El problema más grave al que se enfrenta la sociedad posmoderna, hedonista y socialdemócrata es la ausencia de élites. La marcha de la Historia, si es que va a algún sitio, está determinada por la sucesión de oligarquías. Guerras y revoluciones, pronunciamientos y transiciones, no han tenido otro objeto. No es ni bueno ni malo de por sí, sino real, y su valoración depende de las circunstancias y del contenido de lo que muere y de lo que nace, de lo que pervive o se transforma. Los ejemplos históricos desde 1789 son innumerables.

Los cambios de régimen se han producido por la conjunción de varios factores, y ninguno de ellos es económico. Ninguna revolución se ha levantado en el momento más duro de una crisis, sino inmediatamente antes o después, cuando se consolida la recuperación. El análisis de los marxistas, ya sean declarados o embozados, por tanto, carece de validez. Y menos todavía cuando lo adornan con la jerga leninista y trotskista que oculta la manipulación del pueblo por parte de una oligarquía para ejercer la dictadura. De hecho, las revueltas del hambre, o los motines, han sido acciones colectivas históricas que, en la mayor parte de los casos, solicitaban más protección al poder o el fin de las injusticias de un administrador local.

El primer factor, por tanto, es la debilidad. Los sistemas no caen cuando son fuertes, con una estructura administrativa poderosa, un ejército y fuerzas de seguridad implacables, un sistema educativo que funciona como una máquina orwelliana de adoctrinamiento, y un dominio de los centros de producción y distribución. Cuando uno o varios elementos de este conjunto no funcionan en el sentido de consolidar a la oligarquía que lo creó, se produce el fallo.

La élite asume el gobierno de recambio

Es en el momento en el que la élite asume el papel de gobierno de recambio, y llama a la toma de conciencia sobre el envejecimiento del sistema, al que culpa de los problemas. La ambición se hace carne y los miembros de la élite ejercen su influencia en los grupos, sectores e instituciones. El choque entre la oligarquía y la élite, que despunta de forma natural por su capacidad y mérito, se ha saldado históricamente de dos maneras: la absorción o la sustitución.

El choque entre la oligarquía y la élite se ha saldado históricamente de dos maneras: la absorción o la sustitución

La circulación de las élites, como sostuvo Vilfredo Pareto, permite explicar la intensidad del cambio político. La nueva élite se desarrolla de forma espontánea en el seno del pueblo, absorbiendo virtudes y defectos. Su calidad viene determinada por la intensidad y límites del Estado sobre la sociedad. Un pueblo sometido a un Estado omnipresente y todopoderoso, que anula la personalidad del individuo, que lo convierte en irresponsable de su destino y formación, de su progreso o pobreza, de su calidad de vida, producirá recambios generacionales dentro del mismo sistema. No habrá élites, sino aspirantes a oligarcas.

No hay élites, solo oligarquía y becarios

Esas élites, que vemos hoy en España en la llamada “nueva política”, nacen dentro de lo que Gaetano Mosca denominaba “clase política”. No tienen formación exterior, ni experiencia dilatada, ni reconocimiento público previo, sino ambición y oportunismo. No hay detrás de ellos un verdadero proyecto transformador, sino eslóganes y críticas que les permiten sustituir a la oligarquía en el poder. Han adaptado su organización, discurso e imagen a aquellos resortes que saben que concitan un mayor número de aplausos. Hay quien habla de populismo como ese llamamiento al pueblo “sufriente” como coartada para hacer oposición a la oligarquía, y no les falta razón.

No hay detrás de la “nueva política” en España un verdadero proyecto transformador; solo eslóganes y críticas

Sin embargo, esos nuevos políticos españoles carecen de todas las dotes que históricamente han señalado a un grupo como élite. De esta manera, no solo se han degenerado el sistema y la oligarquía, sino también la sociedad y la élite que cobija. El agotamiento es general, el paradigma otrora intocable, sacrosanto y de supuesta garantía de progreso es cuestionado e incluso despreciado. La esperanza popular, en consecuencia, se traslada al día de mañana, a un nuevo orden, aunque no sepa qué es, ni cómo llegará, ni si será mejor, pero que supone la negación o corrección de lo existente.

Inmersos en el caos posmoderno

En ocasiones dicha solución se produce en un momento crítico y revolucionario, de caos, de esos que se sabe que algo está muriendo y lo nuevo no acaba de nacer. Es cuando se puede producir una “convergencia de centros”, expresión afortunada de François Furet para describir la salida francesa al marasmo de su Revolución, y que podría aplicarse a la Transición española entre 1975 y 1978.

Hoy estamos inmersos en un caos posmoderno, en el que lo que creíamos bueno resulta despreciable, cuando todo, incluso un semáforo o una galantería se han convertido en campo de batalla política o de delito. Un paradigma se cae, y otro, con formas y fondos totalitarios, fundado en algo tan básico como “Esto es la verdad y siempre lo será”, amenaza con una revolución también posmoderna.

Debería haber surgido una élite capaz de sustituir a la oligarquía, pero solo tenemos aspirantes a oligarcas

En esta circunstancia es cuando debería haber surgido en una élite capaz de sustituir a la oligarquía, pero solo tenemos aspirantes a oligarcas. Es una situación, por ende, inédita: sistema agotado y ausencia de sustitutos de entidad. Solo tenemos cansancio en una parte de la sociedad, furia en otra, y becarios con ínfulas creados por la misma oligarquía. Esto no había ocurrido antes en la Historia porque jamás un Estado, el llamado del Bienestar, se había convertido tan fácil y profundamente en una deidad.

59 COMENTARIOS

  1. Es complejo llegar a un gobierno de élite cuando no existe una auctoritas reconocida, sólo queda la autoridad de unas mismas familias que quieren el poder eternamente y rodeadas de una red de clientelismo que paga favores dándole el voto.

    Ni hay élite, ni héroes que den su vida por un pueblo, hoy tiene que morir primero el pueblo para continuar los “héroes” en el sillón.

