El marxismo siempre vio en el cine un instrumento propagandístico de primer nivel. Ya en 1917 Lenin declaraba que se trataba de la forma artística más importante para el triunfo de las ideas comunistas que habían inspirado la célebre revolución de octubre de aquel año. En un país profundamente atrasado y que se encontraba dividido en una multitud de etnias, que hablaban multitud de idiomas, el cine se podía convertir en el idioma universal que trasmitiera un verdadero catecismo revolucionario. En agosto de 1919, se nacionalizaba la industria cinematográfica y la esposa de Lenin, Nadezhda Krupskaya, se encargaba personalmente de crear una escuela de cine en Moscú, que formara a los futuros cineastas del régimen el arte de la propaganda y la agitación política.

No sólo el marxismo soviético centró su interés en el control de la producción cinematográfica, también el denominado marxismo cultural centró su atención en el estudio del cine de Hollywood como instrumento de difusión de la cultura capitalista. Más recientemente el llamado feminismo corporativo ha convertido el control sobre los contenidos audiovisuales en su nueva batalla ideológica. Principalmente en los Estados Unidos donde la aceptación acrítica de los valores asociados al feminismo corporativo se ha convertido en una especie de nuevo Código Hays, una nueva forma de autocensura donde el sistema de estudios produce películas que buscan trasladar a la sociedad las ideas relativas a la lucha de géneros. Para empezar, afirmando que el cine producido mayoritariamente por el star system hollywoodiense es claramente machista, al infra representar a la mujer en la industria.

Según el Hollywood diversity report, auspiciado por un observatorio de estudios de género de la Universidad de California, en el periodo comprendido entre 2009 y 2013 sólo 22 películas de un total de 466, todas ellas producidas por grandes estudios, fueron dirigidas por mujeres. Los autores de este estudio, Darnell Hunt y Anna-Christina Ramon, señalan que, en ninguno de los grandes estudios, con la salvedad de Disney, se ha superado el 5% de películas dirigidas por mujeres. Cifras similares se aportan también para denunciar la infrarrepresentación de guionistas. Incluso cuando se habla de actrices se enfatiza que se trata de actrices blancas que refuerzan los estereotipos de género asociados al rol tradicional de la mujer dependiente del varón.

Los grandes estudios están invirtiendo importantes sumas de dinero para complacer los deseos del lobby feminista

El auge de estudios como el anteriormente mencionado han llevado a los grandes estudios a invertir importantes sumas de dinero para complacer los deseos del lobby feminista con producciones que cuestionan la visión de género tradicional como Ladybird. Incluso el testosterónico cine de superheróes se ha hecho feminista con producciones como Wonder Woman. Festivales de cine como Cannes, Berlin, San Sebastián o Seminci establecen ya cuotas en sus respectivas secciones oficiales donde se reserva al menos un 55% a producciones dirigidas por mujeres, con independencia de su valía artística. La psicosis relativa al acoso sexual en el mundo del cine ha llevado a que se desate una nueva caza de brujas dentro de la propia industria del cine que ha cristalizado en campañas como la insidiosa Me too, donde al final hasta su propia promotora, Asia Argento, ha acabado siendo devorada por el propio monstruo que ella contribuyó a crear.

Tampoco la crítica de cine ha salido indemne de esta nueva censora, donde la mirada de género se impone y conlleva una revisión crítica de nuestro pasado cinematográfico. Curiosamente la crítica feminista ha pasado de ignorar el cine de masas, por considerarlo irremediablemente machista, a intentar reescribir la historia del cine en un sentido feminista radical. En 1973 la crítica de cine Claire Johnston, en un escrito llamado El cine de mujeres como contra cine, argumentaba que las mujeres habían sido tradicionalmente objeto de estereotipación de género en el séptimo arte. Fundamentalmente en géneros como el melodrama o el cine negro. Para Johnston sólo el cine avant garde y el cine independiente no narrativo habían realmente contribuido a la destrucción de estos estereotipos de género, con trabajos de colectivos feministas como el británico The London women’s film group. El cine narrativo era visto por Johnston fundamentalmente como un cine enfocado al deleite de los hombres, ejemplificado en el cine de Alfred Hitchcock fundamentalmente, donde la mujer tenía un papel meramente secundario.

El enfoque psicoanalítico, que privilegiaba una mirada fundamentalmente masculina del cine, es remplazado por una visión ideológica del mismo, heredera del pensamiento de Gramsci

Sin embargo, es a principios de los 80 cuando el feminismo comienza a mostrar un decidido interés en el cine más comercial apostando por una mirada menos masculina en el espectador. El enfoque psicoanalítico, que privilegiaba una mirada fundamentalmente masculina del cine, es remplazado por una visión ideológica del mismo, heredera del pensamiento de Gramsci y en general de la Escuela de Frankfurt, en la que el cine es un medio de comunicación de masas capaz de generar consensos sociales sobre lo que es y no es aceptable. En medio de este clima intelectual, auspiciado desde los departamentos universitarios de estudios de género, comienzan a promocionarse, primero en los ambientes académicos y posteriormente en el circuito de festivales de cine, a directoras que privilegian una mirada de género, como pueden ser la británica Sally Potter o la neozelandesa Jane Champion. Por otra parte, se realiza una mirada de género sobre el cine, anteriormente considerado machista, como el cine negro o de acción, para pasar a ver en los síntomas inexorables de una sociedad, la capitalista, donde la masculinidad clásica estaría en crisis,

Como en otros campos vinculados al feminismo académico, por ejemplo, en la antropología feminista, se comienza la búsqueda de la edad de oro de la feminidad en el cine, que se quiere encontrar en el cine mudo. Frente a la Femme fatal del cine negro, estereotipo machista por antonomasia, la mujer liberada, la Flapper del cine mudo, tipo Clara Bow, se convierte en la heroína feminista del cine. Se rescata a las mujeres pioneras en el arte de la dirección, Alice Guy Blanchet, Dorothy Arzner o Muriel Box comienzan a ser redescubiertas y a ser objeto de atención de multitud de cine-forum feministas y de festivales de cine. Incluso, traidoras de género según la visión clásica del feminismo de los 60, como la reina de la serie B y pionera del cine indie americano, Ida Lupino, pasan a convertirse en feministas avant la lettre. Directores de cine defenestrados tradicionalmente por ese primer feminismo cultural que mencionábamos antes, por ejemplo, Alfred Hitcchcock o John Ford, pasan a ser considerados directores feministas, al detectarse elementos feministas en películas como Marnie la ladrona (1964) de Hitchcock o en La pasión de los fuertes (1946) de John Ford.

Sería deseable que el cine volviera a ser lo que fue en sus inicios, una fábrica de sueños

Con una clima mediático y cultural más favorable poco a poco el cine de inspiración feminista ha ido calando, incluso en el sistema de grandes estudios, con Thelma y Louisse (1991) del cineasta Ridlet Scott como primer gran hito de masas. En la actualidad en cualquier festival de cine o gala de entrega de premios, tipo Globos de Oro, Oscars o Premios Goya, el discurso victimista y reduccionista del feminismo es omnipresente.

Estamos llegando a un punto en que la tensión dialéctica que siempre existe entre arte e ideología se está decantando del lado de esta última. Tampoco se libran las series de televisión, hoy en día tan en boga, con multitud de guiones, como Modern Family o la última versión televisiva de la serie clásica Star Trek, moldeados a imagen y semejanza de lo políticamente correcto según los dictados del lobby feminista. Sería deseable que el cine volviera a ser lo que fue en sus inicios, una fábrica de sueños, y menos una permanente reivindicación de una distopía donde parece que sobra al menos la mitad de la población.

Foto: Película “Thelma y Louise” (1991), de Ridley Scott 


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

28 COMENTARIOS

  1. Madre del amor hermoso! si no fuera por la familiaridad de algunas intervenciones y porque creo conocer un poco a los foreros disidentes, diría que el clima que se respira no invita a entrar y tiene un punto misógino. Abran puertas y ventanas, que corra un poco el aire, por Dios!

    • Ese el gran problema Silvia. Hay muchas mujeres que miramos y leemos con asombro artículos y opiniones que no encajan en nuestra forma de pensar, ni ser, ni de entender la igualdad entre las personas. De hecho, creo que somos las grandes perjudicadas, no encajamos en las nuevas ideas del feminismo, ni en movimientos tipo hollywoodiense y tampoco encajamos en ese odio visceral que empieza a existir hacia todo aquello que suene a mujer.

      Se están creando una serie de bandos de un lado y de otro que sinceramente acojonan.

      En fin esperemos que sea una mera moda y entre de una vez por todas aire fresco.

