Una de las grandes habilidades de la izquierda consiste en convertir en victoria lo que fue una derrota. En eso se ha convertido Mayo del 68. El fracaso de las movilizaciones de aquel año, trufadas de utopismo burgués, se saldaron con más épica que realidad. El triunfo no se produjo en marzo, cuando apareció el Movimiento en Nanterre, ni en mayo, con los situacionistas de Daniel Cohn-Bendit, sino después. Fracasaron cuando a la manifestación de lealtad institucional del 30 de mayo, y el pacto entre Gobierno y la CGT, le siguieron las elecciones de junio en las que volvió a ganar De Gaulle.

Aquel episodio del 68, en apariencia tan infantil dio comienzo a una Era nueva, como en 1789 y 1848, en la que cambió el paradigma de la política, y con él el ethos y el Zeitgeist; esto es, el contenido de la vida pública, la tradición, la costumbre y el espíritu. El papel de los sexos cambió, así como el de las organizaciones nacionales e internacionales, el sentido de la educación y de la cultura, y la visión del hombre y su mundo. Tras el aparente fracaso, Marcuse, el guía de la rebelión en norteamérica publicó Contrarrevolución y rebeldía, en 1972. La idea era clara: sembrar.

Mientras los liberales, conservadores y democristianos armaban sus argumentos contra el comunismo soviético y el chino, la generación del 68 ponía en marcha una revolución mucho más sutil

Mientras los liberales, conservadores y democristianos armaban sus argumentos contra el comunismo soviético y el chino, la generación del 68 ponía en marcha una revolución mucho más sutil para cambiar el Hombre y la Sociedad. Nada de Guerra Fría ni de sólidas jerarquías de Partido Comunista, y menos esos sindicatos “amarillos” que acaban pactando reformas. Aquellos izquierdistas retomaron el utopismo socialista del XIX, inventaron a un joven Marx, tradujeron a Mao y filtraron a Trotsky. Construyeron una Internacional Situacionista entre intelectuales y periodistas, fundada en convertir cada situación en una batalla política, y crear un nuevo lenguaje. Tomaron de Gramsci la hegemonía cultural para ir ganando las generaciones, como señalaba el austromarxista Max Adler, y lo pasaron por la Revolución Cultural de Mao.

Era toda una teoría social y del poder, un entendimiento del mundo y de los mecanismos para asumir el gobierno, no necesariamente en esta generación, como indicaba Marcuse.

Y lo consiguieron. El pilar de la sociedad capitalista, entendida por esa Nueva Izquierda como alienante y cosificadora, sujeta al consumismo y la apariencia, a la “sociedad del espectáculo” como escribió Guy Debord en 1967, era la familia. Precisamente la burguesía del XIX había construido la propiedad, la libertad y la intimidad en torno a la unidad familiar, pero también los géneros, el concepto de trabajo y la educación -que no la instrucción-. Esto había determinado los derechos individuales y, por ende, la política. El éxito del modelo estaba en el deseo individual por la toma de conciencia y la espontaneidad. La única manera de contrarrestarlo era cambiar el deseo a través de las emociones y generar una nueva conciencia.

1968: el año I de nuestra Era

El capitalismo, decía la Nueva Izquierda, era machista y, por tanto, represor, frente a la nueva utopía, el nuevo mundo posible, en el que las personas serían iguales

Lo primero fue el papel de la sexualidad, la “liberación de la mujer” a través de unas relaciones sin ataduras, simplemente por placer o amor, y la extensión de la píldora anticonceptiva. La defensa de un género distinto para la mujer, así, como sujeto colectivo uniforme, fue decisiva. Sobre ella descansaba la familia, el matrimonio, el hogar, la maternidad, la educación, la reproducción de los roles y valores, incluidos los religiosos. Esto transformaba también otros ámbitos: el laboral, el político, el cultural y el educativo. Cuatro campos con enorme visibilidad social. La modernidad y el progreso; es decir, el apartamiento de lo viejo y arcaizante, de lo molesto, se identificó con esa “liberación” y con todas sus consecuencias. El capitalismo, decía la Nueva Izquierda, era machista y, por tanto, represor, frente a la nueva utopía, el nuevo mundo posible, en el que las personas serían iguales. Su crítica al comunismo soviético les libraba de incómodas comparaciones. Era el Eros y revolución de Marcuse, en el que combinaba el marxismo con Freud.

El feminismo se convirtió así en uno de los pilares revolucionarios de la nueva Era. La lucha de clases se fue sustituyendo poco a poco por la lucha de géneros según las organizaciones izquierdistas fueron asumiendo la “buena nueva”. Convirtieron la defensa de los derechos de la mujer en algo exclusivo de la izquierda porque la igualdad pasaba por la eliminación o disolución del capitalismo.

Occidente era culpable de la pobreza en todo el mundo, de las guerras imperialistas y de las de independencia

1968: el año I de nuestra Era

Otro tanto ocurrió con el ecologismo, en un culto a la naturaleza de honda raíz nacionalsocialista-. Se presentó como una forma de combatir las consecuencias del desarrollo tecnológico y capitalista. A menor implantación de las nuevas técnicas de explotación y mayor conservación de las formas tradicionales, más felicidad y “conciencia de planeta”. Esto se hizo acompañar del tercermundismo, con su buena dosis de violencia, tal y como defendieron intelectuales reverenciados por la izquierda como Sartre, Beauvoir, Toni Negri o Althusser. Occidente era culpable de la pobreza en todo el mundo, de las guerras imperialistas y de las de independencia. Nació así el movimiento antiglobalización y el altermundismo que explotó en Porto Alegre en 2001.

El comienzo del siglo XXI mostraba así que la siembra había dado su fruto porque los objetivos del 68 fueron asumidos de forma inconsciente y luego interesada por las dos generaciones posteriores. Marcados el deseo y la felicidad en torno al igualitarismo, el feminismo, el ecologismo y el altermundismo, el coste está siendo evidente: las libertades se han ido reduciendo en aras a la ingeniería social del “otro mundo es posible”. 1968 fue así el Año I de la nueva Era. “Seamos realistas, pidamos lo imposible”, decían los sesentayochistas. En eso estamos.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

14 COMENTARIOS

  1. Fondo y forma, materia y espíritu. ¿Qué es mas importante un buen fondo con mala forma o viceversa?. Zp hubiera preferido que la guerra civil hubiese transcurrido con mejor forma, pero ¿hubiera sido eso posible?. Lo ideal sería conservar los dos a no ser que los del mundo de la materia y de la forma los utilizasen para crear la ilusión o la estafa.

  2. Excelente resumen del autor.

    Breve, esencial.

    Cuántas veces un buen fondo se pierde por una mala forma, una mala escritura, a veces por defecto, pero en general por exceso, y más en estos tiempos de urgencia (impaciencia) digital.

    Salvando las distancias, es como perder la razón por las formas. O tenerla gracias a ellas.

  3. Los años 60 del siglo XX trajeron muchos cambios . Mayo del 68 no es más que la manifestación uno de ellos. Los años 50 están más cerca de los romanos que de nosotros. Entre los años 50 y los 70 se produce un cambio que afecta a todo.

    Juan XXIII abre el concilio vaticano II en 1959, se muere en 1963. Los curas pasan de decir la misa en latin y vueltos de espaldas, a decir la misa en las lenguas locales y de cara.
    J. Kennedy es elegido, y asesinado en 1963. Parece que una nueva política es posible.
    Matirn luther King es asesinado en 1968
    Robert Kennedy es asesinado en 1968.
    Johson escala la guerra de Vietnam en 1964 (habia empezado en 1955). Aparece una reacción contraria. Movimiento Hippy y LSD.
    Marilin Monroe se suicida en 1963.
    Los Beatles 1960.
    Elvis empieza a finales de los 50.
    Sputnik (satélite ruso) es lanzado en 1957. Los americanos reaccionaron creando la NASA y con el proyecto de poner un hombre en la luna (1968).
    El primer laser de rubí es de 1960
    El desarrollo teórico de las redes de paquetes (ethernet, internet,..) se hace en los 60.
    El ordenador IBM 360 es de 1964
    El primer circuito integrado es de 1959 (Kilby)
    En los 60 llegan los tractores en masa al campo español, se abandona el arado romano.
    La primera transmisión de TV a todo el mundo por satélite fué la boda de Fabiola en 1960…
    Hay más pero de memoria no me acuerdo.
    El comunismo práctico empezaba a estar acorralado, era evidente a los ojos de todos que no funcionaba.
    La Baader-Meinhof alemana es de finales de los 60.
    Franco entrega la presidencia de gobierno a Carrero Blanco en 1973, aunque dura poco en cargo.
    El mundo anterior a los 60 es totalmente diferente al posterior. Los años 60 son una bisagra inmensa en el devenir de la historia. Mayo del 68 con su importancia, no deja de ser una manifestación más de los profundos cambios que se estaban produciendo.

    • La boda de Fabiola no fue televisada a todo el mundo. Técnicamente era imposible. Fue televisada a Europa occidental. La primera transmisión por satélite a todo el mundo, incluida la URSS y sus aliados, que colaboró con sus satélites de comunicaciones, se hizo en 1.966 ó 1967 con un programa especial con motivo de la puesta en marcha del satélite geoestacionario Intelsat I “Early Bird” sobre el Atlántico. Cada país incluida España colaboró con unos minutos de transmisón directa. La coordinación en Europa la hizo la BBC, que fue donde se montó la estación emisora y receptora del satélite y desde U.K se distribuyó por tierra a toda Europa.
      Aunque a los canarios tuvimos que verlo grabado en VTR, me acuerdo que Los Beatles con un montón de gente famosa, haciendo coros (estaban los Rolling Stone) cantaron en directo “All you need is love”. Aquella transmisión fue un acontecimiento en la década. Entre otras cosas permitió seguir casi en directo los asesinatos de Robert Kennedy y de Martin Luther King.

  4. Buen resumen Sr Vilches

    Por lo visto también influyó la CIA. USA estaba disgustada con De Gaulle, iba demasiado por libre, y prefería a un patriota aunque fuera comunista, que uan mediopensionista de la Gran Bretaña.. eso no molaba.

    Lo de la V Republica y sus sistema electoral, ese que aún perdura, y que es completamente diferente del que colaron los USA en Uropa, excepto UK, para poder manejar el cotarro, el mismo pero su peor bersión que nos ccolaron aquí.

    Sus dudas sobre la NATO..

    Por lo demás los frutos del 68 sólo se podían dar en una sociedad con mcho dinero y con una pirámide de población mas parfecida a la de los paises moros de ahora que a la de la actualidad. En una sociedad pobre o llena de viejos o ambas cosas a la vez, poco hay que celebrar o reclamar festivamente.

    un saludo

    • Lo colaron también en Francia con la efímera IV República. Fracasó políticamente y fue sustituida por la constitución de la V República. A medida del general De Gaulle. Pero ha demostrado ser un régimen sólido.

  5. Y las consecuencias de aquel Mayo del 68 es ver a lo que se define hoy en día como izquierda defendiendo a la burguesía catalana, la mas choriza de Europa, para que levante sus propias fronteras y se escape con lo robado con lo robado, que justifique a terroristas porque necesitan justificar la violencia de su discurso, y hasta la invasión migratoria con un paro enorme porque sin mucha miseria entre el pueblo nadie les echa cuenta.
    En resumen, la izquierda de hoy fruto de ese Mayo del 68 lucha por todo lo que puede destruir las democracias occidentales porque no saben hacer otra cosa, literalmente. Saben que los que les siguen sienten un halo de nostalgia cultural de la lucha de clases y se aferran a ella como a un clavo ardiendo por no quedar en el limbo politico. Porque realmente no tienen nada que aportar para mejorar las sociedades demócratas occidentales.

