La libertad no es un bien que haya caído del cielo. Millones de personas tuvieron que morir para que pudiéramos habitar un mundo que es, pese a todos sus defectos, mucho más justo que el viejo. Por esta razón no necesitemos héroes como en 1944 ni tenemos que ir a morir a la orilla de ninguna playa. Para conservar lo que tenemos, bastaría con que no nos envileciéramos por completo. Lo que es muy poca cosa en comparación con los enormes sacrificios que tuvieron que hacer nuestros ancestros. Ahora bien, si ni siquiera somos capaces de ese mínimo esfuerzo y, por la vía de los hechos, nos empeñamos en desmerecer los sacrificios del pasado, los bárbaros acabarán volviendo. Y si eso sucede, no habrá capitanes Miller que se inmolen en nuestro nombre. Esa ronda o bien correrá de nuestra cuenta o bien, y esto sería lo más probable, dejaremos de ser libres…

[CONTENIDO EN PRIMICIA PARA MECENAS] 
SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

¿Merecimos ser salvados por el capitán Miller?

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 2.000 hasta la fecha), que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.
Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.
Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí