De la misma manera que para estudiar los fenómenos climatológicos conviene tomar la perspectiva de los años y dejar aparcada la experiencia personal, el estudio de la influencia y las consecuencias de una pandemia conviene hacerlo alejado del día a día, cosa harto difícil mientras las consecuencias se sufren en primera persona. Además, todavía no hemos dejado atrás al virus y quién sabe en cuanto se engrosará la cuenta de muertos que supera ampliamente los doscientos mil. No obstante, no parece probable, por el momento, que nos acerquemos a los doscientos millones de muertos del sarampión, a razón de dos millones de muertos anuales cada vez que azotaba, los cincuenta millones de la gripe española sólo en el año 1918, o los 35 millones de vidas que segó el sida a lo largo de cuatro décadas. 

Las enfermedades, los virus o las pandemias existen desde el Big Bang. La naturaleza no trata de decir nada que no haya repetido incansablemente a lo largo de la Historia. La competencia es su modo de funcionamiento y comportamiento. Las individuos y las especies compiten entre sí, sea su tamaño de dos metros o de dos micras. A veces es posible la colaboración, que suele ser muy provechosa para los implicados, pero muchas otras veces no lo es y la muerte entra en juego. 

En un mundo más poblado y global que en anteriores pandemias, los mecanismos de contención, prevención y curación responden con relativa solvencia. El progreso es sin duda un factor positivo en la batalla frente a lo desconocido. La ciencia y la investigación traerán vacunas, medicamentos y conocimiento que nos ayudarán a controlar, esperemos, definitivamente al maldito coronavirus. Entonces podremos empezar a tomar la necesaria perspectiva y colocar en el lugar que le corresponda en el funesto escalafón al maldito bicho asesino.

Con reducciones del PIB cercanas al veinte por ciento, o incluso superiores, según algún analista económico internacional, difícil se presenta el simple pago de la nómina estatal

Siendo inevitablemente la civilización y el progreso tecnológico dos factores tremendamente positivos en la detección y la lucha contra las enfermedades, conocidas hasta el momento o de nuevo cuño, debería preocuparnos especialmente la variante económica del problema. Si la paralización parcial de la actividad productiva es inevitable o, al menos ésta se verá afectada por nuevos protocolos sanitarios que precisan de un periodo de adaptación, será fundamental que el transitorio termine cuanto antes y que la afección del tejido empresarial sea mínima y acotada. La riqueza es, sin duda, un factor de peso en la lucha contra la enfermedad, por lo que su destrucción favorece consecuentemente la incidencia de las pandemias, incrementando el número de afectados y muertos. 

Es bien sabido que el estado natural del ser humano es la pobreza. Nacemos sin nada propio y es el cuidado de nuestros padres y sus enseñanzas, así como el paso del tiempo, lo que nos permite la acumulación de capital, de riqueza, en definitiva, para transitar de la manera más cómoda posible en nuestro paso por el planeta. Por lo tanto, se convierte en una necesidad perentoria conocer los mecanismos de creación de riqueza que nos permitan alcanzar unos niveles de estabilidad económica suficientes, para que nuestra salud no se vea afectada negativamente por nuestras finanzas, sino al contrario. 

No hay más que echar la vista atrás, a la Historia de nuevo, para comprobar que para desparramar la riqueza y hacerla llegar a cuantos más individuos mejor, el medio más efectivo es el libre comercio. La interacción y el intercambio son pilares fundamentales en la mejora de la salud, al incrementar el conocimiento y la información, compartiendo experiencias y elevando el bienestar económico del grueso de la población. 

Bajo estas premisas, que son incuestionables, no se entiende, y ahora hablo ya particularmente de España, el planteamiento general que se intuye detrás de cada una de las medidas que se vienen tomando a nivel económico. Solo cabe una explicación conspirativa, desde una perspectiva de despótica idiocia o estúpido autoritarismo, pues no acaba de saberse cuál es el síntoma y cuál la causa de las acciones del gobierno que nos ha tocado en la suerte de las urnas. De ignorancia y de maldad hay sobradas dosis en el Consejo de Ministros, y aunque la agenda está meridianamente clara, uno no deja de preguntarse cuál de estos rasgos es el dominante ante la singular inoperancia de nuestros dirigentes. 

Pretender aplicar sistemáticamente políticas fracasadas, entendiendo como tales aquellas que consiguen justo lo contrario de lo que prometen una y otra vez, requiere de grandes cantidades de malicia a la vez que refleja un profundo desconocimiento de la realidad. La implementación del comunismo bolivariano o de cualquier otra forma de socialismo extremista y fuertemente radicalizado precisa de mecanismos, como la emisión de moneda o fuertes recursos naturales que parasitar para poder realizarse desde las urnas, de otra forma solo puede llevarse a cabo por la fuerza de las armas. En nuestro país ya no se dispone de los medios pacíficos, por así llamarlos, y enfrentarnos de nuevo en una guerra, casi un siglo después me parece descabellado hasta para un gobierno como el nuestro. 

Así las cosas, este Estado del Malgastar, contrahecho y borracho de esteroides liberticidas tiene los días contados. Con reducciones del PIB cercanas al veinte por ciento, o incluso superiores, según algún analista económico internacional, difícil se presenta el simple pago de la nómina estatal. En frente nos queda un más que probable estallido social. Si algo nos ha enseñado la democracia española es que los gobiernos de izquierdas caen en las crisis económicas. Quizá puedan contener el relato de la pandemia, pero tendrán que enfrentarse a una caída tan espeluznante de la economía que hace que peligren ahora mismo todos los empleos, incluso aquellos que siempre se dieron por supuestos. Contra eso es difícil luchar, si, además, los que tienen que poner la fuerza para hacerlo están en la misma tesitura, con sus medios reducidos y su salario recortado.

En cualquier caso, un gobierno grogui y amortizado, no es más que eso y no garantiza que los cambios sean a mejor, el mundo está lleno de mesías prestos a tomar las riendas para caer más bajo, sin embargo, ante una perspectiva tan aterradora, cabe preguntarse con qué van a pagarse la fiesta los salvapatrias que vengan. Al final, la austeridad, por necesidad o por convicción, tiene sus virtudes y vamos a tener austeridad nos guste o no. Para esclavizarnos más necesitan unos medios que por suerte no van a tener. 

Foto: Adrien Delforge

Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorEl triunfo de la mentira
Artículo siguienteSin alternativa
José Luis Montesinos
Soy Ingeniero Industrial, me parieron autónomo. Me peleo con la Administración desde dentro y desde fuera. Soy Vicepresidente del Partido Libertario y autor de dos novelas, Johnny B. Bad y Nunca nos dijimos te quiero. Escribí también un ensayo llamado Manual Libertario. Canto siempre que puedo, en cada lugar y con cada banda que me deja, como al-Andalus Rock y The Gambiters.

9 COMENTARIOS

  1. «La naturaleza no trata de decir nada que no haya repetido incansablemente a lo largo de la Historia. La competencia es su modo de funcionamiento y comportamiento. Las individuos y las especies compiten entre sí, sea su tamaño de dos metros o de dos micras. A veces es posible la colaboración, que suele ser muy provechosa para los implicados, pero muchas otras veces no lo es y la muerte entra en juego.»

    Dice que esto pasa desde el Big Bang, dando por hecho que en esa hipotética gran explosión -gran metáfora del caos- empezó un curioso orden. Claro que la naturaleza no trata de decir nada, son lo científicos los que crean explicaciones acerca de lo incomprensible. Existe la creencia infundada por parte de algunos científicos de que, ya que descubren algunas regularidades, es que debe haber un orden inmutable en la naturaleza. Y así no se dan cuenta de cómo entran en contradicción con la hipótesis del Big Bang, es decir, que según ellos, de un principio caótico fundante se sigue un supuesto orden. Y luego dicen que son ateos.

  2. El artículo está bien y trata varios temas

    Me ha llamado la atención esta afirmación. » Es bien sabido que el estado natural del ser humano es la pobreza. Nacemos sin nada propio y es el cuidado de nuestros padres y sus enseñanzas, así como el paso del tiempo, lo que nos permite la acumulación de capital, de riqueza» o también su pérdida añadiría.

    Pero así y todo esta afirmación hay que cogerla con pinzas, no creo que el estado natural del ser humano sea la pobreza. No nacemos de la nada, nacemos del cuerpo de una mujer que previamente fecundado por un hombre (hasta las inseminaciones artificiales necesitan de un hombre) pero en situaciones normales un niño nace con un padre y una madre y dependiendo de la situación económica de ellos será la situación económica del niño, al menos los primeros años ,por eso es tan importante la familia, el lugar donde se nace , las enseñanzas que se transmiten y por supuesto vivir en países donde el sistema educativo enseñe a crear riqueza, a mejorar la calidad de vida de las personas y donde los derechos laborales tanto de empresarios como trabajadores se respeten.

