En el año 2006 se produce una noticia extraordinaria, que obliga a revisar los presupuestos de los historiadores, y a replantearse la historia de España, e incluso la del cristianismo.

Eliseo Gil, que dirige una excavación arqueológica en Vitoria, es el encargado de dar la noticia sobre los últimos hallazgos. Se trata del descubrimiento de 476 fragmentos arqueológicos, de desigual valor, pero que en conjunto acreditarían unas conclusiones que chocan con lo que se conoce, y obligan a los especialistas a revisar sus concepciones actuales.

Una de estas conclusiones hace referencia al cristianismo, ya que entre las piezas se hallaba nada menos que la inscripción más antigua de la crucifixión de Jesús. Se trata de una pieza de cerámica con una ilustración esquemática de la crucifixión de Cristo, que pertenecería nada menos que al siglo III. Desde luego que constituiría un hecho llamativo, más teniendo en cuenta que el cristianismo llegaría a Hispania por medio de la sociedad romana, y aunque la romanización en lo que llegó a ser Álava era mayor que en el territorio de las otras dos provincias vascas, era a su vez menor que en otros lugares. Por otro lado, se habría adelantado nada menos que tres siglos a las que se conocían como primeras representaciones de Cristo en la cruz, en las catacumbas de Roma, ciudad apostólica. Extraña, en la pieza, observar la inscripción RIP (que se empezó a utilizar en torno al siglo VIII) sobre la cruz, y no INRI, la irónica inscripción que hicieron los romanos sobre la cruz de Cristo, según el Evangelio de Juan (19:19).

Para el nacionalismo es una obsesión euskaldunizar una región íntimamente vinculada a Castilla, y con muy poca presencia del idioma vasco, utilizado por el bacilo nacionalista como vehículo para su expansión

A Álava habrían llegado también unas inscripciones latinas sobre hechos que datan también del siglo III, en Egipto. La comunicación de Egipto con los pueblos cercanos tiene muchos siglos de historia. Pero que hubiese llegado a Álava noticias sobre hechos de Egipto recogidas en latín hizo levantar miles de cejas.

Con ser todo ello extraordinario, lo es aún más que en las excavaciones de Iruña-Veleia se encontraron además numerosas inscripciones en euskera, fechadas entre los siglos III y VI. Estos datos hubieran obligado a los historiadores a aceptar dos ideas que no estaban acreditadas: primero que el euskera se habría utilizado en Álava. Y, en segundo lugar, que ese sería el idioma de dos pueblos prerromanos que ocupaban esas y otras tierras cercanas, los várdulos y los caristios.

Las claras y sorprendentes consecuencias que se desprendían de estos hallazgos hacían que la expresión “extraordinarios y de trascendencia mundial” estuviesen justificados. Lo segundo por la temprana, casi extemporánea representación de Jesucristo crucificado. Y lo primero por multitud de razones.

Las mismas razones que, cierto es, llevaron a varios especialistas a desconfiar de su autenticidad. La inscripción RIP es suficiente para descartar, con casi total seguridad, la autenticidad del calvario. Pero había mucho más. Una comisión de 26 expertos, convocada en 2008, llegó a la conclusión de que las piezas eran falsas.

Hay nombres que no cuadran. Al emperador Augusto no se le llamó Octavio Augusto, como aparecía en una pieza, hasta más tarde de su supuesta datación. De ser ciertas las piezas, sus creadores se habrían adelantado 17 siglos en la nomenclatura de Nefertiti, pues la convención de llamar así a la reina egipcia del siglo XIV a. C. no se produjo hasta el siglo XX.

Luego hay razones lingüísticas de peso. Lo que nosotros llamamos Júpiter, en la época se llamaba Iupiter. El castellano, cuando nació en los siglos VIII-IX, cambió muchas I latinas por jotas, pero la pieza en que se hace referencia a “Jupiter” no sería más tardía del siglo VI. Se recogen comas en los textos, cuando este signo de puntuación no es anterior al medievo.

La comisión fue escogida de mutuo acuerdo entre la Diputación y el propio Eliseo Gil. Y cuando alcanzó su dictamen, Gil no refutó una sola de las razones que evidenciaban su engaño. Prefirió seguir otro camino, el de echar sobre sus críticos la sospecha del partidismo. Dijo que aquello era un linchamiento.

Pero ¿quién querría lincharle y por qué? La importancia de los supuestos hallazgos va más allá, y sobre todo más acá, de su impronta sobre la historia del cristianismo. Todas las falsificaciones estaban encaminadas a apuntalar el relato pseudo histórico nacionalista. Tanto el calvario como las noticias del Egipto de la XVIII dinastía situarían a Álava en el mapa en un momento en el que la historia se olvidaba de esos pagos, y transcurría por otros derroteros.

No cabe descartar, por otro lado, que pese a que el nacionalismo vasco ha sacrificado al cristianismo en la pira de la socialdemocracia, en el corazón de muchos peneuvistas lata aún el deseo de que la tierra que consideran suya fuera un prístino territorio cristiano.

Sobre todo, las piezas plantearían una continuidad de la etnografía vasca, un relato de pureza cultural y biológica muy del gusto del cambio del siglo XIX al XX, y característico de movimientos políticos que, como el nacional socialismo, despreciamos a no ser que estén en nuestra casa y se proclamen antifranquistas.

