Actualmente, la Ley de Reproducción Asistida vigente en España considera nulos los contratos de gestación subrogada (GS), por lo que esta práctica es ilegal en España, aunque muchas parejas acudan a países extranjeros que sí permiten esta forma de maternidad. El Comité de Bioética de España, por ello, se ha pronunciado en contra, e insta a prohibir esta posibilidad a nivel internacional. En el panorama político español solo Ciudadanos ha registrado una proposición de ley reguladora del derecho a la gestación por subrogación. Ciudadanos presentó una normativa extensa, garantista, en principio guiada por el altruismo y no por la intención comercial.

Las reacciones en el arco político no han tardado en aparecer y no se alinean para nada en lo que tradicionalmente se entiende por izquierda o derecha. Por un lado vemos una extraña confluencia entre conservadores y feministas, por parecidos motivos como la denuncia de la mercantilización de la vida o del cuerpo de la mujer. Y por otro, observamos en la izquierda una guerra intestina entre gays y feministas por este tema que parecen haber ganado, de momento, los feministas. Finalmente, Podemos y PSOE han terminado tomando postura en contra de la GS.

El argumento es el mismo que el usado para la legalización de la prostitución: que el cuerpo es propiedad privada

En el otro extremo, además de Ciudadanos, estarían los partidarios de la legalización o la más radical despenalización y comercialización: tenemos al corporativismo médico que harían negocio con el nuevo producto o servicio (Sociedad Española de Fertilidad), y sus clientes (Son nuestros hijos, Asociación por la Gestación Subrogada en España), al lobby gay en su mayoría, el Partido Libertario y grupos o activistas de esta corriente ideológica liberal-libertaria como Juan Ramón Rallo. Aquí el argumento es el mismo que el usado para la legalización de la prostitución: que el cuerpo es propiedad privada y que las mujeres adultas, fértiles y en plenas facultades, tienen derecho y la libertad de firmar los contratos de prestación de servicios o productos derivados de su cuerpo que consideren.

La gestación subrogada: intervencionista y antiliberal

¿Quién de todos ellos tiene razón?

Lo primero que hay que tener claro es que no existe un supuesto derecho positivo a tener familia. Tener hijos es una capacidad que algunas personas tienen y otras, por la razón que sea, no. Tenemos derecho negativo a que nadie nos impida ejercer esta capacidad reproductiva, a que nadie nos impida reconocer los hijos engendrados o recibidos legalmente en adopción, pero no tenemos el derecho positivo a tener un hijo por cualquier medio.

No existe un derecho positivo a la adopción, sino un derecho del niño desamparado a poder ser adoptado

Un hijo no puede comprarse, del mismo modo que no existe un derecho positivo a la adopción, sino un derecho del niño desamparado a poder ser adoptado, que es algo diferente. Los niños no son mascotas o esclavos que puedan comprarse o poseerse, no son objetos. Son sujetos de derecho igual que el adulto. Es inmoral transferir a un niño inocente el sufrimiento causado por la inmadurez, el narcisismo y el egoísmo de los adolescentes eternos de nuestra sociedad: varones homosexuales que no asumen del todo su orientación y creen que ser padres es como comprarse un caniche. O mujeres que postergaron la maternidad en sus años más fértiles y con cuarenta años se encuentran con problemas para concebir, o aquellas que viven de su imagen o físico y no quieren deformar su cuerpo con un embarazo.

No es cierto que la GS sea completamente altruista aun cuando la mujer gestante se niegue a recibir un solo euro, incluso por resarcimiento de gastos médicos básicos. Todo el tratamiento supone servicios médicos prestados que se cobran y son pagados. Hay una parte interesada que se lucra con toda esta cuestión, que es la de las clínicas, los intermediarios comerciales y su personal médico-sanitario.

Como liberales no deberíamos tener prejuicios anticapitalistas en principio, pero creo que nadie sensato rechazará que no todo puede ser objeto de comercio y lucro en un marco ético de convivencia. Aunque seamos partidarios de la legalización de la prostitución voluntaria, nadie con un mínimo de decencia le dejará de parecer mal la trata de blancas o la compra de estos servicios a mujeres pobres o vulnerables, menores, inmigrantes o de minorías étnicas o raciales, algo que aparte de ilegal, es inmoral, carente de toda ética. Un marco regulatorio que no fuese sumamente garantista con los derechos de las mujeres no es un buen marco para la gestación subrogada.

Los libertarios en este tema pecan del mismo construccionismo o ingeniería social, cientificismo, ingenuidad adánica, reduccionismo economicista, y deseos de ser aprendices de mago que en el campo económico achacan a los socialistas

La separación de la gestación de la maternidad nos hace perder el sentido psico-biológico de la última y de la crianza respetuosa con el bebé. Los libertarios en este tema pecan del mismo construccionismo o ingeniería social, cientificismo, ingenuidad adánica, reduccionismo economicista, y deseos de ser aprendices de mago que en el campo económico achacan a los socialistas. No es cierto que madre sea o pueda ser solo la que provee la carga genética. La vida es una mezcla de genética y entorno, de epigenética, como demuestran fenómenos como el microquimerismo fetal.

Independientemente de la carga genética, la gestación, como relación simbiótica que es, establece un vínculo instintivo entre la madre gestante y el feto o neonato que se prolonga más allá de los nueve meses que se lleva en su seno: el bebé requiere de otros nueve meses de exterogestación, fundamentales en su desarrollo vital y que incluyen, idealmente, la lactancia materna a demanda y el mayor contacto piel con piel con la madre. De hecho, aunque pueda darse una gestación subrogada, la maternidad, la crianza de la madre que ha gestado, no puede subrogarse.

La separación de madre gestante e hijo es una forma de violencia obstétrica contra el bienestar de ambos

La gestación subrogada: intervencionista y antiliberal

No se puede criar bien mediante persona interpuesta. Como señala la psiquiatra infantil Ibone Olza, la maternidad no es lo mismo que la paternidad (o el maternaje), la biología es políticamente incorrecta. La separación de madre gestante e hijo es una forma de violencia obstétrica contra el bienestar de ambos. Someterse a un tratamiento de fecundación sin un consentimiento informado, programar una cesárea innecesaria o intervenir médicamente la gestación y el parto cuando no existen complicaciones de salud de la madre gestante que justifiquen esta intervención, por conveniencia de la agenda de los padres subrogantes o del personal médico, también es violencia obstétrica. La recuperación de una mujer en un puerperio sin bebé puede ser física y psicológicamente devastadora. Cualquiera que haya vivido una muerte perinatal de cerca puede atestiguar la huella profunda que este hecho deja en la vida de la mujer.

Y no creo que pueda equipararse esta situación a la adopción. La separación entre madre gestante e hijo es algo que le sucede al menor. Mientras que en la gestación subrogada es algo que le hacemos al pequeño. La adopción es un intento de remedio a un mal. Lo otro es la causa premeditada de un daño al niño y, eventualmente, a la madre gestante. Los psicólogos hablan de la “herida primal” que se produce en el niño que es separado de su madre y que muchos adoptados reconocen aún llevar de adultos. Exista o no la realidad a la que alude de esta metáfora, en cualquier caso, uno de los actos que ayudan a curar esta herida psicológica es saber su causa u origen. Es un derecho del niño poder saber la identidad de la madre que lo gestó, algo que se le quiere negar con la gestación subrogada que prima la filiación y la custodia de los padres de intención.

El niño puede acabar desamparado en un hospital o un orfanato. Ya está pasando en los países donde hay contrato de garantía y derecho de devolución para los padres subrogantes.

Todo el asunto de la interrupción voluntaria del embarazo no puede gestionarse por contrato. Es completamente contrario a toda ética o moral que cualquiera de las partes involucradas recurra al aborto por la razón que no sea estrictamente médica y de vida o muerte para la madre. E igualmente es aberrante que la madre gestante tenga que poner en riesgo su vida, o ver restringidos sus derechos legítimos, por cumplir un contrato. Del mismo modo que, en caso de malformación, enfermedad o trauma físico, y el niño sea rechazado por los padres de intención y la madre gestante, pueda acabar desamparado en un hospital o un orfanato. Este es un escenario espeluznante que ya está pasando en los países donde hay contrato de garantía y derecho de devolución para los padres subrogantes.

La gestación subrogada: intervencionista y antiliberal

¿Debemos entonces oponernos a todos los casos de gestación subrogada?

Yo diría que aquellos que no atentan contra el bienestar del bebé y de la madre gestante podrían ser contemplados como posibles. Aquellos casos que son altruistas del mismo modo que una donación de órganos, en los que el niño es criado y gestado por mujeres que deciden ayudar a criar al niño después de su gestación, podrían contemplarse. Por ejemplo: tías que gestan y lactan a sus sobrinos para ayudar a una hermana que perdió el útero, o lesbianas que deciden gestar el óvulo fecundado de su pareja mediante un donante de esperma. En estos casos el niño no sería separado de su madre gestante y el vínculo familiar o afectivo entre mujeres sirve de garantía de que una situación de abuso o desamparo sea más improbable.

El dinero, lo económico, no lo es todo en la visión liberal del mundo

El dinero, lo económico, no lo es todo en la visión liberal del mundo como bien dice Mario Vargas Llosa en su último libro. La vida, lo orgánico, es un orden espontáneo emergente. Si hay algo en los seres humanos que aún sigue estando apegado al instinto animal, biológico, es el sexo, la reproducción, la gestación, el parto y la crianza de los bebés. Querer intervenir en este orden espontáneo, además de ser en términos hayekianos, una fatal arrogancia, es generador de desorden y caos en el plano biológico, psicológico y social de estos procesos autoorganizados. Regular sí, no queda más remedio, los españoles están saliendo de su país a subrogar la gestación de sus hijos. Esta es una realidad que ya existe en nuestra sociedad. Pero igualmente sería partidario de ser muy restrictivo con los casos posibles en España y de españoles en el extranjero para evitar el manejo poco ético de la vida humana en la GS.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

25 COMENTARIOS

  1. “Regular sí, no queda más remedio, los españoles están saliendo de su país a subrogar la gestación de sus hijos. Esta es una realidad que ya existe en nuestra sociedad. Pero igualmente sería partidario de ser muy restrictivo con los casos posibles en España y de españoles en el extranjero para evitar el manejo poco ético de la vida humana en la GS”

    Ciertamente es un tema polémico, delicado y altamente sensible, Manuel. Legislar sobre prácticas en las que influyen los valores éticos y morales de ciertos colectivos y que incluso amenazan con degradar al género humano, siempre resulta arriesgado y perturbador. Por mi parte, ni siquiera tengo una clara opinión al respecto que me incline a tomar partido por una u otra posición; sin embargo me irrita la hipocresía de ciertos colectivos progres al pronunciarse sobre este asunto y la preocupación excesiva de querer poner la venda antes que la herida, cuando se contemplan los “peligros” que supone para la madre gestante y para el niño.
    Por lo visto, mientras el fenómeno se produce de forma clandestina sin ningún control, no importa demasiado lo que ocurra ni en qué circunstancias se produzca. Debe ser que “ojos que no ven corazón que no siente”. Pero en el momento que se quiere coger el toro por los cuernos, regularlo y acotarlo a un fin altruista, se pone el santo en el cielo y se duda de que eso pueda ser así.

    Pues nada, nos lavamos las manos y que sea visto con el prejuicio de siempre, aunque las personas que opten por esa práctica lo hagan de forma voluntaria, por convicción y sin ningún sentido perverso de negocio; porque mayor crueldad que la que se tuvo con los niños y sobre todo con las madres de tantos niños robados durante décadas, por prestigiosos guardianes del orden moral, no creo que pueda darse.

    • Bueno, es lo que digo. Para mí los dos problemas son las garantías de las gestantes y el puerperio del bebé, que debe darse, al menos los 9 primeros meses con su madre gestante. Si ambas condiciones se mantienen, yo dejaría una puerta abierta siempre con muchas restricciones, controles y registros para que efectivamente se cumplen.

      Aunque el tema internacional, no le veo mucho remedio. Y al final, tampoco puedes dejar a los niños desamparados en otro país cuando tienen padres españoles. Al menos legalmente padre reconocido. Es complejo y requiere una ley muy pensada y bien hecha, además de acuerdos internacionales.

  2. ¡Pero qué tiquismiquis somos!, no queremos que los pudientes exploten a las mujeres pobres “uterinamente”, pero la ponemos en ese trance con desempleo, salarios de miseria y explotación vergonzosa. Nos preocupa que haya médicos que se forren con esto; pero nó el trapicheo que se traen muchos entre la sanidad pública y la privada.
    Las hembristas se arrogan también el derecho a todo porque todavía no se les acabó el cuarto de hora: quién curra y quién no porque a las harpias les ersultaofensivo que haya tías buenorras que viven de eso; del “nosotras parimos, nosotras decidimos, pasamos al vosotras parís, si nos sale del chumino a nosotras y a los pagafantas y subalternos.
    Todos pensando “moralmente”, y los que por alguna causa, no pueden tener hijos de su pareja, condenados por ese moralismo ocioso que se opone a todo lo que no entiende y entonces embiste.
    Una regulación adecuada, podría obrar el milagro de la maternidad y la paternidad deseada por millones de personas: el que quiera adoptar que adopte, pero que no le diga al resto lo que tiene que hacer.

  3. Yo no estoy de acuerdo con los vientres de alquiler, llamada Gestación Subrogada por aquello de ser más políticamente correcto. El tener un hijo no es un derecho es un don, se tiene o no se tiene. Sí por supuesto aceptó los avances científicos, como puede ser una fecundación in vitro. Pero el vientre de alquiler es comprar un vientre, una incubadora y lo que no se puede hacer es mercadear con ello y menos pagar por ese vientre. Desgraciadamente hay muchos niños huérfanos que necesitan familias adoptantes, pero claro lo que quiere la inmensa mayoría es el bebé recién nacido. Volvemos a épocas donde quien podía pagar simulaba un embarazo mientras realmente la embarazada no era ella sino otra.

    No me entra en la cabeza que una mujer pueda llevar a un hijo durante 9 meses en su vientre sabiendo de entrada que es para desprenderse del mismo al dar a luz. Conozco 3 casos reales que han tenido un hijo por este método, en dos las madres postizas (son postizas) tienen un cáncer, me parece una barbaridad y un despropósito por parte de esos matrimonios optar por tener un hijo en esas condiciones. En el otro caso que conozco, el niño ya tiene dos años pues la madre que dio su vientre ahora quiere ver al niño. Los padres en este último caso están desesperados, por mucho contrato que exista ellos tampoco tenían pensado decirle al niño como nació. Los tres fueron a EEUU pagando una pasta,.
    En dos de los casos las madres alquiladas estaban casadas, ¿qué matrimonio puede aceptar dormir junto durante 9 meses sabiendo que ese niño que va a nacer se lo van a llevar?. O son gente sin escrúpulos o muy necesitados están de ese dinero.

    Llegaremos a un punto donde habrá granjas de gestantes como Hitler tenía granjas para expandir la raza aria.

    • yo en lo que no estoy de acuerdo con el articulo es
      en que es malo la pprivatizacion del cuerpo,
      ya que cada cual debe tener tbn su autonomia sobre su propio cuerpo
      por que lo mismo que en la PProstitucion y demas
      no es esta la causa y demas
      la causa es que previamente
      se ha alienado a la sociedad en lo cosificado del cuerpo de las mujeres y de los demas,
      pero mas en las mujeres,
      se nos ha separado de nº cuerpo convirtiendonos en seres mentales,
      esto ultimo algo propio del ultracatolicismo que considera al cuerpo como origen del PPecado,
      para luego venir los neoliberales a negociar con todo todo todo

      por ejemplo ni a las azafatas ni a los organizadores de la F1 se les ocurrio que podria ser una solucion taparse un poco mas para no perder el tajo….
      por que realmente el reclamo el negocio etc etc era la desnudez de las mujeres

      • Mire que me cuesta entender sus comentarios, pero hoy estoy ociosa y con gran esfuerzo le he releído para poder contestarle aunque tampoco creo que sirva para mucho.

        Usted compara el poder de decidir que hacer con el propio cuerpo en la prostitución con el vientre de alquiler. Mire una prostituta si decide por su propia voluntad irse a la cama con un hombre, una mujer o con varios a la vez cobrando es su decisión, es su cuerpo. No tengo nada que objetar, cobre o no cobre.
        Cuando una mujer decide llevar en su vientre un hijo para vender a otros, está traficando con la vida de un niño. Sí, decide llevarlo en su vientre, pero como comprenderá vende a una persona. Es una venta, metáselo en la cabeza, ninguna mujer pasa 9 meses embarazada con todo lo que eso conlleva por amor al arte, y que pasa si el niño nace deficiente y la pareja que ha comprado no firma el contrato porque el niño ha nacido con un problema.
        No compare la decisión de usar el cuerpo sexualmente a usar el cuerpo para llevar a un niño en el vientre y venderlo.

        Usted dice que a las mujeres (doy por hecho que usted es mujer, yo también) se nos ha separado de nº (doy por hecho que es nuestro) cuerpo convirtiéndonos en seres mentales, esto último algo propio del ultracatolicismo que considera al cuerpo como origen del PPecado (doy por hecho que le sobra una P).

        Menudo lío.

        Bien pues siendo yo mujer me veo todos los días en el espejo, y veo mi cuerpo, vaya de momento aún no me he convertido en algo mental o mero eter y oiga los demás creo que también lo ven, cierto unos más que otros (por aquello de no me metan en chirona por ir demasiado ligera de ropa por las aceras).
        Ah y soy católica, aunque supongo que según usted iré al infierno por aquello de que no sólo peco con una pe sino que llevo unas cuantas delante, que se le va a hacer una no nació para santa.

        Luego me pierdo con eso de la desnudez de las mujeres en los negocios y su reclamo, hombre, supongo, que no hace falta estar con una faldita que no tapa ni las bragas a 2 grados bajo cero pero decir que el reclamo de determinados negocios como puede ser la Fórmula 1 está en la desnudez de las mujeres apaga y vámonos.

  4. No puedo estar más de acuerdo el autor. ¿Por qué? Pues no lo se, pero me sale del cuerpo.

    Nunca me atrevería a decirle a una mujer que tuviera un hijo para regalármelo y mucho menos para vendérmelo. No me sale.

    Realmente es un tema que me fascina aunque lo repruebo. Ver una pareja homosexual empujando con desgana un carricoche que monta un par de gemelas anglosajonas es una experiencia artística que no tiene precio, me recuerda al cuadro de la planchadora de Picasso.

    Escuchar a un rico homosexual cantante o presentador hablar de como vivió su comprada, corrupta y perversa paternidad es algo que revuelve las tripas de cualquier hombre masculino con el más mínimo instinto protector hacia mujeres y niños.

    Conozco casos de mujeres que congelaron sus ovulos por algún problema y años despues otra persona fue madre por ellas tras pagar una cantidad de dinero. Hay algo en esa “maternidad” que percibes, un lazo inexistente que echas en falta entre madre e hijo, el instinto maternal se cambia por un manual de auto exigencia en unas y un alejamiento emocional con el paso del tiempo en unos y otras.
    La naturaleza es sabia, cualquier niño nace con la capacidad de conocerse a si mismo, otra cosa es que pueda hacerlo a lo largo de su vida. Conflictos tenemos todos, no se cuales serán los de estos niños, pero preguntarse si tienen mas en común con la persona que los gestó que con sus propios padres adquisitivos ya me parece suficiente castigo por parte de la vida.

  5. Con la desaparición de la clase media los únicos que pueden aspirar a tener família aunque sea distópica son los que han conseguido triunfar y se lo pueden pagar, políticos y masones. El resto ose arriesga pasandolas canutas para criar una prole en un ambiente hostil o se queda para vestir santos.

    • Todos los niños vienen con un pan debajo del brazo, olvidar este sabio y popular dicho solo puede ser debido a la cobardía que impide vivir. La sociedad actual se está volviendo cobarde no impotente.

      • Lo del pan debajo del brazo era en la España con valores católicos, ahora me temo que deben de ser (o lo han convertido) en un grillete con cadenas en el tobillo. De hecho mucho de lo que quieren hacer pasar como violencia de género se resume en incapacidad de poder asumir la responsabilidad en este medio hostil y salen por Antequera.

        • Conocer a las mujeres es responsabilidad masculina, comprender a la mujer que te ha tocado en suerte es un regalo único. Saber cuando tienes que salir a comprar tabaco institnto de supervivencia. Un hombre avezado debe conocer todo lo que pasa por la cabeza de su mujer solo por su tono de voz.

          • La donna e mobile. Y todos evolucionamos. Nadie es la misma persona de hoy a diez años vista y si desde las estructuras de poder se empuja una determinada agenda a muchos les pilla con el paso cambiado y no se puede echar la culpa a nadie si hay vidas quese van por el desague, las cosas vienen como vienen

          • Estoy con usted.

            Los hombres deberían de tener mas experiencia para saber con quien se lían. Un abogado que haga unas buenas capitulaciones y un buen detective que mire que hubo antes de.. es fundamental.

            Conocer a la familia de ella, y conocerla bien, también.

            Por lo demás estamos como en los paises moros pero al revés.

            En los paises moros ellas no están necesariamente condenadas a una vida infelíz, les puede tocar un buen hombre y tener una buena vida. El problema es que esos matrimonios muchas veces son concertados. El que ella no tenga derechos no implica que necesariamente tenga tener una vida espantosa.

            Pero el que so dependa del azar si que me parece terrible.

            Aquí es al revés, te pueden joder la vida, pero el azar influye menos. La idotez mas.

            Un cordial saludo

  6. ¡Que curioso! Resulta que la gestación subrogada es un ataque a la maternidad y a los derechos del niño.
    ¿Para el feminismo, el aborto es un derecho del niño? ¡Ah! que no vota y además es el que muere!
    ¿Para el feminismo existe el derecho del niño a saber quienes son sus padres genéticos desde el nacimiento? ¡Ah que eso es invadir la libertad de la madre!
    ¿Para el feminismo, el niño tiene derecho a convivir con su padre y a su madre al margen de si los padres están separados? ¡Ah eso solo si lo quiere la madre!
    ¿El feminismo de facto jurídicamente con sus leyes ha destruido la paternidad? A los hechos me remito. Para el feminismo los hijos son de las madres y del Estado. El hombre es mero semental.
    ¿El feminismo (que sabe que los 2/3 de asesinatos de niños lo son por su madres), persigue la “tolerancia cero” contra esas asesinas o las exculpa?

    El ataque del feminismo a la maternidad subrogada no es otra cosa que la mitificación de una maternidad exclusiva de y para la mujer, que de facto lo que quiere es la abolición de todos los derechos del binomio padre-hijo.

    El feminismo ha destruido la paternidad y sabe muy bien que la maternidad subrogada es el único artificio (hasta que lleguen los úteros artificiales) que les queda a los hombres para poder tener sus propios hijos, sin el riesgo de que las madres se los puedan matar vía abortos, o raptar en vida vía separaciones.
    Todo hombre sabe hoy que tener hijos con la mujer que convive es un enorme riesgo de que esa mujer se lo pueda matar o quitar cuando quiera. ¡Millones de estos casos hay a diario en todo el mundo en donde existen leyes feministas!

    Con el feminismo no hay ningún derecho del niño, no hay ningún derecho del padre, no hay ningún derecho a la relación entre padre e hijo. ¡Y resulta que la maternidad subrogada es lo peor que le puede ocurrir a ese hijo, a ese padre y, a esa madre!

    – Hace unos meses me preguntaba un joven treinteañero que una chica le había propuesto convivir y tener un hijo juntos, ¿Qué me parecía? No me anduve con remilgos.
    – Le pregunté si conocía casos de hombres de su edad que habían hecho eso y como les había ido.
    – Me respondió que varios y la mayoría les había ido mal.
    – Pues hablando en términos estadísticos ya sabes lo que te puede ocurrir a ti. Conclusión:
    – No tengas hijos con la mujer que convivas
    – De convivir con ella, en su casa, pues el día que se le crucen los cables, como les ha pasado a los compañeros que conoces, te echará de SU casa, no de la tuya. Y tú te si has tenido hijos vía maternidad subrogada (o por otra vía de manera exclusiva), te quedarás con tus hijos y ella con los suyos.
    – ¿Entonces, tendría que tener un hijo vía madre subrogada?
    Pregúntales a tus conocidos que han perdido a sus hijos (y su casa), si habrían optado por la maternidad subrogada?

    • Poco sentido tiene para un hombre tener un hijo por encargo, vamos, que no le veo el sentido. Viene usted a decir que por mi miedo a una separación sentimental uno debe ir a cualquier relación amorosa con una paternidad adquisitiva previa, y así, al separarse, los hijos tenidos en común se quedarán con la madre y el padre romperá los lazos afectivos con los hijos conjuntos debido a que carga con su pertenencia anterior. Todo demasiado retorcido, la paternidad es algo mucho mas sencillo, simplemente sucede, después puede pasar de todo pero los hijos siempre serán los hijos y los padres siempre serán los padres, lo que los padres quieran que vivan sus hijos será problema de ambos, no hay nada peor que privar a un hijo de su padre o de su madre, solo el egoismo puede ofuscar tanto que impida ver algo tan evidente.

