Audio-texto

Hace unos días, las imágenes de una joven norteamericana llorando inconsolablemente ante la inminente tragedia climática, volvía a traernos a la memoria cómo la suma de las psicosis individuales de ciertos actores políticos y la propaganda alarmista generan una psicosis masiva en la población, especialmente en niños y adolescentes.

Hagan conmigo un experimento: busquen en Internet las imágenes del discurso que hace apenas unas semanas pronunció Greta Thunberg ante las Naciones Unidas, e intenten ver primero las imágenes sin sonido, para luego escuchar el discurso sin imágenes. Es aterrador. Pero puede ser peor: toda una generación está en peligro de caer por el mismo terraplén por el que han arrojado a la niña sueca.

En un proceso psicótico, los datos y otros análisis que pudieran explican la realidad no son eliminados temporalmente del subconsciente, como sería el caso en la disonancia cognitiva, sino que se declaran agresivamente nulos e inválidos, llegando incluso al uso de la criminalización: “¿How dare you?”. El curso formal del pensamiento, que requiere una revisión continua de las ideas frente a la realidad, queda suspendido. Traducido a la psicología de masas: se somete a la población a un constante aluvión mediático para la aceptación incondicional de una realidad alternativa.

Con la psicosis del apocalipsis climático es de temer que se desencadene un proceso político cada vez más extremo, al final del cual se vislumbran la ruina económica, cultural y política de Occidente

Ya los nacionalsocialistas alemanes habían abusado y distorsionado el concepto kantiano de cosmovisión para construir las realidades alternativas de su ideología. Su ‘Weltanschauung’ fue el resultado de obsesiones impulsadas por la propaganda en las que el fin del mundo jugó un papel importante como escenario. Además de la idea de subyugación permanente por parte de los financieros judíos, la tergiversación de los eventos y resultados de la Guerra Civil Rusa de 1917 a 1922 mostrándola como el principio de fin del mundo a manos del ‘bolchevismo’ jugó un papel fundamental en la consolidación de la ideología nazi.

La psicosis resultante culminó en una guerra brutal, suicidios en masa y la mayor crisis de refugiados de guerra de la historia de la humanidad.

Lo que vemos hoy en Europa y todo occidente en lo referido al cambio climático debe juzgarse de manera similar en términos de dinámica psicológica de masas. La confrontación crítica con datos y argumentos científicos ha dejado de importar hace ya mucho tiempo. Una confrontación crítica que sería urgentemente necesaria, por ejemplo, con los resúmenes publicados de los informes del IPCC para políticos, que a menudo contradicen el contenido de los informes científicos del mismo IPCC, o con muchas de las series temporales publicadas sobre fenómenos climáticos, donde las fechas de inicio se eligen arbitrariamente para dramatizar su desarrollo.

Así es que podemos observar el regreso de la psicosis como herramienta política con el fin de generar el apoyo de las masas a medidas que no se pueden calificar de razonables: aumento masivo de los costos de electricidad, que desproporcionadamente afecta más a los más pobres, desprotección de la industria de uso intensivo de energía y desprotección de sus empleos, devaluación de los bienes raíces que las personas han ido ahorrando durante toda su vida y, sobre todo, la restricción del espectro de aquello sobre lo que se puede opinar en público sin temor a convertirse en paria social.

Y sobre estas medidas tampoco solemos votar directamente. La psicosis, además del fenómeno de masas, camina de la mano del actor político individual, que ya no quiere o no puede tratar con los datos o las evidencias que pudieran surgir fruto de la investigación debido a que la presión de la ola de propaganda es demasiado alta, o porque es un propagandista, o lo que es peor, porque cree en su propia propaganda.

El resultado de la transición política de la fase de disonancia cognitiva a la nueva fase de la psicosis, incluidos casi todos los líderes, es terrible para Occidente. A diferencia de la disonancia cognitiva, en la que recupera la percepción de la realidad a través de la pérdida, los procesos políticos desencadenados por la psicosis difícilmente pueden controlarse mediante un comportamiento de aprendizaje inmediato y se ven reforzados por el extremismo en palabras y hechos que les son propios. Aunque los resultados de la psicosis del apocalipsis climático no alcanzarán las dimensiones de la psicosis nacionalsocialista más arriba mencionada, es de temer que se desencadene un proceso político cada vez más extremo, al final del cual se vislumbran la ruina económica, cultural y política de Occidente, y, paradójicamente, gran destrucción ambiental debida a la reducción de recursos técnicos y económicos.

Lo recomendable sería que nuestros políticos regresaran a posturas de gobierno y acción política racionales, que renunciasen a dar aliento a los debates propagandísticos y sus mensajeros. Que dejasen de apoyarse en los adolescentes abrumados de youtube y las manifestaciones histéricas porque, al hacerlo, únicamente contribuyen a que se consolide la psicosis. Y les utilizan como arma política. No es nada nuevo.

Ilustración: DonkeyHotey


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

9 COMENTARIOS

  1. De qué estamos hablando? Buscando en internet he encontrado esta distribución de la generación de CO2 por paises:
    https://www.ucsusa.org/resources/each-countrys-share-co2-emissions

    Supongamos que es cierta. Nos encontramos que China genera el 29% de las emisiones, China+ USA el 45%, China+USA+India el 52%. Necesitamos sumar la contribución de 20 paises entre los que no está España para alcanzar el 80%. Entiendo que España, estando comprendida en el resto, emitirá menos de un 1%.

    Todo el follón cambio-climático en el que podemos hacer algo supone menos del 1% de la contribución total de CO2. Y sin embargo, nuestros partidos de izquierda-progre y no tan de izquierda están imponiendo severas medidas a la población. Medidas que en el mejor de los casos, al actuar sobre una fuente que genera menos del 1%, no se notaran en el CO2 de la atmósfera.

