En muchas cosas se parecen populismo y nacionalismo, hasta el punto de que no son pocos los teóricos que los consideran dos poderosas ramas de un mismo tronco: así, en la apelación a los sentimientos sobre la razón, en los llamamientos a una movilización del pueblo que desborde los cauces establecidos o en el uso de una retórica agresiva y primaria, pero sumamente eficaz. Un rasgo fundamental de esta última es su carácter maniqueo: o estás a mi lado (y suscribes todos mis postulados) o estás contra mí (enemigo del pueblo, opresor, explotador).

En España, los llamados nacionalismos periféricos o alternativos, en especial catalán y vasco, han usado y abusado de esa retórica hasta la extenuación. En el mejor de los casos, nos perdonaban nuestra ignorancia: “vosotros –o sea, quienes no somos vascos o catalanes- no nos podéis comprender”. Todavía hoy en día un ministro o un interlocutor del Estado para dichas autonomías tiene que ser originario de ellas para que se le reconozca cierta legitimidad. Los demás, como he dicho, ignorantes o… españoles, es decir, españolistas.

El nacionalista, en última instancia, cuando agota el repertorio sentimental, se percata de que la mejor defensa es un buen ataque

Reconozcamos una cosa: en las controversias teóricas, el nacionalista suele ser más hábil en defensa de sus puntos de vista e intereses que su contrincante. A este le paraliza un cierto pudor intelectual (busca la ecuanimidad o al menos superar la subjetividad manifiesta) mientras que para aquel, en la onda maquiavélica, los métodos o argumentos quedan supeditados al fin supremo. El nacionalista, en última instancia, cuando agota el repertorio sentimental, se percata de que la mejor defensa es un buen ataque: toda oposición a sus aspiraciones nacionalistas, arguye, se hace necesariamente en nombre de otro nacionalismo. Quiera o no reconocerse, todos somos nacionalistas.

Al convertirlo en un absoluto (todos los seres humanos son por definición nacionalistas), se produce una paradoja interesante, que podríamos denominar su relativización. Ser nacionalista deja de ser una opción trascendente, puesto que todo el mundo lo es. Las diferencias se diluyen pues no se trata de ser nacionalista o no, sino elegir el nacionalismo que más nos plazca o cuadre a nuestros intereses.

La trampa es que de este modo el nacionalista desplaza la indagación sobre lo sustantivo, el nacionalismo, a la discusión sobre lo adjetivo, si es mejor ser nacionalista español, catalán o vasco. Es fácil reconocer que en este marco el nacionalista militante se mueve como pez en el agua. Y en última instancia su opción es un mero ejercicio de libertad. ¿Quién se la puede negar?

Desde hace algún tiempo, los estudios académicos e investigaciones universitarias en España vienen desmenuzando los nacionalismos peninsulares desde múltiples perspectivas. En esas coordenadas se ha producido la recepción de teóricos extranjeros, como Michael Billig, autor de Banal Nationalism (1995), traducida primero al catalán (2006) y luego al castellano (2014). Aunque en las controversias políticas al uso, suelen minusvalorarse las aportaciones de esta índole, lo cierto es que la formulación de Billig, luego retomada y aplicada por varios profesores españoles, constituye uno de los más sólidos fundamentos para el desarrollo y consolidación de la antedicha perspectiva de universalización del nacionalismo.

Aplicando la tesis de Billig, se diagnostica como nacionalismo banal el uso cotidiano o festivo de cualquier símbolo colectivo

Nacionalismo banal es una acuñación imprecisa y hasta equívoca por múltiples motivos, pero ello no ha sido óbice para que haya tenido un incuestionable éxito en múltiples sectores. La razón es precisamente esa ambigüedad que hace versátil su aplicación: una discrecionalidad rayana en la arbitrariedad. Dicho sin ambages, se presta bien a ser utilizada –y de hecho lo ha sido desde el primer momento- como arma de combate a favor de las tesis nacionalistas. Aplicando la tesis de Billig, se diagnostica como nacionalismo banal el uso cotidiano o festivo de cualquier símbolo colectivo (es decir, nacional) pues dicho uso sería, según este criterio, expresión nacionalista. Por citar un caso banal, sería nacionalista pintarse la cara de rojo y amarillo, como hacen muchos aficionados, para animar a la selección española de fútbol.