En el caso del euskera, estas inscripciones del siglo III quedarían a trece siglos de cuando comenzó la escritura propia en euskera. Hablamos, claro, del siglo XVI. Que esta es una cuestión ideológica y no científica lo certifica la ex subdirectora de la excavación, Idoia Filloy, cuando achaca a los críticos haber creado una polémica no científica, que ella achaca “fundamentalmente a la aparición de textos en euskera”. E insiste: “No tengo ya muchas dudas de que la aparición de textos y palabras escritos en lengua vasca, con la obvia lectura política que algunos pudieran hacer y han hecho ya, subyace también desde el principio en el intento de desacreditar el hallazgo”.

Pero el elemento esencial no es ni siquiera la lucha contra una historia que, contra todos los esfuerzos del nacionalismo, no da ningún motivo para atestiguar la continuidad en la pureza étnica vasca. Lo esencial es el lugar, Álava. Para el nacionalismo es una obsesión euskaldunizar una región íntimamente vinculada a Castilla, y con muy poca presencia del idioma vasco, utilizado por el bacilo nacionalista como vehículo para su expansión. No es casualidad que la capital del gobierno y del parlamento autonómico vascos sea Vitoria.

Filloy, demostrando el grado de su aprecio por la ciencia, dice que de este asunto “uno es muy libre de opinar lo que quiera sobre el tema. Cada cual sabrá en qué bases argumentales se sustentan sus conclusiones y será o no consciente de los intereses, filias o fobias que las puedan o no condicionar”. Ella niega la mayor, y dice que la comisión no aportó ninguna prueba, pero lo que hace es sacar el debate del ámbito científico y llevarlo al político. El artículo tiene el título más exacto que se le podría dar: Iruña-Veleia: Sobre dimes y diretes.

En febrero del año que viene comenzará el juicio por el presunto fraude de la excavación. No creo que el proceso dirima la cuestión científica. Y la llama nacionalista, con el inagotable combustible del dinero público, calentará el asunto durante años. Servirá de alimento espiritual para el resentimiento nacionalista contra la innombrable España.

Eliseo Gil tenía muy buenos motivos para engatusar a las instituciones autonómicas. Gil fue contratado por medio de su empresa, Lurmen. Recibió 3,7 millones de euros de patrocinio de la sociedad pública Euskotren, que se suman al contrato con la sociedad dueña de la excavación, que es la Diputación de Álava. El señuelo étnico motivó la millonaria contratación de su empresa. Una ideología que no se basa en la realidad conduce a deformaciones y corrupciones como esta.

El periodista Alberto Barandiarán ha escrito un libro, Veleia afera, en el que recoge el fraude científico. En una entrevista reciente le preguntan a quién cree que hizo daño el libro. La respuesta es clara: “A los que no querían saber, sino creer”. Es la eterna lucha entre la ciencia y los mitos, que es tan viva hoy como lo pudo ser en el siglo XVI.

Foto: EAJ-PNV


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

55 COMENTARIOS

  1. El fraude del que “se habla en este foro” está articulado en virtud del sostenimiento de los mantras del nacionalismo vasco …,la raza vasca, la lengua más antigua de Europa (incapaz, a pesar de ello, de haber creado durante esos siglos la más mínimamente relevante tradición escrita) nunca fuimos conquistados, nunca fuimos españoles.
    En este caso, disociar el intento de fraude cultural y arqueológico de Iruña Veleia de la obsesión abertzale y jeltzale por falsear y reescribir la historia es , a mi modo de ver, quedarse en el dedo y perderse la luna.
    Se lo dice uno que en Madrid es el vasco y en Guipúzcoa “el madrileño”. Uno de tantos.

  2. Este asunto es prueba definitiva de la obsesión del nazionalismo vasco por crear una historia de la que carecen, por enjuagar su terrible complejo de irrelevancia histórica y cultural fuera de la esfera de su españolidad, que es, al fin y al cabo, la raíz del rencor enfermizo en que se basa todo su ideario. Un fraude de una maldad y una flat de vergüenza incalculables.

    • Su comentario, con tendencia a la hipérbole, me recuerda un poco al de Imperiales. Nadie está señalando su “irrelevancia histórica y cultural”, que por otra parte, se encuentra muy bien reflejada en nuestra carta magna. Lo que resulta difícil es desligar su historia de la misma “españolidad” que repudian, pero que ha conformado gran parte de su prosperidad y su progreso, en relación a otras regiones de España más deprimidas, incluso en los años más opresores de la dictadura franquista.
      El “fraude” del que se habla en este foro es del arqueológico. Uno confirmado en 1991 y el otro, objeto de debate, aún está por confirmar, una vez se celebre el juicio.

      • En este foro se está hablando de dos cuestiones:
        La primera las “supuestas falsificaciones”. En esta, el “periodista” sin esperar a los jueces ya ha dictado sentencia.
        La segunda cuestión y a la que tú te apuntas, es a relacionar al nacionalismo vasco de ambas “falsificaciones”.

          • No doy crédito, Brigante. Con lo culto y leído que es usted, me sorprende que no haya entrado de lleno en el debate para profundizar sobre la escasa euskaldinización de Álava y de Navarra. Una realidad que incomoda a los vascos más devotos y entregados a la causa nacionalista.

          • Lo que es absurdo es decir que “el debate con nacionalistas es absurdo, no tiene sentido” y a continuación debatir conmigo.

          • En cuanto a lo de “nacionalismo vasco es sinónimo de falsificación”, es posible, como cualquier nacionalismo , incluido el español.
            Pero a lo concreto, es decir, la cuestión de iruña Veleia, que todavía está por ver que sea una falsificación. Yo soy un poco más cauto y quiero esperar a la sentencia.
            En cualquier caso, quién “destapó” y judicializó el asunto fue precisamente el nacionalismo vasco.
            Y ahorra a “absurdear” 🙂

          • Estimada Silvia, el tema de la euskaldunización de Araba no lo controlo demasiado, pero el de Navarra un poquito más, ya que soy medio navarro y siempre me ha interesado el tema y hay mucha bbibliografía.
            Cuando quieras “profundizamos” un poquito.

          • “Hombre es que es lógico, nacionalismo vasco es sinónimo de falsificación….también de imaginación, pero fundamentalmente de falsificación.”

          • Yo diría que si, ya que es una respuesta a “La segunda cuestión y a la que tú te apuntas, es a relacionar al nacionalismo vasco de ambas “falsificaciones”.”

        • “La primera las “supuestas falsificaciones”. En esta, el “periodista” sin esperar a los jueces ya ha dictado sentencia”

          Pues va a ser que no: “En febrero del año que viene comenzará el juicio por el presunto fraude de la excavación. No creo que el proceso dirima la cuestión científica. Y la llama nacionalista, con el inagotable combustible del dinero público, calentará el asunto durante años. Servirá de alimento espiritual para el resentimiento nacionalista contra la innombrable España”.
          Es que el relato de los “dimes y diretes” choca con la realidad de los hechos conocidos y contrastados por autoridades competentes y especialistas; es que lo único que se pretende, como muy bien apunta José Carlos, es tratar de sembrar la duda y la sospecha, desvíando el tema hacia lo político, escudándose en la falsa cuestión científica que no fueron capaces de argumentar ni demostrar en su momento. Ya le comenté que la misma defensa de Cuesta había pedido el archivo de la causa, seguramente porque destapado el fraude tenían poco que rascar y mucho que perder; es que en contra de lo que dice la “relatora”, un grupo de peritos de la escuela superior de conservación y restauración de bienes culturales y del instituto de patrimonio cultural ya confirmó la falta de autenticidad de los grabados; es que los únicos que pueden tener interés en embarrar, desviar y politizar el asunto son los presuntos falsificadores, que de paso y para hacerlo más absurdo si cabe, con el capote de Edward Harris acusan a “las autoridades vascas”, es decir, al PNV, de “ocultación de investigación, de la cultura y el patrimonio”, que por cierto, son las mismas autoridades vascas del supermecenazgo y patrocinio que impulsaron y financiaron el proyecto. ¿Qué interés o motivación podría tener el PNV para financiar un proyecto de esta embergadura y qué interés podría tener después en ocultar esos extraordiarios y relevantes “hallazgos” de ser auténticos?
          Si es capaz de responder a esas dos preguntas con un mínimo de coherencia, ya tendrá, al menos, la mitad de la respuestas y entenderá lo relevante que es vincular al nacionalismo vasco con esos fiascos arqueológicos. Si se fía más de lo expresado por Edward Harris, influido por el sesgo de autoridad, y contraviniendo los hechos objetivos que obligaron al mismo PNV a recular, pues qué quiere que le diga!
          A buen entendedor, pocas palabras faltan.

          • Corrijo: “Pocas palabras bastan”
            Y añado que demasiadas he vertido ya sobre este tema. Craso error por mi parte.

          • Pues sigo sin entenderlo. Las instituciones vascas, nacionalistas o no, subvencionan varias excavaciones de ruinas de la época romana.
            El PNV puso el tema en manos de la justicia porque varias personalidades de diferentes ámbitos pusieron el grito en el cielo. Me es indiferente lo que piense el PNV. Hasta que la justicia no de su última palabra aquí no hay nada probado.
            Insisto, yo no doy por buenos los grafitos, tengo mis dudas tanto en un sentido como en el otro.
            Y sigo sin ver la vinculación del nacionalismo vasco con las “falsificaciones”. Teniendo en cuenta que fue la Diputación del PNV y EA quienes denunciaron el asunto.
            Si siguieras la polémica de cerca verías que ningún partido político se ha mojado en el tema, nacionalista o no.

      • El fraude del que “se habla en este foro” está articulado en virtud del sostenimiento de los mantras del nacionalismo vasco …,la raza vasca, la lengua más antigua de Europa (incapaz, a pesar de ello, de haber creado durante esos siglos la más mínimamente relevante tradición escrita) nunca fuimos conquistados, nunca fuimos españoles.
        En este caso, disociar el intento de fraude cultural y arqueológico de Iruña Veleia de la obsesión abertzale y jeltzale por falsear y reescribir la historia es , a mi modo de ver, quedarse en el dedo y perderse la luna.
        Se lo dice uno que en Madrid es el vasco y en Guipúzcoa “el madrileño”. Uno de tantos.

  3. Muy buen artículo y muy bien traido a colación, al igual que los comentarios que se han hecho. En mi modesta opinión y habiendo visto los hallazgos en diversas fuentes, pienso que lo más probable es que sean falsos y además una falsedad burda, como se han expresado ya muchos especialistas (incluso en euskera), siempre queda la “aldea gala que resiste siempre al invasor”, por lo que tras el juicio la polémica seguira.

    Ahora bien: más allá del nacionalismo (que es un ingrediente más de este cóctel) está simple y llanamente la pasta. Por lo visto, al equipo de investigación se le había adjudicado una subvención de 3 millones de euros (eso es mucho, pero que mucho dinero, para una excavación arqueológica, por muchas milongas que nos cuenten). Ahi estaba metida la Diputación de Álava y la empresa Euskotren. Tengo amigos arqueólogos y siempre se quejan del poco dinero que reciben, pero siempre hablan de algún colega muy bien conectado políticamente (el muy cabrón) que ha dado no sé cuál pelotazo con la administración, autonomía, ministerio o diputación de turno para determinado proyecto.

