Advierto a mis lectores, y perdonen la impertinencia, de que nunca me he sentido a gusto con la muy citada reflexión del Doctor Johnson, acerca de que el patriotismo es el último refugio de los canallas, tanto es así, y perdón de nuevo, que hace ya unos años dediqué un libro entero a hacer una apología de esa nobilísima virtud cívica. Sin embargo, el espectáculo de la reciente recepción madrileña al inquilino de la Moncloa me ha hecho morder el polvo, he sentido con dolor y vergüenza lo acertado que estuvo el inglés al contemplar ese despliegue de banderas mancilladas para disimular la inanidad, el sectarismo y la inoperancia de unos gobernantes a los que parece que ya no les queda ni rastro de sentido común ni de decencia.

Me parece que la actitud de la Moncloa acudiendo en aparente auxilio de una presidenta en apuros a la que apenas unas horas después se va a acusar de negligencia es un ejercicio de cinismo escandaloso. Que el personaje que anunció haber vencido al virus quiera ahora disimular un desastre nacional subrayando los errores de Madrid es de un descaro insuperable.

España necesita salir del marasmo, atisbar la salida de este angosto túnel que nos lleva a la ruptura, a la desunión, a un clima incivil y al conflicto abierto

Pues bien, al tiempo que el presidente llegaba a Sol, que, al fin y al cabo, está en su casa y no en el extranjero, con la solemnidad que cabría prestar al presidente de los EEUU de visita a un país subdesarrollado, el equipo de la Moncloa preparaba todo un despliegue de medidas simbólicas, confinar al Rey, indultar a los golpistas para que le voten, y amenazar con una ley totalitaria de memoria democrática, a ver si el personal se anima y sale a la calle a demostrar lo fascistas que son. Aunque solo sea por no prestarse a blanquear esas políticas, los de Sol podrían haberse ahorrado las banderas, pero parece que tampoco fueron capaces de prever lo que les podía caer encima después del apaciguamiento simbólico a mayor gloria de Sánchez.

La pandemia que padecemos con singularísima desgracia nos hace ser una excepción vergonzosa en Europa y no es solo un problema de la Comunidad de Madrid, ni se puede atribuir a errores que se hayan cometido en Sol, como si la responsabilidad del gobierno se hubiese salvado al salir gloriosamente indemnes de la primera ola y dejar ahora en manos regionales el combate para que Moncloa pueda presumir de haber hecho su trabajo. No ha hecho nada sino confundir, liderar de una manera absurda y bananera el combate, sin sentar una doctrina estratégica, y sin arbitrar los mecanismos legales, administrativos y económicos para que lo que podría pasar, y está pasando por todas partes, pueda afrontarse con coherencia y algo de acierto. Es casi increíble que los que han sido incapaces de dar cifras exactas de mortalidad, y han pretendido engañar a todos los observatorios internacionales con cifras falsas, estén ahora usando un cálculo estadístico amañado y sin el menor rigor para buscar el chivo expiatorio que deje a Sánchez libre de todo mal.

Seguimos con el Fauci español como única autoridad visible porque se ve que los comités son demasiado independientes y pueden ser menos dóciles a los mensajes precocinados. Tenemos un comité científico inexistente y a un portavoz quemado, es lo ideal para disfrazar el fracaso político y de gestión sanitaria como algo inevitable salvo por lo que toca a las Autonomías en malas manos, que esas sí van a ser responsables de lo que se le ocurra al spin doctor.

Sánchez está jugando con fuego, seguro de que la cólera del español sentado la pagarán los que él señale, pero puede equivocarse porque el desengaño empieza a no tener fronteras políticas definidas. Parece creer que puede hacer con todas las instituciones del Estado lo que ya ha hecho con su partido y con el Congreso de los Diputados, pero hay que esperar que no le salga el trile. Encargará a Podemos de que culpe a la monarquía, a los jueces y a quien se ponga por delante de atentar contra la soberanía del gobierno, y contará para eso con el juico experto de la señora Calvo, pero no siempre van a tener la suerte de que les salga un fiscal tierno y grosero a defender lo indefendible. Va a seguir unos años controlando la factoría de los mensajes y pactando con el diablo, pero debiera caer en la cuenta de que los cálculos se le pueden venir abajo con la ruina total de la economía. Puede que en su auxilio acuda una Europa que comprenda que España es too big to fail, y querrá presumir del éxito, pero hasta para los españoles rige la sabiduría linconiana de que no se puede engañar a todos para siempre por más que sea tan fácil hacerlo una y otra vez con los mismos.

