El final de Rajoy no ha sido precisamente glorioso, cosa que, no olvidemos, suele ser bastante frecuente en política, un negocio que casi siempre acaba mal. En ese calificativo existen grados y el que le ha correspondido a Rajoy no es de los más deseables. Olvidemos por un momento las circunstancias del caso y centrémonos en algo que puede caer fácilmente en el olvido, en la raíz de los errores que han conducido a este final tan lamentable, y en la enseñanza que se debiera sacar de la peripecia rajoyana.

Frente a un adversario cuyo triunfo parecía sumamente improbable, Rajoy ha sucumbido por tres razones muy distintas: la primera, por olvidar sistemáticamente a sus votantes, hasta conseguir que buena parte de ellos le detesten; la segunda por tratar de ignorar que cualquier democracia se rige, o se debiera de regir, por una serie de reglas éticas que impiden que un presidente pueda seguir en el cargo con una serie de escándalos como los que han afectado a su partido y a su persona; es inconcebible, por ejemplo, que un primer ministro europeo cualquiera pueda seguir en su cargo después de que un juez ordene registrar su despacho; la tercera, por desconocer el carácter parlamentario de nuestro sistema político. En sus últimas intervenciones él y sus adláteres insistían en haber ganado las elecciones, desdeñando la evidencia de que, por muchas que sean, y lo son, las fortalezas de la jefatura del Gobierno, su escasa fuerza en el Congreso le situaba en una minoría mayoritaria a todas luces muy escasa.

Rajoy no solo ha perdido el Gobierno, sino que ha echado a perder, tal vez para siempre, al PP

Hay, a mi modo de ver, un factor común decisivo en esas tres causas, y ese factor tiene mucho que ver con la idiosincrasia de Rajoy que, lejos de ser una rareza, responde bastante bien a un cierto tipo de votante de la derecha clásica, ese que anda echando toda clase de improperios contra Pedro Sánchez, contra la democracia, contra el Rey, y contra quien haga falta.

No es fácil describir ordenadamente el pensamiento de esa clase de personas, pero me fijaré en una serie de notas que creo lo definen con cierta nitidez. A su vez, el haber tratado de sostenerse únicamente sobre esa base explica suficientemente bien un hecho decisivo, que Rajoy no solo ha perdido el Gobierno, sino que ha echado a perder, tal vez para siempre, al PP, lo que significa, evidentemente, que el electorado que le ha dado mayoría al PP en otro tiempo es mucho más diverso y plural que lo que cabría llamar derecha rajoyana.

Sin que el orden deba tomarse como muestra de mayor o menor importancia, creo que la caracterización de esa derecha se consigue agrupando los siguientes rasgos:

  1. Su mayor preocupación es el estatus social y el dinero, lo que les hace creer que una buena situación económica es argumento sobrado para obtener un apoyo electoral mayoritario.
  2. En su universo conceptual, las ideas, el emprendimiento, el riesgo, la inteligencia y la competitividad apenas ocupan lugar, porque tienden a creer que el orden en el que ellos han destacado y progresan debiera ser inamovible y sería de necios someterlo a cualquier clase de prueba o de tensión.
  3. No conocen otra ética que la de la apariencia y la fama, de forma que usan toda clase de procedimientos para mantenerla. Su ideal de comunicación es el publicitario y su categoría preferida es la de normalidad, el uso a hora y a deshora de lo que entienden por sentido común.
  4. La política les parece un engorro al que hay que dedicar a personas cuya habilidad ha de consistir en el mantenimiento del statu quo a toda costa. La mentira no es tal cuando sirve para conseguir lo que se quiere, y/o cuando no puede ser descubierta.
  5. En la política y en los negocios, que se consideran dos caras de la misma moneda, se está para montar una red de amigos y de influencias que sirvan para consolidar la posición social y aumentar la fortuna. Todo lo demás son tonterías.

El PP de Rajoy se ha apuntado sus “éxitos” más equívocos empujando al PSOE a una radicalización al arrebatarle buena parte de sus banderas

Pensando de esta manera, es lógico que las ideologías desaparezcan (a Rajoy le entraba la risa si se las mencionaban), y que la familia que está al mando recurra a lo que haga falta para que nada ponga en tela de juicio su permanencia, de forma que, si hay que exprimir fiscalmente, se hace, y, si hay que apropiarse de medidas lógicas en un partido de izquierdas, ha de hacerse sin que tiemble la mano. Por esa línea, el PP de Rajoy se ha apuntado sus “éxitos” más equívocos empujando al PSOE a una radicalización al arrebatarle buena parte de sus banderas, y propiciando el surgimiento de una izquierda radical que le mordiera sus partes más blandas.