    Si al lado de Vitoria (tan poco euskaldún) aparecen grafitos en euskera, Nefertiti y el crucificado más antiguo del mundo… a ciertos políticos nacionalistas se les haría la boca agua. Y eso solo puede significar más y más pasta, hacer más excavaciones, contratos de décadas, hacer un museo monográfico, un Atapuerca dos. En definitiva: solucionarse la vida. La justicia dirá, pero todo es muy sospechoso. Saquen sus propias conclusiones.

  4. Gracias por la clara y fundamentada exposición de los hechos, José carlos. No ha podido estar más objetivo y certero en sus apreciaciones. Me pregunto ¿a quién podría incomodar este artículo?
    Debe incomodar a los mismos acomplejados y arrogantes que niegan tener la nacionalidad española en el DNI y repudian ser españoles. Debe incomodar a los mismos “valientes” “antifascistas” que estarían dispuestos a dinamitar el proyecto constitucional del 78, del que tanto se han beneficiado y se benefician materialmente, pero no quieren ni oír hablar si les piden renunciar a sus privelegios medievales. Y no importa que estemos en el siglo XXI. Esos privilegios, no se tocan, porque los vascos lo valen. Y punto.

      • El tema Sr Garratz está en manos de la justicia y entre otras cosas se tendrá que dar respuestas al motivo por el cual en un yacimiento de esas características donde estaban trabajando profesionales no se hicieron fotografías de los distintos niveles de trabajo, así como de la cerámica que iba apareciendo. No estamos hablando de un agricultor que arando se encontró con las cerámicas o de un aficionado excavando en la tierra y se encuentra por pura suerte trozos de cerámica, se las lleva a su casa, las lava y aparecen los grabados, estamos hablando de profesionales que desde el primer momento que salió a la luz fueron denunciados por la supuesta manipulación de las piezas y que yo sepa jamás pudieron demostrar con pruebas documentales in situ entre ellas las fotográficas que habían salido de ese yacimiento pero si, cuando consideraron, fueron rápidos en filtrar el supuesto hallazgo a los medios de comunicación. Hay que tener en cuenta que las piezas en teoría no aparecieron el mismo día, ni en el mismo sitio sino en distintas zonas del yacimiento, por lo tanto lo más normal si se han encontrado piezas con grabados que no se fotografiaron, lo que no es de recibo es continuar las excavaciones y volver a cometer el mismo fallo con algo tan excepcional y mucho menos dar una rueda de prensa después de varios meses que en teoría aparecieron las piezas y no poder justificar con pruebas gráficas que salieron del yacimiento.
        Si esas fotografías existen las tienen que mostrar quienes dicen que salieron de ese yacimiento porque la cadena de custodia de las piezas ya se sabe que fue un verdadero desastre. Eliseo Gil tendrá que demostrar bastantes cosas en el juicio, porque según recuerdo uno de sus trabajadores que decía ser físico nuclear emitió un informe favorable , luego se demostró que ni físico ni similar, cobraron el dinero pagado por la Diputación y fue cuando empezaron a levantarse voces contrarias a semejante informe y se nombró una comisión científica que determinó que eran falsos
        En fin, un tema en manos de la Justicia y poco más se puede decir de todo lo que se lleva dicho en estos años. Supongo que ambas partes presentarán las pruebas pertinentes para demostrar quien dice la verdad y los jueces dictaminarán una sentencia que, también le digo, continuará levantando ampollas en un lado u otro.

        Saludos

        • Resumiendo el tema está en manos de la justicia y será quien dictamine.
          Lo que me parece infumable como el “periodista” quiere enlazar el tema de Iruña Veleia con la cuestión del nacionalismo.
          Él oculta que quién “destapó” el tema, lo llevó a los juzgados y arrebató a Lurmen las excavaciones fue la diputación de Alava, en manos del PNV y EA en ese momento.

      • Pues la historia, además de interesante, responde a la verdad de los hechos conocidos hasta el momento. De hecho, es una verdad ampliamente compartida que consiguió ruborizar por igual a arqueólogos, lingúistas, filólogos e historiadores. Agunos de ellos vascos, por cierto. Solo hay que pinchar el enlace sobre el artículo de “defensa”: “dimes y diretes”, para leer una versión de los hechos confusa, incoherente e inverosímil a partes iguales, incluso para quien no está familiarizado con el asunto.
        ¿Por qué cree que la defensa de Eliseo Gil reclamó en mayo de 2016 el archivo de la causa? Porque eso no lo dice la persona de los”dimes y diretes”. En realidad, relata textualmente que: “El mecenazgo estaba blindado por un convenio que no se podía romper unilateralmente sin una buena razón y no se condicionaba su continuidad a la aparición de hallazgo alguno…la continuidad del proyecto estaba garanntizada hasta 2010-2011”.

        ¿Quiere decir que el mecenazgo a la empresa pública Euskotren, dependiente de País Vasco con 3.72 millones de euros (cantidad mucho más elevada que las subvenciones asignadas por la diputación foral de Álava) para financiar ese proyecto arqueológico, no estaba supeditada a la aparición de hallazgo alguno? Podría ser, pero sinceramente, viendo lo que les gusta pasar por caja y reclamar lo suyo, no lo creo.
        A lo mejor, querían quitarse la espinita de aquel otro “hallazago” espectacular de “pinturas rupestres” en en Zubialde, la cueva de Ziguitia del monte de Gorbea, en 1991 y que, después de anunciarlo a bombo y platillo, resultó ser más falso que la careta de Otegui como hombre de paz. Hasta restos de estropajo encontraron.