  6. Mayo del 68 funciona como los masones, hay que entrar por invitación. El equivalente en España eran los guateques y no conseguí que me invitasen a ninguno. Solo entraban los jetas, los que luego se hicieron de un partido político y se dedicaban a robar, de ahí el expolio de las clases medias por los de la transición. Además de lascivos los hay sodomitas que es de donde sacan la alquimia para su fechorías, tambien por invitación.

  7. Creo que se ha mitificado demasiado el mayo del 68, de hecho tampoco sé mucho sobre él, salvo que es mi año de nacimiento y eso marca, es como si fuese mi generación la que estaba en las protestas, y resulta que la mía, la mayoría aún ni usaba pañales. Todos tenemos la sensación, incluso sin haber nacido, que estábamos en esas protestas, tanto se habla de esa fecha que da la sensación de grandes cadenas humanas protestando en todo el mundo y resulta que a la hora de la verdad fueron unos cuantos estudiantes y no en todas partes, en algunas ciudades y poco más.
    Tampoco creo que el origen del feminismo y ecologismo actual estén en esa “revolución”, de hecho no veo yo demasiadas mujeres en las protestas, eran protestas de varones con líderes varones, más bien luchaban por su libertad sexual, más que las de las mujeres, sí ,ésta empezó a ser una consecuencia de aquella pero los métodos anticonceptivos, la píldora fue en la época de los 50 cuando se patentó y en los inicios de los 60 se autorizó en EEUU. Natural que se expanda su uso por el mundo, con el mayo del 68 o sin él.
    Es interesante revisar los carteles reivindicativos de esa época cuyo origen está años antes en la corriente de la Internacional situacionista, movimiento de vanguardia europeo surgido sobre 1958 como crítica a la sociedad del espectáculo y generó no sólo una estética propia, sino una sólida corriente crítica a la sociedad y a la cultura del momento, incluso aunque con una estética marxista era una crítica a esas ideas. La estética e ideas de este movimiento llenaron los carteles que se utilizaron en las revueltas estudiantiles, pegándolos en las calles sobre todo de París, no hacían la publicidad en los medios de comunicación por estar sometidos al control del Estado y en ellos sólo salía lo que autorizaba el gobierno de turno (poca diferencia con hoy en día), en esos carteles hay mensajes, consignas, ideas e imágenes impactantes pero pocas reivindicaciones veo en ellos al feminismo o al ecologismo y aunque las hubiese, tampoco todo el feminismo y el ecologismo es malo.
    Qué una mujer pueda libremente decidir con quien se acuesta o no, no creo que tenga nada de malo, todo lo contrario y que utilice métodos anticonceptivos para evitar contagios sexuales o no tener hijos si no los desea tampoco creo que sea malo, todo lo contrario, eso no tiene nada que ver con este cuerpo es mío y con él hago lo que quiero para defender el aborto libre que las nuevas feministas reivindican. No, nada que ver. El feminismo actual peca precisamente de falta de responsabilidad, quieren libertad para una sexualidad inconsciente sin responsabilidad.

    Tengo la sensación que se está confundiendo varias cosas en estos temas, no tienen nada que ver las reivindicaciones del 68 con las actuales y sigo diciendo que la revolución femenina fue indirectamente una consecuencia de la revolución masculina de esa época, creo que cualquier época anterior tuvo más mujeres al frente de la lucha de sus derechos que en el 68

    Mera opinión que como dije, es una época que no he profundizado demasiado en ella, la veo demasiado mitificada. Los orígenes de todo hay que buscarlos bastante antes.

    Eso sí, el artículo es interesante.

