Desde que la gran crisis financiera del 2008 hizo acto de presencia, una idea se ha instalado en lo que Castoraidis denominaba imaginario colectivo: la de que vivimos en un orden global neoliberal. Este discurso contra este supuesto orden neoliberal global le ha permitido a la nueva izquierda ocultar sus orígenes totalitarios vinculados a las experiencias vividas en la denominada Europa del Este.

La nueva izquierda ha procedido a una verdadera reescritura de la historia más reciente para presentar una genealogía de la tradición liberal que sirva para estigmatizar ante la opinión pública a esta tradición de pensamiento político. Tanto en el ámbito académico e incluso en muchos medios de comunicación de masas se presentan dos ideas que son absolutamente falsas.

Ya en los años treinta el llamado marxismo occidental popularizó la idea de que el fascismo era la fase última de la expansión capitalista

La primera identifica al liberalismo con una forma de pensamiento totalitario que habría causado al menos tanto sufrimiento como otras ideologías totalitarias del pasado comunista. Esta visión no es nueva, ya en los años treinta el llamado marxismo occidental popularizó la idea de que el fascismo era la fase última de la expansión capitalista, una respuesta autoritaria de la burguesía ante el potencial estallido revolucionario vinculado a las tensiones sociales surgidas por las crisis cíclicas del proceso de acumulación capitalista. Sin embargo, fue la llamada teoría crítica, vinculada a la llamada escuela de Frankfurt, la que popularizó los análisis sobre los mecanismos de la psicología social vinculados a la aceptación de las reglas capitalistas por parte de las clases trabajadoras, teóricamente las que deberían haber derribado el capitalismo según los análisis del marxismo más ortodoxo.

La nueva izquierda ha seguido esta estela y pensadores como David Harvey u Owen Jones han analizado en sus obras los procesos de inculturación de los valores asociados al capitalismo y a la tradición liberal. La denigración de la gestión pública ante la opinión pública, como ineficiente, burocrática y despilfarradora o la conciencia de la propia responsabilidad individual ante los propios fracasos serían algunos de esos mecanismos ideológicos inoculados en el tejido social por esa supuesta ideología neoliberal. En general esta visión que vincula la tradición liberal con la cultura del trabajo, la responsabilidad y el mérito personal es propia de sociólogos como Webber o Simmel y de la antropología cultural que creen haber encontrado otros modelos civilizatorios donde la gratuidad, la generosidad, el altruismo y no la acumulación serían la norma y no la excepción.

La realidad es que la idea de la necesidad de trabajar para garantizar la propia subsistencia, la responsabilidad individual ante las propias decisiones vitales o el mérito personal como criterio de asignación de recursos son universales antropológicos, no necesariamente vinculados con las ideas liberales o el propio capitalismo. Textos religiosos como la Biblia u obras clásicas de la cultura universal como los Trabajos y los días de Hesiodo ya hacen referencia a estos principios morales. El liberalismo, en la medida en que sitúa al individuo como el resorte fundamental de todo discurso político, social y económico, sólo habría acentuado una serie de ideas ya presentes en el acervo cultural de la humanidad.

Cualquiera que esté mínimamente familiarizado con la tradición liberal sabe que esta se manifiesta en multitud de tendencias y corrientes, muy diversas entre sí

Más interesante resulta el análisis del concepto del neoliberalismo, tal y como es utilizado por la nueva izquierda. El término originariamente se refería a una escuela dentro de la tradición liberal, el llamado ordoliberalismo surgido en Alemania después de la II Guerra mundial. Sin embargo cuando Harvey se refiere al neoliberalismo como ideología dominante en el mundo no se está refiriendo tanto a los padres fundadores de la llamada economía social de mercado cuanto a las políticas económicas de contención del gasto público excesivo y anti-inflacionarias vinculadas a la llamada Escuela de Chicago y que ejercieron, junto a la obra Camino de servidumbre de Hayek, una influencia intelectual de primer orden en las políticas económicas implementadas a raíz de la crisis del petróleo de principios de los años setenta. Cualquiera que esté mínimamente familiarizado con la tradición liberal sabe que esta se manifiesta en multitud de tendencias y corrientes, muy diversas entre sí.

El neoliberalismo es a la izquierda radical lo que el patriarcado al feminismo: un puro antagonismo discursivo. La realidad es que el diseño institucional de las democracias occidentales combina elementos liberales con otros de filiación claramente socialdemócrata como pueden ser los llamados derechos sociales. Por otro lado, las políticas que se practican en los regímenes demoliberales están, hoy en día, muy alejadas del ideal liberal del “Laissez faire et laissez passer, le monde va de lui même”, que popularizara el fisiócrata francés Vincent de Gournay. El modelo del “Big goverment”, con una amplia participación del sector público en el PIB de los países, se ha generalizado.

El liberalismo, lejos de constituir ese infeliz Leviathan con el que le presentan sus enemigos, ha constituido un interesante aporte en la historia de las ideas

Ha habido innumerables intentos, generalmente infructuosos, de definir qué se entiende por liberalismo. A lo sumo podemos señalar familias o tradiciones liberales que poco tienen en común entre sí, más allá de reivindicar el papel capital del individuo en la conformación del orden político y social. Así encontramos social liberales que intentan conjugar la centralidad política del individuo con medidas redistributivas o con el principio de la igualdad de oportunidades, liberalismos jurídicos que señalan la importancia del Estado de derecho, el constitucionalismo o los derechos individuales, e incluso liberalismos de base económica que señalan la centralidad del mercado como orden espontáneo frente al intervencionismo estatal.

Sin embargo, como señala Angelo Panebianco en todo liberalismo podemos encontrar la misma aporía; la relación problemática de la idea de libertad con la política. Para el liberalismo, el orden político puede constituir una amenaza para la libertad. En lo que difieren los diversos liberalismos es en el remedio que ofrecen para luchar contra la tendencia expansiva del poder. Unos postulan como “remedio” el libre mercado, otros el estado de derecho, otros el constitucionalismo, otros la igualdad de oportunidades….

En general la brecha entre los socioliberales y los liberales de mercado reside fundamentalmente en la consideración del poder. Para los socioliberales el poder que amenaza la libertad, no es sólo el poder político. Otras formas de poder (social, económico…) también pueden poner en riesgo la utopía liberal. En cambio, para los liberales del mercado es el poder institucional la principal amenaza. A diferencia del pensamiento de izquierdas que no ve contradicción esencial entre poder y libertad, en el pensamiento liberal siempre hay un recelo, una desconfianza hacia el poder. Incluso el poder democrático puede constituir una grave amenaza para libertad como muy bien apuntara Alexis de Tocqueville en su obra La Democracia en América.

De ahí que la democracia deba ser contrapesada de alguna manera. El constitucionalismo, los derechos individuales y el imperio de la ley son las recetas que intentan hacer compatibles libertad y poder. Por eso el liberalismo, lejos de constituir ese infeliz Leviathan con el que le presentan sus enemigos, ha constituido un interesante aporte en la historia de las ideas, se compartan o no muchos de sus postulados teóricos, por ejemplo, su antropología económica.

Foto: Tom Plouff


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Ayúda a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

