Acabamos de comenzar este 2090, el planeta Tierra acoge a casi once mil millones y medio de humanos. El porcentaje de población en riesgo de hambre sigue siendo inferior al 0,5 y todo el mundo consume agua potable. El acceso a energía abundante y barata está asegurado. Los problemas de abastecimiento, apagones y pobreza energética son cosa del pasado. Nuestros hijos aprenden en las escuelas cómo la ciencia y la tecnología hicieron posible que superásemos las hambrunas y problemas energéticos de principios de este siglo.

El próximo día 31 de enero, y con motivo del “Dia Mundial del Medioambiente”, la Consejera de Medioambiente de Extremadura recibirá el premio al mejor “Programa medioambiental” de Naciones Unidas por haber sido, hace ya 10 años, la primera en declarar su región como “Región libre de aerogeneradores” cerrando todos los parques eólicos extremeños. La población de buitre leonado, prácticamente extinta desde los 60, se recupera satisfactoriamente; la de milanos reales y águilas imperiales se ha duplicado y la de otras rapaces y murciélagos, en general, casi ha vuelto a los niveles anteriores a la época eólica.

Tras el apagón de todas las centrales nucleares en 2025 y en medio de la locura decarbonizadora ocurrió lo que muchos habían avanzado: el suministro energético se convirtió en rehén de la climatología

Además, la construcción de la nueva planta de reciclado y almacenado de turbinas eólicas obsoletas en las cercanías de Mérida se ha convertido en una nueva fuente de ingresos para los habitantes de la región. Las piezas, que llegan a Mérida a través de la red intereuropea de canales fluviales navegables– a la que pertenece el Canal Duero-Tajo-Guadiana-Guadalquivir- son tratadas y recicladas con las tecnologías desarrolladas en diferentes universidades españolas. Las piezas no reciclables también tienen una aplicación directa: entre Plasencia y Navalmoral crecen, sobre los hombros de esa basura, las instalaciones de la estación de deportes de invierno indoor “Nova Covatilla”.

Tras el apagón de todas las centrales nucleares en 2025 y en medio de la locura decarbonizadora ocurrió lo que muchos habían avanzado: el suministro energético se convirtió en rehén de la climatología. Y así se llegó a los colapsos a gran escala del suministro de energía, los llamados “apagones del siglo”, con miles de millones de pérdidas para la economía y los desórdenes sociales conocidos como las “Revueltas de los chalecos verdes”. Los disturbios, iniciados en 2034 en Alemania por los miembros del partido “Alianza contra la Pobreza Energética” se extendieron rápidamente por Holanda, Bélgica, España, Italia o Grecia, dejando miles de muertos.  El “Acuerdo Energético de París” de 2039 terminó con aquel negro episodio de nuestra historia. Francia, Reino Unido, Suecia y Finlandia, que no habían renunciado a sus plantas nucleares y habían desarrollado nuevas tecnologías de fusión y fisión, se comprometieron a la transferencia de tecnología más grande de la historia de la humanidad, facilitando así la creación plantas de energía nuclear de nueva generación en los otros países.

En España funcionan hoy 27 centrales nucleares, 5 de las cuales ya usan los nuevos reactores de tipo WAMSR (Waste Annihilating Molten Salt Reactor en inglés), que son reactores de sal fundida capaces de usar como combustible hasta su completa eliminación todo tipo de desechos radiactivos.  Se trata además de reactores de máxima seguridad.

El abandono del ecologismo en favor de una nueva percepción de la ecología también se ha consolidado

Es gratificante ver cómo hoy en día cada vez más jóvenes reciben capacitación para trabajar en industrias orientadas al futuro. En lugar de temas como “Fundamentos del entrenamiento de relajación corporal”, “Estudios de ocio aplicados” y “Euritmia para todos”, estudian de nuevo ingeniería, química, matemáticas y física. La biología como materia nunca ha estado completamente fuera de moda, pero la demanda en centros universitarios y de formación profesional crece sin parar: como muchos expertos predijeron, la era de la biotecnología comenzó a mediados del siglo XXI. Los avances en medicina y agricultura de los años 50 se conocen hoy como la “Revolución Biotecnológica”. El abandono del ecologismo en favor de una nueva percepción de la ecología también se ha consolidado y nos ha facilitado traducir nuestros conocimientos a medidas concretas de crecimiento socioeconómico y protección medioambiental.

