Es un tópico de la historia cultural que a la Ilustración le ha seguido la época romántica y, según parece, hay muchos signos de que la exaltación de los sentimientos que vino con ella no ha sabido dar paso, todavía al menos, a algo un poco menos melifluo.

Los sentimientos tienen una gran literatura a su favor y se ha acudido a desprestigiar a la pura razón y a la lógica para mostrar su superioridad no solo estética sino moral. La cosa ha llegado tan lejos que se ha hablado, con seriedad impostada, de un nuevo tipo de inteligencia (la “inteligencia emocional”) olvidando que, al menos desde Teofrasto, los analistas de la conducta humana nunca han pretendido que lo que hacemos y lo que buscamos se pudiera comprender en términos puramente racionales.

Tal vez uno de los factores que expliquen la preeminencia que se pretende otorgar a los deseos y los sentimientos sea, precisamente, que la civilización ha permitido una enorme multiplicación de vidas humanas y ha traído, al tiempo, una serie de poderosos procesos de homogeneización social. Las sociedades de masas se llaman así no meramente por el número, sino por el hecho de que las formas de vida colectivas dejan relativamente poco margen a la verdadera originalidad, dificultad que se disimula habitualmente con la moda. El sentimiento aparece entonces como el refugio de la individualidad, como el asiento de nuestra singularidad, dado que, por definición, es y se percibe como exclusivamente propio sin deuda ninguna con nada común. Lo que es común, la razón, el lenguaje, la moral, el derecho, la economía, todas las instituciones sociales, en suma, tiende a verse, y a devaluarse, desde el prisma del sentimiento subjetivo, del propio parecer, de aquello que nos resulta exclusiva e insobornablemente personal.

La entronización del sentimentalismo, en todos los niveles, no es solo un fenómeno social preocupante, sino, lo que es más grave, un error intelectual de enormes consecuencias

Desde esta perspectiva, es fácil acabar cifrando la dignidad y la libertad personal, en aquello que sentimos, hacer que nuestro sentimiento sea la forma privilegiada de realidad, olvidando por completo las dimensiones objetivas de lo efectivamente existente, y, al tiempo, el carácter racional y la fortaleza lógica de nuestra condición humana, y, en consecuencia, negándole a la razón su capacidad de someter al sentimiento y al deseo a exigencias de un nivel más alto. La entronización del sentimentalismo, en todos los niveles, no es solo un fenómeno social preocupante, sino, lo que es más grave, un error intelectual de enormes consecuencias.

Desde el punto de vista político, el fenómeno es de una virulencia preocupante y tiende a que olvidemos que la vida social en su conjunto, y su gestión, lo que es realmente la acción política, no puede basarse únicamente ni en deseos ni en sentimientos, sino que tiene que contar con realidades efectivas que son complejas y trabajosas de comprender. Cuando esto se olvida, lo más fácil es caer en el error de imponer nuestra voluntad a todo trance, olvidando, por supuesto, que la ley existe, precisamente, para que la vida colectiva no esté sometida a la arbitrariedad de nadie, para que no impere la violencia capaz de destruir cualquier orden social mínimamente razonable, para que ninguna fuerza organizada se imponga por las bravas y anule  la vigencia de reglas que todos debemos aceptar porque en ellas está nuestra salvación contra cualquiera de los abusos que siempre tientan al poder y a quien pretende alcanzarlo.

Un ejemplo claro de abuso sentimental en política es el nacionalismo excluyente, la conducta que olvida que los equilibrios históricos del poder y las fronteras que han resultado de ese juego, no existen de manera natural, sino que son el fruto de acuerdos seculares que es necio ignorar, y muy peligroso violar, ese nacionalismo que busca convertir a las lenguas, que son instrumentos de comunicación, en barreras que excluyen. Ese es el error que cometen quienes, por ejemplo, sostienen que como son catalanes y no se sienten españoles tienen derecho a un estado independiente, pero también sería el error de quien suponga que se puede resolver el problema que los nacionalismos plantean ilegalizando sus plataformas políticas. Ni basta sentirse algo para serlo, suposición que me serviría para declararme dueño de cualquier cosa con tal de sentirlo con suficiente intensidad, ni sirve de nada tratar de acabar con una epidemia, por poner un ejemplo distinto al político, haciendo, por ejemplo, que la gripe fuese ilegal.

