Tras observar las masas congregadas en Madrid, Greta Thunberg jalea el éxito del llamamiento a que el pueblo escuche su mensaje: “500.000 personas marcharon en Madrid anoche. ¡Es el comienzo del cambio! El mundo despierta lentamente ante la crisis climática y medioambiental. Pronto, las personas al poder no podrán seguir ignorando la ciencia”. No sé si Greta tenía el ceño fruncido al teclear su móvil, pero imagino que habrá llegado a esa cifra redonda por ciencia infusa, la misma a la que apela en su triunfante tuit. La Policía cifró el número de asistentes a la manifestación en 10.000, y el diario El País, el mismo que rebajaba, severísimo, el conteo de las manifestaciones contra Rodríguez Zapatero, ve crecidas las masas madrileñas hasta las 20.000 almas.

No está mal, teniendo en cuenta que una buena parte de los 6,3 millones de desplazamientos por el puente los han protagonizado los madrileños, que han huido de la capital quemando hidrocarburos. Le han dejado un paisaje de Madrid que no es el de la bulliciosa ciudad capitalista contra la que luchó Carmena, sino que se asemeja más de lo que acostumbra a Pyongyang, campeona en la lucha contra el cambio climático.

El lenguaje de Greta es apocalíptico. Habla de un fin inmediato de la vida sobre la tierra. Y establece un vínculo entre culpa, penitencia y redención que, como es fácil de entender, es un esquema mental propio del cristianismo y del ecologismo. La relación entre la religión ecologista y la cristiana es la misma que la que hay entre ésta y el gnosticismo: su concepción del mundo se parece lo suficiente como para permitir una ósmosis entre ambas, aunque sean fundamentalmente diferentes. Por eso hay gente que se confunde, como Bergoglio, que adopta la filosofía de la Pachamama, disfrazado de Papa. Él ve en las noticias alarmistas “señales de alarma que nos manda la creación”, trasunto de la Tierra.

El vacío que deja en Occidente el cristianismo ha sido colonizado por otras profesiones de fe. Por eso Greta es una profeta. Por eso puede hablar con esa gravedad de asuntos que desconoce por completo

Si el ecologismo se parece, por un lado, a la gnosis, por otro tiene un elemento que lo vincula con otra religión coetánea de la muerte de Dios: el marxismo. Ambas hablan en nombre de la ciencia, como muestra de su odio inextinguible hacia ella. La ciencia del cambio climático no es la ciencia del clima, es el nombre que recibe la denominación ecologista de mayor impacto. Y, por supuesto, nada tiene que ver con la ciencia.

Hay un motivo para todo esto, y es el engaño de que podríamos deshacernos de la etiología religiosa por la decisión de unos cuantos descreídos de la Ilustración, que podríamos dejar atrás decenas de miles de años de pensamiento religioso como quien se quita un albornoz. No es así. Y el vacío que deja en Occidente el cristianismo ha sido colonizado por otras profesiones de fe. Por eso Greta es una profeta. Por eso puede hablar con esa gravedad de asuntos que desconoce por completo.

Es necesario entender todo ello no sólo para comprender por qué le hacemos caso a una iletrada en un asunto de una complejidad intelectualmente detestable, sino para entender, también, cómo se benefician el poder y otros intereses de este marco entre religioso, ideológico y político.

En el esquema del pecado, nosotros somos los culpables, y buscamos la redención fuera de nosotros: en el poder que nos corrige y nos guía con duro y benevolente cayado, cuyos zarandeos en forma de regulaciones e impuestos son por un lado el camino hacia la salvación, y por otro el sacrificio y la penitencia que expiará nuestro pecado y nos conducirá a la salvación. Conocemos esos conceptos porque llevamos siglos imbuidos en ellos; no tenemos ni que nombrarlos. Mejor, de hecho, no hacerlo. Aunque, como en el caso de la palabra “sacrificio” (acto sagrado), hemos olvidado por completo su significado.

¿Quién se beneficia de esta nueva fe? El poder. El poder es el que asume esta nueva religión que, como tantas veces ha pasado, sanciona y legitima su ejercicio. Y le otorga un sentido a los sacrificios, dicho en el sentido más pagano del término, que nos esperan.