      Saludos

          • Gracias por la intervención, Emme. En realidad, ha expresado muy bien la situación, que cada vez más alcanza un punto de polarización extrema. Y como bien dice, los excesos del nuevo feminismo representan una parte muy minoritaria. Saludos,

          • Pues no lo se, yo sinceramente no veo ninguna polarización de hombres contra mujeres. Lo que veo es una protesta de hombres y mujeres contra uina ideología nefasta que impone una dictadura de pensamiento y coarta las libertades.

          • Silvia. Bueno esos excesos del nuevo feminismo que realmente son excesos de la ideología de género se traduce en la eliminación de derechos y libertades fundamentales, como la presunción de inocencia, de la mitad de la población. De minoritario nada de nada. Y esto no tiene nada que ver con las mujeres, es una cuestión ideológica de ingeniería social

          • Brigante, al hablar de “polarización”, Emme y yo nos referimos al debate que, entre unos y otros cada vez es más imposible. Y sobre los “excesos” del nuevo feminismo, pues habrá que combatirlos de una forma más serena e inteligente, separando el trigo de la paja y no tirando el carro por el “pedregal” ni echando mano de “la fuerza bruta”, porque utilizando esos métodos se corre el riesgo de obtener el efecto contrario. Lástima que estas semanas no tenga demasiado tiempo para abordar el tema, porque se me ocurren algunas ideas argumentales para debatir y desmontar por piezas algunos de esos “excesos” que, cuando pueda, estaré encantada de compartir en el foro. Saludos,

  2. En los últimos dos años he notado la mano negra del ‘feminismo’ en el cine.

    Por un lado, tenemos las grandes producciones como Star wars. La última película Han Solo (Mayo 2018) da satisfacción al feminismo galopante y hace que la acción la lleve una heroina. El asunto es que lleva la acción más allá de la fantasia, hasta el reino de la manipulación. Claro, cuando te das cuenta que estas siendo manipulado por la ideología de género, te sube asco y repudio hacia la película.

    Las grandes producciones desde hace muy poco tienen que poner a mujeres peleando con espadas, utilizando máquinas, guerreando. Pero como es muy forzado se nota.

    Por otro lado, tenemos una avalancha de peliculas de directoras, que no se donde estaban. Pero lo cierto es que en taquilla hay muchas películas dirigidas por mujeres. Hay algunas buenas, pero la mayoría están allí por la dichosa ‘cuota’. Y para ver un producto pensado, fabricado y presentado para la manipulación, mejor si me pagan.

    Por un tercer lado, tenemos las series de TV. Están tan impregandas de la propaganda feminista que dan asco. Tanto que hace tiempo que no las veo. Resulta que mi mujer si las vé, y cuando paso y veo algunos segundos de ‘Amar en tiempos revueltos’ y similares, siempre me pregunto quién ‘coño’ programa esto? La respuesta es evidente, la TV (series y telediarios) está controlada por el ‘feminazismo’. No se si son conscientes que su manipulación es ya tan burda y evidente que les es contraproducente. Produce rechazo en todos.

  3. Me gusta mucho leer DISIDENTIA. Pero debo ser sincero.

    Los Reyes Magos me regalaron una muñeca hinchable. Y yo la he cuidado con esmero. Tras cada uso la he lavado. Pero me ha sido infiel.

    El fontanero que vino a repararme el desagüe la ha seducido vilmente. Y ella se entregó. La he vuelto a lavar, pero ya no confío en ella. La he amezado con pincharla, pero se resiste a abandonar sus hábitos promiscuos. Sabe que soy débil y que me pasa lo mismo que a la derecha sociológica con sus partidos.

    Mi muñeca me surrrara al oído: «Metemela más a fondo, hijo de puta franquista» y yo le respondo: «Cállate, no seas tan sincera».

    Y luego me corro y pienso en Pablo Iglesias, cuya coleta y ojos inyectados en sangre me ponen mientras lo imagino corriéndose dentro de Irene.

    Y para dormirme, me cuento la Leyenda de los Tiempos Oscuros, después de soltar tres ventosidades en honor de la Monarquía Católica:

    «La mesnada tardomedieval de Don Pelayo y la Patota Montonera, tras sus horas de trabajo en la Oficina de la Extracción Coercitiva de las Plusvalía del Capital y del Trabajo, jugaban al escondite en los Bosques del Dragon de un Solo Cuerno, y tiraban luego de la cuerda. Tensaban los extremos donde se ejerce la fuerza para que el Centro concentre, en la justa proporción y simetría, el área de confort».