        Quizás por ese fiasco y ridículo mayúsculo, no solo en España, también en Europa y en el mundo, ante la negligencia de comunicar primero el hallazgo, antes que contrastarlo debidamente, si ningún rigor científico, y en vista de la tomadura de pelo que se pretendía con los grabados, se denunciaron los hechos como corresponde, para evitar nuevamente el desprestigio y la vergüenza de la primera vez e Zubialde.
        Y es que, la ilusión por transformar la historia del arte, del cristianismo y de la lingüistica es una gesta que le viene grande hasta los nacionalistas vascos, que por ahora, son los únicos españoles que han tropezado dos veces con el mismo fiasco arqueológico

  5. Excelente artículo. Ya era hora que se reivindicase el nacionalismo castellano siempre supeditado a ese proyecto fracasado de España. El nacionalismo castellano es el único legítimo.

    En efecto, Álava nunca ha sido vasca, sino castellana. Y debe volver a su seno, de una manera u otra.

    • “Pero el elemento esencial no es ni siquiera la lucha contra una historia que, contra todos los esfuerzos del nacionalismo, no da ningún motivo para atestiguar la continuidad en la pureza étnica vasca. Lo esencial es el lugar, Álava. Para el nacionalismo es una obsesión euskaldunizar una región íntimamente vinculada a Castilla, y con muy poca presencia del idioma vasco, utilizado por el bacilo nacionalista como vehículo para su expansión…En febrero del año que viene comenzará el juicio por el presunto fraude de la excavación. No creo que el proceso dirima la cuestión científica. Y la llama nacionalista, con el inagotable combustible del dinero público, calentará el asunto durante años. Servirá de alimento espiritual para el resentimiento nacionalista contra la innombrable España”

        • Del Vice canciller Pierre de l’Hostal del, todavía independiente reino de Navarra, siglo XVII lamentándose de la definitiva perdida de la independencia. Porque habrá que recordar que Navarra era reino a ambos lados de los Pirineos hasta la conquista española en 1512 y permaneció al otro lado de los Pirineos como tal hasta el siglo XVII:
          “Somos desafortunados por dos cosas, una, que la Española, espía y profesa enemiga de Francia, ha dado el primer golpe de ruina en el principal miembro de nuestro cuerpo; la otra que el francés, nuestro nuevo asociado, quiere su trozo y nos desmiembran de tal manera que ya nada se encontrará a la manera de Navarra más que en Francia y en España”.

        • Solo un falso castellano, tan falso como los “hallazgos de Iruña-Veleia” que se presentaron en 2006, podría hacer esa propuesta absurda para subestimar y desprestigiar nuestra nación común que es España. Y digo lo de “falso castellano” porque ese menosprecio a España, ese rol victimista de agravio y ese sentimiento antiespañol, solo habitan y lo exhiben los hinchas del nacionalismo vasco y catalán, en sus diferentes versiones. ¿Con cuál de ellas se identifica usted?

          • El texto es del vice canciller del reino, todavía, independiente de Navarra, sXVII. Me temo que el nacionalismo no había surgido todavía. Y viene a cuento de que “Imperial” afirma: “Navarra, que siempre fue castellana en el fondo de su ser”.

          • “El texto es del vice canciller del reino, todavía, independiente de Navarra, sXVII. Me temo que el nacionalismo no había surgido todavía. Y viene a cuento de que “Imperial” afirma: “Navarra, que siempre fue castellana en el fondo de su ser”

            Me temo que se ha dado usted por aludido erróneamente, Garratz. Mi respuesta al “falso castellano” (o al que pretendía pasar por entusiasta nacionalista castellano) estaba dirigida a Imperiales. De hecho, si hubiera querido responder a su comentario ¿no cree que hubiera sido más fácil clikar directamente al enlace de su respuesta?
            Sobre la comunidad foral de Navarra, tres siglos después, creo que sigue teniendo un buen encaje en la constitución que nos dimos en el 78, amén de respetarse sus derechos históricos. También sus dos almas y sus dos lenguas, por supuesto. Y es que, después de casi cuarenta años liberados de la dictadura franquista en la que se impuso el castellano, parece que la influencia del euskera en Navarra no es todo lo mayoritaria ni satisfactoria que algunos nacionalistas vascos hubieran deseado. Qué le vamos a hacer!

          • Mis disculpas, es la primera vez que utilizo Disidentia.
            La imposición del español, en la Navarra peninsular, es ya desde su conquista. Y sobre todo después de la segunda derrota carlista.
            Todavía en 1864 se hablaba euskera en la mayoría de pueblos de Navarra.

          • No creo que sea el caso ahora. Y aunque diga que “la mayoría de los pueblos de Navarra todavía hablaban euskera en 1864”, está claro que la evolución cultural, histórica y lingüistica que llegó a conformar la identidad de esta comunidad foral, a lo largo de ese siglo y medio no se ha conformado de la misma manera que en el país vasco o en Cataluña. Quiero decirle que esa influencia castellana que se diría haberlos oprimido y de la que parecen lamentarse pudo ser revertida a partir de la constitución del 78, tal como hicieron la comunidad autónoma de Cataluña y la de euskadi. Si en Navarra ha sido distinto, el idioma oficial de la administración y de uso mayoritario en la población es el castellano será porque ellos lo quieren así. Entiendo que las zonas terrotoriales vascófonas que tienen asimilada y reconocida la cultura y la lengua de Euskadi puedan querer “independizarse” de finitivamente de Navarra o que pretendan que sea el conjunto de Navarra el que se integre de lleno en Euskadi, pero no parece que la gran mayoría de los Navarros esté por la labor. Al menos por ahora.

