido, moderadamente contagioso y letal, con una tasa de mortalidad del 10 por ciento, casi la misma que el virus del SARS de 2002-2003, pero con una mayor capacidad de contagio, se está extendiendo por el mundo. Es un virus nuevo, nadie tiene inmunidad previa y se propaga rápidamente en las grandes ciudades. Los brotes aparecen por primera vez en Frankfurt, Alemania y Caracas, Venezuela. La transmisión de persona a persona se produce principalmente al toser. No hay antivirales o vacunas efectivas. Las víctimas mortales se multiplican hasta alcanzar 100 millones de muertos. Los sistemas de atención médica colapsan, el pánico se extiende, los mercados bursátiles se desploman y la economía sucumbe.

La situación descrita en el párrafo anterior no se refiere a la presente «crisis Covid-19», cuyo origen, como todos sabemos, ha sido la ciudad china de Wuhan, y no Caracas o Frankfurt. Se trata de un ejercicio de simulación organizado por el Centro Johns Hopkins en 2018, una prueba que mezcló detalles de desastres pasados con elementos ficticios para obligar a funcionarios gubernamentales y expertos a tomar las decisiones clave que podrían tener que tomar para afrontar una pandemia real………………………………………………….

[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 
SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

En la hora más oscura

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 1.000 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: análisis especiales, que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos.
En nuestra comunidad de mecenas tendrás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.
Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.
Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí