No sé si es verdad que cada país tiene el gobierno que merece, pero estoy casi del todo seguro de que no nos merecemos el nuestro. Somos un país cenizo y pesimista y no acabamos de darle gracias al cielo por habernos otorgado un gobierno tan aseado, previsor y optimista como el que nos conduce con tino en medio de las más salvajes tormentas. Pondré un par de ejemplos, porque son tales los prejuicios contra Sánchez que no vale con enunciar verdades obvias, hay que concretar:

  1. Acabamos de perder en los espacios infinitos un satélite que había costado unos 200 millones de euros, pero el ministro Duque se ha apresurado a contarnos que la misión ha sido, en realidad, un gran avance de la ciencia española, como se verá a nada que se piense: ¿qué son 200 millones en comparación con el éxito científico de ser capaces de liderar, como ahora se dice, un proyecto espacial de tal envergadura y llevarlo a cabo con éxito? Nada y menos que nada, además lo mismo acabamos encontrando el satélite en algún recóndito lugar, y, por si fuera poco, nos hemos ahorrado el seguro que supondría un pico. A ver si aprendemos de una vez: lo importante es hacer el satélite, que ruede por arriba es cosa de chichinabo y además el cohete se les ha caído a los franceses, y no me gusta señalar.
  2. No tenemos vacunas contra la COVID19, pero ya tenemos plan de vacunación, hemos ganado incluso a los alemanes que en esto han estado un poco lentos, la verdad. Una muestra más de que, como dijo Pedro Sánchez, “hemos vencido al virus” y, además, “hemos salido más fuertes”. Con este optimismo y esta capacidad de anticipación, que nadie osaría negar, no me extraña que la jefe de gobierno de Nueva Zelanda haya considerado a Sánchez como una auténtica figura de la gobernanza, un líder casi tan cósmico como Zapatero le parecía a la ministra Pajín, aquella que dijo que “el próximo acontecimiento histórico en el planeta será la coincidencia de Zapatero en la UE y Obama”. Tengo que leer las memorias de Obama, seguro que lo recuerda.

A veces parece que Sánchez o alguien del Gobierno miente, no es así, es solo el efecto que produce su optimismo al darnos por adelantado las mejores noticias, aunque todavía no se hayan producido

A veces, hay que reconocerlo, el Gobierno se pasa un poco con el optimismo, pero no es por mala idea, es su natural. Fíjense, por ejemplo, en su generosa manera de valorar los votos que recibe para los presupuestos más optimistas de la historia. Los apoya Bildu, y enseguida saben ver un giro constitucionalista en estos chicos con tan mala fama. Se hace una ley de educación en la que está previsto que no se agobie a nadie con exigencias fuera de lugar, y el presidente augura un gran porvenir para la ciencia, la libertad y el espíritu crítico, es decir que mira con luces largas y no con la miopía de los que no ven nada más que negros porvenires. Aquí vamos a llegar a la sociedad del conocimiento sin suspensos, seguro que van a empezar a venir de la China a copiarnos el método.

A veces parece que Sánchez o alguien del Gobierno miente, no es así, es solo el efecto que produce su optimismo al darnos por adelantado las mejores noticias, aunque todavía no se hayan producido. Ejemplo, nos dijeron que las mascarillas no valían para nada, pero es que estaban esperando a tenerlas, y no querían que nos pusiéramos nerviosos. Otro: mucha gente pudo pensar que Ábalos mentía cuando, negó haber recibido a la venezolana Delcy, en compañía de su guardaespaldas, pero, como acaba de sentenciar un juez, solo se encontró de casualidad con ella y la ayudó a llevar caballerosamente sus cuarenta maletas, y no en Barajas, sino siempre fuera del territorio nacional. La aparente mentira fue solo para convencernos de que no hay que ser malpensados, véase como al fin ha quedado todo aclarado.

Una duda que tengo es la de si todo el gobierno es igual de optimista o si Sánchez es algo más optimista que la parte contratante de la segunda parte, es decir que el vicepresidente Iglesias. Reconozcan que no es fácil decidir un asunto tan espinoso. Yo creo que lo que pasa es que Sánchez es un poco más tímido y educado que Iglesias, sin que eso quiera decir que Iglesias no sea persona ilustrada y respetuosa, en absoluto. Para poner ejemplos del optimismo de Iglesias no sabría por dónde empezar, tal vez su palabra de que arreglaría de inmediato el desastre heredado de las residencias de ancianos, reconocerán que no estuvo mal la promesa, y no vamos a ponernos ahora a examinar con cicatería si lo consiguió o no. Iglesias tiene además la virtud de aplicarse de inmediato las ideas que proclama, de ser ejemplar, en suma. Se ha propuesto empoderar a las mujeres, creo que se dice así, y ha empezado por las suyas, no ha tenido el menor temor a colocar a la madre de sus hijos de Ministra de Igualdad, lo que tiene su cosa. En cuanto a proteger a la infancia y la juventud, ya se ve que no se para en discriminar edades, ahí queda su ejemplo protegiendo a una joven colaboradora marroquí para que no tuviera que ver las fotos que ella misma se había hecho.

Volvamos al optimismo, no nos desviemos del asunto. La vicepresidenta Calvo, por ejemplo, que fue capaz de plantarse en el Vaticano y contar luego con todo detalle lo que había hablado con el cardenal de la cosa, convencida como estaba de que ya lo tenía de su parte: aquí se une el optimismo a la veracidad, doble virtud. O sus optimistas advertencias a la oposición asilvestrada negando que sea momento de enfrentamientos, porque hay que salvar vidas, no se olvide que Sánchez estimó en cuatrocientas mil las salvadas durante el período de encierro y alocuciones, de modo que es lástima que estemos a la cabeza en número de fallecidos por habitante, pero el Gobierno ha hecho mucho levantándonos el ánimo y aplaudiendo su entrega y dedicación sin ninguna falsa modestia.