    La riqueza se crea no se reparte. El nacer en una familia puede influir para el futuro, si esa familia tiene bienes sus hijos van a heredarlos pero si no se trabaja para que esa herencia crezca al final ese patrimonio desaparece. Se puede nacer en un seno de una familia rica o de una pobre y eso marcará los primeros años del ser humano pero ese ser humano tiene que crear.

    Y esto aplicado a nivel Estados lo mismo, si no se crea riqueza y simplemente se reparte la que hay ese Estado terminará lleno de pobres.

    ¿Hacia donde vamos en España?, pues la verdad en este momento es compleja la respuesta, hace unos meses hacia el conflicto social sin duda, no es que hace unos meses fuéramos la joya en estabilidad, llevamos un par de años con la soga al cuello.

    A lo mejor este cisne negro, va a servir para que los el blanco vuelva a querer salir a la luz. El desarrollo de la pandemia va a ser fundamental, en este momento, por ejemplo no sabemos si el virus va a mutar en algo más fuerte en próximos meses o se va a ir debilitando.

    Pero olvidémonos del virus por un momento y analicemos situación económica actual
    Puro desastre, sin más. Supongo que nos tendrán que rescatar y nos pondrán condiciones leoninas, por otra parte algo normal y casi puede ser nuestra salvación para quienes el trabajo lo vemos como la forma de crear riqueza. Ahora si lo que pretenden es repartir subvenciones entonces mal futuro auguro.

    Hoy por hoy, es una suerte tener las CCAA y lo digo convencida, el sanchismo pretende la centralización, es lo que quieren los emperadores, cuanto más poder mejor para ellos. Ello nos llevaría directamente a Venezuela, sin duda además, hoy no lo veo viable por muchos comunistas que existan ahí dentro. El poder autonómico en este momento hará frente a eso y la UE hará el resto.

    De todas maneras, cualquier análisis económico en este momento me parece complejísimo y más en un país que depende tanto del turismo. Veremos que pasa todo este verano.

  3. Comparto lo que dice el autor, pero no lo veo tan claro.

    Todos nosotros en función de la percepcion del entorno, de nuestro conocimiento, de nuestras cualidades o carencias, de nuestra experiencia, observamos el mundo y proyectamos sobre él una parte de la realidad que percibimos, imaginamos o presentimos, no digo intuimos porque la intuición original lleva consigo la verdad plena e inmutable.

    Como he dicho comparto la forma de mirar del autor, pero creo que hay indicios suficientes para presentir cosas más graves.

    No voy a presumir aquí de mi capacidad de análisis político, aunque en este asunto nunca haya sido modesto, pero observo una gran ingenuidad en la mayoría de políticos, periodistas y analistas, quizás con excepción de Disidentia y unos escasos medios audiovisuales más.

    En 1.997 advertí a un ministro venezolano (yo estaba solo de visita) de lo que había percibido, le dije que no podían tener una sociedad con esas diferencias sociales, que podía llegar cualquiera y crear un problema mayor. El ministro me contestó que tenían petróleo para doscientos años. Un año después llegó Chávez, indultado por corruptos al estilo español.

    Es cierto que la ventaja de España es que no posee recursos naturales abundantes para mantener un gobierno corrupto pero eso no es un obstáculo, hay mucho que expropiar, arruinar, embargar o confiscar, Hacienda se vuelve loca por una confiscación, ruina o expolio, cuanto más caos, mejor, cuánta más desesperación genial.

    Es precisamente aquí donde percibo una ingenuidad de los políticos de la oposición que me asusta. Tienen su esquema hecho en la cabeza como el ministro venezolano y no son capaces de ver más allá.

    A finales del año 2005 me separé, advertí de la crisis que venía a mi mujer y ella prefirió hacer caso a su primo broker que le negó la posibilidad de una crisis donde bajaran los precios de la vivienda y se perdieran dos tercios del valor de las acciones. Si tu mujer tiene más confianza en un primo broker que en tí lo mejor es separarse.
    Al menos ahora dice que soy el hombre más inteligente que ha conocido, no quiero ni imaginar cuantos por no presumir de inteligente.

    En agosto de 2.018 mantuve una charla con un amigo que por su profesión tiene contacto real con la economía y las leyes, un hombre culto, rico, con una profesión de prestigio y en trato permanente con personalidades destacadas de la sociedad. Tengo mucha confianza, es casi un hermano, le advertía del peligro del PSOE, yo olfateaba el ambiente, milité en el PSOE siendo muy joven.. Sabía desde el principio que el 1-O era el preámbulo de un golpe de estado para una moción de censura que llegaba con un plan perfectamente diseñado.