José Jiménez Lozano tiene escrito que es siempre una delgada capa la que nos separa de la barbarie, y esa diminuta película está hecha de respeto a la palabra y a lo que con ella va, al diálogo, pero también a los conceptos y razones objetivas, a los acuerdos y las leyes, a la libertad de todos los que respetan la historia y la voluntad mayoritaria de sus conciudadanos, piensen lo que piensen. Si se da ese respeto, el ámbito de discrepancias puede ser amplio y suele ser fructífero, pero cuando se actúa, no sin un cierto infantilismo, pretendiendo imponer por la fuerza, o por la presión social organizada, lo que se dice “sentir”, el que así actúa está siempre a punto de provocar una guerra capaz de desencadenar un brutal sacrificio colectivo o de convertirse en un cáncer incurable.

Cuando los supremacistas catalanes dicen que persiguen sus objetivos de manera pacífica no solo mienten, porque no usan la persuasión sino la presión y el acoso, sino que están a punto de provocar un conflicto que luego no sabrían sofocar

Cuando los supremacistas catalanes dicen que persiguen sus objetivos de manera pacífica no solo mienten, porque no usan la persuasión sino la presión y el acoso, sino que están a punto de provocar un conflicto que luego no sabrían sofocar. Cuando los gobiernos ignoran la gravedad y seriedad del problema que a todos nos plantean esas conductas destructivas, están siendo tan irresponsables como lo serían si tolerasen sin hacer nada la propagación de una peste. Es verdad que la extensión y la intensidad del supremacismo catalán suponen un problema político que no puede arreglarse solo con la aplicación de la ley, si bien es inconcebible que pueda hacerse sin ella, pero el error más grave que España puede cometer es ignorar lo que ocurre, sea por considerarlo como un problema de orden administrativo, a la manera de Soraya, sea como un conflicto fruto de la torpeza de anteriores gobiernos, como parece entenderlo Sánchez, en el tiempo que le deja libre la gestión de su peculio político, incluyendo la habilidosa colocación de su señora en una cátedra de postín. Pero también sería un error considerarlo como un asunto puramente de orden público que se pueda arreglar abrazando a guardias civiles o exhibiendo el supuestamente fuerte brazo del Boletín Oficial del Estado para anonadar lo que resulta molesto.

Todos tenemos el derecho a sentir lo que nos plazca y hasta a reclamar consideración y respeto para nuestros deseos, ocurrencias, y peculiaridades, pero nunca tenemos derecho a que esas pretensiones se conviertan en mandatos que los demás hayan de acatar: lo sentimientos tienen que poder describirse y limitarse para convertirse en razones, para que puedan reclamar su derecho a actuar en la plaza pública en la que establecemos, por escrito y de la manera más razonable que podamos, las reglas capaces de evitar la violencia y la destrucción mutua.

Una política solo es buena cuando respeta la realidad  y cuando no trata de actuar únicamente en el universo que imagina deseable

Una política solo es buena cuando respeta la realidad y cuando, aunque distinga la realidad de lo que se pueda sentir y lo respete, no trata de actuar únicamente en el universo que imagina deseable, ese es el error de fondo de casi todas las izquierdas, sino de moverse con determinación y objetivos claros en el piélago de los conflictos colectivos tratando de buscar un óptimo reconocible por todos y en el que una sociedad pueda embarcarse de manera mayoritaria. Solo así puede aspirar a convertirse en un proyecto que pueda superar la estéril y ciega dialéctica entre, por una parte, los sentimientos y las demandas colectivas y, por otra, el bien efectivamente posible, un objetivo  en el que siempre ha de estar presente algo más que la voluntad de unos pocos, el logro de la continuidad pacífica en una civilización democrática.

10 COMENTARIOS

  1. Sturm und Drang

    Probablemente por ahi empezo todo, y fue en Alemania.

    La exaltación de los sentimientos del Romanticismo llevo a fijarse en las raíces y el pasado.
    Del historicismo ya totalmente inventado hasta en la arquitectura con Violet le Duc y otros hasta los muebles revival inventados.
    Sólo faltaba un paso para considerar a un grupo social sagrado y con orígenes ancestrales.
    Había nacido el nacionalismo y luego derivó en el nacionalsocialismo tras la Gran Guerra.
    Luego todo colapso entre millones de muertos por seguir al guía (Führer).

    El nosotros versus ellos es la base del conflicto en sociedades manipuladas como la catalana actual ante una España incrédula. Si, es fascismo en versión estilada aunque no os lo acabéis de creer.

    La huida hacia delante del regimen de Pujol, bien instruido en la Deutsche _Schule de BCN en los años del nacionalsocialismo (curiosamente compañero de clase de Samaranch) ha derivado en un Heimat catalán inventado desde la Renaixença pero con todas las características de un totalitarismo etnicista altamente peligroso.
    La salida del huevo de la serpiente se corresponde con el miedo de una familia delincuente a ser procesada al completo, junto con los altos mandos de una época bañada en el 3% como denuncio Pasqual.