La revolución agrícola, iniciada en 2017 por el ya desaparecido Partido de los Verdes alemán, ha tenido un éxito rotundo. Paradójico resulta, sin embargo, que prácticamente nada ocurrió como habían previsto los ecologistas germanos de la época. Hoy una gran parte de la tierra cultivable ya no se cultiva. Más del quince por ciento de aquellos terrenos están declarados hoy como áreas de prioridad ecológica. Hablamos de las tierras en barbecho, las franjas de floración, los setos y los humedales intercalados entre los cultivos. Esto ha sido posible gracias a un gigantesco aumento en la productividad del suelo cultivado. La “agricultura orgánica” del pasado dejó de subvencionarse en los 40 y hoy apenas se practica debido a sus bajos rendimientos. La fertilización con nitrógeno es obsoleta para la mayoría de los cultivos. La mayoría de éstos, como el maíz, el trigo, la colza y la remolacha, ahora son capaces de fijar el nitrógeno del aire mediante simbiosis con bacterias nodulares.

Los ingenieros genéticos también han equipado los cultivos agrícolas más importantes con enzimas que han aumentado la eficiencia de la fotosíntesis en un 60 por ciento. En los trópicos y subtrópicos, en parte también en Europa Central, muchos cultivos agrícolas presentan hoy nuevas características, como la resistencia a las sequías. Esto significa que sobreviven períodos más largos sin lluvia. Por supuesto, también necesitan agua durante las etapas cruciales de crecimiento. La solución al problema del agua llegó de la mano de las nuevas tecnologías en materia de desalinización. Las enormes cantidades de energía necesarias para alimentar los miles de plantas desalinizadoras repartidas por todo el mundo provienen de las plantas de energía nuclear y los parques solares, los cuales -asociados a sistemas de almacenaje basados en procesos de hidrólisis–  funcionan muy rentablemente en los países del sur. La península del Sinaí y grandes áreas de África se encuentran ahora entre las más fértiles del planeta.

Las plantas modificadas genéticamente producen fragancias para nosotros imperceptibles (feromonas) que las protegen frente a las plagas

Muchas plantas han sido alteradas genéticamente para que, por ejemplo, les especies forrajeras contengan cantidades de aminoácidos esenciales muy superiores a lo que conocíamos hace 50 años. Su valor nutricional aumentó tanto que los animales necesitan un 15 por ciento menos de forraje que antes. La mayoría de las plantas son inmunes a las plagas de virus y hongos más comunes. Producen secuencias de ARN que evitan la multiplicación de plagas.

Las plantas modificadas genéticamente producen fragancias para nosotros imperceptibles (feromonas) que las protegen frente a las plagas. Las orugas, los pulgones y otros insectos disfrutan de sus nichos ecológicos en las áreas de barbecho, para alegría de las aves que los depredan, ¡pero no en los cultivos! El abandono de los insecticidas tradicionales ha sido posible gracias a las investigaciones sobre ARN interferente de principios de siglo. Hoy se pulverizan sobre los campos moléculas de ARN interferente (completamente inocuo para humanos y mamíferos), cada una de las cuales desactiva un gen vital de los organismos que parasitan los cultivos.

Ha sido la combinación de avances científico-tecnológicos y políticas inteligentes la que ha llevado a la reintroducción en España de especies en peligro de extinción, como la perdiz, la avefría o las alondras, de las que hoy podemos regocijarnos todos en nuestros campos. Los agricultores ya no reciben subsidios para financiar el exceso de producción, …

 Pero para cumplir todos esos sueños nos sobran leyes, nos faltan libertad y responsabilidad

Efectivamente, es una historia de ciencia ficción. Y, sin embargo, gran parte de lo que les cuento es perfectamente plausible… y podría ser posible. Solo nosotros, en nombre de un mal entendido principio de precaución, podemos impedirlo.

A pesar de que nuestra generación disfruta de tanta prosperidad como ninguna otra antes, me queda la duda continua: la tecnología moderna podría haber sido mucho más innovadora y revolucionaria. ¿Qué pasa con las futuras generaciones? El potencial tecnológico es casi ilimitado: impresoras 3D, la fusión nuclear, carne sintética, vacunas contra la adicción a las drogas, coches sin conductor, coches voladores, turismo espacial, colonización del espacio, la realidad aumentada, los robots inteligentes, órganos artificiales, tratamientos para prolongar la vida, …. y mucho más. Pero para cumplir todos esos sueños nos sobran leyes, nos faltan libertad y responsabilidad.

En la vida los seres humanos interactúan y, precisamente por ello, toman decisiones. Cuanto mayor es el grado de normación de mis actos (de mi interacción) menor mi capacidad para tomar decisiones. Cuantas menos decisiones deba tomar, menor será el número de ocasiones en las que podré experimentar las consecuencias -positivas y negativas- de las mismas y, por tanto, de aprender. Aprender para alcanzar un futuro mejor.

Foto: h heyerlein


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.

24 COMENTARIOS

  1. “Acabamos de comenzar este 2090, el planeta Tierra acoge a casi once mil millones y medio de humanos. El porcentaje de población en riesgo de hambre sigue siendo inferior al 0,5 y todo el mundo consume agua potable. El acceso a energía abundante y barata está asegurado. Los problemas de abastecimiento, apagones y pobreza energética son cosa del pasado”

    Buen comienzo, Luis. Para proyectar una utopía futurista que satisfaga nuestra supervivencia, no hay nada mejor que imaginarla y después narrarla con pelos y señales. Me sigue admirando su optimismo contagioso y el empleo de su creatividad e inventiva para desafiar los pronósticos más agoreros sobre el clima, nuestro hábitat y nuestra forma de vida.

    Visiones apocalípticas de un futuro hipotecado y difícil de sortear, en el que se elevará la temperatura de la tierra hasta niveles insoportables para nuestra conservación. Deshielos, cambios en la orografía del territorio, regiones sumergidas bajo las aguas, secarrales áridos e improductivos…sin olvidar la “catástrofe” de que llegara a gobernar el centro político en nuestro país, como vaticinaba nuestro amigo Benegas o usted mismo, cuando se lamentaba de ese nuevo “colectivismo de la moral” instaurado en nuestra sociedad europea. Esperemos que no dure tantos siglos como el que instauró y dominó la Iglesia católica sobre el pensamiento europeo, tras el declive del imperio romano.

    Visiones apocalípticas que conforman ese conglomerado de desgracias e inclemencias que nos abocan directamente al secarral que trataba de ocultarnos el arquitecto “Matrix” o a la distopía futurista de “los juegos del hambre”, pero que usted es capaz de revertir de forma original, ambiciosa y con una imaginación excepcional.

    Quien sabe si dentro de setenta años, los hijos de nuestros hijos, puedan nacer, crecer y disfrutar de esa nueva pantalla de Matrix que usted propone, ajenos a la realidad lúgubre que los Morfeos de turno vierten sobre nuestro planeta, cuando por ejemplo, prolongar la vida con la criopreservación, no solo es una realidad, es que esa técnica de hibernación está pensada para futuros viajes interespaciales. Yo por si acaso, en mi testamento, dejaré una cláusula explicita para mis herederos en la que se advierta del peligro que entrañan algunos cenizos apocalípticos y que si en alguna ocasión les dan a elegir entre la pastilla roja o la azul, que lean y revisen antes las contraindicaciones del prospecto. Puestos a elegir, no se conformen ni compren un futuro peor que este:

    https://www.eluniversal.com.mx/articulo/ciencia-y-salud/ciencia/2016/03/5/asi-sera-la-tierra-dentro-de-100-anos

    • Gómez Fernández es muy selectivo a la hora de decidir qué noticias de Ciencia creer y cuáles no; esto es peligroso, ya que hoy día hay tantos científicos y estudios, que buscando en internet siempre encontramos algo que nos venga bien. Si nos gusta el café, encontraremos estudios que demuestran que alarga la vida; si queremos dejarlo, no faltan estudios que nos expliquen que es muy malo para la salud. Y todos esos artículos científicos, los que nos dicen una cosa y los que defienden la contraria, pueden ser igual de rigurosos. Por eso es necesario tener una visión más amplia, transversal, sensata y escéptica.