29 COMENTARIOS

  1. “Para el liberalismo, el orden político puede constituir una amenaza para la libertad. En lo que difieren los diversos liberalismos es en el remedio que ofrecen para luchar contra la tendencia expansiva del poder. Unos postulan como “remedio” el libre mercado, otros el estado de derecho, otros el constitucionalismo, otros la igualdad de oportunidades…”
    En realidad, Carlos, esos remedios que usted entrecomilla para luchar contra la tendencia expansiva del poder son necesarios, cada uno de ellos y en conjunto, pero en su justa medida, porque el exceso de poder de uno de ellos siempre se produce en detrimento de los otros con unas consecuencias visibles. Y que esa balanza se desequilibre es el mejor indicador de amenaza para la libertad de los ciudadanos en el orden que sea. De ahí que “otras formas de poder (social, económico…) también pueden poner en riesgo la utopía liberal”. Sin embargo, es curioso que “para los liberales del mercado sea el poder institucional la principal amenaza”.
    Es cierto que la izquierda en general, sin ningún sentido crítico sobre el exceso de sus postulados políticos, se ha preocupado de alarmar y confundir a su clientela, dándole a el concepto teórico de “liberalismo” un sentido peyorativo y engañoso que en la práctica ha derivado en una neolliberalismo estigmatizado pero por sus propios excesos. Por ello, la mayoría de análisis que abogan por instaurar ese liberalismo real, tal como fue concebido en sus orígenes, no pueden salir del marco de la utopía liberal, mientras no reconozcan, ahonden y profundicen en sus errores y sus excesos.

    Me parece un detalle importante recordar la ley “Glass Steagall” que fue una de las medidas aprobadas durante el mandato de presidente Rooselvlt , en EE.UU y en los años treinta, para enfrentar la Gran Depresión en EE.UU. El objetivo de esa medida para contrarrestar los efectos devastadores que había ocasionado el crack del 29 en los ciudadanos era regular el sector bancario, separando la banca de depósito de la banca de inversión, es decir, la bolsa.
    Digamos que ante la gravedad de la situación se opto por una política intervencionista que en los años y en las décadas venideras consiguió revertir con creces la situación y equilibrar de nuevo la balanza. La ley Glass fue derogada en 1999 durante el mandato de Clinton. Y aunque el panorama financiero no era el mismo que en los años treinta, esa regulación del Estado y ese control necesario sobre la banca que tenía una repercusión directa y favorable sobre la economía y el mercado, pasó a mejor vida para goce y disfrute del sector bancario que liberado de ese contrapeso institucional volvía a ser el rey del mundo.

    No hace falta que recuerde las nuevas “burbujas”y los nuevos “craks” que se han producido en los años venideros, asfixiando y arruinando a cientos de miles de ciudadanos, en EE.UU primero y luego por contagio a otros países que como el nuestro podemos mirarnos en su espejo. Las medidas o los contrapesos que se han generado despúes con un objetivo similar al de la derogada ley Glass, ya parecen viciadas de origen, tal como pudo filtrarse en los medios por Wikileaks. Un artículo de la Vanguardia en el 2016 se hacía eco de estas verdades incómodas para el poder en este completo artículo que merece la pena recordar y leer, del que reproduzco este fragmento:

    “La ley Dodd-Frank, de reforma financiera, fue diseñada, según la versión oficial, para evitar una repetición del crack del 2008. Pero Clinton daba a entender en sus encuentros privados con los bancos que las medidas serían principalmente cosméticas, sólo para frenar la rebelión del movimiento Occupy y del Tea Party. En los años posteriores, un ejército de lobbies bajaron de Wall Street a Washington y lograron descafeinar las medidas de regulación incluidas en los borradores del proyecto de ley”.

    Interesante también el último párrafo del artículo sobre el lobo con piel de cordero de Obama:
    “…Los e-mails muestran cómo se reparten los cargos en el grupo de Obama incorporando a ejecutivos de Wall Street, mientras, tras el colapso de Lehman Brothers, el futuro presidente terminaba su campaña con promesas de mano dura con los bancos”.
    Como diría Hillary Clinton, la clave del “éxito” es “tener una posició pública y otra privada”.

    Saludos,

  2. El neoliberalismo es el chivo expiatorio que se ha inventado la izquierda principalmente socialdemócrata para justificar más intervencionismo del Estado y ocultar el evidente fracaso de las políticas sociales.

    Quizás sea el momento adecuado para que los liberales dejemos los complejos y comencemos a dotar a la palabra neoliberalismo de un contenido real, ya que a la vista está que el liberalismo clásico no pudo contener el avance del poder y por mucho que se diga que en EEUU ha funcionado la democracia y sus contrapesos, la realidad nos muestra que no ha sido así del todo y en Europa con la socialdemocracia el asunto es aún peor ya que prácticamente estamos a un paso de un régimen totalitario, debido a que el Estado Social lo controla absolutamente todo y tiene al menos a la mitad de la población clientelizada, por lo tanto es muy fácil que una socialdemocracia pase a ser un régimen como el de Venezuela que justamente fue una socialdemocracia con su gran petroestado social que prometió redistribuir la riqueza y acabó redistribuyendo misera.

    Por lo tanto veo imprescindible dotar al término de contenido el cual debe ser una reformulación del liberalismo clásico que busque corregir sus fallos que los tienen y muchos, ya que luego de los millones de muertos que produjo el estatismo en el siglo XX y lo que va el XXI además de los “Big Governments” del supuesto bienestar actuales, hay conocimiento de sobra para conformar un reformado marco institucional que tome lo que ha funcionado e intente corregir lo que no ha funcionado ya que claramente el liberalismo clásico fue concebido en una época muy distinta a la nuestra, además de que es un gran error el permitir que izquierda siga definiendo el término como el malo de la película, tenemos que arrebatárselo y redefinirlo.

    • “El neoliberalismo es el chivo expiatorio que se ha inventado la izquierda”, yo diría que no solo lo ha inventado, sino que le ha dado contenido. La izquierda poseedora de la verdad define, porque le conviene, a todo lo que no sigue sus preceptos como liberal, o neoliberal.

      Lo cierto es que como nadie se enfrenta a este juego maquiavelico de la izquierda, todo lo que queda fuera de la izquierda (comunismos o socialismos varios) pasa por liberal. Menos para Rajoy que dijo que los liberales se fueran del PP. Con esta afirmación, Rajoy dejó colgado al PP. Según Rajoy, el PP no es izquierda-progre (comunistas y socialistas diversos), el PP no es liberal, luego que es el PP?

      Este juego le posicionaba fuera del núcleo duro al que atacan las izquierdas, pero alguien sabe las bases o principios en los que se basaba.

      1. Propiedad privada
      2. Mercado
      3. Iniciativa privada para crear riqueza.

      El asunto viene porque la izquierda no respeta la propiedad privada, via impuestos, tasas y sucesiones son ellos los auténticos gestores de la propiedad. Solo podemos disponer de lo que el estado nos deja, cuando nos deja y como nos deja. “El dinero no es de nadie” es una forma retórica de decir el dinero es mio….

      El mercado está totalmente controlado por el estado. Más del 50% del PIB lo gestiona directamente el estado. Este le da a quien quiere, lo que quiere.

      La iniciativa privada está completamente anulada por un estado que lo quiere todo, lo controla todo, y se queda con lo que le da la gana.

      Uno de los problemas de Sanchez-PSOE-agentes de la secesión que nos gobiernan es que tienen que subir más los impuestos, para gastar más cumpliendo con UE.

      Necesitamos urgentemente unos líderes que no se arruguen frente a la izquierda, que donde gobierna solo generar pobreza. Líderes que no descarrien por la vía de la corrupción, que crean en las personas, sus derechos, su libertad, que permitan que el mercado funcione sin las limitaciones que impone la izquierda, y que sobre todo permita que la inicitiva privada vuelva a crear riqueza. Creación de riqueza que hoy no se da, y que dificilmente se dará por las limitaciones y corsés que la izquierda-progre pone al mercado y a la libertad.

      No se como se debe llamar a eso, me da igual que se llame liberal, derecha, conservador, CDU, popular. Lo fundamental es que con sentido común y lógica constructiva se enfrente a la izquierda-progre, y evite el dolor, sufrimiento, pobreza y desastre al que conducen sus políticas. Sin olvidar cuando gobierne que lo hace para todos, debiendo evitar las políticas de castigo a grupos determinados que son la base de la política de la izquierda-progre.

  3. Puede que la misma palabra “liberalismo” este ya quemada de tantas interpretaciones.
    En España se asocia a movimientos del s XIX que pretendian acabar con el antiguo régimen de Isabel II y los Carlistas del Pais Vasco y Cataluña. La parte mas importante, la de actividad económica libre se minusvaloró en beneficio de las élites. Era todo ideología de salon acaso?
    Max Weber lo anuncia claro: de la ética protestante sale el espíritu del capitalismo.
    Sólo con reglas del juego claras, poderes con contrapesos (no democracia contrapesada) y un equilibrio social sustentado por unas elites que lo promueven, es posible la libertad de mercado. Llamele entonces liberalismo si le gusta.
    El enriquecerse siguiendo las normas y la ética no es pecado y si motivo de orgullo y exito.
    De ahi salen los mecenas, tan escasos por aqui.
    Los frutos del equilibrio de poderes son la libertad individual y el progreso, tanto científico y tecnológico como el económico que va detras junto con el comercio (trade).
    Lo otro es otra cosa, es una etiqueta engañosa que se otorga para dar una nueva imagen a lo de siempre, grupos de presion que controlan de forma mafiosa la riqueza y la sociedad.
    Por eso en los paises mas “liberales” existen leyes antitrust que se ejecutan a rajatabla, por eso existen poderes judiciales independientes que no deben su cargo a ningun partido, por eso existe una ética social que obliga a dimitir a cualquiera pillado in fraganti, aunque sea por algo nimio.
    La mentira es un grave delito castigado con el ostracismo y el dinero publico, ergo los impuestos es /son sagrados.
    Llamemos a las cosas por lo que son, justo en el pais que lo soporta todo con fake news y reinterpretaciones de los corifeos mediáticos, donde los ministros defraudadores o mentirosos no dimiten y donde todo es negociable.
    Donde llevamos dos generaciones de un paro insoportable porque la iniciativa para generar riqueza esta controlada por unos pocos que van de capitalistas (o socialdemocratas de salon) cuando en realidad son carteles de intereses poco ocultos.
    Liberalismo de salon?
    Para que si nos basta con democracia de verdad y contrapoderes efectivos?
    Con justicia y prensa independiente sin subvenciones de ningun tipo, con eliminar de lo publico la propaganda política. Con facililtar a los ciudadanos la iniciativa para la generacion de riqueza y trabajo.
    Dejemos de hacernos trampas.

    • “Por eso en los paises mas “liberales” existen leyes antitrust que se ejecutan a rajatabla, por eso existen poderes judiciales independientes que no deben su cargo a ningun partido, por eso existe una ética social que obliga a dimitir a cualquiera pillado in fraganti, aunque sea por algo nimio.”

      Cualquier tiempo pasado fue mejor.

      Las leyes antirust que se aplicaron a las compañías energéticas o telecomunicaciones en los USA de los 50-60 ni por el forro se van a aplicar a los Google, Amazon, Microsoft, Apple, etc, etc.. en los propios USA, y tienen una posición mas que dominante en comparacion con entonces.

      Habría que preguntarse ¿por qué?

      ¿Por qué no hay un Amazon North, South, East & West?

      La respuesta es porque los USA no tenían ninguna duda sobre quien mandaba entonces en el mundo, eso sí, peleado con los del otro lado del muro.

      Se necesitava competencia, no momopolios, para que cómo consecuencia de esa competencia hubiera:
      – creatividad
      -productividad

      Que permitieran en esa carrera técnlógico-industrial que se llamó guerra fría, ganar la guerra. Y se ganó porque se pudo superar la paradoja de Samuleson de cañones o mantequilla.