Además de exprimir a los contribuyentes de manera sádica, Rajoy ha olvidado, al menos, cuatro quintas partes del paquete ideológico que hizo posible su primera mayoría. Creer que el argumento del miedo con la “gobernabilidad” y la mera eficacia económica le podrían garantizar un apoyo inalterable ha sido un error de libro. Los españoles que votaron a Rajoy en 2012 no pueden entender con facilidad, por ejemplo, que riegue de millones el País Vasco para garantizarse su voto, y así le iba en las encuestas, y no pueden entenderlo porque una parte importante de ese electorado no se rige por el catecismo rajoyano, sino que cree en ciertas cosas como la libertad, el mérito, la objetividad y la decencia: son esos electores que se desesperaban al oír las torpes mentiras con que se querían justificar atropellos, al ver cómo se favorecía a ciertos amigos a base de hacer una TV de calidad asquerosa, o como se perseguía con saña a los críticos y discrepantes que se atrevían a levantar la voz en el partido o en los medios. Rajoy ha olvidado que hay un centroderecha más moderno y exigente, que no cree que la moralidad pública tenga que ser un banderín de la socialdemocracia, y que no le teme a la libertad en ningún terreno: para ese público Rajoy ha llegado a constituir una auténtica pesadilla.

Rajoy se ha conducido con extrema torpeza en el Congreso, llamando chiquilicuatre a su único apoyo habitual

Cuando en la política no existe ética alguna, lo único que queda es la habilidad y, diga lo que diga el coro de voces contratadas, Rajoy se ha conducido con extrema torpeza en el Congreso, llamando chiquilicuatre a su único apoyo habitual o tratando como hombre de Estado al que le iba a quitar de en medio en unos días. Se ha tropezado con alguien que no cree que la mejor manera de hacer política sea el sesteo, que la audacia es un valor, y le han robado la cartera.

¿Aprenderá la lección el electorado de centroderecha? Habrá que verlo, pero una de las ventajas que puede tener el asalto a la Moncloa perpetrado por Pedro Sánchez es que estos ciudadanos dejen de confiar en el mal menor y empiecen a ser un poco más exigentes con quienes les dicen que van a representarlos. Y, sobre todo, deberían aprender que la política que desean para su país no puede hacerse exclusivamente mediante delegación, que tendrán que mojarse y ser algo más activos en la promoción de ideas, de una cultura verdaderamente liberal, abierta y competitiva. Se lo pueden tomar con calma porque me temo que vayan a tener tiempo por delante.

25 COMENTARIOS

  1. El artículo es muy interesante, describe hechos y los analiza desde un punto de vista racional. Lo que en él se dice es compartido por la mayoría de medios. Esto hace que me cuestione si existiría otra forma de ver estos mismos hechos.

    Vaya por delante que no debo nada a Rajoy, no lo he visto nunca en persona, no conozco a ningún militante del PP aunque sí a simpatizantes. También conozco a simpatizantes del PSOE o de IU, lo que no debe presuponer nada.

    “El final de Rajoy no ha sido precisamente glorioso…” efectivamente, no ha sido glorioso. Pero una visión un poco más general de la situación política nos puede permitir otro relato de los hechos.

    Rajoy solo cuenta con unos 135 diputados, minoría en las Cortes. Si todos los partidos de izquierda e independentistas se ponen de acuerdo, lo pueden echar en cualquier momento. Está en sus manos. Solo deben darse las condiciones adecuadas.

    La viga europea que sostiene el tinglado español solo pide una condición que se mantenga el déficit bajo control. Aprobados los Planes Generales para 2018, a la izquierda e independentistas no les hace falta para nada Rajoy.

    Si observan la moción de censura con cuidado, en un momento dado y sin venir a cuento Sanchez dice que mantendrá los Planes Generales aprobados las semanas pasadas. Planes que atacó con denuedo. Claramente, era un mensaje para Europa, aunque dejara helados a los partidos que apoyaban su moción.

    Por otra parte, el aguante y la desmoralización de Rajoy tiene un límite. Ver como todos los medios, todos, pedían su dimisión tras la sentencia del caso Gurtel. Rajoy exhausto y desmoralizado, el 155 no ha resuelto nada, los vascos se muestran levantiscos nuevamente, Valencia pide una mejor financiación que la que impuso Zapatero en el 2009. Se ha dado cuenta que suspende la autonomía catalana o no hay solución. Se ha dado cuenta que detrás habrá que suspender la autonomía vasca. Por otra parte, aunque quisiera dar una financiación justa a Valencia, qué margen tenía? A quién le quitamos financiación para darsela a Valencia? A Cataluña? A País Vasco? Asturias?

    Rajoy tenía para nosotros un valor importante. Era el único muro de contención posible frente a nacionalistas, independentistas e izquierda progre. Aunque a decir verdad, no era un muro muy sólido. Por otra parte, era el único político en el que confía Europa. El milagro económico de estos años tiene una causa, Europa ha seguido financiando porque confiaba en Rajoy. Confianza que no existía con Zapatero, que no existirá con Sanchez ni con las fuerzas que lo sustentan. A ver qué paa ahora…

    La semana pasada cuando en VP, Disentia y similares se pedía la dimisión de Rajoy, yo pensaba están locos. No calculan bien, son incapaces de ver que si se va Rajoy entra Sanchez o alguien peor. Rajoy con todos sus problemas o limitaciones era el único muro de contención ante’ el frente popular’ creado por la izquierda y los independentistas.
    Aunque pensaba que estaban locos los que pedían quitar el único muro de contención contra el frente popular, no lo llegué a escribir en el foro, creo. Me limité a decir que el PSOE no ha sido nunca solución para España y no lo será, mas bien al contrario es el ‘puto problema’ de España.

