Si yo tuviese un amigo ministro y, tras su nombramiento, me hubiese ofrecido la Secretaría de Estado de Transporte y Comunicaciones, le habría dicho que no. Mira, Fulano, te agradezco mucho y me halaga que hayas pensado en mí, pero no estoy en absoluto cualificado para ese puesto. Tras dos cervezas, una charla sobre la familia y su proyecto ministerial, nos hubiésemos despedido dejando nuestra amistad impoluta y celebrando el regate que le acabábamos de dar a una propuesta bienintencionada, pero a todas luces irresponsable.

Si nos damos una vuelta por los ministerios y secretarías de estado actuales, vemos con desolación y en no pocos casos, cómo esta historieta que les cuento no tuvo siempre un desenlace como el que les describo. La ocupación de puestos de responsabilidad política por parte de los votados y sus amiguetes, en obsceno intercambio de favores unas veces, como precio a pagar en otras, ha dado a luz la mayor suma de incompetencia jamás vista en un gobierno de la nación. Y eso que algunos gabinetes del bobo de León (ya saben a quién me refiero) parecían imbatibles en lo que a estulticia se refiere.

La relevancia social de la física nuclear se extiende mucho más allá de la investigación básica. Sus métodos se han abierto camino desde hace mucho tiempo en la tecnología médica, la investigación de materiales, tecnologías de producción, energía y seguridad y muchas otras áreas científicas y económicas. Por ejemplo, los aceleradores se utilizan para producir radionucleidos hechos a medida para examinar prácticamente todos los órganos humanos

El gobierno tiene prisa por sacar adelante la Ley de Cambio Climático, una ley que -según palabras de su Pedridad- debía ser, necesitaba ser fruto del consenso y a la que, oh, ¡sorpresa! se han presentado más de 700 enmiendas. Hace unos días la Secretaria de Estado para la Agenda 2030, Doña Ione Belarra, nos comunicaba mediante un par de tuits (o trinos, o tweets, como gusten) las líneas maestras de la propuesta de mejora de dicha ley por parte de Unidas Podemos y el PSOE. Tras una primera declaración solemne:

“Vamos a ser más ambiciosos en la reducción de gases de efecto invernadero y prohibimos la minería de uranio, frenando un proyecto insensato en Salamanca.”

Desmenuzaba su propuesta en un segundo mensaje que me hizo levantar del sillón:

imagen tweet

Sí, han leído bien. Pretenden (o pretendían, ya les cuento) prohibir en España la investigación y el aprovechamiento de materiales radiactivos, como, por ejemplo, el uranio. Es más: pretenden archivar -dar carpetazo- a cualquier procedimiento relacionado con no sabemos bien qué instalaciones. Y se quedó satisfecha. El clamor en la red social del pajarito fue tal, imagino que también entre quienes asesoran a esta señora, que terminó borrando el tuit. No sabemos si únicamente lo borró de sus redes sociales o si también lo habrá hecho en el borrador de propuestas que lleva en la cartera en estos momentos. Espero que tras dos tardes de información sobre las implicaciones que esa prohibición tendría en, no sé, investigaciones encaminadas a mejorar los sistemas diagnósticos para detectar procesos tumorales (me refiero al cáncer, señora Belarra), la señora Secretaria de Estado (o quienquiera que le escribiese la cosa) haya retirado tal peregrina idea.

Ocurre que la relevancia social de la física nuclear se extiende mucho más allá de la investigación básica. Sus métodos se han abierto camino desde hace mucho tiempo en la tecnología médica, la investigación de materiales, tecnologías de producción, energía y seguridad y muchas otras áreas científicas y económicas. Por ejemplo, los aceleradores se utilizan para producir radionucleidos hechos a medida para examinar prácticamente todos los órganos humanos, una ayuda para el diagnóstico médico que difícilmente se puede subestimar.

Los radionucleidos se utilizan en la investigación biológica, por ejemplo, para hacer visibles los procesos y las estructuras de las células. Los nuevos métodos de obtención de imágenes se basan en la visualización directa de procesos físicos a nivel atómico, como la tomografía por emisión de positrones (PET) y la tomografía de resonancia magnética (MRT). Ambos procedimientos se han vuelto indispensables en el diagnóstico médico.

Pero no sólo en el diagnóstico: nuevas opciones en el espectro de la radioterapia es la irradiación de partículas con protones o con iones pesados. El principio: los protones, o los iones pesados ​​como los iones de carbono, se aceleran a velocidades extremadamente altas, a 300 Megaelectronvoltios, lo que corresponde a unos 200.000 kilómetros por hora. La ventaja de las partículas de alta energía sobre los fotones al uso es que alcanzan su dosis máxima al aumentar la profundidad de penetración. En el llamado pico de la curva de Bragg, administran su dosis máxima, después de lo cual hay una fuerte caída en la dosis. Gracias a la baja dispersión lateral de los iones pesados ​​y la definición precisa del rango, se puede determinar con precisión el punto o la región de máxima liberación de energía en función del tamaño del tumor. Los iones pesados ​​tienen otra ventaja: tienen una mayor eficacia de radiación biológica. Sí, radiación. Y para llegar a estos tratamientos se debe investigas, señora Secretaria de Estado, sobre materiales radiactivos y sus propiedades.

