¿Se puede ser de izquierdas y partidario de la centralización? La pregunta movería a una sonrisa petulante si se formulara a nuestros vecinos franceses y portugueses y quizá a buena parte de los italianos y no digamos ya si se planteara en buena parte de los países del norte, centro o este de Europa, escaldados por las tensiones centrífugas. ¡Por supuesto que se puede! Fíjense que esta admisión no supone equiparación automática entre izquierda y centralismo, sino solo posibilidad, ampliable por supuesto al resto del espectro político: también cabe una derecha centralista, ¡faltaría más! Ello nos lleva al núcleo de la cuestión, que se podría reformular así: ¿tiene que ser la izquierda por definición anticentralista?

En el caso español, la respuesta adquiere perfiles nítidos: las izquierdas –desde la más templada a la más extrema- tienen en la repulsa del centralismo su mínimo común denominador. A partir de ese basamento compartido, se despliega un abanico de opciones que van grosso modo desde la defensa del actual Estado de las autonomías o las propuestas para su profundización (planteamientos que respetan el actual texto constitucional) hasta la ruptura de este, más o menos traumática, con soluciones federales o incluso confederales, sin ignorar la existencia de posiciones extremas que defienden el “derecho de autodeterminación” de las actuales comunidades autónomas (naciones en su argot) que así lo soliciten.

Los llamados nacionalismos periféricos surgieron en el siglo XIX y se desarrollaron en el XX para defender y canalizar las aspiraciones de unas oligarquías específicas

Se ha enfatizado en muchas ocasiones la paradoja de que unas ideologías o doctrinas de raigambre internacionalista (¡aún siguen cantando La Internacional en sus congresos!) se hayan convertido en firmes defensoras de unos objetivos e intereses políticos antitéticos, ya sean regionales, provinciales o incluso locales. Una contradicción que se agrava en el solar ibérico si constatamos que las comunidades que reclaman más autonomía, cuando no directamente la soberanía, son precisamente las más ricas. Los llamados nacionalismos periféricos –sobre todo el vasco y el catalán- surgieron en el siglo XIX y se desarrollaron en el XX para defender y canalizar las aspiraciones de unas oligarquías específicas.

Un análisis de clases, en la más pura ortodoxia marxista, no se limitaría a certificar que hoy día esas ideologías nacionalistas sirven a los mismos o parecidos intereses sino que daría un paso más. Podría establecer que el actual Estado de las autonomías ha multiplicado por diecisiete –el número de las actuales comunidades autónomas- los males que en principio solo afectaban a las parcelas catalana y vasca. En efecto, a imagen y semejanza de los círculos nacionalistas de estas zonas, en el resto de las regiones españoles las oligarquías locales se han hecho fuertes con el sistema autonómico. Aunque no persigan objetivos disgregadores, se ha enquistado en casi todas ellas una suerte de neocaciquismo que deja pequeño al denunciado en su momento por Joaquín Costa.

Parecería obligado que cualquier programa de izquierda se propusiera luchar contra esa corrupción institucionalizada, que genera una nueva clase de potentados y a lo sumo reparte migajas a los más necesitados. Tenderíamos a pensar que los autodenominados progresistas combatirían un entramado tan contrario al progreso (Andalucía como paradigma). Más aún, aunque yo soy muy escéptico en lo relativo a las proclamas sedicentemente regeneracionistas, estimaríamos inevitable que cualquier proyecto de saneamiento integral del sistema político desmontara ese tinglado que supone un cáncer para la democracia y un lastre para el despegue económico, además de convertir en insostenibles a medio o largo plazo las prestaciones básicas del Estado del bienestar.

El PSOE ha hecho del autonomismo la bandera más reconocible del progresismo

Pues no. La izquierda o, mejor dicho, todas las izquierdas realmente existentes, no están por esa labor. Siendo ello grave, podía tratarse de una renuncia vergonzante derivada del reconocimiento de que toda la clase política en mayor o menor medida extrae réditos del sistema. Pero tampoco es este el caso. Lejos de mantener una abstención oportunista o cínica, el PSOE ha hecho del autonomismo la bandera más reconocible del progresismo, en incomparable mayor medida que las propias reformas económicas. Ha logrado que cale en la sociedad el principio doctrinal de que no hay democracia sin autonomías. De ahí que cuando se hable de profundizar en la primera, se entienda vaciamiento del Estado en favor de las comunidades, en una deriva que nos ha llevado a la situación actual.

No es extraño por consiguiente que todos aquellos que presumen de desbordar al PSOE por la izquierda, lleguen mucho más lejos en un doble sentido: por un lado, la negación de España como nación natural y su conversión en Estado español, llamado también peyorativamente Madrid, epítome de todos los males que aquejan al sistema representativo. Por otro lado, complementariamente, la alianza de facto con todos los partidos y movimientos nacionalistas, regionalistas o incluso localistas (las famosas Mareas de Podemos), siguiendo un esquema maniqueo que identifica centralidad con reacción (¡la derecha!) y, por tanto, cualquier postura anticentralista con progreso.

Se ha dicho en múltiples ocasiones que esta es una de las herencias envenenadas del franquismo. Se trata en el mejor de los casos de una verdad a medias. Es innegable que para la inmensa mayoría de los líderes actuales, tan ayunos de historia, todos los males políticos provienen del período franquista o de una transición bastarda. Y su manera de orientarse en el mundo es bien fácil: ellos son o tienen que ser lo contrario del franquismo. Si este era centralista, ellos serán militantes de la descentralización. Y esto significa en su corto alcance que cuanto más antifranquistas quieran ser o parecer, más combatirán el Estado unitario.

Pero las cosas son más complejas y, aunque la desconozcan, la historia tiene raíces más profundas. La llamada clásicamente unidad de España o unidad peninsular, la que culminan en 1492 los Reyes Católicos, se hace sobre la base de una diversidad preexistente, los distintos reinos ibéricos. Siempre hubo una cierta contestación a esa unificación impuesta: recuérdese en la propia Castilla la rebelión de los comuneros. ¿Creen que estoy hablando de una historia remota? Pues aunque los jóvenes que salen hoy a las calles ondeando la bandera republicana lo desconozcan, el color morado de esta viene precisamente de aquel episodio histórico.

Luego, en los siglos siguientes, Castilla hace España, por seguir la famosa acuñación y por eso mismo la España periférica se hace –se construye, diríamos hoy- contra la Meseta. Cuando llega el primer gran experimento político progresista, la I República, la nación se deshilacha hasta desembocar en el caos del cantonalismo. La II República asume que no puede haber libertad sin autonomía para las llamadas nacionalidades históricas, la catalana y la vasca. Ya sabemos con qué moneda pagaron los nacionalistas vascos y catalanes la generosidad republicana.

La crisis catalana, con ser gravísima, es solo la punta del iceberg

Y cuando llega la transición, vuelta e empezar. “Libertad, amnistía y estatuto de autonomía” era un pack indivisible. Así se aceptó en el texto constitucional y en la propia praxis política. Durante un tiempo –todo el último cuarto del siglo XX y comienzos del XXI- se hubiera podido decir que esta vez el sistema funcionaba, pero la deslealtad de los nacionalistas alternativos era una bomba de relojería retardada. Al mismo tiempo, la ambigüedad de la propia Constitución propició una deriva centrífuga galopante: Estado menguante y comunidades de insaciable voracidad constituyen un cóctel explosivo. La crisis catalana, con ser gravísima, es solo la punta del iceberg.

Una izquierda responsable, lejos de asumir las demandas autonómicas y nacionalistas –ahora ya independentistas-, se debía plantear seriamente poner coto a esta dinámica perversa que amenaza con hundir la estabilidad y prosperidad conseguidas en estas cuatro décadas. Si hablamos de crisis del régimen del 78, como hace Podemos, hagámoslo en serio y tomemos las medidas pertinentes, aunque solo sea por cuestión de supervivencia. Así no podemos seguir por mucho tiempo. Y cualquier reforma de calado, empezando por el cuestionamiento de raíz del sistema autonómico tal como se ha diseñado, exige la colaboración de la izquierda.


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Ayúda a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.
Artículo anteriorTrump y el fantasma de Kashoggi
Artículo siguienteLos impuestos son justos y necesarios. O no
Rafael Núñez Florencio
Soy Doctor en Filosofía y Letras (especialidad de Historia Contemporánea) y Profesor de Filosofía. Como editor he puesto en marcha diversos proyectos, en el campo de la Filosofía, la Historia y los materiales didácticos. Como crítico colaboro habitualmente en "El Cultural" de "El Mundo" y en "Revista de Libros", revista de la que soy también coordinador. Soy autor de numerosos artículos de divulgación en revistas y publicaciones periódicas de ámbito nacional. Como investigador, he ido derivando desde el análisis de movimientos sociales y políticos (terrorismo anarquista, militarismo y antimilitarismo, crisis del 98) hasta el examen global de ideologías y mentalidades, prioritariamente en el marco español, pero también en el ámbito europeo y universal. Fruto de ellos son decenas de trabajos publicados en revistas especializadas, la intervención en distintos congresos nacionales e internacionales, la colaboración en varios volúmenes colectivos y la publicación de una veintena de libros. Entre los últimos destacan Hollada piel de toro. Del sentimiento de la naturaleza a la construcción nacional del paisaje (Primer Premio de Parques Nacionales, 2004), El peso del pesimismo. Del 98 al desencanto (Marcial Pons, 2010) y, en colaboración con Elena Núñez, ¡Viva la muerte! Política y cultura de lo macabro (Marcial Pons, 2014).

22 COMENTARIOS

  1. Quizas la pregunta origen del articulo se podría reformular de otra forma:

    ¿Que ha pasado para que la ultraizquierda española y la teorica izquierda se alie con los partidos separatistas corruptos y burgueses en contra de un Estado igualitario?

    Paradoja de ver a Iglesias respaldando a Puigdemont, el lider de la facción 3% de la convergencia del Molt Corrupte Jordi Pujol que contempla el espectáculo desde su casa de Queralbs o el piso de Mitre?

    Quizas aqui nada es lo que parece.

    Quizas atribuimos la etiqueta de izquierda a un Podemos, levantado por las televisiones capitalistas y la corrupcion venezolana en busca de refugio para sus notables, una fuerza de laboratorio con exito tras su absorción de los ya olvidados indignados.

    Podemos es la muleta de los caciques locales y sus negocios de extorsión de lo público que genero el estado autonómico. El modelo confederal que propone con ellos y otros parias de la tierra como Roures es el neofeudalismo donde la defensa de los derechos y la justicia estaria a merced de los tribunals superiors de justicia de Catalunya, construidos con tipos como Pacual Sala o Pasqual Estevill.
    El psoe va a remolque en este juego así como los restos del naufragio del ultimo partido comunista de Europa ya mimetizado en la floresta y desnortado del todo.

    Cuando lo realmente revolucionario es ir contra el poder, Podemos se alia con el poder real, el que mueve los hilos de la corrupcion y acusa a los otros de lo que el no quiere ver: los desmanes de la Gürtel y del PP son de juguete en conparacion de latrocinio de Cataluña o de Andalucía.

    España estaría ya en manos de las mafias creadas tras el colapso franquista. El buenismo de la época llevó a entregar el poder sin ningun tipo de control a nuevos grupos que se han blindado por todos los medios, incluso hasta el punto de reclamar independencia para su particular Isla Tortuga.