    El ‘frente popular’ liderado por el PSOE de Sanchez ha conseguido su objetivo. Sanchez presidente no para trabajar por el bien común, el interés general y hacer próspera a España, sino para avanzar las posiciones de los independentistas, e imponer ese cambio social que se pide desde Podemos. Cambio social que es mayoritariamente rechazado por la sociedad española, pero que al no estar organizada como ellos se puede encontrar con desagradables sorpresas.

    El pánico tiene paralizada a media sociedad. En el paseo, en la calle, en el bar, en el ascensor se palpa el escalofrío de terror que recorre a los españoles que no comulgan con la izquierda progre o con los independentistas y que de lejos somos mayoría.
    Qué va a pasar, nos preguntamos. Tenemos que volver a sacar el dinero del banco como en el 2008-Zapatero. Cuanto tardará el paro en llegar al 30%? Cuando nos dejará de financiar Europa.

    Una cosa curiosa. Los que la semana pasada pedían a gritos en los medios que Rajoy se fuera, ahora siguen gritando por cómo se ha ido. No entiendo los medios. Si la semana pasada lo ‘bueno y deseable’ era que se fuera Rajoy, esta semana que se ha ido, deberían felicitarse porque lo ‘bueno y deseable’ se ha cumplido. O es que no se daban cuenta, de lo que iba a sustituir a Rajoy. Ya tenemos en la Moncloa al sustituto, dios nos bendiga, porque su sectarismo dejará en nada a Zapatero.
    Sanchez solo puede dar a los independentistas y a la izquierda en general cosas que quite al resto de los españoles. De ahí el miedo, nada bueno puedo surgir de su gobierno hipotecado a los apoyos de loa que buscan abiertamente la destrucción de España.

    Para contentar a los independentistas, deberá soltar a los presos que han cometido delitos gravísimos contra España y sus leyes, deberá dar concesiones a ese gobierno nacionalista cuyo objetivo es destruir todo lo español en Cataluña. Deberá dar concesiones a los vascos que le han apoyado, les reconocerá como nación, nuevo estatuto y demás. No podrá mejorar la financiación de Valencia, porque a quién le va a quitar? Eso sí Puig-PSOE, presidente de la generalidad valenciana, volverá a callarse como puta después de haber utilizado contra el PP, la financiación que impuso Zapatero-PSOE.

    De todas formas, para Sanchez todo es relativo. Con esa relatividad también podría actuar contra los que le han apoyado, aunque lo dudo. Lo fundamental es que de los relativistas de la izquierda no te puede fiar, ni siquiera ellos mismos.

    Y por otra parte, no convendrá a Rajoy-PP, ante lo inmenso de los retos de España y sus pocos diputados, dejar la Moncloa?

    Probablemente, Rajoy hubiera podido sobornar, una vez más, al PNV o algún otro. Pero no lo ha hecho, ha preferido unos wiskies –dicen-. Mi análisis, aquí difiere del de Gonzalez Quirós. Todo lo que no es izquierda progre, nacionalista e independentista es mayoritario en España. El liderazgo de ese grupo social mayoritario lo tiene hoy el PP y en menor medida Ciudadanos. Desde el gobierno, tenía muy difícil hacer frente al crecimiento de Ciudadanos que vienen apoyados por poderosas fuerzas mediáticas y gozan de las simpatías de poderosos centros económicos, algunos situados en el nor-este.

    Desde la oposición podrá artícular mejor la defensa.

    Mención especial merece la corrupción. Esta claro que Rajoy hereda un partido en el que los cuadros están allí para hacerse ricos. Pero esto no es específico del PP, o creen ustedes que un argentino se mete en Podemos para hacer ‘grande’ a España. Es evidente que el PP de Aznar to tenía controles sobre sus cuadros altos o medios.
    Pero observen que Rajoy mal convive con ese PP desde que pierde las elecciones en el 2004 hasta el 2008. Por alli estaban Aceves, Zaplana, Cascos, un andaluz que no me acuerdo como se llama y que eran la viaja guardia de Aznar. En el 2008, después de volver a perder las elecciones, desaloja a la viaja guardia y da entrada a Saez de Santamaría, Cospedal, y demás. Pienso que este PP no tiene nada que ver con el anterior. La estrategia de Rajoy era clara, no puedo denunciar personalmente a los socios anteriores manchados por corrupción, pero no impediré que la Justicia actúe. Será la Justicia quien los pondrá en su sitio. De esta manera espero que el daño al PP sea mínimo, sobrevivir a la vez que limpiar.

    Observen que los jueces han entrado a saco contra el PP, entrada a saco que no han hecho y no van a hacer contra el PSOE. La nueva ministra de Justicia se encargará de manipular, mover, nombrar, ascender y finalmente declarar inocente a todo miembro del PSOE, izquierda progre o nacionalista-independentista . Eso sí, retórica buenista no faltará.

    Señores, tenemos lo que hemos pedido: Que se vaya Rajoy! Pués ya se ha ido y ahora qué?
    Llanto, dolor, sufrimiento y crujir de dientes….

    • Esta narrativa, mucho más fiel a la realidad que la de la derecha iluminada que lleva años poco menos que pidiendo un consejo de guerra a Rajoy (y a Soraya), es precisamente la que tratan de ofuscar en sus tugurios digitales y en las redes sociales, es decir que su iluminación no les ha dado siquiera ni para sacar conclusiones de las dos últimas elecciones (no sondeos), y viven en su burbuja desconectada de la realidad hasta el punto de pensar que Rivera (después de visto lo visto) y sus felisucos son “la solución”. Bien, son la solución a sus fobias, no a los problemas de España, y su repertorio de “argumentos” sólo pueden convencer a otros ilustrados que vibran en fase con sus popes. Pero la gente normal no es tan ilustrada como ellos, y son (y han sido) incapaces de seguir sus chicuelinas para defender lo indefendible.

      ¿Y ahora qué? Pues creo que C’s ya no van a ganar ni en las encuestas, pocos van a ver rentabilidad en financiar a una troupe de peonzas políticas cuya una política clara es dinamitar a Rajoy (y a Soraya) y a “este PP” de “traidores”, “vagos”, “cobardes” y demás memes de la factoría de Ferraz.

      En mi opinión el único camino viable para C’s es 1) desligarse de la derecha ilustrada y sus “intelectuales” (que son cuatro, la mitad de ellos periodistas, que hacen que Ferreras parezca Tom Wolfe), y 2) aceptar una pinza junto con el PSOE para acabar con el PP (en el parlamento) y buscar un espacio político propio razonable y homogéneo. Y mientras, a disfrutar de los sondeos mientras puedan, de sus 32 miserables escaños, y del cadáver de Rajoy (y de Soraya).

  2. Básicamente Rajoy es un cobarde con un ego descomunal, aunque esto del ego es común a la mayoría de políticos. Es cobarde por beneficiar a sus oponentes y despreciar a sus votantes, con el fin de ganar opositores y pensar que ya tenía asegurados los votantes del PP, pero como dijo Churchill, “ha elegido la deshonra y tendrá la guerra”, o sea le han dado un puntapié en su culo sus oponentes y sus votantes. Y por su ego, no dimitirá, y seguirá liderando al PP, hasta acabarlo de hundir.

  3. Un artículo muy interesante, cuyo nivel le da mil patadas a todos aquellos que juegan a ser intelectuales que le abren los ojos a las masas, pero tengo algunas discrepancias.

    Rajoy ha traicionado a sus votantes democristianos, no sólo en temas éticos como el aborto, sino además a los sectores neoliberales, por así decirlo a los anti-keynesianos, o de tendencias minarquistas, es decir, reducir los gastos públicos, los impuestos y el poder de control por parte del gobierno de la economía. En esto último ha sido lo opuesto a las ideas de Aznar sobre el libre mercado.

    Se suele hacer un vergonzosa confusión entre derecha, capitalismo y oligarquía. El libre mercado es todo lo opuesto a los oligopolios y carteles que pactan precios.

    Rajoy ha tolerado que el oligopolio mediático siguiera imponiendo el pensamiento único, perjudicando a los otros canales de televisión con el rollo de la resintonización de las TDT y permitiendo el ilegal reparto de canales a pesar de que va contra las normas de la competencia. Y los medios de comunicación en vez de agradecerle los favores, le han seguido dando caña con una grosería y hostilidad que no tuvieron contra Zapatero.

    Pero si malo es la incompetencia y la corrupción, aún peor es la traición, y Rajoy no ha tenido valor, o no ha querido, enfrentarse a los enemigos de la unidad española. Ha tolerado el anti-hispanismo.

    Da la impresión de que nuestros políticos son simples testaferros que se limitan a cumplir las instrucciones que les dicte una criptocracia o lobby secreto que es el que de verdad parte el bacalao.

  4. “Rajoy ha olvidado que hay un centroderecha más moderno y exigente, que no cree que la moralidad pública tenga que ser un banderín de la socialdemocracia, y que no le teme a la libertad en ningún terreno: para ese público Rajoy ha llegado a constituir una auténtica pesadilla”.

    Así es, Quirós. En los últimos tiempos se ha conducido como un auténtico capo mafioso al que todo se le está permitido y no tiene que rendir cuentas. Si exceptuamos sus notas finales de despedida, el hecho de ausentarse del congreso con esa desfachatez y ese cuajo, dejando a suelto a su portavoz, como si fuera un matón de discoteca, retrata perfectamente el verdadero rostro y talante de Mariano Rajoy Brey.

  5. Este artículo es poco más que una ensalada de opiniones, impresiones, elucubraciones, conjeturas y sospechas. Su consistencia y respeto a la realidad es más que discutible.

    Por no hablar del análisis sociológico que hace de la “derecha clásica” que el autor asocia solapadamente con la caspa, cuando en realidad esa caspa está ahora en C’s (los más “liberales”, o en Vox, los más “conservadores”), y que lo mismo luchan contra el “nacionalismo” (la lucha es contra el secesionismo) como contra “el Islam” (la lucha es contra el terrorismo yihadista, no se puede luchar contra la religión de uno de cada cuatro habitantes actuales del planeta), o contra “los rojos” (la lucha sería si acaso contra el comunismo, residual en España y en el mundo).

    No hay más que ver la línea editorial de los tugurios de Internet desde los que se promociona al odio a Rajoy 24/7/365 (los federicos, centenos y otro manojo de periodistas de trinchera), y se alaba a Rivera o a Abascal. Ahí es dónde está la caspa, y ahí es dónde debe estar, el PP, cómo debería hacer el PSOE, tendría que celebrar esa pérdida de votos porque son de poca calidad, excesivamente minoritarios y con pocas esperanzas de crecimiento (sus mensajes, su filosofía política, su distorsionada visión de la realidad, son absolutamente infumables y por tanto imposibles de vender). Yo, al contrario que el autor, no sé qué piensa Rajoy, pero me atrevo a aventurar que no echa de menos a esa sección de sus votantes y/o se siente confortable que estén diseminados en otros partidos.

    En contraposición a la “derecha clásica” yo la llamo la “derecha iluminada”, es muy heterogénea, hay carcas, meapilas, falangistas, liberales, pseudointelectuales… Pero todos tienen una característica que les une, todos creen que están en posición de la verdad absoluta (e irrenunciable), entre otras cosas porque son incapaces de calibrar su propia ignorancia, sufren de la peor de las ignorancias: desconocen su propia ignorancia, lo que les lleva a pensar que saben todo (incluido lo que piensa Rajoy y el contexto real, no imaginado, que ha rodeado sus decisiones desde el 11 de marzo de 2004), y a analizar el pasado desde el presente sin caer que en el presente se conoce el futuro del pasado pero en el pasado no se conoce el futuro, no sé si me explico. Y alguna gente compra la mercancía. Pero la mayoría no, afortunadamente.

    • Su análisis “sociológico” de la “derecha clásica” contiene todos los tópicos de la “abierta y generosa” izquierda clasica en la que, por supuesto, caben toda suerte de marxistas, progres de salón, acomplejados, radicales, antisitema, guerracivilistas, antimonárquicos, supremacistas, secesionistas…una mezcla heterogénea de “iluminados” que se apuntan a un bombardeo con tal de combatir los postulados y frentes abiertos de la derecha, aunque ellos se contradigan y los practiquen a diario sin ningún rubor.
      Por lo general, aunque defiendan diversas y variopintas causas, comparten los mantras más casposos al definir a la derecha, dirigirse a ella y combatirla. Cualquier idea o crítica que rebata su línea de pensamiento es clalificada automáticamente con las palabras mágicas de: “casposa” o “fascista”.

      En realidad, les ocurre un poco como la “derecha clasica” o conservadora que encarna Rajoy y que describe el articulista. Se han quedado atascados en otra época y en otro tiempo. Se rigen por normas y principios obsoletos, ajenos a la realidad y dentro de su prepotencia e ignorancia, piensan torpemente que el electorado sigue siendo dócil, manejable, manipulable y que al igual que ellos, no ha evolucionado. Por ello, tropiezan, se dan de cabezazos contra la pared e insisten en el error de negar la realidad, de no predicar con el ejemplo y de pensar que el electorado se va a sentir obligado y le va a seguir comprando la defectuosa mercancía, sin ni siquiera examinarla.

      Y usted dirá que obras son amores y no buenas razones, ¿verdad? pues bien, fíjese en la mercancía que acaban de comprar a Sánchez, todos los grupos de izquierda y nacionalistas: “cambiar a un gobierno de Rajoy por otro progresista de Sánchez”. Por lo visto, ayer, todos se las daban muy felices por haberse librado de Rajoy. (Confieso que yo también me sentí aliviada) Incluso coreaban la consigna en el Congreso de: “Sí se puede”. Y en realidad, esa es la única satisfacción que van a obtener, librarse de Rajoy y cambiarlo por otro. Un presidente como Sánchez, atado a Rajoy, que no podrá variar un milímetro la hoja de ruta prevista y cuya única diferencia o terapia de consuelo, con su predecesor va a ser: “una actitud más abierta y dialogante con todos los actores políticos y sociales”. Ya sabe, otro de los mantras habituales de la izquierda más clasica, que pese a su demostrada falsedad e ineficacia, sigue calando con la misma facilidad en los sectores más inmaduros de izquierda, como si fuera una verdad revelada.

      • La izquierda a la que representa Sánchez (porque le interesa, Sánchez hubiera sido capaz de representar a cualquier corriente si eso le garantiza el poder) es a aquella que considera que el PSOE tiene que ser el hogar de los muchachos de Podemos que vayan creciendo y cayéndose del caballo. Y creo que es una estrategia inteligente (i.e. no suya), y le va a funcionar, veremos en las próximas elecciones.