Puede que esto no se entienda en un principio, pero es sólo porque, como ocurre con la forma de comunicación política más moderna, el discurso no tiene pretensión alguna de adecuarse a la realidad; sólo de producir ciertos efectos políticos. Greta dice que ella ha sido “ignorada” por los líderes políticos, los mismos que se pelean por ofrecerle un púlpito. “Están intentando desesperadamente silenciarme”, dice la persona que tiene más titulares en todo el mundo.

Al igual que la ciencia del cambio climático no es ciencia, tampoco el cambio climático es realmente lo importante. En la reunión que ha tenido lugar en Madrid, no han participado tres países (China, los Estados Unidos e India) en los que, por ese orden y en conjunto, se generan más de la mitad de las emisiones de CO2 de origen humano del planeta. Y verdaderamente no importa, porque los grandes temas de este congreso han sido otros.

Patricia Espinosa, directora del área del clima de Naciones Unidas, ha dicho que “si tienes un problema de desigualdad, el efecto del cambio climático profundizará ese problema”, y que lo mismo ocurrirá con la pobreza. También con el hambre, y muchos mensajes apuntan a que el cambio climático supone una pérdida de vidas. Nadie ha albergado la idea de que el CO2 es alimento de las plantas, y que la FAO muestra cómo el hambre está remitiendo en el mundo.

Otro de ellos es el colonialismo. La crisis climática, ¿qué digo?, la emergencia climática se debe a que el colonialismo ha impuesto un mundo desigual en el que unos emiten gases de efecto invernadero y otros no. No sé cómo encajarán esto con el hecho de que China e India sean el primer y tercer emisor de CO2 del mundo. Los jóvenes, o el feminismo, son otros de los grandes temas del COP25 de Madrid. Y, por supuesto, todo dentro de un contexto de lucha contra el capitalismo, y una llamada sin descanso a que actúen los poderes públicos. Es aún pronto para adorarlos como a dioses, pero gracias a Greta puede que lo hagamos en el curso de nuestra vida.

Foto: Andrew Gustar


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

7 COMENTARIOS

  1. Las revoluciones de colores, el calentamiento global, las leyes de género, la inmigración masiva… Cuando los medios cogen una linde…
    Luego están las redes y su fatua contrarrevolución virtual.

    Algo está cambiando no hay duda, pero a mí solo me llama la atención una cosa, la imbecilidad masiva de los medios. Tanta estupidez concentrada en los medios de comunicación de occidente no puede ser casual.

    Yo no sé si merece la pena hacer el más mínimo caso a las noticias cotidianas que desprenden un tufo a cocina precocinada más fuerte que la chimenea de un Burguer.

    Parecemos truchas pescadas con mosca. Nos pasan una mosca volandera por las narices mordemos el anzuelo y a la cesta. Ver, escuchar o leer los medios audiovisuales es adentrarse en una nasa para besugos de la que no hay escapatoria ¿O si?

    Hoy parece que un hijo de la Madre Tierra se ha cabreado con Greta y el Papa en Nueva Zelanda y se ha puesto a escupir CO2 por su boca sulfurosa. No quiero ni imaginar lo que estará llamando a Greta y al Papa por meterse con su madre. Una madre que ha sacado a tantos volcanes adelante y ahora viene una niña pija a decirle que es una mala madre.

    El asunto viene de atrás, érase una vez un tal Big Bang que vivía muy, muy lejos. Un físico paralítico se fue a buscar a Dios para preguntarle dónde estaba la casa de Big Bang, pero Dios, hombre prudente, no quiso darle las señas de su casa no fuera a ser que le importunara con su visita. No le busques, Big Bang vendrá a ti.

    Y así fue, estupidez se plegó sobre sí y todos los tontos del mundo se hermanaron llenos de bucólica gilipollez.

    Yo amo a Laura y al calentamiento global que me hermana con la humanidad. Amo también a la difunta Social Democracia que nos educó en la paz para que las revoluciones se hicieran sin sangre y solo nos costara derramar estupidez.