    Basándome en estos datos, varias consideraciones:

    1. Los grandes contribuyentes (52%) son China, USA e India. Qué van a hacer estos paises? Seguirán las peticiones de la progresía o harán lo que les de la gana? Porque si estos paises no hacen nada, y nosotros eliminamos nuestra generaciónd e CO2 suceden varias cosas. Primero, la atmosfera seguirá igual. Segundo,nuestros ciudadanos notaran el sacrificio. Tercero, nuestra economía se resentirá frente a la de esos paises.

    2. España tiene como actividad manufacturera principal la fabricación de vehículos. Qué pasa, si en un delirio progre decidimos eliminar toda generación de CO2. Los coches no podrán circular, no se fabricaran y entonces de qué vivimos? Y todo ello para contribuir a reducir el calentamiento-global en menos de un 1%.

    3. La izquierda-progre en el poder, siguiendo las políticas que se generan allende los mares para otros entornos, está embarcada en convencer a la población que si no reducimos nuestra contribución se hundirá el mundo.

    4. Si el problema es la generación de CO2 lo sensato sería ver quien es el que más genera y porqué. Negociar entre todos una contención de la generación, compatible con mantener el nivel de vida de los ciudadanos. Desde luego, los que contribuyen menos del 1% dejarlos tranquilos por el momento.

    Ustedes han visto algún político local hacer algún ejercicio similar a este? El consenso pogre todo lo invade, y todo lo estropea. Sabian ustedes que la chica sueca esta, había sido invitada a la ONU por su secratario general. Le habían montado un foro paralelo donde producir un impacto mediático a nivel mundial.

    https://www.un.org/en/climatechange/un-climate-summit-2019.shtml

    Les saco dos parrafos de ese documento:
    “UN Secretary-General António Guterres is calling on all leaders to come to New York on 23 September with concrete, realistic plans to enhance their nationally determined contributions by 2020, in line with reducing greenhouse gas emissions by 45 per cent over the next decade, and to net zero emissions by 2050. ”

    “To be effective and credible, these plans cannot address mitigation alone: they must show the way toward a full transformation of economies in line with sustainable development goals. ”

    Para dar un fuerte empujón a los objetivos de la primera frase, invitan a una adolescente mediática y la sacan llorando en todos los telediarios del mundo.

    La segunda frase tiene mucha más enjundia. Para conseguir lo primero hay que transformar completamente las economias. Y aquí es donde pregunto a nuestros políticos: que vamos a hacer? Estaría muy bien que donde hoy fabricamos coches a gas-oil/gasolina mañana fabriquemos coches eléctricos, y fueramos una potencia mundial en fabricación de baterias. Pero es eso posible? Es realista pensar que lo podemos hacer?
    Nos dejaran esos que contribuyen con el 52% o mas del CO2 hacerlo.

    Todo esto es para señalar que detrás de la adolescente histérica hay un movimiento de muchísmo mas calado, que pretende la transformación de la economia a nivel mundial. Para esta transformación como estamos posicionados? Es suficiente con que una ministra de cuota amenace con que prohibir la circulación de los vehículos diesel en 20125, para contentar a esas fuerzas mundiales que estan imponiendo sus políticas?

    Donde esta la sensatez y el sentido común? Donde está el interés de los españoles en todo esto?

    • Por cierto, tengo la sospecha que China parece que juega a este juego de la reducción de CO2.

      Primero, no me lo creo. Las cifras que ellos den saldrán de cualquier despacho debidamente cocinadas.

      Segundo, China solo juega a esto si se hace con el mercado mundial de paneles solares, coches eléctricos y generación de baterias. Y para nosotros, que nos reservan?

      Y mientras tanto nuestros políticos haciendose ‘el progre’….

  2. Sr Gómez la ilustración que ha elegido para encabezar su artículo me hizo echarme para atrás en el momento en que he abierto Disidentia.

    Es buena , muy buena pero terrorífica.

    En cuanto a esa recomendación de que “nuestros políticos regresaran a posturas de gobierno y acción política racionales, que renunciasen a dar aliento a los debates propagandísticos y sus mensajeros”.
    Eso es imposible que se haga real, les va la cartera en ello.

    • Efectivamente Emme

      Terrible pero muy buena esa imagen.

      Respecto lo que comentas de los políticos.. yo sólo sabré que han cambiado el chip si por ejemplo se empieza a promocionar la energía nuclear y se hacen nuevas centrales.

      En un mundo que nos quieren vender cómo electrificado a tope no tienen sentido la mayoría de las renovables. La excepción serían los paneles térmicos (Usar la electricdad para calentar agua, y mas en paises cómo España, es un absoluto dislate)

      Respecto al artículo de Don Luis, perfecto, para variar. Simplemente comentar el mal ejemplo que dan los paises que se dicen de si mismos “adelantados”. Yo en cuanto vi a Merkell ponerle la proa a las centrales alemanas y el apluso de gran parte de la sociedad alemana, anticipé una decadencia que antes o después les pasará factura, y seria. Y con ellos todos los demás.

      Un cordial saludo

    • La ambigüedad es el caballo ganador de los políticos y los estamentos que defiende la existencia del cambio climático debido unicamente a la actividad humana.

      Si se entra en un periodo de enfriamiento, dirán que es debido a la inversión realizada y por tanto hay que seguir cobrando tasas, impuestos, etc.

      Que por el contrario seguimos en la etapa cálida que nos encontramos, dirán que el gasto es insuficiente, por tanto hay que seguir subiendo tasas, impuestos…