    • Pues yo tenía 15 primaveras y en aquella época vivía en Palma de Mallorca. Recuerdo que uno de los lemas de la llamada “revolución de mayo” fue “Diez años son suficientes”. Refiriéndose al presidente francés Charles De Gaulle. Ganó su reelección y eso significaba 14 años en el poder.
      La “revolución” no es explicable desde la óptica económica. Francia era un gran país y con una economía muy fuerte y un nivel vida muy alto. Pero el gran fallo de la V República, paliado en parte, era la excesiva duración del mandato presidencial 7 años y reelecciones sin límite. Charles De Gaulle era un hombre profundamente conservador y la dinámica de los años 60, lo dejaron atrás. Cierto que se dedicó a fastidiar a los americanos e ingleses. Francia no se mereció estar entre los “5 grandes” victoriosos en la guerra. Pues la Francia oficial, la de Vichy, era aliada a Alemania y De Gaulle era un general que muchas noches desde la BBC incitaba a los franceses a la rebelión. Pero los franceses vivían en general muy cómodos y no le hicieron mucho caso. Italia fué otro afortunado país, que siendo aliada de Alemania, cambió de bando en el último minuto.

      Después de la “revolución” vino la cruda realidad. La economía francesa tuvo una recesión por las huegas y creo recordar, que se devaluó el franco francés. Por cierto el general disolvió la asamblea nacional. El resultado fue una amplísima victoria de la derecha gaullista. Corrieron rumores en la época, sobre una misteriosa visita a las tropas francesas acuerteladas en Alemania de De Gaulle en lo más crudo de aquellos días. Pues si la cosas se ponían realmente feas, recurrir al ejército.
      Lo cierto es que Francia se dedicó a demoler el sistema monetario implantado al final de la II Guerra Mundial. Que fijó la paridad oro dólar en un valor constante. El oro en el mercado libre estaba muy por encima del precio fijado en la conferencia de Bretton Wood. Francia convertía en oro, todos los dólares que tuviese. Los USA viendo la jugada de Francia, durante la presidencia de Richard Nixon, se suspendió la convertibilidad dólar-oro. Por la guerra de Vietnam el déficit presupuestario USA, se cubrió con la máquina de imprimir dólares. Por lo que el oro de Fort Knox, no respaldaba los dólares en circulación por el mundo. A partir de ese año, principio de los 70. El dólar vale estrictamente el trozo de papel en que está impreso.

  8. No quiero irme sin decir que el artículo de Vilches me parece una síntesis muy correcta, bien elaborada y sustancial para aquellos más jóvenes que quizá tengan de aquello referencias algo exageradas.

    • Me deja pasmado en la segunda línea -“nunca ha habido un pais comunista”- y me planteo la posibilidad de ni contestar, pero voya a hacerlo. Algunos países comunistas, declarados por sus propios dirigentes/regímenes: China, Albania, Armenia, Corea Norte, Cuba, etc. Todos ellos comunistas que, a diferencia del socialismo, tienen como ideología la propiedad común de los medios de producción, la planificación de la economía comunitaria y el poder colectivo de esos medios productivos. Puro comunismo.

  9. Ahora Albiac ha escrito un ensayo, basado en su experiencia in situ, que me he leído del tirón. Lo creo imprescindible para entender el lío que se montó. “Mayo 68: fin de gfiesta”.
    Albiac es justamente (1950) un año menor que yo y, por mérito de la genética, se conserva mucho peor que yo aunque tiene salud; no sé si es la calva o ese gesto como de abuelo que se le muestra en cuantito abre la boca.
    Del 68 aprendimos varios asuntos: la guerrilla urbana, el sexo libérrimo, liar porros y amar el respeto a la libertad ajena. No era poco. Todo lo demás del 68 me parece una sublimación de los hechos, una idealización de un propósito que nunca existió, un levantamiento social necesario precisamente porque los altavoces de los medios fueron capaces de darle una importancia a esas reivindicaciones que nunca tuvieron: por utópicas, por exageradas, por innegociables, por ser finalmente más prodcuto del hedoismo que de la lucha social.
    Seamos realistas, pidamos lo imposible.

    • Eso lo aprendimos más tarde. Aunque en esa época se liberalizaron bastante las costumbres, debido al turismo de masas. La tradición católica aún pesaba mucho.

Comments are closed.