Siempre que escucho hablar de la posibilidad de un periodismo objetivo (y/o neutral e independiente) viene a mi mente el mito de Sísifo. Efectivamente, resulta harto evidente que la pretensión que ostentaba el periodismo de antaño ha sido desacreditada por los hechos. Sin embargo, la alternativa al mito del periodista como ojo de la verdad no es necesariamente un periodismo faccioso que adecua la realidad a sus intereses. Y es aquí donde creo que el mito de Sísifo ofrece una opción para salir de ese falso dilema.

Publicidad

Si bien no existe una “historia oficial” de los mitos sino que éstos van adoptando distintas versiones con el tiempo, se dice que Sísifo era un gran estafador que fundó la ciudad que luego sería denominada Corinto y que la pobló con hombres nacidos de hongos.

La imposibilidad de la objetividad no deviene necesariamente relativismo o un perspectivismo que se impone por la fuerza. Que la realidad sea una construcción de sujetos atravesados por sus condiciones históricas no significa que se pueda decir cualquier cosa por más que ahora hacerlo sea progresista

Por su parte, el historiador y geógrafo griego del siglo II d.C., Pausanias, afirmó que Sísifo vendió información a Asopo, el dios fluvial, y a cambio exigió un manantial perenne para la ciudad de Corinto. La información en cuestión era la relacionada con el rapto de la hija de Asopo, Eginia, en manos de Zeus. Enterado de la delación, Zeus ordena a su hermano Hades que arroje a Sísifo al Tártaro y le castigue eternamente por haber violado un secreto divino. Pero la astucia de Sísifo engañó a Hades, dios de la muerte, y lo encadenó, dándose la insólita situación de que nadie moría, ni siquiera los que habían sido decapitados. Esta problemática, que inspira a José Saramago para escribir su libro Las intermitencias de la muerte, fue resuelta rápidamente por Ares quien finalmente acaba liberando a Hades. Sin embargo, Sísifo, ahora en la tierra de los muertos, había urdido un último artilugio. Le indicó a su esposa que no lo enterrara, algo de gran importancia en la antigüedad, tal como atestigua la trama de Antígona, y con esa excusa pidió a Perséfone que lo dejara regresar al mundo de los vivos para vengar semejante destrato para con su cuerpo.

Evidentemente parece haber buenas razones para castigar a Sísifo pues se trata de ese tipo de personas que uno no quisiera tener como vecino. Pero a los fines de este trabajo no importan tanto tales razones pues lo más interesante del mito es el tipo de castigo que recae sobre él dado que se lo condena a llevar una piedra inmensa hasta la cima de una montaña sabiendo que, por su propio peso, muy cerca del objetivo, ésta caerá y el esfuerzo vano tendrá que volverse a repetir una y otra vez con el mismo desenlace. La interpretación que puede hacerse de este mito es que el castigo no era el esfuerzo físico de cargar con esa piedra sino la conciencia de la inutilidad de la labor, la conciencia de saber que la tarea es estéril.

Ahora bien, ¿pueden establecerse relaciones entre este mito y la labor del periodista? Creo que sí, pero el mito daría lugar a un nuevo tipo de periodista. Ya no se trata de aquel que dice hablarnos desde su atalaya de objetividad sobrevolando los intereses y las tensiones de la sociedad porque esa cima es aquella que Sísifo pretende alcanzar sin éxito. Pero tampoco es el periodismo que denunciando los intereses que se esconden detrás de los que dicen ser neutrales, cae en una suerte de relativismo en la que hacer periodismo es solo una máquina de guerra al servicio del activismo y la ideología. La imposibilidad de la objetividad no deviene necesariamente relativismo o un perspectivismo que se impone por la fuerza. Que la realidad sea una construcción de sujetos atravesados por sus condiciones históricas no significa que se pueda decir cualquier cosa por más que ahora hacerlo sea progresista.

El mito de Sísifo, entonces, permite pensar un periodismo que sepa que la objetividad es inaccesible pero que sin embargo no renuncia a la pretensión de llegar a ella. En otras palabras, entre la mascarada de la neutralidad y la independencia, y el periodismo faccioso entendido como aquel que subordina los hechos a los intereses del partido, hay lugar para un periodismo consciente de estar hablando siempre desde un determinado lugar pero obligado a acercarse lo más posible a esa objetividad inalcanzable que funciona como una asíntota, esto es, aquella recta que extendida indefinidamente se acerca a una curva pero no llega nunca a alcanzarla.