      Una cosa es el optimismo, que es ver lo bueno además de lo malo, y otra la ceguera, que es negarse a ver lo que no nos conviene. En fin.

  2. Lo interesante de este ejercicio de prospectiva es que nos ayuda a pensar no tanto el futuro sino lo estúpido y ñoño que está resultando nuestro presente, lleno de supersticiones izquierdistas y centristas.
    Desde luego, el estado autonómico es una carga llena de retrasos.

  3. Me termo que la bolita de cristal que tiene para ver el futuro la ha comprado en un chino, no creo que alcancemos la arcadia feliz que nos plantea si aún MANTENEMOS LAS AUTONOMIAS (la consejera de medio ambiente de Extremadura). Mi bolita me dice, mi bolita es del Corte Ingles, que todos seremos/serán chinos para entonces y sí creo en la energía nuclear, si los verdes no lo impiden. España tiene yacimientos de uranio en Salamanca (ahora mismo están impidiendo su explotación los intereses creados y la maldita oligarquia partitocrática que padecemos) y sería autosuficiente.

  4. Thomas Robert Malthus ( 1766-1834) considerado un erudito en economía política y demografía, presentó en 1798 un estudio sobre la confluencia peligrosa entre la producción de alimentos y el aumento de la población. Tanto lo detalló, que fijó la fecha de la catástrofe antes de finalizar el siglo XIX.

    Supongo que en la elaboración de sus sus ecuaciones, no tuvo en cuenta la proliferación de pizzas y hamburguesas por todo el orbe, ya que tales alimentos no estaban disponibles en aquellas fechas para el consumo humano.

    Han pasado mas de cien años desde el fin de mundo pronosticado por Malthus, y aquí seguimos, esperando un nuevo profeta que nos venda el apocalipsis en cómodos plazos, fáciles de abonar ( se permite pagar con tarjeta de débito o crédito).

  5. Decía Luis Buñuel, el director de cine aragonés, que cuando muriera, solo le gustaría resucitar un día al año, leer los periódicos, ponerse al día, y volver a morirse al día siguiente, hasta el año siguiente.

    Para no perder el hilo está bien, pero si queremos saber de verdad donde va la humanidad, nos debemos de dar plazos mucho mas largos. Arthur C. Clarke, el escritor de ciencia ficción británico, creía que la principal evolución del ser humano sería desprenderse del cuerpo físico ( recuerden el final de ” 2001, odisea del espacio” ) y convertirnos en pura energia creativa.

    Yo no iría a plantearme el mundo en 2090, ( entre otras problemas ya estaré muerto), pero, si fuera posible, me gustaría desplazarme en el tiempo algo mas, treinta millones de años no estaría mal, pero no circunscribirme a este planeta, porque igual ya no existía, sino a una civilización entendible para un ser humano de este planeta, nacido en el siglo XX de nuestra Era ( lo que resulta una ficción sin valor alguno, en realidad).

    Claro que, según Arthur C. Clarke, no necesitariamos un mundo para vivir, porque nos dedicaríamos a construirlos, y ver el resultado, o a extinguirlos, si no nos agradaba lo ejecutado.

  6. Siempre me hago una pregunta cuando escucho que falta agua. ¿Dónde se escapa el agua de la tierra? Me tiene loco.
    Yo también tengo una olla a presión en casa que me plantea similitudes con la capa de ozono, tiene un pitorro que se abre o cierra en función de la presión y hasta una válvula de seguridad por si la lleno demasiado.
    Prometo que la olla está reluciente y la limpio cada vez que se ensucia, ya me gustaría que el río de mi pueblo estuviera tan limpio como mi olla.
    No será que nos hemos vuelto unos guarros.