Pero hay más, señora Belarra. Fíjese en la arqueología. La datación por radiocarbono -con carbono-14- se ha utilizado de forma rutinaria durante mucho tiempo para determinar con precisión la edad de sustancias orgánicas durante un período de muchos miles de años. Especialmente el desarrollo de la espectroscopia de masas con acelerador hace posible hoy analizar las muestras más pequeñas y, por lo tanto, datar objetos arqueológicos, hallazgos relevantes como la momia de Ötzi, obras de arte u objetos de importancia cultural como el sudario de Turín sin necesidad de destruir las pruebas. Haces de protones e iones permiten obtener información sobre los materiales y su composición química sin extraer muestras. El análisis de haz de iones no invasivo permite, por ejemplo, conocer los pigmentos utilizados o hacer visibles estructuras ocultas en capas más profundas.

O mire la geología, o el medioambiente: la edad de las rocas, los sedimentos, los meteoritos y la tierra misma se puede determinar con precisión con la ayuda de nucleidos radiactivos de larga duración. Las tasas de erosión y los procesos en la atmósfera se pueden rastrear en un amplio rango de tiempo mediante el análisis de radionucleidos específicos como el berilio-10, el aluminio-26 y el manganeso-53. Con la ayuda de aceleradores, la espectrometría de masas se ha desarrollado aún más hasta convertirla en una tecnología altamente sensible que permite la detección de concentraciones minúsculas de oligoelementos o moléculas contaminantes en la tierra, el agua y la atmósfera hasta una concentración relativa de 10-15, que corresponde a un átomo o molécula por cada billón de otras partículas.

Incluso en el debate sobre el clima, el conocimiento adquirido con los métodos de física nuclear es muy importante. En los grandes núcleos de hielo del Ártico y la Antártida, la temperatura media anual se analiza con precisión a partir de la proporción de isótopos de oxígeno-16 y oxígeno-18 durante un rango de muchos miles de años. Los datos también permiten, entre otras cosas, determinar los cambios a largo plazo en la radiación solar y sus posibles efectos en el clima de la tierra en el pasado.

Como ve, señora Belarra, lo que usted dice que pretende prohibir privaría a la ciencia española de participar en proyectos tecnológicos punteros. Y sólo le he traído unos pocos.

Si cree que profundizar en el conocimiento de las consecuencias prácticas de la investigación sobre materiales radiactivos le puede ser de ayuda en su labor, sepa que quedo a su entera disposición para enviarle cuanta documentación pudiera necesitar.

Foto: Ryan Mcguire


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

8 COMENTARIOS

  1. Estoy impresionado.

    He visto unos fragmentos de vídeo y resulta que hoy se están diciendo algunas crudas e incómodas verdades en las Cortes.

  2. El grado de descomposición es de tal calibre que se convirte en espectáculo pornográfico.

    Parece que para mantenerse como ministro o asesor hay que producir un disparate diario, o una agresión eficiente contra la justicia, o un atentado contra la salud, o un entorpecimiento de la investigación científica por medio de ideologías de locos, o una exhibición de soberbia, o una amenaza matonil, o una mentira más grande que la anterior.

  3. Me temo que la ministra no se pondrá en contacto con D. Luis, y si en algún momento lo hiciera sería solamente para utilizarlo como escusa publicitaria ante las críticas.

    Ojito don Luis que el ego es muy malo, a ver si termina usted cómo Fernando Simón por seguirle el juego a la ministra. Si le llama, hágame caso, no descuelgue el teléfono.

    Me sorprende que aún haya personas inteligentes que no entiendan lo que está pasando. Se que es difícil, cuesta mucho comprender que un gobierno tenga como objetivo destruir.

    Si echamos un vistazo a los ministerios podemos observar que ningún ministro ha sido elegido al azar, tampoco ningún cargo de menor rango, todos se caracterizan por tener al frente personas ignorantes de las competencias de su cargo en unos casos, en otros, como los ministerios de justicia, defensa o economía personas con experiencia pero capaces de desmontar con discreción determinadas estructuras que dificultan la demolición de la nación. En ambos casos la fidelidad al líder se antepone a culaquier conocimiento o valor.

    Hoy D. Luis nos habla de aquello que conoce y domina sorprendido por lo que a simple vista parece un disparate ministerial programado.

    Yolanda Díaz nos dejó boquiabiertos explicando que es un ERTE, el director del SEPE nos dejó aún más sorprendidos cuando contactó con una bloguera para que le proporcione una lista de las personas que no habian cobrado los subsidios. Esto último es alucinante.

    Aunque todos los ministros han sido elegidos cuidadosamente quizás la elección más meditada haya sido la ministra de Hacienda, «Chiqui, que son mil millones» con una experiencia casi innata en el expolio, robo, falsificación, desviación, ruina, disparate…, si alguien la entiende cuando habla que me lo diga. De la región más rica de España consiguió hacer el corral peronista más pobre y dependiente, algo que nos debería hacer reflexionar sobre los motivos de su elección.

