La existencia de una meritocracia que se perpetúa a sí misma es una característica que se reproduce en numerosas democracias. Sobre este peligroso fenómeno ya alertaron reputados analistas, politólogos y sociólogos, como Robert Putnam, Charles Murray, Bill Bishop, Angelo Codevilla, Joel Kotkin, Leonard E. Read, Robert H. Frank o Daniel Bell, por citar sólo algunos. Por lo tanto, no hablamos de una teoría peregrina ni descabellada.

Con el paso del tiempo, la selección de la élite gobernante no se realizaría teniendo en cuenta al conjunto de la sociedad, sino que se restringiría a un grupo cada vez más reducido y hermético, cuya principal característica sería la relación de parentesco. Esto supone en buena medida un regreso al viejo orden de la sociedad estamental, que es precisamente lo que el sistema meritocrático de las democracias pretendía sustituir…………[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

La “democracia estamental” o el regreso de los linajes

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 1.000 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: análisis especiales, que no encontrarás en ningún otro medio, y Podcast exclusivos. 

En nuestra comunidad de mecenas encontrarás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que la política y los partidos han arrasado.

Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco, juntos haremos mucho.

Muchas gracias.

Foto: Paweł Furman