    • jajajaj un poco guarros si que nos hemos vuelto.

      Esa pregunta siempre se la hace mi sobrino de 13 años y dice que a los mayores nos engañan muy fácilmente, que si el planeta tierra está constituido en su mayoría de agua, es imposible que falte agua. Otra cosa según él es que no sepamos utilizarla o buscarla.

      Yo ni idea, en la ciencia me pierdo.

      • Los niños siempre han venido con un pan debajo del brazo y una lógica a prueba de científicos de parte.

    • El agua de la Tierra, como ocurre en otros planetas, se escapa por la atmósfera y se dispersa en el espacio. Por eso a muy largo plazo, la Tierra dejará de tener agua superficial, como le pasó a Marte, que sólo tiene capas heladas en los polos o a la Luna (a la Luna le duró mucho menos aún que a Marte).

  7. Vaya ¿pero en el 2090 aún no estará en pleno funcionamiento el teletransporte para viajar a cualquier parte del planeta tierra y a otros que se supone que conquistaremos?, ¿aún nos alimentaremos de patatas, cerdos, vacas, lechugas…? ¿pero tan poco vamos a avanzar?

    No me diga eso D, Luis que tengo una apuesta de que contando que dentro de 50 años esté viva conoceré aunque sea en sus inicios el teletransporte humano, creo que es lo único que me apasiona de las nuevas tecnologías, si se pasan datos, voz….algún día espero que se teletransporte, no sé si el cuerpo, la persona, pero algo de nosotros…¡¡¡¡¡sería fascinante!!!! A mi eso de estar en un rincón de España y poder ir a tomar un café al momento a San Petersburgo como que me parece algo indescriptible y que algún día, no sé cuando fijo se logrará, (claro que en vez de café a lo mejor se toma oxígeno con sabor a chocolate)

    2090…uffff…. 71 años. Si volvemos la vista atrás y hacemos un recorrido por los inventos de los últimos 71 años nos sorprenderíamos, incluso de muchos que estaban en el “laboratorio” o en fase casi de prueba y hoy son masivos en nuestras vidas, coches, electricidad en las casas, televisión, ordenador, móviles, internet

    Ni idea que se inventará hasta aquella, pero dudo que la vida tecnológica de los humanos sea como la de hoy

    • Eso ya está inventado, se llama “bilocacion” basta cerrar los ojos, contar hasta diez, y viajar.
      Yo de niño tenía un palacio de cristal transparente que flotaba en el universo desde donde podía observar cualquier rincón la tierra.
      Si quiere puedo hablar con el encargado del lugar, un búho sabio, para que le reserve una plaza.

      • jajajajaj Henry está sembrado.

        Yo de niña tenía pasión por las hormigas y sus hormigueros y me imaginaba dentro de uno de ellos como reina de todas ellas sentada en un gran trono, ah y no me faltaba una enorme biblioteca llena de cuentos donde las hormigas me buscaban los más bonitos cuentos y me los leían mientras yo disfrutaba de mi asiento mágico.

        Un palacio de cristal transparente con un búho sabio….hummm ahí si que podría poner mi trono ….

  8. En 2090 si los planes mundialistas se cumplen, el mundo, que fue civilizado, será Haïti. Y si creen sus promotores, que sobrevivirán y serán los dueños del planeta con una inmensa masa de esclavos, están muy equivocados. Deberían de estudiar como Haïti alcanzó su independencia de Francia. Fue el primer país “latinoamericano” en independendizarse. El más miserable y más atrasado de América. Por cierto se descubrió como en la presidencia de Bachelet en Chile, de modo secreto empezó a llenar Chile de “migrantes” haitianos. Que la mayoría ha ido regresando a su país, porque la sociedad chilena los rechazaba.
    Bueno es ciencia-ficción, pero un planeta de 11.000 millones de habitantes y creciendo no es sustentable. Tiene un talón de Aquiles muy peligroso. La absoluta dependencia de la electricidad. Con la electricidad mantenemos absolutamente todo. Especialmente grandes cámaras frigoríficos, que nos permiten tener comida todo el año.
    En 1.859 se produjo una fulguración solar muy intensa. Averió lo que funcionaba con electricidad. En aquella época la red telegráfica Morse. Fulguraciones solares menos intensas ha producido apagones en Canadá, USA. Han interrumpidos las comunicaciones satelitales. Otra fulguración solar como la de 1.859 sucederá. Pero no sabemos cuando. Si la red mundial eléctrica cae. No se puede levantar, tradaría muchos meses. Suponiendo que en tal periodo el planeta no cayese en la anarquía darwiniana por la supervivencia. Habría que poner un transformador de reserva por cada transformador en servicio. Duplicar las redes de transporte de electricidad Debería apantallarse la red de alta tensión y las centrales de generación electrica para protegerse. Pues las ciudades serían inhabitables sin electricidad. No habría ni agua de abasto. Un mundo sin electricidad y con 11.000 millones de personas es algo, que mejor es no pensar ello. Ni siquiera en los casi 7.000 millones actuales.

    A propósito de la generación de electricidad: Hace muchos años cayó en mis manos un artículo de unos ingenieros o físicos norteamericanos, que teorizaban sobre la viabilidad de desarrollar reactores de torio en lugar de uranio 235 y/o plutonio. Serían mucho más seguros y el accidente de Chernobil o Fukusima no podría producirse. Además serían dimensionables según necesidades. Tal tecnología fue boicoteada por la industria del uranio ya establecida. También por otra razón: Los reactores de uranio pueden usarse para obtener material para las bombas nucleares y los de torio, no. Por eso nunca se tomaron en serio esta tecnología, mucho más factible que la fusión, de momento.
    Pensar que España en lugar de “investigar” en energías “renovables” con ingentes cantidades de dinero para “fabricar” paneles fotovoltaicos chinos. Podrían haber contratado a los promotores de la idea y desarrollar experimentalmente con el torio. En India están a punto de entrar en servicio un reactor de torio y ver si se pueden usar para generar electricidad abundante y barata. Con residuos de una duración media de 500 años en lugar de miles de años, como los residuos de uranio/plutonio.

  9. Menos mal que he era una historia de ciencia ficción, creía que me estaba volviendo loco.

    El otro día abrí una ventana y me encontré más de diez aerogeneradores.
    Es la misma ventana desde donde silbo a los milanos para que bajen a comer de mi mano.

  10. Muy ingeniosa esta proyección a 70 años vista, que no tiene nada de ciencia ficción y afectará la forma de vida de las futuras generaciones. Ahora, veamos una perspectiva a corto (1-4 años) para España, con visos de tener impactos próximos e inminentes en la vidas de los que estamos y quién sabe si nos impedirá ejercitar ese «aprendizaje para alcanzar un futuro mejor», porque para entrar en el paraíso a largo plazo hay que sobrevivir al infierno del corto y pasar incólume por el purgatorio del medio.

    Antes le llamaban «recesión», ahora eufemísticamente es «contracción», pero lo cierto es que el cambio de ciclo económico ya lo tenemos encima. Los jerarcas de la UE van simulando consensos donde no los hay, todo con la intención de ganar tiempo aplazando un final catastrófico de la cohesión de la Europa comunitaria.

    Brexit, Italia, Trump, tres riesgos que amenazan el crecimiento económico de la UE impulsando su comercio a un franco retroceso, los estados endeudados hasta las cejas y el banco central soplando burbujas de deuda a tutiplén. Lo único que crece en la UE es el balance del BCE que ya equivale al 42% del PIB de la zona euro, mientras que el balance de la FED ha bajado al 19.9% del PIB de los EEUU.