    El genio ha salido de la botella y será difícil meterlo otra vea dentro sin sangre o un Nüremberg completo.
    Sobre todo cuando gran parte de la politica española de la Transicion esta manchada de comisiones, convolutos y mucha basura, empezando por el emérito. Esa contrapartida no funcionara jamas por los enormes dosieres en los que su reputación se vería alterada, si no incluso penalmente.

    Veremos.

  2. “explicaron que estaban tratando de implantar en la practica las teorias de psicologia social de un profesor holandes – cuyo nombre no me acuerdo-.”

    Christopher Wylie, el ‘whisteblower’ al que he hecho referencia, trabajaba en contacto con el prof Kogan, psicologo de la universidad de Cambridge. Pero con Kogan hay otros investigadores trabajando sobre estos temas. Uno de estos temas es establecer medidas de la personalidad.

    Aunque Wylie nombra constantemente a Kogan y su app con la que recogieron los datos de 87M de facebook, en un youtube publicado por The Guardian, menciono que todo surgia de los ‘Montag Papers’.

    Resulta que los ‘Montag Papers’ son articulos publicados por Chistian Montag.
    Montag es Heisenger-professor sobre psicologia molecular en la universidad de Ulm, y ‘Agreement Professor, University of Electronic Science and Technology of China’. Este profesor esta publicando multitud de articulos sobre personalidad, dependencias, internet y estructura fisica del cerebro.

    Por otra parte, Wylie explica con todo detalle el proceso de convertir ‘clicks en votos’ en el siguiente articulo:

    https://www.google.es/amp/s/amp.theguardian.com/news/2018/may/06/cambridge-analytica-how-turn-clicks-into-votes-christopher-wylie

    Si observan la tecnica esta orientada a mover emocionalmente a grupos de personas. Grupos creados a partir de las caracteristicas personales en las redes sociales.

    • Lo anterior hace referencia al estado del arte para mover emocionalmente a grupos de personas.

      Pero nuestra politica es mucho mas rudimentaria. Los politicos crean y mantienen los grupos que los soportan con no mas de media docena de esloganes.

      Veamos un ejemplo. La inmigracion es un problema para Europa y un problemon
      para España. Tenemos un 17% en paro, es decir tenemos que mantener a 3,5M de parados, a 3,5 M de funcionarios y 8 o 9M de pensionistas.
      Los partidos politicos en Europa se posicionan en todo el abanico de posibilidades. Desde los ingleses que no quieren mas emigrantes. Los italianos, polacos y otros paises del este les siguen en oposicion a la inmigracion. Alemania, Austria ven crecer partidos contrarios a la inmigracion. Mientras España abraza sin reflexion alguna toda la inmigracion que venga. Los partidos ocultan los problemas, mientras mandan mensajes destinados al sentimiento.

      Hoy me ha llamado la atencion que los medios nacionales señalan como un gran exito diplomatico de la reunion Sanchez-Merkel.

      Nuestros medios nos informan que los dos mandatarios estan de acuerdo en que Europa debe actuar coordinadamente en los paises de origen. No dicen que mas de media Europa no quieren emigrantes en su suelo, por lo que lo de la coordinacion suena a imposible.

      Pero lo que me ha sorprendido es que el diario online Frankfurter Allgemeine dice que España aceptara todos los emigrantes que lleguen a Alemania por la frontera germano-austriaca.

      Observen las diferencias de los mensajes y a donde van dirigidos…

    • Otro asunto importante que se esta cociendo ahora es la derogacion de la ley laboral del PP.
      Basicamente dicha Ley quita el poder de negociar convenios colectivos a UGT y Comisiones.

      Los efectos beneficiosos de dicha medida los estamos viviendo como un paro gigantesco se va reduciendo.

      UGT esta liderada por un peon al servicio de los agentes de la secesion, recuerden el absurdo de ver al lider sindical en la manifestacion pro-independentista de Barcelona.

      CCOO esta liderada por un peon puesto por los nacionalistas vascos.

      Uno de los objetivos de nacionalistas, agentes de secesion, y demas tribu pro-destruccion de España como pais es volver urgentemente a los convenios colectivos sectoriales, liderados por los dos sindicatos en cuestion.

      Como la medida es contraria a la razon y el interes general, los mensajes que la justifiquen seran todos dirigidos a la ‘emocion’ y al sentimiento. Pongan atencion en el proceso y constaten eso que les digo…

    • Otro problema gigante que tiene España es la division autonomica.

      Todos los partidos del arco parlamentarios estan confabulados para ocultar los innumerables y grandes problemas que la division autonomica crea.

      Racionalmente es imposible defender semejante monstruo organizativo, y sin embargo ahi esta, defendiendose en lo unico posible: emociones y sentimientos.
      Emiciones y sentimientos que son contrarios al interes….