  2. En la época moderna, en las condiciones de sociedades estamentales y luego clasistas, a partir de la separación Estado-Iglesia y la emancipación de un sector “laico”, “secularizado”, integrado por las primeras categorías de “intelectuales humanistas”, cuya base formativa fue la cultura clásica, en el largo periodo de despliegue entre el Renacimiento italiano y la Ilustración francesa, quizás desde entonces, y sólo desde la perspectiva actual (anacrónica), podría hablarse de “élites” en el exclusivo sentido del grupo especializado en el dominio del ámbito de la “creación cultural”.

    Las otras “élites” no existían, porque los ámbitos político y económico todavía no se había autonomizado como instancias con su lógica propia.

    La primera “élite” en aparecer fue ésta, la cultural. Y precisamente nació en el terreno cultural, creativo, artístico y literario porque en primer lugar aquí, en este tipo de creación y creatividad “espontánea”, se sublimó el primer sistema histórico de valores burgueses, característico de las sociedades europeas de clases hasta las vanguardias y el periodo de entreguerras.

    Y desde el principio fue una élite que suministraba al Estado naciente, en su versión absolutista, el funcionario-modelo. Es sabido que el grupo revolucionario francés estaba formado por estas categorías movedizas y desarraigadas, de ahí su fuerte inspiración intelectualista, abstracta y rousseauniana, como ya observara Edmund Burke en el momento mismo en que se produjeron los iniciales acontecimientos de la Revolución francesa.

    El pensamiento “clásico” alemán, que asume el principio motriz de la Revolución y le da su forma “metafísica” acabada, bajo condiciones del absolutismo principesco o prusiano, se nutre de esta misma “élite” funcionarial en todos los ámbitos (disciplinada pero rebelde en su fuero interno: el romanticismo tiene ahí su base existencial), así como todos los nacionalismos clásicos y todos los reformismos sociales (aquí predomina el “Lumpen intelectual” con las consecuencias bien conocidas desde entonces). Basta leer reseñas biográficas de estos creadores de conceptos para entenderlo. Hegel es un ejemplo eminente y su teoría del Estado es incomprensible sin este trasfondo social.

  3. La sociedad cortesana aristocrática de los siglos XVII-XVIII, bajo cuyos auspicios se dio nacimiento a la gran cultura europea en todos los ámbitos artísticos (música, literatura, arquitectura…) no estaba formada por “élites”: éstas nacen en el momento mismo en que el privilegio de cuna, el linaje familiar y el estamento empiezan a ser cuestionados por el “mérito”, la gracia santificante del trabajo y el ahorro y el ahora prestigioso “esfuerzo individual” valorado como fuente de justificación del orden social frente al “plaisir de vivre” del ocio aristocrático como marca de distinción y superioridad “moral”.

    En potencia, hay “élite” sólo cuando el nacimiento no asigna automáticamente una posición social preestablecida y definitiva, es decir, sólo en las sociedades burguesas de clases.

    Hay “élite” cuando la vida es dura y hay que ascender en la escala social que ahora por fin en esta “democrática” Modernidad burguesa parece abierta a la carrera del mérito y el talento (?). En cierto modo, las élites nacen cuando la posición social se hace móvil, electiva y también selectiva.

    Esta paroxística evocación histórica, sin embargo, se hace necesaria para comprender que la moderna teoría de las élites de Pareto y todas sus derivaciones, aunque parecen que se orientan sólo y directamente al ámbito político, creo que en realidad describen lo que sucede en el nivel puramente social o civil, es decir, especifican el funcionamiento de un ámbito pre-político y lo trasladan y asimilan a otro cuyo lógica es muy distinta.

    En ese ámbito prepolítico o civil, lo mismo que en la sucesión familiar de las generaciones de hermanos y sus descendientes de todas las líneas familiares, el movimiento social de sustitución acuciado por múltiples factores cruzados, sobre todo la aptitud y la competencia exhibidas en las actividades profesionales, es lo natural y creador, algo que intenta ser controlado y detenido por el Orden estatal, pues supone un grave peligro a su “estabilidad”.

    Pareto escribía y pensaba, desde sus originarias premisas de un liberalismo en retirada a finales del XIX, en un mundo en el que por vez en la Historia la clase económicamente dominante (la gran burguesía propietaria de la “Belle époque”, formada ya por rentistas en su mayor parte, como los que se retratan en “A la recherche du temps perdu”) se había separado y disociado del grupo dirigente en el Poder (la “clase política”, es decir, la oligarquía parlamentaria y el alto funcionariado profesional).

    “Las élites del poder” como tales no existen ni han existido jamás fuera de este restringido horizonte histórico, como tampoco existen hoy ya “élites culturales creativas”. Lo que hay en su lugar, bajo condiciones de un régimen social igualitario y uniforme de masas socializadas desprovistas de identidad, salvo que las “tendencias de consumo” pudieran producir alguna “subjetividad social colectiva”, es indescriptible.

    La perplejidad que pudiera causar tal situación histórica es despejada en su verdad cuando se piensa que probablemente ya no vivimos en las condiciones sociales que imaginados sino en otras muy distintas, de las que el modelo primitivo podría encontrarse en la tosca forma soviética ahora perfeccionada por la Unión Europea: una tecnoburocracia de partido asociada a los altos ejecutivos de los sectores concentracionistas del capital bursátil mundializado. Pero nadie en su sano juicio reconocería “eso” como una “élite”.

    El caso de España es demasiado trivial y obvio, tanto como para intentar siquiera esbozarlo: el Régimen del 78 es todo él una máquina de precisión casi suiza dedicada a producir Antiélites en todos los sectores: desde la más tierna infancia del súbdito-niño, entregado al cuidado de la incubadora-guardiana “socialdemócrata”, toda potencia subjetiva individualizadora y competitiva es pacientemente extirpada de raíz.

    Rubalcaba sabía lo que hacía con la Reforma Educativa, unos de los pivotes que sostienen este Régimen. Apenas un vistazo a lo que uno encuentra en cada sector político, económico, social o cultural y se percata de esta catástrofe. Aquí la movilidad social sabemos con bastante certeza en lo que consiste y quiénes y cómo obtienen “éxito social”.

    “Forbes” dice maravillas de un tal Florentino Pérez, así que…

  4. ¿Cuándo se jodió Perú?

    “A ver si nos enteramos. La gran distinción política no es entre los partidos de derechas o de izquierdas, los que se consideran demócratas o populistas, partidarios de esto o de lo otro. El meollo del asunto está en que todos ellos forman una especie de casta privilegiada y, como tales, se sienten solidarios. La función principal de la casta política es la de distribuir el gasto público, cada político en su particular nivel. Serían así los distribuyentes, por oposición a todos los demás, que somos los contribuyentes. En otros tiempos la distinción se establecía entre los nobles y los pecheros. Venía a ser lo mismo”.

    https://www.libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/los-politicos-pueden-faltar-al-trabajo-84548/

    • Hola estimado…yo cada día soy más minarquista. ¿pero quién le pone el cascabel al gato?

      abrazos

      • minarquista de “mark up” que le das a esta “secioncilla”

        échale un vistazo a la entrevista de Bill Gates con Steven Pinker a la que hago alusión pues este libro también lo esta leyendo el oráculo de Omaha, Warren Bufett. tanto que te gusta a ti el “blockchain” y eso. Buenas noches.

      • And here is a shocker: The world has made spectacular progress in every single measure of human well- being. Here is a second shocker: Almost no one knows about it.

        “The case has been made in beautifully written books, some by Nobel laureates, which flaunt the news in their titles— Progress, The Progress Paradox, Infinite Progress, The Infinite Resource, The Rational Optimist, The Case for Rational Optimism, Utopia for Realists, Mass Flourishing, Abundance, The Improving State of the World, Getting Better, The End of Doom, The Moral Arc, The Big Ratchet, The Great Escape, The Great Surge, The Great Convergence.32 (None was recognized with a major prize, but over the period in which they appeared, Pulitzers in nonfiction were given to four books on genocide, three on terrorism, two on cancer, two on racism, and one on extinction.) And for those whose reading habits tend toward listicles, recent years have offered “Five Amazing Pieces of Good News Nobody Is Reporting,” “Five Reasons Why 2013 Was the Best Year in Human History,” “Seven Reasons the World Looks Worse Than It Really Is,” “29 Charts and Maps That Show the World Is Getting Much, Much Better,” “40 Ways the World Is Getting Better,” and my favorite, “50 Reasons Why We’re Living Through the Greatest Period in World History.” Let’s look at some of those reasons”

        Del capítulo gratuito del libro de Steven Pinker que pues leer en mi link

        • Buenos días RELIABLE1

          Muy interesante lo de Gates. Ya había leído la entrevista de Cayetana que en su momento linkeaste.

          Es evidente que existe un progreso técnico que en principio mejora las condiciones de vida, pero no milito en la tecno fe o en el tecno entusiasmo. Son herramientas y bien pueden ser utilizadas por el poder para aumentar su dominio social. Ahí tienes la tele, una herramienta tan poderosa y que es el paradigma del empobrecimiento del espíritu crítico, realidades ficticias, mórbidas, a manufacturar sucedáneos de la información…“el imperio de la imbecilidad” a decir de GUY DEBORD. Una nueva censura por desbordamiento de mierda.

          La tecnología, además, se regula. Y no quiero especular con qué se le puede ocurrir a estos sociópatas que nos gobiernan con tecnologías como la nano, manipulación genética y otras.

  5. Me alegra que salgan a relucir dos nombres de los que he hablado en varias ocasiones, incluso en sus artículos, Mosca y Pareto. Este último no dice que las élites deban ser exquisitas, de hecho no creo que en España, salvo excepciones,lo hayan sido, lo más importante de los nuevos es las ganas, la voluntad, la violencia, Pareto lo llamaba la “instinto de las combinaciones” en contraposición a la clase política actual aquejada gravemente de decadencia o como Pareto diría “persistencia de agregados”. Siguiendo no Pareto, una élite cae, cuando no hay un equilibrio entre estos dos “residuos”, de hecho, no hay ni argumentos político claro, lo que Mosca llamaría “fórmula política”, sólo dejarse llevar.
    Si uno hecha un vistazo a la historia y muestra como han sido muchos todopoderoso se encontrará a auténticos mediocres con un poder absoluto. Stalin, Pol Pot, Trump, Mao, Ceaucescu… Qué tenían en común …. la voluntad, la fuerza, la falta de escrúpulos, la psicopatía.

    • Son autores que no suelen aparecer porque están malditos por la hegemonía cultural y académica de la izquierda. Creo que, sin comulgar con ellos, tienen cosas muy aprovechables.

  6. Como veo que los halagos se suceden, es normal, Vilches ha hecho un análisis certero de la realidad política en cuatro lineas, no tengo mas remedio que ejercer de asesino.
    ¿No es un hecho extraordianario y digno de análisis que habiendo pretendido esta estúpida oligarquía que padecemos el reparto de la nación en trozos mas o menos rentables a sus intereses haya logrado, o logrará, un aumento de las pensiones para los pauperrimos jubilados y la expresión patriótica de un pueblo?
    A mi personalmente me parece fascinante aún siendo esperados los resultados del plan de los becarios. Su pretendido conocimiento del entorno les llevó a especular sobre situaciones en las que podrían culminar con éxito sus pretensiones, dividir la nación y repartirla de acuerdo con intereses económicos de la oligarquía; por otra parte crear la sensación de la imposibilidad de pagar las pensiones para escamotear sus responsabilidades politicas y favorecer el negocio de los colegas oligárquicos. La estrategia del plan se fue al traste por causas que son incapaces de comprender y no han tenido mas idea que sacrificar la segunda parte de proyecto entregándolo en bandeja para contrarrestar el fracaso de la primera parte del plan.
    España es fantástica, sus sorpresas insuperables.

    • Buenas tardes. En ocasiones funcionan como las distintas familias del Movimiento Nacional: discrepancias internas, un único objetivo. No se engañe, el centrismo francés que quiere imitar aquí Rivera -que no lo conseguirá- es una versión posmoderna del movimiento político-social con vocación de partido único. Un saludo.