    Cuesta aceptar que lo auténticamente revolucionario es la igualdad de derechos y oportunidades para los ciudadanos, los servicios publicos compatibles con los impuestos razonables, la decencia en la política y las instituciones, la transparencia de los medios de comunicacion y no su prostitucion con el poder.
    Desgraciadamente estamos en la mayor involución de nuestra historia reciente. Auténtico paraiso para delincuentes con votos y vendedores de humo. Un auténtico infierno para millones de alienados (en sentido marxista) que siguen sir ver claro que quien dice apoyarles, les está hundiendo en un pais del que tendran que huir pronto buscando trabajo y una vivienda digna.
    Porque la libertad y la democracia reales dan eso como minimo: casa y trabajo, algo imposible con Colau y Carmena.

  2. Imagina que no hay envidia
    Es fácil si lo intentas
    Ningún infierno bajo nosotros
    Por encima de nosotros sólo cielo
    Imagina toda la gente hispana
    Viviendo como hermanos hoy

    Imagina una mancomunidad ibérica
    No es difícil de hacer
    Nada por qué matar o morir, de la misma sangre
    Y con nuestra religión también
    Imagina toda esta gente
    Viviendo la vida en paz

    Puedes decir
    que soy un soñador
    Pero yo no soy el único
    Espero que algún día
    Te unas a nosotros
    y las naciones ibericas en el mundo sean una

  3. Analizar los problemas de España a la luz de las ideologías clásicas es erróneo, porque no refleja la realidad a mi modo de ver. Ven a oligarcas comunistas, marxistas y demás “istas”. Se lo pueden permitir. Vestirse con el “ropaje ideológico”, que les venga en gana. Teniendo sus caudales a salvo, ya sea en Gibraltar, las Antillas Holandesas, o las archiconocidad islas Caiman y demás. Casi todos los paraísos fiscales son británicos ‘casualmente’. Pues aún hay muchoa gente, que compra humo. Los medios de “agit-pro” son los más poderosos, con que esa gente cuenta. ¡Qué “maravillas” haría Goebbels con una infraestructura así!
    Hoy lo que tenemos es praxis de social-fascismo de izquierdas o social-fascismo de derechas. Pero son las apariencias y sólo apariencias.
    Quizá sea más genuino el tipo de la coleta. Un tipo con ideología, que le hace de cemento para emerger como “conducator”, “amado lider” o “padrecito”y todos los titulos. Primero tiene que destruir toda la nación, para emerger como lider supremo e incontestable. El manual del buen leninista. Es un picópata del poder. Y de algo más, que un psicópata le “gusta” hacer, cuando da rienda libre a los instintos “pol-potianos”, que al sujeto se le ve.
    Hace muchos años, que se veía venir, que España era el segundo país destinado a ser volado por los aires. Asunto que se aceleró con el cambio de régimen operado el 14 de marzo de 2.004. Esto no es “la democracia que nos hemos dado”, porque no nos dimos ninguna. Lo que es inexplicable, es por qué las clases políticas españolas tienen esas pulsiones suicidas. Esta vez lo conseguirán. España no puede tener suerte siempre. Además por ahí afuera les importamos un rábano. Nadie ni nada vendrá a salvarnos. Primero de nosostros mismos, cuando la casta divida en país el parcelas y lo vendan a precio de liquidación.
    Siento carecer del bajage teórico, que tanto articulistas como comentaristas poseen. Pero yo me limito a observar la realidad. Aunque últimamente, ya no se sabe muy bien separar, que es verdad, de lo que es mentira. Sólo observar y especular sobre lo verosímil.
    Ahora les dejo un video de YouTube, con “moraleja” final. Es divertido. Está subtitulado, pero es muy fácil de seguir. Pero tiene que ver un poco, con lo que padecemos.

    • jajaja…2+2=22

      Hoy tenemos un poco de eso. Una vez concluido que Sánchez no dimitirá por su tesis-Fake ni Casado por su carrera express se hace el camino inverso y se vuelve a la casilla de inicio con el fiscal hoy afirmando que lo de Cifuentes fue un error administrativo.