      Pero hubo un precio a pagar.

      1/ La producción se tuvo que concentrar en naciones que controlaran las trasnferencias de tecnología y know how para que no pasaran al enemigo. Es mas dicho control provocó la puntilla del enemigo (Caso Farewell) . La globalización era impensable. “Eso” no se iba a dejar en manos de ningún BRIC

      2/ Propicio la incorporacion de nuevos actores al acceso a la tarta, eran de dentro del sistema, pero habia mas a repartir.

      3/ Se habia creado una prospera base media, gracias a esa productividad y que el resultante de esa productividad, los beneficios, se repartían entre mucha población.

      Población burguesa, refractaria a experimentos comunistas, no se dieron muchos casos de gente que huyera de aquí a allí, pero si al revés. No es casualidad.

      3/Pero poblacion que concentraba esa riqueza en naciones con una cierta democracia, mecanismos de control del Poder.. la riqueza (PIB) en manos de democracias o similar (OCDE) respecto del PIB global en 1970 y ahora debe ser cmpletamente diferente, y habrá crecido en favor de dictaduras como China o democracias muy deficitarias, cómo India; mientras al mismo tiempo esa misma democracia va a la baja donde antes funcionaba relativamente bien (auge de los populismos)

      Las grandes corporaciones sabían que antes o después había que parar el fénomeno liberal, que derrotaría al comunismo, y que la manera de hacerlo, una vez derrotado el comunismo era mediante la globalización.

      Pero para ello era necesario inocular previamente el virus de esas escuelas de Franckfurt y demás, pasado por los USA y poniñendole una pátina de modernidad.

      De ahí que en ese viaje a China Rockefeller se mostrara tan contento.

      Un cordial saludo

      • Asi es querido Pasmao

        En los últimos 20 años ha sucedido algo nuevo y revolucionario.
        Se han colocado los ladrillos de la deslocalización.
        Las empresas se mueven de un país a otro según les interese porque los aranceles ya no tienen peso. <las empress ya están por encima de los estados.
        Google, solo es de los Estados Unidos en apariencia porque los capitales se mueven libremente por el mundo. Su central europea esta en Irlanda.
        Es decir los estados nacion antiguos que velaban por el cumplimiento de las normas están siendo superados por una realidad nueva casi sin regulación.
        Ese escenario, que es el nuestro es un peligro para la estabilidad social porque faculta las desigualdades de renta y fomenta los monopolios encubiertos. Es decir: va contra libertad de mercado curiosamente.
        Imprescindible el documental de Netflix sobre la creación de los tax heavens por parte de la City of London en territorios de ultramar para saltarse las restricciones de UK.
        Estan jugando con estados fantasma para saltarse todas las regulaciones y los impuestos y mueven cantidades astronómicas de dinero.
        Pero eso es otro tema que daría para otro articulo como mínimo.

        Saludos

    • “Sólo con reglas del juego claras, poderes con contrapesos (no democracia contrapesada) y un equilibrio social sustentado por unas elites que lo promueven, es posible la libertad de mercado. Llamele entonces liberalismo si le gusta.
      El enriquecerse siguiendo las normas y la ética no es pecado y si motivo de orgullo y exito.
      De ahi salen los mecenas, tan escasos por aqui.
      Los frutos del equilibrio de poderes son la libertad individual y el progreso, tanto científico y tecnológico como el económico que va detras junto con el comercio (trade).
      Lo otro es otra cosa, es una etiqueta engañosa que se otorga para dar una nueva imagen a lo de siempre, grupos de presion que controlan de forma mafiosa la riqueza y la sociedad.”

      SIN MÁS…, no hay más, el resto definiciones y palanquitas para que el cobayita (animal no reflexivo) repita compulsivamente y tenerle entretenido.