    No se que saldrá de todo esto, pero elegir la mujer de tu vida, país de residencia, régimen fiscal y peluquero masculino es más difícil y requiere más valor que conectar el televisor.

    • Pero es lo propio de la Madre Tierra manifestar sus sulfurosas flatulencias donde le pete. Y no faltarán quienes consideren que terremotos y erupciones son manifestaciones de cabreo por no hacer suficiente caso a la Grieta telúrica… Es que hay muchos que no se han apuntado a esta vieja fe del neolítico ni con la adolescente y novísima locuela.

    • «pero a mí solo me llama la atención una cosa, la imbecilidad masiva de los medios. Tanta estupidez concentrada en los medios de comunicación de occidente no puede ser casual.

      Yo no sé si merece la pena hacer el más mínimo caso a las noticias cotidianas que desprenden un tufo a cocina precocinada más fuerte que la chimenea de un Burguer»

      Nada es casual todo tiene una causa y la imbecilidad de los medios Henry no es casual. «Tufo a cocina precocinada», sin duda

      Mejor no hacer demasiado caso a todo esto, más nos vale prestar atención a lo que no dicen que ahí radica la verdadera esencia de todo.

      En el tema de Greta es curioso, da lo mismo tener la tele con volumen que sin él, su mensaje es el mismo, es un objeto que ponen en su boca palabras que no dice , la gente la mira y sigue extasiada. El mensaje no es de ella. De hecho no tiene discurso, está vacío, lo poco que habla son palabras repetitivas pero ya se encargan los medios de montar un discurso que no ha existido. El fenómeno es curioso de un hola de Greta escriben una tesis.
      Tremendo

  2. Creo haber leido de todo sobre esta chica.

    Para mi lo más relevante no es esta chica o lo que dice, lo más relevante es el uso que ‘alguien’ está haciendo de ella. Considera que una chica que con 16 años y asperger que con dificultad entenderá lo que lee, es el mejor actor para crear un estado emocional ante los ciudadanos.

    Entiendo que esta chica ni sabe lo que es el CO2, ni sabe dónde y porqué se produce, ni sabe que nos pasaria si el CO2 desapareciera de pronto, ni sabe la relación del CO2 con el metano o el óxido nítrico, ni sabe la contribución del CO2 a mantener el nivel de vida que lleva, ni sabe lo que debería estar aprendiendo en la escuela y no hace. Sin embargo, es el icono ideal para los que siendo incapaces argumentar racionalmente contra el CO2 tienen que acudir a crear emociones, histerismos, fin del mundo para hacer avanzar su agenda. Agenda que ha secuestrado la izquierda-progre y que lejos de argumentar racionalmente ha decidido olvidarse de la razón y tirar de emociones. La verdad es que a esa izquierda el clima se la ‘bufa’, lo que desea vehementemente es el poder como sea y a cualquier precio.

    Y quien hay detrás de todo este entramado emotivo-místico-religioso? No lo sé pero sospecho. En la práctica, van buscando un cambio en la economía global. En los paises ricos piensan sustituir los líderes económicos actuales por otros, que a nadie debe extrañar saldrán del grupo de amigos y conocidos de la izquierda-progre. En los paises pobres no piensan hacer nada, que les den. Hay que ser ecológicos medio-ambiente-friendly.

    Y quien hace fuerza para que eso ocurra? Para eso sigamos un poco las andanza de esta chica con asperger.
    De protestar en la puerta del parlamento sueco junto con otros adolescentes, fué elegida para dirigirse (leer un documento que alguein le habia escrito) a ese parlamento. No sé muy bien quién la invitó.
    El revuelo mediático que creo, impulsó a otros parlamentos a invitarla sin que necesitara manifestarse a sus puertas. Habló del apocalipsis medioambiental (discurso preparado al efecto) en el parlamento de Reino Unido. Discurso similar ha hecho en otros parlamentos europeos.