  7. Por cierto, veo que los comentarios ya no suben inmediatamente y aparece:

    Tu comentario está esperando ser moderado

    • Se trataba de un ataque malicioso de spam, y el sistema ha puesto automáticamente todos los comentarios en revisión. Creemos que ya se ha solucionado. Un cordial saludo.

      • Gracias BLANCO. Ya he visto que hay 180 ataques maliciosos sobre mi perfil que imagino también habrán tocado a todos.

        Gracias y otro cordial saludo.

      • ¿Por qué no recuperan el “star system” a lo Marilyn, de otros diarios digitales -aunque solo sea con una estrella enana o fugaz- para destacar al ramillete (bevy) de intervinientes resultones que añaden valor, vamos, un “good value” en términos mercantiles.?

        Al fin y a la postre son los que saben aventar EL GRANO DE LA PAJA con destreza en la era después de haberse pasado el día con el trillo de cortantes pedernales O DICHO EN MI ÁMBITO, LOS QUE NUNCA TRADUCIRÍAN “TRIAL AND ERROR” por ” ensayo/ prueba y error” sino “al tanteo”.

        O un emoticón.

        • Yo prefiero un registro de usuarios, perfectamente indentificados, como lo tiene “El Español” de Pedro J. Lugar del que hui. Aün están a tiempo. Pues ahora es una balsa de aceite. Con gente seria e ilustrada y sobre todo educada. Lo que se agradece enormemente.
          Cuando alcance notoriedad empezarán a llegar los que todos sabemos. Mi miedo es que se convierta en otro “voz populi”, con un motón de individuos, que parecen tener vía libre para insultar de un modo safio.

  8. Puede que el análisis sea certero Sr. Vilches; no le niego que es uno de mis temores, es que las alternativas de ”la nueva política”, como se ha dado en llamar a los recién llegados, no sea sino una transición gatopardista de signo opuesto.
    Por un lado Ciudadanos representa el continuismo, cosa que ya ha demostrado apuntalando al partido del gobierno; haciendo equilibrios imposibles, para hacerse con sus votos y los del P_ _ E, y ahondando en las políticas que nos han traído hasta aquí.
    ¡Y…., en el otro rincóoon!: Podemos, una supuesta renovación de la izquierda, con los mismos vicios que la tradicional; pero dispuesta a dar una vuelta de tuerca más al sectarismo más ridículo que me tocó presenciar en mi ya larga vida (al menos, se me está haciendo eterna), con su esperpéntica política de género.
    Supongo que la única solución (Ud. no la da), es que primero se quite de en medio al bipartidismo, que ya hemos visto de qué va y lo corruptos que son; y a continuación, negociaciones “bipolares” entre las nuevas formaciones políticas para temas puntuales. Una especie de parlamentarismo: ” partido a partido” al estilo Simeone, al que tendrán que oponerse o apoyar los partidos hoy mayoritarios convertidos en cuasi residuales.
    No hay más cera que la que arde, y como el pueblo español es cainita y alérgico a pensar por su cuenta, habrá que dar la oportunidad a nuevas formaciones que saquen partido del hartazgo que genera el PPSOE.

    • Hay varias soluciones. Casi todas políticamente incorrectas. Cito una de las menos duras: una nueva ley electoral (no necesariamente más proporcional) que conforme un Congreso menos dividido y dé sentido al Senado, pero que abarque también a ayuntamientos y comunidades.

      • Lo más democrático y representativo es la elección directa de cargos en la administración local a doble vuelta. Es el único modo de eliminar las coaliciones de perdedores. Así se hace en USA y creo que es una buena idea, con elección de consejales de distrito de modo uninominal.
        El senado es de los trastos inútiles a tirar al basusero, junto con “el defensor del partido”, el tribunal constitucional, consejo de estado, y muchas instituciones inútiles más. Una limpieza a fondo en el tribunal de cuentas, modernizando su gestión, profesionalización y poder ejecutivo. las juntas electorales ya se sabe que no sirven absolutamente para nada. Por tanto al contar los votos, con la conformidad de los representantes de los candidatos por unanimidad, se proclaman cargos electos y al día siguiente toman posesión, como se hace en U.K.
        Creo que la mejor salida dentro de la actual constitución, en que blindaron el sistema electoral y el distrito provincial, incluso me parece que las 50 provincias son inamovibles. La votación sólo se puede hacer en listas de partido o agrupaciones electorales. Pero si se puede alterar algunas cosas. En primer lugar desbloquear la lista y dar a todos la misma oportunidad de ser elegibles. Al abrir la lista se pueden marcar el número de candidatos en cualquier posición, y desde uno solo a todos. Luego al distribuir los escaños obtenidos por cada partido, son proclamados diputados los más votados de la lista. Si se puede amarrar, que la ley de gobierno haga obligatorio ser disputado como condición para ser elegible primer ministro o ministro. Entonces habría posibilidad de que el votante tenga cierto control. Pues si el señorito de Pontevedra, no sale suficientemente votado en Madrid (se convirtió en costumbre no legal ,que el candidato a jefe de gobierno se presente por esta circunscripción). No podría optar a presidir el gobierno.
        La única democracia real y representativa, que existe, es la definida por Antonio García-Trevijano a mi modo de ver. Las listas degeneran en oligarquías de partido.

      • Me asusta su afirmación: “una nueva ley electoral (no necesariamente más proporcional) que conforme un Congreso menos dividido y dé sentido al Senado, pero que abarque también a ayuntamientos y comunidades”

        La Ley electoral lo que debe ser es representativa y a ser posible lo más directa posible. Que el elegido responda directamente frente a sus electorales, frente a su colegio electoral.

        La ley electoral española, más que la catalana incluso, premia a los partidos que ganen en las castillas despobladas, otorgando un buen puñado de diputados y senadores cuneros con los que asentar mayorías irreales que frenen los deseos de cambio de las grandes urbes, siempre infrarepresentadas, no vaya a ser que acierten.

        Todos los colegios/distritos electorales deberían ser similares. Si no, cualquier reforma electoral va a seguir siendo injusta.

        Mantener una realidad política tan espúrea y tan irreal como la provincia ideada desde la nada por Javier de Burgos conduce a resultados de risa, que impiden tomarse los resultados en serio.

        Si a eso le añadimos que las listas las confeccionan en los partidos, los electores quedan totalmente vendidos. No eligen nada. Sólo ponen en la urna la papeleta que han decidido los prebostes del partido en la sede central.

        En España nadie se atreve a establecer distritos uninominales y elección a doble vuelta porque los políticos, los oligarcas temen que el pueblo pueda expresarse libremente, de forma responsable -aunque el resultado pueda conducir al abismo, que no es peor del abismo al que nos han conducido las oligarquías vendidas al mejor postor exterior.

        Hay excesivo miedo. Miedo total, miedo absoluto.

        • Por qué digo que no me gusta? Porque lo que quiere no es respetar la voz del pueblo, sino asegurar la gobernabilidad de algunos -¿de quiénes señor Vilches?.

          Y no me gusta porque asume que las provincias, las comunidades autónomas y los ayuntamientos, así como Conreso y Senado ya son inamovibles.

          Y ésa es la madre del cordero: sobran provincias, sobran muchas comunidades autónomas, y está por ver la utilidad del Senado. No digamos ya ayuntamientos, que han multiplicado exponencialmente las gestiones y las trabas burocráticas de forma innecesaria y no precisamente para atender primordialmente a los intereses de los ciudadanos.

        • Cataluña no tiene ley electoral. Aplica la ley electoral del congreso de los diputados. Con el artículo “0,155” pudieron implantar una por decreto, o promulgada directamente por el Senado. El PP tiene mayoría absoluta. Podrían haber hecho de Cataluña una circunscripción única. Aunque siguieran con las listas cerradas y bloqueadas y reparto por la regla d’Hondt. Pero hubiera ganado Ciudadanos con bastante amplitud. Y Mariano siempre elige a Mariano, frente a los intereses de España.

        • Muy bien, Petra Pacheco; así se establecería una democracia en España.

          Saludos cordiales.

      • Pues, vaya solución; efectivamente, la solución sólo puede venir de un cambio en el sistema político, para establecer uno democrático en España, del que carecemos actualmente.

        Este sistema sería de distritos unipersonales para el Legislativo, y de elecciones separadas para cada uno de los tres Poderes del Estado, Legislativo, Ejecutivo y Judicial, con unos requisitos para poder ser elegido para el CGPJ más exigentes que los actuales.

        • Soy un convencido trevijanista. Lo único que rechazo, es conseguir la teórica falta de “legitimidad” del sistema mediante la abstención. Pues el sistema no se sentirá deslegitimado lo más mínimo, porque voten menos del 50% del censo. Los estatutos catalán y mucho más grave, la reforma del andaluz fueron aprobados con menos de la mitad del censo de votantes. Con reglas de quorum preestablecidas, no debieron ser aprobados. El régimen confunde (interesadamente) porcentaje de votantes obtenidos de los que fueron a votar, con el el total teórico del censo. Así que si le pregunta a un secesionista por la legitimidad teórica del último estatuto, le contestará que fue votado abrumadoramente por “la mayoría”. Auque sólo votase el 48% más o menos del censo.
          Lo del 155 catalán, que yo humorísticamente denomino ‘0,155’, porque no ha resuelto ningún problema. Tal vez ésa la intención. Lo mínimo, que pudieron haber hecho, para eliminar el predominio de “los burgos podridos” de Gerona y Lérida sobre-representados a costa de Barcelona y Tarragona, hubiera sido posible hacer al menos un distrito único en toda Cataluña. Pues la elección directa del presidente de la generalidad y elegir el parlamento mediante distritos uninominales es herejía y anatema para este régimen.

          • La abstención es fundamental; consiguió cambios políticos esenciales en Francia en el siglo XIX; lo que es ridículo es el votar a déspotas facinerosos por aquello del ‘mal menor’, que es realmente el mal mayor, porque se les envía el mensaje a los partidos de que pueden seguir con sus sevicias corruptas y antidemocráticas por el voto cautivo.

            Saludos.

  9. Excelente artículo del señor Vilches al que, quizás, solo queda hacerle una precisión y es que no marca el por qué.

    En mi modesta opinión, ese por qué, se encuentra en el apabullante poder del estado-nación de hoy. Nunca antes en la historia los estados habían sido tan poderosos y los hombres habían estado tan desarmados. Al final, la fuerza es la última razón; y la fuerza, hoy, la tiene el estado con un desequilibrio tal que se hace impensable que una revuelta popular pueda llegar a significar algo.

    Un claro ejemplo lo tenemos en la crisis catalana, si lo comparamos con la revolución francesa, por ejemplo, ¿qué porcentaje de apoyo tenía la revolución entre la población francesa? Ínfimo, mucho menor al que tiene el separatismo catalán; en cambio, allí triunfó la revolución y aquí está condenada al fracaso más absoluto; ¿por qué? pues porque el poderío militar del estado español es apabullante. La única opción que tiene el separatismo catalán es internacionalizar el proceso, hacer que otros estados aporten su poderío militar al proceso revolucionario.

    • Muchas gracias.
      El motivo sí está en el artículo: los efectos del Estado del Bienestar concebido como un Estado paternalista omnipresente y todopoderoso, que crea individuos irresponsables.
      Un saludo y gracias por el comentario.

      • Bueno, vamos a ver, eso que dice usted de que dentro del estado del bienestar no hay élites sino aspirantes a oligarcas, lo debe decir por usted, que está cómodamente aposentado en el sistema comiendo la sopa boba de la complutense, haciendo uso de su puesto de profesor del sistema para promocionarse, seguramente, aspirando a una cátedra y de ahí a algún ministerio. Debe ser eso a lo que usted denomina oligarquía. Pero dentro del estado, que usted y otros llaman “del bienestar”, no todos viven tan bien como usted, hay muchos emprendedores, muchos empresarios jugándose su patrimonio para luego pasarlas putas con cada visita del vampiro Montoro, con cada visita del inspector de turno, para que usted pueda vivir tan bien como vive. Es decir si usted cree que su estado del bienestar narcotiza a alguien debe ser a usted, a otros nos pone banderillas negras.