    Se han acabado los días de vino y de rosas y los vientos de cola han dejado de soplar. El BCE ha cerrado el grifo y se termina la era del dinero barato. Con el desarrollo exponencial de la tecnología y la reducción de los costes de fabricación, la oferta de bienes y servicios supera hoy ampliamente la demanda, por lo que la inyección masiva de dinero por el banco central apenas ha afectado la inflación (el IPC queda por el 1,2%), haciendo con que la deuda de las empresas siga pesando en sus balances prácticamente al mismo valor real.

    Según el S&P, hay cerca de 44.000 y 160.000 millones de euros de deuda de las empresas no financieras españolas pendientes de vencimiento hasta 2020 y 2022, respectivamente. Veremos que empresas aguantan pagar tasas más altas por la renovación de su deuda y lo más seguro es que el diferencial entre las condiciones de financiación de las grandes empresas y las pymes, consideradas de alto riesgo, se ensanche a valores significativos. Muchas pymes no van a generar suficientes ingresos para cubrir los gastos por intereses. Sin descontar que la reforma laboral de Sánchez presionado por los sindicatos y la subida a 900 euros del salario mínimo las pone contra las cuerdas y amenaza a muchos miles de empleos.
    Todo depende de que la economía resista y de que España lograra mantener el crecimiento cercano al 3% anual. Si no, el fantasma de la bancarrota volverá a sobrevolar la pequeña empresa, produciendo un movimiento de pánico inversor que dará como resultado el cierre del mercado financiero a las micros y minis que configuran más del 90% de nuestro tejido empresarial.

    Draghi ya avisó del endurecimiento de las condiciones de los préstamos y créditos bancarios. Urge desarrollar los mecanismos «crowdlending» o préstamos P2P de apoyo crediticio a las pymes, independizándolas de la financiación bancaria. Pero esto tendríamos que hacerlo ahora mismo, sin esperar a que el desinfle económico de Europa haya producido en España secuelas irreversibles, dada nuestra gran dependencia de las exportaciones y del turismo. También habría que controlar el déficit, la deuda pública total española marcó el pasado año un nuevo máximo histórico al alcanzar los 1,175 billones de euros (24.944 € por habitante). Los seguros de impago (CDS – Credit Default Swaps) de la deuda soberana española a 5 años, comprados por los inversores para cubrir riesgos de deuda y cuyo precio andaba en mayo 2018, mes de la entrada en funciones del «Gobierno Bonito», por la cómoda zona de los 40 dólares, cuestan hoy 80 dólares. Por lo visto, los mercados son insensibles a la hermosura.

    La España asistida se distribuye entre 8,8 M de pensionistas, 1,8 M de parados y 3,1 M de empleados públicos, total 13,7 millones de personas frente a los 13 M de asalariados del sector privado que las tienen que mantener. Y el riesgo de una crisis social, a medida que las personas pasan a la jubilación, está aumentando. Bruselas ordena recortar 16.000 M de gasto y en este 2019 tendremos que emitir 220.000 M en deuda pública. España paga 90 millones al día en intereses de la deuda y tiene un Gobierno que cree que sabe gastar mejor el dinero que quien lo produce. Vamos en la avanzadilla del paro, deuda pública, déficit estructural, economía sumergida y pirámide demográfica invertida. Todo malos pertrechos para arreglar un pinchazo.

    Como por suerte a estas alturas una guerra civil es impensable (además nuestros socios europeos no la permitirían), lo que hará tumbar el complot sanchista es su suicida gestión económica: más gasto, más déficit, más impuestos y más deuda, aumentando el gasto con funcionarios y jubilados, un ardid electoralista, y regando con una lluvia de millones a sus aliados de la moción de censura para mantenerse en el poder.

    El ritmo insostenible de aumento de la deuda hace que el ajuste de la ratio Deuda/PIB logrado por el incremento del denominador tenga sus días contados, máxime ahora por la contracción en la expansión de ese denominador por la ralentización de la economía, que en España se está acercando a tasas de crecimiento por debajo del 1,5%. Con todo, esto el Gobierno sigue en su nube, Y el «boss» recreándose en su vuelta al mundo turística.