    Ahí donde los consensos hacen la vida más fácil a los Protozoos, pienso en la Vagina ultrajada de mi mujer hinchable. Y sé lo que Franco susurró al oído de Juan Carlos en su lecho de muerte. «No deje que España se destruya».

    Mi versión es shakesperiana.

    Sí, picarillos, lo sabeis bien: los adheridos a las paredes del tubo digestivo de Epulón, … donde florecen las grandes organizaciones sociales…, en que nuestras acciones se revalorizan y dan un dividendo no mediocre.

    Maldita tú mil veces maldita burguesía española , tú que has privado de Libertad a los españoles y los has condenado a vagar entre las sombras de imágenes póstumas de una caricatura obscena de una España ficticia que elaborais ahí en los Servicios de Inteligencia del Estado para salvar el valor de vuestros capitales y la Monarquía y los partidos del Estado.

  4. Cómo esta mañana me he levantado lúcido me he dado cuenta que el horror solo se contrarresta con belleza.
    Que se jodan las feministas, viva Beatriz.

    “Tan honesta parece y tan hermosa

    mi casta Beatriz cuando saluda,

    que la lengua temblando queda muda

    y la vista mirarla apenas osa.

    Ella se va benigna y humillosa

    y oyéndose loar, rostro no muda

    y quien la mira enajenado duda

    si es visión o mujer maravillosa.

    Muéstrase tan amable a quien la mira

    que al alma infunde una dulzura nueva

    que solo aquél que la sintió la sabe.”

    • No hay que desesperar: todavía quedan mujeres de verdad.

      Kylie Minogue performs “Finer Feelings”
      at the BBC Proms in the Park on September 8th 2012.

      https://youtu.be/739r5hPpScg

      Kylie Minogue, “Finer feelings”

      You can’t give to me anything
      I couldn’t get for myself.
      I have needs as much as any man
      and I understand the feelings well.

      I can still have a true heart
      with a free mind,
      a good life
      with a good time.

      But what is love
      without the finer feelings.
      It’s just sex
      without the sexual healing.

      Passion dies
      without some tender meanings.
      It ain’t love
      without the finer feelings.

      I get passionate
      just like you,
      but I have a little self-control.

      You just show your selfish attitude,
      your emotion leaves me cold.

      No me puedes dar nada
      que no pueda conseguir por mí misma.
      Tengo necesidades tanto como cualquier hombre
      y entiendo bien los sentimientos.

      Todavía puedo tener un verdadero corazón
      con una mente libre,
      una buena vida
      con un buen rato.

      Pero qué es el amor
      sin los mejores sentimientos.
      Es solo sexo
      sin la curación sexual.

      La pasión muere
      sin algún significado tierno.
      No es amor
      sin los más delicados sentimientos.

      Me apasiono
      igual que tú,
      pero tengo un poco de autocontrol.

      Solo muestras tu actitud egoísta,
      tu emoción me deja fría.

  5. Yo trato de ser objetivo en la apreciación de los hechos, no tengo por que engañarme a mí mismo. Como comprenderá, lo que diga un denominado, no se por quien, portavoz de la sociedad, me convencerá mas o menos en cuanto se confronte con mis propias ideas. Y si resulta que, por ejemplo, usted y yo y mil millones de personas mas, opinamos de diferente manera sobre determinadas cuestiones, no le daré la menor importancia, lejos de mí ir mas allá. Como mucho, puedo explicarle mi punto de vista, y también, por que no, la causa o motivo de discrepar de su opinión. Nada mas. Nunca perdería un minuto en convencer a un ateo que Dios existe, ni a un creyente de que no existe.

    Cuando empleo la expresión de ” tengo por cierto”, estoy expresando lo que pienso sobre determinado tema, asunto, o problema. Pero yo no vengo aqui, a Disidentia, ni a evangelizar ni convencer, pero tampoco a aceptar argumentos que no comparto.

    • “a mitad del camino de la vida,
      en una selva oscura me encontraba
      porque mi ruta había extraviado.

      ¡Cuan dura cosa es decir cuál era
      esta salvaje selva, áspera y fuerte
      que me vuelve el temor al pensamiento!”

      No saldrá usted de su selva creyéndose bueno sino elevándose.

  6. A falta de una buena guerra, los marxistas cuturales han aprovechado para llevar una al nucleo de las sociedades. Y se han valido de la irracionalidad femenina para ello. No solo las mujeres, la mayoría de personas tratan de buscar fuera de sí mismas la causa de sus males. Y las mujeres tienen muchos: desde tener o no a sus hijos y poder mantenerlos a la vez que un medio de subsistencia por si su pareja les falla. Creo que ésta es la base de todas sus protestas, aunque aprovechando los abusos sexuales para darse mayor publicidad.
    Aunque no lo digan abiertamente, todo este lio feminista se arreglaría con un buen trabajo garantizado o un salario social para todas ellas. Porque en su naturaleza está el destino único de tener hijos para que continúe nuestra existencia, aunque traten de deshacerse de ella con extravagantes exposiciones como los de las pussy riot enseñando las tetas para protestar o dejándose los vellos corporales para repeler a los hombres.
    El comunismo es antinatural y una aberración igualitaria que destruye la libertad y siempre han usado a los más débiles para prosperar.Si siguen su línea idológica van a terminar las mujeres peor que como están.

    • “La cumbre del cine feminista es la directotra nazi Leni Riefenstahl”
      No se, no me parece a mi que Olimpia o el Triunfo de la Voluntad sean muy feministas (ni machistas tampoco), y como tras la guerra se tuvo que dedicar a hacer documentales sobre tribus africanas, no se en qué momento alcanzó la “cumbre” del cine feminista.

      • Sus obras nazis, como “Olimpia” o “El triunfo de la Voluntad”, están dentro de las fórmulas de vanguardia antinarrativa que, como las películas comunistas de Eisenstein o Vertov “habían realmente contribuido a la destrucción de estos estereotipos de género”. Luego, la relación de esta señora con los varones de tribus africanas parece que fue de dominio disfrazado de búsquedas estéticas. “La luz azul”, la primera película de la Riefenstahl antes de sus obras nazis tiene como protagonista a una mujer que mantiene una estrecha relación relación con los misterios y las fuerzas de la naturaleza. Es decir promueve la idea de la mujer como un ser que tiene derecho a vivir al margen de leyes, de normas y que puede hacer siempre su voluntad. Es que nazismo y feminismo tienen curiosas conexiones.

        • Como supongo que estamos hablando de feminismo de género, de la cuarta ola del feminismo, la verdad es que me resulta muy difícil encontrar alguna conexión entre una ideología, la nacional socialista, centrada en el determinismo biológico, con una antropología basada en la raza, y una ideología, la del género, cuya premisa fundamental es que la biología no determina nada y que todos somos productos culturales.

  7. Dice usted, Sr. Barrio, que «la tensión dialéctica que siempre existe entre arte e ideología se está decantando del lado de esta última». Cierto, pero ese es solo un caso particular y sectorial del predominio que está tomando la ideología feminista en toda la praxis de la vida de los humanos. Y qué mejor que empezar por desterrar el concepto natural binario de «sexo» y sustituirlo por el de «género».

    Dado que los humanos somos sexualmente dimórficos y exhibimos características físicas y de comportamiento típico ligados al sexo biológico, la pretensión de muchos lobbies feministas de que las diferencias de comportamiento entre los sexos se deben solamente a la socialización y aprendizaje, indicia claramente una forma dominante de pensamiento fetichista.

    Esto no cohíbe a los activistas de la ingeniería social de defender que la noción de sexo biológico es un constructo social. A tal punto ha llegado la obcecación, que una revista con el prestigio de «Nature» publicó un editorial en el que afirmaba que la clasificación del sexo de las personas «sobre la base de la anatomía o la genética debería ser abandonada», que «no tiene base científica», y que «la comunidad médica y de investigación considera que el sexo es ahora más complejo que el masculino y el femenino». En el artículo de Nature, el motivo está expuesto con cristalina claridad: reconocer la realidad del sexo biológico, dicen, «socavará los esfuerzos para reducir la discriminación contra las personas transgénero y aquellas que no caen dentro de las categorías binarias de hombre y mujer». Y el que no les siga la onda es un transfóbico. Pura manipulación política, hasta en revistas científicas de postín.

    El biólogo Colin Wright, en un artículo publicado en Quillette, «The New Evolution Deniers» [*], denuncia la situación opresiva existente dentro de la comunidad académica de los EEUU. Los científicos viven acojonados, temerosos de perder el estatus profesional y hasta el puesto de trabajo si levantan la voz contra la imposición dictatorial de la nueva doctrina, que de científica no tiene nada, en universidades y academias. Dice C. Wright que hasta ha recibido emails de colegas amigos aconsejándole precavidamente a cerrar el pico, que si no lo echan.

