“Ver un Telediario es como viajar a un mundo imaginario. Lo que yo veo no tiene nada que ver con eso. Lo que cuentan en la tele no se parece en nada a la realidad”. Esta frase de un estudiante universitario me sorprendió. Y no porque discrepara, sino porque, siendo tan joven, me llamó la atención una conciencia tan clara sobre la lejanía cada vez más evidente entre la información oficial, politizada, y la realidad.

Ventiún años son pocos para muchas cosas, si no para la mayoría. Pero, a esa edad, hoy en día, muchos chavales ya han viajado más de lo que muchos adultos lo harán en toda su vida. Es otra generación, distinta de los Baby boomers y, especialmente, de los Millennials. Es la Generación Z. Y uno de sus rasgos característicos, más allá de ser la primera generación verdaderamente nativa de Internet, es que La Gran recesión no fue para sus integrantes un suceso sobrevenido, como lo fue para los Millenials, sino su ecosistema natural. A su sombra los Z se criaron……….[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

La gran mutación ideológica

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 900 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: post especiales como este y Podcast. 

En nuestra comunidad de mecenas encontrarás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En definitiva, queremos reconstruir esa sociedad civil que la política y los partidos han arrasado.

Súmate a nuestra comunidad. Con muy poco harás mucho.

Muchas gracias.