Seguramente habrá jóvenes idealistas que todavía crean que el periodismo puede ser más que precarización, operaciones de prensa y engaño; incluso puede que crean que no todos los periodistas son mercenarios. Tienen razón. Algunos periodistas son apenas idiotas útiles. Pero también hay gente digna y valiosa casi como sucede en todo orden de la vida. Así que no hay por qué deprimirse. De hecho podemos culminar estas líneas haciendo referencia a Albert Camus quien tiene una particular interpretación del mito. Es más, incluso podría decirse que más allá de este destino trágico de Sísifo, atravesado por la conciencia de la imposibilidad y de un castigo signado, justamente, por la inutilidad del esfuerzo, hay lugar para la esperanza. Es que Camus obtiene de este mito una gran lección y afirma que, en realidad, el castigo de Sísifo es sólo aparente dado que de la conciencia de los límites surge una fortaleza y un sentido también. De aquí podría seguirse que saber que la objetividad plena es inaccesible no le quita al periodista el sentido de su labor, pues este sentido está en la misma búsqueda y no en el arribo a la cima de la verdad. Por todo esto, Camus, en su breve ensayo de 1942 titulado, justamente, “El mito de Sísifo”, concluye con una mirada optimista que es posible trasladar a este nuevo modelo de periodista consciente de sus límites: “Este universo en adelante sin amo no le parece estéril ni fútil [a Sísifo]. Cada uno de los granos de esta piedra, cada trozo de mineral de esta montaña llena de oscuridad, forma por sí solo un mundo. El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre. Hay que imaginarse a Sísifo dichoso”.

Foto: Denny Müller.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Become a Patron!

4 COMENTARIOS

  1. En el hombre que mató a Liberty Valance, el director, redactor y único periodista del periódico local, es asesinado por Liberty Valance y su periódico quemado, por no plegarse a las órdenes de los bandidos. Hoy Liberty Valance tiene en nómina a todos los grandes medios de comunicación de masas del planeta. No le den más vueltas, esa es la realidad, unida al bajísimo nivel intelectual y crítico de las hornadas de jóvenes que salen de eso que llaman facultad de periodismo. La mayoría son meros activistas y de los más tontos además, auténticos lacayos, hoy te dicen una cosa y mañana la contraria, y en ambos casos te echan la bronca por no seguir sus dictados.

  2. Sí, Henry, creo que los enfoques podrían ser complementarios. En todo caso mi utilización del mito puede servir como modelo mientras que la tuya es la descripción de lo que es el periodismo hoy: cayendo en picada arriba de la piedra y dichoso de su ignorancia

    • No pretendía enfrentar mi comentario al artículo, solo expresar la sensación que tengo al leer la mayoría de las noticias en los medios de «los hunos y los otros».

      Tras releer mi comentario estuve a punto de aclarar que el artículo me había parecido excelente, otro más, pero luego se enfada López Corredera y nos reprocha con razón a los lectores que parecemos una secta por no disentir lo suficiente.

      Un cordial saludo.

  3. Leo por ahí un artículo de Eric Weiner con el título «Filosofía en tiempos de crisis», entre otras cosas dice,
    “Nuestra tarea no es entender el sentido de catástrofes como el coronavirus, porque no tienen ninguno. Nuestra tarea es imaginar a Sísifo feliz,”

    A mí el periodismo actual me recuerda más a la roca que a Sísifo y lo veo más cercano a la visión de la hija de Camus que a la del propio escritor..

    Decía la hija de Camus que desde que murió su padre era mucho mucho más difícil encontrar un nuevo hogar a las crías de su gata. Si cambiamos los gatitos de Camus por la noticia interesada o fascista tenemos una explicación más sencilla, el periodista actual prefiere la noticia gestada por el poder que por la realidad, el conocimiento o la experiencia.

    El periodista actual cree estar situado en la cumbre de la montaña y viendo rodar la roca ladera abajo nos explica cómo ésta se detendrá en seco, se deslizará horizontalmente hacia una zona conveniente y desde ahí comenzará por si misma a ascender la montaña camino de el bienestar perpetuo.

    Yo creo que gran parte del periodismo actual ha perdido el pudor de la ignorancia, no les importa mostrarse tan idiotas como son. No tienen ningún reparo a la hora de adoptar gatitos regalados por el poder

    Si por algo se caracteriza ésta época periodística es porque la roca va cuesta abajo y sin freno y es el.propio periodismo el que va montado en ella.

    Es mucho más cómodo subirse a la roca y bajar la montaña sin esfuerzo que intentar arrastrarla hasta la cumbre, eso lo harán otros,.como siempre.