      Estando todo el establishment de acuerdo en la impunidad del ‘delito colectivo’ procede algún tipo de indemnización 2+2=22 a modo de expiación para Cifuentes…yo la nombraría rectora de la UJCI.

  4. Buenos días Don Rafael

    Afortunadamente nos ahorramos el final del experimento porque quienes ganaron la guerra civil fueron los otros. Pero dudo seriamente que de haber ganado el Frente Popular se hubieran respetado las “nazionalidades diversas” vascongadas o catalanas, por ejemplo. O si Carrillo, Negrin, Ibarruri y demás no habrían dejado aquello cómo un solar diferencial.

    El apoyo al separatismo de la izquierda viene de su necesidad de hacer una polñitica de tierra quemada, tambén en lo mas literal del término, sobre cualquier resistencia a la izquierda, y si hay que pactar con los nazis se pacta, para una vez en el poder … matarile rile ron.

    Por el lado de la izquierda “menos” revolucionaria, pongamos (es un decir) la de González; conviene repasar la historia:

    1/ España (también Portugal) era un problema para la concepción preglobalista, que quería imponer su modelo cultural anglo, desde mucho antes de los años 70.

    2/Para cólmo de males (para ellos) el franquismo consolidó una clase media que nos daba estabilidad y además un sector industrial que en algunos casos podría ser competencia para las potencias uropeas

    3/Se nos toleraba porque la dinámica de la guerra fría así lo imponía. Pero nos tenían muchas ganas.

    4/El franquismo, a pesar de su nacional catolicismo (o precisamente por ello), toleró un poder exagerado a la Iglesia católica, exactamente la misma que amparó desde sus comienzos los movientos nazionalistas vascongado-catalenes, y con la iglesia postconciliar ya ni le cuento.

    5/El la parte del diseño del postfranquismo hecho en el extranjero (por CIA y SPD) se daba por hecho una España dividida, USA además tenía muy bien aprendida la lección que le habñia salido muy bien de la división de Alemanía en 4 partes. Y nuestra Csntitución en mucho de sus apartados bebe directamente de la alemana.

    6/ González fue el elegido por el SPD y CIA para llevar eso a puerto.

    La guera fría acabó pero la necesidad de Poder por la izquierda no. Y a falta de un modelo idológico de referencia en España ha tomado lo mas fácil, el parasitar de su desmembración. Pero lo peor ha sido que las alternativas, PP y Ciudadanos, no le van a la zaga,

    Curiosamente el partido de izquierdas que podía haber surgido de la crisis del 2008 y que además era bastante centralista, UPyD, fue masacrado desde esa derecha acomplejada mientras promocionaba a Podemos, que es completamente lo contrario a lo que UPYD representa.

    Un cordial saludo

    • La izquierda española carente de cualquier seso no se parará en el nivel político-administrativo autonómico…destruido el Estado central, pasará a destruir el autonómico y así sucesivamente hasta llegar a la célula de la autogestión a nivel municipal con un ayuntamiento neutralizado por sus barrios y éstos por sus agrupaciones callejeras.

      La derecha también combatirá a la izquierda con el mismo espíritu atomista (perdóneme Demócrito y demás tropa griega) pues tampoco ha sido capaz ni antes ni ahora de alejarse de la pulsión carpetovetónica del micro caciquismo.

      Es la mezcla fatal entre deseo de dominio y odio al dominio que comparten unos y otros, ambos profundamente liberticidas, lo que estimula el suicido y el reflejo contra cualquier proyecto de Estado de derecho y democrático.

    • Su análisis es bastante certero, las potencias mundiales querían al principio de la transición una España estable, pero no fuerte. Con la estabilidad daban satisfacción a los EEUU y con mantener la debilidad de España la daban a las potencias europeas, que no querían competidores. Ahora con las maneras imperiales de Rusia ha surgido la necesidad de una España estable. En lo referente mantener en su debilidad a España gracias al desbarajuste autonómico, yo creo que las cosas siguen igual, las potencias europeas no quieren una España fuerte, se ve que necesitan un mercado subordinado a sus intereses. Lo que no veo claro es que ahora les interese una España descuartizada, o sea, la desaparición de España a la manera de Yugoslavia. España dividida en republiquitas, todas en la miseria, supondría un mercado interesante para las grandes potencias, y la desaparición de un competidor. Lo único que a lo mejor no ven claro es la posible colonización de estas republiquitas por China, o por los Emiratos Árabes, lo cual supondría un problema geoestratégico adicional.

      • Efectivamete.

        El problema añadido es que en los 60-70-80 en Uropa y USA había cierto pensamiento estratégico y con ello, o por ello (sería tema para otro análisis) unos líderes con capacidad suficiente para llevarlo a cabo.

        Ahora hay una burocracia cobarde, en Uropa escondida en su madriguera de Bruselas y Berlín/Paris, y en USA en ese consorcio militar industrial, que no sabe ni que quiere y ni a donde ir.

        Son perfectamente capaces de sacrificar nuestra unidad por 15 minutos mas de poder, aunque luego descubran que eso se ha vuelto en su contra.

        Recordemos el caso libio, o en Irak/Siria.

        Y antes en la exyugoeslavia.

        Todo ello analizado desde la perspectiva de que lo su actuación ahí, en esos paises zonas, ha sido un error. Porque igual era precisamente probocar esos vacíos de Poder a la espera de cobrarse su apoyo a una estabilidad posterior.

        Yo no me fiaría un pelo de esa gente, y si alguna vez hacen algo por nosotros se lo cobrarán y bien cobrado.

        un cordial saludo

        • La destrucción de Yugoslavia y la desestabilización de países árabes ha tendido pocas consecuencias para las grandes potencias y sobretodo para las grandes compañías multinacionales. Estos países han caído en la miseria de la que no salen, se han vuelto por tanto más dependientes de las potencias. En cuanto al problema de la inmigración, es un asunto de poca importancia para los grandes intereses, incluso se ve que sacan cínicamente provecho político,… Si España toma la senda de la autodestrucción, no veo muy claro la actitud de las potencias europeas, desde luego a Norteamérica no le interese demasiado por el valor estratégico de la Península. A mi modo de ver la desestabilización de España le supondría un problema por su cercanía a las metrópolis de Europa central.

          • En tiempos de Aznar y el entendimiento con USA en tiempos de George Bush hijo. Tan “mal” presidente, pero que fue muy favorable a los interes españoles. Ayudó mucho más, que lo que le dio realmente España. Apoyo político fundamentalmente. Cambió la alianza estratégica con Marruecos a favor de España. Llegó Rodríguez Zapatero y entonces en USA se dieron cuenta, que España no tiene remedio en cuanto a volatibilidad política. No somos un país fiable. Volvieron a cambiarnos por Marruecos. Un socio estable y fiable para ellos. Igual que Portugal y su alianza con los anglos, para defenderse del temor ancestral a ser absorbidos por España. Con esas alianzas, ¿quién necesita a España? Con una base en las Azores, Gibraltar y bases en Marruecos. Aparte de la decisión de Donald Trump, de replegarse sobre USA y defenderse desde allí. Al resto del mundo no anglo, que les den, “por donde amargan los pepinos”. Podría propiciar una alianza comercial con los más que aliados anglos: Canadá, Australia Nueva Zelanda y U.K. “un pacto de familia” en toda regla. Pero primero necesita deshacerse del mayor idiota accidental, como es el primer ministro canadiense Justin Trudeau un iluminado, que condiciona las ayudas internacionales a países subdesarrollados a la adopción de políticas LGBTI.