  3. Desde el punto de vista politico existe otro aspecto a tener en cuenta cuando hablamos de sentimientos.

    El marketing politico exige a los partidos posicionarse en nichos diferenciados. Como racionalmente es imposible que sobre un asunto dado todos tengan razon. Y como la solucion a los problemas economicos y sociales es compleja, segun la economia y la sociologia. Los partidos optan por lo sencillo. En lugar de proponer soluciones tecnicas que ni sabrian explicar, se dedican a generar y mandar mensajes a los sentimientos de las personas. Asi, se les simplifica la vida, Sanchez ha llegado a la Moncloa pertrechado con media docena de esloganes, y sin ningun plan para sacar a España del pozo ciego en el que se encuentra.

    Si observan, ninguno de los esloganes de Sanchez estan racionalmente soportados,. Todos estan dirigidos a los sentimientos de determinados grupos.

    Los ‘whistleblowers’ que denunciaron las interferencias de Cambridge Analytica en el Brexit y en la eleccion de Trump explicaron que estaban tratando de implantar en la practica las teorias de psicologia social de un profesor holandes – cuyo nombre no me acuerdo-.

    El asunto muy simplificado es:
    1. En el siglo XXI internet ha fragmentado, tambien, la opinion publica. Opinion formada por el agregado de las opiniones individuales.
    2. Mediantes el analisis del uso de las redes sociales podemos contruir clusters target (grupos)
    3. Las opiniones de la gente estan mucho mas basadas en sentimientos que en la razon. Es imposible que grandes cantidades de gente valoren o critiquen racionalmente las propuestas economicas del Banco Central Europeo, cargado de expertos.

    4. Internet puede alimentar a cada grupo con noticias y opiniones que los refuerzan

    5. Un partido politico que desee el poder solo necesita identificat sus clusters objetivo y alimentar los sentimientos con noticias muy srleccionadas.

    Y ahi es donde estamos ahora…

  4. Creo que las logias en Cataluña han logrado lo que se han propuesto que es una hipnosis colectiva de la población utilizando tecnicas de la ilustracción romantizadas y puestas al día. Se han encontrado que en el resto de España no están bajo su influencia y que hay residentes que tampoco. Es interesante analizar el sistema de sugestión utilizado y su labor para conseguir los permisos necesarios de los políticos de Madrit.

  5. Cuando la razón y la lógica desaparecen, todo sentimiento puede convertirse en fanatismo, por eso el movimiento del Romanticismo está lleno de angustias, de penumbras, de sombras, de luchas por ideales “desrealizados”.

    Pero tengo la sensación que sus orígenes vienen bastante antes del nacimiento de ese movimiento, casi pondría su punto de inicio en Lutero, al fin y al cabo decía que la fe está por encima de las buenas obras. El racionalismo brilla por su ausencia en esa afirmación. En el catolicismo importan los hechos, las obras, en el luteranismo la razón es nula.
    Cuando sólo importa la fe, surge el sentimentalismo escaso de razón y Lutero fue un claro ejemplo.

    Hoy cualquier movimiento social está lleno de fe , de sentimientos exaltados, escaso de obras y de principios lógicos y razonados. Son fanáticos, eso sí la mayoría de las veces con una sonrisa en la boca cuando no llena de carcajadas sardónicas que a igual, según la mitología, los sardos entre risas, carcajadas, bailes sacrificaban en los montes a sus viejos padres. En esas estamos , con la mejor de las sonrisas porque mi fe, mis creencias es lo único importante sacrifico todo aquello que va contra ello.

    Lutero rompió el clasicismo, fue contra el pensamiento griego, romano, racional que al fin y al cabo fue el origen de Europa, e incluso del Catolicismo, bastante más racional que el Luteranismo.

    Con Lutero al primar la fe sobre las obras se enterró la razón. Eso fue antes del Romanticismo.

  6. “Es, pues, de saber, que este sobredicho hidalgo (léase tractorio), los ratos que estaba ocioso (que eran los más del año) se daba a leer libros de caballerías-tv3 con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura, para comprar libros de caballerías en que leer; y así llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos; y de todos ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famoso Feliciano de Silva: porque la claridad de su prosa, y aquellas intrincadas razones suyas, le parecían de perlas; y más cuando llegaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafío, donde en muchas partes hallaba escrito: la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura (catalana) y también cuando leía: los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas se fortifican, y os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza (catalana). Con estas y semejantes razones perdía el pobre (Juliana) el juicio, y desvelábase por entenderlas, y desentrañarles el sentido, que no se lo sacara, ni las entendiera el mismo Aristóteles, si resucitara para sólo ello.” (Quijote, I)