        Dudo que Rajoy represente a una derecha clásica puramente conservadora, el PP recibió muchos votos prestados tras las calamidades y vergüenzas del Zapaterato, como por ejemplo el mío que nunca había votado al PP en unas generales. Además el PP representa a una derecha que ha sido estigmatizada (“los fachas”) injustamente desde las épocas de Felipe González, y sangrantemente desde que Zapatero llegó a Ferraz, 4 años antes de que llegara a la Moncloa chapoteando en la sangre del 11M. Creo que el PP cubre un espacio demográfico que necesitaba gobernar una larga temporada, tres legislaturas (~ una generación) que es lo menos que hace falta para dejar una impronta duradera tal como la que dejó González entre 1982 y 1996 (es decir, un país progre hasta la médula). Pero se ha encontrado con tres problemas muy difíciles de resolver:

        – Una crisis económica monumental agravada por la estulticia del PSOE que le obligó a establecer prioridades en su política.

        – Otra marrullería más del PSOE para llegar al poder aprovechando la mínima rendija disponible, prescindiendo de la ética, abusando de la propaganda y obviando cualquier consideración de Estado.

        – Una derecha iluminada, representada por el aznarismo pero con macabras ramificaciones, que se ha dedicado a torpedear todas las acciones de gobierno en una crítica constante a Rajoy (y a Soraya), y fomentando un odio hacia al personaje esféricamente irracional. Lo más gracioso es que todavía no se han percatado de que no han sido más que los tontos útiles del PSOE, aunque no hay más que ver sus reacciones para sospechar que ya se han dado cuenta de que les han robado la merienda, han sido vapuleados en las urnas dos veces, y que sin Rajoy… ¿a quién van a lanzar sus dentelladas?. No les arriendo las ganancias, posiblemente ya ni siquiera en las encuestas.

        • Siento decirle, que viví los 14 años de “Felipato”. Toda su demogia en la oposición mudó en cuanto alcanzó el poder. Un gobierno con una política economica escorada hacia el capitalismo financiero y especulativo. Era el partido “socialdemócrata” con la política más derechista. Imitó las políticas de Reagan. Intereses muy altos, revalorización artificial de la Pta. Entonces los empresarios se dan cuenta, que es más interesante vender sus fábricas y meter el dinero en cuentas superremuneradas, que dan más beneficios. Fue la política económica practicada por el ministro de economía argtentino de la dictadura militar Martínez de Hoz. Al principio hay una bonanza económica, mientras las empresas locales dejan de ser competitivas y se van vendiendo. Cuando te quedas sin nada, sobreviene la crisis. Como le pasó a España con los fastos del 92. Los juegos olímpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla. Una ruina total y completa. Vinieron tres devaluciones seguidas de la moneda, gracias a Soros especialista en especular contra las monedas por aquella época, ese “filántropo”, que ahora financia a la “izquierda” hispanofoba.

          • No sé porque lo siente, no veo contradicción alguna entre lo que escribe y lo que digo, yo también viví el Felipismo, concretamente la versión madrileña de Tierno Galván (los emborrachamos y los drogamos y ancha es Castilla… a ver quién le pone un pero a eso) 😉

            No era raro en esa época oír ¡Vivas! a ETA cada vez que se cargaban a un militar o a un guardia civil o un juez… La derecha iluminada piensa que la culpa es de Rajoy (rondando entonces los 30 años, ya llevaba varios años en el parlamento gallego para que ahora venga un enterado a decirle que “desconoce el sistema parlamentario de nuestro sistema político”, hay que tenerlos cuadrados), y de Soraya (14 años, empezando el BUP).

            Por tanto no, la derecha iluminada simplemente extrae piezas de los puzzles históricos, y luego los reordena a su gusto para que encajen en su narrativa (que Rajoy es el demonio, en este contexto), y como son “super-listos” y “super-leídos”, alguna gente se cree que su rebuznos son dogma de fe. No lo son, no son más que una opinión, ridículamente sesgada, y sin más sustancia que sus referencias pseudo-eruditas que solamente engañan a los analfabetos.

            En resumen, no es que Rajoy no merezca críticas (¿quién no las merece aparte de Rivera y Abascal que son súper-españoles?), es que no merecía y no merece un linchamiento continuo, sin más argumentos que los memes reciclados de Ferraz, por una gente que ha sido cómplice principal de meternos a un retardado en la Moncloa, tras fracasar en un igual de patético intento en 2016 (sí, me refiero al pacto de progreso reformista del PSOE y C’s).

            En el pecado llevan la penitencia. Y son tan listos que ni se han dado cuenta, o le echan la culpa a Rajoy (y a Soraya), para variar.