Tiene suerte Sánchez al ejercer un liderazgo tan miserable sin que le surjan adversarios de fuste, pero eso no durará para siempre, cabe esperar. Tiene todo el enorme poder que un sistema constitucional muy ingenuo en este punto ha ido poniendo en manos de la figura del presidente del Gobierno, pero cuando ese poder se vuelva, como ahora está pasando, contra su fuente, el rebote no se hará esperar.  El poder político siempre precisa de autoridad, de credibilidad, y el nivel de mendacidad de Moncloa hace ya tiempo que superó cualquier límite. Hoy mismo he visto decir a la señora Calvo que la suspensión de la presencia del Rey en un solemne acto judicial en Barcelona no es responsabilidad ni del Rey ni del Gobierno, y se ha quedado tan pancha. Como el Rey parece haber dicho que le habría encantado estar presente, ha salido el alguacilillo Iglesias a culpar a Felipe VI de atacar al Gobierno.

¿Quién le pondrá el cascabel al gato? No es mala pregunta, pero ya se ha visto que este felino se merienda a los ratoncitos mientras los agasaja. España necesita salir del marasmo, atisbar la salida de este angosto túnel que nos lleva a la ruptura, a la desunión, a un clima incivil y al conflicto abierto. Sánchez es como el niño que enciende una cerilla junto a un polvorín, es muy probable que no trate de que estalle, sino de que se admire su gracia y su destreza, que haya quien le convierta en sensato y moderado, y, si las encuestas no mienten en demasía, lo está logrando, de momento. Pero no le va a bastar un fiscal oportunista para que muchos españoles decidan que ha llegado la hora de ajustarle las cuentas de muertos, de enfermos, de pobres, de parados y de ruina en la que va a dejar a España si todo sigue como planea.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorEl fraude de la comunicación política
Artículo siguienteEl Estado fallido y los otros señores de la guerra
J.L. González Quirós
A lo largo de mi vida he hecho cosas bastante distintas, pero nunca he dejado de sentirme, con toda la modestia de que he sido capaz, un filósofo, un actividad que no ha dejado de asombrarme y un oficio que siempre me ha parecido inverosímil. Para darle un aire de normalidad, he sido profesor de la UCM, catedrático de Instituto, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, y acabo de jubilarme en la URJC. He publicado unos cuantos libros y centenares de artículos sobre cuestiones que me resultaban intrigantes y en las que pensaba que podría aportar algo a mis selectos lectores, es decir que siempre he sido una especie de híbrido entre optimista e iluso. Creo que he emborronado más páginas de lo debido, entre otras cosas porque jamás me he negado a escribir un texto que se me solicitase. Fui finalista del Premio Nacional de ensayo en 2003, y obtuve en 2007 el Premio de ensayo de la Fundación Everis junto con mi discípulo Karim Gherab Martín por nuestro libro sobre el porvenir y la organización de la ciencia en el mundo digital, que fue traducido al inglés. He sido el primer director de la revista Cuadernos de pensamiento político, y he mantenido una presencia habitual en algunos medios de comunicación y en el entorno digital sobre cuestiones de actualidad en el ámbito de la cultura, la tecnología y la política. Esta es mi página web

17 COMENTARIOS

  1. «El poder político siempre precisa de autoridad, de credibilidad, y el nivel de mendacidad de Moncloa hace ya tiempo que superó cualquier límite.»

    Muy de acuerdo en casi todo excepto en esto.

    Especialmente en España, bien es cierto, que como este psicópata y sus esbirros, nunca.

  2. Que ingenuidad. La casta política son todos actores. Todos, el Sánchez y la Ayuso, todos cobran por actuar. Es probable que alguno se crea su papel, quizá Sánchez se crea que es un político o Ayuso una gran estadista, es porque se creen el papel: paranoia. A a todos les han dado un libreto y lo interpretan. Unos mejor que otros, ahí está el arte. Los malos actores los cambian de una función a otra: al Torra ya le han pasado el finiquito por que se le nota mucho, es muy malo; como el que hace de rey. La cuestión y el arte es que convencen al espectador que confunde la realidad con la ficción.