        Lo que yo trataba de decirle es: ¿por qué esas, que son las verdaderas élites, no se revelan? ¿Por lo bien que viven? No sea usted ingenuo, no se revelan porque mañana les plantan una inspección y: primero les cortan la licencia para poder trabajar, luego les embargan todas sus posesiones y, si se niegan a abandonarlas, aparece un tío con una pistola. Ese es el mundo real, no se confunda usted, la universidad en la que usted habita no tiene nada que ver con el mundo real.
        Si quiere usted vivir en una sociedad que no esté narcotizada, lo primero que debería hacer es dejar de vivir de la droga del estado.

  10. El término posverdad es el favorito de los palmeros y sanguijuelas del marxista -sin saberlo la mayoría de sus analfabetos integrantes-, políticamente correcto y suicida Establishment occidental y el término posmoderno -vacío de significado- es el favorito de los pedantes vanos que van de liberales y contestarlos y, realmente, no son más que palmeros de la ‘derecha’ pepera. El vacío y la mediocridad nos contemplan…

  11. Buenos días, Derondat. Michels, en su ley de hierro de las oligarquías, y luego Dalmacio Negro, no se limitaron a establecer esa jerarquización con abuso de poder a los grupos políticos, sino que lo ampliaron a cualquier grupo humano. Ciertamente, el antropólogo marxista Marvin Harris hablaba de jefes, abusones, reyes,… para definir a los líderes que naturalmente se establecían en las sociedades primitivas. Es la historia del poder.

    Esos partidos que citas -te tuteo- funcionan con una oligarquía y una militancia que aspira a obedecer o a sustituir a esa oligarquía. Las “zonas de incertidumbre” -cargos, presupuestos, comisiones,… poder en definitiva- las controla una minoría, y ese control es lo que determina la estrategia, el discurso y la imagen. Mientras ese conjunto renta en las urnas, la oligarquía no ve en peligro su poder. Solamente si hace aguas, si no consiguen los votos esperados o el poder que creen merecer, es cuando se constituye un grupo alternativo que postula derribarlos para ocupar el puesto de la oligarquía “fracasada”. Eso ha pasado en todos los partidos e incluso en esos que citas.

    Lo de Cs en Cataluña es un espejismo porque no han sabido rematar la faena, y porque aprecian más su situación dentro de las instituciones actuales que el riesgo de dar una vuelta de tuerca para “regenerar” las cosas.

    Un saludo

    • Buenas tardes Jorge…cierto. Michels, Weber, Bruno Rizzi y otros han tocado el asunto, la burocratización se generaliza como una peste y la tendencia se acompaña de la oligarquización. Es la historia del poder, como bien resumes. Pero con eso hay que jugar. El propio Michels habla de un ‘juego cruel que nunca tendrá término’.

      ¿un sistema representativo sin partidos? podría ser, pero ¿quién la promueve?¿las masas? de nuevo Michels recuerda que la masa cede con gusto sus prerrogativas de soberanía.

      La verdad es que la teoría puede llevar a eso de los ‘vicios filosóficos’ y no adelantemos, hay que abrir brecha para hacer reformas o esto se va a parecer a una distopia de totalitarismo soft que acojona….

      saludos

      • Quizá me quede con las “élites del poder” de Wright Mills, que viene a ser una versión moderna de las oligarquías y su circulación, y con Ortega: la inutilidad del hombre-masa cuando el individualismo desaparece.

        Saludos

  12. La élite estudiada propiamente dicha siempre ha sido en España la masona. Franco como militar tuvo que intervenir ante el cariz que iban tomando los hechos, dandose prioridad a lo pragmático y reconstrucción del pais. Ahora que los masones han retomado, hay confusión y no son ni sombra de lo que fueron, solo hay que comparar a Rajoy con su abuelo.

  13. Gran columna de Jorge Vilches, como siempre. Exacta, como un latigazo (en el buen sentido).

    “Esas élites, que vemos hoy en España en la llamada “nueva política”, nacen dentro de lo que Gaetano Mosca denominaba “clase política”. No tienen formación exterior, ni experiencia dilatada, ni reconocimiento público previo, sino ambición y oportunismo”.

    Rayos. Qué excelente definición de Podemos. Y qué buena distinción entre élite y oligarquía

    Con temor a la meter la pata, porque el nivel de DISEDENTIA intimida (amedrenta), creo que la diferencia entre las dos es el arribismo (no confundir con el “Arrimadismo”, de la bella y morena Inés Arrimadas) y el mercantilismo.

    La verdadera élite (por ejemplo, Montaigne en su día y en su papel de político, muy a su pesar, él sólo quería escribir en su torreón/biblioteca) está consolidada en todos los aspectos, pero sobre todo el económico. Tiene la vida resuelta, vaya. Y cualquier interés por la Política debería entenderse como desinteresado.

    Mientras, la oligarquía, falsa élite como denuncia el autor, utiliza la Política como medio (y fin!) para ser todavía más oligarquía, y más enriquecerse.

    En definitiva, mientras a la élite se le supone generosidad, como el valor al soldado, a la oligarquía se le intuye una insaciable capacidad de depredación y extracción.

    Y otro signo distintivo de la verdadera élite es la cultura, la educación y la formación. Como Montaigne, que aprendió hablar en latín antes que en francés.

    • Muchas gracias, Boswell. Estupendo comentario. Un buen tema de investigación sería definir a la élite de hoy, la que es ajena al poder, y conocer por qué no participa en política. No me refiero solo a los partidos como cotos privados de profesionales de la política, sino a la desafección que los mecanismos políticos producen en la élite.

      • Un buen tema de investigación sería definir a la élite de hoy, la que es ajena al poder, la que queda señalada por Steven Pinker en su reciente libro “Enlightment Now: The Case for Reason, Humanism and Progress”

        https://www.gatesnotes.com/Books/Enlightenment-Now

        …y de paso dar opiniones en este foro sobre la conferencia en Berlin de los suecos -padre e hijo- Hans Rosling

        https://www.gatesnotes.com/About-Bill-Gates/Remembering-Hans-Rosling

        Un poco de aire fresco ante tanto pesimismo en este ágora: entre las feminazis, que si hemos sido más inquisidores que los otros, etc., más nos valdría nos recordaran como los descubridores del Lago Español (hoy, océano Pacífico)

      • De nada, Jorge! Gracias.