    • Fnogales, estoy muy de acuerdo con su reflexión sobre la hipocresía que el feminismo exhibe con este asunto de la gestación subrogada. No tiene mucho sentido que sean partidarias del aborto libre, sin considerar ni importarles lo más mínimo lo que el varón pueda decir sobre esa decisión y sin embargo, se muestran escrupulosas y puritanas en regular la realidad de una práctica, que al menos, merece ser puesta a debate público con sus pros y sus contras, sin ser rechazada a priori.

      • Silvia, tiene todo el sentido del mundo si profundizas un poco. Un bebé recién nacido no es lo mismo que un feto nonato. Los motivos por los que se realiza un aborto son incontables y desde luego que no debe de ser ningún placer pasar por una intervención de este tipo. Motivos respetables sean los que sean. Por otro lado, no sé qué clase de regularización puede abarcar que alquilar tu vientre va a suponer que no exista un trauma a posteriori tanto para la madre biológica como para el bebé recién nacido. Además del evidente riesgo de la mercantilización de los vientres de las mujeres en riesgo de exclusión.
        Lo siento muchísimo por las personas que no pueden tener hijos biológicos cuando así lo desean, pero correr tantos riesgos por hallar esa felicidad nos puede volcar en algo muy peligroso. Además si tanto se desea no sé dónde está el problema en barajar otras alternativas.

  7. Excelente post. Excepto por poner el término “gestación subrogada”, cuando el correcto es “alquiler de vientres”.

    Hay que llamar a las cosas por su nombre. Gestación subrogada es la manera progre snob y políticamente correcta de hacernos tragar con lo que no es.

    Respecto a España, yo impediría legalmente que los hijos “comprados” por sus padres pudieran ser inscritos en el registro excepto si los ¿padres? consienten por escrito que su hijo pueda saber algún día quien y cómo se gestaron. También para los casos por inseminación artificial y de donación de óvulos.

    Lo mismo en todos los partos. Obligación de hacer una análisis de ADN para estar seguro de quien es el padre.

    Ya tenemos por ahí legislaciones feminazis que obligan a los padres de hijos “cucos” a considerarlos con las mismas obligaciones que a los biológicos.

    un cordial saludo

    • Cuando me refiero a “comprados”, me refiero en el extranjero.

      Aquí ni hablar del peluquin. Si me parece curioso, y estudiable, el caso que comenta de “tias” (hermanas de la madre o del padre) que hacen de madres gestantes, aparte del espinoso asunto de cómo llega la semillita, pero es cosa de ellos, donde le vínculo madre bilogíca y adoptiva no se trata de manera tan traumatizante.

      En este caso habría que legislar los derechos de la “tia”, incluso aún en el caso de que el óvulo fuera de la madre original (in vitro). También se ha dado en primas. Y no ha sido extraño tiempos atrás.

      El caso de las lesbianas es discutibles, pero dado que si se quieren quedar embarazada una de ellas lo hará.. mejor reglamentarlo.

      Para el caso de los heteros o gays, pues ajo y agua. Que el derecho es de los niños a tener una familia, cómo usted bien dice.

      • Le soy sincera Sr Pasmao, no me puede entrar en la cabeza que una hija o un hijo pida a su madre que lleve en su vientre un niño o un hermano o hermana que plantee a otra semejante deseo.

        En tiempos atrás no era así exactamente, si alguien cedía a su hijo la inmensa mayoría de las veces era por hambre y se lo cedía al familiar más pudiente para que lo criase, o muchas mujeres solteras que se quedaban embarazadas tenían que desprenderse de su hijo porque la sociedad no admitía un embarazo de soltera. Muchas familias y mujeres con mucho dolor tenían que dar los hijos a otros y muchas otras dejarlos en las puertas de hospicios o casas para que los alimentasen.

        • pues ha ocurrido.

          En épocas donde la familia “nuclear” mandaba menos y lo hacía mas la llamada familia extensa, tios, hermanos, primos.. la familia nuclear cómo tal es un invento del XIX, antes el poder del estado era mucho menor y el pueblo se apañaba como podia. Una de las maneras era tener familias extensas lo mas extensas posible ..

          un cordial saludo

  8. Muy bien explicadas las aristas de este tema de la maternidad que debiera ser sagrada y no una transacción.
    Esto demuestra que sí hay una vía liberal hacia el totalitarismo.

Comments are closed.