Billig es un psicólogo social británico, dato importante para entender su perspectiva y las coordenadas de aplicación de su teoría. La detección de ese supuesto nacionalismo banal se sitúa en sociedades asentadas que no viven conflictos, amenazas y convulsiones identitarias. El nacionalismo banal no es nacionalismo consciente o militante: el problema está en saber donde acaba uno y empieza el otro.

Para Billig nacionalismo banal es la vivencia cotidiana –banal, aunque mejor sería decir trivial- de la cultura nacional: el reconocimiento colectivo en unos hábitos, ritos, actitudes, costumbres y aspiraciones. Para Billig, el Estado, que es el promotor de ese proceso, nacionaliza la sociedad de un modo falsamente natural. Por eso se trata de un nacionalismo inconsciente o, cuanto menos, un nacionalismo que no se reconoce como tal.

Los Estados más exitosos en la edad contemporánea han sido los que han logrado establecer una sólida cultura nacional

El problema de la hipótesis de Billig no es que describa realidades imaginarias –es innegable la existencia de culturas nacionales que se manifiestan en innumerables signos y símbolos que cohesionan la sociedad- sino que las interpreta de modo tendencioso o sesgado. Los historiadores y otros científicos sociales han demostrado que -¡por supuesto!- los Estados promueven la nacionalización de los grupos humanos y territorios que administran.

No es extraño que los Estados más exitosos en la edad contemporánea hayan sido los que han logrado establecer una sólida cultura nacional. Al reconocerse en dicha cultura –en su más amplio sentido- los individuos se sienten parte integrante de una colectividad, de manera que se conforma una identidad nacional. El problema de Billig y su nacionalismo banal es que convierten tanto la nacionalización como la cultura y la identidad nacionales en expresiones nacionalistas.

Así las cosas, ¿se puede catalogar como nacionalista una cultura –o cualquier otra actitud colectiva- si todas lo son? O, mejor dicho, si cualquier expresión comunitaria es en el fondo nacionalista, ¿qué sentido tiene el término, a quién distingue o define? No nos engañemos, esos dilemas no les importan lo más mínimo a los defensores del nacionalismo banal. El objetivo es blindar el nacionalismo militante proyectando como una luz en los ojos del adversario. Además, la argumentación, todo lo tosca que se quiera, tiene la virtud de ramificarse ad libitum. De este modo, por ejemplo, los valores cívicos se deconstruyen desde una óptica nacionalista: el patriotismo no sería más que la forma de calificar el nacionalismo propio.

Las consecuencias de esas premisas saltan a la vista: del mismo modo que el español defiende su nación, el catalán, que se reconoce sin rubor nacionalista, defiende la suya

El actual conflicto catalán pone de relieve la mendacidad de ese planteamiento. Para los nacionalistas catalanes se trata de una opresión secular, la de España –o, mejor dicho, el Estado español, una entidad artificial- contra Cataluña, que sería la comunidad natural. Según lo antes expuesto, el catalán es per se catalanista, o sea, nacionalista catalán, del mismo modo que el antes empleado calificativo de español sería en puridad españolismo o nacionalismo español. Las consecuencias de esas premisas saltan a la vista: del mismo modo que el español (o sea, nacionalista español, quiera o no aceptarlo) defiende su nación, el catalán, que se reconoce sin rubor nacionalista, defiende la suya. En suma, una cuestión de legitimidad, justicia y libertad: de ahí el volem decidir.