        Ejemplo de élite que hace el camino al revés, es decir, primero triunfa en su actividad, y luego se dedica a la Política: Michael Bloomberg, el ex alcalde de NY.

        Incluso, da igual como le caiga a uno, Donald Trump.

        También estaba pensando en Churchill.

        En suma: lo peor (sí, lo peor, con excepciones) de la sociedad, lo más mediocre, se dedica de forma profesional (y vitalicia!) a la Política, y lo mejor prefiere otras actividades, como la de amasar dinero, la Investigación, la Medicina, la Tecnología, la Ciencia…

        Con tales mimbres, no es de extrañar el mísero nivel de la Política española en particular y la mundial en general.

        Existen muy pocos líderes inspiradores que sean capaces de seducir a los mejores (esas élites, que no oligarquía, muy buena distinción) para que les acompañen en sus proyectos políticos.

        Como siempre, gracias por estar ahí.

        P.S. VP va de mal en peor. Eres de los pocos que mantiene el nivel. Y encima a veces no te ponen en sitio principal. En fin, ellos sabrán.

    • PUes no creo que aprender latín en nuestros días sea signo de formación cultural y educación: para el ser humano la comunicación entre iguales es primordial, y querer aprender latín antes que la lengua del vulgo denota justamente todo lo contrario.

      Es como decir que odias OT porque sólo te gusta la música clásica: pues hay música clásica -término a todas luces incorrecto pues utiliza la parte para denominar al todo- de todos los niveles y gustos, algunos bastante discutibles.

  14. Estupendo artículo VILCHES, con un título que es toda una sentencia.

    ….y un tanto pesimista.

    El amigo ENRIQUE anda especulando con dos millones movilizados, como simpatizante que es del pensamiento alemán, imagino que se ha metido a Spengler entre pecho y espalda, aunque aquí ‘sociedad fáustica’ poca….

    Resulta complejo que la reflexión mute en acción. También yo creo en esas élites benéficas en movimiento de Pareto, por lo menos a nivel teórico, renovándose mediante la incorporación de elementos de la sociedad civil. Aunque Pareto decepcionado con la élite burguesa terminó apoyando el fascismo italiano.

    No termino de ver por qué los nuevos actores no pueden aspirar a esa categoría de élites antioligarquicas y ya sean oligarquía apenas nacido el brote y con tanto esfuerzo. ¿de verdad no hay margen a la duda o la ilusión sobre su naturaleza recién inaugurados?¿la gente que empuja a VOX, UPyD o Cs son fatalmente oligarquias aspirantes a la sustitución, becarios? ¿no hay leones…todos son zorros?

    ¿acaso la primera victoria constitucional en cataluña de Cs no nace de la osadía y el arrojo?

    • El problema, DERONDAT, es que a la verdaderas élites, por cierto tan escasas, no les interesa la Política.

      Respecto a C’s y VOX, ya veremos. Apuntan maneras…Pero son tantas las decepciones que uno ya está escamado, y aunque conoces mi habitual “optimismo antropológico”: dos pasitos palante, y uno patrás.

      Así llevamos millones de años de evolución. No sé por qué tendría que ser distinto justo ahora…, no somos tan especiales, un pequeño eslabón más en la evolución.

      • Hola Bos.

        Cierto. Pero por algún ángulo hay que atacar esa oligarquía que todo lo arruina. Yo no visto la camiseta de ningún partido. Pero simpatizo en alguna medida con ellos. Cs, Vox, UPyD…o P-LIB. Todos los que puedan asaltar las murallas me merecen un margen. Porque no veo nada fuera de ellos además de la melancolía y sus discursos circulares. Le decía a ENRIQUE que la empresa te forma en la acción. Si la expectativa no torna en algo tangible se baja la persiana y a otra cosa mariposa.

        Y nos hacemos viejos amigo. La idea recurrente desde hace ya tiempo en occidente sobre sus élites y la degradación en paralelo de su propio civilización, de las ideologías (patetismo) y las castas oligárquicas no termina de encontrar un respuesta….sea la religión (Toynbee) la apelación a la fuerza (Spengler) la ideocracia (Fernandez de la Mora) o el recurso al héroe (Malraux)

        Siendo un hombre eminentemente práctico, y sumándome a las criticas bien razonadas de los intelectuales a la degradación, me apunto al posibilismo y a las reformas graduales que estimulen otras y operen el cambio, que será, no lo dudes, en el mejor de los casos, siempre decepcionante, pero no necesariamente estéril.

        Excelente comentario, por cierto.

        • “… me apunto al posibilismo y a las reformas graduales que estimulen otras y operen el cambio, que será, no lo dudes, en el mejor de los casos, siempre decepcionante, pero no necesariamente estéril”.

          Me apunto!, querido amigo.