  3. Queridos niños,
    Los Reyes Magos no son el PSOE, y además sus pajes de atrezo son golpistas y comunistas criminales amigos de torturadores y asesinos, aunque estos últimos tienen más amistad con el PSOE. Solo es necesario observar como Borrell pretende lavar la sangre, la tortura y la miseria moral y económica del chavismo.

    Leo comentarios que me preocupan, la ingenuidad política del español, incluso inteligente y culto, deja mucho que desear.

    Es cierto que cada cual tiene su personalidad y cada uno puede analizar los hechos como le venga en gana.

    Partamos del principio, golpe de estado del 1-O acordado tácitamente por PSOE, Podemos, PNV, PdCat y ERC. Rivera tenía razón, Sánchez tenía un plan y él lo explicó separándose de VOX y acercándose al golpista, él era moderado, y gilipollas añadiría yo.

    La política es un arte, aunque en España sea una horrible naturaleza muerta de pésimo gusto y colorido.

    Del PP que puedo decir, la expulsión de Cayetana lo dice todo, no queremos voces discordantes ni altisonantes que se enfrenten al gobierno criminal. No podemos contrarrestar el discurso de los golpistas porque crea crispación. Bien Casado, bien. ¡Que arte tiene el niño!

    Los españoles se deberían haber plantado el 28-A, quizás en la moción de censura, donde Rivert se puso de perfil. La especialidad de Ciudadanos es salir de Málaga para llegar a Malagón. La del PP esperar a repartir el botín y hacer de Lute.

    Si hay algo que no hay que hacer ahora es protestar y mucho menos manifestarse. La ingenuidad política del español es de tal magnitud que asusta.

    A veces me da miedo hacer comentarios no vaya a ser que los copie el PSOE o Podemos, andan escasos de inteligencia y pienso que a lo mejor no se les ha ocurrido la maldad de la que yo advierto, no me gustaría dar ideas.

    Imaginemos que los españoles protestan airados, y que que al día siguiente un grupo del estado haciéndose pasar por españoles furiosos organiza un follón con saqueos y violencia e incluso alguna muerte, son comunistas y no tienen medida, no lo olvidéis.

    Cualquier manifestación de españoles debe transcurrir siempre en silencio, absoluto silencio, y máximo respeto, sin una sola consigna política. De no ser así la calle la dominarán los infiltrados. 1⁰ de Manual.

    Las redes sociales no tumban ningún gobierno, no lo olvidéis, para que eso ocurra como en las primaveras árabes o Ucrania es necesario que haya una organización golpistas o insurrecta detrás. Para comprobarlo no hay más que repasar las redes sociales venezolanas desde hace quince años.

    Queridos niños,

    Desde la moción de censura Sánchez solo ha perseguido la quiebra de la nación, hay muchos que se equivocan pensando que no sabe a dónde va.
    Desde el minuto uno da la moción de censura no ha dejado de apoderarse de cualquier bien del estado disponible, desde los fondos reservados o cualquier otra partida presupuestaria que se se pudiera desviar, ha tomado todo los centros de poder, comunicación y control del estado, ha situado a personas sin ninguna formación pero de confianza en puestos claves, sea delegación de gobierno o cualquier otro órgano del estado.

    Sánchez tiene un plan claro, muy claro desde el principio, y hasta que no comprendáis esto no comprenderéis nada.

    Sánchez persigue desde el minuto uno la quiebra de la nación sin rescate europeo y con deuda perpetua, ya le han dicho en Europa que pida el rescate MEDE, pero se niega, Soros no se lo permite.

    La idea es la quiebra total para comprar España a precio de saldo, esa era la idea desde el principio, el comunismo represor servirá para manteneros corderitos.

    Se que es difícil entender esto, pero acaso no está empeñado en quebrar Madrid y por tanto toda España.
    ¿Hay alguna duda?
    No seáis ingenuos que al final vais a ser más tontos que Rivert, Casado y Arrimadas juntos, al Rey no le meto porque seguro que ya se lo han contado.

    Y otra cosa, en España mueren desde siempre ente doscientas y cuatrocientas personas diarias por problemas respiratorios, es lo normal.

    Los españoles ya tienen la inmunidad de rebaño, por lo menos al sanchismo, el sesenta por ciento de los ancianos de las residencias son asintomáticos,

    La pandemia ya no es pandemia por mucho que se empeñen los periodistas y médicos acojonados, en marzo estábamos todos contagiados como los ancianos de las residencias.

    Me apuesto con cualquiera que no hay segunda ola, no puede haberla si no es de extranjeros recién llegados a España.

  4. Es muy difícil lo que puede pasar dado la gran tensión que el audaz Pedro Sánchez ha creado. Obviamente no ha sido solo él, tiene a Pablo Iglesias y sus camaradas que han hecho un trabajo efectivo. Entre todos están poniendo en jaque a la monarquía y al sistema constitucional. situando al sistema al borde del conflicto ¿Ha sido una estrategia planeada desde el principio de este gobierno? ¿ Es tan solo una manera de evitar responsabilidades por la pésima gestión de la epidemia y la subsiguiente ruina económica? Yo creo que en realidad todo el ataque a la corona fue planificado desde el principio, con un reparto de papeles, con la ayuda eficaz de los separatistas. La epidemia les ha supuesto un importante contratiempo, les ha supuesto una importante pérdida de votos, como ocurrió con las votaciones del pais Vasco y Galicia.
    No creo que esta pandilla de sociópatas vaya ahora mismo hacia la revolución, hacia el derrocamiento del sistema, ahora mismo tienen enfrente al poder judicial, a las grandes empresas, y a los partidos de derechas, además del ejército y la policía, pero si que conseguirán deteriorar al sistema, como sabemos este tipo de acciones hoy en día no solo salen gratis, sino además, con beneficios para su causa gracias a los medios afines de comunicación: la Sexta, la Cuatro, Público,… Además de hacer méritos ante sus socios separatistas. El objetivo de esta pandilla ya lo dijo Pablo Iglesias en sesión parlamentaria, la derecha nunca volverá a sentarse en un consejo de ministros. De lo que se trata es de crear un régimen de estilo chavista, con elecciones siempre favorables, con la oposición ninguneada, con sucesivas burdas manipulaciones para mandar siempre.
    Lo que no veo claro es la manera de parar a esta gentuza, si bien es cierto que de momento tienen enfrente instituciones importantes del estado, también veo que no hacen gran cosa para oponerse a tan burdas provocaciones. Veo mucha cobardía e inconsciencia en la gente decente. No veo periodistas que pongan en su sitio o desenmascaren a los golpistas, todo el mundo se dedica a tratarlos con un respeto que no merecen, y ello va en su favor.

  5. Me sigue asombrando encontrar en artículos menciones a que «los españoles han sido engañados».
    ¿Quién le dice que el votante de la progredumbre ha sido engañado? ¿De verdad se piensa que alguno de los votantes del Partido de la Sangre y del Odio en España votó creyendo qu no iba a pactaron Iglesias «porque le quitaría el sueño»?
    Los últimos españoles que votaron engañados fueron los que en 2011 votaran a MarRano Rajoy, el mezquino infinito, en la creencia de que nada más llegar al poder, o como mucho en cuanto hubiese terminado de leer su primer Marca, iba a implementar las reformas institucionales y económicas que la ciudadanía le había pedido, por fin, a gritos, dándole una mayoría absoluta que tardó minutos en traicionar.
    Hoy, ya ni eso. Ahora mismo si quiere buscar culpables de la situación, párese en cualquier calle, mire al frente, y haga un giro de 360 grados.

    • Desde luego, el tema de los votantes del PSOE merece serios estudios porque muchos de ellos son cómplices a sabiendas de las consecuencias de apoyar a un partido golpista.

      Muchos de los votantes del PSOE son gente con estudios, funcionarios que cuando gana el PSOE dicen: «han ganado los nuestros». Saben que el PSOE es un paraguas protector para su medro personal y quieren que, de vez en cuando, mande el PP para arreglar los estropicios económicos del PSOE.

      La responsabilidad de esta gente que ha votado a Fraudez es enorme en estos momentos porque hacen como que no pasa nada. Deberían empezar a pensar en pedir perdón al resto de los españoles.

  6. Fraudez y su banda son delincuentes, matones que buscan impunidad. Por eso el golpe de estado es la única opción que contemplan.

    La supuesta oposición no se está oponiendo. Creo que el PP balbucea eso de «recurso al Constitucional», es decir que el PP deja hacer a los matones lo que les venga en gana que para eso apartaron a Cayetana. Vox no se sabe qué hace las últimas semanas.

    La Justicia está contaminada, el Parlamento es una extensión del fraudillo, el ejecutivo ejecuta, virus mediante, y empobrece a los que no están en el círculo de protección, la mayoría de los medios masajea de forma vergonzante a los potegidos del nuevo régimen golpista.

    Llevamos desde marzo no al borde del precipicio sino directamente suspendidos en el abismo.

  7. «Creo que hemos infravalorado a este personaje»

    Yo nunca Argantonio
    Cuando ganó las primarias a Madina dije en un círculo de amistades que si ese personaje algún día llegaba a gobernar en España sería lo peor que nos podría pasar.

    Intuición. También siempre dije que no me gustaría estar en la piel de su esposa y con eso interpreten lo que quieran que tal vez nos quedemos cortos

    Dices ; «creo que de este lío solo nos saca la intervención extranjera»

    El problema es que en este momento en el extranjero no están para salvar a otros, antes tienen que salvarse ellos.

    No tengo ni idea, pero la tensión está a flor de piel en una sociedad bastante angustiada en este momento. No sé cuanto podremos aguantar sin que el polvorín del que habla González Quirós explote, no creo que esto aguante mucho

      • Gracias Emme. Pues yo tengo que reconocer que infravaloré al personaje, que me pareció un indigente intelectual como Zapatero y Rajoy. Pero es un verdadero aspirante al «Premio Maquiavelo». Capaz de todo para conseguir sus fines.

        Y respecto a la intervención extranjera, lo digo porque no veo ninguna acción de los poderes institucionales para parar a este personaje, que ha secuestrado al Estado con sus secuaces y sicarios. Igualmente, se está empezando a palpar la tragedia que viene. De un mes para acá antes de quedar con grupos de amigos o familiares se está generalizando el mensaje por WhatsApp «De política no se habla, por favor». Eso indica que hay mucha tensión en la sociedad. Solo falta que la crisis económica empiece a hacer su trabajo a tope y ya tendremos lo que están buscando: lo que dijo Zapatero «nos conviene que haya tensión». Está claro que quieren llevarnos al enfrentamiento civil. Lo que se ha vivido en Cataluña desde 2014 ya de ha extendido al resto de España.

    • Yo creo que alguien que no es capaz de detectar al primer golpe de vista a un personaje como Sánchez merece todo lo malo que le suceda.

      Si yo sitúo al personaje en mi entorno personal, social o laboral puedo asegurar que no le permitiría acercarse y que si pretendiera medrar de cualquier forma lo expulsaría con violencia.

      Nunca entendí el resultado electoral, nunca pensé que España pudiera ser tan ingenua. Y lo peor de todo es que lo sigue siendo.

  8. Muy buen articulo en su análisis del personaje. Muchos lo llevamos diciendo hace bastante tiempo: Sánchez es un psicópata. Es un tipo ebrio de poder, que carece de escrúpulos. No dudará en poner al país al borde del abismo si ello le resulta útil para sus planes.

    Creo que hemos infravalorado a este personaje, al reducirlo todo a su deseo de poltrona. Sánchez tiene un plan: el poder absoluto. Para qué? Sencillamente para satisfacer su narcisismo. Ya ha puesto a su partido a sus pies, como venganza por haberle echado en su momento. Y ahora quiere hacer sufrir a los españoles, por no haberle votado suficientemente. De ahí su ensañamiento con Madrid y su intención de destruir la economía del país y su sadismo con el tema del Covid y las amenazas de confinar y restringir las libertades y las protestas. Estamos gobernados por un loco, Así de simple. Nadie de los suyos se atreve a dar un paso al frente y menos con una oposición tan dócil (incluso Vox apenas se oye).

    Creo que hay muchos que están esperando que el rey dé un zapatazo en la mesa y se niegue a firmar los indultos a los presos independentistas. Yo no tengo tan claro que Felipe VI vaya a dar algún paso en este sentido. Se juega la corona. Lo acusarían de golpista e iríamos a la República: nadie movería un dedo. Es lo que Sánchez busca con su política de provocaciones constantes al monarca: que éste dé un paso en falso.

    Sinceramente creo que de este lío solo nos saca la intervención extranjera. Que pasaría si la justicia norteamericana pide la extradición de Iglesias? O Europa mueva ficha para sacar a Sánchez del poder? Creo que interiormente desde España no hay fuerza para derribar a Sánchez. No veo a la gente saliendo en masa a la calle apoyando al rey en caso de un enfrentamiento del soberano con Sánchez, más allá de casos aislados. Sánchez es un aventurero. Tiene cogido el paso al pueblo español, por eso está jugando con fuego y sabe que no se quema. Y las encuestas dicen que no pierde votos