En el Gobierno hay, sin embargo, un elemento que no es ejemplar en esto del optimismo, claro que no se sienta a la enorme mesa del Consejo de Ministros, es un cargo menor, pero significativo. Me refiero, lo habrán adivinado, al señor Tezanos que es el que se encarga de las encuestas y que no acaba de ver con claridad cómo crece el prestigio y la admiración de todos frente a un Gobierno tan optimista y benéfico. Le pone buenas notas, hasta ahí podíamos llegar, pero no acaba de detectar el entusiasmo popular que provocan las medidas del gobierno en medio de tantas desgracias, detecta que el PSOE va a más, pero no acaba de darnos la gran noticia que se merece un gobierno tan positivo y bienaventurado como el de Sánchez.

Sánchez es un presidente ejemplar, siempre da la cara, va con la verdad por delante, a veces matizada de manera leve por su incorregible optimismo, pero tratando siempre de ayudarnos a llevar la pesada carga de una crisis enorme que él nos enseña a ver como una oportunidad. ¿Se puede pedir más? En una de sus biografías se le presenta como epítome de la resistencia, la constancia y la más noble y desinteresada ambición. Tenemos mucho que aprender de su optimismo y es seguro que lo echaremos en falta cuando nos falte, aunque puede que eso no pase nunca, no si de él depende.

Foto: FSA-PSOE


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorCreo en ti
Artículo siguienteYo, Nada
J.L. González Quirós
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

3 COMENTARIOS

  1. El descojone del gobierno, que se ríe de todos los españoles, tiene mucho que ver con saberse apoyado por poderosas y oscuras fuerzas. La desmembración de Cataluña tiene fuertes apoyos no españoles.
    «La empresa barcelonesa Scytl, financiada por el Ministerio de Industria, acusada de amañar las elecciones americanas»
    – Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/internacional/estados-unidos/2020-11-20/la-empresa-barcelonesa-scytl-financiada-por-el-ministerio-de-industria-acusada-de-amanar-las-elecciones-americanas-6682478/

  2. Yo creo que el autor se queda corto, no es optimismo lo que irradia este gobierno es carcajada. Si votar al PSOE es como cagar en el sombrero imaginemos la risa que puede provocarnos las consecuencias.

    Esta mañana al salir de una fiesta clandestina hemos decidido animar las colas del hambre, y allí que no hemos ido con las amigas disfrazadas de animadoras, sostenían unos carteles con las fotos de unas sabrosas viandas y el lema «el país más rico del mundo». Que risa nos hemos pasado, Iván nos ha llamado para sumarse a la fiesta, pero le hemos dicho que ya éramos seis.

    Luego hemos entrado en una Iglesias a preguntarle al cura donde podíamos comprar unos esclavos de esos con los que trafican y el precio del kilo de inmigrante ilegal. Nos ha remitido a Calvario Rojo, Caritas de pena y Open Ass.

    Que risa, el más borracho ha propuesto escaparnos de la dictadura e ir a Hendaya a ver una peli porno, perdón, a hacernos una prueba de coronavirus rápida y barata.
    Que risas cuando nos metido el palillo en la nariz.

    Cada vez que recordamos a un votante del PSOE cagando en el sombrero nos entra un ataque de risa contagioso que nos va provocar algún problema serio.

  3. Buenos días Sr González Quirós

    Se aprecia su buena intención de hacer una columna irónica. Llevaba un tiempo un tanto desubicado, a mi entender, metiéndose en disquisiciones de sexador de pollos cuando lo que aquí tenemos son borricos.

    Que conste que se lo digo porque le aprecio. Pero las margaritas no son para los cerdos, y a veces usa una metodología que entendiéndose lo que quiere decir, y que siendo digna de Disidentia, donde escriben personas muy finas e inteligentes, idem cm los que comentan; trasladándose a la escala «popular» quedaban fuera de onda. Como si aplicara la metodología de del estidio del átomo a la de las galaxias o viceversa.

    Respecto al tema de hoy voy a tomar dos apuntes.

    1/ El del satélite de los 200 Millones de €.. lost in translation.

    ¿Nos lo hemos de creer?
    ¿Estamos seguros de que realmente se ha perdido ese satélite?
    ¿No se lo habrá quedado un tercero, previo acuerdo bajo mano, y damos por hecho que ese peazo chatarra se ha perdido y tal y tal?
    Y esos 200 M, convertidos en satélite Km 0, pueden ser unos 170M de los cuales unos cuantos irán a unos bolsillo y otros a otros.
    O simplemente, nunca hubo satélite, y los 200 M (restando la comisiñon correspondiente) se fueron directamente a saber que ONG amigas de …

    que una silla en ciertos sitios cuesta un pastizal y a nuestro Presidente figurar le gusta mogollón.

    Oigan, que esto que digo es pura especulación, una pura paja mental; pero me extraña, viviendo en el mundo que vivimos que no todos traguen tan fácilmente con el cuento oficial. O será que les conviene tragar con él.

    2/Respecto a Francisco el del Vaticano y las buenas relaciones con Sánchez&Partners

    ¿han visto ustedes el video que acompaña este link?
    https://lbry.tv/@Observando:8/Bergoglio-entrega-a-S%C3%A1nchez-un-emblema-mas%C3%B3nico:e

    Háganlo y después me cuentan. Y bajen el video a sus ordenadores, porque antes o después desaparecerá.

    Un cordial saludo y hasta el próximo Sábado