Desde la perspectiva nacionalista, si se deja decidir al pueblo, el resultado está cantado. Empezábamos, no por casualidad, comparando nacionalismo y populismo: ambos remiten al pueblo desde un prisma que recuerda la “voluntad general” de Rousseau. Si todos somos nacionalistas, se trataría tan solo de ser conciente de ello y asumir las consecuencias: una comunidad nacional aspira a su autogobierno, es decir, su propio Estado independiente y soberano.

Pero, ¿cómo es entonces posible que haya catalanes contrarios al nacionalismo? ¡Muy sencillo! No son verdaderamente catalanes, aunque tengan sangre catalana desde varias generaciones. Algunos, no obstante, pueden ser recuperables: de ahí la importancia de la educación (es decir, el adoctrinamiento). Otros no tendrían remedio porque en el fondo son españolistas infiltrados: ¡que se vayan! O si no, que vivan como los alemanes en Mallorca. Al fin y al cabo, no estamos en los Balcanes, nadie propugna la limpieza étnica. Con la suavidad de un puño de hierro en guante de seda, el planteamiento teórico del nacionalismo banal conduce inexorablemente a legitimar un proyecto político excluyente y totalitario.


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Ayúda a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.
Artículo anteriorCódigo negro: el sistema sanitario en estado crítico
Artículo siguienteElecciones, ¿para qué?
Rafael Núñez Florencio
Soy Doctor en Filosofía y Letras (especialidad de Historia Contemporánea) y Profesor de Filosofía. Como editor he puesto en marcha diversos proyectos, en el campo de la Filosofía, la Historia y los materiales didácticos. Como crítico colaboro habitualmente en "El Cultural" de "El Mundo" y en "Revista de Libros", revista de la que soy también coordinador. Soy autor de numerosos artículos de divulgación en revistas y publicaciones periódicas de ámbito nacional. Como investigador, he ido derivando desde el análisis de movimientos sociales y políticos (terrorismo anarquista, militarismo y antimilitarismo, crisis del 98) hasta el examen global de ideologías y mentalidades, prioritariamente en el marco español, pero también en el ámbito europeo y universal. Fruto de ellos son decenas de trabajos publicados en revistas especializadas, la intervención en distintos congresos nacionales e internacionales, la colaboración en varios volúmenes colectivos y la publicación de una veintena de libros. Entre los últimos destacan Hollada piel de toro. Del sentimiento de la naturaleza a la construcción nacional del paisaje (Primer Premio de Parques Nacionales, 2004), El peso del pesimismo. Del 98 al desencanto (Marcial Pons, 2010) y, en colaboración con Elena Núñez, ¡Viva la muerte! Política y cultura de lo macabro (Marcial Pons, 2014).

9 COMENTARIOS

  1. Toda nación es una realidad integradora. Como realidad integradora permite la adición,…
    Que exista la nación española o incluso ibérica no elimina sus partes, entre ellas la nación catalana. O mexica (en su tiempo),…

    Otra cosa muy distinta es el Estado, este es opresivo, corporativo, violento y dictatorial. Si el régimen de gobierno de este Estado no corresponde a la Nación Summa es claramente opresivo.

    El Estado español es claramente opresivo, es una oligarquía sin andamiaje institucional fiable. No garantiza ese reflejo de la Nación (política) en gobierno del Estado. Otro tanto de lo mismo se puede aplicar a la parte del Estado, la Generalitat de Catalunya.

    No tiene separación de poderes, no hay representación,…, no hay la “obra maestra”*, contrapesos.
    No hay democracia,…,

    Es una lucha del Estado contra el propio Estado,una lucha de oligarquías en su visión estatalista. Las naciones rara vez han sabido conservar la libertad,…,cosas de el “amor de los hombres a la libertad y de su odio a la violencia”.

