En Inglaterra, un propietario encuentra un extraño en su finca y en vez de pegarle un perdigonazo, como se haría en España, le pregunta May I help you?. ¿Puedo ayudarle en algo? Que de verdad significa: ¿Qué carajo hace Vd. en mi propiedad?

El resultado es que los políticos españoles regresan a España con la idea de que son unos “campeones”.

Por contra, en Europa y en Norteamérica no se concibe un compromiso político falso ex inicio. Alguien debería decirle a la Sra. Merkel que en España, desde la década de 1980, eso es lo habitual.

Por ejemplo cuando Pedro Sánchez dice: “El Gobierno responde a Bruselas que hará un ajuste mayor que en los cuatro últimos años de Rajoy”.

Es similar al tema de la OTAN de Felipe González: “De entrada, no” y convoca un referendum con la consigna: de entrada, sí. O Aznar, apostando por la reducción del tamaño del Estado; o Rajoy asegurando en 2011, que derogaría la ley de memoria “histérica”.

Total, que entre que los españoles no se enteran y los europeos son fácilmente engañados con buenas palabras de trileros, el resultado es que vamos como vamos.

Artículo anteriorLa ciencia de la xenofobia
Artículo siguienteTrump y el fantasma de Kashoggi
Guillermo Gortázar
Nací en Vitoria en 1951 pero en 1953 mi familia se trasladó a San Sebastián donde realicé mis estudios. En 1970 aterricé en la Universidad Complutense de Madrid. Me interesa la historia y la política. Creo que la Política es la dedicación (temporal) más importante para una sociedad, siempre que se haga con altura de miras y con el objetivo de  un proyecto de libertad sometido a la ley, a la representación y al control de los electores. He sido “político” cinco años contra el franquismo por las libertades, entre 1970 y 1975. Licenciado en derecho y en historia,  después de trabajar tres años en el Banco de Vizcaya, en 1978, gané por oposición una cátedra de Instituto de Geografía e Historia. Disfruté muchísimo dando clases en Vélez Málaga, Las Palmas y Madrid. Poco después obtuve una beca Fulbright, con la que amplié estudios sobre Historia de Europa en el final del siglo XIX y principio del siglo XX. De Madrid llevaba conocimientos; en la Universidad de California, La Jolla, comprendí el secreto de la excelencia universitaria americana y allí me hice historiador profesional. Pasado un periodo de quince años en los que trabajé en banca, enseñanza media y universidad, retorné a la actividad política en 1990, fui diputado en tres legislaturas, hasta  mi dimisión en 2001; inmediatamente después, volví a mi plaza de profesor de historia en la Universidad. El cesarismo y la manía de nombrar los expresidentes a los presidentes terminaron por convencerme que aquello (esto) no terminaría bien. He dedicado buena parte de mi obra reciente a criticar la deriva partitocrática que, a mi juicio, es la base de la crisis política española. Para ampliar estos puntos de vista les sugiero consultar mi página web personal. 

2 COMENTARIOS

  1. EL FRENTE POPULAR 2.0

    Asistimos, a la vista de todos y sin ningún disimulo, a los trámites de la creación de un nuevo Frente Popular en Cataluña integrado por PSC, ERC y Podem-En Comú, con el presidente bis actuando de pívot mediador. El procés se ralentiza pero el poder lo garantizan en espera de nueva embestida independentista cuando se cambien las leyes y el caldo de cultivo esté en su punto para favorecer el proceso del desgaje.

    El gran triunfador de esta movida es el mismísimo Sánchez quien se autocolgará la medalla de haber arreglado el problemón catalán. Con la ventaja añadida de que el Frente Popular catalán se replica en Madrid con los mismos actores pero ahora a nivel nacional y con otros añadidos, PNV y adláteres incluidos.

    El guion es manifiesto, ya lo están adelantando por activa y por pasiva: Como primer paso y para evitar cualquier conato de frenada, agenciarles un viaje hacia Suiza con billete solo de ida al inquilino de la Zarzuela y su familia. Ya con los amarres sueltos, suspensión de condena por indulto a los encarcelados y fugados dando vía libre a pactar con los nacionalismos periféricos el proceso que cambie el modelo del estado de las autonomías a una federación asimétrica: Nación de naciones. Genial solución de la insurgencia catalana y homologando idéntica salida para el conflicto vasco, el navarro y el gallego. Cuatro pájaros de un tiro, resuelta la cuadratura del círculo, con lo que el sillón queda garantizado hasta 2030 como poco. Éxito asegurado, cómo diría la otra.

    La pega es que la malvada economía no va a estar de acuerdo en apoyar tan ingenioso plan. La desaceleración ya se nota, las cuentas ya no cuadran, el «gasto social» programado se lo zampa todo. Y por ahí se les va a fastidiar el invento, no va a haber tiempo suficiente para implementarlo antes del batacazo. Una lástima, lo tenían todo tan bien amañado…

    Hay gente muy lista en el cogollo del poder mundial trabajando en la sombra y a quienes a ratos se les ve la patita. Pretenden aplicarle a la España enferma un tratamiento de profunda ingeniería social con la condición sine qua non que la paciente intervenida no aumente el volumen de la deuda y mantenga la capacidad de pagar los intereses con los nuevos tipos que están al caer. Y, qué complacientes son, ni piden la devolución del principal, solo que no tragarán con ninguna morosidad, de eso nada de nada. El chasco es que cuando la «regenta» del FMI se vea forzada a mandarnos los hombres de negro, su gozo en un pozo, se les va a caer el pelo. Y a nosotros también.

    Que quede claro que Sánchez es solo un pelele en todo este contubernio. Su capacidad cognitiva no alcanza a más que pasearse por el mundo acompañado de su señora exhibiendo modelitos o a concurrir a algún concierto de rock, eso sí, viajando en los aviones del 45 Grupo a gastos pagados por todos nosotros, por supuesto.

    Y, con vuestro permiso, termino con una cita del desencanto de Ortega en su discurso conocido como Rectificación de la República: «No era esto, no era esto». Totalmente aplicable, a mi juicio, a la situación del Régimen del 78 que estamos viviendo.

  2. No es que los europeos no se enteren que si se enteran solo hay que ver lo que le dijo la Merkel a Casado, “lo sabía todo” pero a la UE le suda un carajo lo que pase en España, mientras esta no se vuelva una Hungría o Polonia.

Comments are closed.