    Cualquier persona experta en un asunto determinado es un obstáculo para el plan de gobierno, si hay un objetivo claro en la política global es la de apartar a cualquier experto que pueda obstaculizar las consignas que permiten el expolio de las naciones.

    Voy a ser atrevido D. Luis y me voy a tomar la libertad de darle dos consejos, el primero es que advierta a sus vecinos alemanes que eso de darnos dinero para la destrucción y quiebra de la nación española les arrastrará a ellos y a la UE, y el segundo, no se le ocurra descolgar el teléfono a la ministra si no quiere terminar montando en globo.

  4. Buenos días Don Luís

    En efecto. Pero es que el propósito de esos cargos hace tiempo que no tiene nada que ver con el nombrecito que portan, es símplemente colocar a compañeros/as (o ex) circunstanciales de lecho, amiguetes que se destacan por lo mas sectario que se pueda encontrar, etc..

    Lo peor es que en muchos casos el mal es general, mas allá de nuestras fronteras.

    Sigo sin entender el caso alemán y la energía nuclear y la pataleta de Merkel y los suyos que llevó a demonizarla y pretender su eliminación; después de lo de Fukushima (o cómo se escriba). Cuando el caso japonés y el alemán se parecían como un huevo a una castaña, y cuando incluso se podría decir que el caso japonés superó el peor escenario: un terremoto escala 9 seguido de un tsanmi de la leche.

    Pareciera como si Merkell (que además, para colmo, tiene estudios en ¿física?) y una comandita de fanáticos iluminados por a saber que, estuviera al quite del primer problema serio con reactor nuclear en el mundo para salir corriendo con la excusita y desmantelar todo el tinglado.

    Idem con el tema migratorio. Idem con lo del diesel (donde además los de Volkswagen se lucieron, por listillos).

    Y no creo que se debiera a la necesidad de colocar en puestos a «afectos». Es algo mas profundo.

    Y eso que hablamos de Alemania. Así que imagine aquí.

    En el tema de las centrales nucleares es cierto que el problema principal es la larga vida de los deshechos nucleares. No que vayan a reventar y soltar basura radiactiva de manera descontrolada.

    Pero me han comentado que había avanzadas investigaciones para hacer reactores de Torio, de los que se derivarían deshechos con vida mucho mas corto, y que podrían dar salida a un problema cierto.

    Pero que al liquidarse la industria nuclear de generación de energía han quedado paradas.

    ¿es eso cierto?

    Un cordial saludo.

    PS entiendo sus problemas con el servidor, yo también tuve algo así y me di de alta con otro nick. Antes era «pasmao con lo que no pasa.»

    Por suerte puede mantener la foto.

    • Tras décadas de campañas de propaganda y desinformación por parte de Greenpeace, el movimiento antinuclear alemán era muy fuerte (de él nacen «Los Verdes»). La presión sobre los políticos enorme, y aprovecharon el accidente Japonés como disculpa. Un error que está saliendo carísimo al contribuyente, por cierto.
      Sobre los reactores de sales de Torio y sus enormes ventajas, una info somera aquí: https://www.iaea.org/es/temas/reactores-de-sales-fundidas
      Que conste que en Hamburgo se sigue investigando sobre el tema.
      Saludos!

  5. Uno de los problemas que contacto a diario, es que el conocimiento. y el estudio, ha sido sustituido poco a poco por la lectura de los encabezamientos, de titulares, y una consulta a Google.
    Estamos ante una nueva cultura, la GOOGELIANA, no solo hay el Bobo de león, hay los millones de bobos de Google, gente que no distingue entre: Leer y estudiar, que con una formación básica menos que elemental, y como hemos visto en la Covid, tras un «Oido Barra» (o TV o leído Google) ya saben opinan, y pontifican. Y en este grupo se puede incluir el 99% de los periodistas.
    Es lo que hay.

  6. Estimados lectores. Debido a un problema con mi proveedor de internet, llevaba varios mese (sí, meses!) sin poder ingresar como usuario a «mi» revista Disidentia. Siento muchísimo no haber podido contestar a los muchos comentarios vertidos a cuento de mis artículos. Gracias a todos, los que fueron amables y compartían mi opinión, y los que discutieron mis propuestas desde sus argumentos.

    Gracias. Y perdónenme la «ausencia».

  7. ¿Sabrá leer la tal Ione Belarra?
    La erosión de las estructuras públicas en general, eso que llamamos Estado, es ya una deflagración de la inteligencia pública por todos lados. Y encima, de esas estructuras públicas, surgen todas las ocurrencias políticas estúpidas, los proyectos descabellados, las leyes manicomiales, etc., elaboradas por un ejército de burócratas ociosos que han convertido a las administraciones públicas en «sujetos pensantes». Proyectos e ideas que configuran el programa «revolucionario» de los partidos ansiosos de novedades. Hoy, el sujeto «revolucionario» de la política, resulta que son las burocracias, sean estas nacionales o internacionales. Unos majaretas que desde las estructuras burocráticas proyectan mundos imposibles y ruinosos.

Comments are closed.