  4. El anticapitalismo todavía sigue siendo tan popular porque las masas quieren explicaciones simples como que la culpa de las injusticias sociales es de los más ricos y poderosos y que sólo mediante la revolución, no con la religión o el patriotismo, el obrero recuperará la dignidad perdida debido a lo que Marx llamaba la alienación.

    No comprenden que capitalismo y oligarquía son cosas distintas, que el libre mercado es lo opuesto a los oligopolios, y que en anticapitalismo consiste en, sin darse cuenta, que la economía mundial esté monopolizada por la “megacorporación” Kremlin & Co o por Zhongnanhai Corp.

  5. “A eso mas parecido a una economía planificada, que a una economía de mercado, paradojas de la vida se le llama neoliberalismo, y es criticado, PARADOJICAMENTE, por quienes aman la economía planificada, que actúan cómo legitimadores de una masa ovejuna al mas puro estilo del “viva las caenas” pero esta vez a nivel global.”

    O si no como entender la visita de Soros a nuestro Doctorcito, o la visita de nuestro Doctorcito al Council of Foreing Relations, en su último (o penúltimo) paseo.

    Por si no me había expresado bien.

  6. Buenos días Don Carlos

    No soy una persona tan ilustrada como usted o algunos admirables foreros que por aquí postean. Así que yo no voy a inistir en que es lo que hay que entender por neoliberalismo, pero si a lo que en realidad (a mi entender) supone el neoliberalismo.

    Por lo pronto indicar que ese neoliberalismo, no tiene nada que ver con la doctrina liberal, porque en el fondo lo que supone es la ideología, nada liberal, de como organizar (desde arriba y de manera nada espontánea) el reparto de Poder en un mundo globalizado.

    La Escuela de Frankfurt y demás, así como el Mayo del 68.. es, si existen en nuestro imaginario y no se han desvanecido en el tiempo (por inútiles) es gracias a que germinaron y muy bien en USA en los 50-60. En pleno Macartismo, vaya casualidad tan contradictoria (o no tanto).

    Y pasadas por usa y envueltas en el lacito rosa del marketing USA y no de la caspa europea, se nos colaron en casa y no ha habido manera de quitárnoslas de encima.

    Y si fueron adoptadas en USA y agiornalizadas fue porque las instituciones de Poder allí las consideraron una excelente herramienta de control en el mundo donde ellas se querían imponer.

    Si Rockefeller cuando viaja a China en 1973 (puro Mao) nos suelta algo tal que:

    “Sea cual sea el precio de la Revolución China, es obvio que ésta ha triunfado no sólo al producir una administración más eficiente y dedicada, sino también al promover una elevada moral y una comunidad de propósitos. El experimento social en China, bajo el liderazgo del presidente Mao, es uno de los más importantes y exitosos en la historia humana” David Rockefeller, “From a China Traveler”, en el The New York Times, el 10 de agosto de 1973.

    No es por casualidad. Como tampoco es por casualidad que las grandes fundaciones USA asociadas a las grandes corporaciones USA sean las promotoras de todos esos inventos de control social del feminismo en su versión actual, LGTBi, invasión kusulmana de Uropa,…

    Las enormes economías de escala que se derivan de la producción globalizada, mas esos tratados de “libre” comercio que se imponen cómo se impuso la guerra del opio, donde ellas son juez y parte impiden la libre competencia (uno de los gérmenes del liberalismo). Todo ese Leviatan regulatorio se ha creado para usar el Estado como escudo para que terceros no puedan entrar en el juego.

    A eso mas parecido a una economía planificada, que a una economía de mercado, paradojas de la vida se le llama neoliberalismo, y es criticado por quienes aman la economía planificada, que actúan cómo legitimadores de una masa ovejuna al mas puro estilo del “viva las caenas” pero esta vez a nivel global.

    Echo en falta en Disidentia análisis profundo al respecto.

    Porque es el miedo de muchos liberales de corazón, cabeza y espíritu, porque el que puedan confundirlos con podemitas de serie B, a criticar ese neoliberalismo ( que de liberal nada) lo que hace que éste pueda prosperar, envuelto en un aura liberal que es un puro trampantojo.

    Un cordial saludo

    • Pues a mí, Sr Pasmao sus comentarios me parecen muy interesantes, en ellos hace apuntes sobre todo del mundo empresarial en muchos países que me gustan y de los cuales, personalmente ando bastante pez.
      Sus aportaciones siempre me llaman la atención.

      (Así que no vuelva a decir que usted no es tan ilustrado porque le voy a regañar :)), cada uno aporta su granito de arena en las materias que a lo mejor está más al día y hay días que hasta ni eso que nos vamos por las ramas)

      Saludos

      • Muchas gracias Emme

        Es que por aquí a veces hay un nivel de erudición tremendo.

        Y mi memoria para citas, etc es bastante flaca. Yo soy de ciencias por eso, porque prefiero tirar de un discurso lógico que funcione por si mismo, sin la necesidad de ratificarme con citas de A, B, C.. aunque las tenga presentes de alguna manera en el coco, porque si no difícilmente habría llegado a ese discurso.

        Lo que no me gusta es el paseo de citas, de cita en cita y tiro por que me toca; sin un conjunto sólido de ideas argumentado que justifiquen el porqué de semejante rosario.

        Un muy cordial saludo

        • Pues a mi me gustan sus comentarios precisamente por esa lógica…

          Había un forero en EC y VP que yo llamaba Don Jota y que firmaba Bloody Bucks o jrpuw17 o algo parecido (aquel nick era endiablado)

          Y decía que las coincidencias de lo que el llamaba “monopolistas” (epitome del pasado la saga Rockefeller, y epitome actual los Amazon, Google, Facebook….) y los totalitarios de izquierdas y yerbas derivadas eran muchas y muy profundas. Tanto en sus medios como en sus objetivos.

          Yo no estoy tan seguro de que todas las que describía él o describe vd. sean tan así porque vista la historia, cualquiera es capaz de armar eso que ahora llaman los cursis una “narrativa”….

          Pero que se dan muchas señales está más que claro

          Lo que no sé es qué papel tiene Trump en todo esto…. y es lo que me tiene despistado….

          Jodé qué desconcertante es Trump

          • Efectivamente Pectos

            Demasiadas coincidencias. Aunque igual estamos tomando 4 hechos aquí y allá para hacer que coincidan.

            Pero precisamente lo que se agradecería es que desde medios como Disidentia ahondaran en ello, pero sin refritos previos donde cada uno quiere colocar su libro.

            Lo que si observo es una enfermiza tenedencia entre presuntos liberales a apuntarse al tema neoliberal por:

            – Por que los podemitas critican a los neoliberales, ergo yo tengo que ir en direccion opuesta. En el fondo revela una tremenda pereza a ahondar en el razonamiento, y a comprar Rallismos de todo pelage. Riestra al respecto es mucho mas cauteloso, y se le agradece.

            – Porque tengo miedo a que me confundan con un podemita y tego miedo a alejarme del caballo ganador (aunque sea un dicytador, pero de algo hay que comer). En todo caso miedo al a la verdad, a la razón. Algo que no encaja mucho con elpensamiento liberal, al que se le supone menos acomodaticio.

            No recuerdo a ese forero de EC y de VP, si vuelvo a ver pondré mas cuidado. Auqnue en EC estoy vetado y no pienso hacer nada por desvetarme.

            Lo de Trump también me me desconcierta. Yo creo quees mas de lo mismo: Monopolio y Globalización a saco. Sólo que ha sabido interpretar mucho mejor los tiempos en que estamos y cómo se maneja e impone el Poder, prescindiendo de la prensa habitual como engrasadora de voluntades, y los delincuentes anteriores, Demócratas y Republicanos, les molesta sobremanera.

            Tenemos Trump para rato.

            Un cordial saludo