    Mi amigo sorprendido por mis advertencias me preguntaba que podía hacer el PSOE,. añadiendo si no pueden hacer nada legalmente. Yo le respondí, los conozco, no tienen límite.

    El PSOE tiene un plan.La supervivencia de Podemos y Ciudadanos dependen de quien ha organizado el plan desde muy atrás.

    Un rebrote de la pandemia intencionado, unas algaradas con falsa bandera les permitirían aguantar hasta su objetivo final, recordemos que los asesinatos de Atocha sirvieron para legalizar al partido comunista, el 23F para hacer una purga, los GAL para encargar una chapuza a corruptos sin escrúpulos, el 11M para cambiar un resultado electoral y el 1-O para una moción de censura por desgaste del gobierno. El Objetivo final, que no es otro desde el.principo que dar por quebrada la nación mientras se reparten los cachos. Ese era el plan, el único plan.

    Este plan permite enriquecerse al promotor del plan haciéndose con un Ibex paupérrimo, apropiarse de empresas estratégicas a precio de saldo tras su nacionalización, llenar de inmigrantes España para inundar Europa, (ley de empadronamiento, expropiación por ocupación y tantas más) que entre otros tienen el objetivo la preparación de elecciones fraudulentas, ¿Voto telemático, nuevos votantes masivos?

    El nacionalismo catalán fue solo la punta de lanza para desestabilizar una sociedad desde la que controlar Europa. Sánchez no es más que un peón que tiene un encargo, legislar. Iván Redondo tiene otro encargo, distraer y entretener.

    Tenemos por tanto a tres partidos PSOE, Podemos y Ciudadanos que dependen del organizador del plan, las migajas que roban unos y otros iban en el plan que lleva ejecutando Sánchez desde el minuto uno, cualquier partida no gastada adjudicadas en los presupuestos retornó a las manos del gobierno, la última, la partida para seguridad nuclear, casi nada, y eso lo llevan haciendo desde junio de 2018. Lo de las mascarillas y test es dinero de caja para la central de compras de Ferraz.

    Sánchez le dona ciento veinte millones a Bill y detrae cuarenta de la seguridad nuclear. ¿….? Ese es el PLAN.

    Cuánto peor, mejor, comprar cuando hay sangre en las calles. Por eso hay que ser muy prudente y adelantarse a su jugada.

    No se puede decir cómo Monago, «Sánchez no tiene ningún proyecto, nada más que aguantar un día más» algo que repiten como loros demasiados políticos y demasiados periodistas que se tirarán de los pelos por estúpidos.

    Ya he dicho que estoy de acuerdo con el punto de vista del autor, pero no puedo olvidar todas las posibilidades que personas sin freno y ooder tienen a su alcance.

    De momento a la sociedad la tienen dinde ellos querían.
    Sólo lo normalidad, la serenidad y la firmeza en la defensa de la libertad pueden desbaratar el plan, pero para eso hay que saber adelantarse al plan.

    Cuidado con las multas, cuidado con la autoridad, cogerle el gusto a la autoridad es peligroso, muy peligroso. Recordemos a Hannah Arendt y al que solo cumplió con su deber.

    • «No se puede decir cómo Monago, «Sánchez no tiene ningún proyecto, nada más que aguantar un día más» algo que repiten como loros demasiados políticos y demasiados periodistas que se tirarán de los pelos por estúpidos

      El proyecto de Sánchez es perpetuarse en el poder, tiene alma de dictador, de emperador, es jacobino, el viviría en un Estado de Alarma perpetuo , eso es lo que no se puede permitir y están permitiendo, y ojo creo que ese Estado eran necesario en un primer momento, pero el uso partidista que se está dando no es normal y ahí es donde está el peligro.

      • Totalmente de acuerdo con Henry Killer y Emme. Como comenta Henry Killer. El gobierno está buscando la algarada callejera y por eso vive en la provocación permanente en sus apariciones y en sus terminales mediáticas. Al gobierno se le hace la boca agua de pensar que cualquier pirado salga a la calle y la líe. Ya le buscarán (o inventaran) los vínculos con Vox o la extrema derecha para justificar su represión. Al pirado o pirados le echarán 20 o 30 años de cárcel por sedición, rebelión o el «ion» que sea y tan panchos. Y ahora a ilegalizar a Vox (No soy de Vox ni les voto, pero se han convertido en la bestia negra de este gobierno y de toda la progresía. Por eso me caen simpáticos, aunque no comparta muchas de sus propuestas). El amigo Henry Killer (que gran nick, para ponerle un diez) creo que se olvida de un detalle: es cierto que hay un plan y PSOE y PODEMOS son las palancas, CIUDADANOS el tonto útil y los independentistas los sacudidores del árbol, pero el PP también forma parte de ese plan. Al menos ese PP rajoyano (Rajoy también me caía simpático, viendo lo que ha llegado después a Moncloa, con su despotismo, tiranía y malos modales. Y ese hablarle de «tú» a los periodistas. Insoportable). Casado parece un hombre bienintencionado, pero este juego le viene grande. En situación normal hubiera sido un buen líder, prudente y moderado (tampoco le voto, no se vayan a creer).

        Coincido plenamente con Emme. A Sánchez le pone mucho el poder absoluto. Como ella dice, si por Sánchez fuera, toda la legislatura en estado de alarma. Eso es lo democrático, progresista, ecológico y chupiguay… Es un tirano de libro, rodeado de palmeros y ese Rasputin llamado iglesias, que todavía sería peor que el, más despótico y cruel. Solo hay que mirarles la cara para saber qué con estos dos no hay que ir ni a cobrar el gordo de la loteria. Son la mafia… peor aún, porque la mafia tiene sus codigos, pero estos no tienen nada, salvo su ego. Pero que sociedad más estúpida no ha tocado vivir…

  4. “La naturaleza no trata de decir nada que no haya repetido incansablemente a lo largo de la Historia. La competencia es su modo de funcionamiento y comportamiento.”

    Falso.
    Los virus son como “piedras orgánicas” sin vida, son “sucesos de probabilidad” simple.
    “Competencia” aplicado a un virus carece de sentido, o a un prión,…, un producto químico, volcán,…,o meteorito.

    Cuando llegaron los “españoles” (los del otro lado de los pirineos) a América arrasaron a muchos indígenas, no por competencia dado eran aliados de unos contra otros. Sino por portar un virus (que no sabían lo que era, ni que existía). Pudo suceder exactamente lo contrario, un virus desde América que arrasase Europa. Simple probabilidad,…

    La competencia es una de las patas del “mundo liberal”, engarzado con el progresismo (liberalismo + socialismo + etc mito del progreso). La cual engancha a su vez en el protestantismo, con la teoría de la evolución montada sobre,…, animales domésticos por el teólogo (unitarista) Darwin. Los buenos triunfan,…, la salvación “intra-mundos” (“la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida”). Si a ello añadimos el mito del estado de naturaleza de Hobbes. Ya tenemos el tinglado montado,…, que requiere un Estado para abandonar el de naturaleza. Todo falso.

    Competencia es un concepto puramente humano, luchar por el premio, …, Realmente, es “un remake” de los “constructores de pirámides”. Derrochando la vida en falsedades (la salvación egipcia); sin ton ni son apilando piedra. Hoy sucede algo similar,…, con eso que llaman economía (“administración de una casa”, si bien Hayek inventó otro “palabro”).

    El cristianismo cambió la cosa a la cosmovisión del amor (humano): «Amaos los unos a los otros como yo os he amado».

    La “physica” es más compleja que aplicar formulas. De hecho, el ser humano no sabe casi nada de como funciona el mundo,…, y el “hecho natural” es uno de esos misterios de relaciones inescrutables.

    Casi en todas partes hay miles de millones de virus, bacterias, hongos,etc. La relación entre ellos es muy enrevesada de seguir. Ninguna teoría pasa de ser aplicable a grupos pre-seleccionados (como el de los animales domésticos, o los humanos); …, con lo cual es anti-científica.

    • La reacción de los países a este virus me descoloca, desde que en teoría ha aparecido llevamos unos 265000 fallecidos en el mundo. El Sida como señala el artículo en 4 décadas lleva matado a 35 millones de personas, la gripe, neumonías o similares ni me imagino , la OMS habla de más de 650000 muertes anuales por gripe y no veo yo que se confine a países enteros.
      Sí, parece que el coronavirus de marras el contagio es muy alto y no hay vacuna, pero es que para las gripes y neumonías hay vacunas y tratamientos y la gente continúa muriéndose.

      La verdad estoy muy perdida con todo esto