Donald Trump no es sólo un nombre propio, tampoco un personaje con el que sortear el análisis de problemas de fondo, que le trascienden, mediante juicios normativos y pretendidamente morales. Los 75 millones de personas que le votaron no son ciborgs programados, sino personas diferentes entre sí, heterogéneas y diversas, cuyo denominador común es en todo caso haberse constituido en una señal muy potente que nos advierte de los excesos de políticas convertidas en religiones obligatorias. Esa advertencia no desaparecerá con la marcha de Trump. Seguirá estando ahí por tiempo indefinido, hasta que se tome en cuenta como debería.

Con Javier Benegas y Javier Torrox.

[PODCAST EXCLUSIVO MECENAS] 
SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este PODCAST en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

Trump y el secreto prohibido del populismo

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 2.000 hasta la fecha), que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.
Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.
Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí