Finalizado el periodo de bonanza y estabilidad que va de mediados del siglo XX a principios del XXI, las nuevas generaciones se parecen demasiado a aquella “generación perdida”, a la que Francis Scott Fitzgerald definió como “una generación nueva, que se dedica más que la última a temer a la pobreza y a adorar el éxito; crece para encontrar muertos a todos los dioses, tiene hechas todas las guerras y debilitadas todas las creencias del hombre”, con el agravante de que el término éxito al que aludía Fitzgerald poco tiene que ver con el actual. Hoy la notoriedad y el reconocimiento, es decir, el éxito, no requieren de demasiado esfuerzo, pueden consistir en hacerse un selfi en una Barcelona en llamas.

Quizá, como en el cuento largo de Matheson Soy leyenda, estemos asistiendo a la derrota del hombre libre y responsable frente a la multitud entregada; del individuo frente al colectivismo; en definitiva, de la razón frente a las identidades que prometen un mundo feliz sin más esfuerzo que la conversión incondicional…………………………………………..

[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

La sociedad infectada

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 1.000 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: análisis especiales, que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos.

En nuestra comunidad de mecenas encontrarás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que la política y los partidos han arrasado.

Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.

Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

1 COMENTARIO

  1. Yo no diría que la sociedad este infectada en todo caso poco, muy poco, los que pueden acuden diariamente a sus trabajos muchos con miserables sueldos, los jubilados a lo suyo aunque muchos tengan una misera pensión y deban ayudar a sus hijos, de los parados ni hablemos con esos miseros 430€ que cobra la inmensa mayoría, estos no están infectados, si no que serían sufridores, sin vacuna a la vista.

    Ahora bien, si hablasemos de los del IBEX, de la Banca, autonomías, y de la mayoría de la clase empresarial, diría que si, lo suyo es una metátesis cerebral que habría que extirpar a la mayor brevedad.