      • ¿…la posible colonización de estas republiquitas por China, o por los Emiratos Árabes?

        No le parece la colonización en Madrid un hecho inmarcesible, por ponerle un ejemplo a pie de calle, del inversor Mr. Chang dejándote en el parabrisas de tu coche en la calle que quiere comprar tu piso y “pago bien?”

        0 el puerto de Valencia donde llega toda la mercadoría fake china y distribuirla desde Cobo Calleja a Uropa?

        Y del mundo árabe mire el % que tienen en El Corte Inglés o en Cepsa.

        Apenas veo en mi barrio gentes venidas del resto de España como antaño: Los Maragatos, Pasiegos, Vaqueiros de Alzada, Agotes, etc. razas malditas nuestras.

        Problema geoestratégico dice Vd.? Me siento parapléjico al ver a la nueva peña.

        “I´m coming to get you”

    • HEGEL Y EL SENTIDO DE LA VIDA

      Paseaba Georg Wilhelm Friedrich por las calles sucias y oscuras de Jena una noche de luna en cuarto menguante, cuando se le acercó una dama vestida con aparente elegancia, de andares vacilantes, pero cuyo aliento despedía ya de lejos el nítido aroma a licores espirituosos, quizás regurgitados no hace mucho tiempo.

      El joven esperó con reciedumbre inhabitual la oferta que tanto llevaba esperando y nunca antes se había atrevido a solicitar y mucho menos aceptar, cuando merodeaba por aquellos lugares al atardecer.

      Así que sin inmutar su gesto sereno de joven prudente y calculador escuchó una cifra que no pudo arredarlo en esta ocasión, pese a su escaso peculio personal de preceptor de muchachotes rozagantes de buena familia, a quienes enseñaba los rudimentos de la lengua griega y un poco de frenología.

      -Señor, bello joven, es sólo un tálero de plata por una inolvidable noche a su servicio.

      No le pareció del todo mal el aspecto de la dama, a la luz mejorada de una farola de gas, tal vez un tanto picada de viruela, muy visible incluso a la luz de una luna como la de esa noche.

      El joven Georg Wilhelm Friedrich razonó entonces dejándose llevar, en su siempre recogida interioridad de hombre acostumbrado al discurrir monótono de su pensamiento callado:

      “El incognoscible ser-en-sí de esta pobre mujer en su pura virtualidad, sin duda, debe encontrar su verdad, esto es, su concepto realizado de sí misma, si y sólo si mi yo, generosamente derramado en su materialidad carnal, en tanto mediación dialéctica personal de mi sublime espíritu efusivo con respecto a su propia ínfima naturaleza venérea, le ofrezco mi cuerpo varonil, no mal formado, para que, de esta manera, a través de él ella devenga en su ser-para-sí mujer venal digna de tal esencia”.

      Y aun así esa noche Georg Wilhelm Friedrich echó el mejor casquete de su vida.

      • Muy buena esa!!!

        Hegel era amigo de Hölderlin, genial y loco.
        Quizas no hay diferencia entre el genio y la locura si lo miramos abiertamente.

        Lo de Nietzche que propone Derondat ya es para nota.
        Lios con Lou Andreas,Ree, …impagable la foto de los tres con ella de partorcilla en el carrito….
        A la peli de la Cavani se une una nueva del 2016

        a ver si alguien se anima que es para cum laude.

  5. Me pregunto qué pensarán los puteros usuarios de las Visa Oro de la Junta de Andalucía sobre eso de que las oligarquías locales no nacionalistas no persiguen «objetivos disgregadores». Habría que preguntar también a Nacho González sobre qué piensa acerca de este tema del enriquecimiento con cargo al presupuesto. Léase a Hegel y su «Constitución de Alemania», de 1806, prologada por Dalmacio Negro, si se quiere entender de verdad la lógica histórica que subyace a la actual irracionalidad bárbara del pseudo-Estado español del Régimen del 78.