      • Ciudadanos es SISTEMA. El Sr. Rivera es de poco fiar. Realmente no será un bloque de hielo ultracongelado como Mariano Rajoy, pero viene a apuntalar al sistema e incluso a blindarlo. Su financiación es tan opaca como la de los demás. Y suena que un tal Soros podría aportar fondos.
        Recuerdo escribir comentarios en “el digital más influyente” antes de la llegada en olor de multitud de Mariano Rajoy. La inmensa mayoría de los comentarios apuntaban a las grandes esperanzas puestas en el “reformista” Mariano. Sólo dos foreros, que recuerde, comentaron, que Mariano era un tipo, del que no se podía fiar. Afirmé que Mariano no era la solución a nada, sino parte del problema. El otro forero con el que coincidimos en la misma apreciación ahora se llama “Boyevik”.
        Parece que las últimas encuestas aseguran una cómoda mayoría y partido más votado a Ciudadanos ya superando al PP claramente.
        Y ahora puedo volver a decir, que Rivera es el plan B de la oligarquía catalana y tampoco será la solución a ningún problema. Sólo hacer cambios cosmeticos “o no”, para ir tirando con un régimen muerto y no enterrado. Dijo que no pactaría con Pablo Iglesias y ya presentan mociones conjuntas junto con un PSOE absolutamente fuera de la realidad.
        Querría estar equivocado, pero es mi percepción del personaje. Prefiero a Abascal de VOX. Vista la composición de orates, analfabetos a tiempo parcial o total, que pulula obedeciendo ciegamente a los oligarcas. Un tipo con las ideas claras y la voluntad para ponerlas en marcha, puede dar resultado. Pues, ¿el señor de Pontevedra ha hecho algo, aparte de pudrir por completo el sistema? Donde la completa incompetencia de él y de sus ministros ha sido más que demostrada. Incluida la más que probable complicidad con los golpistas secesionistas catalanes. Francamente Vox o UPyD. Olvídense del voto “inútil”, a los inútiles de siempre.
        Interesante los resultados italianos. Si se cierra la invasión africano-musulmana por Italia. Ésta se traladará al estrecho y las islas Canarias. Imaginar a Rivera de presidente del gobierno y su apoyo a la apertura de fronteras, sería la puntilla a un país a punto de naufragar. No se pueden pagar las pensiones, pero podemos pagar toda esa inmigración probable y la de 10.000.000 que venía “a pagarnos las pensiones” en los años de la burbuja inmobiliaria.

        • Vamos a ver; hay que caerse del guindo: C’s, desde 2015, es la criatura del Ibex, catalán en concreto, para neutralizar el peligro de que Podemos llegase al poder, ante el enorme desgaste del PP

          Saludos.

          • Parece que las últimas encuentas el PP ya está nítidamente por debajo de Ciudadanos. Espero equivocarme con el personaje y no dar ocasión a decepcionarle. El plan B de la oligarquía catalana, el bueno y lo que busca, es el cupo, que le ofreció Suárez a Pujol y éste rechazó en los inicios del régimen. Si es posible llegar al ELA. Urkullu ya trabaja en esa dirección y un gobierno inútil y una fascio-“socialdemocracia”, junto con PP respaldarán.

    • buenos días Derondat

      Yo creo que lo que hay es mucho miedo. Cacho nos comentó ayer acerca del Poder de los medios, de esas tv.. hay una maquinaria que a aquel que asome la mocha, le desmocha.

      Rajoy es el arquetipo de ello. Sólo sirve para dar por saco a quien asome la patita de verdad.

      Hacienda es la otra pata de ese poder represivo. Te endilgan un proceso robolucionario y te liquidan a la primera de cambio. Que diferencia entre el trato a Rato y a Serra, por el propio PP, en el congreso/senado hace nada. Por no hablar de Pujol.

      Que Junqueras esté en la trena y Pujol no, es mas que sintomático.

      Porque la tercera pata son los jueces, que cómo un juez te salga “amigo de.. ” también te amargan la vida, o que se lo digan a Jordi Cañas. O a su alter ego, la Infanta y Urdanga.

      Por no hablar de lo que pasó con “Manos limpias” aún sin aclarar. Y no me refiero a Luis Pineda, arquetipo de mafioso de serie B, si no de Miguel Bernad, que hizo a idotez de su vida al tratar con semejante individuo.

      Haber quien tiene bemoles de postularse a élite sustituidora de lo que hay con semejante panorama.

      Recordemos, otra vez, a Junqueras en la trena y a Puigdemont en la dolce vita, y los electores separatas premiando mas al segundo que al primero.

      Con estos mimbres…

      Y ya sabe que a mi Junqueras no ma va, pero si no le quedara mas remedio que comprar un coche de 2ª mano y tuviera que elgir entre dos alternativas Junqueras o Puigdemont, lo invertiría en abono de transporte, pero si no..

      pues eso.

      un muy cordial saludo

      • Estoy de acuerdo PASMAO.

        La degradación de las instituciones y su patrimonilización y captura por las castas oligárquicas inevitablemente ya está dando visibles ejemplos de justicia prevaricadora al por mayor, con casos gravisímos en sus acciones.

        Comentaba el otro día, y perdón por la auto cita, que hay dos reformas últimas que son muy elocuentes sobre la bunquerización de las oligarquías y su impunidad y el nuevo esclavismo. 1/ La reforma de la Ley general tributaria del 2014 que ha sido la mayor poda de derechos y garantias del contribuyente de la historia frente a una Gestapo fiscal que actúa a placer para favorecer o ejectuar, hasta el punto que hoy se recuerda la de 1963 de la DICTADURA con añoranza y 2/ las reformas de Rajoy para blindar los delitos de prevaricación, y reducir la operatividad de las fiscalía buscando la impunidad, y que tú y yo hemos disfrutado oyendo la denuncia de la Juez Alaya en el ateneo de Sevilla.

        Si hemos llegado hasta aquí paulatinamente en una degradación escalonada ¿no se puede revertir el proceso con reformas igualmente escalonadas?

        No soy hombre de fe, pero no quiero enterrar ya a las fuerzas políticas nuevas. Aún no.

    • No te metas con Enrique que es mi ateo preferido. Ha puesto tanto empeño en la razón que aún mantiene el alma prístina de un niño.

      • https://youtu.be/KKoS5X4SMrY

        Morrissey – “Irish Blood, English Heart”

        Sangre irlandesa, corazón inglés, de esto estoy hecho.
        No hay nadie en la tierra de quien tenga miedo
        y ningún Régimen puede comprarme o venderme.

        He estado soñando con un momento
        en la que ser inglés no signifique ser destructivo
        para estar al lado de la bandera sin sentirme avergonzado,
        racista o parcial.

        Sangre irlandesa, corazón inglés, de esto estoy hecho.
        No hay nadie en la tierra de quien tenga miedo
        y moriré con mis dos manos desatadas.

        He estado soñando con una época
        en la que los ingleses estén hartos de conservadores y progresistas
        y escupan ante el nombre Oliver Cromwell,
        y denuncien esta Línea Real que aún le rinde homenaje
        y siempre rendirá homenaje.

Comments are closed.