          • Cuando llegaron las tropas castellanas a navarra en el siglo XVI, los navarros todavía no hablaban español.
            Desde entonces la imposición del español se ha llevado de una manera coercitiva. Todavía en la década de los 60 se utilizaba el castigo del anillo en Navarra.
            Cuando se habla de “imposición del español”, no solo hablamos de imponer un idioma sino de reprimir y suprimir otro.
            Es decir, la “españolización” de Navarra ha supuesto también una desvasquización.
            Desgraciadamente, el nacionalismo vasco ha sido la única ideología política que ha defendido el euskera. Es por eso, que donde el nacionalismo vasco es fuerte el euskera se recupera.
            También da qué pensar que la extensión del español haya tenido que ser a costa del idioma local y haya sido incapaz de convivir pacíficamente con este.

    • No veo la excelencia por ningún lado.
      Para empezar aparece una foto de un Alderdi Eguna del PNV, como si fuera el PNV el responsable de las presuntas falsificaciones. Y fue una miembro de la coalición de entonces, PNV/EA del gobierno de la Diputación de Alava, la que “levantó” el asunto. Es decir, los nacionalistas denunciaron el tema.
      Igual que en Navarra, los testimonios históricos, tanto por toponimia como por testigos de la época, la presencia del euskera en Alava ha sido mayoritaria en gran parte de su historia.
      Otra cuestión es en época romana. La teoría de la “euskaldunización tardía” está muy extendida entre el nacionalismo carpetovetónico. Pero de repente surgen testimonios históricos como las estelas de Tierras Altas de Soria que dejan esta teoría en cueros.

      • Yo no daría el pescado como vendido. Personalmente, yo no tengo claro el tema de las “falsificaciones”. Hay un gran grupo de historiadores, lingüistas y demás científicos que dan por buenos los grafitos, incluidos varios expertos extranjeros.
        Lo que está claro es que los medios de comunicación, vascos o españoles, ya han dictado sentencia.
        La realidad es que el nacionalismo vasco oficial se ha mojado muy poco en el tema. Y de hacerlo ha sido en contra de la autenticidad de los grafitos.
        Lo que no se entiende es porque no se llega un acuerdo para analizar en alguna institución extranjera de renombre unos pocos grafitos, los más discutidos por ej, para zanjar el tema.

        • Leo el perfil del “periodista” y a mi si que me entra la risa.
          “me dedico al oficio de contar historias que sean interesantes y respondan a la verdad”. Patético.
          Teniendo en cuenta que en un artículo sobre las PRESUNTAS falsificaciones de iruña Veleia la única foto del artículo es una foto de un Alderdi Eguna del PNV.
          Se le ha “olvidado” comentar que la persona que detuvo las excavaciones y denunció las “falsificaciones”, fue la independentista Lorena Lopez de la Calle, diputada de cultura de Alava por la coalición de entonces, PNV/EA.

          • Me ha sucedido lo mismo que le sucedió a Emme, en un solo día me he saturado del asunto.
            La primera impresión es una falsificación en toda regla. El experto que usted menciona, he ido a la fuente y a sus palabras exactas y no están en contradicción con la falsificación. El experto dice que según los informes que le han remitido es improbable una falsificación, y las razones que da son: el proceso de documentación de la estratificación, el número de personas presentes y la imposibilidad de falsificar un número elevado de piezas, así como la ausencia de interés económico o de prestigio. Parece ser que nadie le ha dicho que todas las piezas fueron encontradas durante la fase de lavado, que los responsables del lavado pertenecían a una empresa ajena y que ningún arqueólogo encontró las piezas durante la excavación sino que les fueron mostradas tras el lavado. Así como que la falsificación si tenía interés, tanto económico como político que se fundían en uno solo, al hallar determinadas piezas de ínterés político se garantizaba la dotación económica del gobierno vasco.
            Cómo ve alguien le debería decir al tal Harris que no se ha seguido ninguna de las premisas que considera necesarias para documentar una excavación con garantías.

            Por mi parte añado, según mi experiencia y la visión de las fotografías de internet.
            Que los grabados fueron hechos sobre barro cocido, algo absurdo en el borde de un plato. Que el trazo es posterior a la fabricación del objeto, que sobre el barro duro es más lógico pintar que grabar, y que ningún hombre es tan tonto como para arriesgarse a romper un pieza de barro útil y necesaria para grabar un cerdito.

          • jjajajaja Henry , dinero, dinero y dinero y efectivamente que casualidad todos los grabados aparecieron en el proceso de lavado, pero como dije en un comentario que acabo de dejar, en teoría en distintas fechas y zonas del yacimiento, por lo tanto si yo fuera arqueóloga y directora de una excavación no pongo todos los sentidos para que en la próxima cata o prospección en el terreno dejar constancia fotográfica de un hallazgo revolucionario para la lengua vasca y la entrada del cristianismo en la península así como el adelanto en siglos de algunas representaciones cristianas.
            Vamos eso ya es para que me metiesen en la cárcel .

            (Lo del cerdito y la Venus tocándose en plan graffiti pornográfico es de lo mejor).

          • Garratz, tómeselo con calma, porque por estos lares, acusar a los demás de los defectos propios, es tradición.
            Aquí no hay nacionalistas, sólo patriotas.
            Aquí señalan la intención política de cualquiera, olvidando directamente la propia, como el autor. Tenga en cuenta que aunque en el juicio se determinase que no hay pruebas para discernir una clara manipulación de las piezas, ellos que a la justicia se remiten cuando les interesa, son de los que no tienen problema en mantener hipótesis no resueltas en el juicio de los atentados del 11M (el autor del artículo, el primero), poniendo en duda el valor de las conclusiones judiciales. Eso sí, no les pregunte por juicios a partidos políticos.
            Como puede comprobar, son gente formada e informada, pero, cuando hace falta, le apostillarán al mismísimo Edward Harris sus conclusiones.
            Como acusan a los demás, a ellos, cuando la historia y el método científico no les avalan con suficiencia, tiran de creencia y espiritualidad. Vea las encendidas defensas del gran historiador Pío Moa, al que un historiador que publica en esta página ha calificado de publicista o algo parecido.
            Se califican de disidentes, sin percatarse de que no disienten lo más mínimo y en este reducto de pensamiento único se sienten como peces en el agua.
            Un saludo

          • Discútelo con Edward Harris: “Es imposible falsificar los 400 grafitos de Iruña-Veleia”.
            Edward Harris está considerado como el creador del método estratigráfico moderno. Y considera que los “garabatos” son auténticos.
            Insisto, yo no soy un experto y no lo tengo claro.
            pero me pregunto, por qué no permiten analizar los grafitos más controvertidos en una institución extranjera de renombre. Que por otro lado es lo que está pidiendo la defensa

          • “En cuanto a la extraordinaria variedad de habilidades y conocimientos que serían necesarios para producir las 400 «falsificaciones» tal como se comentan, los arqueólogos de Iruña-Veleia deberían ser de los más destacados genios en la arqueología moderna y deberían darles las mejores cátedras universitarias en su tierra, en vez de ser expulsados de la profesión por aquellos cuya motivación escapa a la imaginación.”
            Edward Harris.

      • Práctica habitual en el PNV. Como en el escandaloso caso del Museo Balenciaga. resulta que la hija de Arzallus es quien hace de recuperadora de la colección, que había sido diezmada a base de regalitos a señoras de cargos del PNV. Se les mandaba por Navidad un par de medias de Balenciaga de los años 50 como quien manda un vino. Se sabía dónde y en manos de quién estaba cada pieza. Y conozco ese caso de primera mano. Cuando aquello estalla y es imposible silenciarlo, se da uno la vuelta y de caco pasa a policía.

    • ¿nacionalismo castellano? por favor no diga estupideces, ya éramos pocos y parió la burra. Al final con tantos nacionalistas de pacotilla con agravios hacía España, uno se llega a preguntar quien narices son esos españoles y dónde esta España, si todas sus regiones se sienten agraviadas contra ella. Cuanta majadería por Dios. Pobre España

  6. Lo que me he podido reír tomando el café.

    No conocía nada sobre esta excavación ni de la polémica posterior a los encuentros con los objetos depositados. Tras leer el artículo lo primero que he hecho antes de visitar los enlaces ha sido buscar fotografías de los hallazgos.

    Lo que me he podido reír.

    No tengo ni idea de arqueología, que quede claro, pero para este caso concreto no es necesario tenerla. El descaro en la falsificación es vergonzoso, tanto que lo primero que he pensado es que unos críos se colaron en la excavación y depositaron las piezas para reírse de los arqueólogos.

    También me han llamado la atención los argumentos y contra argumentos que han exhibido unos y otros. Para determinar la falsificación solo hay que ver las piezas.

    Si hay algo que caracteriza cualquier objeto artístico o artesano es el trazo.

    Cuando observamos distintos dibujos el trazo es lo que diferencia a cada uno de los artistas o artesanos que lo realizaron.

    Cada cultura, cada época, tiene un trazo particular y determinado. La historia del arte es una sucesión de maneras de sentir y vivir la época.
    Una escultura griega y una romana se diferencian por la intensidad del trazo.

    El trazo es un estado sicológico, personal (artista) y social (época)
    Cada vez que me acuerdo de la venus me entran ganas de reír. Parece hecha por un mal pintor joven de primero de Bellas Artes de finales del siglo XX. Y el cerdo, el cerdo no tiene desperdicio, lo pintó una mujer con pendiente que fue a una guardería concertada.

    Ahora propongo un juego divertido, no seáis mal pensados, no vamos a falsificar nada, vamos a divertirnos con la firma de cualquier persona, pasemos un bolígrafo siguiendo los trazos de cualquier firma sin llegar a tocar el papel una y otra vez hasta sentir el estado sicológico de su autor.
    Este juego se puede practicar con los bisontes de Altamira o con el cerdito, que no llega a cerdo de Iruña-Veleia.

    Un buen pintor es capaz de copiar un cuadro de un genio con exactitud en una tarde, lo único que lo diferenciará será el trazo, y ese trazo será lo que nos trasmitirá la sensación de estar ante una obra de arte o un cuadro más.

    Para lograr imitar o sentir el trazo de una época hay que ser un extraordinario artista. Pensar que el hombre de Altamira era tonto es no prestar atención a la pureza del trazo del bisonte.

    Este asunto no es arqueológico, es una travesura pictórica de algún pobre infeliz que lo desconoce todo.

    • Ay el trazo efectivamente ” será lo que nos trasmitirá la sensación de estar ante una obra de arte o un cuadro más”

      El pintor de Altamira fue la culminación de los conocimientos pictóricos, algo que no ocurrió de la noche a la mañana. Era un genio. Si alguien ha interpretado y estudiado desde el punto de vista práctico, la técnica, los trazos, los problemas para hacer esas pinturas, los colores, los materiales empleados fue la fallecida Matilde Múzquiz, profesora de Bellas Artes, pintora, dibujante y encargada de la reproducción de las pinturas en la Neocueva. Su tesis doctoral (no la del cum fraude) la hizo desde el punto de vista de un pintor. Es una delicia leerla.