    Tomen asiento y abróchense el cinturón. El aterrizaje va a ser muy movido y sin paracaídas. Y, por cierto, como siga Sánchez en la Moncloa ya nos podemos ir preparando para una subida del IVA, su último recurso para retrasar la bancarrota de las cuentas públicas.

    • Ud. no cuenta con algo de lo que no se comenta. La llegada masiva de “migrantes” africanos a España. Cerradas el resto de las vías, incluso echados desde el norte de Europa hacia España. Macrón muy “amigo” de Naranjito Veletas, nos está echando a sus migrantes para acá. Más los acuerdos de Sánches con la “vacaburra” alemana. De aquí a dos años y con el pacto migratorio de la ONI firmado, sin autorización de Las Cortes. Nos veremos con una población, que será un pasivo tremendo. Si alguien no lo detiene, en 2020 nos veremos en España con una población sobrevenida, viviendo de la beneficencia y munificencia de España o lo que quede de ella, de un millón suplementario más, calculado por lo bajo. No cuente con que el estado de partido pro-“migracionista” y lacayos de Soros, lo impidan, incluido el “EL PP, que ha vuelto”. El fín de semana pasado, volvieron a la convención del PP las viejas momias, que siguen ahí.

    • Oh Enrixav, casi prefiero pensar en el 2090, Sánchez ya no existirá y la FED, UE y demás siglas dudo que lleguen tan lejos

      A corto plazo menudo panorama nos viene encima. Casi, mejor ni pensarlo

      • Querida Emme, los ejercicios intelectuales sobre la sociedad futura son muy entretenidos, pero hay que comer hoy y eso nos parece prioritario a casi todos. Nunca estará de más recordarlo y además con urgencia, que nos estamos acercando al abismo a pasos agigantados. O es el abismo que se acerca a nosotros, no lo sé bien y da igual. El caso es que ya estamos viviendo en el límite.

    • Le hago un apunte: los 13 M de asalariados no tienen que mantener a los 13.7 millones de pensionistas, parados y funcivagos, sino que tienen que mantener una vida de ensueño con caprichos a la carta de los 47 millones de personas que viven en este país, a los que hay que sumar los miles que entran cada mes por todas las fronteras.

      También se le ha olvidado mencionar que Ex-paña es el único país que sigue con el protocolo de déficit excesivo, lo que les permite hacer trampas en el solitario, con la complacencia de las autoridades europeas. El ratio deuda/PIB puede estar seguro que no bajará de 130%.

      • Gracias por su apunte. Para describir todas las desgracias que nos acechan tendría que escribir un libro de 800 páginas. Mejor dejarlo así para no masacrar la paciencia de nuestros contertulios.
        Un cordial saludo.

  11. Buenos días Don Luís

    No estoy de acuerdo con todas las maravillas que nos expone, no creo que algunas sean tan maravillosas.. pero eso es lo de menos, aunque si con el tono general de su artículo.

    El problema es que usted a olvidado mencionar si las grandes fortunas/poderes (no sufro por su existencia mientras al resto le vaya bien) de ese futuro siguen siendo las mismas “familias” que ahora y que ha pasado con los inspectores de Hacienda.

    Sin ese dato.. su artículo queda incompleto. Porque no creo que esas regulaciones que nos impiden prosperar y que fomentan ese miedo a no experimentar si nuestras decisiones son correctas o no (algo que muchas veces sólo se puede evaluar en el largo plazo); existan por casualidad.

    Ni que sus sicarios puedan operar con la impunidad que operan, también por casualidad.

    Un muy cordial saludo

    • Estimado Pasmao, no, las familias no serán las mismas, los politicos tampoco. Y, efectivamente, las regulaciones no están ahí por casualidad: muchas de ellas son el fruto del lobismo y del reparto de privilegios a cambio de poder. Evidentemente, eso debe cambiar. Pero no era el tema de hoy.
      Saludos!

      • Es que si no cambian, mas bien desaparecen,.. el tema de hoy será (me temo) siempre el tema del futuro.

Comments are closed.