    *:“Después de todo lo dicho, parecería natural que la naturaleza humana se resolviera con indignación y se sublevara sin cesar contra el gobierno despótico. Pues nada de eso: a pesar del amor de los hombres a la libertad y de su odio a la violencia, la mayor parte de los pueblos se han resignado al despotismo. Esta sumisión es fácil de comprender: para fundar un gobierno moderado es preciso
    combinar las fuerzas, ordenarlas, templarlas, ponerlas en acción; darles, por así decirlo, un contrapeso, un lastre que las equilibre para ponerlas en estado de resistir unas a otras. En esta obra maestra de legislación que al azar produce rara vez y que rara vez dirige la prudencia. El gobierno despótico, al contrario, salta a la vista, es simple, es uniforme en todas partes; como para establecerlo hasta la
    pasión, cualquiera sirve para eso.” Montesquieu.

    • De todas formas en 50 años, viendo los datos demográficos, la mayoría de la población tendrá ascendencia cercana extranjera (a-sentamiento, propiedad, patria), por lo cual, el problema de los estatismos regionales ya no tendrá ningún tipo de fundamento mas que establecer el orden jurisdiccional. O señorial según se vea,…

      Las naciones europeas están en extinción. La “mejor época de la historia de la humanidad” lleva a la extinción,…, Es como decir que el suicido es la mejor forma de vida, carece de sentido.

    • NO pueden existir dos naciones dentro de una misma nación,es un planteamiento absurdo y contradictorio. Las naciones son comunidades políticas, y por definición soberanas, por lo tanto no puede haber dos naciones soberanas dentro de otra nación soberana. No puede existir España como nación soberana integrada por otras naciones. Yo creo entender por donde va, pero su planteamiento es equivocado. Que España, en un momento histórico determinado se haya caracterizado por constituir una comunidad política integradora y no uniformizadora, no quiere decir que fuese una comunidad de naciones. Fue precisamente la ruputura de esa comunidad constituida políticamente como Monarquía católica la que dio origen al surgimiento de veintitantas nuevas comunidades políticas soberanas que no existían antes, sino solo a partir de la ruptura. No puede mezclar conceptos modernos con realidades políticas de otra época, sería como decir que las Diocesis romanas eran naciones y que Roma era una nación de naciones. Un saludo

      • Usted presupone que toda nación tiene organización política (generalización apresurada), y presupongo, estatal (Estado). Creo confunde Estado y nación, y a su vez con nación política (la Nación liberal). La diferencia radica en la concepción del domino jurisdiccional, origen y determinación; al cual le atribuye uniformidad (la Nación) que no concuerda con mi visión, ni con la realidad.
        Saludos.

        • ¿Que otra cosa es la nación moderna sino una comunidad política organizada con capacidad para decidir su propio destino, es decir soberana? Esa es la realidad política y jurídica de hoy en día. Sí no coincide con su visión pues nos podría explicar entonces que es una Nación

    • “Que exista la nación española o incluso ibérica no elimina sus partes, entre ellas la nación catalana. O mexica (en su tiempo),….

      Claro que el hecho de que exista la nación española no elimina sus partes, lo que ocurre es que, objetivamente una de esas partes a la que se refiere no es “la nación catalana”, por mucho que usted intente colar esa fantasía inasumible con apariencia de “verdad”. En el plano abstracto se entiende perfectamente que un conjunto o grupo de elementos, con una categoría global e integradora puede estar formada por otras agrupaciones de elementos o subgrupos.
      En el plano concreto, jurídico y objetivo, pretender equiparar la nación española a la nación catalana es un trampantanjo fácil de desenmascarar. Aparte que, justificar o intentar desviar el tema con sus consideraciones sobre el Estado no deja de ser otro trampantojo para negar la tozuda realidad con la que se dan de bruces una y otra vez: la “nación catalana” solo encuentra acomodo en el plano ideal e intangible o en la subjetividad manifiesta de sus promotores, pero se estrella sin remedio en el plano tangible de la concreción, de la objetividad y de la dura realidad desprovista de subterfugios infantiles y engañosos.

      Sobre: “El Estado español es claramente opresivo, es una oligarquía sin andamiaje institucional fiable.
      No garantiza ese reflejo de la Nación (política) en gobierno del Estado. Otro tanto de lo mismo se puede aplicar a la parte del Estado, la Generalitat de Catalunya”.

      Comparar y poner en el mismo plano político y jurídico a el Estado español con la Generalitat de Catalunya es un síntoma más de la prepotencia y el sentido de irrealidad con la que se despachan los los ideólogos, promotores y seguidores del secesionismo. En su discurso y razonamientos, además de asumir el rol victimista in extremis, aceptan de forma natural y sin despeinarse esa absurda equiparación de categorías (Generalitat versus Estado español) que no resiste el mínimo análisis crítico. Por no hablar de la asunción de ese falso supremacismo sobre sus hermanas de sangre (CCAA) y sobre el Estado (Nación española) que les ampara, les cobija y les da su razón de ser.

      Admito que me cansa cada vez más rebatir las falacias indepes y entrar al trapo en debates estériles fuera de los márgenes del “sentimiento identitario” que no admiten réplica ni oposición. Por ello, no se imagina mi alivio y mi grado de satisfacción, cuando hace unas semanas el director de la fundación “Martin Luther King” protestaba enérgicamente por esa apropiación indebida que hacía Torra de la figura de King, de su causa y de su lucha. No creo que la tv pública de Catalunya se hiciera eco, claro, porque toda esa parroquia impregnada del supremo sentimiento identitario que se cree a pies juntillas todo lo que dicen sus reverendos, necesita ese baño de realidad como el comer.
      Un saludo,

  2. Apreciado Rafael

    Ineresante. No conocía ese libro, ni al autor, que por lo que he visto no es un don nadie.

    “Michael Billig, autor de Banal Nationalism (1995), traducida primero al catalán (2006) y luego al castellano (2014).”

    Lo curioso, paradójico aunque importante, en nuestro caso es que fue traducido antes que al español. Curioso no?

    Me suena a manual de cabecera para independentistas. Me gustaría saber la editorial y los traductores, y que promoción hubo del libro en los medios catalanes durante el 2006 y posteriores. Ello nos daría muchas pistas. Y saber si Billig dió conferencias allí, y quien las pagó.

    Un cordial saludo

  3. Es importante diferenciar el nacionalismo del patriotismo. El nacionalismo es una ideología, mientras que el patriotismo es algo natural, consustancial al ser humano. Patriotismo es en definitiva querer la tierra de tus padres. Y para querer la tierra de tus padres no necesitas odiar a nadie, no necesitas un “otro” para afirmar tu propia existencia. El sujeto del patriotismo es real, objetivo, se acepta como es, con sus virtudes y sus defectos, que sirven para aprender y mejorar, no son culpa de nadie (ni siquiera de los romanos) y es el patrimonio que legaremos a nuestros hijos heredado de nuestros padres, por eso no es legítimo pretender destruir voluntariamente ese patrimonio, por eso no podemos votar la destrucción de ese patrimonio, porque no es nuestro, no pertenece a nuestra generación, nuestra obligación es conservarlo y mejorarlo para transmitirlo, hacerlo sería una puñalada trapera hacia nuestros padres, conmo el mal hijo que dilapida el patrimonio familiar. En cambio el nacionalismo se asienta sobre realidades míticas, imaginarias, se considera a sí mismo como el pueblo elegido de Dios, caminando a través de un valle de oscuridad rodeado de enemigos. Son un pueblo elegido, sí, pero oprimido, en esclavitud permanente, como los israelitas en Egipto, esperando a su Moises que les llevará a su tierra prometida. Pero esto es un ciclo eterno, nunca finalizará la opresión y la esperanza de salvación, de ahi el permanente irredentismo nacionalista, así si Cataluña consiguiese su independencia inmediatamente comenzaría la reivindicación sobre Valencia o Baleares. En definitiva el nacionalismo es un producto más de la modernidad, uno de las consecuencias lógicas de la reforma protestante. Simplemente se trata de trasladar el sentimiento de pueblo elegido por Dios para la salvación (la predestinación protestante) al plano secular, sustituyendo a Dios por la “nación”

Comments are closed.