        • “Una derecha iluminada, representada por el aznarismo pero con macabras ramificaciones, que se ha dedicado a torpedear todas las acciones de gobierno en una crítica constante a Rajoy (y a Soraya), y fomentando un odio hacia al personaje esféricamente irracional”

          Claro, ahora va a resultar que teníamos a un “gran estadista” delante de nuestras narices y la “derecha iluminada” que usted refiere lo ha echado a perder injustamente con su linchamiento continuo. En sus notas finales de despedida como presidente de gobierno dijo que había dejado una España mejor de lo que la había encontrado, como si ese supuesto crecimiento de la economía al 3% obedeciera únicamente a las “reformas” y “bondades” de la coyuntura mariana; como si no bastara echar la mirada alrededor, sin demasiado análisis, para comprobar que ha el pais está hecho unos zorros, que su torpe, chapucera y miserable gestión del conflicto en Cataluña ha escalado y alcanzado cuotas inimaginables bajo otros gobiernos y otros mandatos. Como si toda esa caña mediática, además de venir de la izquierda, no hubiera sido promovida y auspiciada también desde sus propias filas y más concretamente de la misma pícara que dejó reposar su bolso en el escaño vacío del presidente cobarde, cacique y fantasmón, para llamar la atención sobre su ausencia. En fin que, para ganarse la antipatía de todos los españoles en la valoración de las encuestas y ganarse el desprecio de toda la cámara ha hecho bastantes más méritos de los que usted está dispuesto a reconocer y admitir. Pero si le consuela creer que habernos librado de un presidente tan “insigne” por la “campaña de desacreditación” ejercida por la “derecha iluminada”, no seré yo quien le distraíga de sus reflexiones.

          • Nope, la derecha iluminada no ha echado a perder absolutamente nada, la derecha iluminada ha sido electoralmente humillada repetidamente por Rajoy y por Soraya (i.e. por los españoles), dos veces seguidas, y a peor, sólo ha sido capaz de ganar sondeos electorales ad-hoc, y encima ha recibido la estocada final por su socio en el pacto de progreso-reformista de 2016. Unos artistas.

            Lo que creo que pasará es que esa derecha (legítimamente desencantada) que recaló en C’s (o en la abstención) terminará en Vox o en algo similar que se plantee para las próximas elecciones, y mientras C’s podría ocupar un espacio que no ha existido nunca en España (quizá UPyD) pero que tiene un mercado demográfico viable, consistente, homogéneo y posiblemente con perspectivas de ser un partido de gobierno (me refiero al socioliberalismo).

            A mi juicio, esa derecha iluminada, que lo sabe todo pero que a día de hoy ni siquiera parece que sea consciente de su papel de tontos útiles en el sainete (es decir un papel no principal como usted sugiere que yo pienso, sino cómplice, instrumental), que en definitiva es el primer paso para superar el trauma, seguirá colgada de la brocha maldiciendo al demoníaco Rajoy y a la malvada Soraya.

            En cualquier caso yo sigo pensando que una derecha fraccionada sólo es bueno para la izquierda, y la izquierda en este país ha sido crecientemente peligrosa, sectaria y patética. Una previsible unión de PSOE y Podemos, con la colaboración “reformista” esporádica de C’s, llevará a la derecha mayoritaria (la no militante, pragmática, no iluminada, centrista…) a un ostracismo parlamentario y por tanto legislativo que hará definitivamente crónico el doble estándar que se ha aplicado a la derecha (a toda la derecha) española durante los últimos 40 años. El sueño húmedo del PSOE. Disfrutad del cadáver.

  6. Hay serios motivos para estar preocupados … o para echar unas risas:
    “Javier Bardem, Penélope Cruz y Víctor Manuel, “contentos” tras la moción de Pedro Sánchez”
    “El actor Javier Bardem, que acudió al evento junto a su mujer, Penélope Cruz, se declaró satisfecho: “Estoy contento en el sentido que ha habido un proceso puramente democrático en ese hemiciclo donde el partido financiado ilegalmente y corrupto hasta las cejas ha tenido que sufrir la moción de vergüenza”.”
    https://www.libertaddigital.com/chic/corazon/2018-06-01/javier-bardem-penelope-cruz-y-victor-manuel-contentos-tras-la-mocion-de-pedro-sanchez-1276619782/

    • ¿Por ventura la televisión PPera (TVE) informó algo de los ERE andaluces o de la corrupción “en el cortijo”? Mariano tan “bondadoso” les cambió a esa coñazo de juez Alaya y colocó a otra “mas moldeable”.

  7. Rajoy ha cumplido, ha allanado el camino del golpe de estado que el pollo sin cabeza va a terminar. Como ha dicho la Robles, ahora van a continuar con el legado de Zapatero, como ha hecho Rajoy. No olvidar que ese legado comenzó con el 11 M.

  8. Queria decir, y ahora si, desconociendo todo lo que dice el autor.
    Para terminar con una que dicen era unas de las canciones preferidas de Picasso y padrino de Miguel Bosé e intimo amigo de su padre que dicen que era rojo como el capitán Rojo y nunca pudo venir a España, aunque lo desmiente Dalí que tampoco era comunista.

    https://m.youtube.com/watch?v=rNDkyEB0HEg

    • Salvador Dalí fue franquista hasta la médula. Él conoció de primera mano la “democracia” republicana del 31. Amigo del “mártir” de la izquierda García Lorca, otro conservador. Su muerte se explica más desde el odio a sus tendencias sexuales, que por su ideología. El otro bando tampoco se destacaba por su amor a lo “LGBTI”.
      Recuerdo haber leído en pleno régimen del general una declaraciones suyas en un periódico. De modo directo y sin esa impostación exéntrica, que cultivó. “Este régimen es una porquería. Pero si hubieran ganado los otros, hubiera sido mucho peor”. Palabras más o menos textuales publicadas en un periódico español. Pasó la censura.

