Le pregunté cómo estaba y qué tal le iba en estos tiempos Covid. Me respondió que estaba bien, pero que las cosas no marchaban demasiado bien en casa. La relación con su pareja se había deteriorado, no por una cuestión concreta que revistiera cierta gravedad, sino porque, de forma gradual, los pequeños conflictos inherentes a la convivencia habían ido adquiriendo un carácter político…..

Publicidad

[CONTENIDO EXCLUSIVO PARA MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

Lo personal es político: de la convivencia a la guerra

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 2.000 hasta la fecha), que no encontrarás en ningún otro medio, y análisis y podcast exclusivos. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.
Súmate a nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.
Muchas gracias.

Become a Patron!

2 COMENTARIOS

  1. Respondiendo a su última pregunta, nadie puede convivir de esta forma, Javier.
    Extrapolar la política y la ideología de carácter público al ámbito privado de las relaciones íntimas y personales alimenta un proceso de confrontación, deterioro y despersonalización que acaba por deshumanizar al otro y expulsarlo de nuestra vida.

  2. No te olvides nunca que si convives con una feminista, todo lo que ocurra en dicha convivencia no es personal sino político, es decir, público. No existe intimidad alguna, hace ya muchas «olas feminstas» que el feminismo la destruyó.
    ¡Que tiempos aquellos que los anuncios afirmaban que «toda mujer en su interior llevaba una princesa»…. ahora lleva «una polis pública»!

Comments are closed.