    En los EEUU la sustitución de «sexo» por «género» va a una velocidad de vértigo y una encuesta reciente reveló que un 20% de los estadounidenses apoya a un Papá Noel neutral en cuanto al género. Y lo más asombroso es que no solo quieren hacer un San Nicolás de género neutro, ¡incluso cuestionan si los renos deben ser machos!

    [*] https://quillette.com/2018/11/30/the-new-evolution-deniers/

  8. Hace unos años, no demasiados, era el lobby gay el que dominaba los entresijos del séptimo arte, y como es frase manida, corrían rios de tinta acosando y acusando a los gays de imponer su propio enfoque amable en todo guión, serie de televisión o película.

    Se ve que los gays han sido descabalgados de su privilegiada posición por las mujeres, sean hetero o no, cuestión en la que no quiero entrar, por ser tema en que acosadores y acusadores no se ponen de acuerdo, y yo tampoco tengo criterio cierto sobre que tipo de mujer es mas provocadora para el mundo masculino. Tengo por cierto que la mujer victima es de condición hetero, mas que nada porque el autor de la agresión es hombre, que, o es su pareja, o lo ha sido, en la mayoría de los casos.

    • Solo hay que ver las principales series de televisión y películas para comprobar la veracidad de lo expuesto por el articulista.
      Hace usted una afirmación que se repite mucho hoy en día que digamos que es una verdad a medias, y ya se sabe lo que se dice de las verdades a medias. Dice usted “Tengo por cierto que la mujer victima es de condición hetero, mas que nada porque el autor de la agresión es hombre, que, o es su pareja, o lo ha sido, en la mayoría de los casos.” ¿Seguro? ¿Siemper es así? Hace poco en un pueblo de Madrid una chica fue asesinada, inmediatamente todos los medios de adoctrinamiento digo de comunicación reaccionaron según lo habitual en estos casos, ya sabe. Pero al día siguiente cesó toda información sobre el asesinato ¿la razón? la policia había detenido a la antigua novia del chico con el que salía ahora la asesinada. Una mujer había asesinado por celos a otra mujer. Pero esto no es posible, no encaja en la doctrina…pues no digamos nada, silenciemos el asunto y gritemos mucho sobre la violencia machista y que solo los hombres asesinan a mujeres. Según su tajante afirmación “tengo por cierto”, esa chica no es “mujer víctima” porque no ha sido asesinada por un hombre.

      • Mire, no todos los accidentes de tráfico se producen como consecuencia del exceso de velocidad y el consumo de drogas y alcohol. Sin embargo la sociedad acepta ( igual usted no) limitaciones de velocidad en determinadas vías de cimunicación, prohibe el consumo de drogas y limita el nivel de consumo de alcohol a los conductores. En definitiva, medidas específicas para atajar un mal concreto: la siniestralidad vial.

        No sería razonable, me parece a mí, rechazar esas medidas preventivas y represivas ( multas, pérdida de puntos) en base a que hay bastantes accidentes de tráfico en que el conductor responsable y culpable del mismo iba sobrio.

        Pero además, el caso que usted cita, por su especial morbo, tuvo una difusión muy amplia en programas de radio y televisión. De silenciarse nada.

        • Yo simplemente estoy rebatiendo una afirmación tajante “tengo por cierto” que ha realizado usted, que responde además al primer mandamiento de la nueva religión-ideologia oficial. Su respuesta es graciosísima y responde también a los mandamientos oficiales: ante cualquier duda, crítica, opinión discrepante, atacad, acusad de algo maligno. Y me hace sin venir a cuento una analogía con las leyes de tráfico, insinuando, dejando caer, que yo estaría en contra de determinadas medidas tendentes a limitar los accidentes de tráfico…jajajaja, perdone que me ría.
          Por cierto entiendo que para usted la ideología de género y sus leyes integrales son meras excusas para sacar dinero ¿no? Lo pregunto porque es la postura que ha mantenido sobre las ideologías en otro debate que hemos tenido. Y antes de que me salga con alguna cosa rara, le informo por si no lo sab,e que la famosa Ley integral responde a una ideología determinada y por ello parte de un apriorismo ideológico: existe una violencia estructural de todos los hombres (de usted también) hacía todas las mujeres. Ah y este apriorismo no admite discusión (Vicepresidenta dixit y pixit)