  9. Estos prohombres minúsculos de la nación tenian que tener unas encuestas tan exhaustivas por comarcas, regiones, autonomías o lo que fuera que debían dar como primera fuerza polítca a Ciudadanos y la segunda a VOX. Por eso han escenificado, no hay mas que ver la escenificación de la SectaTV, todos los dias la conecto dos minutos y ya se el plan del estado de partidos. No se ha desviado ni un milimetro de lo planificado desde junio de 2017.

    • Mi idea coincide exactamente con la suya.

      Esto está orquestado desde mas arriba porque el tinglado se les iba de las manos. No era posible embridar mas al votante de derechas via PP, Ciudadanos + VOX (haciendo el ejercicio utopico de considerar a Ciudadanos de Derechas se peodian llevar por delante 200 escaños o mas.. y por mucho que se intentara maquillar manipulando recuentos la cosa se ponía muy cruda.

      Daba igual que fuera por Gurtel o porque se tiñera la barba o no.. el caso es que había perdido el control de los suyos y si los rojos sumaban tocaba darles el poder a los rojos para que continuaran el plan del Zapatero II.

      Rajoy está cabreado porque ya no es/era útil para los que mandan, preocupados en que el lanar la líe tirando por la calle de enmedio o mas bien de la dercha, muy a la derecha.

      Un cordial saludo

    • No espero grandes resultados a VOX. Porque si con Mariano era imposible, ahora no creo que les den cancha alguna. El PESEBRE no se anda con remilgos. harán una “limpieza” profunda en TVE y los canales del duopolio se “alinearán” con el “periquismo”. Cosa que es bastante simple. Ferreras hoy en “La Secta” es un mercenario, como todos. La incógnita es que hará el grupo PRISA en trance de desmantelamiento y la jubilación de Janli. Pero la SER es la cadena radiofónica con más postes emisores en toda España. Prácticamente cobertura 100%, Cosa que COPE u Onda Cero no tienen. Ahora con los smarphones y el 4G, cualquier emisora puede tener una buena cobertura viajando en coche.
      Atención Marruecos advierte, que hay 80.000 ilegales dispuestos a dar el salto del estrecho o las islas Canarias. Más lo que han llegado el año pasado y el anterior, más el incremento espectacular de este año, puede poner en dificultades económicas a España. Sencillamente no hay “renta de inserción” ni “reagrupaciones familiares” con sanidad plena y gratuita más escolarización, que lo resista. Sobre todo cuando la prevista financiación del BCE se corte este año.

  10. Rajoy sabía lo que iba a suceder varios días antes. No hay más que observar su cara. No era la sentencia de la gurtel, era que le habian comunicado que se acababa el tiempo del autogolpe de estado y su electorado le impedia culminar lo planificado, por lo que tendría que dejar paso a Sánchez, no hay más que ver a Monedero CNI, escenificar ante los periodistas con Soraya. Seamos serios. ¿Qué pinta Monedero si se retiró de la política porque a él eso no le gusta, lo de escenificar, que no sabe y se le ve el plumero. Monedero no se alejó de Podemos por las cuentas de Venezuela sino para no ser investigado por los periodistas. Si a estas alturas no sabemos esto es mejor no hacer análisis de ningún tipo.

    • Si. Esa teoría es verosímil. Yo mismo la he comentado en la línea que Ud. va. Hay en “Dolça Catalunya” un video demoledor sobre una reunión de Pedro Sánchez sin permiso de la ejecutiva con ERC, PDCAT y ERC, donde Santiago Vidal el juez que redactó “la constitución” de Cataluña cuenta de lo que se habló. El último acto de Mariano fue derogar él mismo el artículo “0,155”. Le ahorró a Pedro Sánchez ese trámite. ¿Le condecorará Perico con el “lazo de Isabel La Católica”? como hizo Mariano con ZP. Pensionado por supuesto.

  11. Creo que siendo cierto todo lo que dice, no es algo novedoso. Realmente Felipe pensaba y sentía lo mismo que Rajoy. La diferencia que existe en estos momentos es que ninguno de estos prácticos políticos ayudados de sus analistas y politólogos particulares habian tocado la nación.
    En la constitución española se habla de la nación y aunque describe la vestimenta más al gusto de los constituyentes ninguno de ellos intentan meterle mano de manera descarada. Por alguna razón que desconocemos, corrupción, interés europeo, clanes, lobbies o simplemente un exceso de comfianza en el latrocinio institucional les ha nublado el sentido, y las bajas pasiones han intentado violar a la nación por haberla vestido con minifalda, y la familia gitana ha sacado la cheira del
    bolsillo. Poco más, están en un problema y gordo. Las naciones no pasan de moda ni tienen ideología, algo que parecen desconocer los que sin saberlo nos llevan al conflicto por vivir más tranquilos, y ahora si desoreciando todo lo que describe el autor.
    Las naciones tienen conciencia y pobre del que la toque. En eso están ahora, pobres ingenuos, no saben donde se han metido los listillos de la tierra española.

Comments are closed.