      Si no la conoce y le interesa, en este enlace, en el pdf aparece

      https://eprints.ucm.es/7501/

  7. El tema fue un fraude de principio a fin, ahora a quién beneficia o cuales fueron los objetivos nunca lo tuve claro. Seguí el mismo desde el primer momento, soy aficionada a la arqueología y sobre todo me interesa la evolución y representación de imágenes cristinas. De aquella tenía contacto con varios arqueólogos y personas del mundo académico expertas tanto en arqueología como en Arte. Éramos un grupo variopinto donde compartíamos información, en mi caso más bien cuatro pinceladas al lado del conocimiento del resto. Cuando salieron las primeras imágenes de las piezas muchos ya dijeron que eran falsas, otros asombrados de la revolución histórica que iba a producir. Yo dije que eran totalmente falsas, a ojo. Mis conocimientos son de mera aficionada pero en dibujo si tengo conocimientos prácticos y una de las piezas, la más conocida y polémica, la del Calvario, a primera vista lo que me llamó la atención fueron las dos cruces laterales donde fueron crucificados los dos ladrones, inconscientemente, quien las hizo, aplicó al dibujo conocimientos actuales o al menos no de épocas tan temprana como intentaron hacer creer. En el S III no se representaba el espacio, las imágenes dibujadas eran planas, y en ese calvario, en esas cruces, sobre todo la que está a la derecha de la cruz de Cristo, el travesaño horizontal está en perspectiva. Incluso en su lateral derecho hace efecto volumétrico. Vamos casi en 3D. Eso en el S. III….en fin.

    Hasta el Edicto de Milán (año 313) el cristianismo estaba perseguido y castigado, en las catacumbas andaban con el pez, el ancla, el buen pastor, escenas de algún ciclo bíblico y en Álava ya teníamos un Calvario completo, el más antiguo ,con los dos ladrones, es el tallado en las puertas de Santa Sabina en Roma, S V. Para que hablar del efecto de halo de luz que aparece encima de la cruz de Cristo…
    Errores gráficos, grafías en vascuence, jeroglíficos, figuras de animales en plan dibujos animados, el cerdito es muy simpático…una tomadura de pelo que movió mucho dinero y levantó muchos quebraderos de cabeza, disputas y enemistades. Se escribieron libros, blogs, se dieron conferencias para demostrar la veracidad de las inscripciones y representaciones hechas en el S III y otros para demostrar que todo fue un fraude, un montaje y que dichas representaciones y grafías eran actuales.

    Quien lo hizo, y con qué objetivos ni idea, eso lo tendrán que intentar juzgar los tribunales, la ciencia ya ha demostrado que fueron hechas, las incisiones, con objetos metálicos actuales, pero alguien con sentido común y que no tenga la mente nublaba por ideas nacionalistas o con un afán desmesurado por cambiar el curso de la Historia desde el primer momento tuvo claro que era un fraude

    • Me alegra coincidir con su comentario. Como digo en el mío es la primera noticia que tengo de esta excavación, pero al ver la venus y el cerdito no he podido más que soltar una carcajada.

      A pesar de no tener ningún conocimiento arqueológico toda mi vida ha estado relacionada con el arte y las antigüedades. He asesorado a museos, universidades y ministerios sobre la restauración y conservación de piezas y he restaurado piezas de valor incalculable.

      Cuando he visto los dibujos no he podido más que reírme.

      Un cordial saludo.

      • El yacimiento es importante y las piezas si parecen ser de la época que se dice, pero no así las inscripciones. Qué ha pasado y cuales fueron los objetivos, pues se dijo y se dice de todo. Fue un tema que seguí mucho cuando salió a la luz, pero también me causó una serie de quebraderos de cabeza y cabreos sin venir a cuento.

        A mi me ha pasado lo mismo la primera vez que vi los dibujos, me reía de lo cómico que parecían y luego claro cuando analizas determinadas escenas y grafías que aparecen pues la risa dio paso a la incredulidad y después al cabreo. Arqueólogos, filólogos, historiadores, expertos incluso en arte cristiano estuvieron pendiente de semejante hallazgo, la arqueología para mi es mera afición, puedo rebatir lo justo y sí, tengo conocimientos de dibujo y de pintura, teóricos y prácticos, ahí ya puedo rebatir algo más y hay cosas que chirrían a los ojos y como dije, inconscientemente quien hizo esos dibujos en unas cerámicas tan antiguas aplicó en ellos conocimientos de siglos posteriores. Es lo complicado de falsificar piezas tan antiguas, hay que limpiar la mente de conocimientos preadquiridos y eso es complejo, siempre quedan restos de ese conocimiento.
        Pues aunque le parezca raro aún hoy hay grandes defensores de su autenticidad, incluso se intentó dar explicaciones surrealistas al epitafio RIP, a las figuras que aparecen al pie del Calvario, a las palabras en vascuence, a los jeroglíficos…pero bueno allá cada uno.

  8. Buenos días, es obvio que el verbo creer tiene miga. ¿Se puede saber sin creer?, yo creo que no. ¿Se puede creer sin saber? Yo creo que sí.
    El que cree, ¿se engaña?
    Hoy no estoy muy católico, ¿estaré incubando algún virus?
    Gracias a Dios que existen científicos que se preocupan por saber cómo combatir algunos virus.
    Nuestro español, reliquiario de nuestros antepasados, mester de juglaría lleno de amores, habib, habibi. ¿Qué habremos de hacer para borrar de nuestra sangre lo que esos vascuences borran con tanta desfachatez?
    Requetés de vascos buenos y sabios. Penuvistas malformados que no se enteran de lo científico de mi historia.
    Y todo es ETA. Y vuelta a empezar. Viva la ciencia.
    Un saludo