    El secretario de la ONU, Guterres, la invitó a un acto paralelo para decirle a los políticos, con un discurso adecuadamente preparado para el acto, ‘como os atreveis a hablar y hablar y no hacer nada mientras el mundo su muere’. El objetivo era arrinconar a los paises allí representados para imponer objetivos concretos sobre emisiones. Lo cierto es que muchos paises dieron compromisos. Creo recordar que Alemania ha comprometido 0 emisiones de CO2 en 2050. Hasta 77 países se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero neto para 2050, mientras que 70 países anunciaron que aumentarán la ambición de sus planes de acción nacionales para 2020 o han comenzado el proceso para hacerlo.

    Resulta que los paises que mas CO2 producen son: China (28%), USA (15%), India (7%). Estos tres paises emiten juntos el 50%. Les sigue Rusia(5%), Japón(3%) y Alemania (2%). Los demas paises estan por el 1% o menos. España emite menos del 1%.

    China, USA e India, los mayores contribuyentes, no se comprometen a nada. China es un caso curioso, mientras internamente no va a hacer nada más allá del uso de la retórica, apuesta fuertemente para que los demás dejen de usar combustible fósil . Espera controlar el mercado mundial de las baterias, tecnología necesaria y habilitante para el despliegue del coche eléctrico.

    Supongamos que España en un momento de arrebato decide eliminar sus emisiones de CO2( menos del 1% mundial) y que ni China, USa o India hacen nada. Comprenderán que habremos hecho algo estúpido. Y aquí es donde esas fuerzas impulsoras del clima necesitan a una adolescente con asperger para movilizar a las masas. Aunque su movilización, además de no servir para nada, es contraria a sus intereses.

    Esto es solo un pequeño apunte de los intereses y las fuerzas que hay detrás del cambio climático, que no es más que el intento de cambiar el liderazgo económico mundial por uno próximo a la izquierda-progre.

    Y aquí es donde llegamos al núcleo del asunto. Se trata de utilizar presupuestos ideológicos para alcanzar y disfrutar del poder. Presupuestos que no dudan en utilizar lo irracional, lo emotivo con tal de conseguir sus objetivos. De ahí su peligrosidad y la necesidad de desenmascaralos por el bien de nuestra libertad y nuestro futuro.

    • Otro aspecto interesante de la adolescente sueca es la difusión que alcanzan sus mensajes. Los medios se encargan de presentar ‘el mensaje de Greta’ como el mensaje de toda la juventud del mundo. Estamos ante un intento de manipulación global basado no en la razón y sus argumentos, si no en la emoción. Detrás de este proceso parece dibujarse una fuerza global que pretende imponer su agenda. Fuerza global que no actúa a la luz pública, más bien es oculta y alejada de los focos.

      Parece que se está gestado un supra-poder que tiene por objetivo controlar la sociedad, a la vez que a los poderes locales. El político que quiere triunfar debe ser sumiso a ese supra-poder y abrazar con adhesión ‘inquebrantable’ sus propuestas. Aquí la izquierda-progre es gran aventajada presentando sumisión. La derecha-pija parece que ni se entera de qué va la cosa y es incapaz de elaborar un programa coherente y sensato que le haga frente. Trump, el Brexit, o Orban son manifestaciones diversas de esa parte de la sociedad que prefiere cualquier cosa a los enviados por esos poderes globales. Con el Brexit se pretende retomar la soberanía plena sobre los intereses de UK. Trump pretende anteponer los intereses de USA a la de esos poderes globales. A Orban no le gusta Soros.

      Ese supra-poder sabe que no dispondrá del soberanía política, si no controla la soberanía económica. Y en ello está. Detrás de Greta tenemos poderosos intereses que manipulan el lado emocional para hacer avanzar sus intereses. Quien de forma bien intencionada o inocente se presta al juego de Greta está poniendo su futuro en riesgo. Y en ese futuro va incluida su libertad.

      Actualmente, hay una fuerza poderosa actuando que trata de desdibujar los estados nacionales y su ámbito de soberanía, a la vez que controla vía código moral la conducta de los ciudadanos. Todo oculto y muy peligroso…

  3. Pues es importante que la gente se dé cuenta de que todos los disparates dicursivos a cuenta del incontrolable clima son la esencia superticiosa de religiones precristianas. Esas supersticiones son en buena parte animistas y eso es muy peligroso para la paz social, pues del animismo al descuartizamiento del otro va un corto paso.

Comments are closed.